Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Culpabilidad en “Inocencia”

En este artículo: Cine, Cuba, Cultura, Historia
| 32 |

Escena del filme Inocencia. Foto: ACN.

No creo decir nada nuevo si afirmo que la película cubana Inocencia, dirigida por el cineasta Alejandro Gil, tiene algunas culpas. Entre ellas la de demostrar que al público cubano le siguen motivando los temas históricos siempre que se traten con la inteligencia, la belleza y la originalidad que logren conmover, aun cuando aborden hechos que escuchamos relatar desde nuestra niñez.

En este caso, el fusilamiento de ocho estudiantes de medicina cubanos por el colonialismo español en un juicio amañado a partir de motivaciones y presiones políticas.

Pero también, a partir de ese suceso tan conocido en Cuba, la película aporta referencias poco difundidas y lo hace desde un enfoque muy enriquecedor. En particular, el paralelismo con que cuenta las actitudes de los representantes de dos instituciones religiosas ante el mismo hecho: un sacerdote de la Iglesia católica que llama a aceptar sumisamente la muerte injusta, y de otro lado los integrantes de la sociedad secreta Abakuá, que se lanzan -semidesnudos y muy mal armados- al rescate de los jóvenes inmolados.

El papel en esos acontecimientos de los Abakuá -una sociedad fraternal surgida entre los negros traídos a Cuba como esclavos desde África que ha sufrido a lo largo de la historia discriminaciones y malinterpretaciones diversas - ha sido muchas veces soslayado, incluso el escritor Heriberto Feraudy llamó la atención sobre cómo nuestra prensa no ha mencionado este pasaje entre los aportes de la película.

Como cita Feraudy al final de su artículo, fue el Che el primer dirigente de la Revolución en referirse a este hecho, cuando en el discurso por el 90 aniversario del crimen contra los estudiantes afirmó:

“Y no solo se cobró en esos días la sangre de los estudiantes fusilados. Como noticia intrascendente, que aún durante nuestros días queda bastante relegada,  porque no tenía importancia para nadie, figura en las actas el hallazgo de cinco cadáveres de negros muertos a bayonetazos y tiros. Pero de que había suficiente fuerza en el pueblo, de que no se podía matar impunemente, dan testimonio el que también hubiera algunos heridos por parte de la canalla española de la época”.

Frente a la injusticia siempre hay dos caminos, rebeldía o sumisión. El primero, aun cuando no siempre ha sido inmediatamente exitoso, es el que a la larga nos ha permitido sobrevivir como pueblo.

El cine cubano lo ha reflejado en no pocas ocasiones y ahora que nuevamente lo hace y logra, con la emoción del arte verdadero, conmovernos, es bueno que se diga y se aplauda, junto a todos los méritos de un filme que ha logrado llevar a los cines a cubanos y cubanas para mirarse en su historia.

Y que jamás vuelva a relegarse el papel de esos que escogieron la culpabilidad de enfrentarse  “a bayonetazos y tiros” para impedir la muerte de ocho inocentes.

(Tomado de lapupilainsomne)

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rosina dijo:

    observo en el articulo cierto deseo de minimizar a la iglesia catolica, no he visto la pelicula pero ya voy prejuiciada, quizas sea un criterio a priori, gracias

    • Eduardo González S. dijo:

      Rosina, la Iglesia Católica en Cuba no fue la misma que en latinoamérica de manera general. Venir con la cruz en una mano, en la otra la espada y diciendo "cree en lo que creo o te meto en la hoguera", no es algo para sentirse orgullosa ninguna institución. Con excepciones honrosas como Fray Bartolomé no se logra compensar eso. Y es que siempre fue la iglesia de los opresores, de ahí que los templos estaban mayoritariamente en las ciudades, que no es lo que se dio en el resto del subcontinente. Por eso no veo intención de minimizar a la iglesia y menos todavía, de atacar la creencia, algo en lo que muchas veces caemos los que no profesamos la fe, pues iglesia y religión son dos cosas diferentes. Un saludo.

    • m&m dijo:

      Rosina, en Cuba a iglesia catolica fue y en cierta medida aun es la iglesia de los ricos y sus intereses y otras cositas, a diferencia del resto de america latina donde desde pastores hasta obispos han dejado cuerpo, sangre, alma y vida por los pobres de la tierra

  • Pablo dijo:

    El pasaje de los abakuá no es un aporte de la película sino de la historia, esa misma que debemos estudiar y releer constantemente para que no nos vendan mensajes de instituciones que seguramente no fueron tan sumisas ni otras tan gloriosas.

  • monik dijo:

    Les dire que naci en la generacion del 70, y he visto pelicula quizas mas de las que quisiera, pero soy profesional y el tiempo libre me gusta el 7arte.Mi hijo que estudia en la UCLV y le proyectaron la pelicula , me la trajo en su memoria ...QUE PELICULA TAN HERMOSA, LLENA DE VALORES, REFLEXIONES, CON AMOR, ....en fin serian muchos adjetivos que pudieran hacer mencion. Es una pelicula que no debe de faltar en el 100% de las Escuela de este pais.Ya que esta nueva generacion debe conocer mejor aun nuestra historia, incluso vi en el programa 3D ,como se hizo y los mismos artistas no tenian ese conocimiento, y mas tarde le preguntan a una joven si fuera artista conquien le gustaria actuar......y dice que no ve la tv cubana, Hay que motivar a las personas en sentido general a ver esa hermosas peliculas.

  • dr orlando gutierrez boza dijo:

    Gracias Iroel por este articulo lleno de justicia con los heroes de la oscuridad,que en protesta armada, segun nuestra tradicion oral y documentos del celador del barrio y otros de la epoca trataron de rescatar a los estudiantes de medicina victimas del abominable crimen,,,les llamamos heroes de la oscuridad porque eran negros y por estar estos hechos en la penumbra historica,,,es muy importante destacar que el director de la pelicula haya llevado a la pantalla este hecho,lo cual aparte de los sentimeintos patrioticos del filme que tanto ha calado en nuestro pueblo,pone de ,manifiesto como ya en 1871,igual que ocurria en la manigua,se derramaba sangre de blancos y negros como simbolo de rebeldia,,,tanto el autor de INOCENCIA,como el de este articulo nos reafirma que formamos los cubanos parte del taller del sol y los hombres y mujeres del taller del sol,no le temen a las nubes,,,VIVA CUBA LIBRE..

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Me duele tanto pensar que el que abatió a Martí era cubano,los que persiguieron a la expedición de Los Maceo y otros importantes por Duaba,los Indios de Yateras,eran cubanos,los que vinieron por Girón,tambien eran cubanos.

    • Eduardo González S. dijo:

      Manolo: ¿¿¿¿¿?????????

  • observador 2019 dijo:

    Rosina, no vayas prejuiciada, acuerdate que es un comentario de Iroel, valóralo como lo que es. Ese pasaje en específico es una licencia historica, no ocurrió exactamente como la pelicula muestra. La pelicula en resumen es una aproximación a ese suceso funesto y vergonzoso en nuestra historia, realizada con decoro y que no debemos dejar de ver. La indignidad no fue solo de parte de los españoles (los voluntarios eran cubanos) y la valentia y pundonor también honró a españoles implicados en este tristisimo evento. Con actores cubanos, la mayoria con buenas actuaciones y desgraciadamente no en algunos protagónicos, al no existir el acento español puede que algunos no adviertan la complejidad de la historia. Gracias al director y a quienes tuvieron que ver con esta necesaria obra artistica. y por favor, no caigamos en ingenuidades y valoraciones extemporáneas como la de Lopez Obrador en mexico.

    • Jandro dijo:

      Una aclaración, observador 2019: Los voluntarios no eran cubanos. Al menos mayoritariamente, el Cuerpo de Voluntarios estaba formado por españoles de clases inferiores, muy poco vinculados con los sectores gobernantes y económicamente poderosos peninsulares (aliados con la sacarocracia criolla). Estos españoles pobres venían a la colonia, algunos desde su niñez, a trabajar en lo que pudieran (la bodega de un tío tal vez, por ejemplo). Su procedencia de "la Madre Patria" les servía a muchos de escudo para su autoestima ante la sociedad criolla, especialmente ante los jóvenes de familias acomodadas que podían costear estudios universitarios.
      (Existe quizás una tendencia a equiparar a los voluntarios españoles con los rayadillos cubanos, y es un error. Estos últimos actuaban en el campo, que conocían como la palma de su mano, para lo cual, lógicamente, sí debían ser cubanos.)

  • Ing.Luis Enrique Fuentes Salas dijo:

    Manolo existen y existiran alimañas, sabandijas y... porqueria en ambas partes de la trinchera, aun en el dia de hoy...!!!

  • Betty dijo:

    estudié historia y jamás supe de la verdadera historia de los 8 estudiantes, bien merece ese homenaje que anualmente hacemos a esos muchachos que injustamente fueron asesinados. La pelicula es dulzura, amor, ética, patriotismo y justicia. Vivan nuestros héroes!. Ojala todos los jóvenes y los niños cubanos sientan suya esta historia.

  • yosoy dijo:

    m&m la iglesia catolica iglesia de los ricos??? aun?? que ricos??? hay ricos en Cuba??/ los nuevos ricos no los veo muy creyentes no me hagas reir, mucha gente de pueblo hoy en dia va a misa los domingos, ponte a observar las visitas de los Papas a Cuba a ver cuantos ricos estaban???

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      Los nuevos ricos (que ya no son pocos), sí son creyentes en su mayoría, pero casi ninguno es católico, sino que pertenecen a denominaciones religiosas protestantes o de origen africano. Sólo hay que visitar una iglesia y observar a los fieles para darse cuenta.

  • ppg dijo:

    ¿Iglesia Católica contra Potencias Abakuás?
    De verdad que no veo la pertinencia o la necesidad de contrastar de esta forma las supuestas actitudes de representantes de las dos religiones, en el pasaje de la película que representa el asesinato de los estudiantes de medicina el 27 de noviembre de 1871. Estos tiempos reclaman la unidad de todos los patriotas.
    Este sacerdote, no sabemos quién es, se representa en la cinta, efectivamente, consolando y llamando a la resignación a uno de los estudiantes. Creo que no mucho más pudo haber hecho un sacerdote católico ante aquellas bestias analfabetas, que apenas un año y medio antes habían depuesto y embarcado, en el puerto de La Habana, nada menos que al entonces Capitán General español Don Domingo Dulce y Garay.
    Digo que se toma la parte por el todo a partir de la figura de aquel sacerdote, pero se soslaya, no sé si por desconocimiento o deliberadamente, la actitud de otro representante de la Iglesia Católica que estuvo implicado en aquellos dolorosos sucesos; me refiero al hecho de la destitución de presbítero cubano José Mariano Rodríguez y Armenteros de su cargo de capellán del cementerio de Espada por el gobernador y Capitán General interino por el hecho de no haber brindado “…la cooperación que se esperaba de él para acusar a los estudiantes.”, para decirlo con las palabras que usó Fermín Valdés Domínguez en su libro El 27 de Noviembre de 1871, al describir el diálogo entre el gobernador político y el sacerdote Rodríguez Armenteros.
    En cuanto a la participación de un grupo de religiosos abakuás en un intento de rescate de los estudiantes que iban a ser fusilados, debo decir que se ha hablado mucho de esta supuesta acción, por lo demás, indiscutiblemente noble y valiente, pero aquí surgen opiniones contrapuestas en cuanto al rigor histórico de si se produjo o no. En ECURED se plantea que “El 27 de noviembre de 1871, el Gobierno colonialista español fusiló injustamente a los ocho estudiantes de Medicina (de raza blanca), acusados de profanar la tumba del periodista español Gonzalo Castañón Escaro (Escarano debió decir), quien desde su diario insultaba a los independentistas cubanos. En defensa de los estudiantes salieron varios negros abakuás armados, que fueron asesinados a tiros”. Otras autorizadas voces, como la del escritor e investigador Heriberto Feraudy Espino se han referido a la indudable ocurrencia del hecho. Sin embargo, otros documentos que he tenido la oportunidad de consultar me hacen dudar de la autenticidad de aquella hazaña.
    El primero de estos, microfilmado por la Universidad de Harvard, es un documento, un cuadernillo, escrito sobre los abakuás, por un autor desconocido que dice haber allegado sus informaciones gracias a fuentes de la policía colonial de la época “…cuyo deber es conocer todos los actos de las agrupaciones y averiguar sus fines” . Nos advierte el escrito, en sus primeras páginas, que la historia “… por la primera vez ha visto la luz pública en el periódico “La Correspondencia de Cuba y que en forma de folleto publicamos hoy”.
    La publicación se titula “Los ñáñigos, su historia, sus prácticas, su lenguage (sic) con el facsimile (sic) de los sellos que usa cada uno de los juegos o agrupaciones”, data del año 1882 y fue impreso en La Habana por la imprenta de “La Correspondencia de Cuba”, Obrapía 24.
    Ya es de imaginar cuanto de racista y de colonialista tiene la publicación, pero muchos datos de los que brinda no son para nada despreciables como fuentes de la época que nos ocupa.
    En primer lugar en el acápite titulado “Los ñáñigos blancos” se da como fecha de fundación del primer juego de ñáñigos blancos, 25 integrantes en total, la noche del día de Nochebuena del año de 1863, con el nombre de Ocobio y se juramentó en la Calzada de San Lázaro, número 115, entre la Calzada de Galiano y San Nicolás, y fue su padrino el juego de color llamado Bacocó del segundo distrito. Estos integrantes de juego Bacocó fueron suspendidos en sus funciones y castigados por haber vendido a los blancos el secreto por treinta onzas de oro.
    Como vemos, y siempre según la fuente indicada, los juegos de negros y de blancos no tuvieron, a partir de entonces, buenas relaciones, más bien lo todo lo contrario y se reportaron incluso muertos, al tratar los abakuás blancos de visitar los locales de los juramentados negros, como si fueran parte de la asociación. Refiere el folleto que no mucho tiempo antes de la publicación del mismo (1882), se produjo un sangriento encuentro entre varios individuos blancos que trataron de entrar en los salones de un juego de negros llamado Efí Ebemoró, en la calle Industria, en el tercer distrito. Como resultado de la lucha un blanco resulto muerto y otros tres heridos, en la calle Perseverancia, después de haber sido perseguidos los intrusos por los miembros de aquel juego.
    Como resultado de estas continuas reyertas, los juegos de negros acordaron reunirse en Marianao, invitando a los cuatro jefes de los juegos de blancos que ya entonces existían y tomaron el acuerdo de que, en lo adelante, ningún blanco podría introducirse en las funciones de los de color y viceversa. En la calle, los blancos serian respetados como tales juramentados y se harían entre unos y otros, el saludo de armonía, única forma de evitar ulteriores choques. Se significa en dicho documento que hasta aquel momento, 1882, repito, los blancos habían continuado sus esfuerzos por unirse a los juegos de negros, pero sin resultados. Esto lo resumía un lema fundacional que rezaba “La amistad a un lado y el ñáñigo separado”.
    El siguiente juego de blancos no se funda en La Habana hasta 1878, pero ya esta fecha excede el período que nos interesa.
    Como podemos deducir, por lo antes expuesto, no era muy probable que un juego abakuá de negros saliera en defensa de un miembro de un juego de blancos. No se puede descartar que, de haber ocurrido, haya podido ser una acción motivada por la amistad entre personas blancas y negras, pero fuera de las reglas de solidaridad que regían entre juramentados abakuás, por la sencilla razón de que, institucionalmente, no se observaban entre juegos de blancos y de negros.
    Por otro lado, si nos remitimos al libro “a cien años del 71. El fusilamiento de los estudiantes” de Luis Felipe Le Roy y Gálvez, la obra más documentada que he consultado sobre el asunto que nos ocupa, podremos leer, (después de referirse al asesinato por las turbas de voluntarios exaltadas de cinco negros en distintos lugares de la ciudad, aunque todos aledaños al lugar de la ejecución) en la página 140, segundo párrafo, lo siguiente: “Esta matanza de cinco negros ha sido objeto de mucha especulación, inventándose la versión novelesca de que ese día hubo un levantamiento de ñáñigos juramentados, según unos, o de esclavos leales, según otros, que pretendían rescatar por la fuerza a los ocho estudiantes que iban a morir. La falsedad de esta especie se patentiza en el hecho de que, no solo no existe tradición seria alguna en ese sentido, sino, también, que el número de defunciones asentadas en los libros de entierros del cementerio de esta capital, mantiene su nivel normal durante todos esos días”.
    Se ha hecho mención en algunas ocasiones a los sucesos del teatro Villanueva, al allanamiento y saqueo del Palacio de Aldama, a los asesinatos de la Acera del Louvre, pero otros hechos, ocurridos también menos de dos años antes del fusilamiento de los estudiantes, que sí están documentados por varios testimonios e injustamente olvidados, fueron los sangrientos disturbios ocurridos durante los asesinatos en el garrote, en la explanada de La Punta, de los patriotas Francisco León de la Nuez y Agustín Medina. Los relata también Le Roy y Gálvez en la aludida obra, citando diferentes testimonios. Los patriotas León de la Nuez y Medina fueron agarrotados el día 9 de abril del año 1869 y al usar ambos sus derechos de pronunciar las últimas palabras, dieron vivas a Cuba libre y a Céspedes. Inmediatamente después de sus arengas, se produjeron motines y tiroteos contra los voluntarios que dejaron el saldo de algunas víctimas. Quizás este antecedente influya en la creencia de que lo mismo sucedió durante la ejecución de los inocentes estudiantes de medicina.

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      ppg: Haya sido real o no el conato de rescate de marras, su erudición me ha sorprendido gratamente, porque soy amante de la Historia y me atraen particularmente esos detalles anecdóticos que tan poco amigos de narrar son los libros de texto institucionales.
      Le pido que nos siga ilustrando en el futuro.
      Saludos

    • Abel Sosa dijo:

      ppg muy enjundisoso su comentario y atenido a fuentes históricas, pero vale la pena aclarar 2 cosas, quien vende los secretos de iniciación, juramentación y practicas de la sociedad abakua a los blancos fue el mulato Enmanuel Petit, siendo toda la vida rechazado por esta acción por sus ecobios negros.
      La acción de un grupo de negros por inetentar el rescate de los 8 estudiantes no se debío a que fueran hermanos de religión, sino que uno de los esclavos era hermano de leche de uno de los estudiantes, es decir por lazos afectivos, pues su madre los había amamantado a ambos.
      Considero acertado el artículo de Iroel y excelente el filme que pude disfrutar en su premier, quien no se conmueva ante lo que relata, hace mucho dejo de ser patriota.

      • ppg dijo:

        Saludos, Abel Sosa. Ojalá fueran solo dos los elementos que valiera la pena
        aclarar. Esos retos son los que hacen apasionante a la historia, según
        mi opinión. Este señor, Enmanuel Petit, creo que es, no estoy seguro de
        ello, un futbolista. La persona de ese apellido relacionada con la
        religión abakuá se llamó Andrés Facundo Cristo de los Dolores Petit,
        mejor conocido por Andrés o André Petit a quién, efectivamente, se
        señala como el facilitador del primer juego abakuá de blancos, en 1863.
        En relación con el motivo de la aún no comprobada acción de rescate de
        los estudiantes de medicina que iban a ser fusilados por parte de un
        grupo de conjurados, existen varias versiones: la una se refiere a que,
        efectivamente, uno de los estudiantes inculpados, Alonso Álvarez de la
        Campa, era miembro de un juego abakuá de blancos, el Aranará Efor, y la
        otra se basa en que la acción fue encabezada por un joven negro, hermano
        de leche del mismo estudiante. Para afirmar o negar cualquiera de las
        dos es imprescindible declarar las fuentes históricas y bibliográficas, y
        apoyarse en ellas con el mayor rigor. Yo personalmente nada niego o
        afirmo, pero en la historia no puede haber especulaciones, todo debe ser
        probado. En cuanto a conmoverse con la película pienso que no hay que
        ser necesariamente un patriota para ello, con ser humano y justo ya
        basta. Digo con Don Nicolás Estévanez: “Antes que la patria están la
        humanidad y la justicia”.

    • Jandro dijo:

      ppg,
      En relación con su respuesta a Abel Sosa, ¿sería tan amable de declarar la(s) fuente(s) de las dos versiones que usted menciona sobre el conato de rescate? De cualquier modo, al menos una de las dos versiones, la de la pertenencia de Alonso Álvarez de la Campa al juego Aranará Efor, entra en contradicción con el folleto de 1882, donde se afirma que el único juego fundado hasta 1878 fue el Ocobio, cosa en la que usted repara. Personalmente, hasta ahora solo tenía referencias, de oídas, sobre la historia de los hermanos de leche. Ojalá vea usted esta petición y me pueda ilustrar un poco más al respecto.

      • ppg dijo:

        Saludos, Jandro. Efectivamente, existe esa contradicción y constituye, precisamente, una de las razones por las que dudo que ese hecho haya ocurrido. La primera vez que leí sobre la pertenencia de Alonso Álvarez de la Campa a un juego abakuá de blancos fue en un artículo escrito por el investigador cubano Serafín (Tato) Quiñones y publicado, hace más de veinte años, en 1998, en La Gaceta de Cuba. En él su autor se refería a aquel juego, si no recuerdo mal (cito de memoria, pues no conservo la revista), con el nombre de Akaranán Efó Muñón y que me perdone el investigador si no fue exactamente ese el nombre de aquella agrupación religiosa el que apareció en el citado artículo que, por lo demás, no creo que sea muy difícil de encontrar en los archivos de esa publicación.
        En cuanto a la historia de los hermanos de leche, se ha repetido mucho como una leyenda urbana, y también aparece en un extenso y documentado artículo publicado en Cubadebate el veintisiete de noviembre de 2018 bajo el título de “Sucesos del 27 de Noviembre: Cuatro historias contra el odio”, con la firma del periodista Yunier Javier Sifonte Díaz. Le reitero mis saludos y espero que le sean de alguna utilidad estos datos que comparto con usted.

  • Rosina dijo:

    ppg es super instructivo su comentario y muy oportuno todos ganamos con esto, gracias

    • ppg dijo:

      Muchas gracias, amables Carlos Gutiérrez y Rosina. Solo soy un apasionado estudioso de la historia de mi Cuba y atesoro muchos libros sobre la historia de la patria. Les cuentoo que poseo el libro de Le Roy y Gálvez desde su publicación en 1971 y que lo repaso todos loa años. Gracias de nuevo, compatriotas.

  • scorpion dijo:

    ppg Su comentario al menos para mi está mejor que el del periodista, es más didáctico y enriquecedor sobre cuestiones de la historia que no se deben pasar por alto, y como bien Ud manifiesta, no se puede tomar una parte por el todo porque se crea una matriz de opinión contra algo que no es solo en blanco y negro, tiene matices, y me refiero al artículo del periodista sobre la valoración que hace sobre la religión católica, pero no voy a abundar en esto ya Ud le respondió, mi respeto

    Saludos

    • artemiseño dijo:

      Ciertamente scorpion el artículo de Iroel contrapone la actitud sumisa (en este caso vino ¿coincidentemente? de un cura y la rebeldía ante la injusticia. También hemos tenido curas rebeldes, así que en mi opinión no es un problema de religiones, si lo puede ser de pensamiento nacional (en ese entonces la mayor parte de los curas eran españoles) y de actitud ante la vida.

  • Roberto Rodriguez dijo:

    Considero que es una pelicula muy conmovedora que debe llevarse a todas las inatituciones educacionales para que los jovenes conoscan lo crueles que fueron con aquellos jovenes.

  • jasmilda dijo:

    Una pelicula preciosa , conmovedora y muy educativa , vale la pena no perdersela y que sea llevada a los centros educacionales de nuestro pais .

  • Bárbara mendoza dijo:

    Quedé muy complacida al ver esa película. Excelentes actuaciones de esa cantera de jóvenes artistas, una escenografía al detalle, pero para mí que soy apasionada al cine y mucho más a la historia pienso que ojalá puedan ser llevadas a la pantalla grande tantas historias que seguramente bellas e interesantes puedan hacer más ricas la cultura de nuestros niños, jóvenes y adultos sobre la historia de nuestro pueblo a través de los años y como siendo tan jóvenes ellos no prefirieron arrodillarse ante el gobierno español. Vayan mis felicitaciones para el director y todo el equipo que participó en INOCENCIA.

  • Alberto dijo:

    Desde edad temprana sabia del fusilamiento de los 8 estudiantes de medicina, y todos los años se recordaban en la escuela, pero al ver la película INOCENCIA (con mayúscula) fue cuando realmente pude comprender el horrendo crimen que cometieron los españoles contra ese grupo de niños, no me queda más que decir que gran película. Me gustaría saber que fue de los HP que dirigían a los voluntarios en su repugnante acción que me recuerda a los israelitas pidiéndole al gobernador romano la ejecución de un inocente (Cristo)

  • G16 dijo:

    Ojala que PPG hubiera escrito el articulo y no el comentario, nos hubiera evitado un mal sabor a panfleto barato que acostumbramos a encontrarnos en la columna de opinión de este sitio. Realmente la pelicula no merece ese articulo tan desprovisto de ética y conocimiento histórico, solo resentimiento en exceso a la religión católica.

    Y por supuesto que el gran valor de la pelicula no es precisamente esa escena que tanto le gustó a Iroel, me imagino que tampoco a muchisimas personas.

  • Pla dijo:

    Es cierto, yo no sabia el peso tan grande que tuvo en ese hecho tan negativo el Cuerpo de Voluntarios formado por cubanos traidores. Recientemente me lei un articulo de Braulio Coroneax y su actuacion en la Batalla de Guisa y creo que debia de hacerse una pelicula de ese hecho tambien, ahi hay historia que contar tanto de la vida de ese hombre que dio su vida.

  • Roberto dijo:

    al publico cubano si no se le empuja a ver el filme casi a la fuerza no va a ver inocencia u otro filme,las problematicas del dia a dia no permiten entretenernos y mas cuando se va a ver un pasaje tristisimo de la historia cubana, yo tuve la oportunidad de ver el filme en el cine Yara donde lo que me encontre fue incomprensiones y burla , tambien sacar a los estudiantes de su docencia para llevarlos al cine como parte complementaria de su preparacion ideologica es un error garrafal pues lo que provoca es el entretenimiento con celulares en un cine, la charla, la jodedera y la fuga del lugar, asi desgraciadamente no se insentivan los conocimientos historicos y menos a la fuerza y no se deja en paz a alguien que si vino a disfrutar la pelicula , tuve que mandar a callar a un grupo de adolescentes entretenidos , es mi experiencia personal , por lo demas un buen filme aunque carente en la direccion de actores y los trajes, por favor para la proxima si un actor esta representando a un personaje historico español al menos utilizen el seseo para que al menos uno se de cuenta que es español por favor, no falto decir consorte o asere que bola porque era 1871, solo pido un poco mas de profesionalidad.

  • karla dijo:

    Hola vi la pelicula y quede muy triste pues al final los escogieron al azar incluso unos de los estudiantes fusilados no estaba en la Habana en esos momentos,me gusto muchisimo la pelicula y la palabra INOCENTES esta bien puesta,por eso todos los 27 de noviembre delante del momumento de los 8 estudiantes de medicina hay que gritar bien alto esa palabra,para que donde ellos esten sepan que se sabe la verdad y que estaran vivos de por vida aunque sus cuerpos ya no esten.

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también