Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

A Europa y sin entrenar

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Cultura, Europa, Francia, Humor, Literatura, Rusia, viajes
| 37

Nadie vino por mí y ya casi eran las 12 de la noche. Foto: AS.

Casi comenzando el Siglo, en los primeros meses (creo que fue en febrero) del año 2002, me seleccionaron para una gira de intercambio con organizaciones juveniles de Rusia, Bielorrusia y Ucrania. El viaje parecía pintoresco e interesante, y lo fue.

Tenía que volar a París y allí conectar con otro vuelo hacía la capital rusa. Nadie me entrenó, ni me explicaron el “pequeño” detalle de que el Aeropuerto Charles de Gaulle de la capital francesa, tenía más de tres mil hectáreas y una tonga de terminales; nada, que el susodicho era, por mucho, más grande que mi pequeña ciudad natal y sus barrios aledaños.

Cuando me acomodé en el asiento y pensando plácidamente en tener unas 10 horas de tranquilo viaje, se me ocurrió sacar un mapa ubicado en la bolsa del respaldo correspondiente a sillón delantero y ¡SUSTO GRANDE! Era un diagrama de la citada terminal aérea, podrán imaginar que allí mismo se le enfermó el ojo a la yegua, porque hasta ese momento mi inocente idea era: LLEGAS, TE BAJAS Y TE MONTAS EN EL OTRO APARATO.

De un tirón se acabó la tranquilidad y entonces dentro de mi cerebro se armó un titingó de los buenos, resulta que me percaté que el billete aéreo decía que mi vuelo llegaba por la 2G y el de Moscú salía por la P1 y como yo sabía un poquito de mapas y de escalas, me pude percatar, con escalofríos incluidos, que de un punto al otro había un trillo que ni a caballo se completaba rápido.

La azafata debe haberse percatado porque en un español bastante bueno llegó a preguntarme ¿El señor se siente mal? Y yo con mi risa de Gato Félix, respondiendo: “No para nada, para nada”. Si me hubiera enterado que, de una terminal a otra, era cosa de coger una guagua (como descubrí más tarde, sudando tan frío como una rana) no habría pasado todo el dichoso vuelo en un puro nervio pensando que se me iba el avión de Rusia.

La cosa parecía haber enderezado el rumbo y pude abordar sin mayores contratiempos la nave hacia el destino moscovita, pero lo mejor estaba por venir. Por los amplios cristales del Sheremétievo (Aeropuerto de destino) se veía caer la nieve, la de verdad, la de las películas de mi infancia, de los muñequitos del Tio Estiopa y del perro Kastanca y yo tranquilo, emocionado y listo para ver entre la multitud de personas que esperaban fuera del control aduanero, alguien con un cartelito y mi ansiado nombre o la palabra CUBA.

Pero el bulto se fue disipando, cada cual agarró a su recién llegado y allí quedé yo, más solo que Adán en el día de las madres. Nadie vino por mí y ya casi eran las 12 de la noche. Recuérdese que estamos hablando de principios de siglo y eso de celular no era parte del equipo de viaje de un cubano. Yo llevaba una libretica de teléfonos que incluía hasta el número de los Bomberos de Siberia, pero un detalle, NO TENÍA TELÉFONO PARA LLAMAR A NADIE.

Sentado sobre una gran maleta de piel gris, atestada de libros y folletos, algunas artesanías y un poquito de ropa propia, sentí una añoranza terrible y unas ganas increíbles de estar en la terminal de camiones de mi pueblo y poder pedirle a cualquiera que me diera botella, pero la situación era sería y los taxistas me rondaban como tiñosas a mondongo en potrero, se anunciaban en inglés y en ruso y me incitaban a seguirlos, pero yo firme allí y hasta con miedo al secuestro.

Me palpé el bolsillo del pantalón y con dolor comprendí que debía echarle mano a los 15 USD que mi tía me había dado para una colección Matrioshkas. Decidí entablar un diálogo precario y semi-ruso con el más joven de los del gremio, casi por señas logré que comprendiera mi oferta de 5 dólares a cambio de identificar algún paisano suyo que hablara el español, el hombre cumplió lo que cual no era tarea difícil, teniendo en cuanta que aún estaban frescos los fuertes lazos de intercambio entre gentes de los dos países.

Frente a mí acudió un hombre viejo, que seguramente alguna vez estuvo por la isla, pero en ese momento mi curiosidad histórica estaba en cuarto menguante, así que le pagué los cinco al taxista y ahora usando mi querido español le ofrecí al otro 10 dólares por un teléfono para una sola llamada, el tipo muy complacido me buscó un aparatico móvil y yo, entre nervioso y feliz, pude llamar a la Embajada, donde un oficial de guardia con entera felicidad me dijo: CARAMBA JUAN MIGUEL, QUÉ BUENO QUE APARECISTE, PENSAMOS QUE SE TE HABÍA IDO EL VUELO EN PARÍS.

Más tarde supe que les habían dado mal mi horario de llegada y que se confundieron de vuelo, yo por mi parte dormí esa noche tranquilo, pero con más hambre que un piojo en una peluca, porque entre una cosa y otra, entre sustos y mapas, casi no probé bocado sobre los cielos de Europa.

(Tomado de La Bicicleta)

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • andres garcia lopez dijo:

    Hola Juan Miguel! me llamo andres garcia..leyendo su articulo me recorde de algo parecido que me paso en 1981 cuando por decision propia y del gobierno cubano fui a trabajar como traductor e interprete en la embajada de cuba en dar es Salaam, Tanzania. Africa..Me paso casi igual a usted..En Alquizar, la habana me dieron un papelito con indicaciones de como tenia que viajaer en el avion hacia Checoslovaqui y de ahi a Moscu..El viaje a CLADNO, checolosvaqui fue bien, me esperaron en el aeropuerto funcionarios del gobierno cubano, pero en Moscu y en el mismo aeropuerto SHeremetievo sucedio lo mismo..nadie me esparaba..me sente encima de las maletas espera y espera y nada, pero de repente veo un joven que me mira y mira, era un cubano que habia sido alumno mio en Cuba y se encontraba estudiando en Moscu, al verme me pregunto si yo era el teacher Andres, al afirmar le explique entonces llamo a la embajada y fueron a buscarme..me has tarido gratos y duros recuerdos su articulo…jajajaja..ahora me rio, pero se por lo que pasastes..Gracias por este articulo suyo que puidera parecer de ficcion, pero no lo es, pues yo lo vivi tambien…..

    • Carlos Serrano dijo:

      El artículo puede parecer que mueve a risa, sino fuera porque la impuntualidad y la falta de seriedad en estos asuntos es proverbial de los cubanos. Así quedan mal con amigos, parientes, familiares y trabajadores de empresas extranjeras; por no decir que resultan hasta desagradecidos y despreciativos cuando reciben un obsequio o presente , siempre les resulta poco o insuficiente para su notoriedad.
      Hay amigos que llegan tarde a comer a una invitación aunque se les haya explicado bien un horario concreto o vienen acompañados de otros no invitados. Poca cultura cosmopolita.

    • arturo dijo:

      Conozco a uno por ahí que en un vuelo a Europa le pusieron servilletas con olor a fresa… y pensaba que eran para comer!! … y la probó.

    • zuz dijo:

      Así es, nada como llegar a un lugar desconocido y que no te estén esperando. Me pasó en París, también en una misión de interprete, pero por suerte el encargado de recogerme solo estaba en un atasco y llegó unas 2 horas tarde.

  • oscar dijo:

    Ese aeropuerto es impresionante

  • Dayana dijo:

    Jajaja, Buen artículo!!! Saludos al personaje

  • Andy CIGB dijo:

    Estimado amigo! tuve una experiencia similar a la suya, pero sin el desamparo del aereopuerto porque los colegas rusos nos estaban esperando a los 5. Qué bueno que su historia haya tenido feliz témino.

  • OBSERVADOR dijo:

    Descripción muy buena de lo que podemos pasar en viajes internacionales, mientras leía recordaba muchos de los contratiempos que he vivido.

  • Aldo dijo:

    Simpática la historia, llena de dicharachos, si que me hicieron reir y pasar un buen rato, me haría falta un viajecito de esos sin entrenamiento,no importa, solo para despejar jej

  • Pedro Adolfo dijo:

    Los cubanos somos invencibles. Convertismo en humor los malos momentos. Pero de que te quejas Juan Miguel, si de tomas maneras viajaste chico. La próxima vez no vayas tú, para que no pases tanto trabajo, dame el viajecito a mí, pero con todos los gastos pagos y con los 15 dolares de tu tía para la Matrioska. Me quedaré esperando por tí.

    • robertomc dijo:

      No me elogies. Si quieres, quedate en el grupo de los imbéciles….

      • Jolubaro dijo:

        Oye, que él no dijo “imbéciles”, dijo “invencibles”

      • Pedro Adolfo dijo:

        robertomc, leí tu comentario sobre el mio un poco atrasadito, pero no sé cuál es tu ofensa. A no ser que seas miope o tengas complejo de ser del grupo en el que me quieres poner. Ajustate al tema chico para la próxima.

  • Marvin dijo:

    muy buena su crónica d viaje x lo simpático q resulta después hacer el cuento. Pero podía haber viajado directo, y llegaba al destino en 13 horas y no pasaba ese mal rato d principiante .

  • Indio dijo:

    Jajajaja Cubana de aviación me vendió un boleto de ida y regreso a Brasil, pero resulta que ese era el último vuelo de cubana de aviación a San pablo año 2005 febrero.15 días después cargado de bultos como buen cubano al llegar a la terminal mi línea aérea no existía. Sufrir, sufrir dos días en la terminal hasta que el consulado cubano me pudo pagar el pasaje en Copa con escala en panamá

  • Paul dijo:

    Yo también me perdí en el Aeropuerto Charles de Gaulle cuando hacía cambio de avión para dirigirme a Turín Italia en el año 2008. En ese entonces no tenía GPS, teléfono inteligente ni mapas offline como ahora. Hoy llevamos encima traductores, mapas (maps.me) etc… pero creo qué hacer escala en ese aeropuerto, si no estás entrenado, es complicado.

  • Yuli9205 dijo:

    Bueno que interesante todo esto, estás cosas pasan , algo así le pasó a un amigo, compro su pasaje de minas hasta são Pablo( viaje de 6 horas) en un tren bus ,y de ahí tenía que tomar un avión con escala en Colombia , resulta que para viajar así hay que sacar una visa transitoria, cosa que el no sabía , ya no tenía más dinero para pagar otro pasaje , ní para pagar la multa que te ponen al cambiarlo para otro , al final perdio casi 1000 dólares en la gracia , y tuvo que virar a para atrás , aún está allá , quien sabe cuando pueda venir . Todo por no averiguar bien. El que no sabe , es como el que no ve .

  • senelio ceballos dijo:

    JAJAJAJA…Saludos desde Rusia…leyendo su articulo, me recordaba esos momentos pasados de un guajiro que malamente conocia viajar en las guagua CONCHITA…alla por los annos 1957-58 desde CHAMBAS -MORON!!!!! …….Hoy ya se me han olvidado algunos areopuertos por los que he tenido que viajar..FELICIDADES .. JUAN MIGUEL….Me hizo reir de lo lindo Gracias.

  • Cadillac dijo:

    deja ver cuando me pase eso a mi por ahi para contar la aventura contento despuyes, por ahora me ha pasado buscando la salida para coger botella en pueblos aca en neustro verde caiman.

    • senelio ceballos dijo:

      Al colega y genial CADILLAC…….Les contare que viajar en aviones es interesante.!!!!….PERO VIAJAR EN BARCO es mucho mas FACINANTE!!!….Se vive el viaje mas profundamente, aunque sea de cabotajes……Hacer un CRUIS es mucho mas cerca del ALMA…SI es 3o dias Habana-ODESSA , 42 dias Leningrad-Habana……o un par de dias por el Negro o meditarraneo….

    • senelio ceballos dijo:

      En mi ninnez..EXISTIA UNA CANCION …CONOZCA A CUBA PRIMERO, y al extranjero despues!!!!!..Es el consejo que le doy a los mas jovenes…A cuba la recorria en guagua, apie ,en BICI , en tren..No lo hecho en barcos de cabotajes…SUENNO HACERLO algun dia!!!!

  • Yo dijo:

    Tranquilo q muchos hemos pasado por eso, cuando llegue al aereopuerto de Barajas por primera vez crei q habia llegado al espacio entre esteras para caminar sin caminar, elevadores de vidrio y metal y hasta un tren dentro del mismo aereopuerto alucine

  • Chikungunya dijo:

    Experiencia inolvidable que no me gustaría vivir, imagino que el mundo se ponga patas arriba.

  • tomyone dijo:

    Son miles la anecdotas y malas experiencias de cubanos en aeropuertos extranjeros y aun salimos estusiasmados con el viaje, en Moscu los cubatecnicos, verdaderos depredadores por suerte ya desaparecidos nmo daban ni el dinero del carrito de cargar los bultos para quedarse con el, hay un sonado caso que mandaron a un especialista de electromedicina para Holanda sin un medio partido por la mitad y al llegar por supuesto se dirigio a la Embajada nuestra en ese pais y hasta se molestaron con el pobre hombre , despues le costo una sancion a quine lo mando asi desprotegido, esa amarga sensacion de abandono, no se la deseo a nadie, pero al fin como todo la situaicon ha cambiado un poco y al fin podemos viajar y hasta esta como un derecho en la Constitucion , que siempre debio ser pero no era, asi es de veleidoso nuestro socialismo cubano, damos palante y patras y la vida sigue igual, por menos de eso se acaba el mundo en cualquier lugar de este mundo en crisis, pero aqui no , aqui no se rinde nadie, saludos , lanzó una inciativa, cada cuel escriba sus experiencias en este tema , los reto, saludos otra vez

  • Magno dijo:

    Cuando llegue a un superaeropuerto no sabía qué hacer, me dijeron sigue a las monjas que van en tu vuelo, con su ropa no te vas a perder, todo iba muy bien hasta que a las monjas se le ocurrió entrar al baño

    Y yo también…….

  • Guacanayabo dijo:

    Juan Miguel. Debió saber cuáles eran los cubanos q allí estaban, con sólo verlos ya sabes cual son. Es decir los únicos q viajan con puloveres con rayas y por dentro del pantalón, seguro son cubanos

  • KyloRen dijo:

    Tremendo articulo. Esta para una pelicula de la television cubana, te recomiendo q veas a algun director de cine cubano y le cuentes tu historia.

  • Anitta dijo:

    Me trajo recuerdos. Hice escala en el Charles de Goulle, y era camina y camina para salir, resulta que no me estaban esperando por algun error, pedi a unos franceces sentados en una mesa ayuda para usar su telef y me indicaron uno publico, pero que llevaba ciertas monedas o tarjetas no me acuerdo, en fin no ayudaron nada. Me asome afuera y no era una calle con taxis, eran tuneles etc, hasta que llego una chica que trabajaba alli con un chaleco que me presto su celular pude llamar a la Embajada, dije donde estaba, y a los 3 minutos aparecio la persona que debia buscarme. Encima no sabia frances, me comunicaba en ingles. De verdad uno se siente estresado, desamparado y preocupado en eventos asi, pero como dicen preguntando se llega a Roma. Me gusto el articulo.

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también