Inicio » Reflexiones de Fidel  »

Una declaración brillante y valiente (+ Fotos)

3 julio 2011 | 180

La atención a otros asuntos ahora prioritarios, me apartaron momentáneamente de la frecuencia con que elaboré reflexiones durante el año 2010, sin embargo, la proclama del líder revolucionario Hugo Chávez Frías el pasado jueves 30 me obliga a escribir estas líneas.

El presidente de Venezuela es uno de los hombres que más ha hecho por la salud y educación de su pueblo; como son temas en los que mayor experiencia ha acumulado la Revolución cubana, gustosamente colaboramos al máximo en ambos campos con este hermano país.

No se trata en absoluto de que ese país careciera de médicos, por el contrario, los poseía en abundancia e incluso entre ellos profesionales de calidad, como en otros países de América Latina. Se trata de una cuestión social. Los mejores médicos y los más sofisticados equipos podrían estar, como en todos los países capitalistas, al servicio de la medicina privada. A veces ni siquiera eso, porque en el capitalismo subdesarrollado, como el que existía en Venezuela, la clase rica contaba con medios suficientes para acudir a los mejores hospitales de Estados Unidos o Europa, algo que era y es habitual sin que nadie pueda negarlo.

Peor aún, Estados Unidos y Europa se han caracterizado por seducir a los mejores especialistas de cualquier país explotado del Tercer Mundo para que abandonen su patria y emigren a las sociedades de consumo. Formar médicos para ese mundo en los países desarrollados implica fabulosas sumas que millones de familias pobres de América Latina y el Caribe, no podrían pagar nunca. En Cuba sucedía eso hasta que la Revolución aceptó el reto, no solo de formar médicos capaces de servir a nuestro país, sino a otros pueblos de América Latina, el Caribe o del mundo.

Jamás hemos arrebatado las inteligencias a otros pueblos. En cambio en Cuba se han formado gratuitamente decenas de miles de médicos y otros profesionales de alto nivel para devolverlos a sus propios países.

Gracias a sus profundas revoluciones bolivarianas y martianas, Venezuela y Cuba son países donde la salud y la educación se han desarrollado extraordinariamente. Todos los ciudadanos tienen derecho real a recibir gratuitamente educación general y formación profesional, algo que Estados Unidos no ha podido ni podrá garantizar a todos sus habitantes. Lo real es que el gobierno de ese país invierte cada año un millón de millones de dólares en su aparato militar y sus aventuras bélicas. Es además el mayor exportador de armas e instrumentos de muerte y el mayor mercado de drogas del mundo. Debido a ese tráfico, decenas de miles de latinoamericanos pierden la vida cada año.

Es algo tan real y tan conocido, que hace más de 50 años, un Presidente de origen militar denunció, con tono amargo, el poder decisivo acumulado por el complejo militar industrial en ese país.

Estas palabras estarían de más si no mediara la odiosa y repugnante campaña desatada por los medios de difusión masiva de la oligarquía venezolana, al servicio de ese imperio, utilizando las dificultades de salud que atraviesa el Presidente bolivariano. A este nos une una estrecha e indestructible amistad, surgida desde que visitó por primera vez nuestra patria, el 13 de diciembre de 1994.

A algunos les extrañó la coincidencia de su visita a Cuba con la necesidad de atención médica que se produjo. El Presidente venezolano visitó a nuestro país con el mismo objetivo que lo llevó a Brasil y Ecuador. No traía intención alguna de recibir servicios médicos en nuestra patria.

Como se conoce un grupo de especialistas cubanos de la salud prestan, desde hace años, sus servicios al Presidente venezolano, que fiel a sus principios bolivarianos, jamás vio en ellos extranjeros indeseables, sino hijos de la gran Patria Latinoamericana por la cual luchó el Libertador hasta el último aliento de su vida.

El primer contingente de médicos cubanos partió hacia Venezuela cuando se produjo la tragedia en el estado de Vargas, que costó miles de vidas a ese noble pueblo. Esta acción de solidaridad no era nueva, constituía una tradición arraigada en nuestra patria desde los primeros años de la Revolución; desde que hace casi medio siglo médicos cubanos fueron enviados a la recién independizada Argelia. Esa tradición se profundizó a medida que la Revolución cubana, en medio de un cruel bloqueo, formaba médicos internacionalistas. Países como Perú, la Nicaragua de Somoza y otros del hemisferio y el Tercer Mundo, sufrieron tragedias por terremotos u otras causas que requirieron la solidaridad de Cuba. Así nuestra patria se convirtió en la nación del mundo con más alto índice de médicos y personal especializado en salud, con elevados niveles de experiencia y capacidad profesional.

El Presidente Chávez se esmeró en la atención de nuestro personal de salud. Así nació y se desarrolló el vínculo de confianza y amistad entre él y los médicos cubanos que fueron siempre muy sensibles al trato del líder venezolano, el cual por su parte, fue capaz de crear miles de centros de salud y dotarlos de los equipos necesarios para prestar servicios gratuitos a todos los venezolanos. Ningún gobierno del mundo hizo tanto, en tan breve tiempo, por la salud de su pueblo.

Un elevado porcentaje de personal cubano de la salud prestó servicios en Venezuela y muchos de ellos actuaron además como docentes en determinadas materias impartidas para la formación de más de 20 mil jóvenes venezolanos que comienzan a graduarse como médicos. Muchos de ellos comenzaron sus estudios en nuestro propio país. Los médicos internacionalistas integrantes del Batallón 51, graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina, han ganado un sólido prestigio en el cumplimiento de complejas y difíciles misiones. Sobre esas bases se desarrollaron mis relaciones en ese campo con el presidente Hugo Chávez.

Debo añadir que a lo largo de más de doce años desde el 2 de febrero del año 1999, el Presidente y líder de la Revolución venezolana no ha descansado un solo día, y en eso ocupa un lugar único en la historia de este hemisferio. Todas sus energías, las ha consagrado a la Revolución.

Podría afirmarse que por cada hora extra que Chávez dedica a su trabajo, un Presidente de Estados Unidos, descansa dos.

Era difícil, casi imposible, que su salud no sufriera algún quebranto y eso sucedió en los últimos meses.

Persona  habituada a los rigores de la vida militar, soportaba estoicamente los dolores y molestias que con frecuencia creciente lo afectaban. Dadas las relaciones de amistad desarrolladas y los intercambios constantes entre Cuba y Venezuela, sumado a mi experiencia personal con relación a la salud, que viví desde la proclama del 30 de julio del año 2006, no es raro que me percatara de la necesidad de un chequeo riguroso de la salud del Presidente. Es demasiado generoso de su parte,  atribuirme algún mérito especial en este asunto.

Admito, desde luego, que no fue fácil la tarea que me impuse. No era para mí difícil percatarme de que su salud no andaba bien. Habían transcurrido 7 meses desde que se realizó su última visita a Cuba. El equipo médico dedicado a la atención de su salud me había rogado que hiciera esa gestión. Desde el primer momento la actitud del Presidente era informar al pueblo, con absoluta claridad, su estado de salud. Por ello, estando a punto ya de regresar, a través de su Ministro de Relaciones Exteriores, informó al pueblo sobre su salud hasta ese instante y prometió mantenerlo detalladamente informado.

Cada cura iba acompañada por rigurosos análisis celulares y de laboratorio, que en tales circunstancias se realizan.

Uno de los exámenes, varios días posteriores a la primera intervención, arrojó resultados que determinaron una medida quirúrgica más radical y el tratamiento especial del paciente.

En su digno mensaje del 30 de junio, el Presidente notablemente recuperado habla de su estado de salud con toda claridad.

Admito que para mí no fue fácil la tarea de informar al amigo de la nueva situación. Pude apreciar la dignidad con que recibió la noticia que -para él con tantas tareas importantes que llevaba en la mente, entre ellas el acto conmemorativo del Bicentenario y la formalización del acuerdo sobre la unidad de América Latina y el Caribe- mucho más que los sufrimientos físicos que implicaba una cirugía radical, significa una prueba que como expresó la hizo comparar con los momentos duros que le tocó enfrentar en su vida de combatiente indoblegable.

Junto a él, el equipo de personas que lo atienden y que él calificó de sublimes, han librado la magnífica batalla de la que he sido testigo.

Sin vacilación afirmo que los resultados son impresionantes y que el paciente ha librado una batalla decisiva que lo conducirá y con él a Venezuela, a una gran victoria.

Hay que hacer que su alegato se comunique al pie de la letra en todas las lenguas, pero sobre todo que sea traducido y subtitulado al inglés, un idioma que pueda entenderse, en esta Torre de Babel en que el imperialismo ha convertido al mundo.

Ahora los enemigos externos e internos de Hugo Chávez están a merced de sus palabras y sus iniciativas. Habrá sin dudas sorpresas para ellos. Brindémosle el más firme apoyo y confianza. Las mentiras del imperio y la traición de los vendepatrias serán derrotadas. Hoy hay millones de venezolanos combativos y conscientes, que la oligarquía y el imperio no podrán volver a someter jamás.

Fidel Castro Ruz
Julio 3 de 2011
4 y 12  p.m.

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Fidel Castro y Hugo Chávez conversan en La Habana, Cuba, el 3 de julio de 2011. Foto: Estudios Revolución

Galería de fotos del Presidente Chávez en La Habana

Se han publicado 180 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gladys regina dijo:

    Querido Comandante en Jefe,gracias por su reflexion de hoy,de verdad que lo extrañaba,y gracias por haberse ocupado de que el Presidente Chavez cumpliera lo orientado por sus facultativos,ya le dije en otro de los mensajes que le envio a diario a traves de estas paginas,que a veces no sabemos o no queremos escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice a gritos.MAs vale hacer un alto en el camino a tiempo que perder nuestro tiempo y nuestro camino.
    El mensaje de Hugo ha sido fuente de inspiracion para que hoy muchos den la importancia que merece el cuidado de sus vidas,sin abandonar proyectos vitales para los demas.
    Y aunque veo que con modestia describe su participacion en los hechos acaecidos con la salud de Chavez,es cierto ,como el dice,gracias a Usted que esta hoy aqui,de no ser por eso,quien sabe hoy por donde andaria.
    Gracias por la reflexion,por su preocupacion y gracias en nombre de todos los pueblos que hoy reciben nuestra ayuda debido a su preocupacion tambien por ellos.

  • Ximena Marillán Luongo dijo:

    Gracias compañero Fidel, gracias por estar cuidando de nuestro Comandante, gracias a tu pueblo, al cariño que sabemos está recibiendo por parte de todos ustedes

    Dios los bendiga a todos

  • Reynaldo Vázquez Pérez dijo:

    LOS DESEOS MAS SINCEROS DE QUE CHÁVEZ SE RECUPERE PRONTO, CONFIAMOS EN LA MEDICINA CUBANA, P´LANTE COMANDANTE, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

  • Luis Ernesto Ruiz Martínez dijo:

    Excelentes fotos de nuestros Comandantes y meridiana reflexión de nuestro querido Fidel. Mucha salud para ambos. Cuba entera les desea ÉXITOS. Hasta la victoria SIEMPRE!

  • JOHNY BOSCAN ZEA dijo:

    Como lo dijo el comandante Chavez en su alocución al mundo relacionado a su padecimiento temporal; el comandante Fidel, podría decirse que casi siempre, sus predicciones buenas o malas se cumplen a lo largo del tiempo, con el consabido no dicho pero si pensado “si lo dijo Fidel, es cierto”, conocimiento adquirido de la sabiduría de los hombres experimentados. Hubiera preferido que Fidel, y me permito la familiaridad, no hubiera visto nada en el Comandante Chavez, pero con Fidel y su vista, es casi imposible pedirlo; en cualquier caso fué mejor diagnosticarlo en nuestra segunda patria, la bella Cuba, que no haber sabido nada de ello.Por eso estoy satisfecho, mi presidente en buenas manos de médicos bajo la tutela del comandante Fidel.Mi comandante Chavez ahora haciendo lo suyo, recuperandose para que a su retorno y junto a su pueblo continuemos la batalla de esta revolución.Estamos venciendo…

  • PABLO DEVIA dijo:

    Cuanta razón hay en estas palabras de Fidel, el presidente Hugo Chavez trabajó y si Dios quiere va a seguir trabajando incansablemente por la liberación definitiva de América Latina, cada hora extra de Chavez son dos de descanso de los mandamás de los paises explotadores cuanta verdad, a Hugo Chavez no se lo vió nunca de rodillas y esta vez le toca una batalla tan o mas dificil que las anteriores donde ponerse de rodillas lo hará seguramente y únicamente ante el altísimo para que le de fuerzas y vuelva como un león a la lucha por la paz y la dignidad del pueblo latinoamericano.
    Mucha fuerza presidente Chavez y hasta la victoria siempre, usted es una de las personas que no tienen reemplazo en esta pelea por eso lo necesita tanto nuestra América. Desde Argentina lo saluda con respeto y admiración un simple habitante con ganas de que en esta lucha gane la verdad y la justicia.

  • PCdoB - Partido Comunista do Brasil dijo:

    VIVA FIEL!

    VIVA CHÁVEZ!

    VENCEREMOS!

  • hilda gonzalez dijo:

    dios bendiga a los dos gigantes revolucionarios fidel admiro tu leatad con mi presidente chavez los venezolanos no tenemos como retribuirte la atencion prestada,sino con AMOR y llevando por siempre a nuestra cuba en lo mas profundo de nuestros corazones gracias fidel quien te admira respeta y lleva en su dia a dia hilda gonzalez 0412 5860815

  • Heliades Rivas dijo:

    Buenas noches Comandante Fidel, sin duda alguna la solidaridad y la amistad de Cuba con nuestro pais Venezuela ha sido lo máximo, pero ahora con esos consejos y esa sabiduría que lo caracteriza a Ud. conjuntamente con los sabios médicos cubanos le han salvado la vida a nuestro querido Presidente Chavez solo nos queda para siempre un agradecimiento que desborda nuestro corazón porque a nuestro Presidente lo amamos, él se ganó el corazón de su pueblo y quien le hace el bien y lo quiere es nuestro amigo y eso son Ustedes para nosotros los venezolanos unos verdaderos amigos. Gracias y que Dios les devuelva con mucho bien y prosperidad para su pais.

  • Dardo Ribas dijo:

    LAS IMÁGENES SON HONDAMENTE EMOTIVAS:
    EL MAESTRO JUNTO A SU DISCÍPULO

    Nos alegra el corazón cada vez que Fidel escribe. En estas circunstancias, creo que todos estábamos esperando sus palabras.

    Dije “maestro” y dije “discípulo”. Pero también agrego, simbólicamente, un padre maravilloso junto a su hijo en una dramática circunstancia.

    Está claro que no existe ese parentesco sanguíneo, sino otro, tal vez, mucho más profundo. Todos los revolucionarios nos sentimos hijos de Fidel. Él tiene hijos por todo el mundo, como los tuvo Lenin. Y la comparación no debe asombrar a nadie. Fidel es el Lenin de América.

    Mientras leemos estas líneas que auspician pletórico optimismo en cuanto a que el comandante Chávez superará esta contingencia, la prensa del imperio y la otra, la servil, incondicional, la prensa de alcantarillas, se dedica a elaborar sus ansiados pronósticos.

    Ya están hablando de los “sucesores”; del cambio que, según ellos, se avecina en Venezuela. Lo mismo hicieron, por años, con la heroica Cuba. Mataron mil veces a Fidel; imaginaron todo tipo de perversas fantasías y cuando la realidad les golpeó el rostró no tuvieron, siquiera, el mínimo gesto de arrepentimiento; decencia, honradez, que cualquiera espera, incluso, en un adversario digno.

    Está claro que la dignidad no tiene nada que ver con esa prensa a la que me refiero. Es un parámetro moral que desconocen. De esa manera, debemos asistir todos los días a sus maniobras repugnantes que pretenden confundir a la gente, aturdirla, para que no reflexione.

    Las palabras de Fidel, como siempre, son un claro manantial de certezas. Estamos felices de verlos juntos, al maestro y su discípulo.

    Una garantía que ni la muerte podrá sustraer a nuestra América insurrecta de la aparición de nuevos líderes.

    Nuevos líderes que abrevarán en el legado inmortal de estos grandes que aquí vemos. La liberación, aunque cueste, está asegurada.

    ¡Salud, comandantes!

  • maria dijo:

    No he sido admiradora de Fidel, pero aprendí a respetarlo, luego entendí que es un hombre de inteligencia y lealtad superior, debo decir y desde lo más profundo de mi alma, que ahora yo amo a Fidel y me siento totalmente agradecida con él y su nación. Y creeré firmemente en sus apreciaciones.

  • Nancy pineda de maduro dijo:

    Es un orgullo para nosotros los venezolanos la inmenza colaboración que le fue prestada en cuba a nuestro líder comandante Hugo Rafael chavez frías presidente de nuestra querida Venezuela gracias a mi dios que el comandante esta bien y prono lo teñdremos en Venezuela y gracias al pueblo cubano en especial a nuestro amigo fidel castro ruiz y a todas a quellas personas que de otra manera le han prestado ayuda mil gracias y muchas bendiciones con todo mi amor de esta humilde compatriota venezolana y guara Nancy pineda de maduro barquisimeto 4 de julio de 1911

  • luz mary dijo:

    Gracias Amigo Fidel porque existes, y gracias a yi nuestro comandante esta mejorando satisfactoriamente, sigue cuidándolo , yo he pasado dias de angustia, porque nuestro presidente es parte de mi familia, tanto que siempre ha estado en ,mis oraciones, todo esto me enseño que a partir del martes tu también estarás…cuidate hombre bueno, cuida a tu hijo.que es nuestro padre.

    Cuba y Venezuela unidas por siempre

  • Noel Esteban dijo:

    Una vez más la vida premia a los grandes. Fidel con visión de futuro alertó y condujo a Chávez hacia la solución de un problema grave de salud y Chávez como hijo admirador de su padre se deja conducir a su recuperación en bien de su salud y de los pueblos de Venezuela y Cuba. Una vez más gracias Fidel …. Hasta la victoria siempre

  • irma josefina avila medina dijo:

    fidel Eres sabio cuando todo lo haces con amor e inteligencia, que grande tu capacidad de actuar, razonar y ahora no te amo, te tripleamo, por todo lo que tu y lo medico cubano hicieron con el comandante camarada chavez,de darle fe, fortaleza, fuerza, y esperanza de continuar en la revolucion como el lider unico de mi patria venezuela libre soberana y antiimperialista…… gracia mil gracia…

  • Oscar Naranjo Escobar dijo:

    José Martí expresó estas hermosas palabras:

    “Los hombres necesitan quien les muevan a menudo la compasión en el pecho, y las lágrimas en los ojos, y les haga el supremo bien de sentirse generosos”

    Eso fue lo que sentí cuando escuché las palabras de Chávez al informar el resultado de su enfermedad.

    A él le decimos: “Cuente usted con toda nuestra generosidad y apoyo”.

  • Liena dijo:

    ¡Larga vida a Chávez y a Fidel! ¡Viva la Revolución Bolivariana! ¡Viva la libertad!

  • jhoan Quinteto dijo:

    Esta sera otra victoria para ud para la revolucion y para el pueblo venezolano. Q Dios lo bendiga siempre presidente q se recupere pronto el pueblo lo espera venezuela pide pos su salud. Esperamos su pronto regreso.. Palantecomandante

  • REBECA ACEVEDO dijo:

    GRACIAS COMANDANTE FIDEL, GRACIAS CUBA POR SU AMOR A VENEZUELA, POR SU AMOR A MI PRESIDENTE CHAVEZ, GRACIAS POR CUIDARLO. AMO A CHAVEZ. ¡VIVA FIDEL Y VIVA CHAVEZ !. DESDE GUARICO VENEZUELA.

  • Rafael dijo:

    Desde Córdoba, España, salud y fuerza para ambos. Su ejemplo cala cada día más en los pueblos de todo el mundo, a pesar de las injurias y mentiras mediáticas del capital.
    Comandante Chávez, le deseo una pronta y total recuperación para que nos siga gratificando y dando luz con sus trabajos.

    Un abrazo

  • Mostrando 20 de 180 comentarios [Cargar más comentarios]

Se han publicado 180 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fidel Castro Ruz

Fidel Castro Ruz

Líder histórico de la Revolución Cubana. Ha escrito numerosos artículos, reflexiones y libros sobre la situación mundial, la historia de Cuba y su actualidad.

Vea también