Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

Por lo que vale el ser humano.

| 29

colaborantes-medicos-cubanos-en-haitiEscribo desde Haití, y es que cuando uno llega a este país y proviene de una sociedad como la nuestra empieza a buscarle explicación a los problemas que ve, nos resultan extraño pero como revolucionarios nada nos es ajeno y precisamente por eso ayudamos a todos los pobres y desamparados del mundo.

Aprecias en el contexto nacional un país destruido por el terremoto del 12 de enero del 2010 e históricamente por el sismo del más brutal capitalismo, se aprecian las mayores desigualdades, vistas en contrastes de opulentos barrios de ricos, grandes comercios, autos caros, lujosos y hasta exclusivos y un atroz consumismo, por otra parte otros que no tienen qué consumir, ni dónde vivir, deambulan por las calles y como techos se contentan con una carpas para guarecerse.

Observas un país copado de cooperación internacional, abundan las organizaciones con proyectos de ayuda en cualquiera de las actividades de la vida social y económica de un país, con modernos autos, grandes logotipos con rimbombantes nombres, viven en placenteras viviendas con todas las comodidades en algunas no parece que estás en Haití quizás hasta te de por pensar que estás en Europa.

Sin embargo el verdadero contraste lo protagoniza la cooperación cubana, esa mano que tendemos al hermano país sin distinguir raza, credo o filiación política. Hoy el mayor protagonismo se alcanza en la salud, donde a más de una década de brindar salud de excelencia para los habitantes de este pueblo caribeño, seguimos salvando vidas, inmunizando para enfermedades, rehabilitando aquejados de secuelas del terremoto, promoviendo salud y luchando a brazo partido para que una epidemia no cobre nuevas vidas, y es que ciertamente la brigada medica cubana hoy llega a 68 comunas, trabaja en 23 hospitales comunitarios, en 12 centros de salud, en 30 salas de rehabilitación y en otras 78 unidades del Unidades del esquema de Salud haitiano,  y quiero decirles amigos míos que la única explicación que he encontrado aquí en Haití es que lo hacemos sin pensar en obtener reconocimiento, agradecimiento, beneficio económico o gastar contribuciones, lo hacemos porque compartimos lo poco que tenemos y lo hacemos con el más grande altruismo solo «por lo que vale el ser humano», algo que nos ha enseñado un gran hombre.

Les saluda

Josué Puigvert, cooperante de la Brigada Médica Cubana

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Victor. dijo:

    ESOS SON NUESTROS VERDADEROS MÉDICOS, LOS QUE SE MANTIENEN FIRMES, LOS QUE NO CLAUDICAN ANTES LOS CANTOS DE SIRENAS DEL IMPERIO, LOS QUE SON DE PATRIA O MUERTE.
    VIVA CUBA SOCIALISTA………

  • Avelino Soto Ugalde dijo:

    Efectivamente, por lo «que vale el ser humano», como lo afirma el Dr. o trabajador de la salud,Josué Puiguert,es que Cuba y su pueblo, no escatiman esfuerzos en procurar la salud del ser humano sin distingo de razas,credos y posiciones polítcas. Lo mismo hace con la solidaridad educativa que brinda a muchos pueblos del mundo. Saludos freternos y felicidades a Cuba en su próximo aniversario del 26 de julio. ATTE. PROFR. AVELINO SOTO UGALDE

  • Avelino Soto Ugalde dijo:

    El próximo 25 de julio se cumple el año de haber llegado mi esposa y yo de visita a este maravilloso país. Desde ese día por la tarde, en una caminata larguísima por el malecón, constatamos el júbilo de peblo cubano por lo que celebraría otro día 26, lástima que se conmemoró la fecha en otro lugar y no en la Habana, pues nuestro deseo era presenciar la celebración de tan trascendental acontecimiento. Felicidades para el pueblo cubano y su gobierno en este nuevo aniversario. Atte. Profr. Avelíno Soto Ugalde. Ciudad juárez, chih.

  • Pangola dijo:

    Que hermosas palabras casi que se me hace un nudo en la garganta definitivamente, uds médicos cubanos, son los héroes sin camáras de CNN que cuente sus historias, sin el apoyo de millonarios fundraising, sin páginas desplegadas en los principales diarios del mundo… Ustedes son los héroes por sus principios por entender lo que a muchos se les escapa es hacerlo «por lo que vale el ser humano» sin distinción de raza, religión, inclinación política , Nada! por que la raza humana es una. Felicidades y que si existe un Dios que los bendiga hoy, mañana y siempre.

  • lazaro dijo:

    Los cooperantes cubanos estan siempre exactamente donde deben estar, donde realmente son útiles y necesarios, reflejando la verdadera escencia de la Revolución, el humanismo, gracias a ellos por representar tan dignamente a nuestro pueblo.

  • gilberto dijo:

    no se si existe en el mundo gente mas noble, religiosa, solidaria, etc.

    la manera que Dios o sabe que o quien, ha puesto terremotos, huracanes, corrupcion y misera, encima de gente tan noble, eso como decia mi suegra muy catolica: Dios, lo acepto , pero no te entiendo.

  • ERNESTO dijo:

    BRIGADA MÉDICA CUBANA, FELICIDADES…

  • Voz popular dijo:

    Me da gusto leer este artículo escrito por un médico que trabaja para aliviar el dolor de las personas. Todo lo contrario a aquellos que se fueron a los Estados Unidos porque quieren lucrar con la salud de los demás.

  • Antonia Amalia dijo:

    El internacionalismo cubano es una de las páginas más hermosa de la práctica solidaria con otros pueblos en el mundo. Al igual que ustedes
    cuando cumplí misión en Angola en plena guerra lo que más me impactó fue conocer de cara a cara las miserias del continente africano y la sonrisa apagada de sus niños.

    Este entorno para la generación de cubanos que recibimos todo y no conocimos esa Cuba del pasado,debe servirnos para valorar en su justa medida lo que hicieron nuestros antecesores, debe servirnos para sembrar conciencia histórica y proyectarnos para el futuro.

    Y sobre todo ante ese constraste la mano solidaria de Cuba nunca debe faltar, al contrario debe brillar.Hoy ustedes están contribuyendo a enriquecer ese quehacer cubano en cualquier parte del mundo donde el ser humano sea nuestro principal objetivo.

    Antonia Amalia

  • Albadio dijo:

    Esos son los verdaderos médicos que necesita la revolución,felicidaes compañeros.

  • milenita dijo:

    amigos me da mucha alegría que tengan esa opinión sobre los médicos cubanos que están desempeñando una ardua labor me toca muy de cerca ya que mi esposo esta desde el terremoto en ese sufrido país y ninguno como los que están allí saben el dolor y el sufrimiento por la que están pasando cientos de niños y de personas
    pero como siempre nuestros médicos y personal para medico como héroes enfrentando todas las dificultades a las que se han vistos expuesto y lo mas importante regando mucho amor y cariño por donde pasan .creo que es una de las misiones mas importantes en este momento porque ha puesto muy en alto el nombre de nuestra revolución cubana por eso para ellos mis felicidades y que VIVA CUBA.

  • Juan Castro dijo:

    Por lo que vale el ser humano:

    Las brigadas médicas cubanas nos demuestran en sus actividades diarias en beneficio de la humanidad porque vale el ser humano.

    !Viva Cuba y sus brigadas médicas, educativas y deportivas diseminadas por todo el mundo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Con saludos.

  • Orlando dijo:

    Por cada médico traidor, hay cientos como usted que elevan la dignidad y el valor humano que inculcó la revolución en los cubanos.

    Un saludo.

  • Elpidio Valdes dijo:

    Mientras los internacionalistas cubanos de la salud, el deporte, la tecnologia y otras esferas de la economia mundial, prestan sus servicios en el mundo entero y en Haiti, lugar olvidado por los ricos y poderosos de este mundo, existe personajes en la Isla, que estan dedicandose a tratar de remover el piso del pueblo, el gobierno, el partido y su proceso social, economico y politico.

    Esos senores, representante de la llamada intelectualidad de izquierda en la Isla, lo que no sabemos de que izquierd se trata, digamos para ser un poco cuidadoso, la de los social democracia, tratan de llevar a la mente del pueblo sus maquiavelicas ideas, conceptos y sobre todo necesidades de cambio hacia el capitalismo como una unica solucion para llevar el pais hacia el progreso y el desarrollo.

    Al mismo tiempo hablan de la necesidad de buscar la unidad entre todos los cubanos, claro unidad incluyendo a los terrorista de Miami, a los cubano americano que dirigen la politica de los Estados Unidos contra la Isla, a los que con su silencio durante cincuenta anos, han permitido que en el exilio de Miami, Madrid y otros lugares del mundo, se tomen las medidas mas brutales, criminales y genocidas contra el pueblo de la Isla, sin que hayan levantado ni siquiera un dedo para senalar a los culpables de todos los niveles mundiales.

    Los senores arriba senalados tambien se han sumado a la claquea internacional, acusando a los dirigentes historicos de la Isla de ser los exclusivos culpables de los problemas que presenta el pais, los dirigentes historicos que no han cedido un principio en sus posiciones de principios, etica y fidelidad al marxismo-leninismo, a la solidaridad internaional en todos los frentes, los que no le han cedido un milimetro a los diferentes gobiernos de los Estados Unidos en su politica de terror, bloqueo y difamacion de todo tipo, los que han decidido siempre, poner los intereses del pueblo por enciam de cualquier interes personal de cualquier tipo, los dirigentes que no han podido ser senalado por su corrupcion, sus dineros en cuentas en el exterior y por cometer abusos de poder o contra los derechos humanos, estos son los dirigentes historicos que los senores social democratas en la Isla, trataen de desprestigiar y confundir con los corruptos gobernantes de los Estados Unidos.

    El pueblo conoce a los que dirigen a los que llevan el pais hacia metas de prosperidad y democracia, no a los que dicen defender el socialismo y el proceso de la Isla, triste futuro para los hombres que se prestan a difamar su pais, su proceso y el futuro de los cubanos por unos pocos pesos o algunas promesas de futuro poder y algunas finanzas adicionales para hacerle la vida mas facil y sobre todo sin trabajar, solo dedicado al trabajo intelectual, como lo hizo y hace Gorbachov y compania.

  • Matias dijo:

    Viva cuba , el mundo debe cambiar y con gente como esta se que todo lo que viene es mejor .

    Paz y amor.

  • F. JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    ¡MUY HERMOSO LO QUE HA ESCRITO EL DR. JOSUE PUIGVERT!

    ¡HAY MUCHOS CON DIGNIDAD Y DECORO!

  • F. JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    UNA NOTICIA QUE NO ME ASOMBRÓ; PERO INESPERADA.

    HE LEÍDO QUE LA «FUNDACIÓN W. CLINTON» HABÍA ENTREGADO VIVIENDAS CON MATERIALES «TÓXICOS» A HAITÍ.

    NO HARÉ MÁS COMENTARIO, SOLO ESPERAR QUE ESTO NO SEA CIERTO, POR EL BIEN DE LOS HAITIANOS, QUE BASTANTE TIENEN CON LA POCA AYUDA QUE REDCIBEN A PESAR DE LAS TANTAS REUNIONES Y «FOROS»

  • JESUS GARCIA CLAVIJO dijo:

    Y TODAVIA NOS QUIEREN SEGUIR BLOQUEANDO.

    J.

  • juan santos dijo:

    ES MUY CONMOVEDOR Y BONITO , SUPONGO QUE MUCHOS DE LOS QUE ESCRIBEN VIVAN FUERA DE CUBA , PORQUE EN CUBA NADIE O MUY POCOS TIENE ACCESO A INTERNET PARA PODER ESCRIBIR EN CUBADEBATE O LEER LOS COMENTARIOS , SI VIERON LA MESA REDODNDA DE ANOCHE PODARN VER LA GRAN DIFERENCIA ENTRE NUEVO VEDADO, MIRAMAR Y LAS IMAGENES QUE MOSTRARON DE GRANMA , PROVINCIA MUY REVOLUCIONARIA Y CUNA DE LA REVOLUCIÓN
    SALUDOS A LOS MÉDICOS QUE HACEN TAN GRAN ESFUERZO

  • Tay dijo:

    Todos los colaboradores y en especial los médicos, por su labor tan sagrada, demuestran al mundo lo que es la verdadera solidaridad y lo que los cubanos somos capaces de hacer sin esperar nada a cambio, solo por la satifacción de ayudar a quienes lo necesitan. Felidades por la labor que realizan y sigan adelante!!!!

  • Veronica dijo:

    Felicidades medicos cubanos!!! Viva Cuba y la Revolucion!! desde la tierra del Che admiro y respeto el trabajo que las brigadas hacen por el mundo!!

  • Barbara dijo:

    Un afectuoso saludo a todos los colaboradores cubanos que hoy estan en ese hermano pais,en especial a lo espirituanos que con tanto amor,sacrificio, entrega,responsabilidad lo hacen al igual que todos, desde la tierra del yayabo les estamos convocando a seguir en combate, a seguir la marcha de Serafin Sanchez, hoy celebramos con jubilo el acto provincial por la efemerides del 26 de julio donde resultaron destacados los municipios de taguasco, fomento y sancti-spiritus ganador y sede del acto, les aseguramos que todos ustedes estan aca en nuestros corazon.
    un saludo revolucionario desde la Direccion Provincial de Salud de SAncti-Spiritus

  • carlos dijo:

    Por eso y por mucho más Cuba se ha ganado el apelativo de «Potencia humanitaria»
    saludos desde Chile.

  • próspero dijo:

    Acabo de leer un artículo del hombre más rico del mundo!

    Rico no es el que tiene mucho. Es aquel, que no le falta nada.

  • próspero dijo:

    Hace algún tiempo, una estudiante pro-yanqui, me preguntó…. Cómo es posible que el imperio más poderoso de la historia, no ha podido con esa pequeña isla de Cuba?

    Solamente le respondí…. Dios, esta parado sobre ella!

  • Francisco Oscar Quiroga dijo:

    JOSUÉ: Lejos estoy de esas realidades que conozco a medias. Las informaciones que llegan de esa lejana isla en ocasiones están cargadas de intencionalidades. Yo simplemente, como un humilde escritor le di forma a este escrito, seguramente cargado de emotividad. Pido aquel que sea realmente conocedor de esa problemática me haga llegar por este medio las rectificaciones del caso. ¡Gracias!

    UNA TRAGEDIA TRAS OTRA

    Las calamidades en este mundo parecen no tener fin. Hoy un terremoto, mañana un tornado; ayer un tsunami, pasado mañana ¿Qué será? Y así, sucesivamente, se quedan personas sin hogares, deambulando por las calles, ateridas, muriendo de hambre y de sed, tras estos fenómenos que llegan de tanto en tanto a exigir sus espacios. Nadie está totalmente “a salvo”, pues estas tragedias llegan en cualquier momento y a cualquier rincón del planeta y sin avisar.

    Todo esto nos debe llamar a la reflexión y, como una comunidad universal, deberíamos tomar las previsiones del caso. No ya como país, sino como únicos habitantes de un planeta que se manifiesta como tal. . . ¿Se podrá hacer algo? ¿Habrá alguna manera de atenuar los efectos destructores de estos fenómenos naturales? Creo yo, que tenemos el suficiente conocimiento y basta experiencia, no digo para prevenir, pero sí para menguar en algo los efectos de esas calamidades. Lo que nos falta y voy a decir por qué, es la suficiente humildad para admitir nuestra propia vulnerabilidad y, nos está sobrando soberbia, para entender que “las cosas malas” no les pasan nada más que a “Los otros”.

    Ese trágico 12 de Enero de 2010, le tocó a la república de Haití, sufrir un devastador terremoto que dejó cientos de miles de muertos; otros tantos de heridos y una ciudad en ruinas. Se poblaron las calles de cadáveres; escasearon los alimentos, el agua. Las personas deambulaban sin rumbo entre los escombros, buscando a sus seres queridos que, presuponían, podían estar aun con vida entre esas montañas de adobe, piedra y madera, trampa infranqueable casi, para los rescatistas, que hacían lo que podían ante tanta calamidad. ¡Qué desastre! Un pueblo, en sí, empobrecido. Carente de previsiones sísmicas. Siempre intervenido y administrado desde afuera por sus problemas internos, lo que lo ha llevado a ser el país más pobre de América y, ¡Encima! ¿Tener que sufrir esto? Es algo que cuesta entender y del que voy a tratar de dar mi opinión.

    No conozco los pormenores de su triste historia, como no conozco el mundo y sus entretelones, que llevan a estos actos de dominio que entristecen, avergüenzan y revelan. Pero, a la vista está, que hay intereses muy grandes que se mueven por el mundo y, tras desmedidas ambiciones, producen efectos nefastos, en estas comunidades carentes de fuerzas y conocimientos para poder liberarse del yugo al que son impuestos permanentemente.

    Duele entender esta realidad, pero es así. Duele ver esa cantidad de niños, que hoy por hoy, carecen de familia. Ya antes estaban mal, cuanto más lo estarán hoy, después de haber sufrido lo sufrido.
    Muchas cosas se dicen al respecto. Algunas serán grandes verdades; como otras serán grandes falacias, pero, a lo que más le temo, es a lo que no se dice, pero que puede estar ocurriendo. El tráfico de niños. Pasa en otros países sin esa problemática tan grave, cuanto más no ha de pasar allí, donde el control se hacen tan complejo y confuso.

    Sé que están trabajando en el lugar instituciones internacionales, que movidos de buena fe, acuden al auxilio de ellos, pero que se ven superados por la magnitud de los acontecimientos, dejando abierta la posibilidad para que aquellos inescrupulosos que nunca faltan, esquiven las barreras de la justicia y se apoderen de niños para llevarlos ocultos al mercado mundial de personas, cometiendo una de las más grandes aberraciones que se puede cometer y que a posterior, dejan en sus arcas suculentas ganancias.

    Ahora me pregunto yo: ¿Quiénes y, para qué, compran esas criaturas? ¿Cuánto se las paga? ¿Se cobrará más una niña que un niño, o viceversa? ¿Un blanco que un negro? ¿Se le irá a explicar al transcurrir los años, si es que viven, el por qué se los compró? Ante estas acciones incorrectas, quedan abiertos muchos interrogantes y se puede llegar a conjeturas horrorosas.

    ¿Hasta cuándo tendremos que tolerar estos actos de vandalismos organizados? ¿Que nos pasa, como sociedad, que no podemos erradicar esa barbarie enquistada desde tiempos pretéritos?

    ¡Qué soberbio puede ser el accionar del hombre, en ciertas ocasiones con la vida!
    No entra en mi entendimiento esa “Tozudez” de acaparar y acaparar riquezas y privilegios, avasallando el derecho de los demás.

    Algún día, cuando el planeta agonice, después del atropello que sufre hoy, nos acordaremos, aunque tarde, que todo podría haber sido distinto; que todo podría haber sido mejor, si hubiésemos tenido un poquito de humildad y menos ínfulas de grandezas.

    Por eso, al mirar hoy las imágenes que llegan desde Haití, digo con mucha rabia y decepción: Bien podrían los grandes poderes del mundo, ahorrarse las ingentes sumas de dinero, que en aparatosos movimientos simulan llevar al auxilio y, hacer en silencio y con altura el meaculpa necesario para enmendar en algo, los efectos nocivos, que han llevado con su accionar, a ese, como a otros pueblos, a la marginalidad absoluta; condenándolos innecesariamente, al sub desarrollo cultural y económico. Ocupando y usufructuando sus espacios geográficos, amparado por el poder que les confieren las armas que en vista de todos manipulan y, que de sobra sabemos, que con el alto costo que cada uno de esos sofisticados instrumentos bélicos que exhiben sin retacear, una familia haitiana come un año entero, por no decir dos.

    ¡Basta ya entonces de hipocresías! No somos tan crédulos e ilusos, el resto de los habitantes del mundo. No vamos a decir: ¡Qué grandes que son! ¡Qué caritativos! ¡Cómo se desprenden de esos bienes! Si a la vista está que de esa manera tan espamentosa, lo único que se da a entender, es que se resguarda por la fuerza, el espacio usurpado y se realiza así el control de esos despojos, que pertenecen a un pueblo sometido, que sabrá Dios, donde esconde la riqueza que despierta la codicia y la avaricia de “los grandes”, que no se apartan, un ápice, de lo que creen les corresponde. Y a manera de una fiera satisfecha, reserva con angurria desmedida los desquicios que aun se conservan, para en un futuro continuar con el proceso de aprovechamiento y no perder allí las prerrogativas y sus altos niveles de vida que los caracteriza. Sin importarles el precio que pagan los pueblos, que como Haití, incapaces son de desprenderse de las cadenas de opresión que en todo tiempo extendieron para su provecho.

    ¡No señores! No es así como se ayuda. Dice un antiguo proverbio “Lo que tu mano derecha da, tu mano izquierda no lo tiene que saber” y en esta ocasión, está a la vista de todos y ha quedado bien al descubierto que persisten en el tiempo esas crueles dinastías que producen vergüenza ajena en el corazón de los hombres del mundo, cuando el poder de aquellos sistemas déspotas que manejan unos pocos, causan estragos en un planeta que debe ser para todos por igual, pues a la larga, nuestro huesos, como los de ellos, ocuparán , sin más ni más, un espacio tan reducido que cabrá en el hueco de la mano de un niño, de esos niños que hoy, no están recibiendo en Haití la protección de sus mayores, todo lo contrario están siendo comercializados con total impunidad. Negándoles de esa manera, su derecho a una vida digna. La que todos merecemos de una vez por todas.
    31-01-110

    Francisco Oscar Quiroga
    “Oscarín. . .Poeta Itinerante”
    Lavalle 280 Cuadro Nacional
    San Rafael Mendoza CP 5607
    Tel 02627-442582
    Mail: oscarin_poetaitinerante@yahoo.com.ar.

  • Pedro dijo:

    Saludo esa gesta.

  • indio dijo:

    Orgulloso de su gesta y deseoso de que llegue el día que pueda brindar mi ayuda a otros habitantes de este planeta!!!!! envidio a los que tienen la posibilidad de materializar sus sentimientos de solidaridad, así que los considero afortunados!!!!! no olviden que muchos cubanos quisiéramos estar en su lugar, represéntennos dignamente siempre!!!!

    indian@correodecuba.cu

  • Agustin dijo:

    Felicidades al Dr.Puigvert y a todos los cubanos en Haití en misiones humanitarias en el resto del mundo.
    Desde Madrid todo mi reconocimiento y cariño.
    Estas noticias no llegan aquí por culpa de la prensa «libre».
    No se preocupen porque cada vez conocen más la realidad cubana y eso a pesar de tener hasta en la sopa Fariñas, Carromeros y Yoanis.

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también