Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Sobre Galeano

| 8

eduardo-galeano-cadizDiversos periodistas me han pedido opinar sobre el lamentable deceso de Galeano. Mi precaria salud no me permite atender a todos, y he optado por escribir, de momento, estas pocas líneas para darlas a mis amigos de la prensa.

Galeano fue un periodista precoz que a los 15 o 16 años se dio a conocer en El Sol, órgano del Partido Socialista de Emilio Frugoni, un adherente a los postulados de la Segunda Internacional. Yo era 8 años mayor que Galeano, y lo despreciaba a él, a Frugoni y a la Segunda Internacional pues como militante comunista estaba persuadido de que el futuro de la humanidad lo aseguraba el movimiento obrero mundial, bajo la capitanía de la Unión Soviética y del camarada Stalin. Y a toda la izquierda uruguaya que se opusiera a la Unión Soviética, yo y mis camaradas los considerábamos agentes de la burguesía.

La historia ha demostrado el error de nuestro entusiasmo y el acierto de Galeano en sus críticas. Pero yo no me arrepiento de mi ingenuidad y me honro del desinterés y la entrega con que actué.

A Eduardo Galeano, cuyo primer apellido era Hughes, pronunciado Jius, y así se lo llamaba en Montevideo, comencé a respetarlo después de la Revolución Cubana, que cambió mis perspectivas políticas y me indujo a preferir la lucha armada al obrerismo mundial. Ya leía sus artículos con mayor interés, y cuando publicó Las venas abiertas de América latina me convencí de su enorme talento comunicador, y empecé a enorgullecerme de que fuera mi compatriota. Y hace ahora unos tres años, cuando acopiaba información para escribir mi ya publicada biografía de Raúl Sendic, el legendario fundador de la guerrilla tupamara, que también militó en el Partido Socialista de Frugoni, se acrecentó mi aprecio por Galeano.

Fue un gran amigo de Sendic, y mientras el valeroso héroe andaba prófugo de la policía y el ejército por la periferia fronteriza del país, Galeano se arriesgó muchas veces a caer preso o a que lo mataran por visitarlo en sus móviles escondites.

Chau Jius. Estoy muy conmovido con tu partida. Fuiste un buen novelista y poeta, un militante honrado, y un excepcional periodista. Tu obra nos enaltece a todos los latinoamericanos. Junto con Benedetti, hoy te situamos entre lo mejor de la cultura uruguaya.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • PatriaesHumanidad dijo:

    Gracias Chava: honrar, honra, como dijo el más grande de los cubanos,

  • Aloe dijo:

    Buena pluma la tuya Chavarría., Cuida de tu salu. Te quieremos fuerte, como siempre, jodedor y cubanamente uruguayo.

  • FABIOMAXIMO dijo:

    EXCELENTE COMO SIEMPRE. DANIEL TAMBIEN ENTRE LOS GRANDES COMUNICADORES. TAMBIEN DESEO MEJORE TU SALUD. JAMAS NOS CANSAREMOS DE LEERTE.

  • Mariana dijo:

    Gracias, Chavarría, por escribir y estar enseñándonos siempre. Lamento el fallecimiento de Galeano, ese otro gran uruguayo, que junto a Benedetti, y a usted, enaltece la literatura de ese país, junto con los más jóvenes que pugnan por ser reconocidos. Uruguay ha gozado siempre de un fuerte movimiento literario.
    Mis condolencias por el amigo.
    Cuide su salud, todavía tiene mucho más que publicar.

  • PatriaesHumanidad dijo:

    Galeano, fuego y abrazo,
    vena abierta, espejo vivo,
    hechicero en el tiovivo
    de la historia. Con retraso
    le hago honores a tu paso.
    Nuestra América porfía
    la verdad a la utopía,
    y tú te unes al trino
    que quienes hacen camino
    al futuro. Y todavía…

  • Fernando Acosta Riveros dijo:

    Saludos de paz y bendiciones desde México. Me enteré de Eduardo Galeano cuando era estudiante en Bogotá, Colombia, a través de una nota publicada en la revista cubana Bohemia la cual recibía gracias a la gentileza del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP). Era el decenio de 1970 y los jóvenes colombianos (un buen porcentaje) participábamos en actividades solidarias con los pueblos argentino, chileno, paraguayo y uruguayo que sufrían la represión criminal de dictaduras militares. Gracias a Cuba, su Revolución y sus publicaciones nos enterábamos de las luchas libertarias de todos los hermanos de nuestra América. En esos mismos años, mientras trabajaba en una empresa editorial, como auxiliar de artes gráficas en procesos de fotocomposición y fotomecánica tuve el privilegio de participar en la confección, edición e impresión de un ejemplar de “Las venas abiertas de América Latina”. Me conmovió el texto y como sabía que a Galeano también le encantaba el fútbol, le decía a mis amigas y amigos uruguayos: “Soy hincha de Peñarol, el mejor equipo de fútbol y de Eduardo Galeano, el mejor cronista de nuestra América”. Habrá que seguir divulgando y leyendo la inmensa obra del uruguayo universal. ¡Venceremos!,
    Fernando Acosta Riveros, lector de Cubadebate y de la revista uruguaya Brecha.

  • julio cesar romero magliocca dijo:

    “…esa tarde, noche en el Café Brasilero, cuando llegué para la entrevista él ya estaba sentado junto a su mesa preferida…luego de los saludos me dispuse a sacar el grabador para la nota y un libro que llevaba en el fondo de una mochila gastada “Las Venas Abiertas de América Latina” …cada pregunta tenía como respuestas un diluvio de palabras con sentido que esperaban un punto, por momentos se hacían silencios y terminaban con un remate inesperado, maduras y sabias como quien las emitía …recorrimos su niñez, su primer trabajo casi un niño, su encuentro con el Che, y aquella entrevista que le diera Peron en España, esa gran excusa para ver a Peñarol jugando la final con Real Madrid (hincha de Nacional pero primero futbolero) …me habló de lo presos que están los niños cuando miraba los edificios y allí en los balcones los niños en triciclo entre barrotes …sus vientos de libertad en el Barrio la Mondiola correteando aquellos baldíos… casi al terminar la nota, sin pedirme toma el libro que llevaba hace un garabato y me dedica unas palabras…amago pagar los cafés , pero su mano me para sin palabras…se dirige al mostrador, regresa a la mesa y me dice “ya está” …salimos juntos, del Café Brasilero, atravesamos la Plaza Matriz hasta llegar a Peatonal Sarandí, allí nos despedimos con un apretón de manos, era un otoño como este pero de 1998 , pasó el tiempo y ese momento lo plasmé en mi segundo libro Cronista de Barrio , el año 2013, me quedó grabada cada palabra con sentido, me quedó ese tiempo compartido, me quedó su momento junto al mío, me quedó este recuerdo…hasta siempre Don Eduardo Galeano.” (Julio C. Romero Magliocca) http://www.raicesuruguay.com

  • julio romero dijo:

    “…esa tarde, noche en el Café Brasilero, cuando llegué para la entrevista él ya estaba sentado junto a su mesa preferida…luego de los saludos me dispuse a sacar el grabador para la nota y un libro que llevaba en el fondo de una mochila gastada “Las Venas Abiertas de América Latina” …cada pregunta tenía como respuestas un diluvio de palabras con sentido que esperaban un punto, por momentos se hacían silencios y terminaban con un remate inesperado, maduras y sabias como quien las emitía …recorrimos su niñez, su primer trabajo casi un niño, su encuentro con el Che, y aquella entrevista que le diera Peron en España, esa gran excusa para ver a Peñarol jugando la final con Real Madrid (hincha de Nacional pero primero futbolero) …me habló de lo presos que están los niños cuando miraba los edificios y allí en los balcones los niños en triciclo entre barrotes …sus vientos de libertad en el Barrio la Mondiola correteando aquellos baldíos… casi al terminar la nota, sin pedirme toma el libro que llevaba hace un garabato y me dedica unas palabras…amago pagar los cafés , pero su mano me para sin palabras…se dirige al mostrador, regresa a la mesa y me dice “ya está” …salimos juntos, del Café Brasilero, atravesamos la Plaza Matriz hasta llegar a Peatonal Sarandí, allí nos despedimos con un apretón de manos, era un otoño como este pero de 1998 , pasó el tiempo y ese momento lo plasmé en mi segundo libro Cronista de Barrio , el año 2013, me quedó grabada cada palabra con sentido, me quedó ese tiempo compartido, me quedó su momento junto al mío, me quedó este recuerdo…hasta siempre Don Eduardo Galeano.” (Julio C. Romero Magliocca) http://www.raicesuruguay.com

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Daniel Chavarría

Daniel Chavarría

Escritor uruguayo residente en Cuba. Profesor de griego, latín y literaturas clásicas en la Universidad de La Habana. Autor de numerosos libros y artículos periodísticos. Premio Nacional de Literatura

Vea también