Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Silvio en Alturas del Mirador: Llegar y poner

| 8

Presentación de Silvio Rodríguez, Trovarroco, Niurka González y Oliver Valdés en Alturas del Mirador, San Miguel del Padrón; con Aldo López-Gavilán y su grupo, y Víctor Casaus como invitados.

Tan sencillo como eso. Establecerse, crecer, echar nueva raíz. Adaptarse, improvisar. Es la filosofía que dio origen al “llegaipón” de Alturas del Mirador. La mayoría de sus habitantes nació lejos de ahí; algunos en Holguín, otros en Camagüey, Las Tunas, Guantánamo, Santiago de Cuba… Han levantado por su cuenta innumerables casitas, una comunidad silvestre, sin programación, sin disposición uniforme, sin deuda de obediencia a otro criterio que la voluntad propia. Simplemente llegaron y “plantaron”, “pusieron”.

Los pobladores del asentamiento, salvo un reducido número, no tienen dirección particular registrada en La Habana ni propiedad del terreno en que han levantado sus moradas. No pueden, en consecuencia, trabajar en instituciones estatales por la condición de ilegales (“como se dice” refiere un vecino a propósito del término). Por eso la mayoría se desenvuelve en la economía informal. “Vendo cualquier cosa, lo que aparezca”, dice Lourdes, que en Camagüey trabajó como maestra primaria.

Recuerdo que hace unos años hice un trabajo sobre otro asentamiento de este tipo: La Guayaba. Entonces, cierto funcionario en el Cerro nos dijo a quienes investigábamos sobre el tema que “el carácter humanitario de la Revolución no puede conducir al no respeto de la ley; porque, de lo contrario, la sociedad se convertiría en un caos. Estamos en la mejor disposición de resolver los problemas; pero si hiciéramos cualquier tipo de construcción allí, sería fomentar ese fenómeno”. En la década del 90 proliferó la tendencia migratoria, por el impacto económico del Período Especial. “En todo momento fue política del gobierno y del Partido la no proliferación de este tipo de colocaciones. Incluso se efectuaron levantamientos”.

Una colega suya añadió en aquel momento que no se disponía de recursos suficientes para asumir la infraestructura que requería el lugar (calles, alcantarillado, instalaciones eléctricas, conexiones hidrosanitarias y viviendas en condiciones de habitabilidad). Aparentemente ahora, y en el caso de Alturas del Mirador, tampoco se dispone. Pero en la comunidad hay optimismo, incluso cierto conformismo porque, vamos, están en la capital, y eso parece ser más que suficiente.

Desconozco las condiciones en que vivían antes y eso invalida cualquier juicio. Puedo sólo reproducir lo que dicen: que han llegado a La Habana “buscando vida”, en palabras de Rafael, presidente de uno de los CDR instituidos, y responsable de la mayoría de los tendidos eléctricos de la comunidad. “Gracias a esas tendederas gestionadas por los mismos vecinos, tenemos acceso a energía eléctrica”.

Rafael vive en Alturas del Mirador desde 1996. Viene de Santiago de Cuba. “La migración se ve a nivel mundial, y todo el mundo lo hace para mejorar; aunque a veces se empeora”. Vivía en La Maya, pero donde estaba su casa, “lo único que había era un central cañero y lo iban a desbaratar. ¿Qué iba a quedar ahí?”

Ahora trabaja como liniero en la Empresa Eléctrica, y dentro de la comunidad, donde no tiene horario fijo: “La gente, si tiene algún problema, me busca aunque sea de madrugada. Tienen confianza en mí”. Por estas labores, Rafael no cobra: “…me dan algo, lo que quieran, me estimulan pero no hay que pagarme. Este es el sistema de nosotros aquí adentro”.

Hasta cerca de “aquí adentro” llegó el domingo la Gira por los barrios, que ha recorrido ya más de treinta comunidades. A Rafael le parece una iniciativa “buena. Esto nunca había pasado aquí. Ojalá que muchos artistas lo hicieran. Cambiaría la forma de pensar de muchas personas. Esto es como cortar una enfermedad, nos hace pensar distinto: te borra todo lo malo que tengas en la cabeza, porque te enfocas en la emoción de lo que está pasando. Todo el mundo va a ir a ver Silvio, todos están hablando de eso. Yo quiero terminar mis quehaceres lo más temprano posible para llegar ahí con mis hijitos”.

Y llegó. Y puso. Sentimiento, gratitud.

Otros también deberían llegar y poner. Atención, propuesta alternativa.

Ventanas de guagua con nuevo destino. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Ventanas de guagua con nuevo destino. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Bebé en casa. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Bebé en casa. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Maternidad. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Maternidad. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Paseo vespertino. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Paseo vespertino. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Rafael. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Rafael. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Iluminando. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Iluminando. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Asomo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Asomo. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Vecinos. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Vecinos. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Aldo López-Gavilán. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Aldo López-Gavilán. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Presencia cubana. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Presencia cubana. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Presencia cubana. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Presencia cubana. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

La más chiquita entre los asistentes. Concierto de Silvio Rodríguez en Alturas del Mirador, municipio San Miguel del Padrón, La Habana, Cuba. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

La más chiquita entre los asistentes. Concierto de Silvio Rodríguez en Alturas del Mirador, municipio San Miguel del Padrón, La Habana, Cuba. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Silvio. Contorno por luna. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Silvio. Contorno por luna. Foto: Alejandro Ramírez Anderson/ Cubadebate.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • hernan dijo:

    sin comentarios

  • Enmanuel Castells dijo:

    excelentes fotografías. Más allá de la imagen light que se ve en las postales y catálagos de turismo (para turistas), esta también es Cuba. No es la imagen que sale recurrente incluso ni por la TV Cubana (para los cubanos de adentro) pero es la imagen real que los cubanos vemos de nosotros a lo largo de la isla, amén de que contemos con bellezas tan espectaculares como Varadero, Plaza de la Catedral, Sierra Maestra, Valle de Viñales, Cayo Coco o el malecón habanero. Estas fotos forman parte de la cotidianidad nacional.
    Excelentes.

  • Roberto dijo:

    Después de leer el artículo y ver las fotos, parafraseando al trovador, digo que “me duele hondo, acá, en lo blando”.

  • Cariostegui dijo:

    Yo he visitado todos los barrios marginales de San Miguel del Padrón, mal aspecto para la pobre gente que viven allí y para el visitante que en cuanto entra, se sobrecoge pensando que lo van a asaltar, a robar etc.¿Por qué? Pues porque hay marginalidad pero también hay buena gente,con muy buenos sentimientos, cordiales y serviciales. Que no le ha quedado más remedio que emigrar, como que hubieran modificado el canto de: Conozca a Cuba primero y al extranjero después por: Emigra por Cuba primero y vete pal extranjero después. Ha fallado algo y el fallo es de muchos tipos, pues si se hubiera hecho todo como debe ser, con parte de los materiales que ellos han buscado, tuviera mejores condiciones de vida el entorno.El grado de compromiso de esta parte de la población fuera mayor con la sociedad y seguro no diera miedo visitar estos lugares y fuera injusto hacerse una idea por el entorno de la gente que allí vive. Creo que Silvio y los que lo acompañan no van solo a divertirlos sino a mostrarlos, como se hizo en las fotos de este trabajo que me da lugar a decir… Bravo por Silvio y por los que lo acompañan que se han sensibilizado con este grupo que allí habita y que son igual que todos los seres humanos que aspiran a tener mejor calidad de vida.

  • Pavel dijo:

    Cuando viene al Bahía?

  • osvaldo dijo:

    esta es la Cuba que queda entre los que la difrasan para mostrarla y los que la desnudan para agredirla, esta es la qe que queda.

  • Omar Rangel dijo:

    Esta es mi gente la de las caras lindas y el corazón humano,es el #pueblo#que con dignidad siempre esta ahi,resistiendo con coraje,el aislamiento,pero su fuerza es inagotable,razón tenia #MARTÍ# cuando dijo que con los Pobres de la tierra queria su suerte echar,Los ricos lo único que tienenes dinero,pero nunca la sencibilidad y lo noble del corazón,Viva!el #pueblo# cubano,Viva! Cuba que no se doblega a las fuerzas imperiales….Yanqui Go Hom!!Yanqui Go Hom!!Yanqui Go Hom!!

  • Claudia Cesaroni dijo:

    Soy argentina, y tuve el enorme honor y la gran alegría de estar allí, cumpliendo un sueño que comenzó a crecer en mí, y en miles de hombres y mujeres de mi generación, cuando empezamos a escuchar a Silvio en casetes clandestinos, a fines de los años ’80, en plena dictadura militar en nuestro país.
    Ese barrio es muy parecido a decenas de barrios argentinos, brasileños, peruanos y de cualquier otro país de nuestra América. Hay mucho y tanto por hacer, pero hay tanto hecho en Cuba, que no puedo menos que admirar a su gente, a su pueblo, a sus artistas. Un abrazo enorme, desde la gélida Buenos Aires, recordando esa noche cálida y mágica en San Miguel de Padrón.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Alejandro Ramírez Anderson

Alejandro Ramírez Anderson

Director de cine y fotógrafo guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, institución en la que es Profesor.

Vea también