Inicio » Cultura  »

Un trece de mayo, Adolfo Guzmán (+ Video)

Publicado en: Palabras
14 mayo 2012 | 2
Adolfo Guzmán y Esther Borja en el programa "Album de Cuba"

Adolfo Guzmán y Esther Borja en el programa "Album de Cuba”.

No viene al caso preguntarse si fue un segundo domingo de mayo como éste; no tengo claro si ya entre nosotros, en 1920, ese momento del mes se había destinado para festejar a las madres, cuando Adolfo Guzmán abrió a la vida, por primera vez, sus ojos inmensos. Valdría la pena hablar un poco más acerca del legado de este músico; invocar su entrega sin límites en el dominio de nuestra música. Repaso la  información que aparece a nombre suyo en el Diccionario Enciclopédico de la Música en Cuba, de Radamés Giro. Siempre es bueno regresar a estos puntos de partida porque en ellos, como en las buenas lecturas, a cada retorno corresponde un nuevo descubrimiento. Esta vez, me detengo ante un dato de especial significación: quien puso en Adolfo Guzmán las bases del  pianista que conoceríamos y admiraríamos luego, fue  Alberto Falcón, un músico cuya presencia en la vida musical habanera, a partir de la  segunda década del siglo XX, configura y matiza muchos de los episodios más relevantes que registra cualquier recuento acertado en  relación con la historia de nuestra cultura.

Se aprecia, en la fuente anteriormente citada, que en 1936 el joven concluía sus estudios de piano. Época dura le había tocadó vivir en su adolescencia. Me pregunto qué repertorio tendría “en dedos”, en qué compositores habría encontrado los puntos de partida que le condujeron a ese lenguaje tan especial que caracterizó al autor de No puedo ser feliz, Profecía y Libre de pecado. En el tiempo en que la vida me regaló el privilegio de compartir labores e, incluso, derivar esa cercanía hacia planos profesionalmente provechosos y, en lo personal, amistosos, nunca aludió a las vías por donde llegaron hasta él influencias tan poderosas como la del impresionismo. A mi modo de ver (¿de escuchar?) en América aparecen muy claramente definidos tres puntos cardinales por donde se deja ver esa influencia con matices de una acentuada afinidad en el plano sonoro. Me refiero -de Argentina-a Astor Piazzola; de México, a Mario Ruiz Armengol y de Cuba a Adolfo Guzmán. Ninguno de ellos está solo. Bástenos reconocer, entre nosotros, un núcleo donde se aprecian poderosas afinidades, en el cual figura -de manera descollante-Félix Guerrero y se destacan, tocados por un arte finísimo, Fabio Landa y el malogrado Orlando Llerena. Repasando la trayectoria del músico sobre el cual nos hemos detenido este domingo, le vemos, en tiempos en que se hizo sentir un brote del conocido como “tango moderno”, le vemos orquestando y dirigiendo agrupaciones orientadas hacia esa modalidad donde-por cierto-se apreció, precisamente, el ejemplo de un trío de guitarras plenamente enmarcado hacia ese repertorio novedoso que los cantantes argentinos más destacados traían  en su equipaje profesional. Me refiero a Landa, Llerena y Tabrane, donde figuraban dos de los músicos mencionados ya como ejemplos.

Si bien nunca dejó a un lado la posibilidad de asumir el piano en sus propias orquestaciones, su vocación y condiciones como director, se evidenciaron cada vez que tomó la batuta para ponerse al frente de los más variados formatos instrumentales. Momentos históricamente descollantes fueron su labor como Director Musical en la breve vida de la emblemática emisora Mil Diez (a partir de 1943) así como su actuación al frente de las orquestas que, en los años 50, llevaban el peso de los espectáculos que se ofrecían en cines habaneros; muy especialmente el Warner (hoy Yara). La televisión lo tuvo entre sus más sólidos baluartes de una época que, para hablar con justicia, es preciso recordar y destacar.

Ya a estas alturas, si algún estudioso se asoma por acá, reclamará la mención de infinidad de otros ejemplos de la labor de este ser único a quien, por mi parte, profeso singular veneración. Creo haber removido bastante, en estos párrafos, la memoria de  un hombre cuya música vale la pena perseguir, coleccionar, escuchar con frecuencia y tener siempre a mano.

Almendares, 13 de mayo de 2012

“No puedo ser feliz”, de Adolfo Guzmán, interpretado por Bola de Nieve

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Doris A. García dijo:

    Marta, muy justo el homenaje a una figura muy importante de nuestra cultura, y sólo quiero resaltar que su extraordinaria modestia hizo que ese gran talento no brillara hasta después de muerto. Recuerdo perfectamente al maestro Guzmán, dirigiendo la Orquesta de la TV en los años 60, y nadie podía imaginar que fuera el autor del bellísimo catálogo de canciones que, ya en esos momentos, formaba parte de nuestro Patrimonio musical.

    Honor a quien honor merece. Ud. que es también una grande de nuestra cultura, demuestra sus altos valores con este comentario.

    Gracias

  • Uno que no sabe nada dijo:

    Que lástima que no haya ningún comentario respecto a este excelente artículo sobre ese GRANDE que fue y es el MAESTRO ADOLFO GUZMÁN.

    Y una lástima aún mayor es que se conserven pocas interpretaciones de él, desgraciadamente el inexorable tiempo.

    MUY BUEN ARTÍCULO

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Valdés

La Habana, 1934. Compositora, guitarrista e intérprete de sus obras. En 1955 se inició como compositora con su canción “Palabras”. La autora ha basado sus creaciones en géneros como el bolero y la canción dentro del estilo “feeling”. Entre los intérpretes de su obra se encuentran Elena Burke, Doris de la Torre, Bola de Nieve, Cheo Feliciano, Reneé Barrios y, más recientemente, prestigiosos artistas suramericanos y españoles que se han sumado a esta lista.

Vea también