Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Fidel es una cultura

| 13

Desde que tengo uso de razón política estuve oyendo hablar sobre qué pasaría el día que Fidel no estuviera al frente de Cuba. Recuerdo un documental de la Escuela de Cine de San Antonio que vi hace años en una de las Ferias del libro que se hacían en Pabexpo: Un hombre habla por un teléfono público y le disparan a boca de jarro la pregunta de marras, “la debacle”, respondía el interrogado con una expresión facial acorde con esas dos palabras.

Tampoco hubo vez en que saliera de Cuba antes de 2006, cuando Fidel enfermó gravemente y delegó sus responsabilidades al frente del país, en que no me hicieran la consabida pregunta que la realidad se ha encargado de responder.

Pero… ¿por qué se asocia tanto el destino de un país al de una persona, se sea amigo o enemigo del signo que esta, indiscutiblemente, ha impuesto al destino de Cuba y más allá?¿por qué ostenta el récord de ser el líder contra el que más intentos de asesinato se han fraguado?¿cómo es posible que a pesar de haber sido tratado de modo hostil por los principales medios de comunicación del planeta donde quiera que viajó fue acogido fervorosamente por las multitudes?

Cuba fue la última nación americana en liberarse del colonialismo español. España concentró contra los patriotas cubanos toda su fuerza en tres guerras en las que el genio militar y político de los más capaces hijos de la Isla, aunque arrinconó a uno de los imperios más poderosos de la historia, fue golpeado en los momentos críticos por la división. Los norteamericanos aprovecharon la muerte de los más prestigiosos líderes independentistas -Antonio Maceo y José Martí- para escamotear la independencia, dividiendo y corrompiendo a muchos cubanos con trayectoria insurreccional. Tuvieron que pasar más de dos décadas para que una nueva generación retomara a Martí, rescatara su ideario antiimperialista y lo proyectara junto al pensamiento marxista como solución para los males de una república dependiente y corrupta.

El pueblo cubano entonces parió hombres como Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena y Antonio Guiteras, que juntaron el pensamiento martiano y el ideario socialista con la acción revolucionaria pero que no sobrevivieron al proceso llamado Revolución del 30 que de manera importante ellos contribuyeron a gestar desde inicios de la década de los años veinte del siglo pasado pero que nuevamente fue golpeado por divisiones entre las fuerzas revolucionarias. La embajada de Estados Unidos conspiró con el que sería su hombre fuerte a partir de entonces, Fulgencio Batista, y con el discurso del “Buen Vecino” logró restablecer el control de la situación. Se generaron entonces nuevos engaños y frustraciones.

Aunque una Constitución proclamó en 1940 derechos muy avanzados para la época, en periodos electorales sucesivos las fuerzas políticas que se proclamaron herederas de la Revolución del 30, una vez llegadas al poder, se revelaron como corruptas y serviles a la dominación norteamericana. El Partido Comunista se había desangrado políticamente, obedeciendo la orden de Moscú de crear Frentes Populares, y acudiendo a las primeras elecciones regidas por la nueva Constitución en alianza con el mismo Batista que al servicio del imperialismo había dado el tiro de gracia a la Revolución del 30. Un nuevo Partido político con el nombre de Ortodoxo, en cuyas filas militaba el joven abogado Fidel Castro, capitalizó el descontento popular bajo el lema “Verguenza contra dinero”, su líder atrapado en una denuncia que no pudo probar se suicidó, y a las puertas de las elecciones donde ese Partido tenía la victoria segura, un golpe de estado encabezado por Batista cambiaría radicalmente la situación.

Ante la inacción del Partido al que pertenecía y agotadas las vías políticas, Fidel Castro abraza la vía armada, organiza en secreto un selecto grupo de jóvenes y sorprende a  la nación el 26 de julio de 1953 asaltando la segunda fortaleza militar del país, con la demostración palpable de que él y el Movimiento que encabeza están dispuestos a jugarse la vida por realizar los sueños con que tantas veces habían engañado a los cubanos. Su discurso de autodefensa, difundido clandestinamente desde la prisión, fue el programa revolucionario que le ganó el apoyo popular, avalado porque esta vez la palabra y los hechos se encontraban sin demagogia. Habían regresado Martí, Maceo, Guiteras, Mella y Rubén en una sola persona. Fidel era el organizador y el hombre de acción, el intelectual y el político con ética, el líder dispuesto a jugarse el pellejo para probar sus ideas. El pueblo mil veces engañado vio en él todo eso y decidió lanzarse otra vez a la Revolución.

El resto es conocido. Se podía hacer una revolución sin el ejército o con el ejército pero no contra éste, y Fidel rompió el dogma. Fresco aun el crimen de la CIA contra la Revolución guatemalteca de 1954, tampoco un gobierno latinoamericano podía desafiar a Estados Unidos y menos hacer una Reforma agraria que afectara intereses norteamericanos, Fidel volvió a romper el dogma y desde entonces saltaron por los aires los imposibles en Cuba. Pero no fue suficiente, en África eran invencibles los mercenarios blancos y el ejército racista sudafricano hasta que negros y mestizos dirigidos por Fidel demostraron lo contrario. Como ha escrito el historiador Piero Gleijeses, en África Cuba humilló a una potencia de la Guerra fría –EEUU- y desafió a la otra –la Unión Soviética-, actuando por motivaciones propias a favor de los pueblos africanos.

Imposible era también que la Revolución se mantuviera en el poder en Cuba tras la desaparición de la URSS, que un país del Tercer Mundo compitiera en productos biotecnológicos con los del primero y viviera de exportar servicios profesionales pero los cubanos guiados por Fidel lo posibilitaron.

Había que matarlo porque Fidel es la posibilidad de que los postergados, los de abajo, hagan posible lo que siempre les han negado. Y no bastaba con matarlo, había que desacreditarlo. “Revolución es no mentir jamás”, ha dicho el hombre sobre el que quizás más se haya mentido.

Hace diez años que Fidel no gobierna en Cuba y cada día vivido desde entonces ha sido un día de derrota para sus poderosos enemigos. Un día en que se recuerda que no pudieron vencerlo ni con la guerra, ni con el asesinato; ni con el bloqueo económico, recrudecido después de la caída de la Unión Soviética.

Esa victoria no tendría sentido si la Revolución no continúa. Fidel no hubiera trabajado intensamente todos estos años, no hubiera consagrado su vida a la educación de su pueblo, si no es para que la Revolución lo sobreviva.

Pero con excepción de Cuba, solo países de geografía numerosa, lejanos de EEUU, con masa crítica demográfica, cultura milenaria y lengua propia han resistido de manera prolongada la hegemonía norteamericana.

“Fidel es un país” escribió Juan Gelman pero eso era a inicios de la Revolución. Hoy Fidel es una cultura, una geografía de la justicia y la soberanía, un lenguaje de la solidaridad que une a muchas personas más allá de las fronteras de Cuba. La Revolución sobrevivirá si mantiene viva esa cultura.

(Tomado de Al Mayadeen)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo dijo:

    Muy bien. Y Fidel es además pueblo. La mayoría del pueblo.

  • Pierre dijo:

    Usted tiene razón, Iroel. Fidel es una cultura, lo que primero nos dijo que había que salvar en los duros años del periodo especial.
    Si nos atenemos a la historia, Cuba se vio aislada por los gobiernos de la época, del inicio de la revolución, con la siempre honrosa excepción de México, el aislamiento fue de forma gubernamental aupados y dirigidos por los diferentes gobierno en la Casa blanca, más los pueblos no rompieron con Cuba, la unidad que siempre ha proclamado Fidel unió a los pueblos de América Latina e incluso a una mayoría creciente del pueblo de USA a la Revolución Cubana, fue tal el auge que el imperio se vio forzado a iniciar una feroz represión contra esos pueblos, la victoria electoral de Salvador Allende, les enseñó que se les podía ganar en las urnas, el golpe de Pinochet, con la bendición de USA, el Plan Cóndor, la tortura, los asesinatos y las desapariciones de hombres y mujeres incluyendo sus hijos, que afortunadamente continúan apareciendo en Argentina, gracias a la labor paciente y constante de las Abuelas de la Plaza de Mayo, fue duro y un alto costo para la vida de estos pueblos, en la enseñanza de Fidel, de los logros que los cubanos obteníamos en educación, salud, bienestar social, a pesar del criminal bloque de USA, les abrió los ojos y labraron su camino de la independencia, surgió Chávez, y se unieron otros pueblos al concierto de pueblos con un alto valor patriótico por su libertad y su desarrollo social.
    África, Asia son también, parte de la cultura y los postulados de Fidel, la liberación total de Angola, de Namibia, la derrota del apartheid, clasifican entre las enseñanzas y desvelos de Fidel y el pueblo de Cuba.
    Su historia y vida están unidos a la historia reciente y la cultura del muchos países del mundo, no pudieron aislarlo de los pueblos del mundo a pesar de su poder mediático, pudo más la verdad, la unidad y el ejemplo que todos los mercenarios de la pluma pagados. Los que quisieron arrebatarle la vida en más de 630 intentos de asesinatos fueron derrotados.
    ¡Gracias Fidel! Feliz 90 años y +

  • juan carlos corcho vergara dijo:

    ´´La Revolución sobrevivirá si mantiene viva esa cultura´´ si, pero debemos arreciar la lucha contra todo flagelo anticultura o anti FIDEL, dígase acomodamiento, alejamiento de las bases, indisciplina, enriquecimiento ilícito y monopólico, dígase corrupción y anarquía, debemos extirpar este azote ya, antes que sus raíces crezcan y se robustezcan y el costo social que tengamos que pagar por sus consecuencias sea demasiado alto

  • juan carlos corcho vergara dijo:

    Que coincidencia, después de escribir mi anterior comentario, escuche en la televisión en un trabajo dedicado a Fidel que sus primeras luchas de su etapa universitaria fue contra la corrupción que ya había contaminado a parte del recinto universitario habanero y usted en su trabajo nos refiere que el joven abogado Fidel Castro, capitalizó el descontento popular de la época bajo el lema “Vergüenza contra dinero”, coincido con usted, hay que luchar a toda costa por mantener viva la cultura Fidelista, vigorizarla, fortalecerla, cotidianisarla,la vida y la obra de Fidel dignifican y sintetizan nuestros anhelos históricos como nación, y conseguirnos una actitud Fidelista en nuestras prácticas cotidiana sería el mejor escudo que proteja e inmortalice nuestra revolución socialista.

  • Cubano con la Revolución dijo:

    Fidel es mi Padre, es mi viejo, es el Caballo. Fidel vive en los mejores hijos de Cuba y vivirá por siempre en el alma de este pueblo. Pero que por ahora llegue a los 100 y luego ya veremos. Así le digo a mi padre, no importa que tengas ya cumplido unos cuantos años, lo que me importa es que estés vivo y sano. Saber que te tengo y que te puedo ver cuando me de la gana.
    Fidel, que cumplas muchos años más, tienes a todo un mundo deseandote larga vida y salud y que el mejor papa que hemos tenido, Francisco, todos los babalaos, todos los rabinos y cuanto sacerdote haya bueno pidan por salud y larga vida por ti. ¡Muchas Felicidades!

  • Abel dijo:

    Iroel:

    Siempre recuerdo aquella frase que tantas veces tu padre nos dijo. Tu padre, revolucionario limpio y hombre sabio, concluía sus lecciones de Patria y política a sus muchachos de la CUJAE diciendo: “… y si un día ustedes llegan a tener tanta información y tantos conocimientos que les permitan evaluar por sí mismos cada decisión de la Revolución y piensen que Fidel se ha equivocado en algo, ese día, equivóquense con él porque él se ha ganado ese derecho y la vida siempre , siempre, le ha dado la razón…”

  • Arturo Ramos dijo:

    Considero que la ‟cultura de Fidel” está los suficiente ‟sembrada” en Cuba como para resistir y vencer ante las debilidades y amenazas presentes y futuras. La Revolución Cubana está impregnada de esta cultura. Este hombre y lo que el significa es tan amado por nosotros los millones de revolucionarios cubanos que yo tengo convicción de que saldremos nuevamente victoriosos. PATRIA CUBANA SOCIALISTA O MUERTE.

  • bella dijo:

    Pierre, bellas tus palabras que caracterizan a ! NUESTRO COMANDANTE!!!, no me queda duda de que eres un seguidor de sus ideas.
    Si , Iroel Sánchez, FIDEL ES CULTURA!!, ES REVOLUCION, ES PUEBLO, ES LATINOAMERICA, ES CUBA, es un gran Estadista, sus principios, ideologia y pensamientos, mueven montañas, Por eso le temen los sanguinarios imperialista y siempre quisieron desaparecerlo !Y no lo lograron NUNCA!!!, porque el estaba ahí para defenderse como en el Moncada y les truncó todos los intentos de asesinarlo, ESE ES NUESTRO FIDEL!!, NUESTRO SIEMPRE LIDER DE LA REVOLUCION CUBANA, Que nos enseño a deferderla desde nuestros puestos; primero con el lapiz y los libros y luego desde nuestros puestos de trabajo, produciendo para salir adelante.
    GRACIAS COMANDANTE!!!!!!!!!! SALUD, ! FELICIDADES EN SUS 90 Y +!!!!
    POR SIEMPRE COMANDANTE FIDEL!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • GAM dijo:

    Este es un momento crucial para apropiarnos de la Filosofía Fidelista, una forma singular de asumir el Marxismo y que ha sido asimilada por diversos sectores sociales y políticos de América Latina y el resto del Mundo: Es una obra con resultados palpables, perfectible como el mismo nos ha enseñado en análisis y autocríticas, que ofrece un por qué y un cómo, a la hora buscar solución POSIBLE a los graves problemas que afectan a la Humanidad contemporánea. Los retrocesos cada día serán menores y más cortos, como sucedió en Nicaragua: Asumamos la fe infinita y batalladora de FIDEL como el mejor regalo a su optimismo de 90 años.

  • Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

    Afirmo convencido que nuestro Sistema Nacional de Salud, gracias a Fidel y la Revolución, nació de nobles ideas, en un parto esperado y feliz; está vacunado contra la injusticia, el odio, la enajenación y los apetitos financieros de lucro; se alimenta con las bondades de un Socialismo llamado a ser próspero y sostenible; ha crecido al fragor de una práctica asistencial responsable y altruista, siempre arropado con la disciplina académica necesaria y sustentada por sólidos preceptos éticos, para transformar favorablemente la realidad sanitaria, con ciencia e inteligencia creadoras, de modo que asegure dar más vida a los años que merecen vivir los cubanos, e incondicional para cumplir con sagrados deberes, en el escenario que reclame la presencia de los profesionales para defender la dignidad de la vida. Solo honraremos el legado imperecedero de Fidel si somos dignos del cariño de nuestros pacientes, nos mantenemos libres de la apología y la vanidad, y vamos de hermanos por el mundo, cumpliendo con el deber, generando la sonrisa de los niños, el beso de los abuelos, la felicidad de cada mujer que alumbra una nueva vida, la gratitud de aquellos que recuperan, mejoran o preservan su salud. En síntesis, haremos feliz al Comandante siendo heraldos del bien y el honor ante el dolor ajeno, consecuentes con la dedicación y el desvelo de quienes nos formaron; siendo dignos de la confianza de familiares y compatriotas, cultivando la integridad, amando y ejerciendo la profesión con virtuosismo, convirtiendo la actitud en antídoto contra la insalubridad, fortaleciendo las convicciones transformadoras, sin olvidar, ni siquiera un instante, que la solidaridad es hermana de la razón. El líder histórico de la Revolución tiene un protagonismo reconocido en el desarrollo de la Salud Pública en Cuba, expresado en los principales indicadores sanitarios y el prestigio internacional de la Medicina Cubana. El pensamiento y la acción consecuente del Comandante en Jefe es un legado que nos debe acompañar siempre. ¡Felicidades Comandante!

  • Vivian V. dijo:

    Estoy de acuerdo con el articulo de Iroel, pero considero que Fidel es una Cultura porque es un hombre de basto cocimiento,con una Cultura General Integral y comoqueria que Cuba se vistiera de Hombre de Ciencias para poder desarrollar al Pais en todo lo sentido y hoy podemos decir que a su 90 años de vida.Fidel ha hecho de este Pueblo en materia de Educacion,Salud, y desarrollo en las nuevas tecnologias su figura se ha crecido como una Cultura Universal.

  • José Luis Ramos Pineda dijo:

    FIDEL

    F elicidaes
    I nvicto heroe
    D ejame abrazarte
    E n tu 90 Aniversario
    L eal compañero de los pueblos.

  • Benef4ctor dijo:

    Excelente y limpio artículo. Muchas felicidades. Contento de que las buenas ideas de Fidel Castro, formen parte de la cultura cubana, además debieran formar parte otras de otros grandes cubanos como Martí. Me gustaría Iroel que desde su perspectiva escribiera un artículo sobre La Revolución. Basandonos en su escencia y concepto, no el dado por Fidel, que evidentemente es una postura bastante humanista pero poco pragmatica. Me refiero a que “La Revolución” se está robando el concepto de Nación y creo que no es correcto. Son cosas diferentes. Creo que debemos hablar más de nación y la parte ideológica dejarla para otros espacios políticos. Hablar más de los cubanos y menos de los socialistas, comunistas, capitalistas y fidelistas. A lo mejor soy atrevido. Pero me gustaría una análisis suyo al respecto, despojado por supuesto, de su ideología. Es complejo, pero vendría bien la polémica.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también