Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Papeles son papeles

| 13

Comidillas en colas, paradas de guagua, barberías, centros de trabajo, en todos los lugares donde se toma la temperatura de los estados de opinión, ha sido el fraude cometido en el reciente examen de ingreso a la Universidad. Corresponde a los tribunales de justicia atender el caso, por cuanto nos encontramos ante un delito penado por la ley con profundas repercusiones en la formación ética de las nuevas generaciones. La información pública objetiva del resultado final del proceso tendrá, sin dudas, carácter ejemplarizante.

El análisis del asunto no puede quedar ahí. Los fenómenos de cierta trascendencia social obedecen a la concurrencia de múltiples factores. Los proveedores tarifados de un producto responden a la existencia de una demanda potencial que tiene su origen en la aspiración de todos los padres a garantizar el porvenir de sus hijos. Es un deseo legítimo, pervertido por una visión errónea de la realidad. El acceso fraudulento a un diploma académico considerado patente de corso para asegurar un puesto de trabajo calificado en una plantilla para dormitar allí, recostado en plácidos laureles, conduce a la larga al fracaso, la frustración y el resentimiento o, peor todavía, a medrar en las fronteras de la ilegalidad.

Allá por los años 80 del pasado siglo, en mi condición de Decana, participaba como observadora en los exámenes de fin de curso. Nunca intervine en las decisiones de los tribunales, por haber considerado siempre que preservar la autoridad del maestro es un principio sagrado inviolable. Lo hacía para valorar en lo concreto y tangible la marcha del proceso docente más allá de los acostumbrados controles formales. Al concluir la prueba intercambiaba puntos de vista con los profesores. Advertí en ocasiones en muchachos apenas veinteañeros limitaciones naturales para proseguir exitosamente una carrera de actuación. Mi comentario al respecto recibió una respuesta tajante: “En su momento, los suspenderá la vida”. Un suspenso en la Universidad —argumenté—, es menos doloroso que el de la vida, definitivo y sin posibilidad de recomienzo. El otro, en cambio, ofrece vías para encontrar el mejor camino.

Un título académico avala el conocimiento adquirido. Cuando no tiene el respaldo de la verdad, se convierte en papel mojado, en materia prima desechable. El saber no ocupa lugar, decían los viejos de antaño. Es un bien invaluable que se preserva y acrecienta a lo largo de la existencia. No es solamente atributo de los universitarios. Podemos reconocerlo en la sabiduría del campesino que domina los secretos del tiempo, de la tierra y de los cultivos; en la creatividad del artesano; en la pericia de quien domina un oficio. Conservo en mi casa una repisa que lleva más de 70 años cargando libros. La hizo un modesto carpintero de la calle Peña Pobre. El barniz no ha perdido el brillo inicial. Para aquel joven, heredero de una tradición, la hechura de cada pieza constituía razón de orgullo profesional.

La improvisación y el paternalismo han conducido a soslayar la importancia de la profesionalidad. En los centros de trabajo encontramos con frecuencia efectos negativos de esa malformación en especialistas resignados a seguir mecánicamente las pautas de la rutina aprendida alguna vez, indiferentes ante la necesidad de mantener una permanente actualización respecto a su área específica del saber en espera pasiva de un seminario destinado a informar sobre un aspecto puntual. El paso por un centro de educación medio o superior implica tan solo la adquisición de las herramientas básicas de un aprendizaje que habrá de renovarse y enriquecerse permanentemente. Siempre ha sido así, pero en el mundo contemporáneo el ritmo de la innovación ha adquirido una velocidad impresionante. La obsolescencia de los equipos puede ir acompañada por la obsolescencia de las personas. En un capitalismo altamente competitivo, indiferente al destino del ser humano, esa trágica caída en el vacío sucede todos los días.

Requerido de cambios, nuestro proyecto socialista se sustenta en lineamientos que tienen por objetivo primordial al ser humano, partícipe decisivo de la construcción de una sociedad a su medida. Junto a la Campaña de Alfabetización, la Revolución Cubana llevó a cabo la Reforma Universitaria. Desde la precariedad extrema pudo implementar las bases de un vertiginoso crecimiento científico que, sin descuidar la búsqueda de soluciones a los problemas planteados por la práctica, se afincaba en la consolidación de las ciencias básicas, dado que de faltar esa integralidad, el país seguiría condenado a la dependencia heredada del coloniaje.

Para muchos, tanta audacia pertenecía al ámbito de lo utópico. Fueron los cimientos de un extenso capital intelectual que, en breve tiempo, revertiría con creces la inversión realizada, tanto en desarrollo humano como en ingresos económicos para el país. La configuración cultural del mundo se modificaba con el aporte de la ciencia, no limitada ya al trabajo de excepcionales personalidades aisladas. La voluntad democratizadora favoreció el acceso a esta zona del saber de jóvenes procedentes de las capas medias, así como de aquellos procedentes de la clase obrera y del campesinado. La creación de escuelas vocacionales favoreció la captación de talentos. Muchas familias sembraron en sus hijos el deseo de superación en el contexto de una dinámica social acelerada.

Las duras circunstancias del período especial generaron un espíritu de supervivencia que desplazó las expectativas de vida hacia los sectores que ofrecían en aquel entonces mayor remuneración o ingresos colaterales en moneda dura, lo que redundó en cambios en la escala de valores, patente sobre todo en quienes ingresaban al mercado laboral. Entre los trabajadores asalariados, la extensión de las sedes universitarias ofreció oportunidades para obtener títulos que garantizaran la promoción a cargos con mejores sueldos.

Involucrados ahora en la actualización del modelo económico, los cambios que se avecinan imponen la renovación de la mentalidad, de hábitos y costumbres adquiridos. Crecimiento económico no implica, necesariamente, desarrollo. Este último requiere la elaboración de estrategias políticas concertadas. La inversión en educación, ciencia y cultura adquiere un papel de primera importancia en una perspectiva transformadora. La modernización de la infraestructura y del equipamiento, la expansión de la industria y de la agricultura requieren personal altamente calificado, con iniciativa, y dotado de inquietud por la superación. También son indispensables la ética profesional, la disciplina, el rigor en el análisis de los problemas y un sentido de la responsabilidad personal. El capital intelectual es una fuerza productiva que contribuye al bienestar de la sociedad. Su formación no constituye un gasto. Es una inversión.

Los padres sueñan con un porvenir promisorio para sus hijos. Para encaminar a nuestros hijos a través de los escollos de una existencia en la que algún día dejaremos de estar a su lado, precisa enseñarlos a valerse de sus propias fuerzas. El niño que comienza a dar los primeros pasos vacilantes, tropieza y cae. Así va aprendiendo. Luego, poco a poco, habrá de ir incorporando que tiene derechos y deberes, tanto como pequeñas responsabilidades en el hogar y, sobre todo, en el estudio.

Padres y maestros no deben suministrar eternamente una papilla predigerida. «Empínate», dijo Mariana Grajales a uno de sus hijos. Era en tiempos de la Guerra Grande. Ese llamado vale también para el batallar de la vida, lo que constituye una manera de realización personal por el despliegue de todas las potencialidades que cada cual trae al nacer. De la mano de padres y maestros, tenemos que ir soltando amarras y valernos de nuestras propias capacidades. Solucionar problemas en la tarea cotidiana del escolar es una forma de entrenamiento para los imprevistos que nos presentará la existencia.

La ética se integra al conocimiento para la vida. Puede ser una rama de la filosofía, pero se concreta en el quehacer profesional del obrero, del empleado, del graduado universitario. Es inseparable del quehacer de un médico en la atención de un paciente, del constructor que asegura los cimientos de una casa, en el maestro que conduce la formación de sus estudiantes. Y el rescate de la profesionalidad real es imprescindible en la hora que estamos viviendo.

Papeles son papeles cuando los diplomas académicos no avalan el conocimiento real. Se engañan los padres y maestros que pretenden allanar caminos por vías fraudulentas. Propician, sin saberlo, el trágico e irremediable fracaso de las generaciones emergentes, adobados muchas veces por la ponzoña, la envidia, el resentimiento y la amargura.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El gato dijo:

    Pero nuestro sistema de educación, desde hace varios años adolece de ese mal que se llama “Promocionismo” que no es otra cosa que una manera indirecta de hacer fraude. En ese y en otros males que lamentablemente existen en nuestro sistema están las causas de este hecho que hoy se comenta.
    La gente como que ha perdido los frenos, el alumno cuestiona al maestro, los padres cuestionan al maestro, cada cual se siente con derecho a cuestionar y a exigir que las cosas tienen que hacerse como ellos entienden. Se ha deteriorado mucho la autoridad del maestro y de la escuela en general.
    En los años que fui estudiante (años 70 y 80) las cosas eran diferentes, había otro respeto hacia las instituciones educativas. Te aplicaban el examen y si suspendiste tenias que repetir el grado y nadie protestaba ni nadie quería matar al maestro ni retar al director. Hoy todo el mundo aprueba, todos pasan de grado, hay extraordinario, recontraextraordinario, mundiales y nadie repite un año. Pero llegan al sexto grado y no saben leer con fluidez, llegan a la universidad y no saben redactar un párrafo.
    Yo fui estudiante sin Powerpoint ni televisor, pero cuando terminabas el primer grado sabias leer y escribir, cualquier alumno de cuarto grado era capaz de redactar con concordancia y leer con fluidez ¿Por qué ahora no?
    Más allá de las medidas ejemplarizantes y las sanciones administrativas o penales que se apliquen. Este hecho de fraude es una consecuencia que tiene sus causas en muchos factores que los especialistas del Ministerio de Educación deben analizar.

  • Roberto dijo:

    !Sabias palabras!. !Cuántos dolores de cabeza, por llamarlo de alguna manera, nos hubieramos ahorrado de tener en cuenta antes todo lo que se dice en estas reflexiones!. Leyendo el artículo y observando el panorama de lo que aquí se denuncia- que no es un asunto de ahora, pues dede hace años el tema del fraude es comidilla entre educadores y educandos- quizás por ahí esté la explicación de tanto jóven y adolescente medrando por las calles de nuestras ciudades sin rumbo fijo para seguir.

  • Alberto N Jones dijo:

    Estos lodos provienen del debilitamiento de la disciplina profesoral y los esfuerzos desmesurados de promocion de los anos 70’s. Rectificar inmediatamente el rigor cientifico de los anos 60’s, estimular y premiar los que descuellan y convertir la cultura en un parametro social es el unico camino a seguir.

    Restituir la moral de los anos 60’s en que era normal amanecer estudiando, en que habia que ignorer paseos y placers debido a la exigencia del profesor y nivel de demanda en las pruebas, pruebas que se realizaban sin la presencia del profesor y nadie osaba copier, fueron las bases que sentaron el nivel que hoy dispone el pais.

    Hay que declarar la guerra al comportamiento poco professional, sin etica de algunos estudiantes, convertir “el forro” en bochorno, estudiar por libros y no notas de clase y como nos dijera el eminente Dr. Galis Menendez, 100 puntos para el libro, 99 para el profesor y el resto para el examinando.

  • gladys regina dijo:

    Siempre de acuerdo con la Dra Graciella,no hay una linea de este articulo en la que no este yo plenamente de acuerdo.
    Ahora estamos frente a un asunto que ha tomado caracter de noticia nacional,y seguramente internacional,pero,es este el unico fraude que cometemos?:adonde dejamos las revisiones de nuestras casas,patios,y alrededores que deben hacer los miembros de la campaña contra el mosquito,adonde la fumigacion que no realizamos y consta en papelitos como que se cumplio?,quienes les damos el “visto” a esas personas para que escriban que nos hicieron el trabajo?:esto tambien es fraude,y lo peor es que las consecuencias no las paga un estudiante,sus padres ni los profesores,las consecuencias pueden ser fatales porque las pagan a veces las personas mas susceptibles de la poblacion al no erradicarse el agente que trasmite enfermedades como el dengue.
    HAy muchos ejemplos en la vida cotidiana que,como este que acabo de decir,son tan graves como el fraude academico,el cual ya no debe ser noticia pues todos sabemos que dia tras dia se comete ,lo que pasa es que es un secreto solapado,nadie quiere denunciarlo en voz alta.Desde el curso 1977-78,recuerdo la Comandante Fidel Castro durante la inauguracion de la Vocacional de Pinar del RIo,haciendo referencia al fraude
    que se produjo en la Escuela de Medicina de LA HAbana,me van a decir que ese fue el ultimo?,noooo!,lo que sucede es que no todos tienen la suerte de salir por la radio o la television.Revisemos el concepto de fraude,y el que este libre de culpas,que tire la primera piedra.

  • ViC2 dijo:

    Admiro mucho a la Dra., realmente una persona lúcida.
    Tengo una historia y me gustaría que me dijeran si es un tipo de fraude también:
    Hace unos 6 o 7 años, cuando comenzaron a dar clases de medicina en los policlínicos, yo era técnico de un laboratorio informático. Había una muchacha de primer año que desaprobó la prueba final y el extraordinario. El día del mundial, justo cuando transcurría la prueba (solamente esa muchacha había llegado a ese nivel) llegó una visita del MINSAP. Llamaron a la profesora que estaba poniendo el examen (creo que era morfofisiología) y le dijeron bajito (pero no tanto que yo no pudiera escucharlo) y cito: “esa muchacha no puede desaprobar el examen”. Así de simple. Claro, no lo desaprobó. Quizá algún día un hijo de una familia cubana caiga en las manos de esa Dra.
    ¿Es fraude? ¿Fraude politicamente correcto? ¿Fraude autorizado?

  • ROLANDO CABRERA dijo:

    CONSIDERO QUE TODOS LOS FRAUDES, INDISCIPLINAS, CORRUPCIÓN, VIOLACIONES Y OTRAS TANTAS IRREGULARIDADES SUCEDEN POR NO ACTUAR CORRECTA Y OPORTUNAMENTE LAS AUTORIDADES FACULTADAS PARA ELLO EJEMPLO: NO PAGAR EL TRANSPORTE,VENDER PASAJES,PESAJE Y COBROS INDEBIDOS, CONSTRUCCIONES Y MANTENIMIENTOS MAL TERMINADOS, VENTAS DE EQUIPOS Y PRODUCTOS DEFECTUOSOS, SON TANTAS LAS VIOLACIONES QUE CONTINUAN SUCEDIENDO, QUE HAY QUE PREGUNTARSE ¿HASTA CUANDO? TODOS LOS VIERNES PUBLICAN EN GRANMA OPINIONES QUE SE REPITEN DEL PUEBLO Y MUY POCAS VECES LOS RESPONSABLES RESPONDEN, CREAN UNA GRAN COMISIÓN, INVESTIGAN, EL MAL TRATO SE REPITE Y HAY QUE SEÑALAR “COLETILLA” POR LA INSUFICIENCIA EN LA RESPUESTA. LA AUTORIDAD ESTÁ DÉBIL Y ESA DEBILIDAD PROPICIA LA CORRUPCIÓN.

  • ROLANDO CABRERA dijo:

    CONSIDERO QUE TODOS LOS FRAUDES, INDISCIPLINAS, CORRUPCIÓN, VIOLACIONES Y OTRAS TANTAS IRREGULARIDADES SUCEDEN POR NO ACTUAR CORRECTA Y OPORTUNAMENTE LAS AUTORIDADES FACULTADAS PARA ELLO EJEMPLO: NO PAGAR EL TRANSPORTE,VENDER PASAJES,PESAJE Y COBROS INDEBIDOS, CONSTRUCCIONES Y MANTENIMIENTOS MAL TERMINADOS, VENTAS DE EQUIPOS Y PRODUCTOS DEFECTUOSOS, SON TANTAS LAS VIOLACIONES QUE CONTINUAN SUCEDIENDO, QUE HAY QUE PREGUNTARSE ¿HASTA CUANDO? TODOS LOS VIERNES PUBLICAN EN GRANMA OPINIONES QUE SE REPITEN DEL PUEBLO Y MUY POCAS VECES LOS RESPONSABLES RESPONDEN, CREAN UNA GRAN COMISIÓN, INVESTIGAN, EL MAL TRATO SE REPITE Y HAY QUE SEÑALAR “COLETILLA” POR LA INSUFICIENCIA EN LA RESPUESTA. LA AUTORIDAD ESTÁ DÉBIL Y ESA DEBILIDAD PROPICIA LA CORRUPCIÓN. GRACIAS GRAZIELLA POR ALERTAR.

  • manuel dijo:

    El fraude esta en todas partes, no solo en Cuba. No quieran limpiar la pajita que ha caido en el ojo de la Educacion y seguir como si todo estuviera resuelto. Ademas, El castigo es importante pero no lo unico.
    Por ejemplo. trabaje de medico en Centro Habana. otros medicos me habian dicho que falsificaban informacion en la documentacion que llevaban (historias clinicas, fichas familiares, hojas de cargo, y demas documentos de las decenas de programas que debiamos llevar para controlar decenas de enfermedades y riesgos para la salud) con el objetivo de “cumplir”, tener buenas calificaciones, optar por especialidades, post grados, viajes al exterior, etc. Esos companeros, casi todos, me estimulaban a hacer lo mismo, que no fuera “tonto”, corria el riesgo necio de “quedarme atras”. En aquel policlinico teniamos que aplicar unas encuestas a la poblacion. Nos dijeron que esas encuestas eran parte de un convenio con el pais bajo (Holanda) en el que ellos nos donaban computadoras y otros medios y nosotros colaborabamos en esos estudios. En los estudios cientificos se selecciona muy bien la Muestra que se va a estudiar. Producto de que estabamos atrasados en las encuestas, la directora del policlinico en un momento de desesperacion, nos dijo que hicieramos las encuestas como fuera, que si alguno vivia en un edificio que se la hiciera a todos los de ese edificio: Fraude. Yo me senti mal y decidi ir a la Plaza de la Revolucion. Alli me dijeron que un tal Santiago, me atenderia. El señor fue muy amable (año 2000) y me pidio que pusiera por escrito mi denuncia. Asi lo hice. Al siguiente dia el director provincial de Salud tuvo un pequeño encuentro conmigo y me dijo que todo se arreglaria y que le dijera si alguien tomaba replesalias conmigo. Luego me cito a su oficina el director municipal de salud, quien fue menos amable. Mis colegas en el policlinico me miraban como si yo fuera el Diablo, pero ninguno se atrevia a agredirme. Durante las siguientes semanas hubieron varias inspecciones, la directora no siguio trabajando en aquel lugar, pero NADA MAS CAMBIO. Todo siguio igualito. Yo gane muchos enemigos, la directora fue sustituida Y NADA MAS, Y NADA MAS. Eso me hizo desencantarme del sistema. Yo habia ido a la Plaza a quejarme apenas unos dias despues de que Fidel dijera en esa misma plaza (mayo 1ro de 2000) que la Revolucion era no Mentir jamaz, y yo fui a probar que habia de Revolucion y encontre que habia NADA. Que tenia que seguir viviendo en la Mentira. Ese fue el comienzo del final, de la decision que un dia tome de dejar ese pais (en Abril 2007). La lista de “razones” para sentir que habia injusticia y mentira crecia con los meses: que no me dejaban viajar fuera del pais, sin una Carta Blanca (carta de libertad como si fuera un esclavo) y que esa carta se demoraria hasta 5 anos en darmela; que las Tesis de post grado estaban llenas de mentiras, pues asi como mentian los medicos en cuanto documento llenaban, mentian en todo lo que ponian en esas Tesis para graduarse de especialistas; y mentian en los articulos que luego salian publicados; y mentian a los pacientes cuando les decian que su tratamiento era adecuado cuando sabian que mejores alternativas habian pero no dentro de Cuba. Cuendo empiezas a ver mentiras por todas partes, empiezas a desconfiar de TODO. Todo empieza a perder valor, todo deja de ser digno, martiano, revolucionario. Empiezas a sentir rechazo, caes en una espiral de desconfianza hacia todo, que llevas contigo a todas partes. Luego ves que cambian en todas partes, no solo en Cuba, funcionarios de todos los niveles, pero pocos cambios ocurren para que esas situaciones no se repitan. El castigo y el estimulo son una pequena parte de la solucion. Hay un mar de mentiras que nos envuelve a todos, que crea mareas cuyas crestas decollantes queremos decapitar. No arrancamos el mal de raiz, dejamos la mentira en todas partes y ahí seguirá por siglos hasta que las circunstancias la hagan innecesaria y muera de inanicion.

  • Manuel el profe dijo:

    Estoy de acuerdo con la Dra., solo quiero añadir, ¿quienes piden hoy Pedagogico en el Pre? R-Los peores promedios. ¿Les gusta la carrera de Pedagogia? R- No, ¿Por que entonces la matriculan? R-Para solo hacer 14 meses de Servicio Militar. Si lo que estoy diciendo no es verdad en el 80 por ciento de los casos , reto a queme lo demuestren . El Profe

  • Frida dijo:

    ¡Espantoso! La Doctora Graciela, como siempre: Genial. Las opiniones de los lectores muy buenas, todos tenemos una experiencia al respecto. En el año 1976 hubo una MUNDIAL, creo la primera, donde algunos tuvimos que asistir e incluso repetimos el grado y hoy somos profesionales. 10 años después se repitió la MUNDIAL. ¿Recordamos la lista de promociones que publicaba Granma cada fin de curso? Escuelas con más de 97, 98, 99 y hasta 100 % de promoción ¿Qué es eso? ¡Imposible! Ciertamente las personas no saben redactar ni un párrafo como se dice arriba, las faltas de ortografía son tremendas y de los cáculos matemáticos, ni hablar. La física, química, biología, ciencias naturales, son puras abstracciones sin ninguna práctica para la vida, los niños la aprenden porrepetición, después que hemos apoyado la loable convicción vareliana de acabar con escolástica. Por favor, padres, maestros e instituciones públicas estamos obligados a abrir un dialógo franco a “camisa quitada<<<<<<<2 es imprescindible revertir el estado actual de las cosas en este sector tan importante en la sociedad si queremos construir un socialismo prospreo para mantener la unidad nacional y la independencia. El reto es tremendo, los males van penetrando la sociedad y hay que pararlo. Gracias amigos.

  • Margot Martínez dijo:

    Considero que este artíeculo debe ser publicado en prensa escrita acequible a todo el pueblo por su calidad y cértero análisis.

  • luis dijo:

    El fraude empieza con las tareas… Y alla van los padres y abuelos a buscarle al nene lo que pidiò el maestro o profesor por internet ( sin tenerlo ) sobre lo que no fue capaz de dar en clases, vaya, para matar la paloma… Y regresan los muchahos con un EXCELENTE por el trabajo que hicieron otros y todos se felcitan en casa y vendrán otros excelentes, otros fraudes mayores. hasta cuando ?

  • ANIBAL dijo:

    NO COMPARTO LA IDEA DEL FRAUDE NI COMO PERSONA MAYOR NI COMO ESTUDIANTE QUE FUI ES PENOSO QUE SUCEDAN ESTAS COSAS CON TANTO QUE SE LUCHA EN ESTE PAIS POR LA EDUCACION DE NUESTROS HIJOS Y NIETOS CONCIDERO DEBE APLICARSE LA LEY CON TODO RIGOR PARA QUE ESTAS COSAS NO SE REPITAN.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Graziella Pogolotti

Graziella Pogolotti

Vea también