Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

Redes sociales: “Lo esencial sigue siendo tomar La Bastilla”, afirma editora de Cubadebate

| 33

Rosa Miriam Elizalde, editora de Cubadebate

Rosa Miriam Elizalde, editora de Cubadebate

Tamara Roselló
Revista América en Movimiento, de la ALAI

Rosa Miriam Elizalde recientemente obtuvo el premio Juan Gualberto Gómez, en periodismo digital (2010). Con este reconocimiento la Unión de Periodistas de Cuba distingue a profesionales de la prensa nacional por su trabajo anual. Desde una ventana digital la editora del sitio Cubadebate, sigue los sucesos más urgentes del mundo y de su propio país. Dialoga con otros cibernautas y estudia (y logra) una alternativa de comunicación que desde la izquierda, aprovecha las oportunidades de las redes sociales en internet, porque “para conocer este mundo hay que meterse en él, hay que usar esas herramientas de una manera crítica”, asegura. Delante de la computadora sigue los últimos sucesos en Japón tras el terremoto del 11 de marzo. Comparte informaciones con los seguidores de su sitio en Facebook y Twitter e invita al intercambio y al análisis de estos procesos tecnológicos que atraviesan cada vez más nuestras sociedades contemporáneas. América en movimiento suma algunas de sus reflexiones en ese ir y venir de la práctica a la teoría, un viaje al que dedica la mayor parte de su tiempo.

-Las movilizaciones en el Oriente Medio han recolocado los debates sobre el rol de las redes sociales en internet. ¿Cuánto ha contribuido este contexto a la mitificación o no de espacios como Facebook o Twitter?

-Hay una especie de evangelismo digital que trata de sobredimensionar la trascendencia de las redes sociales. Esta es una visión interesada y manipuladora, que intenta supeditar las motivaciones de los individuos a determinados instrumentos, que no son neutrales. Las redes sociales establecen entre los individuos lazos débiles, esenciales para compartir información y crear puentes entre subgrupos, pero no determinan la voluntad de los usuarios para movilizarse en torno a una acción, particularmente aquella en la que nos va a veces hasta la vida. Emplearse de lleno en algo así necesita de entornos y estructuras sociales con relaciones muy sólidas, como las que uno tiene con familiares y amigos cercanos. Tener 2 000 “amigos” en Facebook y otro tanto de “seguidores” en Twitter permite encontrar gente con intereses comunes e identificar un camino, como el que se muestra en los mapas, y en Túnez y Egipto estas asociaciones indicaron dónde quedaba la plaza para exigir la renuncia de los gobernantes, pero un mapa no es el paisaje real, no es la razón para sumarse a una protesta. Nada habría pasado sin la voluntad, la decisión de la gente de manifestarse y luchar por el cambio.

En otras palabras, la tecnología por sí misma no crea revoluciones. No lo creó ahora, ni lo hizo antes. A nadie se le ocurre hoy decir que le debemos la Revolución francesa a las octavillas o la Revolución rusa al telégrafo, los medios de la época, que obviamente fueron utilizados con eficacia por los revolucionarios franceses y rusos. Pero lo esencial sigue siendo la voluntad, ese impulso colectivo que llevó a miles de personas a tomar un buen día la Bastilla y asaltar el Palacio de Invierno.

-¿Por qué interesa esta percepción de las redes sociales como elemento catalizador de las protestas?

-El software social no es una red social, sino un instrumento que facilita la interacción entre los seres humanos. Decir que MySpace es una red social es como decirle agua al vaso que la contiene. Por tanto, el primer elemento manipulador es la misma semántica que se ha impuesto para identificar estos instrumentos, que son muchos y que gracias al escalamiento de las tecnologías cada vez responden mejor a las exigencias de la comunicación. Lo que conocemos como “redes sociales” en Internet facilitan extraordinariamente esta nueva dimensión de la vida humana que se ha incorporado a lo que llamamos el “mundo real”, que hasta hace tres décadas solo se pensaba, fundamentalmente, en términos de la realidad física. Hoy lo real es el mundo físico y el mundo virtual.

Lo virtual no es una cosa extraña, todopoderosa, sino la expresión simbólica del mundo tal y cual existe, un reflejo. Es como si de pronto el ser humano adquiriera noción de que convive permanentemente con su sombra, una especie de Platón postmoderno. Solo en las películas las sombras son otra cosa que la proyección de un individuo concreto. De modo que decir que en cualquier lugar de este mundo un gobierno puede ser sustituido por Google, o que Twitter es el responsable de las movilizaciones contra este o aquel gobierno, es un disparate o peor, una mentira, que no puede repetirse sino malintencionadamente. Un ejemplo es la famosa “Revolución verde iraní“, del verano del 2009.

Los medios nos vendieron los acontecimientos en Irán como una protesta organizada a través de Twitter. La verdad salió a la luz tan rápido como había llegado la mentira -solo que muchos ni se enteraron-. Businessweek publicó unos datos reveladores: de los 10 000 tuiteros que participaron activamente en la “revuelta”, solo 100 estaban en territorio iraní. ¿Por qué Estados Unidos nos vendió esta farsa? Porque hoy es posible convencer a la gente de que un símbolo es la realidad, y una sombra es un país, y con este juego de sombras chinas Estados Unidos ha intervenido en los asuntos de las demás naciones o ha invadido a otros, cuando se le antoja.

Y la opinión pública tiene muy mala memoria. Sabemos que una mentira sirvió para invadir Iraq. Bueno, ¿y qué?  Ya fue olvidada. Es lo único que explica que en tiempo récord, más rápido que cuando Saddam Hussein era el malo de la película, el Consejo de Seguridad de la ONU dominado por EEUU logró ese acuerdo contra Libia, que incluye la posibilidad de la intervención militar.

-¿Significa esto que hay que darle la espalda a las “redes sociales”?

-Claro que no. No tengo ninguna duda de que si José Martí viviera hoy fuera “feibucero” y “tuitero”. Son instrumentos y espacios de comunicación donde cada vez más están conviviendo las audiencias, particularmente los jóvenes. Facebook tiene más de 600 millones de individuos cautivos en su plataforma -el 80 por ciento son menores de 35 años- y Twitter, más de 200 millones de seguidores. Internet ya tiene más de 2 000 millones de usuarios y se espera que antes del 2015 la mitad de la población esté enlazada a la red.

No se pueden construir alternativas políticas ni crear puentes de comunicación al margen de estos espacios, que como te dije antes no son neutrales y hay que asumirlos críticamente, pero teniendo claro que son ineludibles. Son las nuevas plazas públicas, donde ya no funciona el paradigma de los mass media -un punto de emisión y muchos receptores “pasivos”-, sino que cada individuo es receptor y emisor gracias a estas tecnologías. El discurso unidireccional, el hombre hablando a una multitud encaramado en un cajón de bacalao, se acabó. No hay manera de entablar la comunicación ahora si no escuchas al otro, si no te integras a una comunidad y si no haces cosas con otros, es decir, si no cooperas.

-¿Qué desafíos tiene la contrainformación frente a este nuevo paradigma?

-A la izquierda aún le cuesta mucho trabajo entender este cambio de paradigma. Generalmente vemos dos actitudes frente a las llamadas redes sociales: la paranoica o la panglossiana. O le tememos o sobrevaloramos sus posibilidades. La única manera de que nuestros proyectos tengan expresión en el mundo real es conociendo a profundidad cómo interactúan en la sociedad contemporánea las redes sociales y las redes tecnológicas, y solo a partir del conocimiento se pueden generar alternativas y construir espacios liberadores para los ciudadanos de este planeta, que viven en el Siglo XXI, con sus maravillas y sus iniquidades. No hay manera de sobrevivir ni política, ni económica, ni socialmente al margen de estas redes. Marginarse es suicida, tanto como asumir acríticamente todo lo que las transnacionales de las telecomunicaciones, esclavas de las políticas imperiales, han diseñado para reproducir las lógicas de un sistema injusto, excluyente, estupidizante, que nos ha convencido de que lo importante es lo interesante, que una sombra deformada de la realidad es la realidad.

Tenemos que aceptar el reto tecnológico, elaborar un pensamiento a partir de esta nueva realidad y, desde el punto de vista de la comunicación, convertir lo importante en interesante, sin hacer concesiones de principios, pero sin ignorar que la forma del mensaje, en un mundo donde lo simbólico tiene tanto peso, no es menos trascendente que el mensaje.

WikiLeaks ha irrumpido en la red para traernos a todos noticias de las interioridades de esas estrategias de dominación que suelen enmascararse, ¿cómo podríamos aprovechar más el impulso que representa?

– WikiLeaks es un parte aguas, gústele o no al Imperio y a muchos compañeros nuestros, inobjetablemente revolucionarios, que también le han dado hasta con el cabo del hacha a Julian Assange, a sus colaboradores y a su plataforma. Nos guste más o menos el señor Assange con sus discurso anarquizoides y sus poses de estrella de rock, la realidad es que ha puesto en crisis el sistema totalitario de la mentira como arma de terror e intervención política y militar. Ningún poder mentiroso está a salvo, por muy sofisticados policías cibernéticos que posea.

De hecho, la verdadera ciberguerra no empezó entre los estados, como advertía el Pentágono para justificar su enorme ejército de hackers integrados en el Cibercomando, sino entre los gobiernos que nos imponen la palabra y la imagen únicas, como dice Eduardo Galeano, y el ciudadano común. Los valores del ser humano siguen decidiendo por encima de las tecnologías. La diferencia es que antes la gente no tenía wikis y ahora sí, y lo que tardaba años en saberse gracias al altruismo, la decencia y a veces la inmolación de algunos individuos, si es que se llegaba a saber, ahora puede ser revelado en el momento. Es una bomba atómica el habernos levantado un día sabiendo que cualquiera es Wikileaks y para ello basta con un celular, una memoria flash, un correo electrónico, un blog.

En el caso de las revelaciones de los documentos del Departamento de Estado, esto no pone en crisis ni al sistema imperial, ni a la oficina de Hillary Clinton, ni a su enorme aparato mediático y sus sofisticados controles de riesgo. Pero le resta una enorme credibilidad, es decir poder. Nunca habíamos visto a Estados Unidos tan histérico con filtraciones de documentos, hasta el punto de armar una cacería sin precedentes contra los desarrolladores de Wikileaks, amenazar de muerte a Julian Assange y tratar al soldado Bradley Manning peor que a los terroristas que tumbaron las Torres Gemelas. A mí, personalmente, me conmueve muchísimo lo que Manning le dijo por chat a un hackers que luego vendió la información que conduciría a este soldado de 22 años a la cárcel:

“Si tuvieses acceso sin precedentes a redes clasificadas durante 14 horas al día, 7 días a la semana durante más de 8 meses, ¿qué harías?… Te hablo de cosas increíbles, cosas horrorosas que deben pertenecer al dominio público y no a algún servidor almacenado en una oscura habitación en Washington”.

Esa pregunta se la han hecho muchos a lo largo de la historia y se la seguirán haciendo: qué haces frente al crimen, te conviertes en un cómplice o denuncias al criminal. Lo único nuevo aquí es, como dije antes, que la respuesta a esa pregunta puede tener consecuencias devastadoras e inmediatas para el poder criminal que se sostiene en la mentira.

-¿Cuál ha sido la lógica de la política y las estrategias de los EEUU con respecto a “las libertades en internet” y el ciberactivismo que han potenciado para la “democracia”?

Ha habido una adecuación del discurso del gobierno de EEUU, particularmente el de la llamada Diplomacia pública norteamericana. Empezando el 2010 una eufórica Hillary Clinton nos hablaba de “derrumbar la cortina de hierro de Internet” y anunciaba la inauguración de la “Diplomacia del Siglo XXI”, cuyo objetivo número uno parecía ser iluminar los “oscuros rincones del planeta”, para usar la frase de Bush, con la luz de “libertad” de Internet. Sin embargo, en enero de este año su discurso dedicado a la Red de Redes tuvo un tono más bien sombrío.

Para empezar ya no está tan segura de que se pueda exportar “la democracia” norteamericana por el ciberespacio, e incluso tiene dudas de si la Internet es una herramienta de liberación o de opresión. Obviamente, la señora Clinton descubrió que la Internet, a pesar de ser un invento yanqui, es como el cuchillo: lo mismo sirve para matar que para cortar el pan, y puede servirle por igual al agresor que al agredido. El uso que se le dé depende de la gente y no de las características de una determinada tecnología.

Es evidente también que sobre sus hombros pesa ahora la experiencia de Wikileaks, un purgante que no ha logrado digerir el gobierno norteamericano, y en particular el Departamento de Estado, obligado a sacar las garras escondidas detrás de la retórica de la libertad de Internet. Con Wikileaks hemos visto todo el arsenal que tienen preparado para los que no quieran asimilarse en torno a los conceptos de la democracia norteamericana: censura, cárcel, cacería financiera, demonización, persecución internacional, apagón cibernético y al final del camino, el “kill switch”, el cierre de toda la Internet, que ya fue un sueño del ex presidente George W. Bush.

El gobierno de Obama se propone terminar lo que comenzó su predecesor, aprobar un proyecto de ley que le dé facultades al Presidente de bloquear, sino toda la Internet, por lo menos conexiones en manos del sector privado. La propuesta, que cuenta con el apoyo de los políticos republicanos y demócratas, se debatirá nuevamente este año.

Ya te hablé antes del Ejército Ciberespacial, que entró a operar en plenitud de capacidades el año pasado. Este es simplemente el policía de la Red, mientras que al Departamento de Estado le corresponde blindar la red para que no esté en ella nada que ponga en riesgo la hegemonía norteamericana. La mala noticia es que la lucha por cambiar ese orden de cosas será todavía más dura que lo que hemos visto hasta hoy. La buena, es que jamás se había visto a Estados Unidos tan a la defensiva.

-Cuba ha sido blanco de esa política estadounidense de cara a internet ¿cómo mirar a la Revolución cubana ante la ciberguerra que se le hace?

La circunstancia de la Internet cubana es bastante excepcional. Todos los niños y jóvenes en Cuba han contado con laboratorios de computación desde que comenzaron su vida escolar y hay cientos de miles que han estudiado o estudian carreras informáticas, mientras a los Joven Club de Computación acceden los cubanos de todas las edades. Esta es la inversión más cara que enfrenta hoy cualquier gobierno en cualquier sociedad -la alfabetización digital-, que en la Isla se da por descontada. Sin embargo, es muy débil la infraestructura de redes y nuestra conexión a la Internet ha sido tardía y con limitaciones de todo tipo, debido al bloqueo de Estados Unidos y a su estrategia de excluir a Cuba de la Internet. Sería divertida, si no fuera tan cínica, la táctica norteamericana de tratar de imponer el reflejo condicionado de que es la Isla la enemiga de Internet, como el ladrón que le grita a su víctima: “¡Ataja!”

Esa alfabetización digital a la que hemos llegado es un elemento esencial para alcanzar una cultura digital, pero no es el único. Cultura es sedimento y, por otra parte, nadie se conecta a la Internet levantando el brazo. Hacen falta tecnologías y velocidad -y por tanto grandes inversiones-, para participar de los recursos y del proceso de innovación permanente que caracteriza la Internet.

A pesar de los pesares y sin que el bloqueo se haya movido un ápice de donde está –son cuentos de camino las famosas “medidas” de Obama para facilitar las telecomunicaciones al pueblo cubano-, Cuba ha dado un paso muy esperanzador para el futuro de la Internet cubana: el cable submarino que nos une con Venezuela. Sabemos que el cable no es la solución mágica a nuestros problemas de conectividad, pero sí que mejorará las comunicaciones y que, al beneficiar a muchos, se cumplirá también en nuestro caso la regla consabida de que los valores en red se fortalecen. Y creo sinceramente que 11 millones de ciberactivistas con los valores de la Revolución cubana generan más pánico en el gobierno de los Estados Unidos que el fantasma de Julian Assange multiplicado.

(Tomado de ALAI)

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rosa María dijo:

    excelente!…un abrazo, Rosa María

  • Juan Alexis dijo:

    Muy interesante el articulo de Rosa Miriam Elizarde. Desde la famosa democracia griega el poder de los explotadores se basaba en negar a los de abajo el derecho de opinión. De ese modo ni esclavos, ni mujeres podían ejercer su voz o voto en sus asambleas. En Internet se dibuja un arma que parece incontrolable y mucho menos manipulable de lo que puedan creer. A las redes sociales y al Internet en general solo deben temer quienes tengan algo que ocultar. Siempre con un ojo critico se debe cuestionar todo, para encontrar la verdad entre la hojarazca de la mentira. Si hay que tirar tres cables submarinos más, para que la red de redes llegue a todos debe hacerse. La comunicación hombre a hombre es la vía para romper la manipulación y la mentira.

  • Bernal Valdivia dijo:

    Contra el terrorismo mediático esta es la respuesta:

    Cubadebate se ojea
    en inglés, en italiano,
    en ruso, también rumano
    y en español ya se otea.
    Puede que también se lea
    muy pronto en catalán,
    en chino, en el musulmán,
    como ahora en portugués,
    también sale en el francés
    y hoy mismo en el alemán.

    • Editor dijo:

      Bernal, gracias. Nos han encantado tus versos.
      Equipo de Cubadebate

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Felicidades por el premio y gracias por su labor, interés nuestro de que siga así, adelante.

  • Bernal Valdivia dijo:

    Con la verdad por delante,
    desmintiendo al enemigo,
    con pruebas y con testigo,
    y el material abundante.
    Ese es siempre el semblante
    del sitio que Cuba ofrece,
    por ello su ranking crece
    y de una forma sencilla
    tomaremos La Bastilla
    y hasta París me parece.

  • MatheusII dijo:

    Hablando de sombras chinas podemos tambien hablar de cuentos chinos que son los que han estado haciendo personas como usted con ciertos “privilegios”. Cuales seran esos privilegios me preguntara algun incauto, bueno en la gran aldea feudal que han convertido a Cuba, tener acceso a navegar libremente en la www lo es, y los que lo hacen solo pueden hacerlo dentro de ciertos canones. Por ejemplo, los periodistas, pero no todos los periodistas, sino los unicos reconocidos por el gobierno cubano que muy apropiadamente escriben para los periodicos gubernamentales que dicho sea de paso si lees uno ya tienes una idea bastante buena de que encontraras en los demas. Una buena forma de mantener esos privilegios es hacer columnas como esta con algo de coherencia, no lo niego, mucha cobardia por no ir mas alla de los limites autoimpuestos y como siempre al final, responsabilizar al gobierno estadounidense de todos los males del planeta. Con esa formula no hay como perderse. Este articulo como novelita sobre teorias de la compiracion es aceptable y al final le permite a la “periodista” seguir surfeando la www a cambio de “articulitos” como este.

  • Bernal Valdivia dijo:

    Somos nosotros los que tenemos que agradecerles a ustedes. De una forma inteligente, ágil,pero con mesura,cortesía y hasta tolerancia, el sitio se ha ido insertando en todos los confines. Me llama la atención como se incrementa el número de personas de otros países que entran en el foro de muchos temas, algunos de ellos se denota que las vías para decir sus verdades casi les están vetadas en donde viven y usan a Cubadebate porque confían en él y saben que lo lee el mundo entero. Ya el sitio es una tribuna de todas las fuerzas revolucionarias de este mundo. !Ah! que bueno, y hasta algunos adversarios también lo leen. ¿por qué será?

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    El día que logremos que las redes sociales sean el reflejo de las posiciones de la gente, la lucha práctica, la conducción por conciencia y la participación con riesgtos y sin miedo, será algo más que la toma de la Bastilla, el Palacio de Invierno, será el incio de las soluciones mundiales que comenzaron cuandeo un hombre propuso crear una nación, hacerla libre y colocó al hombre como centro de todo el alcance de la naturaleza y se fue con el a hacer.

    El problema está en hacer y dirigir la hechura a la formación del hombre nuevo, que ya no es tan nuevo porque arrastra unos antecedentes de milenios y eso tiene que contar, porque la hechura del hombre está en caminos y nos aparecen de prototipos con el Che guevara, los héroes que aparecen por todas partes, los mejores pensadores, los que ponen a la humanidad por encima de su existencia misma, entonces tienen razón de existir las redes sociales, para ponerla al servicio y como hechura de ese propio hombre.

    La especie ha de ganar y está en camino de ganar, somos los que hacemos muchos más, que los que destruyen y atacan la esencia del ser humano, y de no ser así ya no existieramos. Confiemos en lo mejor del ser humano y trabejamos por apartar de él la imperfección que nos lleva a ser ineptos aún en múltiples formas.

    Ver a los demás con tantos defectos y creernos perfectos, nos aparta de la realidad Debemos comenzar por juntar lo bueno de todas las partes y hacer que el propio ser entienda de lo que debe de apartarse y renegar de lo malo a sabiendas de que todavía todos arrastramos taras de defectos sembrads por siglos.

    La tarea no se perfila para un día sino para siglos. El hombre ha de avanzar siempre en pos de la luz y no cejar hasta que el no sea luz en simismo y ninguna luz lo supere. Mientras reconoceremos nuestras inperfecciones y no nos queda con reconocer lastimeramente que los malos no alcanzan a la realización humana y que los gue, aún no tenemos todas las armas para combtirlos y convertirlo a la santitud de lo que queremos, debemos luchar ostinadamente por alcanzar esa condición.

    No se puede descansar un segundo, una hora, un día. El día que no se combata es un día perdido.

    Hay que andar sobre los pies, desnudo de perjucios y sntirnos tan bulnerable como el que más para poder evadir obtáculos. Hacernos a nosotros equivale a cambiar el mundo y hacer aparecer el hombre verdadero. Remendar historias no tiene sentido. Hay que abandonar la prehistoria e iniciar la Historia.

  • felipe dijo:

    Excelentes palabras. ! Bravo por CubaDebate ! Y es verdad, cuando seamos millones de cubanos con conexión, dejaremos chiquitico al australiano en eso de poner a temblar a los yankis. Ojalá pueda ser.

  • L. Matalobos dijo:

    Yo vivo en Galicia y me gustaría saber donde vive MatheusII. Yo que me muevo bien en informática desde 1972 (Tengo una titulación de Programador de ordenadores IBM 360 B.O.S. lograda en ese año) y en Internet (en 1998 registré el dominio. elpoetadeinternet) hice mis experimentos en facebook en 2008 y en aquel entonces me resultó demasiado frívolo y exhibidor de imágenes personales y de intimidades en público que no venían a cuento, por lo que decidí dejar pasar tiempo para que se sedimentaran y llegaran a ser algo útil. Hace unas semanas he retomado las Redes sociales de la mano del Alcalde de JUN (Granada, España), persona que fue distinguida como el padre de la Teledemocracia Activa por Romano Prodi y que en 1999 declaró el acceso a Internet, derecho universal de todos los ciudadanos, noticia que traspasó todas las fronteras, aunque en aquel entonces fuésemos pocos los que nos enteramos a través de Internet. José Luis (que así se llama el Alcalde) participó en unas Jornadas de Periodismo digital que tuvieron lugar en Fene (Galicia) donde yo resido y de una conversación privada con él saqué la motivación de retomar las Redes sociales, dado que también estoy a punto de poner en marcha un par de sitios en Internet, precisamente uno de ellos en el dominio que he mencionado. A donde quería llegar es que no entiendo como se puede decir lo que dice el mencionado MatheusII, cuando él mismo expone lo que le parece a este artículo y yo tengo como seguidora en Twitter a Yoani Sánchez (los otros dos son el Alcalde de Jun y @acandals) una cubana que no está de acuerdo con lo que dicen oficialmente en Cuba y lo exponen a todo en mundo a través de Internet. Resulta paradójico ver como personas cogen la pluma tan solo para decir cosas sin sentido y contrarias a la realidad, puesto que él es también un privilegiado, ya que está usando Internet. Además me resulta injusto que se hable de quién escribe un artículo modélico y veraz cuando todo el mundo padecemos de la invasión mediática de creaciones sistemáticas que al fin y a la postre llegan a formar parte de la historia contada en escuelas del llamado mundo de democracias, cuando científicamente se demuestra que no pueden ser realidad, como hace, entre otros muchos, GROVER FURR de la Universidad Estatal de Montclair, Nueva Jersey en su libro “Stalin y la lucha por la reforma democrática” (puede buscarse en Internet), o Mario Sousa (http://es.scribd.com/doc/9818619/Mentiras-Sobre-la-Union-SovieticaURSS-Gulag-Stalin-Mario-Sousa). Efectivamente todos los sistemas tienen defectos, pero lo que resulta intolerable para el género humano y para el Planeta es la explotación del trabajo de los hombre, para acumular riquezas unos pocos, que son los mismos que con empresas motivadas por el lucro, dominan las materias primas y esquilman el Planeta. Esta debe ser la lucha de todos los seres humanos.

  • Jorge dijo:

    Matheus II, su comentario es ofensivo e inadecuado. Usted no comenta los argumentos que vierte la periodista sino que la acusa de ruindades y cobardías sin fundamento ni prueba alguna más que la sospecha que sus prejuicios le imponen. Si quiere rebatir las ideas que expresa hágalo con argumentos, no con insultos, que no por estar envueltos en un lenguaje educado son menos ofensivos. Y, creame o no, le reitero que los Estados Unidos si son culpables de una buena parte de los problemas de este mundo y de casi todos los problemas nuestros.
    Por mi parte considero que el artículo desmitifica y pone muchas cosas en su lugar con ideas, razonamientos y cultura. Felicito a su autora.

  • Agustín Navarro dijo:

    Como dice el amigo felipe Exelentes palabras de Rosa muy facíl de entender de verdad mil gracias a Cubadebate por darnos buena información argumentos que tenemos para poder debatir sigan asi Compañeros de Debate.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Muy buen artículo y mejor debate, haciendole honor al nombre del sitio, sólo quisiera añadir que: “peor que a los terroristas que tumbaron las Torres” me parecio un anacronismo pues ese cuento no se lo creee ya ni ellos mismos.

  • El sofista dijo:

    Rosa Miriam está muy clara cuando dice que “11 millones de ciberactivistas con los valores de la Revolución cubana generan más pánico en el gobierno de los Estados Unidos que el fantasma de Julian Assange multiplicado.” En Cuba hay más de once millones de cubanos que aunque se quejaran setecienta mil veces de los problemas que existen en Cuba, aun así ni uno solo de ellos está convencido de que la solucion a nuestros problemas está en el capitalismo; algo que se le hace inconcebible a los gobiernos norteamericanos. O sea, que los gobiernos norteamericanos se aterran de que los cubanos no se rindan, asi como tampoco se le rindió Viet Nam ante tantos bombardeos de aviones modernos (muchos de ellos invulnerables) que ellos mismos no hubieran resistido más allá de los primeros dias; esto realmente aterra a los pre-potentes.
    Y para que vean que vean si es cierto lo que digo, pues voy a mencionar aqui una critica fuerte a los problemas presentes en Cuba y sin que por ello favorezca el regreso del capitalismo salvaje a nuestro pais. A ver si se convencen algún dia que Cuba, como Viet Nam, no se le rendiran al capitalismo ni renunciaran a nuestros principios ni con bombardeos ni con graves problemas economicos.

    “Estoy convencido de que no va a funcionar en Cuba ni los despidos para forzar a la gente a trabajar, así como tampoco la eliminación de la tarjeta de racionamiento y la introducción de una sola moneda. Todo esto lo que persigue es lo mismo: obligar a la gente a trabajar. Pero una cosa es que la gente trabaje y otra es que la gente produzca. Se puede conseguir que la gente trabaje duro en los restaurantes, en los hoteles, en las tiendas, en las escuelas y hospitales. Pero en ninguno de estos lugares de servicio se produce nada, sino que, por el contario, se gasta más. Con el despido de millones de personas sobrantes en los centros de trabajo lo único que se va a conseguir será gastar más en vez de producir más. Los despedidos buscaran la manera de revender los mismos productos existentes a quien mejor se los pague, mientras que otras personas se dedicaran a elaborar artículos como bisuterías y baratijas que le robaran a la población parte de su surtido de materiales, además de que consumirán más combustibles y electricidad en producirlos. Como consecuencia, se esfumaran de la “dieta” cubana y de los surtidos a esta, muchos productos que tendrían que ser nuevamente importados, lo que causará mucho más gastos sin que se disminuyeran las importaciones en ninguno de los escenarios. O sea, que a no ser que en Cuba existan verdaderos estímulos materiales para trabajar duro y producir de todo, incluyendo los productos de la tierra, pues será muy difícil que la producción agrícola tenga un avance significativo considerando que lo poco que se le ofrece a los agricultores (y a los cubanos en general) como estimulo para trabajar la tierra, estos podrían adquirirlo en un par de años, y luego ya desaparecería el estímulo por cuál trabajar. Esto es que una vez que los agricultores independientes adquieran los fetiches capitalistas como el teléfono celular, la computadora, varias pitusas, algunas gafas, un reloj y otras cosas más, entonces querrán más para seguir sintiéndose estimulados a trabajar, por lo que soñaran con un auto nuevo, con viajes de crucero al derredor de Cuba ó por el Caribe (así como lo hacen anualmente cientos de miles de personas en otros países) además de acceso a los restaurantes y hoteles reservados para los turistas extranjeros; todo lo cual implica gastos enormes a los que Cuba no puede enfrentarse. Desde los celulares hasta las gafas y los relojes, etc., son cosas que se requerirían de importar, y para lo cual nuestro país no tiene posibilidad de hacerlo. Por lo tanto, se puede muy bien llegarse a la conclusión de que con los cambios propuestos, Cuba seria empujada hacia una mayor importación de productos para satisfacer los estímulos productivos temporarios de los cubanos en pos de los fetiches capitalistas, y los que incluirían desde más bebidas especiales y exquisiteces de alimentos para los hoteles (los que se llenarían de cubanos sin ninguna educación previa en consumo de delicadeces capitalistas, acabando con las existencias en unos pocos días), hasta obligar a reducir la exportación de productos cubanos para así satisfacer la demanda interna de los mismos, sean cigarrillos, mariscos (langostas), carnes, etc.

    Me estoy temiendo que esas palabras de Raúl en la que dice que el gobierno no tiene derecho a equivocarse, resultará quizás en la peor de las equivocaciones en la historia de la revolución si llevan a cabo la eliminación total de la tarjeta de racionamiento, el despido de millones de personas y el establecimiento de una sola moneda. Esto puede que fuerce a la gente a trabajar, pero no necesariamente a producir donde es más esencial el que se haga. Espero que apelemos a la conciencia humana para estimular a la gente a trabajar en las aéreas de la productividad, como lo son la agricultura y la construcción –entre otras ramas-, y no que los tratemos de estimular con persecuciones materiales que terminaran por arrastrarnos a la muy condenada sociedad de consumo.”

  • Jorge LGuerrero dijo:

    MATALOBOS,sabes que, tengo tu misma interrogante ?? donde vivira este marazul?? , esta mas perdido que un gaz en una fiesta, pobrecito e infeliz,parece que no sabe y se lo explicare que el mundo esta bajo una DICTADUA MUNDIAL, donde los periodistas, la tv ,la radio la prensa ,la internet, todo absolutamente todo, esta bajo llave del imperio, UN MONOPoLIO MUNDIAL, UNA DICTADURA MEDIATICA MUNDIAL, que no permite libertades a no ser que lamas la bota al imperio, ??POR QUE NO PODEMOS SER DIFERENTE??? mas de medio mundo no tiene acceso a internet, millones de periodistas en el primer mundo, son robot de la informacion repitiendo libretos hechos por los dueños del mundo,na seguro eres caiman de la misma charca y mas aldea es la tierra 90 millas al norte de la BELLA , PRECIOSA Y LIBRE isla de cuba,respete a cuba buen idiota.

  • Jorge LGuerrero dijo:

    FELICITACIONES, a nuestra editora Rosa Mirian Elizalde, por su premio en periodismo digital,gracias por regalarnos su buen trabajo y hacer de este espacio el mejor en el mundo, un espacio de debate y lucha contra el terrorismo mediatico, FELICIDEZ y que coceches mas exitos.

  • Idael dijo:

    Excelente articulo Rosa Miriam, es sumamente vital que sobre todos quienes se piensen revolucionarios comprendan la importancia que tiene no enajenar a nuestro pueblo del acceso a las tecnologias de la informacion. No importa la ideologia que se profese, siempre debe existir un espacio para quienes respetuosamente y si animo hipercritico tengan un criterio distinto al nuestro, los mercenarios no tienen quorum en nuestro pais. Cubadebate no debe permitir a algunos periodistas publicar toda clase de vanalidades presentando a Internet como el peor de los demonios. Este es probablemente el sitio con mayor numeros de visitas diarias dentro de los medios oficiales cubanos en internet y no se puede usar para improvisar por el mero hecho de cumplir con la norma de publicarle algo a los colegas del interior del pais. Si la reflexion de un colega provinciano vale la pena y tiene un mensaje profundo que merece su distribucion masiva bienvenido sea, pero no si se trata de un mediocre intento de contarnos que le paso con un borracho en Santiago de Cuba como ocurrio hace unos dias. En cambio cuando se presentan articulos como este Rosa Miriam, es digno de analisis entre los jovenes y motiva la discusion abierta y sin tapujos que tanta falta nos hace. Dentro de muy poco estara activo el cable de fibra optica que al fin acabara con el abuso al que nos ha tenido sometido el bloqueo y la mejor manera que tiene Cuba de demostrarle al mundo que las razones fundamentales para permitir el acceso masivo a internet estaban justificadas en el ancho de banda que nos permitian los Estados Unidos es permitiendole a toda la poblacion que este dispuesta a pagar un costo relativamente bajo de conexion que se conecte a la red de redes. Soy del criterio que mientras mas se le prohibe a una persona que no haga algo mas interes se le siembra en su injenua curiosidad, me refiero en este caso a quienes desean hacer un uso apropiado de esta herramienta, mas ilegalidades se generan. Como muchos paises Cuba cuenta con los recursos tecnicos necesarios para detectar en cuestion de minutos quien esta haciendo algo moral y eticamente inaceptable en internet, con esos usuarios se toman medidas inmediatas por parte de las autoridades. Niguna sociedad debe estar de acuerdo con el terrorismo, la prostitucion infantil ni con el uso de internet para causar daños a los intereses de su pais. Eso no solo en Cuba, en el mas democratico de los paises es severamente sancionado. Que muchos haran un uso inapropiado eso es seguro como tan seguro es que no sera la mayoria ni un porciento representativo de los internautas. Sera en el mejor de los casos una oportunidad mas del pais para demostrar que no somos el icono de la intolerancia ni el absolutismo. Felicidades nuevamente y muchos exitos en tu brillante carrera.

  • Rene Baralt dijo:

    Sin desperdicio. Solo haría la observación que está demasiado centrado en las mal llamadas redes sociales, cuando eso es solo una de las múltiples herramientas de la red. Hace algunos años traté de hacer un retrato del ciberactivismo en Venezuela, pero como cometí un error metodológico grave con una cita, me acusaron de plagio y me desanimé en su difusión, ademas me costo una amistad de muchos años. No obstante creo les servirá de referencia sobre el caso de la Revolución Bolivariana y la internet como herramienta de articulación popular:

    http://www.aporrea.org/imprime/a5526.html

  • felipe dijo:

    Matheus : Yo no se donde se va a meter usted, o dónde va a escribir sus frustraciones cuando millones de cubanos tengan la posibilidad inmediata de responder a sus provocaciones. Le aseguro que tendrán que clausurar mundialmente la internet porque seremos más los defensores de la Revolución. Y sí, casi todo lo malo que hay en Cuba se debe a la mezquindad e injusticias de los gobiernos norteamericanos. Y casi todo lo malo del mundo, tambien es culpa de ellos. O usted vive en Marte o le pagan para defender lo indefendible.

  • Andrés dijo:

    “…Y creo sinceramente que 11 millones de ciberactivistas con los valores de la Revolución cubana generan más pánico en el gobierno de los Estados Unidos que el fantasma de Julian Assange multiplicado…”

    Estoy plenamente de acuerdo con la cita anterior. Yo también creo firmemente en eso y ya lo expuse anteriormente; casualmente hace ya algún tiempo en un comentario que hice sobre un atinado y serio articulo de la misma Rosa Miriam (a la cual aprobecho para felicitar de todo corazón por su merecido premio) sobre la Internet y que inexplicablemente fue retirado de esta pagina.

    No hay que ser un especialista para entender que lamentablemente CUBA vive condiciones muy particulares. Tenemos encima nuestro, una potencia mundial extremadamente agresiva y poderosa aunque este señor MatheusII lo ponga en duda.

    “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, dice el viejo refrán.

    Me pregunto por qué extraña razón, los EEUU están metidos en cuanta mala causa hay por este mundo (guerras de rapiña, corrupción, barbarie, envenenamiento del planeta,etc,etc). Nuestro José Martí lo denunció hace ya mucho…mucho tiempo atrás, y sus palabras cada vez tienen mas vigencia.

    Los Estados Unidos no son sus gobiernos de turno, incluso esos gobernantes no representan en lo mas mínimo al pueblo norteamericano «y eso está clarisimo» como también lo está, que a veces “los pueblos se merecen a los gobernantes que tienen”. Hay personas honestas, decentes y buenas en USA pero la ciberguerra existe, es real. El concepto es: “EEUU CONTRA EL MUNDO”.

    También ha dicho Rosa Miriam que…la internet es “como el cuchillo: lo mismo sirve para matar que para cortar el pan”. La red de redes es una herramienta muy poderosa y lo mismo sirve para investigar, que para unir, convocar, difundir y defender una causa justa. No debemos tener miedo a empuñar ese cuchillo, porque lo verdaderamente determinante es la mano que lo blande y no su filo cortante y amenazador.

    Resulta tremendamente injusto, ilógico, absurdo, que hoy día en nuestro país, los llamados “disidentes” tengan acceso a todo tipo de recursos informaticos (cualquiera sean las vías por las que hayan sido obtenidos) y nosotros los verdaderos revolucionarios, los patriotas, aún no contemos con una triste y humilde conexión con la que podamos abrirnos al mundo y exponer nuestras ideas, «las verdaderas» y no las de la Yohany y comparsa. Espero de todo corazón, que las cosas ocupen su lugar cuando entre a funcionar a plena capacidad la famosa fibra óptica.

    Concuerdo que el cable submarino no será la panacea y que todavía habrá que sortear muchos obstáculos, pero me sentiría GRANDEMENTE DEFRAUDADO si por miedo o falta de confianza en la capacidad de nuestro pueblo, se cometa el triste error de limitar ese derecho.

    Salud y suerte.

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana. Vicepresidenta Primera de la UPEC y Vicepresidenta de la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo “Juan Gualberto Gómez”. Fundadora de Cubadebate y su Editora jefa hasta enero 2017. En twitter: @elizalderosa

Vea también