Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Verde Olivo: más que una opción, un sentido de la vida

| 3

10-abril.-revista-verde-olivo

La revista Verde Olivo nació hace 55 años. Fue el primer medio de prensa creado por la Revolución al llegar al poder. Las referencias históricas fijan el principio en Ciudad Libertad, durante una reunión entre los comandantes Camilo Cienfuegos, Ernesto Guevara y Raúl Castro, en el período en que se diseñaba la Sección de Cultura –hoy Dirección Política– del Ejército Rebelde –nuestras FAR–. Ocurrió simbólicamente el 10 de abril, día fundacional de la República y día de la Patria, al decir de José Martí.

Era un tabloide semanal que devino revista con igual periodicidad. En los años ochentas pasó a ser mensual, hasta que el país ingresó al crítico período especial. Entonces desapareció de los estanquillos y, aunque por espacio de 16 años hizo apariciones esporádicas como tabloide o revista, no fue sino hasta 2006 que la publicación volvió por el espacio que siempre le perteneció.

Tuve el privilegio de integrar su redacción en 1983, a poco tiempo de haberme graduado de periodismo político-militar. Para nuestra generación era como ingresar a un templo por el que habían pasado o colaborado plumas maestras como las de Marta Rojas, Alejo Carpentier, Ángel Augier; donde alineaban ya otras no menos reputadas, como las de Jesús Casal Guerra, Juana Carrasco, Héctor de Arturo, José Casañas. Carlos Rafael Rodríguez y el Che habían sumado sus filosas letras al proyecto; Sergio Canales y Perfecto Romero sus fotografías; Wilson, Orlando Alba y Silvio Rodríguez sus ilustraciones… Todos son nombres hoy imprescindibles en un recuento del periodismo nacional.

No faltaba información. Fue desde las páginas de Verde Olivo que nuestro pueblo conoció de los juicios a los criminales de guerra de la dictadura –esos que la historiografía revisionista silencia o tergiversa hoy oportunistamente–, del doloroso proceso de la microfracción que minaba la vital unidad, sin la cual no habría sobrevivido la Revolución, y donde brilló especialmente la conducción de nuestro actual Presidente. Allí quedaron, para la historia, el parto complejo del Partido Comunista de Cuba y todas las demás organizaciones políticas y de masas, las polémicas en torno a lo que hoy se conoce como quinquenio gris. También están los testimonios de las misiones internacionalistas, de las guerras y conflictos internacionales, en una visión reflexiva poco común.

Tampoco faltaba polémica –¡y no solo deportiva, artística y literaria, sino sobre los asuntos más medulares y estratégicos de la economía y la política del país y de la realidad internacional!– De esos de cuya ausencia nos quejamos, sobre todo los que la curiosidad o el interés popular reclamasen, a partir de los silencios propios y los generados a nuestro alrededor. Ni faltó luz sobre los temas más difíciles, como las primeras y respetuosas dudas sobre lo que ocurría en el campo socialista y la URSS; ni siquiera reflexiones críticas sobre la conducta de los militares, el desempeño de sus unidades o el funcionamiento de su industria.

El General de Ejército, como Ministro de las FAR, y el entonces Jefe de Estado Mayor General y Viceministro, general de división Ulises Rosales del Toro, nos dieron a los dirigentes de la Dirección Política y a los periodistas, en ese sentido, numerosas lecciones de acuciosidad profesional, de responsabilidad y de audacia política, que permanecen como guía de acción para enfrentar todavía cada jornada de nuestras vidas como trabajadores de las ideas.

Cuando las condiciones económicas del país forzaron su cierre temporal, la revista, comprometida con la rectificación de errores y el desempolve que propugnaban Fidel en el país y Raúl dentro de las FAR, había puesto en práctica un estilo de hacer periodismo y unos métodos de interacción con sus lectores que, en determinado momento, la llevaron a competir con la más antigua y popular de las publicaciones cubanas: Bohemia. Era su momento estelar, pero supo privilegiar la salvación de la Patria por sobre todo.

Los que integramos aquella redacción-escuela de periodistas curtidos y bisoños, de militares y civiles, nos repartimos y multiplicamos por otros medios de comunicación del país, incluso se nos asignaron otras tareas; pero puedo asegurar que llevamos con orgullo, como marca de hierro candente en nuestra conciencia, carácter y formación, esa escuela extraordinaria que, siendo una opción, fijó el sentido de nuestras vidas. Nunca mejor dicho, seguimos de Verde Olivo.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ramiro dijo:

    Los amantes de la aviación civil y militar: necesitamos que en esta tan prestigiosa revista se publiquen más artículos sobre nuestros medios aéreos de combate, sobre todo de nuestros gloriosos MiGs 21, 23 y 29, y de los helicopteros MI 8 y Mi 17, y tambien por supuesto que publiquen más historias de nuestros agerridos pilotos de combate, sobre todo los de la vieja escuela de China, la generación de Henry Pérez Martínez, Jorje Vilardel Gonzalez, Fernando Barragan Carrandy, Rigoberto Riveron, Nestor Pérez Enriquea, Alvio Cordova Mantecon, Nestor Darias Cabrera, Nicolas Roque Ferrer, Tomas Estrada, Miguel Blanco, Antonio Telmo Almenares, Luis Quiñones Perez, Orlando Zayas Bazan, Fernando Caballero Carmenate, Rolando Rubinos de la Rosa, Silvio Tejeda, Eloy Fernadez Fernandez, Taurino Enrique Vazquez, Pedro Perez, Jose Lachiondo Alvarez, Mario Miranda Perez, Gogual bermudez, Ignacio Garcia, Pablo Jose Ortiz, Eduardo Garcia. Entiendan oficiales y editores de la Revista Verder Olivo, no todos los que amamos la aviación podemos tener libros que nos cuenten tantas hazañas vividas por esos pilotos, recuerden lo que dijo Raul en el prólogo del libro “Secretos de Generales” y cito textualmente: “… La dispopsición de nuestro pueblo a la hazaña y el sacrificio anónimos tiene un valor ético extraordinario, pero tambien ha dificultado en cierta medida transmitir a las nuevas generaciones el tesoro de valores morales y la experiencia combativa acumulada. La permanente desición de hacer la historia y la poca disposición a escribirla, evadiendo lo que constituye una elemental obligación con el presente y el futuro”.
    Yo les sugiero que revisen los archivos, sientense, analicen y aprueben articulos donde podamos deleitarnos con esas verdaderas hazañas combativas de los que fueron fieles y firmes guardianes de nuestro cielo, de aquellos que cuidaron con celo, el cielo de nuestra patria y el de los paises hermanos. Reflexionen compañeros.

  • Erick dijo:

    Hola, necesito que alguien me diga de favor, dónde queda la sede de la Casa Editorial Verde Olivo. Estoy buscando un libro, pero preferiría que allí me dijeran dónde buscarlo. Si tienen algún número telefónico mejor. Saludos

  • RamonLedón dijo:

    Saludos para el compañero diplomático y periodista cubano Pedro Prada, y para el coronel Jorge Galvan Blanco, director de la prestigiosa y renacida Revista Cubana Verdeolivo.
    Quien les saluda no es ningún fanático a nada, pero si amante de la aviación, de la verdad y la justicia por sobre todas las cosas, pero aclaro, amante de la aviación, no de la guerra.
    Una vez más pido a los que aparentemente pueden, que nos ayuden a llegar hasta la dirección política central de las FAR para hacer justicia con nuestros Guerreros Cubanos del Aire retirados del servicio activo, y dedicarles al menos, un blog con sus vidas dedicadas a la Fuerza Aérea en síntesis y sin tocar nada clasificado, sabemos muy bien lo que decimos, necesitamos apoyo, estamos dispuestos y preparados para proponer contenido para un blog dedicado a nuestros pilotos de combate retirados, y estamos seguros que nuestra propuesta es justa, pues como les reitero, sabemos muy bien lo que queremos y proponemos. Miren: http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2016-01-15/entre-cielo-y-tierra/
    ya aqui en Holguin, comenzaron a publicar trabajos, exposiciones y más adelante un futuro libro sobre la historia de la aviación civil, su autor, el Controlador de Tránsito Aéreo Yudenis Jimenes, esta dispuesto a colaborar en este proyecto que les propongo. Vuelvo y les recuerdo que nos basamos en las palabras de Raul Castro en el prólogo del libro Secretos de Generales, que en la primera oportunidad que tuve de dejarles mi opinión en este articulo, se las reflejé. Por favor, Jorge Galvan, ayudenos a llegar a donde le pedimos, al compañero General de División José Antonio Carrillo http://www.granma.cu/multimedia/imagenes/50067 para que en la potestad de él, pueda al menos valorar nuestra propuesta.
    Esperamos su colaboración, pues el tiempo continua pasando y la historia necesita ser contada para las presentes y futuras generaciones.

    Saludos desde Freyre, Holguin, Ramiro, instructor de JCCE.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro Prada

Pedro Prada

Diplomático y periodista cubano.

Vea también