Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Poesía y antipoesía

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Cultura, Humor, Literatura, Música, Poesía
| 8

Todos, sin importar la época o el lugar donde nacimos, tuvimos siempre alguna relación con la poesía y con la anti poesía, que ambas cosas existen, como mismo existen la materia y la antimateria.

La parte poética de la vida puede estar en los ojos de alguien, en un atardecer, en una frase romántica, en un gesto amable o en la música de moda (sobre todo romántica, porque resulta complicado encontrar poesía en un estribillo reguetonero de estos tiempos, digamos algo así como: APRIETA MAMI, APRIETA, SI QUIERES PROBAR LA SEGUETA o por el estilo) a todo esto se antepone la otra cara de la moneda, la gente que desayunan con naranja agría y aceite de hígado de bacalao, los que no regalan flores , los que no se molestan en leer, ni aprendieron a decir buenos días; los seres exclusivamente monetarios o mercantiles.

Artemio Medieval, fue uno de esos personajes, más negativos que el signo de menos. Lo conocí en mi infancia, era retranquero de ferrocarril (agente encargado de enganches y desenganches de vehículos ferroviarios), un oficio centenario que en tiempos de zafra resultaba vital.

El hombre se puso viejo y le mandaron a un muchacho recién graduado del Politécnico para hacer funciones de ayudante, el viejo se ofendió y hasta trató de poner en ridículo al joven. En cuanto el bisoño llegó, lo atacó con una interrogante loca: ¿Dime mi niño, si vienen dos trenes de frente, con el desvío dañado, sin pilas en la linterna de señales, sin combustible para faroles, con noche cerrada y con lluvia qué hace usted, a ver qué hace el ¨recién graduado¨?

El increpado, que tenía la mente ágil, le respondió: LLAMO A MARÍA , la respuesta sorprendió al viejo que indagó molesto quién era la tal mujer y qué demonios resolvería. La respuesta lo dejó allí rumiando su amargura: VIEJO, MARíA ES MI MAMÁ Y LA LLAMARíA PARA QUE VIERA EL CHOQUE DE TRENES MÁS GRANDES DE LA HISTORIA, PORQUE ESO NO LO PARA NADIE Y ASÍ AL MENOS LO DISFRUTAMOS JUNTOS ¿NO LE PARECE?

Como Medieval había otros, incapaces de ver algo bueno en las cosas por atractivas o bien hechas que estuvieran, gente a las que se les fastidió el mecanismo de la risa y ni haciéndoles cosquillas   en la planta de los pies te enseñaban un diente.

Al padre de Carmen, la gordita de la Secundaria, le decían ENIGMA porque nadie sabía descifrarlo, nunca se lograron conocer sus gustos (se supone que se enamoró y se casó en un rapto de locura o en un episodio de sonambulismo), su única amistad era la bicicleta y aun así, más de una vez se le vio maldecirla por H o por B. Carmen le presentó (aún a riesgo de su propia vida) a dos o tres enamorados, todos descalificados en los primeros dos metros de la puerta hacia adentro.  Mi amigo Rosell fue el último en intentarlo, le juró a ENIGMA que era el hombre perfecto e incluso se estudió dos manuales de mecánica de bicicletas para impresionar, al final para nada, la gordita terminó solterona y el padre se fue de este mundo con penas y sin glorias.

Por suerte otros amigos de entonces y otras experiencias valiosas, me enseñaron a soñar; el maestro de la escuela primaria; mi madre deshaciendo entuertos cuando mi viejo dejo de existir; la gente de la cuadra contando historias y compartiendo croquetas en medio de un apagón; la viejita que vendía flores y Fidel, sobre todo Fidel y la historia de Cuba, mucho más llenos de poesía, que de pesimismos

(Tomado de El pequemiblog)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • lord stark dijo:

    aprobechen la caricatura que dentro de poco tiempo pondremos un paquete de huevo deshidratado…..

  • Miguel Almaguer Segura dijo:

    Buen artículo. Existen personas que solo de tratar a los demás espantan, hacen sentir a quienes se le acercan que son seres inferiores y que ellos son el centro del mundo.
    Cuando visitamos algunas entidades del territorio por cuestiones de trabajo o por situaciones personales que se presentan, vemos como recepcionistas y funcionarios que deben velar por que seamos bien atendidos, desorientan y agreden hasta con la mirada y siguen con el decursar del tiempo en el mismo lugar……
    Excelente reflexión, porque también resultaría complicado encontrar poesía en personas que en vez de agradar, agreden……

  • Hater dijo:

    Debo tener muy mal el interruptor del sentido del humor. Sin tapujos, no soporto estos pujos. No da gracia pero rima…como un reguetón.

    • Guajiro dijo:

      Esto se llama humor costumbrista, pero como todas las cosas de la vida, para gusto se hacen los colores, todo depende de la imaginación, la cultura y la delicadeza del lector.

      • Hater dijo:

        Guajiro: “Para gustoS se hicieron los colores”.
        Creo que mejor sería llamarlo “Humor Acostumbrista”, hay que acostumbrarse a este tipo de humor por la falta de recursos también humorísticos. Dicho todo esto con mucha delicadeza.

  • tatiana dijo:

    Que gracioso buen Humorrr siempre hace falta en la vida.

  • Ing.Noel Ascanio Montero dijo:

    Quien no sabe que ahy productoresde emisoras que ganan “diezmos” por difundir la peor de la músicas, esa que hace daño no solo al sentido estético de la vida, sino ala p`ropia ética y la conciancia social; ¿quien me lo dijo?: no hay que ser muy inteligente para darse cuenta que a muchos lesw conviene le regetoneo más burdo y batato porque es el que mas facielmente capta a los jóvenes e incluso a adultos con mala formación del gusto artístico cultural.No soy absoluto, pero tengo edad y ojos para ver la realidad; además, me dediqué por muchos años a hacer música y arte en general.Que me perdonen los que trabajan con el alma y la virtud pura pues este comentario no es para ellos.

  • Andrés dijo:

    Juan Miguel, con todo respeto, creo que es reduccionista y tendencioso antagonizar de ese modo con el reggaeton. No digo que necesariamente haya poesía en algunos estribillos reguetoneros, pero si digo que usted niega toda posibilidad de que así sea, y de ese modo desecha a un género entero. Pero esto contradice lo que usted mismo escribe más abajo cuando se refiere a personas “incapaces de ver algo bueno en las cosas por atractivas o bien hechas que estuvieran”.

    Por otra parte, creo que hace expone una noción conservadora de la poesía. Respeto su opinión, pero no creo que la parte poética de la vida se encuentre necesariamente en una frase romántica o en la música de moda, las cuales no son garantías per se de emocionalidad e incluso (y más allá de algunos de los ya manidos textos reguetoneros) pueden ser de pésima factura: sensibleras, superficiales y facilistas. Creo que estas diferenciaciones llevan, por necesidad, alguna elaboración, más allá de atacar al villano de moda que algunos aman odiar.

    Por último, creo que sería al menos digno de mencionar, para evitar confusiones lamentables, que existen otras acepciones de la antipoesía, las cuales son reconocidas hoy como objeto serio de análisis, y cuyo sentido se contrapone a la forma en que usted emplea el término en su arenga. El término antipoesía es reconocido como un movimiento artístico por derecho propio, que precisamente surgió como reacción a los convencionalismos de la poesía tradicional. No es raro, aunque no deja de ser irónico, que sea el poeta Nicanor Parra, hermano de la gran Violeta, quién sea visto como el padre del movimiento. Él mismo se denominó un antipoeta, en parte para articular su rechazo profundo a la pomposidad y refinamiento intencional de la poesía latinoamericana de entonces. Irónicamente, su primer poemario “Poemas y Antipoemas”, escrito en 1954, se ha convertido en un clásico de la literatura latinoamericana. Estamos hablando de alguien que ganó un premio Cervantes y fue nominado cuatro veces al Nobel de Literatura.

    Otro fundador de la Antipoesía, como movimiento estético, es el también poeta griego Elias Petropoulos. Este gran escritor y ensayista, además de luchador antifascista y pensador progresista, se denominó a si mismo como un antropólogo urbano, y ciertamente lo fue. Sus convicciones le costaron caro en tiempos de las dictaduras derechistas griegas, pero eso no evitó que tomara partido por lo que el veía como un legítimo objeto de estudio y exploración: las sub-culturas marginales de su país, lo cual también fue criticado por muchos de ss co-religionarios comunistas. Hizo muchas “herejías” antipoéticas, pero una de las más representativas fue su defensa del estilo de música llamado “rebetiko”, un género de música urbana asociado a las capas más pobres y marginales de la población griega. Al igual que otras sub-culturas musicales como el flamenco, el tango o el blues, el rebetiko nace de circunstancias urbanas particulares y refleja las realidades duras de los estilos de vida de estas sub-culturas marginales. Por ese motivo uno encuentra en este estilo letras y temas referidos al crimen, las drogas, la pobreza, el dinero o su falta, la prostitución, la muerte, el amor o el erotismo en todas sus manifestaciones. Sin embargo, nada de esto evitó que en el 2017 la UNESCO decidiera adicionar a este género a su lista de patrimonios culturales intangibles.

    No me tome, por favor, como un Medieval. Su llamado de atención hacia la falta de imaginación que a veces padecemos en nuestra sociedad es digno de encomio, pero creo que necesitamos hacer esto con todas las letras y dinamismo que lleva. Nunca se sabe amigo Juan Miguel: “APRIETA MAMI, APRIETA, SI QUIERES PROBAR LA SEGUETA” puede ser interpretado, a la luz de nuestras sensibilidades actuales, como un ejemplo de obscenidad. Pero nada quita que pueda ser visto también, ahora o en el futuro, como una celebración adulta del placer y de la vida. Antipoesía puede significar muchas cosas.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también