Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

La profecía de Fidel

| 25
Fidel y Raúl Castro Ruz rememoran 30 después su reencuentro en el paraje serrano de Cinco Palmas, Media Luna, en la provincia de Granma. Fuente: Sitio "Fidel Soldado de las Ideas".

Fidel y Raúl Castro Ruz rememoran 30 después su reencuentro en el paraje serrano de Cinco Palmas, Media Luna, en la provincia de Granma. Fuente: Sitio “Fidel Soldado de las Ideas”.

“Se fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”

(Apocalipsis 2, 10)

 

“Muere Fidel”. Con diez letras cubrían sus portadas los diarios batistianos al reportar el asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. El dato, obviamente falso, ponía al desnudo, al mismo tiempo, una clara amenaza. Casi todos los asaltantes capturados después del combate habían sido asesinados a sangre fría y a él estaba reservado igual destino sólo frustrado por la conducta valerosa de un oficial honorable que advirtió a sus soldados: “Las ideas no se matan”.

“Muere Fidel”. La frase ocupó nuevamente los grandes titulares en diciembre de 1956. Solo que ya no la ocultaba el anonimato sino que era fruto de una operación mediática de gran envergadura fabricada por la United Press International (UPI), entonces uno de los principales instrumentos de la poderosa maquinaria de propaganda del imperialismo. Para muchísimos, en todas partes, que nunca habían oído hablar de él, se trababa de un joven desconocido, descubierto apenas cuando terminaba su vida. La inventada noticia se convirtió en verdad demostrada, repetida incesantemente por los medios que en aquellos tiempos no tenían alternativa y eran dueños absolutos de la información.

En Cuba, hace sesenta años, la angustia y la incertidumbre invadieron los hogares. Aquella fue una Navidad triste y sombría. Concluyó el año, pasó enero y buena parte del siguiente mes. Poco a poco, trabajosamente, se iba conociendo la verdad entre los luchadores clandestinos. Fidel y un puñado de sobrevivientes habían logrado internarse en la Sierra Maestra resistiendo largas jornadas de hambre, frío y lluvias y la persecución de miles de soldados, fuertemente armados, equipados, entrenados y asesorados por el mismo Imperio que propalaba por todas partes la mentira. Hasta que en febrero de 1957, Herbert Mathews, rara avis del periodismo estadounidense, lo entrevistó para The New York Times y reveló con fotos y detalles el surgimiento del foco guerrillero. Allá en la montaña el núcleo revolucionario comenzaba a crecer con la incorporación de campesinos y combatientes del llano.

Deberían encarar además el aislamiento que quería imponerles la dictadura y al que se sumaron, casi sin excepción, los partidos y organizaciones de una oposición que criticó tanto al Moncada como al Granma como irresponsables aventuras condenadas al fracaso. Bastaron, sin embargo, poco más de dos años para que el Ejército Rebelde entrase victorioso en La Habana.

Había derrotado a quienes quisieron matarlo. A los que trataron de aniquilarlo con bombas y metralla y a los otros que se afanaron en sepultarlo en el descreimiento y el olvido. Llegaba vencedor, invicto, frente a la muerte, el dogma y la mentira. Pero sabía y así lo advirtió en su primer discurso en la capital liberada, que en lo adelante nada sería fácil y habría que encarar los mismos demonios.

La historia nuevamente le dio la razón. Durante más de medio siglo la Revolución conducida por él ha tenido que enfrentar una agresión ininterrumpida en la que el Imperio ha echado mano a cuanto pudo. Sabedor que Fidel y su pueblo eran uno y lo mismo impuso a los cubanos un genocidio que aún perdura mientras que contra el líder de la Revolución concibieron y planearon centenares de atentados. Fidel tuvo que sortear más intentos de asesinato que nadie.

Sus enemigos, los que no fueron capaces de matarlo nunca, no se cansaron de anunciar su muerte y los medios la divulgaron, como un hecho, una y otra vez. Tanto que el propio Fidel en alguna ocasión, sonriendo, dijo que el día que el muriese muchos no lo iban a creer.

Así ha sido y será. La profecía se hace realidad. Ahora con Martí, nos asegura:

 

Mi verso crecerá bajo la yerba

Yo también creceré

Fidel durante su discurso en el acto de conmemoración al 50 Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en Santiago de Cuba (26/07/2003). Foto: Estudios Revolución/ Fidel Soldado de las Ideas.

Fidel durante su discurso en el acto de conmemoración al 50 Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en Santiago de Cuba (26/07/2003). Foto: Estudios Revolución/ Fidel Soldado de las Ideas.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yulaidi Dinza Cerse dijo:

    Fidel se fue cuando quiso, nadie pudo con él, sus enemigos no pudieron y eso que planearon más de 600 atentados y aunque no esté físicamente no podrán tampoco porque él se multiplicó en once millones de cubanos dignos que juraron junto a Raúl que quien intente apropiarse de Cuba solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la lucha.Fidel, descansa en paz que tu pueblo nunca te defraudará.

  • midaimys dijo:

    Sigues vencedor, invicto, frente a la muerte. Nuestro eterno Comandante.

  • marthag dijo:

    Siempre has sido un gigante, te amo mi Comandante en jefe, Hasta la Victoria Siempre, donde sea y para lo que sea, para mi siempre sera Comandante en jefe ordene

  • Manuel López Rodríguez dijo:

    Gracias Alarcón por sus palabras.
    Escríbanos más a menudo.

  • Arnold August dijo:

    Muy lindo Ricardo Alarcón, gracias.

    Martí – Mi verso crecerá bajo la yerba

    Yo también creceré

    ¡Así es! para Fidel.

  • ingchaviano dijo:

    Cuanto han querido sus enemigos matarlo, eso les fue imposible y ahora que le llegó el final a su cuerpo nadie ni ellos mismos lo creen, no ha muerto, se multiplicó en millones dentro y fuera de cuba, ahora es el mas grande ideal de los revolucionarios, ha partido a reunirse con los hombres de su talla pero quedó su alma revoloteando junto a su pueblo en lucha continua por el futuro, sus predicciones se cumplirán y nuestro compromiso es llevar esta revolución como él quería hasta el infinito de los tiempos en busca de un mundo mejor, ya todos somos comandante en jefe y en cada uno tenemos un FIDEL.

  • Esperanza dijo:

    Me ha resultado satisfactorio leer este articulo, por saber del Dr.Ricardo Alarcon y por lo que dice.
    Sabemos que todo sobre Fidel es enigmático y hermoso. No se ha muerto, lo sabemos y lo sentimos inmortal, como Olofi y Jesucristo. Desde Santiago de Cuba, lo saludo.

    Esperanza Armenteros Martinez

  • VBG dijo:

    Fidel no está físicamente, estará por siempre en el corazón de millones se seres humanos que crecieron y crecerán con él porque Fidel, se hiso eterno Fidel, marcó una nueva era en la historia de la contemporánea, demostró a la américa y al mundo que si se puede. gracias Alarcón

  • Yasiel dijo:

    Descanse en paz comandante, tu pueblo no te olvidará

  • Tatiana Viera Hernandez dijo:

    Aún nos cuesta saberlo muerto, pero sin dudas vive en cada cubano y bueno sería que cada cubano lo mantuviera vivo en su modo de actuación diaria. ¡Gloria eterna a tan excepcional hombre!

  • Yerandi Làzaro Font Cala dijo:

    Nuestro comandante no se fue el sigue hay miren bien, en el noticiero, en los carros, en las escuelas, en los hospitales, en los sentros laborales, en muchas casas, en los niños y personas que dicen YO SOY FIDEL, en mi oficina y en MI CORAZÒN y que nadie se sienta derrotado como me sentia yo cuando me llamaron aquella madrugada, porque realmente eso no es una derrota, nuestro COMANDANTE EN JEFE no a muerto el sigue vivo en cada cubano digno que respeta su legado y que lo quiere como a si mismo. Gracias les doy a los que te quieren y usted JEFE.

  • REFLEXIVO dijo:

    Nunca ha habido ni habrá un hombre como Fidel, un Jefe de Estado como Fidel, que como decía Daniel Ortega, “no dejaba un espacio sin cubrir” con su dedicación, consagración y empeño por hacer de su pueblo lo que es hoy y ha sido ya desde hace tiempo, “Faro y Guía” de los pueblos que buscan un futuro mejor. Ese futuro se puede construir, pero para ello hacen falta dirigentes que sean capaces de desarrollar las ideas de Fidel y su Concepto de Revolución.

  • bryan dijo:

    Compañero Alarcón, hace un tiempo también tuve que enfrentar como revolucionario que algunos bolistas en mi cuadra(2) dijeran que usted ya no estaba con Fidel; todavía recuerdo mi ira rotunda y mi respuesta inmediata. Despúes de ese momento , sus artículos se los he llevado a su cara y en el acto político de mi cuadra por el 28 de Septiembre les leí su entrevista sobre Gerardo Abreu Fontán que es el nombre del martir que lleva mi CDR. Fidel es invencible , como usted un revolucionario de altisimo valor. No nos deje de escribir cuando pueda, porque es de mucha utilidad .

    Saludos y gracias.

  • Papo dijo:

    ¡ Que Miedo Le Tenian Los Miserables !
    Preferian la mentira de la muerte a tener que aceptarlo vivo.

    La desverguenza los corroe por dentro.
    No hay un solo miserable que acepte decir: “Yo dije mentira”.

    Por eso, aún cuando en algún momento puedan decir algo con algún vestigio de verdad: No Les Creo.
    Siempre pienso: algo oculto y malvado traen detrás lo que puedan decir que convierte en mentira hasta alguna sombra de alguna verdad “tirada de los pelos”.
    Esa ha sido la obra de los miserables que atacaron y atacan La Revolución. Se Casaron Con La Mentira Todos Estos Años…

    Por Sus Frutos Los Conocereis (Lucas 6:43-45)… Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces (15)
    (Mt. 7. 15-20)

    Gracias Alarcón, por este artículo, que me hace recordar las palabras del Ché:

    …”QUE NO SE PUEDE CONFIAR EN EL IMPERIALISMO, PERO NI TANTITO ASÍ, NADA…”

  • francesco monterisi dijo:

    Fidel: un hombre que diò su vida entera por Cuba y su bandera.
    Articulo traducido en italiano
    http://www.cubainformazione.it/?p=20297

  • ALBERTO CANTALLOPS dijo:

    EL CONANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO RUZ.
    SE MURIÓ CUANDO LE SALUO DE SUS COJONES.
    NO CUANDO QUISIERON LOS HDP YANKEE.EL COMANDANTE ESTA VIVO.
    ESTA PRECENTE EN TODO REVOLUCIONARIO,CUBANO.
    ESTA PRECENTE EN CADA ALMA DE LOS
    REVOLUCIÓNARIOS CUBANO.PATRIA O MUERTE VENSEREMOS.HASTA SIDMPRE COMANDANTE.DL PUEBLO SIDMPRE TE AMARA.

  • Luis Eloy Suárez Escobar dijo:

    ¿Cómo muere un inmortal? No lo sabemos, pero aprenderemos con FIDEL ¿ Hace falta FIDEL? Si, no cabe ninguna duda, ahora el mundo no gira igual, en una situación política en cualquier parte del orbe, uno voltea la mirada hacia el Granma para leer en la reflexión del compañero FIDEL, su óptica preñada de experiencia, sabiduría, malicia, genialidad. Ahora el mundo carece de esa óptica y es como si quedara ciego. FIDEL hace falta.

  • ray dijo:

    Se fue un Lider.yo sigo su ejemplo

  • alexanderglez dijo:

    En el único viaje que he hecho en mi vida a Guatemala, CNN había matado a Fidel. Yo había llegado el día anterior y fuí recibido por una persona de clase media que me lleva a conocer a su suegra la cual era muy amiga de los cubanos… de Miami.
    Me recibe esa mujer con: “Como está Cuba. Dicen que Fidel se murió (no puedo decir cuantas cosas me pasaron por la mente en un segundo)… y que La Habana está llena de tanques”. Me volvió el alma al cuerpo, me reí y sólo le contesté: “Mire señora, las únicas veces que yo he visto tanques en mi vida han sido en los desfiles militares por la Plaza de la Revolución o cuando se traslada alguno sobre una rastra, creo que para mantenimientos fuera de la ciudad. Así que Fidel no se murió, está vivito y coleando. Ojalá y le queden muchos años de vida”. La sonrisa se le quitó del rostro, al momento mi anfitrión se dió cuenta de que yo era un cubano revolucionario y nos fuimos. No sin antes advertirles que no se guiaran por todo lo que se publicaba de Cuba, que era mejor que visitaran nuestro país y vieran con sus propios ojos la realidad. No somos perfectos, pero no somos lo que se publica en muchos medios de comunicación.
    Después de la muerte física de Fidel, de vez en cuando recuerdo que no está, porque la mayoría del tiempo para mi sigue ahí. En cualquier momento nos saca una reflexión. Nos da otro concepto de lucha y de vida. Otra tarea. Nos señala las deficiencias que todavía tenemos. Así que sí esa es otra profecía porque si no llega a ser por Raúl no lo creo.

  • Joaquín ROZAS dijo:

    Saludos a TODOS Y TODAS: La pérdida física del gran humanista, pensador, luchador y libertador que ayudó a muchos países, ha pasado de un mundo de injusticias al mundo de los “INMORTALES” como vasco, y como cubano, siempre he amado y amaré a CUBA, su gran disposición de crear grandes logros al mundo, muchos deben de agradecer lo que CUBA y el gran FIDEL CASTRO RUZ hizo por muchos,, nunca podemos olvidar ANGOLA, al CONGO, al Continente africano, a muchos que fueron ayudados; como decía FIDEL: ” Es nuestra obligación ayudar a otros, contra el imperio del mal, es nuestra deber hacerlo sin recibir nada a cambio” esos son palabras de amor, y de respeto por la humanidad como siempre lo lo hizo y lo hará siempre, y CUBA crecerá muy pronto mucho mas de de que ha sido, y será. Hoy digo lo siguiente: “CUBA será en poco tiempo una de las 10 potencias a nivel mundial por su pueblo, su revolución y si espíritu de bravura.

    Saludos de un VASCO que AMA a CUBA Y QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también