Inicio » Cultura  »

La furia de Yemayá

17 diciembre 2009 | 30

Ola tapa el Faro del Morro durante el Huracán Wilma, 2005En Yoruba. Un acercamiento a nuestras raíces, Heriberto Feraudy Espino refiere una historia, viva aún en la Nigeria de nuestros días, sobre la diosa (o dios) del mar Olokun, cuyo culto se halla asociado en Cuba al de Yemayá:

Un mito sobre Olokun relata que estando éste furioso con la humanidad por el desprecio que la misma sentía hacia él intentó destruirla devorando la tierra. Ya había conseguido acabar con buena parte de las personas cuando intervino Obatalá, quien logró atar a Olokun con siete cadenas obligándolo a regresar a su palacio y abandonar tan funesta idea.

Compárese esta referencia con un patakí recogido por Lydia Cabrera en Cuba a mediados del siglo XX:

Se preparaban grandes fiestas en honor de los Orichas. Yemayá Ayabá estaba en su afín (palacio) y no le llegaron noticias de que fuera a celebrarse ninguna fiesta en su honor. Resentida con la humanidad que no le rendía el homenaje que merecía su Majestad, resolvió castigarla sepultándola en el mar (…) La mar se hinchó ennegrecida, infinita, y los hombres que vivían más lejos de las costas vieron, aterrados, un horizonte de montañas de agua correr hacia ellos. Imploraron a Obatalá para que intercediera con Olokun, y a tiempo, pues las olas ensordecedoras de agua ya casi los alcanzaban. Obatalá se interpuso entre Olokun y sus criaturas. Yemayá Olokun iba sobre una ola inmensa, llevando en la mano un abanico, un abebé de plata. Obatalá levantó su opadé, su cetro, y le ordenó que se detuviera. Yemayá respetó a Obatalá y éste la hizo prometer que abandonaría su designio de aniquilar a la humanidad. Pero cuando el mar está picado, cuando se alzan olas amenazadoras, porque Yemayá está enojada, se piensa que si Olokun no estuviera encadenada se tragaría la tierra.

Casi sobran las palabras. No es preciso salir del ámbito de estos dos relatos en busca de términos dislocados en otros, para poner de manifiesto su identidad estructural.

Desde un mismo punto en el tiempo y el espacio –principios o mediados del siglo XIX en el país yoruba–, dos líneas independientes de transmisión oral de la tradición, con posibilidades despreciables de interceptarse, han conservado a lo largo de ciento cincuenta años y a través de la reconstrucción capital del complejo cultural que las anima, no sólo la estructura básica del relato, sino virtualmente las mismas secuencias narrativas con sustituciones de poca monta: Olokun es ahora Yemayá Olokun o Yemayá Ayabá, y el resorte de la acción no es ya la furia del oricha ante el desprecio humano, sino su resentimiento con los hombres que no le rinden el debido respeto.

Lo demás son contingencias y puro colorido, que denotan la pluma del recopilador. Pero no concluye aquí la vida de este patakí orgulloso como la esfinge. La historia del mar colérico que desata su ira sobre la humanidad irrespetuosa no está enterrada en el pasado: renace en el tiempo que corre cada vez que los hombres se hacen merecedores de castigo.

Gran preocupación causó entre los santeros la llamada “tormenta del siglo” que hostigó la isla de Cuba el 13 de marzo de 1993. Muchos no dudaron en vincular el desastre con la furia de Yemayá.

Según Modesto, “el fenómeno reciente no fue cosa de Yemayá, sino de Olokun. Yemayá y Olokun son dos santos distintos. Los dos son dueños del mar, pero Yemayá vive en la superficie y Olokun en las profundidades. Eso salió de lo profundo.” Según Enma, la suciedad de la bahía habanera habría sido la causa de la tragedia: “Si no se limpia la casa de Yemayá, ella bota lo que sobra. Lo mismo hace Ochún. Se desbordan. Ante estos fenómenos hay que pedirle piedad y misericordia a Yemayá para aquellos que no tienen la culpa de que no se limpie el malecón.”

Un tanto diferente es la explicación de María, quien, no obstante, sostiene con firmeza la misma tesis: la tormenta tuvo su origen en el incumplimiento de los deberes religiosos.

“Eso no se explica con ciencia –asegura. El problema es que no se le da de comer a Yemayá Olokun como se debe. Hasta los años cuarenta y pico se reunían nueve babalaos, los más viejos de todos, hacían una cesta de frutas, además de los animales que come Olokun (pato, paloma, guinea, carnero) e iban al mar. Allí daban de comer los animales a Olokun y después le daban la fruta, para refrescar. Cuando ese santo levantaba la cabeza para recibir la comida, el babalao al que miraba con sus ojos quedaba allí mismo, moría. Ya nadie lo hace, nadie quiere sacrificarse. De ahí la furia de Yemayá, que nada puede parar. Ese muro que están levantando frente al Hotel Riviera para frenarla es una sonsera con Yemayá. Ella salta ese muro aunque lo levanten hasta el cielo […] En mi casa ni nos enteramos de lo que pasó con el mar, porque yo le doy de comer a mi techo como se debe, con un pescado bien adobado que se pone allá arriba.”

¿Intervendría Obatalá también en esta ocasión? ¿Impedirían su autoridad y sus siete cadenas la devastación total de la isla? En todo caso, los elementos del relato están a la vista y no resulta difícil hilvanarlos en una narración: “Cierta vez, el mar estuvo a punto de tragarse la tierra…”

(Tomado de: Lahaye Guerra, Rosa María de y Rubén Zardoya Loureda. Yemayá a través de sus mitos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1996)

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F. Juan Äguila dijo:

    Felicito; pero dándole las gracias a Cubadebate y a Rosa María, por haber traído un tema que es parte de nuestras raíces, en general, aunque no lo sea de alguien en particular. No dudo que muchos pudieran estar vinculados a otra de las tantas religiones existentes.
    Lo más importante que han logrado es la inmensa participación que tiene esta sección, como pocas, Escuchar opiniones diferentes nos enriquece.

    Me es imposible participar en los debates del día después de las 8.30 PM (España) es decir, 2.30 PM en La Habana.

    El verdadero “Debate” estaría dado por la posibilidad de aportar, recibir, contestar, etc.

    Cuando se está al tanto de los avances científicos sobre el “Universo”, la “Evolución” de lo cual CUBADEBATE no es ajeno, uno va ganando en claridad en muchas cosas y fortaleciendo las ideas en otras. La Astrología, Paleontología, Antropología, Anatomía comparativa avanza y nos ilustra cada día.

    SOLO DIOS, EN QUIEN CREO FERVOROSA Y SOLAMENTE, TENDRÁ LA VERDAD ABSOLUTA.

    Prof. Dr. F. Juan Águila
    Especialista de II grado en Ortodoncia. Ph. D.; Dr. Sc.
    Ex presidente de la Sociedad cubana de Ortodoncia
    Fundador de la Revista cubana de ortodoncia.
    Medalla de Oro “Prof. Arthur Do Prada” Sociedades de Ortopedia y Ortodoncia de Brasil 2003.

    e-mail f.junaguila@ymail.com.
    Web http://www.aguiram.com

  • Ernesto Prieto dijo:

    Me agrada ver la capacidad de asociación que tienen estas religiones. Es gracioso y hasta interesante constatar como se mueven de lo divino a lo humano sin el menor intercalo. Así son todas, ni más ni menos. Me parece que el compromiso que han asumido Cubadebate y la autora de la sección es grande, pues no tendrán para cuando acabar.
    Adelante y felicidades

  • Adolfo Esteban dijo:

    Nada más y nada menos hoy 17 de diciembre se recuerda la “furia de Yemayá”. Eso tiene mucho de simbolismo para nosotros. No sólo la furia, sino su gran amor, amor infinito hacia sus hijos.
    Es bueno que todos religiosos y no religiosos se involucren con este pedacito de nuestro sentido de la vida.

  • Evelio Montoto dijo:

    Gracias, Canal Habana, por su programa El Triángulo de la Confianza de ayer acerca de la fe donde participaron tres creyentes (en vísperas de una fecha muy importante para la gran mayoría de los cubanos), al menos hay medios que tienen en cuenta a otras religiones. Y aunque soy ateo, comprendo perfectamente bien que un ateo no tendría mucho que decir en ese programa que no hiriese sensibilidades, por tanto felicito a los creadores de ese programa por su interés en informar y debatir sin parcialidad.

    ¿Hay algún antropólogo cubano que haya hecho su tesis acerca de otra religión practicada en Cuba que no sean las afrocubanas? ¿La etnografía cubana estudia otros temas? No son preguntas mal intencionadas, no me muevo en ese medio y tengo un gran interés en saberlo, las respuestas pudieran hacer cambiar algunas opiniones que he reflejado en debates anteriores.

    Si las respuestas a las dos preguntas anteriores fuesen afirmativas, ¿pudiera Cubadebate darle cabida a artículos como éstos que semanalmente nos dan a conocer? La realidad es muy variopinta, ténganlo en cuenta, por favor, para no perder credibilidad como medio de debate.

  • Celia Prado dijo:

    Después de escuchar las palabras de Hugo Chavez ayer con respecto a la situación del planeta, merece la pena encomendar las almas a nuestros Santos porque los que pudieran resolver el problema no se sienten en condiciones de dejar lujos y gastos. Entonces los pobres deberemos ahorrar y contribuir con la limpieza de nuestro planeta y siempre pedirle a Olokun que cuide por esta pequeña isla y por los que siempre le han temido y admirado.
    Celia Prado

  • Mariana dijo:

    Ese libro de Feraudy Espino es muy importante, porque ofrece una visión de la cultura yoruba en su propia tierra, ayuda a entender cómo esta se movió hacia el Nuevo Mundo, en particular hacia Cuba y Brasil que son los países en que tiene más fuerza.
    No quiere decir que lo de allá sea más puro o mejor, igual que no es más puro ni mejor el español que se habla en España con respecto al de Colombia o Argentina. Pero la cultura hay que verla en sus distintos contextos y en sus desplazamientos geográficos y temporales.
    Es admirable cómo condiciones análogas de vida hacen nacer mitos también análogos.

  • Wendy dijo:

    Muy interesante este escrito a mi me encanta yemayá no me gusta la playa porque me da falta de aire pero me gusta ver el mar pues eso me relaja bastante.

  • Adalberto Suárez dijo:

    Evelio, puedes averiguar lo que preguntas en el Instituto de Antropología o en la Facultad de Filosofía. Allí debe haber gente que trabaje los temas que te interesan.

  • Ana María Carricarte dijo:

    Wendy, lograste comunicar con Juan Águila? El hombre anda por Madrid. Dice mi hija que ustyedes se van a empatar.

  • Evelio Montoto dijo:

    Adalberto, gracias por el consejo, pero debo aclarar una vez más que TODOS los tópicos de la cultura cubana me interesan.

    Por cierto, ya busqué en internet estudios antropológicos y etnográficos cubanos acerca de la religión y, parece que tengo poca suerte o que no sé buscar bien, pero no encontré de los últimos años nada acerca de:

    - Mitos e influencias de sectas evangélicas en las zonas rurales cubanas.
    - Desarrollo a finales del siglo XX del Islam en Cuba.
    - Historia de la cultura sefardí en Cuba y su estado actual.
    - Creencias religiosas predominantes en las zonas rurales más apartadas de Cuba.
    - Desarrollo de las sectas evangélicas en las zonas urbanas cubanas a partir de la década del 90 del pasado siglo.

    Sería lamentable que el campo de estudio de los investigadores sociales cubanos se estrechase tanto que, cuando se decidan a hacerlo, ya sea más difícil encontrar datos de estos rasgos culturales de nuestra nación o peor aún, que tenga que venir un etnógrafo extranjero a investigar el tema. Yo sé que los sabios como Fernando Ortiz, gran investigador de la cubanía, no nacen todos los días, pero no pido trabajos de tanta calidad científica, al menos artículos periodísticos de divulgación acerca de esos temas, que nos muestren otras facetas de nuestra realidad social…

    Si alguien me orientase donde encontrar artículos vinculados a esos temas y quizás otros tan interesantes como esos, por favor, le agradecería enormemente que me diese las referencias en este medio de debate. Lamentablemente, mis preguntas acerca de esto a antropólogos y etnógrafos en este medio no han sido respondidas.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    De la gran lista de pediatría ambulatoria PEDAMB he tomado esta pequeña creación humana, porque las causas de los problemas que hoy se debaten tiene que tener la participación de todos sin ningún tipo de prejuicios.
    Gracias CubaDebate y cito:

    Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.

    El hombre se dirige al chino, y le pregunta:

    • Disculpe señor, pero ¿cree usted que de verdad el difunto comerá el arroz?
    • ‘Si’, respondió el chino… ‘Cuando el suyo venga a oler sus flores.’

    “Respetar las opciones y opiniones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener.

    Las personas son diferentes, actúan diferente y piensan diferente.

    No juzgue, solamente comprenda y tenga la capacidad de escuchar y respetar al otro”

    Felicidades Rosa Maria,

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Adalberto Suárez dijo:

    Tus intereses sí que son amplios, Evelio, y se orientan incluso a las agujas en el pajar. Te felicito: siempre he pensado que los minoritarios, aunque no lleguen a treinta, merecen el mayor respeto y atención. ¡Abajo el culto a la mayoría!
    No te rindas y sigue buscando sobre los sefardíes en Cuba, que algo encontrarás. Y si no lo encuentras, siempre tienes la posibilidad de ponerte a investigar tú mismo. ¡Qué pena que no haya quien investigue sobre el chiísmo en la península de Guanahacabibes, o sobre el culto a Ifá en Irán o en el Tibet!
    Quizá a alguien le gustaría ir como etnógrafo extranjero a la China profunda o a Isfahan a investigar sobre el culto a Ochosi. Si yo fuera etnólogo, preferiría quedarme aquí estudiando cómo piensan millones (¿dos, tres, cuatro?) de cubanos que toman las decisiones más importantes de su vida consultando lo que ellos llaman la sabiduría de Ifá.
    Aunque, pensándolo bien, quizá también yo esté cayendo en las trampas de la cantidad (la que se trueca en calidad). ¿Por qué habría de dársele mayor importancia al estudio de lo que piensan millones de personas en Cuba que al estudio de lo que piensan cien o doscientos?

  • Encarnacion dijo:

    Disculpen la ignorancia, Yemaya es una mujer divina o es el Mar? Y Chango es un hombre sobrenatural o es el fuego? Y los demas? Esta es una religion naturalista o antropomorfica? Porque no puede ser las dos cosas a la vez. El cristianismo es antropomorfico y todos sus santos, angeles y demonios son como las personas. Como es aqui?
    Fijense en la foto de este articulo: es el mar furioso. Ese mar es Yemaya? Si asi fuera, por que la pintan como mujer, mulata linda rodeada de algas, cacacoles, caballitos de mar y las otras cosas del mar?

  • Ana María Carricarte dijo:

    Encarnación, usted no puede aplicarle esa lógica a la religión como si estuviera resolviendo un problema matemático. Fíjese que en el cristianismo Dios es el padre y es el hijo y el espíritu santo. Es decir que Cristo es el hijo de Dios y es Dios. Esos son los misterios. También los orichas tienen muchos ángulos, son energía pura que se hace persona, y tienen muchas apariciones en distintos momentos según sean las circunstancias. Además Usted le va a preguntar a cien santeros y los cien le van a decir cosas distintas.
    Para mí Yemayá es el mar, pero los seres humanos siempre tienden a representar en forma humana, como Neptuno en la antiguedad era el mar y además un viejo con barbas.
    Le recomiendo que no se rompa mucho la cabeza con esto.

  • Encarnacion dijo:

    Gracias, Ana Maria, creo qeu en parte Usted tiene razon. De todas formas, creo que ahi hay un problema que no esta reseulto y que merece atencion.
    Estoy de acuerdo en que para la religion esos son misterios y por ahi no se va a llegar a ningun lado, pero para la ciencia los misterios son desafios, y la ciencia trata de entnder por que la gente es como es y por que piensa como piensa y hace lo que hace. Mira el relato muy bueno del dctor: el chino pone arroz a sus muertos, pero no les pone maiz. Creo que eso no es una casualidad y tiene su explcacion en la cultura china y en lo que comen los chinos. En este caso la explicacion se ve facil. Es mas dificil lo que pregunte sobre Yemaya, pero si el mar de la foto es Yemaya hay algna razon para eso. Si en Cuba no hubiera mar tendriamos a Yemaya? A lo mejor no. En el desierto debe haber dioses de la arena, lo que hay que ver es si además sde personas esos dioses son tambien el desierto o la arena.
    De todas formas, gracias. Es bueno encontrar gente amable en formato electronico.
    Encarnacion
    (excusen las tildes)

  • Ada Acosta Alvarez dijo:

    Vamos a ver porque no entiendo mucho esta sección. ¿Será que solo nos van a hablar de religión aquí?
    La autora pudiera explicar. Cubadebate puede explicar. Soy de las que me interesan estos temas, pero también me interesan otros.

  • Jesús dijo:

    Estoy convencido de que estos temas son importantes y me inclino a argumentar que se está haciendo justicia con los negros después de tantos años de humillación y discriminación. Felicidades a todos los que a través de cubadebate nos comunicamos por el nuevo año que se avecina. Felicidades a la redacción.

  • Vilma dijo:

    Juan Aguila mira que rindes. Te veo por todos los artículos dando opiniones.

  • Wendy dijo:

    Disculpe Sra Ana María Carricarte pero le envie un correo al Sr Juan Águila y no me ha respondido. Pero porque usted dice eso que nos vamos ha empatar? si yo lo que quiero comunicarme con el porque me lo pidio y gracias por decirme donde está.

  • Jesús Angel dijo:

    He venido a Cubadebate por un programa de TV que lo acaba de mencionar. ¿Estaban ustedes clandestinos? Y mencionaron un artículo de Rosa María de Lahaye. No sé si será este, pues cogí un poco tarde el programa.
    Ustedes mismos son responsables de que estos temas no sean bien conocidos, porque donde los divulgan son espacios como clandestinos, ¿prohibidos? Ustedes pueden y deben hablan con VOZ ALTA. La discriminación que sufrió esta gente durante tanto tiempo hace su reivindicación justa y necesaria, supernecesaria.

  • Mostrando 20 de 30 comentarios [Cargar más comentarios]

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también