Inicio » Opinión, Cultura  »

El trueque maldito de lo popular

9 febrero 2011 | 100
Ciudad Paraiso, novela brasileña de turno

Ciudad Paraíso, novela brasileña de turno

Hace apenas veinte días -tal vez un poco más, tal vez menos- concluyó la última de las legendarias telenovelas brasileñas. Y yo -espectador iluso- creí que ya podía respirar feliz, que ya podía sentarme sin miedo en el sillón carmelita de la sala de mi casa. Pero ahora, en los primeros meses del 2011, comenzamos otro largo, sinuoso camino. Ciudad Paraíso es el último regalo de la cadena O´Globo. Un producto que más bien parece otra cosa: trompetilla del capitalismo, gorda en pelotas a la luz de la luna.

Quizás me equivoqué, pero más adelante aparecerá algún crítico reconocido, y con soberbio equilibrio y extrema benevolencia evaluará lo positivo y lo negativo, la fotografía, las actuaciones, el suspenso, los ganchos dramáticos, los zapatos azules y la intertextualidad medieval.

Todo eso está muy bien, pero yo, inexperto televidente, me atrevo a asegurar, si analizo la línea de descenso, que esta novela, con sus diablos y sus santos y su plagio del plagio del plagio de Romeo y Julieta, estará infinitamente peor. Y esto cuando ya pensaba que era imposible, cuando me dije: ahora sí; ahora, inevitablemente, vendrá un ascenso. Pero no, las novelas brasileñas tocan fondo y siguen cavando.

Aunque, como es natural, este tipo de productos en serie tiene sus ventajas. Te acomodas, disfrutas el último capítulo y ya sabes de qué fue, lo entiendes todo. Al menos no exige, como ciertas novelas de Joyce, una concentración extrema, un total aislamiento del mundo. Incluso, no es necesario tomar asiento ni nada por el estilo. Usted puede hacer el amor (siempre que no se demore demasiado), ir cocinando, planchar, atender a sus hijos, tomarse un café, y darle de vez en cuando una vuelta al televisor. No se habrá perdido nada, salvo dos o tres preciosas vistas. Bastan quince minutos y uno se implica con las tramas y subtramas. Con las infidelidades y los muertos y los desequilibrados de la novela.

Contrario a lo que parece, a mí me satisfacen. Porque hay que entender: el entretenimiento es primordial en un país con una realidad tan dura y compleja. Y claro está, el horario de la novela es para desconectar. En eso coincidimos. Nada de arte. O de decencia.

En lo que sí no coincidimos es en los recurrentes trucos, en los árboles genealógicos, en el desprendimiento filial de los brasileños. Ahí nadie sabe quién es hijo de quién, ni cuál es el heredero, y la mayoría se parecen, y cualquiera educa a cualquiera, y todos somos de todos y nadie es de nadie. Entonces, lógicamente, la gente se confunde. Se enamoran de los hermanos, besan a los primos, vacilan a las tías abuelas.

Por otra parte, me agrada la inverosimilitud de algunos pasajes. A excepción de Edipo Rey, yo no he leído ningún clásico griego. Pero alguien me dijo que Eurípides se burla en sus tragedias de las evidentes incongruencias en el desarrollo de ciertos mitos antiguos. Obviamente, yo no soy Eurípides, pero ni La Favorita ni Ciudad Paraíso son Orestes, por lo que puedo mofarme con plena libertad de las fantasías que O´Globo le vende al mundo, donde cada cual tiene su estilo, y si trabajas mucho labras una fortuna, y las luces y los carros y la felicidad postmortem.

No le encuentro la adición provechosa, el justo mérito a las recientes novelas brasileñas, en un país donde afloran los debates, y se lucha por el desarrollo cultural, y por la participación activa de las masas; para entonces, de golpe, llenarnos la cabeza con esas mercancías pavorosas, de dos, tres y cuatro finales que ya la gente conoce de memoria. Las encuestas dirán otra cosa, dirán que las novelas gustan y se prefieren. Pero el gusto es volátil, cuestión de enseñanza, de tradición, algo que martille durante treinta años termina por gustar. Aunque estos últimos productos no son martillos. Son garrotes.

Ahí ni siquiera llegan algunos melodramas nacionales. Melodramas que, a lo sumo, son ingenuos, distantes, dóciles, pero nunca tan dañinos, aunque sí desesperantes. Y me cuestiono lo siguiente: por qué las críticas a los seriales foráneos son tan indulgentes, y a veces aparecen así, sin más, como caídos de Marte, artículos contra novelas cubanas que sin ser, ni mucho menos, dechados de virtudes, tocan puntos neurálgicos de la sociedad, dialogan con determinados conflictos, y tienden al mejoramiento humano, más allá de los fantasmas con arrugas y de la invisibilidad y las arrugas de la edición.

Quizás esto forme parte del intercambio cultural entre los pueblos latinoamericanos, y es muy probable que O´Globo, el cuarto conglomerado de medios de comunicación a nivel mundial, nos siga proponiendo de buena fe sus productos en serie, sus jodidos negocios, y cuando ni yo ni este artículo existamos, la novela brasileña existirá, y cuando mi generación muera, mis hijos y los hijos de mis hijos seguirán disfrutando de más Favoritas y Ciudades Paraísos, y cuando Cuba no sea más que un verso de Lezama, una frase de Martí, un empaste de Portocarrero, un acorde de Brouwer, un parlamento de Memorias del subdesarrollo, en fin, un utópico y diminuto testamento, el espacio de la novela seguirá en pie. Viajará por la galaxia, y regará su estela sobre la noche insular, en busca de otra tierra lejana y solitaria.

Lo confieso: tengo temor a que un día, por alguna terrible casualidad, desaparezcan las novelas brasileñas. Y tengo temor a que la burocracia sin rostro proponga para ese entonces, en nombre de la identidad continental, y otros asuntos de vital importancia, el excelso arte de las novelas mexicanas.

Se han publicado 100 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nube dijo:

    Como bien ud. afirma en su artículo. Esa hora es para desconectar. para ver cosas agradables: rostros agradables, bellos paisajes, quizá la música de fondo, algo diferente a como ud mismo califica nuestra dura realidad.
    No le parece suficiente la cantidad de programas televisivos que tenemos para analizar, debatir y cuestionar nuestra realidad.
    No creo que los cubanos por ver estas novelas de puro entretenimiento nos vayamos a volver brutos y mediocres. Cada cosa tiene su momento y no tenemos por que ser extremistas. Yo veo todas las novelas cubanas, critico lo que no me gusta, pero siempre me llega el mensaje positivo, educativo, crítico que encierra la mayoria y me gustan muchisimo.
    Pero es que eso no es todo. Las personas necesitamos también un poco de fantasia en nuestras vidas para hacerla más llevadera. En lugar de criticar tanto las novelas foráneas, propongámonos mejorar las nuestras en lo que se pueda, hasta donde los recursos de todo tipo nos permitan, pero no se empeñen en quitarle al cubano televidente estas otras propuestas que también le agradan.
    Las telenovelas brasileñas tienen actores muy, muy bueno, muy convencentes, una fotografía excelente, y tramas para entretener. Gustan y seguiran gustando.
    Es como la diferencia entre la música clásica y la música popular. Cada una tiene sus seguidores.
    Está bueno ya de imponerle al televidente lo que “debe” ver. si8 hay una gala homenje a un músico, orquesta, bailarin la transmiten en horario estelar por Cubavisión.
    Señor, al que no le gusta el ballet o la m´sica clásica o la musica afrocubana, no le gusta y punto. Por que retrasar muchas veces el horario de la telenovela para esto. Son cosas que nadie entiende…
    Tiene que existir un balance entre el entretener y el educar.

  • Maurilio dijo:

    otra porqueria “Mede In Brasil”……..si en Cuba se critica tanto esas cosas como el consumismo y eso ¿porque se ponen cosas como esa en la TV?

  • Gilberto Ferreiro Jorge dijo:

    Han pasado varios capitulos y no escucho nada en la calle sobre la novela, eso quiere decir que por ahora no tiene Gancho, he visto a mi madre y hermana dejar los capitulos por la mitad e irse acostar, no es un buen comienzo desde el punto de vista de entretenimiento que es el objetivo de estos culebrones.

  • DBG dijo:

    Para mi el que escribió este artículo, con todo y lo preparado que pueda estar en la materia, no es mas que alguien con muchos deseos de criticar (independientemente de todo lo malo que pueda tener la novela brasileña de hoy). al final no entiendo nada de lo que se quiere decir en el artículo.

  • naturaleza dijo:

    Para mi hasta ahora lo más notable de esta novela es su fotografía que los brasileños saben explotar muy bien las bellezas de su tierra.

  • DBG dijo:

    Nube comparto su criterio, y ratifico mi respeto al autor del artículo

  • Carlos Gutierrez dijo:

    Repito lo que digo siempre de las telenovelas rosa: ¿Hasta cuándo tendremos que soportar estos interminables bodrios, que ya son todos iguales? Yo cambio cien telenovelas por un solo Pasaje a lo Desconocido, ó por un buen Discovery (que los hay malos también)ó hasta por un CSI. !Es hora ya de eliminar esta bazofia de nuestra programación¡

  • Walfrido dijo:

    Es cierto que las novelas brasileñas son pòco criticadas ,pero porque compraron esta de ¨mala calidad´
    existiendo un sinumero de buenas novelas.Y que decir de las novelas cubanas ,si cada dia las hacen peores ,la que estan pasando no sirve para nada

  • Carlosglez dijo:

    Coincido con el forista no 1 mira que hay cosas de que hablar en la TV cubana que hasta los muñequitos de la revista de la mañana lo ponen mas de 2 veces a la semana para que usted amigo periodista la coja con las novelas brasileña, que es lo unico con que podemos despejar viendo TV de tantos problemas que tienen los CUBANOS DE A PIE, creo que en ves de criticar una Telenovela Brasileña pase por una oficina de tramite a la poblacion y escriba un articulo sobre una permuta entre un Municipio y otro para que escriba algo util, y de paso coja un camion particular para que vaya dando salto al municipio.

  • Luís Guillermo dijo:

    Un aplauso para Nube y la Guillotina para ese que escribe mucho y no dice nada…

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    De nuevo coincido con Carlos Manuel Álvarez en casi todo aunque, sin dejar de apreciar bien, los puntos de vista de algunos foristas que me han antecedido.

    Hace muchos años, con el nacimiento de la radio, como conocen los estudiantes, se escribían las novelas en un horario y promocionadas por un producto para que la mujer que estaba en la casa la escuchara y comprara el producto.

    Luego con la TV lo del horario cambió y se escribieron novelas buenas, regulares y malas que no solo atraparon mujeres sino que también lo hicieron con hombres y niñas/ niños.

    La publicidad se incrementó de manera funesta en detrimento de la calidad aunque como dicen algunos compañeros del foro la fotografía y las actuaciones han venido a salvar el guión-trama y a traernos un espacio de entretenimiento con el cual no se llega nunca a ser un adicto y por eso usted se levanta a mitad o deja una semana sin ver nada y después nada cambia (no pierde el hilo).

    Es posible que estas novelas entren por la Empresa de Donaciones y….por eso no se es tan selectivo en la calidad competitiva (si no es una broma en Cuba hay una empresa de donaciones)

  • MOREIRAS dijo:

    POR FAVOR, QUE LA TELEVISIÓN DEBE TENER SU CUOTA DE ENTRETENIMIENTO…BASTA DE HIPERCRITICISMOS…CUANDO NOS ENFRENTAMOS A UNA TELENOVELA TODOS SABEMOS QUÉ ENCONTRAREMOS EN ELLA, CUÁLES SERÁN SUS CÓDIGOS, SU ESTRUCTURA, SUS INTENCIONES, PORQUE ASÍ ESTÁ CONCEBIDO ESE GÉNERO, NADA MAL VISTO POR MUCHOS INTELECTUALES Y ESCRITORES DE RENOMBRE. ¿QUE LOS GUIONES SON FANTASIOSOS Y ENDEBLES Y REPETITIVOS? ES CIERTO, PERO NO OLVIDEMOS QUE AÚN CON ESAS LIMITACIONES -DE LAS CUALES LAS TELENOVELAS BRASILEÑAS TAMPOCO ESCAPAN- SE TRATAN TEMAS PERSONALES O SOCIALES COMPLEJOS…TV O´GLOBO TIENE SUFICIENTES RECURSOS COMO PARA OFRECER PRODUCTOS QUE -EN EL CASO DE LAS TELENOVELAS “DE ÉPOCA”- SENCILLAMENTE NOS DEJAN BOQUIABIERTOS POR LA EXCELENCIA DE UNA AMBIENTACIÓN CUIDADA HASTA EN LOS MÍNIMOS DETALLES. Y QUE LOS ACTORES SON MUY BUENOS, TAMBIÉN ES VERDAD.
    SOLO ES LAMENTABLE QUE AHORA HAYAN HECHO COINCIDIR DOS NOVELAS BRASILEÑAS CON MUCHOS PUNTOS EN COMÚN A PESAR DE LA DIFERENCIA DE ÉPOCA, Y CON UN ELENCO MUY PARECIDO EN AMBAS.

    ¿POR QUÉ PRESCINDIR DE LAS TELENOVELAS? DEBEN SER UNA OPCIÓN PARA EL TELEVIDENTE. QUIEN LAS ENCUENTRE INSULSAS, PUES QUE BUSQUEN OTRAS PROPUESTAS TELEVISIVAS. O LA ALTERNATIVA DEL VIDEO O DE LA RADIO.

  • Yusniel Hidalgo Delgado dijo:

    Yo estoy en desacuerdo con el autor del artículo, pero como buen cubano que soy, respeto los criterios y juicios de los demás. Pienso que las novelas brasileñas son espectaculares, en lo personal, me gustan muchísimos. Claro está, soy jóven y de estos tiempo, por lo que observo las novelas con un punto de vista diferente a algunas personas más adultas. Intento adentrarme en la trama de la novela, en las historias de amor fundamentalmente, ese amor, ese romanticismo que tanto se ha perdido en nuestros tiempos. Esos sueños y esas fantasias. Pero como novela al fin, en muchas ocasiones reflejan lo contemporaneo del lugar desde donde se originan, con diferentes matices, que en muchas ocasiones, no logramos decifrar. Pero que importa, nada es perfecto, nosotros no somos perfectos, simplemente debemos mirar el lado positivo de las cosas y extraer las mejores enseñanzas. Saludos.

  • alexis mariño dijo:

    oye DBG, perdona pero eres un burro si no captastes el artículo, y no es que sea defensor de las telenovelas cubanas que van de un sindicato al otro, pero de que las propuestas de O´globo están terribles, lo están. claro no es culpa de O´globo sino de quien compró la baratija esa, segurto fue el precio el que lo hizo inclinar por la misma. algo si tiene la misma, mucha paisajística que te saca del marabú y la caña que nos rodea.

  • Julio Smith dijo:

    Coincido con Carlos Glez y nube, esta novela es de horario de desconectar, no de analizar, si quieren analizar, pues vean Multivisión, esta novela no es de conflictos intelectuales, es de despeje y humor inteligente, pero parece que varios de nuestros compañeros del foro, son muy intelectuales y no les hace falta desconectar, felicidades a ellos.

  • Neysi dijo:

    Me parece muy bien escrito este artículo. No obstante, creo ofensiva la frase de una “gorda en pelotas a la luz de la luna”. Por lo demás, es cierto que por mala que esté la situación siempre puede empeorar. Dios nos libre de las novelas mexicanas. Saludos.

  • victor..... dijo:

    Saludos.!! Para gusto colores!!dice el refrán.!!! es bueno tener una programación mas diversa ¡!! Por que todo no puede ser dirigido ¡! En lo particular me gustaría ver toda la programación de telesur ¡! Y cuanto sea posible en documentales .discovery …histori chanel … en fin todos..Son muy instructivos. ¡!! Gracias

  • jm dijo:

    Saludos.
    Usted tiene razón las novelas brasileñas son un fruto del monopolio capitalista de la cadena O GLOBO, con todas las características comerciales y de formato que exige el mercado capitalista, me pregunto ahora por qué Cuba compra esas novelas, usted cree que las novelas cubanas tienen calidad para suplir a las brasileña? Y además, yo que no soy un asiduo televidente del horario de la novela creo que todas las cubanas hablan de lo mismo y además las novelas cubanas fomentan un nivel de vida no asequible por la mayoría de la población, así que primero critiquémonos nosotros para después criticar a los demás.

  • O. López dijo:

    Es cierto que las novelas brasileñas, no todas tienen la misma calidad, pero recrean sus paisajes, las vistas que porponen, la calidad de las actuaciones, en realidad nos entretienen.

    En ésta, bueno vemos la vida de los esclavos, las injusticias, cambia la temática, de lo que vimos en la anterior.

    Me gustaría ver programas más refrescantes y a su vez más educativos, no impositivos. Los musicales, ya no son para todos los gustos, es lo mismo. Me han gustado mucho las opiniones de Adalberto y Formel, en el programa de Amaury. Por qué no se valora eso?

    Por qué no hacemos un equilibrio, los programas de la CSI, Forense etc, son muy buenos, pero a qué hora se ponen?

    Las novelas cubanas, (las últimas, todas tienen el mismo corte) ya puedes predecir el final. En las últimas siempre el individuo preso, el que se droga. No es posible hacer una novela con las cosas positivas que tenemos, con los jóvenes que estudian en las universidades, (con sus problemas, defectos y virtudes), pero sin haber tenido problemas con la justicia, con la droga, la enemistad, envidia etc. etc. Los trabajadores en una industria, en una cooperativa agropecuaria, la lucha entre ellos.

    Creo que hay que buscar valores, educación, pero desde otros puntos de vista, no siempre lo mismo.

    O.P

  • Carlos Ortega dijo:

    Criticar siempre ha sido el recurso mas fácil ,dar verdaderas soluciones si es difícil, esta persona que escribe el articulo no hace mas que irse por lo fácil y es por supuesto un gran privilegiado pues Cubadebate se lo publica y todo, yo escribí tres comentarios diferentes sobre el tema de pasar a Bauta a la “nueva” provincia de Artemisa y los inconvenientes que traería a la población de este municipio por la lejanía geográfica de “la capital” y no lo publicaron y no ofendí a nadie dije solamente una verdad más grande que La torre Eiffel .
    Comparto plenamente lo que dice la primera forista, hay que despejar de la matraca del día aunque sea con la llevada y traída historia de Montesco y Capuleto.
    Yo era un ratón de TV, me lo disparaba todo y veía cada atrocidad que me quedaba pasmado, el NTV retransmitiendo 15 días después un material como si fuera nuevo (horror).
    Algo novedosísimo el multi-oficio en la TV Bárbara Sánchez Novoa en todo, desde la entrega de los corales hasta las menciones de Etecsa ,solo falta ponerla de patrón de pruebas o darle un protagónico en una telenovela y de paso un programa de cocina.

    El programa Entre tu y yo haciendo un homenaje a los locutores de cabina y de Radio Reloj, si usted quiere escucha un verdadero programa humorístico ,preste atención a lo que leen los locutores en Radio Reloj ,mis compañeros de trabajo y yo antes de comenzar la jornada nos reímos mucho cada uno contando un comentario de algún disparate dicho.
    Un ejemplo, estaban hablando de la Academia de Canto Mariana de Gonich y otra noticia hablaba de la Academia Naval de la marina, al final terminaron diciendo La Academia Nabal Mariana de Gonich ¿quieren algo mas simpático?
    Como casi todo en este país nuestro que tanto amamos se encasilla ,ya decir novela extranjera y solo se piensa en brasileñas , o por lo menos eso es lo que hacen los que se encargan de comprar esas cosas, antes no era así.
    Existen seriales españoles y de otras nacionalidades buenísimos y muy simpáticos circulando entre la población, telenovelas de otros países que también las hacen y así veríamos la variedad.
    En fin compañero critico no le meta como dicen los guajiros nuestros tan simpáticos el vicho en el cuerpo a algún todopoderoso que de un plumazo y por decreto suprima las telenovelas y aporte usted soluciones para que se busque para un pueblo trabajador y laborioso, abnegado y sacrificado algo bueno ,refrescante y de una calidad optima ,después de ir bien apretados en un P-5 usted no sabe como relaja la mente ver una gran extensión de una bonita sabana, se le quita automáticamente la contracción involuntaria de los dedos de los pies por miedo al fatal pisotón en el P-5,no se atormente y duerma tranquilo ,las firmes convicciones que tenemos y nuestros ideales no se van a tambalear por novelita brasileña mas o menos .

  • Mostrando 20 de 100 comentarios [Cargar más comentarios]

Se han publicado 100 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Manuel Álvarez

Matanzas, 1989. Graduado de Periodismo (2013) en La Universidad de La Habana y colaborador de Cubadebate.

Vea también