Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

El general Máximo Gómez: “Siempre en la manigua”

| 32 |

El 25 de abril de 1905, en horas de la noche, el general Máximo Gómez, acompañado de su esposa Bernarda, Manana, y sus hijas Margarita y Clemencia, llegó a la ciudad de Santiago de Cuba. La razón expuesta para tan intempestivo viaje era visitar a su hijo Máximo. Un contemporáneo, Rafael Martínez Ortiz, consideraba, en cambio, que el verdadero motivo que lo animaba era destruir toda la influencia ejercida por las fuertes presiones ejercidas en esa región por el gabinete reeleccionista del presidente Tomás Estrada Palma, afiliado al recién fundando Partido Moderado.

El Generalísimo no entendía la fusión de “Tomasito” con los “hombres de situaciones muertas”; los adversarios de la independencia de Cuba: “Si no son afines, si piensan y sienten de distinto modo los elementos que lo componen ¿Será posible que el resultado de esa unión sea provechoso? Tan extraño consorcio puede encontrarse bien avenido, o es que todos nos estamos engañando”.[1]

Los vínculos de Gómez con el Partido Liberal Nacional de Alfredo Zayas se estrecharon mucho más frente a las maniobras de Estrada Palma, lo cual motivó un movimiento favorable en torno a la membresía de esa institución. El 12 de diciembre de 1904, Enrique Villuendas, uno de los más destacados dirigentes del liberalismo, le hacía saber al jefe mambí el incremento sustancial de la membresía del partido: "hoy acabo de darle al presidente del Comité del Partido Nacional, lista de 58 individuos.  Al preguntarle a qué se debía esa determinación, todos contestaron: 'a que nuestro General en jefe milita en este partido y nosotros vamos con alma, vida y corazón siempre con él'.[2]

El mismo día en que Gómez salió hacia Santiago, se produjo un hecho importante en el reordenamiento partidista. El general José Miguel Gómez, luego de separarse del triunvirato Domingo Méndez Capote/Ricardo Dolz/Carlos Párraga, integrantes del liderazgo del Partido Republicano Conservador, se unió a la agrupación de Zayas, creándose el Partido Liberal. De inicio, los liberales contaban con el voto favorable del Generalísimo.

El testimonio de la primogénita de la familia Gómez Toro validaba el juicio de Martínez Ortiz. Desde su llegada a Santiago apenas pudo compartir con la familia: “… no hubo modo de que Papá pudiera llegar a nosotros hasta las 12 de la noche, pues siguió con sus aliados los del Partido Liberal”.[3] Los trabajos consistían en deshacer las campañas de los estradistas, y, a la vez, promover la candidatura del general Emilio Núñez Rodríguez, a cargo del Departamento de Expediciones de la Delegación Plenipotenciaria durante la Guerra del 95.

El 1 de mayo, día del cumpleaños de Clemencia, llegó contento, “nos contó todos sus triunfos por el Partido Liberal”, pero no quiso cenar, “se sentía estropeado y mal”. A las 12 de la noche, Manana, alarmada, comprobó que el esposo presentaba un cuadro febril preocupante, acompañado de cierta molestia en su mano derecha. El Dr. Henríquez y Carvajal le diagnóstico “fiebre de cansancio”. En cuanto al dolor en su diestra, consideró, y es el testimonio que quedó para la posteridad, que se debía al hecho de “estrechar tanta mano” en la urbe santiaguera.

En los días siguientes la inflamación se incrementó a pesar de las compresas de agua boricada caliente que le fueron aplicadas. El médico decidió proceder a una incisión; los doctores Dellundé y Grillo, lo acompañaron. La operación fue un éxito, iniciándose el proceso de curación

El 17 de mayo, se incorporó al cuerpo médico el cirujano Pereda, encargado por el Partido Liberal de asistir al veterano. El cuadro clínico del General se complicó con la exacerbación de su padecimiento habitual, el asma. En opinión del especialista debía profundizarse la incisión en la mano, pues consideraba que el General sufría una infección que minaba todo su organismo. Tras la segunda operación, se convocó a un “consejo de familia”. Había que cursarle urgente un telegrama al Dr. Yacobsen, médico de Gómez en La Habana, para decidir si convenía el traslado del enfermo a la capital. Así se hizo: “El General grave, conviene venga Yacobsen”.

Aprovechando las breves horas de mejoría, se decidió el pronto traslado. Su hijo Urbano se adelantó para buscar alguna casa con las condiciones requeridas para el padre. Finalmente, encontró la indicada; una casona amplia y ventilada ubicada en el Vedado. El 7 de junio salieron de Santiago de Cuba. Itinerario angustioso. La infección le había afectado el hígado: “Aquel viaje fue atroz. Se iba parando por el camino cuando pasaba aquellos descensos tan horribles”.

Llegaron a La Habana en horas del mediodía; “en silla lo bajamos del tren al coche y vestido de pantalón oscuro, saco blanco y su gorrita blanca, saludaba con ella a los amigos”.

El 13 de junio, un halo de esperanza invadió a la familia. Ese día, el viejo estratega se preparó para recibir a Andresito, procedente de Estados Unidos. “Iluminado por el amor de Padre”, quiso que lo sentaran en un sillón para esperar al hijo. Al día siguiente, sin embargo, su estado empeoró precipitadamente; los pies y la cara inflamados y el hígado en estado muy delicado. No volvió a levantarse de la cama. La junta médica convocada para su atención reunió a un personal de excelencia. Los pronósticos para nada fueron halagüeños.

En la madrugada del 17 de junio experimentó cierta mejoría. En la mañana empezaron a llegar a la casa amigos, antiguos oficiales y soldados de su Ejército Libertador, hombres de la política, entre ellos el presidente Estrada Palma. Los últimos minutos en la vida del Generalísimo los relató Clemencia en carta a su amigo Leopoldo Domenech:

Eran las seis más cinco, y ya se entraban los amigos en la alcoba; todos rodeábamos el lecho adorado; Urbano le daba la leche, él no creía que Papá estaba próximo al último suspiro; yo sujetaba la copa; “Otra cucharadita Papá” decía Urbano (…) “No más…” dijo Papá y se viró como el que se va a morir, y mientras yo puse la copa en la mesa, oí un suspiro”.

Entre las oraciones de la familia, el médico Pereda, luego de tomarle el pulso, exclamó: “¡Ha muerto el General Gómez!”.

Tras el dramatismo de la narración de los últimos días del General, aflora un hecho innegable. Murió el Generalísimo inmerso en asuntos delicadísimo en la vida de cualquier país: los comicios generales, en el caso de Cuba, signados por fuertes tensiones políticas en el alborear republicano: ¿complejo de extranjero? Con esta tesis se ha pretendido explicar (en ocasiones, justificar) la presunta “pasividad” del general dominicano-cubano tras la firma del Tratado de París el 10 de diciembre de 1898. El testimonio de Clemencia es apenas parte de una historia de compromiso y activismo político del padre. El procesamiento de centenares de documentos del estratega, la mayoría todavía inéditos, permite repensar, desde un enfoque histórico, el papel desempeñado, por quien fuera el General en Jefe del Ejército Libertador, durante la ocupación militar de Estados Unidos y el decurso de los primeros años republicanos. El propio Gómez, en palabras “A los cubanos”, aseveró que había leído, “con gusto”, la opinión difundida por un periodista, “sin saber que interpretaba mi pensamiento”. Decía el reportero que, durante y después de la guerra, aquel maestro de la estrategia militar jamás abandonó a los cubanos. El pueblo de Cuba, según el estratega, podía estar seguro de ese acierto: “el General Máximo Gómez siempre está en la manigua".[4]

[1] Máximo Gómez: Carta a Manuel Sanguily, 11 de diciembre de 1904, en ANC.: Fondo Máximo Gómez, Legajo 29, no. 3789.

[2] Enrique Villuendas: Carta a Máximo Gómez, Aguacate, 12 de diciembre de 1904, en ANC.: Fondo Máximo Gómez, Legajo26, no. 3319.

[3] Los hechos aquí narrados son extraídos de una carta poco conocida de María Clemencia Gómez Toro a Leopoldo Domenech, fechada en La Habana, el 20 de septiembre de 1905, en Emilio Cordero Michel (comp.): Máximo Gómez. A cien años de su fallecimiento, Archivo General de la Nación, República Dominicana, 2005

[4] Máximo Gómez: “A los cubanos”, en La Lucha, La Habana, 3 de diciembre de 1904. Tomado de Emilio Roig de Leuchsenring: Ideario Cubano II. Máximo Gómez, Cuadernos de Historia Habanera, no. 7, Admón. del Alcalde Dr. Antonio Beruff Mendieta, 1936, pp. 169.

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Polancolt dijo:

    El mas generoso guerrero de la guerra de independencia, Gomez,el líder invencible,cuánto nos hace falta su honradez en estos toempos

    • Duende dijo:

      Cuánta razón tiene usted

      • salvaje dijo:

        totalmente de acuerdo

  • Ariel dijo:

    Gracias profesor por acercarnos a esta parte tan humana de nuestro general en jefe, seguro que sigue en la manigua.

  • Silvy dijo:

    Q bueno q tengan una sección así, Gómez fue un excelente estratega y una persona excepcional, muy respetado, aun hoy nos asombra lo q logró en campaña

  • Leandro dijo:

    Muy interesante este análisis del Dr. Cordoví. Interesantísimo los argumentos que harían posible repensar el papel de Gómez en la política del país, porque lo más común hasta el momento es mostrarnos a un Gómez un tanto pasivo por su complejo de extranjero.

  • Raúl Rojas Pérez dijo:

    Gloria eterna a los héroes de la patria!

  • Yoikel dijo:

    Creo que con el Generalísimo se cumplieron las palabras de Martí cuando sólo le aseguró la ingratitud probable de los hombres, para mi Gómez es Cubano a secas con el permiso de los Dominicanos, si decimos que el Che lo es sin rastro de dudas quien discute a Máximo, que alguien le aciso de pasivo?es cierto pero quien hizo más que él en las guerras de independencia, siento que a veces no se pondera lo suficiente su labor, una vez más el doctor Cordoví rinde homenaje a un gran Cubano Honor y Gloria para el Mayor General Máximo Gómez Báez, el Generalísimo, en fin el Viejo.

  • De la Cuarta edad dijo:

    Leandro muy de acuerdo con usted, pero no es menos cierto que fue algo ingenuo con Estrada Palma, y su subordinación al imperio yanqui.

  • m&m dijo:

    Pocas publicaciones se han hecho de la papelería de personajes como Maceo o Gomez

  • Denys dijo:

    Admiración, respecto, orgullo, por tanto sacrificio. La televisión, la radio, la prensa debería dedicar más tiempo y espacio a nuestra historia, a los héroes de nuestras luchas por la independencia. Documentales, películas, qué enseñen y toquen las fibras más sensibles, del 1868 al 98 son 30 años de luchas, sacrificios, miles de cubanos que lucharon y murieron por la Patria, descalzos, a pie, a caballo, con hambre, frío. Para mí la parte que más bella de nuestra historia.

    • salvaje dijo:

      sin dudas es la parte mas bella de la historia, esos cubanos enfrentados a uno de los ejercitos mas modernos y fuertes del mundo en aquella epoca, donde llego a tener mas efectivos en Cuba que en todo el resto de las demas colonias....luchaban muchas veces mal vestidos, descdalzos, mal alimentados, a veces con sed...

    • OwenX95 dijo:

      Totalmente de acuerdo con usted Denys,verdaderamente esa primera etapa de la lucha fue la que mas sacrificio y sangre costo,admirable el valor y voluntad ciega que tenian estos hombres.

    • rigo dijo:

      Estoy de acuerdo contigo. Sería enrriquesedor si hicieran series de todos los héroes del 68 y 95 en 1 película no se tocan mucho con profundidad.
      Un hermano de la abuela de mi madre fue mambí y por parte de padre también los tubo.

      • rigo dijo:

        Los americanos si sacan a cada rato documentales y series de las guerras de sucesión y de como se enfrentaron a los indios americanos y “NOSOTROS QUE”.tantas historias que contar.

  • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

    Cada vez que se desvela un trozo de nuestra historia, cada vez que sale a la luz un razgo, una idea, una acción de nuestros próceres, antes poco conocida o quizás injustamente olvidada, cada vez que uno de nuestros historiadores investiga, no solo encuentra y demuestra que eran hombres de carne y hueso pero llenos de un amor infinito a la patria y a la causa patriótica que defendieron con su obra y pensamiento hasta el último de sus días; se explica la fortaleza, la continuidad, el ímpetu que tienen en la actualidad nuestras ideas. De hombres como Gómez se nutrió nuestra Historia, de ellos bebieron los hombres del 30', de su ejemplo se alimentó la Generación del Centenario y la Revolución triunfante en 1959.

  • El Gallo de Moron dijo:

    Nuestra Historia Patria, estudiemola, conozcamola, en ella estan las respuestas a muchas interrogantes de estos momentos....si sabemos de donde venimos, nos nos perderemos, y sabremos hacia donde tenemos que ir......La revolucion Cubana es una sola....se inicio en 1868 y como una carrera de relevos a pasado el "baton" de un corredor a otro hasta los dias de hoy.....hoy somos nosotros los "corredores" de turno y tenemos que entregar el baton al futuro......CUBA no puede perder esta carrera....nacimos para vencer y no para ser vencidos.......

  • Pedry montano dijo:

    Goméz, Henry Reve y el Che Guevara son extraordinarios ejemplos de internacionalismo proletario. Dieron un gran aporte a nuestra identidad nacional. Fidel y el Partido Comunista honran con crece sus memorias.

  • onix dijo:

    Quienes critican a mi genral Gomez se olvidan que los análisis se hacen mucho tiempo después que suceden las cosas. Habría que estar en su lugar, en ese tiempo, para criticarlo. Lo que sí es muy seguro y comprobado es que luchó y muy duro por cuba y como cubano. Nadie tiene porque reconocer si era cubano o no. Por derecho propio, por las penas vividas, por lo que perdió de familiares en la manigua, por su vergüenza y por tantas otras cosas, es mucho más cubano y repito por derecho propio, que otros que se dicen llamar así. Gloria eterna a este grande entre los grandes. Gracias profe por esta clase. Siga así que lo seguiremos estudiando.

  • Franco Alonso dijo:

    "El procesamiento de centenares de documentos del estratega, la mayoría todavía inéditos, permite repensar, desde un enfoque histórico, el papel desempeñado, por quien fuera el General en Jefe del Ejército Libertador, durante la ocupación militar de Estados Unidos y el decurso de los primeros años republicanos".
    Por qué todavía inéditos? tantos historiadores que tenemos, no pueden acaso acometer esta tarea. Lo necesitamos y el General Gómez lo merece.

  • LuisY dijo:

    Muy interesante. Gracias.

  • Alex Pons dijo:

    El más grande de los soldados que han peleado en Cuba (Maceo fue el mejor de los soldados cubanos), es mi opinión. Combatió contra diez veces más soldados españoles que cualquier prócer sudamericano (este dato los leí en El País de España hace unos meses), en un territorio mucho (pero mucho) menor. Esto último es resaltable, porque la parte más débil en una guerra siempre necesita moverse para evadir al fuerte y atacar cuando diversos factores le puedan asegurar la victoria. Ya pedir que fuera un político me parece demasiado, aún así creo que en Cuba hemos sabido balancear su trayectoria y siempre le hemos agradecido lo que hizo por nosotros. He tenido estudiantes dominicanos como profesor en México y les llama la atención que un Dominicano sea tan importante para nosotros los cubanos (al menos para mi lo es).

  • Andrés Sobrino Muñoz dijo:

    Mi general, los cubanos seguimos en carga al machete. Ahora contra la Covid 19.
    A usted GLORIA ETERNA.

  • Andros dijo:

    Es una pena que no se enseñe la vida, obra y pensamiento de El Generalísimo a más profundidad a todos los cubanos. Algo debería hacerse al respecto!!

  • rigo dijo:

    Es de admirar a ese hombre, tantas cosas que contar de él de su admirable valentia deberian de hacerle un documental o ¿porque mejor no hacer series a esos hombres que dieron sus vidas por cuba, porque todos los que vivimos en esta islas tuvimos algún mambí en la familia como yo, un hermano de la abuela de mi mamá, y por parte de padre también y que fue fucilado por los españoles.
    A esos grandes hombres sin condiciones para pelear se les deberían de honrrar.

  • Andrés dijo:

    Uno de mis héroes preferidos. Sin chismes ni ambiciones personales. Que clase de guerrero!

    Es interesante la sugerencia, basada en evidencia, del Dr. Cordoví. Creo que en la medida que se investiguen los documentos de este y otros próceres, se entenderá mejor la compleja madeja de motivaciones que los habitaban. Debe hablarse más de todo esto.

  • José Luis dijo:

    Me encantó ese escrito sobre el Generalísimo,soy profesor de Historia,además,mi trabajo de diploma es sobre Máximo Gómez,una de las personalidades más emblemáticas de nuestro país,sin dudas,un hombre de guerras.

  • Eugenia dijo:

    Generalísimo, tu ejemplo es eterno,tu pueblo, por el cual lo diste todo, mantiene tu legado,hoy con tantas fuerzas como el primer día que no enseñaste que: mientras no tengamos un países libre de conciencia para cada uno,"El Día que no tengamos combate, será un día perdido y asi será hasta la victoria final,El triunfo.Adelante Canel,tu pueblo te apoya, apoyalo tú, a el.

  • Barbaro martinez dijo:

    Excelencia de artículo, gracias

  • MA. DEL CARMEN dijo:

    LA CUESTION DE LA HISTORIA DE NUESTRA PATRIA ES QUE A VECES SE HA CONCENTRADO EN TODO LO MALO QUE HICIERON MACHADO, BATISTA, ETC, PERO MUCHAS VECES NO SE HABLA DE LA TRAYECTORIA DE TODOS ESOS GRALES Y MAMBISES, QUE A PESAR DE LA REPUBLICA Y LA ENMIENDA PLATT, SIGUIERON CON EL MACHETE A LA CINTURA Y DESEABAN UNA CUBA SOBERANA E INDEPENDIENTE. GRACIAS A NUESRO CIRO BIANCHI Y SUS ARTICULOS EN JUVENTUD REBELDE RECIBIMOS MAS INFORMACIONES DE ELLOS. AGRADEZCO ESTE ARTICULO TBIEN. XQ GOMEZ TUVO SIEMPRE EL MACHETE EN LA MANO

  • Alejandro dijo:

    Sobre Máximo Gómez hay muchas cosas ocultas que los cubanos desconocemos. Les recomiendo que lean el libro "Guerra y genocidio en Cuba" de John Lawrence Tone.

  • Yovanny Barberia Barroso dijo:

    Creo, Dr Yoel Cordovi y administradores de esta plataforma, que artículos como estos debían estar presentes siempre en Cubadebate. Diariamente reviso para estar informado y por ser amante de la historia y en especial la de nuestra Cuba busco artículos que me hagan escarbar en los hechos menos conocidos de nuestra nación, no siempre tengo buena suerte en encontrar algo así.
    Nuestra historia tiene tantos pasajes tan valiosos como poco divulgados que son necesarios rescatar y desempolvar; algunos escritos en los distintos diarios pudieran ser llevados a está página y siempre contar con materiales como este. 1000 gracias a Uds por acercar a los más jóvenes a la vida y quehacer de aquellos que sin pensarlo entregaron su vida en la construcción de esta sociedad y nuestra cultura. "En la historia está la respuesta de todo"

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yoel Cordoví Núñez

Yoel Cordoví Núñez

Doctor en Ciencias Históricas. Vicepresidente del Instituto de Historia de Cuba.

Vea también