Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

MINCIN responde a Granma sobre las tallas de los uniformes escolares

| 23 |

ventas de uniformes escolaresUn recorrido realizado por el diario Granma a establecimientos de algunos municipios de la capital evidenció que no existe coordinación entre la oferta y la demanda, y que la planificación de las tallas de los uniformes escolares es aún insuficiente.

Con el propósito de esclarecer algunas du­das de la población y, de igual forma, describir cómo se realiza actualmente este proceso, el Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), la Empresa de Comercio de La Habana y Edu­cación en ese territorio, sostuvieron un en­cuentro con Granma.

Sara del Pilar Vidal Pita, directora de Ventas Minoristas y Registro de Consumidores del MINCIN, explicó que a partir del curso 2013-2014 se comenzó a poner en práctica una serie de medidas, a partir de inquietudes recibidas de los consumidores. Informó que por primera vez este año el estudio de la demanda, que en ocasiones anteriores era responsabilidad de Edu­cación, pasaron a realizarlo los grupos em­presariales de Comercio en cada territorio, a partir del nivel de actividad (cantidad de estudiantes por enseñanzas) que las direc­cio­nes provinciales de Educación deben entregarles a ellos.

Teniendo en cuenta esa información, y con los datos del registro de consumidores, las empresas de Comercio elaboran una demanda, que luego se envía a la industria para ser confeccionada y comercializada.

Si se consideró oportuno que el estudio de la demanda lo realizara Comercio, ¿cómo es posible entonces que este utilizara estadísticas de años anteriores, en los cuales la oferta tampoco fue suficiente?, se preguntó el diario.

Los directivos hicieron referencia a que los padres compran tallas más grandes a sus hijos para después modificarlas y poner los uniformes “a la moda”. Sin embargo, esto no es lo que sucede en todos los casos. Los criterios recibidos y recogidos por Granma, dan cuenta de un grupo de personas que compran tallas superiores porque no encuentran la que buscan o previendo el desarrollo natural de sus hijos en esta etapa de la vida.

Los directivos concluyeron que este es un proceso en perfeccionamiento, en el que tienen su primera experiencia, y todavía queda mucho trabajo por hacer para mejorarlo en el próximo curso.

Pedro López, director del Grupo Em­pre­sa­rial de la Unión de Empresas de la Gas­tro­nomía y los Servicios de La Habana, explicó que la Empresa Universal cumplió con la demanda acordada.

“Iniciamos la venta el 23 de junio con un in­ventario de más de un millón de uniformes escolares, 563 mil 584 que entregó la in­dustria, y más de 500 mil que quedaban del año anterior. Con el cierre de ayer habíamos vendido 328 mil 855, lo que representa el 58 % de la cantidad disponible inicialmente”, refirió.

Se ofrecieron los teléfonos 861 8880, 862 2929 y 862 8270, habilitados desde el inicio de la venta para in­formar a los clientes sobre las tallas que quedan disponibles.

(Lea el reportaje completo del diario Granma aquí)

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Julio dijo:

    Este problema se reitera cuando se inicia un curso escolar. Continuamos accionando sobre el efecto de un sensible problema y no sobre su causa.

  • Jose dijo:

    Saludos… es extraño que un tema de tanta importancia en el plano nacional no tenga comentarios!!! Aqui les dejo el mio: No se entiende por qué se implementan circulares que lejos de favorecer entorpecen el ya engorroso mecanismo de la compra de los uniformes escolares. Quiero cambiar una camisa de uniforme de una talla 12 a una 14 y en la tienda me dicen que eso es imposible pues tienen precios diferentes. Les propongo abonar la diferencia y me responden que eso está prohibido. Hasta cuando vamos a padecer semejantes medidas. La solución: mi hijo comenzará su curso escolar en ropa civil.

  • ATENEA/MINERVA dijo:

    Creo que las respuestas del MINCIN son las mismas de todos los años..Por supuesto estas pérdidas no les duelen a nadie y es el estado quien sigue cargando con la ineficiencia de muchos. Quien no sabe que las tallas y peso de los niños disminuyeron considerablemene desde los 90 hacia acá….Por favor tallas 16 y 18 para niños de primaria , a quien se le ocurre gastar cuantiosos recursos para fabricar uniformes que luego o hay que comprarlos obligado y buscar quien los vuelva a hacer con el consabido gasto monetario o se dejan de un año para otro como ociosos o de lento movimiento en las entidades. Ya es hora que cada quien haga lo que corresponde, no se puede definir por las edades la talla y peso de los niños , debe ser un estudio de educación y no del MINCIN para darle solución de una vez por todas a un asunto que ya por viejo casi cansa….

  • maria dijo:

    Hay cosas que son dificiles de entender, y una de ellas es el problema de los uniformes, en las ecuelas, por lo menos aquí en Stgo de Cuba , recogen todos los años las tallas de los niños e incluso hay que firmar como constancia de que la madre dio esos datos, si educación tiene la matrícula por escuela, las tallas de cada niño, cómo es posible que el Ministerio de comercio no utilice esa información en un país en el que todos pertenecemos al mismo sistema estatal y de gobierno, eso podría ser factible donde no hay vinculación entre las diferentes entidades, es una justiicación que le falta el respeto a los ciudadanos que tienen una cultura política y económica que el Estado se ha ocupado de brindarle a la población, basta ya de justificar lo injustificable, somos los padres y los abuelos los que tenemos despues que resolver el problema, una muy modesta sugerencia es que los uniformes se vendan en las mismas escuelas, donde tienen todos los controles y podría ser de forma escalonada durante un periodo, con las mismas trabajadoras de comercio.

    • Scatman dijo:

      María: Yo sé que en santiaguero se dice “ecuelas”, pero aquí debes escribir en español, o sea, eso se escribe escuelas.

      • Tiago dijo:

        Scatman, si te fijas bien verás que maria tiene mejor ortografía que tu.
        Cualquiera con dos dedos de frente se daria cuenta que eso fué una omisión al escribir la palabra escuela
        .

      • Indómito dijo:

        Scatman
        Evidentemente fue un error a la hora de escribir (error tipográfico), pues las otras dos veces que lo escribió lo hizo correctamente. Sin embargo, lee nuevamente lo que escribiste. tal vez ni te percates de tu pésima redacción.
        Yo aqui he leído foristas que han escrito PADQUE que es como los habaneros dicen PARQUE. Sin embargo, nunca he pensado como usted. Seguro ha sido otro error tipográfico.

  • José Antonio dijo:

    Es complejo que no busquemos la solución definitiva, pero al menos este curso se observa mejor situación. En Cienfuegos se pudo apreciar mejor organización desde la escuela a la venta. En el tema de las tallas tendrán que seguir trabajando.

  • Ed dijo:

    Se le ocurre pensar al MINED que ya es hora de adoptar el mismo sistema de uniforme publico que existe en muchos países de America Latina? Solo una camisa blanca y el resto jeans o tenis u otro tipo de zapatos. Ahorro considerable para el país, menos dolores de cabeza para los padres.

  • luz dijo:

    En realidad mi problema fue al encontrar la talla pequeña de mi hija que comienza preescolar. No hay en ninguna tienda de plaza. Ahora me moveré por centro habana a ver si queda.

  • cubana de a pie 100% dijo:

    jose : no hay casi comentarios porque ayer se publicó un artículo sobre este tema, que tuvo 75 comentarios, muchos muy buenos, con sugerencias incluso, así que para qué repetir lo mismo?, lo que necesitamos son soluciones, no justificaciones.

  • Indómito dijo:

    Vean esto fue el año pasado

    http://www.cubadebate.cu/noticias/2013/08/06/ponen-en-practica-nuevas-medidas-para-garantizar-el-uniforme-escolar/#.U_kDV_mwKeg

    He visto otras muchas noticias viejas al respecto, por ejemplo el 3 de agosto de 2011 se publicó en Granma un articulo sobre el problema de las tallas extragrandes, lo mismo de ahora,Lamentablemente ese numero no está disponible on line. Esto es lo de nunca acabar.

  • El Loco dijo:

    Justificaciones y más justificaciones, no soluciones, eso es lo que veo ahora …..y casi siempre

  • cubano dijo:

    escribí dos comentarios y no se publicaron, espero que este sí:

    este artículo es más de lo mismo, es absurdo que se diga que: “Los directivos concluyeron que este es un proceso en perfeccionamiento, en el que tienen su primera experiencia, y todavía queda mucho trabajo por hacer para mejorarlo en el próximo curso.”

    esa respuesta evidentemente está pre-elaborada, sirve como patrón para cualquier tema, permitanme desahogarme:
    – proceso en perfeccionamiento?, me imagino para seguir justificando.
    – primera experiencia?, para quién?, para los que llegaron ahora? no se supone que estamos en un sistema y que todo está escrito y regulado.
    – queda mucho trabajo por hacer? claro está, eso estamos tratando, que cada uno haga lo que le toca. y los que tienen que tomar medidas con los incumplimientos, donde están? no leen estos comentarios?

    cambio de mentalidad es pensar hacer las cosas diferentes a como las estabamos haciendo, si tratamos de resolver los problemas de ahora como mismo pensamos hace más de 50 años, entonces estamos condenados al fracaso.

  • Lisandra dijo:

    yo considero que eso es una falta de respeto, no entiendo cómo ni por qué yo deberia comprar un uniforme que es talla 20 o 22 cuando mi estatura es de 1.50. los organismos deberian estar al corriente de todo esto y no solamente justificarse y echarse la culpa los unos a los otros. tienen un total descotrol de la situacion y los unicos perjudicados somos nosotros, el pueblo, los estudiantes que garantizamos el futuro.

  • un tipo ahí dijo:

    Vaya forma de saber, que aún quiere llover sobre mojado.

  • Abreu dijo:

    Hola, soy vecino del municipio La Lisa en La Habana y tengo un hijo que comienza preescolar. En todo el municipio de La Lisa no hay camisas para niños pequeños, tallas 4, 6 y 8 por ejemplo, y patalones muy pocos, ya no deben quedar. Es muy crítica esta situación porque al ser la primera vez que van a la escuela no hay un uniforme del año anterior que puedas usar.
    Además es muy triste para mi que mi hijo que está muy emocianoado con empezar la escuela tenga que hacerlo sin uniforme…
    Los teléfonos que dan son mi única solución ahora mismo y me dan ocupados.. seguiré intentándolo, pero creo que este problema debe analizarce a profundidad, pues hay tremenda corrupción y desvios de recursos del pueblo.
    Los uniformes se venden en la calle a sobre precio, lucrando del pueblo.
    Los niños son la esperanza del mundo!!
    Saludos.

  • Gonzalo Rubio Mejias. dijo:

    La falta de conciliación de la ESTRUCTURA de la demanda de uniformes con la oferta, no es solo propio de los uniformes escolares; ocurre con la ESTRUCTURA de la producción y los consumos de los uniformes de otras instituciones; pero sobre todo ocurre con la mayoría de los bienes de consumo que requiere la demanda solvente de la población en Cuba; estos divorcios cotidianos y omnipresentes no se conocen a partir de las investigaciones de mercado y sus publicaciones sistemáticas, porque no es tradición la realización de estas investigaciones y sus publicaciones con fines de elevación de la eficiencia y eficacia de las cadenas productivas cubanas; pero una observación acuciosa de los reclamos de los diversos ciudadanos en los diversos territorios están enviando estos mensajes de insatisfacciones desde hace muchos años.
    Los estudios marxistas de la economía política nos facilitan entender a grandes rasgos las razones, (… y hasta las soluciones), de tales dicotomías; resulta que es tan enorme la diversidad (en lugares y en el tiempo), de productores y consumidores, que se eleva mucho la incertidumbre para que la planificación centralmente pueda precisar con un mínimo de desviación, la media en cantidad y tallas de uniformes a producir satisfactoriamente, según las preferencias de los clientes; aunque la preferencia en el caso de los uniformes se vea limitada por la obligatoriedad de acogerse al diseño, los volúmenes de reclamos se hacen grande por tratarse de un producto subsidiado, muy asequible a la demanda solvente.
    Puede asustar, pero en estos casos la espontaneidad en la determinación de precios segun oferta y demanda y de niveles productivos descentralizados, (entiendase cuenta propistas y cooperativas atelieres), combinado con la planificación centralizada, puede ser la mejor solución, la menos traumática, la menos agobiante, para poner de acuerdo dinámicamente a productores y clientes; ir a la menor cantidad de medidas administrativas y a las mayores medidas económicas; elevar la cantidad y variedad de productores con facultades para vender y ponerse de acuerdo con los clientes intermediarios (comerciantes) y clientes finales, (consumidores).
    A partir del cumplimiento estrictamente de las normas obligadas en el uso y diseño dictadas por las reglas disciplinarias para los uniformes, estudiar y colocar por las entidades estatales, (obligadas a auto financiarse), los mínimos con seguridad de venta costeable para evitar la lenta circulación de estas prendas de vestir; estimular la producción a pequeñas o medianas escalas, (y venta), por vías no estatales; venta de materiales (lienzos, hilo, botones, etc.) por vías mayoristas y minoristas para quienes adopten los consumos a la medida de sus preferencias, es decir tallas; costear ajustadamente entre el Estado y los padres, el precio de los uniformes de los estudiantes; de acuerdo al Presupuesto Estatal Socialista para el financiamiento de uniformes escolares, asignando a los padres el dinero razonable según matricula oficial, para la adquisición de los uniformes. Parejamente a las prácticas adoptadas, continuar mejorando las técnicas de diagnóstico, las metodologías de la planificación, los estudios de crecimiento de la población, los estudios de mercado, hacer más rigurosas las relaciones contractuales y mejorar las normas de protección al consumidor.

  • yotuel dijo:

    Realmente ya lo de los uniformes y las tallas no debía ser noticia.Hace treinta años sucede lo mismo y todavia no hay nadie que lo arregle.

  • enrique dijo:

    NO QUIERO SABER COMO LO HACEN, SINO QUE LO HAGAN BIEN. MUY TEDIOSA LA EXPLICACION DEL VIA CRUCIS DE LOS UNIFORMES PERO EL RESULTADO ES DESPROBADO.

  • Betty dijo:

    Se debe trabajar unidos Educación,Comercio y la propia familia y no dejar para los últimos días del período vacacional, a tiempo siempre se gana tiempo.

  • arwen dijo:

    mi nena empieza preescolar y estuve el segundo día de las ventas, en la tienda( única que vendería los uniformes a los círculos infantiles), ella es delgadita y cuando entre solo había talla 6, lo mejor es que la talla 6 le quedaba grande a la niña mas gordita de su circulo. Y nadie me pregunto que talla usaba previamente, así que en Ciego de Ávila, no ocurrió por divorcio entre entidades, jajaja estos socios ni se conocían, y no se como MARX le diría a eso.

    Y si me hubiesen preguntado la talla 4 que es la mas pequeña que producen a mi hija no le serviría tampoco, así que no entiendo que hay que hacer, pero evidentemente la talla debe considerar unas medidas ….a tomarlas de nuevo, pues las que tenían estaban mal.

    Ya estamos cansado de la misma cantaleta, si no vas a resolver el problema apártate de proceso, o aporta soluciones no justificaciones ni promesas.

  • meli dijo:

    Yo creo que la solución , no es criticar, si no solucionar, porque el lunes ya empiezo las clase y no tengo los benditos uniforme, mi mama y yo, no pasamos una semana busca, que te busca y solo encontramos una blusa y enorme , la respuesta esta que cada escuela reparta a sus alumnos los uniforme y su talla sin mas

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también