Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Estados Unidos contra el mundo

| 5

Hubo un tiempo en que Estados Unidos tenía muchos amigos, o por lo menos seguidores relativamente obedientes. En los días que corren, parece que no tiene sino adversarios, de todas las coloraciones políticas. Es más, no parece estarle yendo muy bien en los encuentros con sus adversarios. Tomemos lo que ha estado ocurriendo en noviembre y la primera mitad de diciembre de 2011. Ha tenido confrontaciones con China, Pakistán, Arabia Saudita, Israel, Irán, Alemania y América Latina. No puede uno decir que haya llevado la mejor parte en estas controversias.

El mundo interpretó la presencia y los anuncios del presidente Barack Obama en Australia como un abierto desafío a China, pues le dijo al Parlamento australiano que Estados Unidos estaba decidido a “destinar los recursos necesarios para mantener nuestra fuerte presencia militar en esta región”. Para este fin, Estados Unidos está enviando a 250 marines a una base aérea australiana en Darwin (y posiblemente aumente este número en el futuro a 2 mil 500 elementos).

Ésta es sólo una de tantas jugadas de despliegue militar semejante en la región. Así, conforme Estados Unidos se retira (o se ve forzado a retirarse) de Medio Oriente -por razones políticas y financieras- muestra sus músculos en la región Asia-Pacífico. ¿Es esto realmente creíble, en un momento en que hay una renuencia creciente del público estadunidense para involucrarse en el exterior y hay exigencias urgentes de que reduzca sus gastos, incluidos los gastos militares? Hasta ahora, la “respuesta” de China ha sido, virtualmente, no responder, como diciendo que el tiempo está del lado de China, aun en cuanto a sus relaciones con Estados Unidos, o tal vez, especialmente para sus relaciones con Estados Unidos.

Luego está Pakistán. Estados Unidos ha arrojado el guante. Pakistán debe cesar de proteger a sus movimientos islamitas. Debe dejar de socavar al gobierno de Karzai en Afganistán. Debe cesar de amenazar a India con acciones militares en Cachemira. ¿O qué? Ése es el problema. Aparentemente, según documentos filtrados, Estados Unidos pensaba que el último amigo que le quedaba en Pakistán, el actual presidente Asif Alí Zardari, podía correr al líder del ejército, el general Ashfaq Parvez Kayani. En respuesta, el general Kayani hizo arreglos para que el presidente Zardari fuera a Dubai a un tratamiento médico. El golpe potencial, con respaldo de Estados Unidos, falló. Y si Estados Unidos intentara tomar represalias cortando la asistencia financiera, siempre está China para tomar su lugar.

En Medio Oriente, lo que más quiere el presidente Obama es que nada grave ocurra entre Israel y los palestinos, por lo menos hasta ser relegido. Esto no satisface las necesidades de Arabia Saudita o del primer ministro Netanyahu de Israel. Así que ambos continúan agitando el caldero, desde el punto de vista estadunidense. Y Estados Unidos quedó en la posición de pedirles, no de exigirles o controlarlos.

Luego está Irán, supuestamente la principal preocupación inmediata de Estados Unidos (como lo es para Arabia Saudita e Israel). Así que Estados Unidos ha estado utilizando sus más supersecretos aviones no tripulados (los drones) para espiar a Irán. No hay nada sorprendente en esto, excepto que parece que de algún modo uno de estos drones aterrizó en Irán. Digo “aterrizó” porque el punto clave es por qué y cómo fue que lo hizo. La CIA, de la cual es este drone, ha intentado, de un modo poco convincente, sugerir que hubo alguna falla mecánica que explica la cuestión. Los iraníes han sugerido que lo bajaron mediante una ciberacción. Estados Unidos dice “imposible” -pero Debka, la voz por Internet de los halcones israelíes, dicen que es cierto. Yo en esto pienso que es probable. Además, ahora que los iraníes tienen el drone, trabajan en descifrar todos sus secretos técnicos. ¿Quién sabe? Pueden publicar los secretos para que todo el mundo los conozca. Y luego, ¿qué tan supersecretos serán los drones?

Ah, sí, Alemania. Como todo mundo sabe, hay una “crisis” en la zona del euro. Y la canciller Merkel ha estado trabajando muy duro para hacer que los países de la zona del euro acepten una “solución” que le funcionará a ella, tanto en lo político, al interior de Alemania, como en lo económico al interior de Europa. Ella ha estado presionando en favor de un nuevo tratado europeo que impondría sanciones automáticas a los países de la zona del euro que violen las condiciones de este tratado. Estados Unidos consideró que éste era el enfoque erróneo. La posición estadunidense fue que ésta era una acción de mediano plazo que no resolvía la situación en el corto plazo. Obama envió a su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, a Europa para insistir en sus sugerencias alternativas. No importan los detalles, ni quién es más sabio. Lo importante es señalar que Geithner fue ignorado por completo y que los alemanes siguen en la suya.

Finalmente, los países latinoamericanos y del Caribe se reunieron en Venezuela para fundar una nueva organización, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Todos los países del continente firmaron, excepto los dos que no fueron invitados (Estados Unidos y Canadá). La Celac está diseñada para remplazar a la Organización de Estados Americanos (la OEA), que incluía a Estados Unidos y Canadá, y que suspendió a Cuba. Tomará un tiempo para que la OEA desaparezca y que sólo la Celac se mantenga. No obstante, esto no exactamente lo están celebrando en Washington.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    El que siembra vientos….

  • JESUS R. -PERÚ- dijo:

    Amigos, amigos, seguramente que no, pero lo que si tiene EE. UU. son ALIADOS de todos los tamaños y de toda capacidad de poder económico y político.

    Y con sus aliados o esos aliados confiando en EE. UU. no dudan en preparar y hasta proponer ataques militares contra sus países o regímenes enemigos. Como el caso de Iran, en donde Israel, confiado en la intervención norteamericana -sea directa o a través de la OTAN- no vacila en pregonar que atacará a Irán y hasta son capaces de hacerlo.

    ¿Acaso Francia y Alemania no reclaman la intervención del FMI (institución norteamericana después de todo) para “salvar” a la Unión europea y hasta la liquidación del euro?

    Pero claro que EE. UU. tiene sus adversarios también, adversarios que coyunturalmente son sus aliados incluso, como lo fueron China y Rusia cuando la intervención militar en Libia.

    Tendríamos que mirar bien los bloques que se tienen y se vienen gestando para poder entender bien cómo es que el capitalismo busca no solo sobrevivir sino continuar con su dominio.

    Pero el imperio norteamericano no tiene otra que su declinación y su posterior liquidación, aunque siendo lo que es ahora, su liquidación significará la liquidación de cuantos países o pueblos sean necesarios.

  • Partizany dijo:

    De cualquier modo la praxis historica de los imperios,condena inexorablemente a este que durante tanto tiempo se disfrazo’ de altruista.No se trata de paises en realidad,se trata del poder supranacional que busca la hegemonia mundial con la semantica tan tendenciosa de NUEVO ORDEN MUNDIAL…ya que en realidad,augura un desorden de incalculables dimensiones, antes que los beligerantes mayores se decidan a lanzar el verdadero holocausto de nuestra especie.Dramatico suena,y dramatico es,pues aunque todos vemos el desenlace,pocos tenemos los huevos y las convicciones de tratar de aunarnos en un esfuerzo desesperado y quizas quimerico de preservar nuestra especie de su autoquiria,pues aunque los yankees comiencen a “auto-aislarse”,aun quedan suficientes cipayos y cobardias,para prolongar sus desmanes y su agonia destructiva.Cuba,confia en ti misma,como siempre ha sido y si en la marcha las nuevas lealtades se solidifican,tanto mejor,y si no,hasta tus hijos expatriados por razones coyunturales,te defenderemos hasta donde nos permita,la energia de nuestra estirpe indomable sin ser noticia en la mercadotecnia occidental.

  • Julio Cesar Sanchez dijo:

    Estados Unidos es el gendarme del mundo o pretende serlo pero la humanidad tiene demasiados problemas a la vez. La política imperial trata por una parte de destruir la cultura de la resistencia, y al mismo tiempo, impone la fuerza dando la espalda al derecho internacional. Se nota que el tono de desobediencia hacia EEUU sube con la marea del caos; la ley de la selva obliga al otro a sacar la vieja maza de las cavernas.La paz por la fuerza debe ceder espacio a la fuerza de la paz. Pero los monopoios no entienden otra paz que la plusvalía y el “derecho reservado” para destruir la dignidad de los hombres. Es peligrosa la locura con las manos cerca de los botones nucleares. Y los “amigos”, no siempre se divierten.

    Julio César Sánchez

  • Aex GR dijo:

    La historia de los imperios pone fuera de esta a USA, el cual únicamente se mantiene como hegemonía, la cual esta a punto de terminar de la mano suicida de los mismos estadounidenses por entregar el poder político a un miembro social no predominante, es aquí donde históricamente inicia la decadencia de los líderes económicos y militares del planeta. Es incuestionable que nuevos órdenes económicos van a nacer en el mediano plazo y que no será en Medio Oriente, Latinoamérica o la India, sino en China y Australia donde estos se gesten, el tiempo nos dirá quien de estos dos ejerza el poder militar

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Immanuel Wallerstein

Immanuel Wallerstein

Sociólogo y científico social histórico estadounidense. Principal teórico del análisis de sistema-mundo.

Vea también