Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

La lección del día: “Broadway Rox”

| 4
Foto: Marcelino Vazquez ,AIN

Foto: Marcelino Vazquez , AIN

Este domingo fue un poco como todos mis domingos: demasiado estático para mi gusto. El cúmulo de tareas domésticas pendientes me superaba. Cada vez que decidía emprender una de ellas algún componente o ingrediente, faltaba, y para colmo, la computadora tuvo algunas reacciones extrañas. Me aterré, pues a estas horas del mes hacerle frente a cualquier reparación es imposible, todo esto teniendo en cuenta que se trata de mi herramienta de trabajo.

A las diez de la mañana tenía una “carga” de ira tremenda. Todo cubano me entiende: voy a hacer esto me falta aquello, voy a usar lo otro y está descompuesto, y hasta te pones a pensar el menú de mañana, el de pasado mañana, sacas cuentas, y al final te quejas de la vida que llevas.

Entonces, recordé que había comprado unas entradas para uno de los espectáculos del Festival de Teatro de La Habana 2015: Broadway Rox, me lo habían recomendado mucho, desde mis amigos cercanos hasta el noticiero de televisión. Dejé atrás la vida domésticas, la elaboración de menús, y me fui al encuentro con la música de mi primera juventud.

El teatro Mella estaba a full, el aire acondicionado también a full, pero lo que no sospechaba era el show que me esperaba: un musical extraordinario con músicos y cantantes de los de verdad donde no se sabía qué sobresalía más: si las increíbles voces, la profesionalidad de los músicos, el histrionismo, o la magia de canciones que estarán por siempre.

Adultos mayores, jóvenes y hasta niños acompañaban melodías que comenzaron a cantar los abuelos y hoy siguen entonando los jóvenes. Creo que pocas veces “El Mella” ha vibrado tanto, el balcony prometía caer sobre la platea con el Hey Jude de Paul McCartney, con mucho público de pie, cantando y bailando.

El concierto, de la meca de los musicales neoyorquinos, reúne seis estrellas de Broadway y cinco excelentes músicos de Nueva York que cantan bailan y actúan a la vez la música de clásicos contemporáneos del pop rock, los vocalistas son Daniel Luis Domenech, Janine Divita, Ashley Loren, Darren Ritchie, Shelley Thomas y Jason Wooten. Los músicos son: Alan Stevens Hewit en el bajo, Matt Zebroski en la percusión, Thomas Monkell en la guitarra y Cam Collins en los instrumentos de viento.

Homenajes a iconos como John Lennon, Billy Joel y Paul McCartney, cantamos con ellos canciones de su autoría como Hey Jude y New York State of mind.

El vestuario todo negro, sin brillos ni colores estridentes, sin maquillajes ni peinados complejos, porque cuando el artista lo es, casi siempre se muestra así.

Para mí fue una agradable sorpresa ver cómo la mayoría de los espectadores –cubanos- conocían el idioma inglés no solo por entonar las canciones sino porque ante las palabras de los artistas respondían mucho antes de que comenzara el traductor.

Las casi dos horas del espectáculo no acompañan al reloj, pues quieres seguir y seguir escuchando, viendo, disfrutando. No conté los minutos, pero fueron muchos los de la ovación final por la magnífica entrega, el buen rato que pasamos y porque era ésta de ayer domingo su última presentación en el Festival de Teatro de La Habana.

En el último momento de New York State of mind, el vocalista cambió New York por Cuba y respiraba uno un orgullo, nada que ver con la política, que no les puedo explicar.

Al final sientes que has pasado por una terapia, tus emociones son otras, y pensando en terapia recuerdas al médico que te operó, al que te acompañó en el parto, al que le quitó el asma a tu hijo, a que pudiste sin grandes esfuerzos económicos enfrentar los problemas de salud tuyos y de tu familia, viene a tu reflexión la cantidad de personas que han aprendido inglés, la mayoría de ellas gratuitamente; el costo de la entrada: aunque sé que hoy día veinte pesos cubanos, no está al alcance de todos, si pensamos en que ver un espectáculo así en Broadway, sería mucho más caro, incluso si vivieras en Nueva York.

La sensación exacta es la de que te diste el gustazo de ver un espectáculo de lujo, y la lección del día:  que la vida es bella, si la enfrentas desde el optimismo. De todas formas, gracias “Broadway Rox”.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry dijo:

    Bueno al final me quede con la duda, que comiste cuando regresastes a casa??

  • El otro dijo:

    Al final sentiste tú que habías pasado por una terapia y lo politizas sin ninguna necesidad, no veo el nombre de la articulista, pero coincido con ella, fue un excelente espectáculo, lástima que no quedara gravado para la televisión para que muchos lo pudieran ver , yo lo vi el sábado e igual quedé muy feliz y no me preocupo siquiera como llegar a mi casa

  • notengo dijo:

    Lo vi el domingo, excelente espectáculo que nos llenó de energía. No entiendo que la tv no entreviste a estos artistas , y que no hayan filmado el espectáculo. Las entradas de musicales como El rey leon, en Cánada valen cerca de 100 dólares y en españa 96 euros.

  • aleida Lliraldi dijo:

    Por unos minutos me sentí en el teatro Mella disfrutando de la música de Broadway Rox,mientras leía el comentario de Susana Tesoro.La magia me atrapó. Regresé a mis tiempos de la universidad y se me olvidaron también todas mis preocupaciones.
    Le agradezco a la periodista su maestría para trasladar emociones y a los artistas que deleitaron a todos con tan emotivo espectáculo,en que la calidad fue ingrediente principal.
    La moraleja:lo que parecía un domingo estático se lleno de movimiento y alegría y los minutos que me tomó leerme el comentario de Susana, me convencieron también que la vida puede ser muy bella.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Susana Tesoro

Susana Tesoro

Periodista cubana. Ha trabajado como reportera y columnista en la Revista Bohemia, como comentarista en Radio Rebelde, ha sido guionista y asistente de Dirección en la Televisión Cubana. Es editora y reportera de Cubadebate. En Twitter @esetesoro.

Vea también