Imprimir
Inicio » Noticias  »

Diario de El Paso: El amigo de Fabio

| 5

Por José Pertierra

Marzo, 7 de 2011. El Paso, TX.- Aunque el gobierno de los Estados Unidos solamente lo acusa de mentiroso, la evidencia echa por tierra una de las mentiras de Luis Posada Carriles relacionada con el asesinato de Fabio Di Celmo, un italiano de 32 años, hijo de Giustino y de Ora. La fiscalía ha demostrado en El Paso que Di Celmo murió a causa de una explosión, en el lobby del Hotel Copacabana, que le cortó la yugular.

TESTIGO DE GÉNOVA

Hoy testificó Enrique Gollo, quien estaba junto a Fabio el 4 de septiembre de 1997 y lo vio morir. Gollo es italiano, nacido en Génova —igual que Fabio. Vino a explicarle al jurado qué ocurrió ese día.

Es un hombre elegante de 45 años. Tiene una barba recortada y viste un traje sastre con una camisa azul —de cuello italiano abierto. “Vivo en Italia”, le dijo al jurado con la ayuda de un intérprete. “Vine a testificar en El Paso voluntariamente”.

Gollo le explicó a los integrantes del jurado que conoció a Fabio en el barrio Pegli de la ciudad de Génova en el noroeste de Italia. “Tenía 17 años cuando nos conocimos”, dijo Gollo. “Fabio era mi amigo”, añadió.

MALOS AUGURIOS

Gollo había decidido ir a Cuba a mitad de agosto de 1997 de “Luna de Miel” con su esposa, Franchesca Argeri. No hace mucho el padre de Fabio Di Celmo, Giustino, me contó en La Habana que su hijo le había regalado el viaje a La Habana a sus amigos Enrico y Franchesca, y que la muchacha había tenido el presentimiento de que algo malo iba a pasar. “Ella sentía malos augurios desde que se bajó del avión en Cuba”, me contó Giustino, “y se lo dijo a Fabio varias veces”.

El fiscal Timothy J. Reardon III le mostró a Enrique dos fotografías y le pidió que las identificara:

Fotos mostradas por el fiscal Reardon.

Fotos mostradas por el fiscal Reardon.

El testigo inmediatamente lo hizo: “Es Fabio Di Celmo”. El fiscal Reardon le pidió que hiciera un recorrido de lo recuerda del 4 de septiembre de 1997. El Señor Gollo narró: “Mi ex esposa y yo salimos del hotel a eso de las 9 ó las 10 de la mañana para ir de compras. Teníamos pasaje para la tarde de ese día con destino a Italia. Conversé antes con Fabio y nos pusimos de acuerdo en encontrarnos en el lobby del Hotel Copacabana para despedirnos. Nosotros entramos al lobby al mediodía. Fabio ya estaba ahí”.

LO VIO MORIR

Reardon interrumpió la narración e interpuso una abrupta pregunta: “¿Ocurrió una explosión?” El Señor Gollo explicó que 15 minutos después de haberse encontrado con Fabio en el lobby del hotel, sintió “una fortísima explosión que dejó muchísimo humo” alrededor del lobby. “Mis oídos estaban silbando del ruido tan alto y mi ex esposa comenzó a gritar y a llorar”, le contó Gollo al jurado. “Instintivamente la abracé para estar seguro de que ella se encontraba bien”.

“¿Vio usted a Fabio?”, le preguntó el fiscal. “Sí”, respondió Gollo. “Vi a Fabio tambaleándose. Tenía una herida muy visible en el cuello y la sangre brotaba rápidamente”. Los integrantes del jurado escuchaban al testigo atentamente. Algunos con la boca abierta. Ninguno tomaba notas. Las palabras de Gollo los mantenía paralizados.

El fiscal le mostró al testigo una foto del lobby del Copacabana y Gollo señaló dónde había estado Fabio, Franchesca y él. También identificó el charco de sangre, que de todas formas se veía claramente en la fotografía.

“Lo vi caer, cubierto en sangre y cerró sus ojos”, dijo. “A su lado, había un gran lago de sangre”. El señor Gollo contó que “dos hombres llevaron a Fabio a una clínica inmediatamente”. Sin embargo, “cuando llegué a la clínica el médico me vino a ver y me dijo que Fabio había muerto camino al hospital”.

GIUSTINO SIENTE LA PRESENCIA DE FABIO EN CUBA

Fabio nació en la ribera de las flores, cerca de Génova, en la costa azul de Italia. Yace cerca de ahí, en la pequeña aldea de Arenzano, pero su alma vive en Cuba. Su padre, Giustino, me dijo en La Habana: “He decidido vivir en Cuba, porque siento que Fabio está aquí. Lo siento a mi lado”.

CUALQUIERA MENOS POSADA, ALEGA LA DEFENSA

El abogado de Posada Carriles —Felipe Millán— se levantó y se acercó al podio para interrogar al amigo de Fabio. Sus preguntas iban dirigidas a demostrar que Fabio Di Celmo murió, debido a la falta de asistencia médica inmediata en La Habana.

“¿Recuerda usted si alguien le brindó asistencia médica en el hotel?”, preguntó Millán. “Sí, una persona en el hotel”, respondió el Señor Gollo. “Usted declaró que alguien trasladó a Fabio al hospital en un carro privado. ¿No había ambulancia?”, indagó el abogado defensor.

“No hubo tiempo para esperar una ambulancia”, contestó el testigo italiano. “Fabio hubiera muerto esperándola. Así y todo murió en ruta a la clínica”.

La estrategia legal del equipo defensor parece querer echarle la culpa de la muerte de Di Celmo a cualquiera, menos a Posada Carriles. No importa que no exista evidencia alguna que sostenga tales acusaciones.

Durante los últimos dos meses, he escuchado a los abogados defensores acusar al gobierno cubano, al estadounidense, al hospital, a un futuro testigo, al hospital, a los médicos, a cualquiera, menos a su cliente, de haber matado a Fabio Di Celmo.

Lo cierto es que el único que ha alardeado de ser el autor intelectual de la cadena de bombas en La Habana en 1997 es Luis Posada Carriles. Hoy llegó a la corte vestido como un pirulí, con un traje verde claro, camisa aguamarina y corbata rosa. El aspecto grotesco no hace menos dramática la realidad. Un año después del asesinato de Fabio Di Celmo, este mismo señor le confesó al New York Times ser el responsable de los atentados terroristas. Sobre la muerte de Fabio Di Celmo dijo simplemente que el italiano estaba “en el lugar equivocado en el momento equivocado”. Añadió: “Yo duermo como un bebé”.

LA SEGUNDA BATALLA DEL PASAPORTE GUATEMALTECO

Hoy también declaró en El Paso el Director de la Oficina de Inmigración de Guatemala, Enrique Degenhart Asturias. “El Presidente de la República me nombró para el puesto hace 18 meses”, declaró Degenhart, un hombre alto, bien parecido, de cara rojiza y ovalada. No tiene pinta de guatemalteco. Su rostro delata antepasados alemanes.

Enrique

Enrique Degenhart.

El fiscal Jerome Teresinski se encargó de hacerle el interrogatorio, cuyo propósito fue establecer que el pasaporte guatemalteco que porta la foto de Posada Carriles, pero lleva el nombre de Manuel Enrique Castillo López, es auténtico.

Recordemos que el mes pasado, la Jueza Kathleen Cardone se negó a aceptar la evidencia del pasaporte guatemalteco, porque “este carece del sello de autenticación del gobierno guatemalteco”.

Los cargos números 10 y 11 de la acusación contra Posada Carriles tienen que ver con las falsas declaraciones que hizo al negar haber utilizado el pasaporte guatemalteco con el nombre de Manuel Enrique Castillo López. Presentar como evidencia el pasaporte original es clave para poder probar los cargos.

Teresinski no dilató el asunto. Enseñó el pasaporte a Degenhart y le pidió que lo identificara. “Este es un pasaporte legal guatemalteco”, declaró el testigo.

El Pasaporte utilizado por Posada Carriles.

El Pasaporte utilizado por Posada Carriles.

MARCAS ESCONDIDAS EN EL PASAPORTE

“¿Cómo usted sabe que el pasaporte es auténtico?”, indagó el fiscal. Degenhart explicó detalladamente el método que utiliza Guatemala para frustrar a los falsificadores de pasaportes. Incluyen en sus páginas, dijo Degenhart, “dos marcas escondidas: una imagen de nuestro pájaro nacional —el quetzal— y la frase República de Guatemala”. Estas marcas escondidas pueden verse, declaró el testigo, “si son expuestas a una luz ultravioleta”.

Degenhart se le acercó al proyector de imágenes en el centro de la sala judicial y mostró las marcas escondidas en el pasaporte guatemalteco de Luis Posada Carriles.

Los integrantes del jurado estaban fascinados. El fiscal había compartido con ellos el documento original. Mientras testificaba Degenhart, ellos examinaban el pasaporte, miraban la foto y la comparaban con el acusado que tenían frente de ellos en la sala judicial. La imagen es igualita, porque la foto es de Luis Posada Carriles.

“Las marcas escondidas se encuentran con la luz ultravioleta a través de todo el pasaporte”, declaró Degenhart y le mostró a los integrantes del jurado cómo se podían ver. Observaban el experimento a través de las pantallas de sus monitores televisivos.

La jueza aceptó el pasaporte como evidencia. Quizás la defensa se equivocó el mes pasado al rechazar la autenticidad del pasaporte, porque la fiscalía encontró un testigo con presencia y confianza que ha demostrado sin ninguna duda que el pasaporte guatemalteco es autentico. Degenhart fue devastador para Posada Carriles.

Teresinski también quiso mostrarle al Director de Inmigración de Guatemala la visa mexicana que tiene el pasaporte en la página cinco. “La visa tiene el mismo nombre y la misma foto que el pasaporte”, dijo Degenhart. “El sello que ven en la página seis muestra que el portador salió de Guatemala el 11 de marzo de 2005”. Esa es la fecha en que Posada Carriles entró en México por Chetumal para encontrarse con los conspiradores, quienes lo llevaron ilegalmente a Miami a bordo el barco llamado el Santrina.

EL PASAPORTE ES AUTÉNTICO

La abogado defensora, Rhonda Anderson, no pudo impugnar el testimonio de Degenhart y él concluyó su testimonio con un tajante revés legal para Posada Carriles: “Un pasaporte auténtico emitido oficialmente por el gobierno de Guatemala, eso es lo que es esto”.

LA BANDERA

Entre los testimonios del guatemalteco y del italiano, el abogado defensor interrogó nuevamente al agente del FBI Omar Vega, tratando de impugnar su competencia. No lo logró. Muchas de sus preguntas no tenían sentido. Por ejemplo, Arturo Hernández le enseñó unas fotos del Santrina al agente Vega. Se pasó muchísimo tiempo en eso hasta lograr que la jueza las aceptara como evidencia. Las fotos muestran al Santrina navegando con la bandera cubana.

Hernández: “Usted ve la bandera cubana en el Santrina, ¿no es cierto?”
Vega: “Sí, señor”.
Hernández: “Es la bandera de la Cuba libre, ¿no es cierto?”
Vega: “Es nada más que la bandera cubana.”
Hernández: “No tiene la hoz y el martillo, ¿cierto?”
Vega: “No”.

Quizás en la Calle Ocho de Miami alguien le dijo al abogado de Luis Posada Carriles que la Revolución le encasquetó la hoz y el martillo a la bandera cubana, pero el que ha pisado la tierra de Martí sabe que la bandera que vuela en la Plaza de la Revolución tiene cinco franjas y una estrella.

*José Pertierra es abogado y tiene su bufete en Washington. Representa a Venezuela en el caso de extradición de Luis Posada Carriles.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Wilfredo Rivero Roldán dijo:

    Ojalá que la jueza siga aceptando nuevas e irrefutables pruebas, como el testigo amigo de Di Celmo que estaba con él cuando la explosión de la bomba en el hotel, y como el pasaporte guatemalteco, que evidencian la verdad del mentiroso y asesino terrorista Posada Carriles. Dejemos a la espera la conclusión del juicio para ver, después del veredicto del jurado, que impone la jueza. Las verdades contra Cuba, sobre el terrorismo de Estado contra Cuba, de las agresiones yanquis contra Cuba, se destapan. Aquí también lo estamos viendo con “LAS RAZONES DE CUBA”, que como vimos este lunes las agresiones llegan hasta las nuevas tecnologías de comunicación.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Parafraseando a un amigo medico argentino, al que no le interese que se juzgue a este criminal, no le interesa ni el dolor, ni el hambre, ni la justicia, ni la libertad….”No le interesa el futuro de sus hijos”

  • David Urra Arias dijo:

    Es increible el nivel de obsecacion e ignorancia que muestran esta gente de Miami. Lo de la bandera llega ya al colmo. Solo le falta decirle al jurado que Posada luchaba para evitar que enviaramos los niños a la Union Sovietica para que los adoctrinen alla.
    ?Sabran ellos que la Union Sovietica ya no existe?
    ?Sabran que la hoz y el martillo ya no esta ni en la bandera Rusa?

  • JESUS GARCIA CLAVIJO dijo:

    TRISTE TESTIMONIO EL DE AMIGO DE FAVIO.
    TODAVIA HAY DUDAS DE LO QUE ES POSADA? SOBRAN RAZONES CONTRA EL, PERO ANDA AMPARADO POR LA MISMA CIA QUE LO MANDO A MATAR A NUESTROS COMPAÑEROS DEL AVION DE CUBANA Y A TODO CUBANO QUE EL CREYERA COMUNISTA. POR ESO ANDA CON TODA LIBERTAD EN MIAMI Y HASTA SE DUERME EN SU PROPIO JUICIO.
    ASESINO ES POCO PARA ESTE “MENTIROSO”.

    JESUS GARCIA

  • Harold Garcia Castro dijo:

    Es increible esa farsa de El Paso, solo qien viva en Cuba, conozca el terrorismo de Estados Unidos en todas sus manifestaciones contra nuestro Pueblo puede medir el grado de hipocresía que tiene la política criminal norteamericana contra Cuba.

    He podido conversar en varias ocaciones con Giustino, el padre de Fabio y conocer todo su dolor, su humanismo y su sencibilidad.

    ASESINO, ESO ES LO QUE ES POSADA, ASESINO IGUAL QUE SUS AMOS Y SUS AMIGOS QUE LO DEFIENDEN

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Pertierra

José Pertierra

Abogado cubano, experto en inmigración, que representó al gobierno de Venezuela para la extradición del terrorista Luis Posada Carriles. Tiene su bufete en Washington DC.

Vea también