Imprimir
Inicio » Opinión, Medio Ambiente  »

Ecología: No olvidar el tejido del que somos parte

| 36 |

El tejido natural está hasta en los lugares más insospechados e insignificantes.

En una de las tardes del muy lluvioso mayo último, mi hijo pequeño me preguntó cómo era que las nubes podían llenarse tanto (de agua) y seguir flotando. Opté por la respuesta más lógica y breve posible. Y también, para mis adentros, pensé en la terminología que nos persigue hace años cuando llegan situaciones como esta y noticiarios y expertos y vecinos hablan de régimen de lluvias, calentamiento global, cambio climático…

Me vino a la mente un sistema de pensamiento que conocí cuando era adolescente y no había escuchado -no era un tema urgente entonces- mucho sobre ecología, aunque ya tenía en mi librero aquel pavoroso cuadro pintado en La primavera silenciosa (Silent Spring, 1964), de Rachel Carson, que me hizo comprender que nadie, ni animales ni humanos, está a salvo de la cadena que traslada los tóxicos de un ser vivo a otro.

Desde entonces, nunca dejé de caminar con cierta aprensión cuando rodeaba los campos de tabaco o maíz.

El sistema de pensamiento que recordé esa tarde de mayo es el que aparece en la muy citada -y parafraseada- carta del jefe Seattle, de la tribu Suquamish, al presidente de EEUU, en la cual sentenciaba que “la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra (…) Hay una unión en todo. Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra”.

En Silent Spring, que sigue los efectos nocivos de la pulverización indiscriminada de insecticidas como el DDT, el dieldrín y el paratión, Carson advierte que “es un problema de ecología, de interdependencia (…) Rociamos nuestros olmos y las siguientes primaveras se quedan silenciosas, sin el canto de los petirrojos”. Pero el daño, según documenta en su libro, va más lejos, hasta los humanos. Es imposible no pensar en el jefe Seattle escribiendo su carta en un recurrente día de 1855.

¿Qué sucede más de medio siglo después de la primera edición de La primavera silenciosa, cuando pasaron 163 años desde que el líder de los Suquamish advirtiera que “si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres”?

Un informe publicado días atrás revela el desproporcionado impacto que tiene en la vida terrestre el género humano, cuyos actuales 7 600 millones de miembros son apenas el 0.01% de los organismos vivientes en el planeta.

Desde los inicios de la civilización la raza humana causó la pérdida del 83% de los mamíferos salvajes y la mitad de las especies de plantas. En el último medio siglo se perdió alrededor de la mitad de los animales. Hoy solo queda una sexta parte de los mamíferos salvajes que existían antes de la Revolución Industrial. Tres siglos de caza de ballenas han llevado a un quinto esa proporción en los océanos.

Semanas atrás, científicos alertaron que la Circulación Atlántica Meridional de Retorno, un sistema de aguas profundas que lleva el agua caliente de la corriente del Golfo al Atlántico Norte y modera el clima europeo, está en su nivel más débil de los últimos 1 600 años.

Más agua dulce proveniente del derretimiento de glaciares y plataformas congeladas hizo que la corriente se debilitara, pues las aguas no tenían la densidad necesaria para hundirse. De hecho, el flujo decayó en alrededor de 15% en los últimos 50 años, posiblemente como consecuencia del cambio climático.

Si la tendencia continúa, podrían cambiar los patrones climáticos en EEUU y Europa, que sufriría tormentas invernales más fuertes, advirtieron los autores del estudio.

¿Qué más hemos escuchado o leído en las últimas semanas? Cazadores japoneses capturaron y mataron 333 ballenas minke (rorcual aliblanco), de ellas 122 hembras preñadas, durante su “investigación de campo” veraniega en la Antártida, que concluyó en marzo de 2018.

No importan las quejas de hombres de ciencia y ecologistas y la prohibición de la ONU (Corte Internacional de Justicia incluida), Japón defiende que su programa de caza de ballenas tiene fines científicos: es “un imperativo científico” comprender el ecosistema de la Antártida a través de la colecta y análisis de animales, aunque la carne termina en las mesas de restaurantes. Desde hace años el promedio anual de los balleneros nipones es de 300 capturas.

¿Qué más? Seamos breves, sin la intención de hilvanar una lista completa porque es imposible:

-Nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire con altos niveles de contaminantes. La contaminación del aire es un importante factor de riesgo para las enfermedades no transmisibles y causa un cuarto (24%) de todas las muertes de adultos por enfermedad cardíaca, 25% por infarto, 43% por enfermedad pulmonar obstructiva crónica y 29% por cáncer de pulmón. (OMS)

-La Gran Barrera de Coral sobrevivió a cinco eventos de cambio climático en los últimos 30 000 años, pero esta vez podría no resistir, según un estudio de la Universidad de Sídney.

-El cambio climático eleva la temperatura de las aguas superficiales; disminuye el fitoplancton, base de la cadena alimentaria, y las corrientes marinas cambian, se frenan. Sufren las especies del mar. Investigadores de Australia, Nueva Zelanda y España identificaron seis grandes regiones del océano que, por su riqueza, habría que preservar para asegurar alguna biodiversidad. Por desgracia, son las más atractivas para la industria pesquera.

-De 1901 a 2010, el nivel medio mundial del mar ascendió 19 cm., los océanos se expandieron debido al hielo derretido por el calentamiento. La extensión de hielo en el Ártico se redujo en cada década desde 1979.

-Debido a la concentración actual y a las continuas emisiones de gases de efecto invernadero, al final de este siglo podría haber un aumento de 1 a 2° C en la temperatura media mundial respecto al nivel de 1990 (aproximadamente 1,5-2,5°C por encima del nivel preindustrial). Los océanos se calentarán y el deshielo continuará. Se estima que el aumento del nivel medio del mar será de entre 24 y 30 centímetros para 2065 y de 40 a 63 centímetros para 2100 en comparación con el periodo de referencia de 1986-2005. La mayoría de los efectos del cambio climático persistirán durante muchos siglos, incluso si se detienen las emisiones. (ONU)

Es lo que intenta atajar el Acuerdo de París, firmado por más de 190 países y en vigor desde 2016, que sigue la línea iniciada por la Convención de Cambio Climático (1992) y el Protocolo de Kioto (1997), y busca acelerar y concretar las metas de los países para atenuar las causas del calentamiento global, mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales. Incluso, limitarlo a 1,5 ºC.

Y no es solo ciencia y ecología. Hay también matemática, economía, en esta visión. Expertos de la Stanford University, en California, calcularon recientemente que alcanzar la meta de los 1,5 ºC ahorraría al mundo unos 30 billones (millones de millones) de dólares en daños asociados al cambio climático, mucho más que el costo de reducir las emisiones de carbono.

Sin embargo, hace un año el presidente Donald Trump anunció desde la otra costa de EEUU el retiro del Acuerdo de París, alegando que era “draconiano” para el país, lesivo para su economía y el nivel de vida de sus ciudadanos. “Me eligieron para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París”, dijo entonces.

Pero es mala visión, pésima política, pensar en términos de fronteras cuando se trata del mayor problema que enfrenta hoy la humanidad, que demanda actuar con premura, pensar en términos globales y, si es necesario, apoyar financieramente a los países menos capacitados para acometer los gastos necesarios, como establece el Tratado de París.

Es mala visión también, cálculo ingenuo, creer que siendo tan grande el planeta es imposible que el género humano pueda rebasar su capacidad de absorción y resistencia. Quizá por su vasta escala es que debería la humanidad no acercarse siquiera a esos límites, no romper el equilibrio y desatar impredecibles fuerzas destructoras cuando se disloque el sincronismo de los inmensos engranajes que mantienen la vida en el planeta.

“Existen pruebas alarmantes de que se pueden haber alcanzado o sobrepasado puntos de inflexión que darían lugar a cambios irreversibles en importantes ecosistemas y en el sistema climático del planeta. Ecosistemas tan diversos como la selva amazónica y la tundra antártica pueden estar llegando a umbrales de cambio drástico debido al calentamiento y a la pérdida de humedad”, ha advertido la ONU.

Nunca tuvo la humanidad más conocimiento y tecnología para afrontar mecanismos tan complejos, frágiles y explosivos como los del cambio climático.

Nunca, sin embargo, fueron más poderosas las fuerzas contrarias cuando escasea el tiempo, desde el crónico mal por el cual “los habitantes de las distintas naciones se matan entre sí a intervalos regulares”, como decía Einstein, a la visión cortoplacista de gigantes económicos, gobiernos y grupos humanos que buscan un excedente material a toda costa, o un esquema de desarrollo que requiere para su validación el crecimiento económico continuo ajeno a los límites naturales del planeta y que no valoriza el crecimiento distributivo o el valor agregado sostenible.

Hace poco científicos detectaron una corriente marina desconocida hasta ahora, y que bautizaron como Corriente de la costa sur de Madagascar. En pleno siglo XXI. Quizá pudiera haberse desvanecido antes de ser descubierta. Como miles de especies que se extinguieron antes de ser conocidas por el hombre, y cientos que están muy cerca de perderse.

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) registró 69 especies declaradas extintas en 2017. Para fotos, libros de ciencia y colecciones de fotos quedaron animales como la tortuga floreana y el león marino japonés, luego de que por años las búsquedas no llevaran siquiera a un solo ejemplar.

Hay cierta nostalgia, cierto sentimiento de pérdida, cuando hojeamos libros o vemos galerías de fotos de especies extintas que ya nunca serán parte del mundo en que vivimos, no convivirán en el tiempo con nosotros, y cuya pérdida hace más precaria la riqueza y la estabilidad biológica del planeta.

La historia de la Tierra se remonta a 4 600 millones de años. Si partimos desde que apareciera el Homo Sapiens Sapiens u hombre moderno, hace 130 000 años, hemos vivido en ella el 0,003% de ese tiempo; desde que comenzó hace unos 200 años la Revolución Industrial, el 0,00000004%, y el 0,00000003% si tomamos en cuenta la era del petróleo.

Entre ese ínfimo 0,00000004% y 0,00000003% de un tiempo terrestre de 4 600 millones de años hemos sido protagonistas de lo que muchos científicos consideran la sexta extinción masiva de vida en la dilatada historia de este mundo.

¿Es buen camino el de la tecnología sin una ética que nos regrese al estado de convivencia respetuosa con la Tierra que necesitamos hoy? ¿El de organizaciones supranacionales que nacieron para avanzar los intereses planetarios y más de medio siglo después no logran comenzar a imponerlos cuando se trata ya de la más simple supervivencia? ¿Para qué la acumulación del saber?

¿De qué nos ha servido todo si no comprendemos aún; si desde el siglo XIX un jefe indio que no conocía la corriente eléctrica ni la teoría de la evolución de las especies ni los patrones mundiales de corrientes marinas, decía con total convicción y creencia asimiladas algo que tanto tiempo y conocimiento después seguimos soslayando, subestimando a un nivel tal que roza la ignorancia en el sentido más holístico e imprudente del término?

“El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo”, advertía en su carta el jefe indio norteamericano. Rachel Carson insistía en que “es un problema de interdependencia”. El Tratado de París incluye términos como “justicia climática” y habla de “la importancia de garantizar la integridad de todos los ecosistemas, incluidos los océanos, y la protección de la biodiversidad, reconocida por algunas culturas como la Madre Tierra”.

Hace muchos años, mientras intentaba sin éxito escapar de un frío aguacero bajo un cafetal en las montañas del centro de Cuba, dije en broma a un amigo campesino que la Tierra debía tener muchos problemas ese día, “porque mira que llora el cielo”. “Sí -me respondió-, solo con aguantar el peso de todos nosotros ya tiene para rato. El problema es cuando se le acaban las lágrimas, y deja de llover, y por mucho tiempo”.

“¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció. ¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció. La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia”, afirmaba el jefe Seattle hace más de 160 años. Debieran ser palabras que leyeran cada día presidentes, empresarios, maestros, hombres y mujeres. Porque seguimos siendo oxígeno, carbono, hidrógeno y nitrógeno en más del 90%. Agua en el 75% de nosotros. Porque seguimos “condenados” a respirar esta atmósfera, y porque -habiendo solo llegado, a duras penas, a nuestra árida Luna- únicamente tenemos este planeta para sobrevivir, y vivir.

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Después de leer este artículo he tenido que tomar un trago para alejar las ideas suicidas. Me gustaría que, además pintar el horrendo panorama ecológico que nos rodea, el autor nos diese algunas sugerencias prácticas sobre lo que podemos hacer con nuestros medios los cubanos de a pié, para evitar o al menos posponer todo lo posible, las sombrías desgracias que se anuncian aquí.
    Saludos.

    • Enrique.B dijo:

      Bean el documental: Before the flood

  • Graffiti dijo:

    Es cierto que la casa de todos se nos está haciendo inhabitable, para los países ricos y para los pobres, porque todos compartimos esta casa. Ahora, si queremos recuperar algo de todo lo perdido a los ricos les toca los mayores sacrificios; privarse de tanto consumo, cambiar cada año de carro y de casa y de esto y de lo otro, todo a costa de materias primas que salen de este hermoso planeta. A los pobres nos han tenido todo el tiempo privado de casi todo, y por quitarnos nos quitaron los bosques, los minerales, agotaron las mejoras tierras, y nos privan hasta de los mejores talentos. Sin embargo, no todo es culpa de los ricos de afuera, mis hijos no pueden bañarse en el rio que me bañé cuando era niño, no solo porque mi familia emigró a la ciudad, también porque aquel rio es una corriente maloliente e infectada de criaderos de cerdos que vierten sus desechos. En este tema a todos nos toca una partecita o una parte mayor. En esto también nos salvamos todos o nos hundimos todos.

    • Sergio dijo:

      Lo ha dicho tal y como es,,,, no todos es culpa de los RICOS (y mucho menos de los RICOS de AFUERA, ahí pueden ver los destrozos AMBIENTALES de la RONERA de SANTA CRUZ, HAVANA CLUB, y sobre lo cual hay un MUTIS TOTAL), que tiene gran parte de culpa. Pero sólo eso, PARTE,,, nosotros también hemos contribuido, y mucho la critica situación ambiental en nuestro país.

      Ni hablar del AIRE que se respira, al menos en LA HABANA,,,,,

      AHora que se habla de constitución y reformas,,,, que se pondrá EXPLICITAMENTE en ella en relación a esto?,,,

      Saludos,

  • Lector13 dijo:

    Excelente articulo.

  • Pablo Fuentes dijo:

    Siempre aplaudo reflexionar sobre el tema. Pero siento que tenemos como genero humano una enfermedad de espirutu que nos acomoda a esperar por lo que deben hacer “los otros”. Yo soy un nanopunto en el universo, Que puedo hacer por el ? , dicen los que incapaces en ocaciones de limpiar nuestro patio queremos una ciudad limpia, una playa sana y hermosa, y todas las bondades de la Madre Tierra las deseamos y apreciamos; pero seguimos criticando instituciones y gobiernos sin reconocer lo que puede aportar cada elemento de la sociedad! Consideremoslo, como dice Calviño: Vale la Pena.

  • Pioneer dijo:

    Este es un tema complejo, dudo que algún especialista en el tema en un tratado, no ya un en un artículo o en miles de ellos, se llegue a alguna conclusión plausible, hablamos de los efectos antropogénicos en el planeta, pero aún no sabemos ¿Cuáles han sido y el alcance que han tenido?, no sabemos tampoco si , ¿Son parte o no de uno de los ciclos normales de esto que llamamos universo?, aun no sabemos ¿dónde estamos? ni, ¿quiénes somos? y si ¿Somos?, es pretencioso creer que se tiene una teoría cierta sobre este tema y es curioso todos los que hablan sobre él , creen tener tesis, están llenos de certezas, hacen un daño enorme mezclando temas políticos o politizando el tema, porque se hace más difícil el estudio cuando se parte de hipótesis parcializadas y ya con un preconcepto de las cosas, en los últimos 40 años hemos alcanzado saber mas que todo el tiempo anterior, ¿Que son 40 años en la historia del universo?, nada, eso se debe en gran parte por la osadía del ser humano, hoy hubiésemos desaparecido como especie si nuestros ancestros no hubiesen quemado bosques por ejemplo, hoy no supiésemos nada de nosotros ni del mundo circundante sin haber sacado el petróleo de la tierra, hoy no tendríamos la esperanza de llegar a otros lugares sin el estudio de la energía nuclear de los isotopos de la química y la física de la vida, ¿hemos contaminado? , quizás sea cierto, pero estaremos de acuerdo que solo es válido el universo para la especie si la especie puede explorarlo, lo conoce y lo entiende, si no servirá para otra cosa pero no para el hombre y pervertir lo que se hace va en detrimento del horizonte, Un hombre visto por un Leptón es un universo de conglomerados de procesos físicos enormes, tan enormes como vemos nosotros una galaxia, que se funcionan con una armonía y esa armonía se rompe por procesos que ocasionan su desequilibrio ya sean violentos , físicos , químicos o biológicos y quizás los leptones puedan ver cosas que ocurren en las ondas o en las cuerdas de ondas que después desintegren la armonía de la galaxia que hoy llamamos cuerpo humano, por otra parte no somos mas que un polvo raro, como una suciedad en la superficie de un planeta pequeño de un sistema mediano de una galaxia de espiral barrada mediana de un grupo de galaxias pequeño de un universo de millones de millones de grupos de galaxias que se expanden, a veces me pregunto, ¿Tenemos derecho a creer que alguna observación o alguna hipótesis o tesis es válida? , ¿Que nos hace tan egocéntricos?, que somos nosotros quienes estamos analizando lo que es, debe serlo para nosotros y nuestra curiosidad incansable nos ha traído hasta lo que somos, hoy somos mas de 7000 millones porque hemos descubierto como producir comida para esa cantidad, si no fuera por el desarrollo humano del cual se quejan muchos, hoy no pudiéramos ser ni miles y quizás nos hubiésemos extinguido, si mañana entendemos que es antropogénico y que no, será porque nunca saciemos nuestro ímpetu de desarrollo en espiral , la dura realidad es que hoy hacer balances es una necedad y para los que preguntan que hacer , pues nada que hagamos sabemos realmente si nos esta hundiendo o nos está salvando, quien diga que lo sabe, es sencillamente un ignorante.
    Saludos.

    • El buril dijo:

      Pioneer: Ok, estoy en línea con su comentario. Existe una tendencia de exhortación a algo así como que el mundo se está acabando, los recursos no van a alcanzar, renegar del desarrollo actual mundial, ( que es disparejo es cierto, pero ya entramos en temas políticos y no es el asunto), claro que la humanidad a cometido errores, pero desde el mismo inicio, pero ha predominado por suerte el interés investigativo del hombre, por aquello de mejorar la vida en todos los sentidos, que hemos incurrido en gastos, en emanaciones de gases tóxicos, pruebas y detonaciones, explotación de pozos de petróleos en tierra y fondo marino, sí es cierto, pero ya estamos utilizando de forma progresiva y ascendente las tecnologías de producciones más límpias, ya se generaliza el uso de la energía solar, del viento, del mar, qué pretenden algunos, apretar un botón y borrar de pronto toda la tecnología anterior y ya poner a todo el mundo a vivir con la energía solar, etc, sencillamente no es posible, no procede, es parte de lo que tenemos que vivir, la audacia está en dejar y promover a los hombres, instituciones y giobiernos a que continúen apoyando e invirtiento en el desarrollo. Mi criterio es que el planeta, el nuestro, no tiene ninguna crisis de recursos, la única crisis que avisoro, es de tiempo, de tiempo para ponernos de acuerdo y hacer de conjunto lo mejor y correcto.

    • Enrique.B dijo:

      Las cuestiones del cambio climático tienen que ver con cuestiones políticas, todos los países acusándose unos a otros diciendo quien va a pagar esto quien va a pagar lo otro y al final no hacen nada más que hablar, tal vez no hubiésemos llegado a este punto tan rápido sin extraer el petróleo o demás minerales, pero hubiéramos llegado sin causar el desastre que causamos, la avaricia del ser humano es tan grande que por eso es que han extraído el petróleo de forma incontrolable, por eso siempre ponen escusas para destruirlo todo en el bienestar del desarrollo y no del ser humano y de todos los seres vivos de este planeta, el desarrollo es bueno pero un desarrollo incontrolable no, la explotación excesiva de los recursos están causando toneladas de desechos todos los días alrededor de todo el mundo y se ha probado más de una vez como es que ese desarrollo a destruido ecosistemas enteros y exterminado a especies hasta llevarlas a su extinción, hemos llegado a niveles peligrosos para la existencia del ser humano y de todos los seres vivos, y actualmente eso se puede evitar, pero no se hace porque nadie quiere detener el desarrollo o desacelerarlo para que sus países sigan ganando mas incluso a cambio de la destrucción del ser humano, por sus incontrolables avaricias de tener más y más aún incluso cuando no hace falta, y aunque es cierto que con ese desarrollo se ha demostrado que de los más de 7000 millones se podría hasta alimentar 13200 millones y aun así no se hace y gran parte de la población mundial viven con pobreza extrema y millones mueren todos los días de hambre, con toda esa tecnología se podría crear nuevas fuentes renovables de energía pero no se hace porque las transnacionales del petróleo, el carbón y demás productores de energías no renovables no quieren perder dinero si se implementaran por todo el mundo energías renovables, por eso es que ellos pagan miles de millones todos los años para que en muchos noticieros y periódicos del mundo se diga que el cambio climático y demás es mentira y que no va a pasar nada para continuar manteniendo a las personas ignorantes y se sigan preocupando que si el alquiler de la casa que si el carro, que si el carro y la casa esta vieja y quiero comprarme uno nuevo, hace poco pusieron una noticia donde se decía que una ballena murió por haberse tragado más de 80 bolsas de plástico, actualmente el océano pacifico norte tiene una innumerable cantidad de desechos plásticos que actualmente han llegado a tener un tamaño casi tan grande como los de un continente, ya se está cansado de demostrar con todos eso avances científicos que el cambio climático es real y mientras más tiempo pasa más se demuestra todavía que el ser humano es el responsable y que las pedidas por evitar su continuo desarrollo es menor que las de continuar propagándolo, pero al final el propio desarrollo que nos ha llevado hasta este punto de la humanidad es el que nos destruirá, , las condiciones climáticas empeoran cada día por la contaminación extrema causada por el ser humano, si antes de 30 años los humanos no se unen para detener algo que ellos mismo causaron para esa época el planeta Tierra será irreconocible, se enfrentaran a desastres naturales de proporciones incalculables, extinción masiva de especies, sequias extremas alrededor de todo el globo, incendios devastadores, ciudades enteras sumergidas bajo el agua, guerras catastróficas por el agotamiento de recursos, continentes enteros arrasados, hambruna generalizada, enfermedades y epidemias fuera de control, llegados a este punto cientos de millones de personas morirán por día, el fin de la civilización humana, esto no es una exageración, es una realidad, ya se está viendo en varios países del mundo, si ahora no hacen nada para evitarlo después será demasiado tarde.

    • Pioneer dijo:

      Gracias Buril usted siempre tan certero y balanceado me siento honrado con sus críticas, cuando son a favor y cuando son en contra, me tomo muy en serio lo que me dice porque evidentemente la opinión de una persona inteligente y balanceada es siempre una base sólida para autoevaluarse , lastimosamente Buril hay cosas que al parecer son ciertas , por ejemplo como decía Ud. y como también esbocé , puede ser que el desarrollo del ser humano por lo irregular que es acabe con el planeta, pero hace 500 años la hambrunas masivas eran frecuentes, de hace tres siglos para acá solo ocurren por decisiones políticas, comida hay para muchos mas de los que somos, las hambrunas del siglo 20 fueron una en URRS, otra en China y la última en Corea del Norte esperemos que en el siglo 21 no haya ninguna y solo pase hambre la pobreza extrema que existe en casi todos los países por diferentes causas y que se debe luchar contra ella , pero alejémonos de la política, parecen ser ciertas a la luz de lo que conocemos actualmente dos cosas, que nuestro sol se irá calentando gradualmente hasta extinguirse y que Andrómeda colisionará con la vía Láctea, todo esto mas o menos en 2000 y 3000 millones de años, pero si vemos para el pasado la ultima glaciación terminó hace exactamente 12000 años, pero más que eso los sucesos de de Tunguska y Cheliábinsk nos recuerdan que en cualquier momento pueden ocurrir eventos parecidos y si tendremos opciones contra algunos eventos de este tipo será porque nos hayamos desarrollado al máximo y de nada valdrá darnos cuenta cuando pase el evento, algo que es tan posible como la posibilidad de que una acción en concreto esté provocando un cataclismo en el planeta, el “calentamiento global” tan satanizado ahora, parece haber sido el motivo de que estemos aquí , pero al parecer también será el medio mas certero de tener en los próximos mil años otro planeta habitable en el sistema solar , por eso decía , ni en tratados de especialistas se tienen ideas firmes, de que es y que no es, causado por el hombre, no sabemos mañana si los supuestos desastres que hacemos son los que nos salven la vida, (si aunque improbable disminuye la radiación solar por explosiones en su corteza y disminuye la “carga solar” evento que ya ha sucedido las temperaturas terrestres bajaran inmensamente y quizás un planeta mas recalentado pueda soportar mejor una glaciación polar con mas del 50 % de aumento de los casquetes) , quien sabe cuando puede ocurrir y si puede repetirse , como ocurren miles de millones de eventos similares observables a cada segundo en el universo, las verdades en estos temas como en casi todos, hay que tomárselas con calma , de lo que si estoy convencido, es que mientras mas nos desarrollemos y mientras mas conocimiento global tengamos mas posibilidades tendremos de sobrevivir como especie y ello depende en gran medida de no politizar el tema y no echarle la culpa los unos a los otros, como en la vida de las personas hay muchos que culpamos a los demás de nuestras propias deficiencias y con eso aseguramos que el no esforzarnos sea licito, nuestra existencia es en principio un hermoso azar y será conocer algunas cosas de ese azar quien nos perpetúe, nada más.
      Saludos

      • Enrique.B dijo:

        La crisis alimentaria en el Cuerno de África de 2011 es una hambruna que ocurre en muchas regiones del Cuerno de África como resultado de una severa sequía que afecta por completo la región de África Oriental, nombrada como “la peor en 60 años”, ha causado una severa crisis alimentaria a lo largo de Somalia, Etiopía y Kenia amenazando la subsistencia de más de 12 millones de personas. Otros países en los alrededores del Cuerno de África, incluidos Yibuti, Sudán, Sudán del Sur y partes de Uganda, están siendo también afectados por la crisis. Las agencias internacionales desconocen la situación de Eritrea. El 20 de julio, Naciones Unidas declaró oficialmente la hambruna en dos regiones del sur de Somalia, siendo la primera vez que se declara en casi treinta años. Se cree que ya murieron alrededor de diez mil personas en el sur de Somalia antes de que la hambruna fuera declarada. Y alrededor de 29 mil menores de cinco años, según cálculos de Estados Unidos. El 3 de agosto, la ONU declaró la hambruna en otras tres regiones en el sur de Somalia, citando un empeoramiento de las condiciones y una inadecuada respuesta humanitarias. Se estima que 1 millón de personas puedan morir de la hambruna, de las cuales 800 mil serían niños.

      • Pioneer dijo:

        Un detalle de poca importancia que de seguro se le pasó para argumentar su comentario es que Somalia está dividido en grupos, los cuales mantienen una cruenta guerra civil desde 1990

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      No puedo estar más de acuerdo con Pioneer y con Buril. La verdadera ciencia no puede partir de ideas preconcebidas, ni ceder a las presiones de la política, o del dinero, ni pretender que sus hallazgos de hoy son verdades absolutas y eternas, porque entonces deja de ser ciencia y se convierte, en una superstición más, productora y guardiana de dogmas y tabúes. Lo único absoluto y eterno en la ciencia debe ser el camino sin fin hacia la próxima partícula de conocimiento.

      Decía Martí que las verdades elementales caben en el ala de un colibrí. Yo estoy de acuerdo con eso, pero creo que sobra ala. Salvo ese pequeñísimo número, el resto de las verdades sólo son válidas para un tiempo y lugar, que pueden ser más o menos extensos, pero nunca interminables.

      Desde un lado del espectro, se afirma que el cambio clímatico que parece estar comenzando, es de origen antropogénico, y del otro se asegura que es un ciclo natural, pero hay muchos científicos de un profesionalismo y una ética incuestionables, que no responden a intereses comerciales, ni políticos, ni conspiranoicos, quienes dicen que aún es muy pronto para dar un veredicto (del latín “vere”, con verdad, y “dictus”, dicho, o sea, “dicho con verdad”).

      Mi humilde y profana opinión, es que hay de parte y parte. El clima nunca ha dejado de cambiar, eso no admite discusión. Lo que pasa es que generalmente los cambios son tan lentos (miles o millones de años) y la ciencia que los estudia es tan reciente, que nos parece que siempre fue como era inmediatamente antes de la era industrial.

      Por otro lado, tampoco se puede negar el impacto de lo que ha hecho el hombre para llegar hasta donde estamos hoy, con necesidad o sin ella. El Hombre como especie, se parece mucho al hombre como individuo: Nace sin raciocinio y luego va creciendo y adquiriendo experiencia hasta llegar a la madurez y a la sabiduría. Pero en el proceso: ¿Cuántas cosas daña o destruye por capricho, torpeza, maldad, ignorancia o desidia? Como dicen los ingleses: No se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos.

      Creo, no obstante, que no podemos sentarnos a esperar la decisión; Sea como sea, el medio ambiente que hasta ahora nos ha sido favorable está cambiando para mal y debemos hacer individualmente lo que sabemos que está en nuestras manos hacer para que ese cambio se ralentice lo más posible: Contaminar menos y reciclar más.

      Pero, para que ese esfuerzo individual se potencie en progresión geométrica, se necesitan condiciones sociales, jurídicas y económicas que no tenemos aquí.

      Saludos.

      • Enrique.B dijo:

        El 95% de los científicos climáticos afirman que el cambio climático es real y solo el 5% dice que es falso.

      • El buril dijo:

        EnriqueB: Gracias por su abrumadores datos sobre hambruna, por eso le repito el final de mi comentario inicial: la crisis que tenemos en nuestro planeta no es de recursos, es de tiempo. Recursos, tecnologías, medios, comunicación, dinero, organismos, fundaciones, ONG y gobiernos tenemos muchos, pero el asunto es otro y es medular. Los intereses, los egoísmos, los racismos, los empecinamientos, caprichos, compromisos con filosofías y pensamientos que en algunos casos cumplieron sus objetivos de momento histórico y que indudablemente forman parte del desarrollo y evolución, pero no son la solución a problemas fundamentales del hombre, idiologías erradas y muchas otras cosas contribuyen para que cosas como las que mencionas, entre muchas más no sean resueltas por el mismo hombre. Y mientras no las resolvamos seguirán los problemas y el hombre bueno seguirá buscando y encontrando soluciones para sobrevivir, pero el tiempo para esto se nos puede acabar, pues por el camino que vamos mañana temprano al amanecer cualquier hombre de “poder” puede apretar un solo botón y acabar con este planeta azúl. y ya entonces hermano, ya no habrá tiempo.

      • Pioneer dijo:

        Lamento decirle que esa estadistica puede haberla leido en algun documento , pero definitivamente es falsa.
        Saludos

      • El buril dijo:

        Enrique B: De dónde usted sacó ese dato si pudiera decirnos. Por otra parte la verdad no es democrática, puede que ese 5 % de científicos que usted dice, tenga la razón. Hay tantos ejemplos a través de la historia que no vale mencionar siquiera 1.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Enrique B. Lo que usted afirma es correcto. Una vasta mayoría de los científicos consideran que los cambios climáticos han sido, son y serán reales. Hay dos puntos de discusión:
        1. ¿Quienes son “científicos” de las Ciencias que tiene que ver con los cambios climáticos? Hay personas muy prestigiosas y científicos importantes en otros campos pero que no tienen la educación científica o técnica, ni la imparcialidad de pensamiento, que los haga capaces de ser considerados “científicos” en materias de cambios climáticos. El ex vicepresidente de los EE.UU. Al Gore es un ejemplo de este grupo, un importante teólogo latinoamericano es otro ejemplo. Siendo personas buenas, muy educadas, y de elevado compromiso social, simplemente no tienen los conocimientos para analizar críticamente los que otros les dicen en materia de cambios climaticos. Hay también otros que simplemente fantasean que son “científicos”, cuando realmente son activistas político/sociales, y generalmente responden más a creencias o convicciones que a la Ciencia como tal, quizá sea mejor llamarlos “creyentes” o “activistas”, pero no científicos, y pretenden suplantar sus limitaciones de conocimientos, siendo muy vocales. Cuando se dice que un 95% de los científicos está de acuerdo con los cambios climáticos, puede que incluso sean más, pero para cuantificarlos, primero hay que ver quienes clasifican para ser “científicos” en ese campo, y por ende ser contados o expresados en por cientos.
        2. Muy pocos científicos debaten si “hay o no hay” cambios climáticos, estos son un hecho fehacientemente demostrado. El real debate es acerca de si el papel protagónico en los cambios climáticos es consecuencia de la actividad humana o si el impacto de esta actividad humana es significativamente menos importantante que los ciclos (o eventos de unicidad) naturales. En este campo no hay nada probado, y se trabaja fuertemente por los verdaderos “científicos”, a pesar de todo el bullicio y algarabía de “activistas” y “creyentes”, en obtener las mejores aproximaciones y modelos posibles.
        El considerar que el papel de los procesos naturales endógenos y exógenos supera ampliamente a rol antropogenico en los cambios climáticos, no es de ninguna manera negar el papel del hombre en tales cambios, solo que ponerlo a su debida proporción. Los cambios climáticos, algunos de ellos a una escala que ni siquiera entendemos aun muy bien (las glaciaciones y los interglaciales por ejemplo), exigieron antes que el hombre e incluso antes que la vida en nuestro planeta. Es posible los cambios climáticos pueden haber sido un factor no despreciable en el paso de la materia inorgánica a orgánica y del subsecuente origen de la vida.
        Un fuerte abrazo cubano para usted

  • sachiel dijo:

    Ojala algun dia se reconozca la irresponsabilidad que hubo en el derrame de petroleo en la bahia de Cienfuegos,el daño al ecosistema alli es irreversible.

    • Jose R Oro dijo:

      Otros caso de abuso de nombre. Estoy convencido que el destacado Cubadebatiente Sachiel no escribio eso.

  • Israel Sanchez dijo:

    Excelente articulo que deberia tener una segunda parte que trtate el estado del eco sistema cubano.
    El estado de nuestros rios, playas y costas.el grado de contaminacion del aire en nuestras ciudades.
    Las especies invasoras que han sido intrucidas en la isla y el daño que han ocacionado.
    Medidas que toma el estado para reducir la contaminacion.politica de reducción de desechos solidos etc.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Que me perdonen los especialistas en la materia, pero tengo que pasar al menos una vez a la semana por el espacio de bahía de la Habana entre la terminal de cruceros y la parada frente a la recién restaurada Puerta de la calle O´Reilly que comunica con el Templete. La cantidad de objetos de todo tipo mezclados con petróleo que veo en esas aguas siempre es la misma y con un asombroso parecido a lo que veo en esta foto que acompaña este magnífico artículo periodístico.
    Además, hubo una época reciente que se podían ver los pelícanos en su tarea de alimentarse, pero ya ni eso.
    Pregunto, ¿Fue tomada la foto en ese lugar?
    Por otro lado, quisiera opinar que leí detenidamente lo expuesto por el forista Pioneer y considero que no deja de tener razón, pero solamente deseo hacerle una pregunta: ¿Piensa Ud. que se puede considerar DESARROLLO humano al hecho de tratar de meterle en la mente a los más de siete mil millones de deambulantes que existimos acá la idea de que tengamos cada uno un vehículo y una piscina en cada casa, por solo mencionar dos de las cosas insostenibles de nuestros días?
    De no interiorizar la idea de la sostenibilidad, seguiremos cavando nuestra sepultura más aceleradamente que lo previsto en el ciclo vital de la especie humana actual.

  • FRANK TEJAS PAZ dijo:

    Excelente, la primavera silenciosa fue publicada en 1962, fue una de las bases para lo que luego sería límites al crecimiento,1972 y finalmente Nuestro Futuro Común.1987

  • Punto G dijo:

    donde esta salems?

  • Guillermo Julian dijo:

    Excelente análisis. Se debiera resumir y leer en las escuelas cubanas.

  • Celia dijo:

    Este año el lema del medio ambiente es Sin contaminacion por plasticos.¿ Qué se está haciendo en Cuba por la eliminación de tanto plástico desechable y a mi juicio innecesario: vasos desechables, absorbentes o pajitas, tanta jaba de nylon….Cosas que hace algunos años no se veían, y nadie dejaba de beber ni de adquirir productos por ello. ¿NO es hora de que nos planteemos propuestas mas biodegradables? Creo que el caso de nuestro país a veces somo un poco triunfalistas

  • Salems dijo:

    Excelente artículo. Cada paso que damos que afecte negativamente el ecosistema, es un paso a nuestra propia destrucción.

  • Adrián dijo:

    HAy muchas cosas que podemos hacer a nivel personal. Y familiar. Pero hay otras cosas que miro en nuestra sociedad…cosas aparentemente insignificantes…pero que importan:
    a) Mientras en otros países se están prohibiendo o limitando las jabitas de nylon..en Cuba resulta que nos quejamos por que no hay “jabitas de nylon”. Y no hay una campaña pública fuerte para ilustrar alternativas o hablar del impacto dañino del uso de las mismas, como tampoco de la poliespuma (aunque está cada vez se usa menos, principalmente porque casi todos los embalajes que la usaban corresponden a equipos no fabricados en Cuba)
    b) A pesar de que Cuba tiene un sistema bien montado de reciclaje, a través de la Unión de Empresas de la Materia Prima…me quedé frio cuando una de sus directivas comunicó que solo reciclan 4600 tm de plásticos al año…estoy seguro de que nuestra sociedad emplea más, muchos más…y los bota. O no sabe que hacer con ellos. Hay que buscar su re-uso, si no al 100 %, al menos al 99 %.
    c) La falta de conciencia social sobre el cuidado a nuestras playas, nuestros barrios, es alarmante, cuando menos.

    Son solo algunas ideas…

  • Yoli dijo:

    Deberiamos empezar por educar bien a nuestros hijos para que no vayan votando basura por ahi y cuando digo hijos me refiero tambien a los adultos porque son los primeros que lo hacen.
    A partir de ahora voy a tratar de usar menos plastico y a tratar de convencer a los que me rodean de hacer lo mismo, se que esta dificil pero no pierdo nada con intentar. Todo sea por nuestra casa.

  • Aurora dijo:

    En las celosías del portal de mi casa, cuando pequeña. las orugas formaban sus capullos y era una fiesta científica y sentimental para nosotros esperar a que nacieran las mariposas. Hoy, cuando veo una, me asombro, la sigo con la vista y lamento que mis hijos no hayan tenido esa experiencia. Qué triste.

  • Casandra Leal dijo:

    Excelente artìculo. Con contundentes argumentos.Serìa necesario una màs amplia difusiòn de estas informaciones a escala de escuelas, comunidades, autoridades locales porque tengo la impresiòn de las percepciones de riesgo real no existen y tampoco la contribuciòn que cada cual debe aportar en la vida cotidiana.

  • Jose Alberto dijo:

    Deny
    Me gustaría que el artículo hablara más de nuestros problemas, de la caza y comercialización de especies amenazadas en nuestro país por personas inescrupulosas para ganar dinero utilizando incluso niños, de la tala ilícita, la introducción de especies exóticas etc. Es más fácil ver la paja en el ojo ajeno.
    Por cierto, en relación con la caza de ballenas por Japón sería bueno que ser más abiertos y analizarla bajo todos los puntos de vista y no repetir como papagayo lo que prima en la prensa internacional. Hay que revisar lo que la Comisión Ballenera Internacional, máximo órgano de las Naciones Unidas sobre el tema discute y adopta.
    La Captura con fines científicos es legal. Hay, como en todo, desacuerdos y puntos de vista encontrados entre los científicos. El comité Científico de la Comisión Ballenera, en la revisión de la propuesta japonesa de captura científica, algunos científicos opinaron que varios temas de relevancia para todos los objetivos de investigación identificados podrían ser tratados utilizando técnicas no letales de muestreo, es decir, para monitoreo de contaminantes (muestreo por biopsia de ácidos grasos y análisis de isótopos estables), para estructura de stocks (identificación fotográfica, muestreo por biopsia y muestreo fecal) y para ecología de alimentación (muestreo fecal) mientras que otros argumentaron que el muestreo letal era necesario para cumplir con los objetivos de investigación, especialmente para ecología de alimentación, contaminación y estimación de parámetros biológicos. Se requieren datos cuantitativos de las presas para propósitos de modelamiento. Actualmente las técnicas no letales de muestreo son inadecuadas para este fin.
    Por cierto no es solo Japón el que captura ballenas con fines científicos y otros países la autorizan con fines de alimentación para comunidades.
    Por otro lado en la actualidad, la captura incidental o bycatch es la mayor amenaza para los cetáceos a nivel mundial. Un ejemplo vívido del impacto causado en los cetáceos por las artes de pesca es la situación de la vaquita. Su población ha sufrido una fuerte declinación del 92% entre 1997 y 2015. La última estimación de abundancia realizada en noviembre de 2016 fue de 30 individuos, y este año se encontraron 5 vaquitas muertas, 3 de las cuales presentaron signos de captura incidental. La vaquita es una especie de marsopa endémica del área norte del Golfo de California, donde se usan redes de enmalle para capturar un pez conocido como totoaba, cuya vejiga natatoria es muy apreciada y costosa en Asia.
    Las ballenas de Bryde en el Golfo de México, con solo 33 individuos estimados en 2009, actualmente se las considera la población de ballenas más críticamente amenazada del mundo. Las operaciones vinculadas a la industria del petróleo y gas, la pesca comercial, y los grandes puertos con una intensa circulación de barcos representan importantes amenazas para esta población. Los impactos en cetáceos causados por el ruido antropogénico en el agua son también una preocupación para la conservación de los Cetáceos. De eso se habla poco.
    También es interesante conocer que la población mundial de ballenas consume tanto como lo que pesca la humanidad y unos de los problemas que están afectándolas es el Hambre y las ballenas si no se les puede dar Pollo por pescado.

    • Ballenas dijo:

      José Alberto, la Corte Internacional de Justicia sí ordenó a Japón no emitir nuevas licencias dentro de su programa de caza de ballenas en 2014, porque había dudas sobre la transparencia y reales usos del programa japonés, pero Japón desconoció el fallo y siguió. Y sí, la legislación internacional permite cazar cetáceos con fines científicos o de modo de subsistencia de poblaciones aborígenes, pero dudo que hagan falta 300 ballenas anuales para investigar, y menos que acabe su carne en la mesa. Noruega e Islandia siguen cazando ballenas para consumo de carne, y hay prácticas de consumo de comunidades en Groenlandia, Rusia, EEUU y otros países. Pero Japón es el único país que envía barcos a hacer esas cacerías a la Antártida.

  • creo dijo:

    ay dios mio, casi me da un infarto al leer el articulo, horrible, y lo peor es que es cierto.

    • El buril dijo:

      creo: No tema usted, lea los comentarios de Pioneer, Carlos Gutierrez, El buril, José Oro, no todo está perdido, tenga usted confianza en los hombres de buena voluntad que desde el principio hasta el final son los que observan, estudian, aprenden, invierten, y hacen por el bien de la humanidad.

  • Benito Perez Maza dijo:

    Encomiable comentario analítico e ilustrativo ¿ hacia dónde encaminan a la humanidad terrícola, los siempre sedientos de dinero aunque tengan bolsas llenas? Somos seres que vivimos en la madre Tierra pero algunos no la tienen.

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Deny Extremera San Martín

Deny Extremera San Martín

Periodista de Cubadebate. Ha trabajado en Radio Reloj, Casa de las Américas y otras instituciones y proyectos periodísticos.

Vea también