Imprimir
Inicio » Opinión  »

Washington pretende caotizar Libia como lo hizo con Iraq

En este artículo: Barack Obama, Estados Unidos, Iraq, Libia
| 2

La actual administración norteamericana del presidente Barack Obama aplica a Libia la misma fórmula que empleó su antecesor George W. Bush contra Irak: Caotizar el país maghrebi para controlar sus vastos recursos petroleros.

El mandatario de Estados Unidos e irónicamente Premio Nobel de la Paz promueve y alienta el desorden y la guerra civil en Libia para luego Washington, con el apoyo de sus aliados europeos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), invadirla militarmente y apoderarse de sus importantes recursos energéticos.

El propio Obama dejó bien claro ese propósito, cuando este viernes reiteró nuevamente ante la prensa la determinación de la Casa Blanca de adoptar las medidas que sean necesarias para ahogar al gobernante libio Muammar al-Gaddafi, y conseguir despojarlo del poder.

Sin escrúpulo alguno y con la misma conducta injerencista de su predecesor W. Bush, Obama reiteró el objetivo de Estados Unidos de lograr destronar a al-Gaddafi, y para ello -dijo- su administración ejercerá todas las presiones internacionales que sean necesarias.

La historia de Irak se repite. Primero es vital ablandar Libia con un conflicto civil, al mismo tiempo de conminar a la comunidad internacional a que condene a las autoridades de Trípoli, y luego lanzar el zarpazo castrense de las tropas norteamericanas con sus socias de la OTAN.

No hay diferencia alguna entre la estrategia y la táctica de W. Bush contra Irak y las de su sucesor en la Casa Blanca con respecto a Libia, a pesar de ser el primero republicano y el segundo demócrata, uno blanco y el otro negro, y uno guerrerista por excelencia y el otro pacifista en apariencia.

El objetivo de ambos mandatarios norteamericanos ha sido idéntico, desestabilizar al precio que sea necesario regiones petroleras como el Medio Oriente y el Maghreb, y a supuestos países adversarios, para controlar así los recursos energéticos allí existentes, e imponer así su dominio mundial ante el empuje en los últimos años de potencias emergentes.

Como reza un refrán popular, “a rio revuelto ganancia para pescador”.

Los ciudadanos libios corren hoy el peligro de no conocer nunca más la paz y la estabilidad, como le ha está sucediendo a los iraquíes, tras ser víctimas de la sangrienta invasión norteamericana y de sus aliados de la OTAN.

Washington, por su parte, parece decidido a implicarse en otro conflicto castrense semejante a los de Irak y Afganistán, ambos aún en callejones sin salidas, y que han costado a Estados Unidos y a los europeos miles de muertos y multimillonarias sumas de dinero.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose Garcia Parrales dijo:

    La conciencia revolucionaria es grande que no llegará a Libia la misma vida de Irak. ALA ES PODEROSO

  • Rolando (Honduras) dijo:

    Es evidente que la complacencia y la chequera de Gadaffi con el imperio no fueron suficientes; ya el Che nos lo dijo antes “ni tantito asi” pese a esos errores quiza el Cnel. tenga las agallas para reivindicarse con su pueblo y poner de nuevo las cosas en orden. Con los pasos que ha dado parece ser que tiene la batalla ganada sin necesidad de utilizar su poder aereo; la perdida de territorio creo que ya no es facil y los rebeldes pudiera ser que terminen abordando las naves de EU y la OTAN en el Mediterraneo y la Europa (mal asesorada por los yanquis) estaran ocupados en buscar refugio para tanto inmigrante que fue cautivado por el “sueño europeo”. Si eso ocurre podemos aspirar a que Libia venga a ser para el Islam lo que Venezuela es ahora para la Revolucion Latinoamericana. Ojala se hiciera realidad esta fantasia.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Antonio Muñiz

Cubano residente en Praga, colaborador de Cubadebate. Es autor de “Reportaje al pie de la Horda”.

Vea también