Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Xiomara Reyes; una cubana baila en Nueva York

En este artículo: Ballet, Cuba, Cultura, Fotografía
| 17

La bailarina cubana, Xiomara Reyes. FOTO: Gabriel Dávalos

En Cuba le llamamos «norte» a la banda de aire frío que llega a nuestras costas durante los tímidos inviernos. Las olas se revientan contra el Malecón; para algunos, no hay Norte que pueda con ese muro, y para otros, no hay muro que impida la realización de los sueños de conocer qué hay del otro lado. Las historias de los nortes y los muros son tan viejas como la misma nación. Algunas de ida; otras de vuelta.

Xiomara Reyes, primera bailarina del American Ballet Theatre (ABT), está de regreso; esta vez, a propósito del 23 Festival Internacional de Ballet de La Habana. Muchos cubanos no le conocíamos hasta hace un par de años cuando, visiblemente emocionada, se presentó aquí junto a las estrellas del ABT.

¿Cuál fue tu comienzo en Cuba?

Siempre viví en la calle 19 entre A y Paseo, en El Vedado. Allí preparaba bailes con mis vecinitas y se los mostrábamos a los adultos. Recuerdo que teníamos un tocadiscos. Cuando mami necesitaba mantenerme tranquila, ponía el disco de Giselle; pasaba horas bailando, imaginando el bosque y las Willis.

Como era una niña inquieta, mis padres decidieron que la danza era una buena manera de aprovechar mi energía y comencé en el psicoballet. El ambiente del teatro me fascinó y desde entonces entendí que existía un lugar real donde el mundo imaginario se convertía en realidad.

¿Tu mundo creativo encontró un camino fácil para crecer como bailarina?

No. Cuando ingresé en la Escuela Nacional de Ballet la historia se complicó. Fue un choque comprender que tenía que hacer ejercicios y fortalecer el cuerpo.

Era la última de la clase. Ese año saqué la nota más baja y consideré dejarlo todo. Con el apoyo de mis padres decidí volver a intentarlo. Mi cuerpo respondió.

Por otro lado, la realidad de nuestra época: mami que nunca amó la cocina tuvo momentos de genio preparando croquetas de pollo con galletas molidas, y col frita en salsa de soya. Con su valentía a pesar de los miedos, y papi con su pasión increíble por el estudio, pusieron semillas en mí. Luego, Laura Alonso fue quien con su pasión por la danza me inspiró a ver las posibilidades de expresión que el baile me brindaba.

¿Cómo descubriste que querías bailar y conocer el mundo con tu propia receta?

En la casa había una gran biblioteca con autores que me invitaban a soñar. Pero un pequeño libro de Richard Bach, Juan Salvador Gaviota, fue quien me invitó a volar. Siempre he sido muy espiritual y este tocó cuerdas que me hacían comprender mis impulsos: esas ganas de explorar qué hay más allá. Puse un fragmento en la pared del cuarto: «Tu cuerpo de extremo a extremo del ala no es más que tu propio pensamiento de una forma en que puedes ver. Rompe las barreras de tus pensamientos y romperás también las barreras de tu cuerpo»; le acompañaba un dibujo de Makarova, un poema de Tagore y la foto de un atardecer. Lo asumí como filosofía de vida: mi baile avanzó y muchas puertas se abrieron.

¿Hubo algún conflicto entre tus recuerdos y costumbres de Cuba y las nuevas experiencias a las que te enfrentabas?

Imagina lo que fue para una joven de 19 años dejarlo todo y aventurarse a otro mundo del que no se tiene idea: un clima muy diferente y una lengua que no dominaba. Pero uno va a donde el impulso lo lleva. Al mismo tiempo tenía muchas cosas que aprender.

El dolor apretó en el pecho. Recuerdo haber aguantado tres meses sin llorar, prohibiéndomelo; luego, no podía parar.

Con los años, después de bailar en muchos teatros, sobre todo en mi adorado Metropolitan, donde la seguridad es tan fuerte, recuerdo cuán abierta se sentía la entrada trasera del Lorca. Cuentan que alguna vez –yo no lo vi–, un gato entró en el medio de una función de Giselle y se paseó entre las Willis. El teatro tenía esa sensación de estar en otro mundo y al mismo tiempo formar parte de la Habana Vieja con todos sus personajes.

Extrañé nuestra forma de ser, tan amante de la vida y de la broma hasta en las dificultades. Hubo momentos duros, y días felices. Al tiempo que crecía profesional y personalmente, esos recuerdos, y el contacto con mi familia que vive en la isla, armaron estos pedazos de memoria que resumo con dos palabras: Cuba y yo.

¿Después de vivir tantos años en el extranjero –dieciocho años sin regresar–, te sientes una cubana diferente?

Haber vivido en tantos lugares no cambia el hecho de que nací aquí. Me siento unida por la historia y la cultura de nuestro pueblo, la intensidad del sol que nos vio crecer, el olor del mar, las experiencias que me formaron como persona y como cubana.

Me identifico con los jóvenes cubanos; pero también con un alemán anciano, o un niño árabe; más allá de las fronteras todos somos seres humanos. Inconscientemente siempre supe que somos expresiones individuales de un todo, cual partes de un rompecabezas.

En otras tierras donde se hablan lenguas que no conozco, los he visto reír y llorar como lo hago yo. Cada lugar donde caminé forma parte de mi historia; hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan.

¿Ir a bailar a una gran compañía extranjera de danza es la única opción de realización profesional?

Para mí significó mi realización; pero quién soy yo para decir que la única opción es viajar. La respuesta está en lo que tu corazón te pida, en tu formación, en tus propósitos personales. En mi caso fue ir y descubrir. Para otros fue, es y será quedarse en el lugar que los vio nacer. No puedo decir que esta sea la ruta, cuando hay miles de caminos; esa es la belleza de estar vivos.

¿Crees que hubieras podido realizarte profesionalmente aquí, a pesar de las limitaciones económicas de las que no escapan el ballet y los bailarines cubanos?

Creo que en Cuba algunos tienden a esconderse detrás de las limitaciones, como justificación a la imposibilidad de realizar sus sueños. Puede sonar fuerte, pero la vida me ha enseñado que cuando uno tiene la valentía de mantener el empeño para lograr sus metas y se impone a los obstáculos, poquito a poquito se abre el camino.

La verdad es que mi vida no es perfecta; pero si hay algo que agradezco a Dios es que siempre he tenido mis sueños en la mirilla y las veces en que no he podido realizarlos es porque mis propias limitaciones han ganado la batalla. Eso sucede así en Cuba, en Estados Unidos y en cualquier parte del mundo.

(Tomado de La Calle del Medio)

La bailarina cubana, Xiomara Reyes. FOTO: Gabriel Dávalos

La bailarina cubana, Xiomara Reyes. FOTO: Gabriel Dávalos

La bailarina cubana, Xiomara Reyes. FOTO: Gabriel Dávalos

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ruffini dijo:

    Me alegro que esta persona haya podido hacer una carrera como bailarina en USA, donde hay tanta competencia y tanto talento. Es muy difícil triunfar allí.

  • liu dijo:

    Baila en New York y las imágenes son de Cuba...

  • Mayara Cabrera dijo:

    Gabriel siempre magistral... muy buen artículo, sin dejar de mencionar las imágenes... un conjunto espectacular... saludos

  • La chica Be-Jay dijo:

    Magnifico.Es un orgullo tener representaciones muy talentosas de nuestro pais en compañías muy bien reconocidas a nivel mundial.Mis felicitaciones a Xiomara por su tenacidad y sus convicciones.
    Chao y cuidense.

  • Taran dijo:

    Muy buena entrevista, deberia publicarse tambien la de Viengsay Valdes, una optica diferente, aparecen las dos juntas en la Calle del Medio. Gracias.

  • elpidiovaldez dijo:

    es una traidora que prefirió irse a seguir bailando aquí para su público...no deberían aplaudirse conductas así...
    fácil es irse y que te vaya bien, lo difícil es quedarse y salir adelante y empujar la revolución que te formó...

  • Jose dijo:

    Gracias xiomara por poner en alto el nombre de Cuba de nuestra cultura muchas gracias por tu inmensa cubania.

  • gilberto dijo:

    elpidiovaldez, amigo

    irse no es traicionar, es irse, es decider por un proyecto de vida diferente, es un derecho basico, y me parece magnifico, que los que lo han hecho y han triunfado en otros escenarios sea artisticos, deportivos o cientificos, sigan siendo orgullo de todos los cubanos, regresesn a la isla que es su patria y sean bienvenidos

    irse no es traicionar a menos que tu consideres que el pais y la patria funcionan como un campamento y se rigen por leyes y pactos militares

  • fm dijo:

    elpidiovaldez
    por qué politizas el arte.
    qién te enseñó a hablar así,
    qué haces, a quién quieres herir
    que es ser cubano
    acaso tú lo sabes!
    callate

  • CBS dijo:

    a los que hoy justifican la traicion, les recuerdo que obedeciendo politicas imperiales, a partir del año 1959, nuestro pais se quedo practicamente sin medicos, hemos perdidos deportistas de talento mundial, eminentes medicos y cientificos, nos hemos quedado sin padres, hermanos, hijos; que hoy decimos que partieron por razones economicas. les pregunto donde esta ese agradecimiento eterno a la revolucion que los formo y los desarrollo como seres humanos, donde esta ese compromiso moral y patriotico que heredamos de aquellos ancestros que lucharon por la independencia de cuba contra el yugo español, donde esta la voluntad inequivoca de querer que nuestro pais avance a planos superiores en todas las esferas de la vida; no estoy contra el que se haya ido de nuestro pais, los tengo por familiares y bien cercanos, pero por mucho que los amo no dejo de entender que me dejaron luchando solo y sin su vital apoyo.no me permito justificarme esta tendencia moderna que bajo el slogan del intercambio cultural ahora recibimos con toda bambolla a muchos de aquellos que un dia nos abandonaron en medio del camino. amo el arte como muchos en todas sus manifestaciones, pero a mi entender el arte de hoy, como arte es magnifico, pero se ha convertido en un lujoso y lucrativo medio de vida, solo silvio rodriguez como maxime representacion, quizas controversial por miles de razones, pero hace arte verdaderamente del pueblo y para el pueblo, es la viva representacion del artista de la revolucion, capaz de ir a una prision y dar su arte a los reclusos, de ir al barrio, de ir a una fabrica, a una escuela y muy importante, sin que medien los mecanismos economicos para beneplacito de sus arcas, solo el es capaz de ir por el mundo y difundir nuestra realidad con aciertos y desaciertos, pero desde nuestra optica cotidiana de nuestra realidad.

  • DML dijo:

    CBS apoyo su plantiamiento,es muy real lo que planteas, no la considero traidora pero deberia dar su arte a este pueblo, su pais que la vio nacer y la desarrollo como bailarina independientemente donde decida residir y hacer su vida, nuestro pueblo tambien se merece disfrutar de artistas con talento como ella, sobre todo de una cuabna, de todas forma felcidades por sus exitos.

  • S@ilys dijo:

    Gaby excelente entrevista y fotos, me encantó el artículo..muy bueno como de costumbre.
    saludos desde Artemisa

  • Lissette Ftes dijo:

    Irse es un derecho de cada cual.Se formó en Cuba como bailarina,sin embargo,ella considera que su realización se la debe a EUA,tiene ese derecho.Se ve que fue amoldada por un Periodo Especial y no tuvo fuerzas para resistirlo aqui,se le dió el chance y optó por abrirse paso en el exterior,ella no fue la única,fueron unos cuantos artistas cubanos los que partieron de Cuba en busca de otros horizontes económicos.Aquí tenemos a Viengsay y otras muchas porque la escuela cubana de ballet sigue produciendo bailarines,no nos vamos a quedar sin ninguno.

  • la desesperada dijo:

    esa es mi opinion

  • CΛST!ΣL dijo:

    Gabriel excelente tu articulo y como siempre tu fotografia es estelar, que tengas muchos exitos....

  • jesus navas dijo:

    es muy sencillo irse al extranjero y venir al cabo de los años a decir que te fue MUYYYY BIEN,eso es facil niñata,que me dices de quedarte aqui sin posibilidades y chocar dia a dia con justificaciones carencias leyes subjetivas de los hombres etc.si es asi como tu lo planteas,porfa desenos el chance a miles que esperamos esa posibilidad para luego volver...
    no confundamos,el egoismo siempre sale al descubierto...

  • Hosting Italia dijo:

    Despues de doce anos en el American Ballet Theatre , ha llegado el momento del adios de la bailarina cubana Xiomara Reyes, una de las mas versatiles y empaticas figuras de la compania, que se despide el 27 de mayo con

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Gabriel Dávalos

Gabriel Dávalos

Vea también