Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Abel entre nosotros

| 1
Adriana Gómez Valdés se alzó con una mención en enseñanza especial. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Adriana Gómez Valdés se alzó con una mención en enseñanza especial. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Yunior tiene 14 años y usa gafas oscuras todo el tiempo. Esta es la primera vez que participa en el Concurso Nacional “Abel entre nosotros”. Se ve claramente emocionado. Sobre sus piernas descansa un diploma que anuncia el premio ganador de la Escuela Especial para ciegos y débiles visuales Abel Santamaría Cuadrado.

“Hice una poesía y se la entregué a la bibliotecaria. Pasado unos días ella me dijo: ‘Yunior, tú ganaste el concurso, debes presentarte el jueves en el Memorial José Martí para que te den el premio’. Y bueno, vine y me gustó mucho lo que se hizo. Me gustó la actividad, recordando a Abel. Me siento muy contento porque mi escuela lleva su nombre.”

“Él fue muy valiente -cuenta Yunior – nació un 20 de octubre en Encrucijada. Hoy por hoy, estoy muy contento de que Abel haya hecho junto a Fidel todas las cosas que hizo. Yo lo llevo siempre en mi corazón”.

Este jovencito de secundaria, a quien también le gusta escribir sobre Martí, afirma que Fidel y Abel “tenían una gran amistad”.

Pero lo que más le gustó del “Polaco”, como también se le conoce al hermano de Haydeé Santamaría, fue que “prefirió dar sus ojos antes de delatar”.

Yunior es uno de los ganadores del concurso "Abel entre nosotros". Foto: Leysi Rubio / Cubadebate

Yunior es uno de los ganadores del concurso “Abel entre nosotros”. Foto: Leysi Rubio / Cubadebate

Tú muerto no estás

Vanessa de la Caridad Sotolongo Padrón ve la imagen de Abel desde pequeña. En el reparto que lleva el nombre del patriota, una tarja grande llamaba su atención. Piensa que Abel era bonito. Leyó su biografía y me dice que él luchó por Cuba. También le escribió esta poesía:

Abel, tú estás junto a nosotros,
Siempre lo estarás
En el corazón de cada pionero
Tú vivirás
Te lo dice Vanessa de la Caridad.
Yo te quiero recordar
Porque tú muerto no estás
Que va, si vives en cada flor que se abre en la mañana
Si estás tú cada mañana
cuando se iza en mi escuela la bandera cubana
¿Sabes tú dónde estás en ella? Por supuesto,
En el gran resplandor de la estrella solitaria.

Estela Carmen Padrón, madre de Vanessa y secretaria general del sindicato de los trabajadores de la salud de Centro Habana, piensa que “a los hijos hay que conducirlos por los caminos correctos, y la figura de Abel es representativa. ¿En quién mejor que en estas figuras, en la de Abel, en la de Fidel, en la de Martí? Creo que son figuras preponderantes.”

“Eso es lo importante, que nuestros hijos desde los cimientos vayan creando bases y se nutran, para en el día de mañana, sean los hombres que se necesitan en nuestro país: hombres y mujeres, por supuesto.” Estela sonríe orgullosa.

Valiente

De izquierda a derecha, Daniela, Keirin, Cinthia, Liz y Vanessa. Foto: Leysi Rubio / Cubadebate

De izquierda a derecha, Daniela, Keirin, Cinthia, Liz y Vanessa. Foto: Leysi Rubio / Cubadebate

Keirin Machintosh participó en el concurso por primera vez cuando cursaba el 5to grado. Se enteró por la televisión. Ahora está en séptimo de la Escuela José Antonio Echeverría, en Ciudad Libertad.

“En la escuela hablan mucho de Abel. A mí me dio curiosidad y empecé a investigar sobre su vida. Leí en la Wikipedia, en la biblioteca. Fue muy valiente porque se enfrentó al asalto al cuartel Moncada, escogió el lugar más peligroso para proteger la vida de Fidel, y a pesar de que lo asesinaron cruelmente, le quemaron los brazos, después le sacaron los ojos, dijo que no iba a hablar hasta que se muriera. Fue muy valiente de su parte.”

Para Keirin, Abel fue tan valiente como Fidel Castro. Le gusta investigar sobre la historia de Cuba, saber de su país, todo lo que pasó, para luego narrarlo desde la vida y obra de los hombres que marcaron el camino.

Sin cascar

La Colmenita llenó de canciones y aplausos la premiación del Concurso Nacional "Abel entre nosotros". Foto: Leysi Rubio / Cubadebate

La Colmenita llenó de canciones y aplausos la premiación del Concurso Nacional “Abel entre nosotros”. Foto: Leysi Rubio / Cubadebate

A Liz Mayret Martín le gusta dibujar. Pinta mártires, dibujos animados y personajes que inventa en su imaginación. Le gusta pintar en blanco y negro, “pero cuando hay que darle colores para que se vea mejor”, entonces sí le pone luces a la hoja.

“Dibujé a Abel Santamaría y el cuartel Moncada atrás, con algunos árboles. Porque fue allí el 26 de julio.” Liz no ha estado en Santiago. Dice que utilizó una foto del cuartel, “pero sin cascar”.

Cuenta que Abel “estuvo viviendo un tiempo en un apartamento del Vedado, un edificio que queda por Infanta (25 y O). Allí vivían y comían junto con su hermana y sus amigos también, los combatientes de lucha.” Liz sabe que Fidel también estaba allí.

Fue la única niña que participó de la escuela Tamara Bunke, de Diez de Octubre. Dice que también le gusta la poesía y cuando se inspira hace sus décimas. Pero entre las dos cosas, escoge la pintura.

Entre nosotros

Adriana Gómez Valdés también lleva gafas puestas. Se alzó con una mención en enseñanza especial.

“Cuando me enteré que había ganado me puse muy, muy contenta. Por eso quise venir para acá, para coger la premiación que obtuve.” Su mamá la acompañó a recoger el diploma.

Adriana dice que le gustó La Colmenita, encargados de llenar de ternura y magia el esperado encuentro.

También conoce que Abel “fue el segundo jefe del asalto al Cuartel Moncada”. Y lo que más le gusta de él “es que sea valiente, heroico, inteligente”. Habla de Abel en presente, como si estuviera allí, entre nosotros.

Piensa además que el concurso es importante “porque así podemos homenajearlo siempre, recordar todo lo que él hacía”.

Abel conoció a Fidel
y con él se identificó
como segundo jefe lo designó
Murió en esta acción
Pero su ejemplo digno dejó
Y al cumplir sus 90 años
Lo recordamos con honor.
Para él Silvio Rodríguez
Compuso la “Canción del Elegido”
Y nos muestra a través de ella
Lo grandioso de su corazón.
Gracias a Abel, a sus ideas
Gracias al Comandante Eterno
Que siempre vivirá
Es que tengo como niña ciega
¡Una Escuela Especial!

Con los ojos previendo el futuro

Dibujo de Daniela Blanco. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Dibujo de Daniela Blanco. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Daniela tiene diagnóstico de un autismo primario, pero desde tercer grado se insertó en la enseñanza general, en la escuela Alfredo Sosa, donde recibió maravillosos profesores y el apoyo desde la dirección hasta la empleada de limpieza, según cuenta su mamá.

“Ha ganado varios premios nacionales y cogió mención en la pasada edición de este concurso.”

En el dibujo de Daniela se ven los ojos de Abel en la esquina superior derecha, sobre el Moncada, vigilantes. En la parte izquierda de la obra, siete personas distintas.

“Ella me dijo: “Mamá, préstame una foto del Moncada.” En la laptop tenemos fotos de Abel de diferentes etapas de la vida. Como era “Abel entre nosotros”, ella me pregunta y ¿te puedo pintar a ti?

Su mamá le dice que por supuesto, que pinte a las personas que existen ahora.

Daniela le contestó: “Yo voy a pintar un pionero y un campesino.” También a su maestra.

La secundaria de Daniela es la Antonio Briones Montoto, del municipio Cerro.

Serafina Díaz, o Finita como le llama Daniela, es la maestra de apoyo de la escuela Cheché Alfonso que la acompaña desde 5to grado.

Finita explica que Daniela “hizo una representación en el dibujo sobre el asalto al Cuartel Moncada. Desde allí –reflexiona- ¿qué está haciendo Abel? Desde allí (en la esquina derecha superior) pone nada más que esta parte de la cara, con los ojos está previendo el futuro; la mente, lo que podría pasar con nuestro país con lo que ellos estaban realizando.”

“Lógico, eso ella espontáneo no lo puede sacar, eso es la ayuda de mamá, de la escuela, ayuda de todos. Si todos nos unimos, logramos eso. Ellos tienen potencialidades que tenemos que buscar, que tenemos que explotar, hay que ayudarlos.”

Daniela no quiso hablar hasta que me vio guardar la grabadora. Al despedirnos, ya menos tímida, me regaló una sonrisa.

Homenaje

Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Foto: Irene Pérez / Cubadebate

La 19 edición del concurso “Abel entre nosotros”, promovido por la Casa Museo Abel Santamaría Cuadrado, rindió digno homenaje al héroe cubano entre sonrisas y aplausos. Fueron premiados 10 estudiantes entre Educación Primaria, Educación Secundaria y Educación Especial, quienes concursaron en las modalidades de artes plásticas y composición literaria.

El especialista Seriozha Mora, explica que “la idea (del concurso) surge del propio museo, la iniciativa de siempre perpetuar la memoria histórica, sobre todo en una fecha como el 20 de octubre, que coincide el Día de la Cultura Cubana con el nacimiento de Abel Santamaría.”

“Entonces quisimos relacionar esos dos momentos y cada año en esta fecha, pues honrar la memoria, la vida, toda su obra, desde su niñez, su juventud, su proceso revolucionario. También de todos los que estuvieron relacionados con él, su familia.”

Mientras converso con Mora, veo a Esperanza, administradora del Museo que también es Monumento Nacional, buscar unos presentes para los premiados allí donde la generosidad se hace gesto palpable: unas libreticas en una escuela cercana, pequeñas esculturas de artesanos, un plumón de punta gruesa para dibujar.

Más de cuarenta niños de todo el país participaron en esta edición. Un día antes de la entrega de los premios, aún llegan trabajos.

Mora y Esperanza insisten en la necesidad de recordar a Abel de forma permanente, en especial en el 90 aniversario de su natalicio.

Recuerdan que Fidel, en ocasión su cumpleaños 90, el 13 de agosto de 2016, le pidió a Cremata, director de La Colmenita, que montara una obra para Abel Santamaría, porque sentía que se hablaba poco de él.

Los que custodian la casa de 25 y O, también anhelan escuchar más el nombre de Abel Santamaría Cuadrado.

Porque hay hombres que necesitan toda una vida para trascender. Y otros, que les basta el coraje y un cuarto de siglo para hacer historia.

Casa Museo Abel Santamaría Cuadrado. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Casa Museo Abel Santamaría Cuadrado. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Abel juega pelota en la playa con amigos. Foto: Cortesía Casa Museo Abel Santamaría

Abel juega pelota en la playa con amigos. Foto: Cortesía Casa Museo Abel Santamaría

Seriozha Mora, especialista de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Seriozha Mora, especialista de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Almanaque de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Almanaque de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Escritorio de Fidel Castro en la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Escritorio de Fidel Castro en la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Fidel arrancó la última hoja del almanaque de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Fidel arrancó la última hoja del almanaque de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Cuarto donde dormía Haydée Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Cuarto donde dormía Haydeé Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Sala de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

Sala de la Casa Museo Abel Santamaría. Foto: Irene Pérez / Cubadebate

En video, La Colmenita en el concurso “Abel entre nosotros”

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reyda Gonzalez Ramirez dijo:

    Soy de Camagüey, y cuando era niña me llevaron a la Habana al Hospital Ramón Pando Ferrer pues tenia desprendimiento de retina del ojo izquierdo y me iban a operar, ya tenia ingreso para un lunes y el Dr López Cardet que era quin me atendia les dijo a mis padres que aprovecharan y me pasiaran por la Habana para que conociera, pues esta operacion llevaba una recuperación larga y despues no iba ser posible, y entre los lugares donde me llevaron estuvo la casa de Jose Marti, y la de Haydee y Abel Santamaria pues mis padres eran de los Cubanos que parafresiando a Raul Torres en la canción del Comandante eran agradecidos a todos los que hicieron posible hubiera un Enero del 59 y ahora viendo esas imagenes publicadas volvi a vivir aquel dia que siendo una niña visité este lugar y cuanta emoción sentimos al narrar la historia guardada alli, luego tuve la oportunidad de oir en Cadena Agramonte la emisora de mi provincia un serial sobre la vida de Abel ycrecio esa adniración cuanto coraje y fidelidad a Fidel, solo puedo desde lo mas profundo de mi corazón dar gracias por tanto valor.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Leysi Rubio A.

Leysi Rubio A.

Periodista, graduada en 2015 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En twitter: @leysirubio

Irene Pérez

Irene Pérez

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana. Fotorreportera de Cubadebate. En twitter: @irenefotos

Vea también