Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Frank Fernández: “Más difícil tocar con los Muñequitos de Matanzas que con la Filarmónica de Moscú”

| 24 |
Frank Fernández (6)

El pianista cubano Frank Fernández se presenta en Mayarí, como parte de la Gira por los barrios, de Silvio Rodríguez. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Cercana a su cuarto año de andanzas por calles cubanas, dentro y fuera de la capital, la Gira por los barrios llega a Holguín, con dos propósitos. Por un lado llevar a efecto el acuerdo sellado hace años entre Silvio Rodríguez y Frank Fernández de presentarse en Mayarí, donde naciera el pianista; y por otro, hacer acto de presencia solidaria en Nicaro en un momento dramático –lo calificara Silvio– en que las circunstancias dieron al traste con la promesa niquelífera, de dimensiones mucho más que económicas para el alma de ese pueblo de Oriente.

En vísperas del concierto en Mayarí –primero de tres a celebrarse en Holguín– intercambiamos con Frank Fernández, esta vez a propósito de su doble condición de anfitrión e invitado.

Esta será la tercera oportunidad que participa en conciertos de la Gira por los barrios, próxima a su cuarto aniversario. ¿Qué opinión le merece este proyecto?

La Gira por los barrios me parece un acto característico de la vida de Silvio, de su altruismo, de su consideración de la utilidad del arte en el mejoramiento humano, al llegar con el mayor cariño a lugares con menos condiciones. Es algo que ya se insertó en la historia –no solo cultural– humanista de nuestro país; del humanismo que sembró Fidel, que sembró Martí. Todos los que somos martianos –y Silvio lo es– creemos que esa es la mejor manera de encontrar la felicidad.

Es la continuidad de otras acciones suyas como son las visitas a las universidades, a las cárceles… Pero me parece que la Gira por los barrios tiene el encanto particular, el buen sabor de cubanía de hacerlo en medio de la calle, al aire libre con todos los inconvenientes que eso implica para el trabajo nuestro (porque un músico necesita un mínimo de elementos acústicos) y, sin embargo, Silvio y las personas que colaboran con él se someten a estas dificultades.

Pero de cualquier manera el premio, la gratificación que él recibe… porque en esos dos conciertos que compartí con él como invitado –Pogolotti y Atarés– ¡yo me sentí tan bien! La gente pedía más música. Y resulta significativo eso tratándose de un concertista en barrios donde sabemos que los estados económicos son los más bajos, y son los de menos acceso a los grandes espectáculos, las grandes orquestas, y hay también una falta de entrenamiento y posibilidades de ir a los recintos donde se hace un arte de grandes valores culturales.

Lo que pasó en Atarés, ese aplauso continuado, ese Quiéreme mucho cuando Niurka tocó conmigo la famosa y paradigmática pieza de Gonzalo Roig, fue una demostración de la musicalidad del pueblo cubano, de un espíritu de complicidad: eso es más que el agradecimiento.

Me enorgullece ser un colaborador del maravilloso proyecto de la Gira por los barrios y ser además el anfitrión en esta ocasión en el pueblo que me vio nacer (Mayarí); un pueblo de las mejores tradiciones desde el punto de vista musical. Cuando el son se explayó en la república de Cuba se habla mucho de Santiago (de Cuba), pero no es casual que el Chan chan de Compay Segundo termine en Mayarí.

Celebro en Silvio el comprender la grandeza, la generosidad, la nobleza, la sabiduría de esa gente.

Además, Silvio con esta Gira está combatiendo, casi solitariamente, el embrutecimiento que se le está dando a estas generaciones con expresiones realmente retrógradas –por cierto, disfrazadas de modernas y buenas para la juventud–. Silvio está en el vórtice, en el medio del volcán, transmitiendo con su trabajo, con su gran talento, la verdad de que muchos de nosotros estamos en desacuerdo con perecer en la barbarie artístico-musical que está en punta en estos momentos. Y está llegando al mismo corazón de la gente, a los lugares de a pie, con un arte de primer nivel.

El pianista cubano Frank Fernández se presenta en Mayarí, como parte de la Gira por los barrios, de Silvio Rodríguez. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

El pianista cubano Frank Fernández se presenta en Mayarí, como parte de la Gira por los barrios, de Silvio Rodríguez. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

¿Cómo asume su interpretación ante un público popular, en una calle?

Yo me enfrento al público popular con cierta tensión, con cierta preocupación, con cierta interrogante: ¿Cómo lo van a recibir? Es lógico que esperen con más ansias la canción, uno de los géneros de mayor capacidad masiva y más con un intérprete de la altura de Silvio. Pero me enfrento con la tranquilidad y la seguridad de que si yo toco bien, la gente lo va a agradecer. Nunca me habían bendecido tanto como en mis participaciones anteriores en esta gira. Toda la gente, todos los creyentes me regalaban protecciones, me bendecían; entre otras cosas porque yo abrí con un Ave María, el más famoso de todos: el de Schubert.

El buen arte supera los géneros y las divisiones socioeconómicas. Eso de culto y popular no es una división de valor estético. Eso se determina por que, según avanzó el desarrollo musical en el mundo, se crearon las grandes academias a las cuales, por los precios tan altos, nada más podían ir los ricos. Entonces los pobres, aun con talento –a veces más talento que los ricos, porque el dinero no te da talento ni te lo quita– tenían que quedarse como juglares, como trovadores, como músicos empíricos en el mundo de la música popular.

Yo siempre he detestado esa división porque creo que no es estética y estoy seguro de que cualquier persona que tenga un poquitico de sabiduría comprende que tan difícil es escribir una sinfonía como una canción… si son buenas. Lo fácil es escribir mal. Pero una sinfonía no te hace mejor músico que un compositor de canciones populares, ni viceversa. Y yo no sé si sería tan o más difícil tocar un guaguancó, una rumba… Yo he tocado con los Muñequitos de Matanzas y me ha sido más difícil que con la (Orquesta) Filarmónica de Moscú. Y es no solamente por falta de entrenamiento de mi parte, que no soy un especialista en esos grandes géneros de la música popular: es que la rumba es un fenómeno polirítmico, telúrico, musical muy complejo. Como lo es también un concierto de Rajmáninof.

Yo creo que la división es entre buena y mala música. Sí reconozco que hay elementos de la llamada música culta, clásica, como son las grandes obras de los oratorios, las sinfonías, las misas, algunos conciertos de los grandes solistas, que llevan un nivel de elaboración, de trabajo, de erudición académica, de orquestación un poco más complicado en el sentido cognoscitivo, en el sentido de los valores intelectuales. Pero en el gran sentido del arte, que es un hecho eminentemente espiritual, está ese misterio de que no sabes cuándo tocas el corazón de la gente. Ese mundo de la comunicación de los espíritus es un privilegio de los grandes y es un reto siempre para cualquier artista.

Por otra parte, se aprende mucho tocando para gente de poco entrenamiento; en ese tratar de comunicarse, tratar de intuir, de saber lo que el público quiere, cuándo quiere que toques más fuerte, cuándo quiere que toques más suave, hasta dónde puede llevar una obra clásica a esos públicos masivos que a veces no tienen una disciplina. En Atarés tengo una foto donde hay una azotea con una bandera cubana y estaban tomando ron, pero estaban festejando, alegres. Estaban contentos lo mismo con Schubert que con Silvio Rodríguez, que son dos grandes.

Supo aquí, en Mayarí, que es el primer cubano honrado con la Medalla Pushkin. ¿Con qué ánimo recibe este reconocimiento?

Fue algo inesperado y me tiene muy muy feliz. No pensé que yo podría ser acreedor de una de las medallas más importantes –y para muchos, la más importante medalla– que se otorga a los intelectuales en Rusia y en cualquier otro país con el que sostenga relaciones.

Soy muy feliz de que aquí en mi provincia el embajador ruso me haya comunicado que fui acreedor de esta medalla, que solo aprueba el presidente. A Putin envío todo mi agradecimiento y mi promesa de que si ese gran homenaje está hecho, como me explicó el embajador, por la obra de mi vida y la contribución al desarrollo y el conocimiento de las culturas de Cuba y Rusia, lo único que voy a hacer es multiplicar mis esfuerzos, mientras tenga un poco de aliento, para de verdad hacerme acreedor de eso tan extraordinariamente honorable que me acaban de condecorar.

Frank Fernández (3)

Frank Fernández interpretó varias piezas junto a la flautista Niurka González. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Frank Fernández (1)

Frank se incorpora al escenario para acompañar a Silvio. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Frank Fernández (4)

Frank Fernández y Niurka González. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Frank Fernández (5)

Frank Fernández se presenta en Nicaro, segundo de tres conciertos a celebrarse en Holguín. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Frank Fernández (7)

Frank Fernández, pianista cubano. Foto: Alejandro Ramírez Anderson.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Industrial dijo:

    Es un honor para todas esas personas disfrutar de la Musica de Frank Fernandez,si mal no recuerdo estudio en el conservatorio de Moscu,graduado con honores y primer expediente de su curso,de ahi el otorgamiento de la condecoracion,por los nexos con aquel pais y por el resultado de su obra,esto es algo de lo que esta haciendo falta,espacios de esparcimiento sano para la gente,musica,deporte,cultura,ante tanto seudoarte o musica chatarra,cultura de lo banal y la oda al peor gusto,hay que intervenir no con la prohibicion o el arrinconamiento,sino desde propuestas interesantes,abarcadoras,constantes,involucrando a todos,desde el musico hasta el promotor.

  • Ariel dijo:

    La unión de estos dos grandes de la música, es el reflejo de sus visiones al relacionarse con el pueblo en sus propios cimientos, esto le da fuerzas para defender la música cubana y combatir la seudocultura que se entronado en muchos, incluyendo a los jóvenes que necesitan conocer y aprender más de nuestra cultura y de la cultura universal. Felicidades maestro por el Premio Pushkin.

  • yoyi dijo:

    Como siempre Frank con esa sencillez, humildad, y carisma para atraer a cualquier público,. Nuestro mejor pianista ya que asume como suyos no ssólo lo clasico también lo piopular que al igual que el primero el segundo lo ejecuta con la misma maestría y sentimieno. Frank es 100% cubano, la cubanía le sale por los poros tanto en sus interpretaciones como en su modo de andar la vida. Gracias Frank por tu arte y por ser simplemente tu

  • Esmel dijo:

    es un buen intento de acercar lo mejor y más valioso de nuestra musica a la capa más sencilla de nuestro pueblo, en ese sentido es revolucionaria porque en consecuente con una manera de pensar de estos dos grandes artistas, y porque se resuelve en ese espacio esencial donde debiera radicar la esencia de la revolución- con todos sus matices-, en el pueblo,

    • Mary dijo:

      Pero ¿cómo no le van a desear bendiciones maestro?, si usted es una persona excepcional, eso se ve, humana, culta, sensible, aunque no hubiese sido músico, usted sería así, que Dios lo bendiga y y sobre el Ave María, por favor, que dicha escuchar eso ejecutado por usted, en vivo, lo he podido ver por la tv, pero no es lo mismo, espero poder verlo en vivo. FELICIDADES POR LA CONDECORACION, usted se la merece, y que Dios le de mucha salud, para el disfrute de su familia y de este pueblo que lo quiere y respeta. Y de acuerdo con su pensamiento acerca de lo culto y lo popilar, usted es un testimonio de eso, muy bueno el trabaj, trabajo de ustedes, Silvio y los demás, hay que hacer algo por los valores perdidos en esta sociedad y eso es una de las formas más bonitas, en mi opinión

  • Francisnet dijo:

    Totalmente de acuerdo con estas ideas del maestro Frank Fernández. Esa barrera que se ha tratado de imponer entre música culta y popular es absurda. Tanto valor tiene una como la otra. Y de ambas de han hecho obras de gran calidad y otras muy malas. Por eso la frase de que solo existe música buena o mala, es muy cierta.
    La política cultural en Cuba ha tenido en cuenta este tema de gran importancia para el desarrollo espiritual del pueblo, y se ha tratado de bucar alternativas para hacer llegara todos lo mejor del arte.
    La iniciativa de Silvio es digna de admiración, y de otros artistas que han tenido altruismo semejante.
    ¡Felicidades a estos artistas que ponen su talento y arte al servicio del pueblo!

  • Lil Rodríguez dijo:

    Qué claridad de pensamiento y de acción tiene el Maestro Frank Fernández. Y además qué convicciones tan dignas. A su paso por Venezuela ha sembrado calidad,entusiasmo y mucho respeto y cariño. Gracias a Cuba por haberlo formado para el mundo.

  • Mary dijo:

    Pero ¿cómo no le van a desear bendiciones maestro?, si usted es una persona excepcional, eso se ve, humana, culta, sensible, aunque no hubiese sido músico, usted sería así, que Dios lo bendiga y y sobre el Ave María, por favor, que dicha escuchar eso ejecutado por usted, en vivo, lo he podido ver por la tv, pero no es lo mismo, espero poder verlo en vivo. FELICIDADES POR LA CONDECORACION, usted se la merece, y que Dios le de mucha salud, para el disfrute de su familia y de este pueblo que lo quiere y respeta

  • camelo dijo:

    solo discrepo con una cosa… la musica de los munequitos de matanzas es ruido…eso no es musica, si eso fuera musica, el ruido de los tubos de escape de los autos tambien lo serian, o el chillido de arrastrar una silla, o el estruendo de una demolicion, el dia que todo eso sea musica, entonces los tambores esos tambien lo seran.
    Saludos.

    • Francisnet dijo:

      Señor, Marcelo. La música en sí es “el arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos psico-anímicos”. Quien domine o tenga el talento para poner en práctica el concepto antes descrito, pude hacer música de cualquier cosa. La música está en todas partes, dentro de cualquier objeto, solo hay que saber sacarla.
      Se puede hacer música de botellas, palanganas, tubos de cualquier tipo, latones de basura, con los tacones de los zapatos (recuerde el tap), pero hay q Aquí le dejo varios ejemplos para que pueda sacar sus conclusiones: http://www.youtube.com/watch?v=52k4OqutAi4 /

      • Francisnet dijo:

        (continuación del comentario respondiendo a Carmelo, puse Marcelo)
        Decía: Se puede hacer música de botellas, palanganas, tubos de cualquier tipo, latones de basura, con los tacones de los zapatos (recuerde el tap), pero hay que tener talento para ello. Aquí le dejo varios ejemplos para que pueda sacar sus conclusiones: http://www.youtube.com/watch?v=52k4OqutAi4 / http://www.youtube.com/watch?v=6iR3bFKnXzc / http://www.youtube.com/watch?v=o2oQdso5PMk / Trate de conseguir los espectáculos de los Blue Man Group o los Hombres azules para que tenga una mejor idea (http://www.youtube.com/watch?v=fLlAxq5TaL4)
        Los Muñequitos de Matanzas, como Los Papines, Yoruba Andabo, Clave y Guagancó, y demás agrupaciones de esa índole son defensores de un género que proviene de una cultura sólida, y con grandes valores. La rumba es reconocida internacionalmente, es uno de los géneros musicales más autóctonos de nuestro país, y muy gustado en muchas partes del mundo. No es casualiad que Los Muñequitos como Los Papines y demás, no “paran” en Cuba, cumpliendo con disímiles contratos en muchos países y escenarios que reclaman esa música de “ruidos”.
        No creo que los cientos de especialistas, académicos, musicólogos y críticos de la Academia de la Música Norteamericana y Latina hayan decidido otorgarle un Premio Grammy a un disco de “ruidos”, como premiaron al CD “La Rumba soy yo”, del sello Bis Music.
        Que a usted no le guste, o no entienda, ese tipo de música, no significa que tenga que denigrarla. Como mismo hay personas que no gustan del canto lírico o la música sinfónica y la catalogan de “música de muertos”. Evidentemente que por ellos habla la ignorancia.

    • Enrique el Antiguo dijo:

      Camelo: No se quien es usted, disculpeme, pero su comentario solo demuestra una terrible pobreza espiritual e intelectual. Por otra parte, como dice el dicho “nunca es tarde si la dicha es buena”. Es una lastima que los dos maestros hayan empezado a acercarse a su pueblo con estos conciertos en el ocaso de sus carreras (no oso decir vidas pues deseo que vivan mucho mas!!!). Desde luego, a Silvio hay que reconocerle que hace un tiempito realiza estos conciertos. Ojala no salga con alguna “charranada” hacia el publico como lo hizo hace tiempo en el Karl Marx (aunque despues escribio un “mea culpa” publico) …

      • Doris de Segunda Cita dijo:

        Me parece que Silvio Rodríguez ha construido una obra magistral que lo inmortaliza, durante más de 45 años, y estas iniciativas suyas de cantar en diversos escenarios y para los públicos más humildes y necesitados lo dignifica más aún. Hasta cuándo se va a sacar ese infortunado suceso? Por favor…..no tiene sentido.

        Respeto, mucho respeto, que cualquiera se equivoca, pero no cualquiera rectifica…

  • Rafael Rodriguez dijo:

    Estos si son grandes de corazon de humanidad, cuantas orquestas y otros cantantes y musicos que son populares solo brindan su arte en las casa de musica y otros lugares donde no solo el cover es alto, sino los cosumos tienen precios altisimos para el pueblo, estos que solo buscan mas que popularidad ,dinero para sus especulaciones.Se deberia obligar que para poder actuar enestos centros que le dan mucho dinero tengan que hacer una labor comunitaria OBLIGADOS como condicion al menos 3 o 4 presentaciones en los barrios o lugares similares, si no haces esto no tendras posibilidad de hacerte rico

  • Francisnet dijo:

    (continuación del comentario respondiendo a Carmelo, puse Marcelo)
    Decía: Se puede hacer música de botellas, palanganas, tubos de cualquier tipo, latones de basura, con los tacones de los zapatos (recuerde el tap), pero hay que tener talento para ello. Aquí le dejo varios ejemplos para que pueda sacar sus conclusiones: http://www.youtube.com/watch?v=52k4OqutAi4 / http://www.youtube.com/watch?v=6iR3bFKnXzc / http://www.youtube.com/watch?v=o2oQdso5PMk / Trate de conseguir los espectáculos de los Blue Man Group o los Hombres azules para que tenga una mejor idea (http://www.youtube.com/watch?v=fLlAxq5TaL4)
    Los Muñequitos de Matanzas, como Los Papines, Yoruba Andabo, Clave y Guagancó, y demás agrupaciones de esa índole son defensores de un género que proviene de una cultura sólida, y con grandes valores. La rumba es reconocida internacionalmente, es uno de los géneros musicales más autóctonos de nuestro país, y muy gustado en muchas partes del mundo. No es casualiad que Los Muñequitos como Los Papines y demás, no “paran” en Cuba, cumpliendo con disímiles contratos en muchos países y escenarios que reclaman esa música de “ruidos”.
    No creo que los cientos de especialistas, académicos, musicólogos y críticos de la Academia de la Música Norteamericana y Latina hayan decidido otorgarle un Premio Grammy a un disco de “ruidos”, como premiaron al CD “La Rumba soy yo”, del sello Bis Music.
    Que a usted no le guste, o no entienda, ese tipo de música, no significa que tenga que denigrarla. Como mismo hay personas que no gustan del canto lírico o la música sinfónica y la catalogan de “música de muertos”. Evidentemente que por ellos habla la ignorancia.

  • il giro dijo:

    cuando los muñequitos toquen musica…yo venia de haber estudiado en el conservatorio de Moscú

  • Myrladi dijo:

    Muchas felicidades a esos 3 grandes (incluida Niurka), de la música cubana!!!
    Frank, como bien Ud. expresa, este pueblo sabe qué es música buena; lo que hay es que hacérsela llegar por los medios a su alcance y en el más recóndito lugar existe un radio… divulguemos lo bueno, ayudemos a que seamos además de instruido, CULTOS, que posibilidades tenemos; dejemos la vulgaridad a un lado en los Medios de difusión no solo en la música, en todo, incluyendo novelas de la TV. Mucho alegra oír a músicos jóvenes interpretando con calidad y no con chabacanería; no extendamos esta última

  • lazaro carbonell ramos dijo:

    Gracias a los 2 por lo que hacen en especial a Silvio por hacer sentir a los cubanos no importan donde se encuentren recordar los conciertos en las prisiones y por darnos tanta buena música algo que no abunda en estos tiempos, siento envidia de los holguineros por estar disfrutando de arte del mas alto nivel.
    Frank como siempre comprometido con las causas mas noble de la tierra nos tiene acostumbrado a este compromiso con la revolución y con los de a pie
    SUERTE PARA AMBOS

  • armando dijo:

    Saludos:

    CON PERMISO DE LOS CREYENTES “”” QUE SE CREEN COSAS “”””

    !!!! MILLONES DE GRACIAS SILVIO RODRIGUEZ Y FRANK FERNANDEZ !!!!

    USTEDES ESTAN HACIENDO, LO QUE ” ALGUNOS TRABAJADORES DEL ESPECTACULO” NO HACEN.

  • il giro dijo:

    mi socio la musica incluye melodia y esas gente toca tambor nadamas, no me vengas a hablar sobre algo evidente, tu lo que debes ser familia de ellos seguramente…

    • Francisnet dijo:

      Por favor, dígaselo al maestro Frank Fernández. Parece que él no se ha dado cuenta de lo que usted descubrió.

  • Myrladi dijo:

    Francisnet muy de acuerdo con Ud. … la música nunca es mala cuando es bien consevida e interpretada, sea el género que sea, es la vulgaridad de las letras lo que hace denigrante al artista
    Los Muñequitos son una INSTITUCION igual que lo son Los Van Van… ritmo, interpreatación y calidad … cada cual en su Género
    Es por ello que sigo diciendo que los Medios tienen que educar y no trasmitir lo primero que se le ocurra a alguien

  • Mónica dijo:

    Excelente entrevista, excelentes fotos. eos grandes se lo merecen por l amodestria de llevar su arte hasta allí, donde consideran que la gente necesita ese regalo qu eles enriquece el espiritu.

  • il giro dijo:

    el problema es que entre ellos tienen que alagarse….es como que yo a ti no te soporto y por ser miembro de la elite tengo que aguantar tus payasadas… veredicto: no sirven lo muñequitos

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Alejandro Ramírez Anderson

Alejandro Ramírez Anderson

Director de cine y fotógrafo guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, institución en la que es Profesor.

Vea también