Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

Los genios anónimos del ACM-ICPC

| 7 |

Parte del staff de la ACM-ICPC que participa en la Final Caribeña 2018. Foto: Javiel Fernández.

Faltan menos de 24 horas para que la Final Regional del Concurso ACM-ICPC paralice a los amantes de la programación competitiva en el Caribe. Cinco horas para demostrar las habilidades en matemática, dominio del idioma inglés, informática y geometría parecen poco tiempo.

Sin embargo, para las decenas de voluntarios que desde hace semanas trabajan para este momento, cada minuto representa una batalla ganada. Ellos son otros genios anónimos en cada uno de estos eventos.

Apenas basta caminar por la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI) para encontrarlos en casi todos los lugares.

Hace nueve años que Roberto Carlos Villamar transforma en imágenes y sonidos todo cuanto acontece en los concursos de programación competitiva. Detrás de cámara y seleccionando clips para la transmisión en vivo que llega a cada rincón del mundo, es uno de los protagonistas silenciosos del ACM-ICPC.

“Por la experiencia que tenemos hace algunos años ya poseemos más agilidad para montar el set de televisión, conocemos las características de la competencia y dominamos las técnicas”, comentó.

Villamar asegura que luego de las primeras reuniones se les asigna a los miembros del equipo televisivo un rol, desde dirección hasta los encargados de la producción o el guion.

“Transmitimos casi ocho horas en vivo y eso es todo un reto para el equipo de trabajo. No solo es la sensación de estar al aire tanto tiempo, sino que debemos preparar muchos materiales para poder sostener el programa”.

Mientras sostiene una de las cajas desbordadas de credenciales, Ramón Morales Álvarez, Director Asistente de la Sede Cubana de la Final Regional, reconoce que el trabajo de los voluntarios es imprescindible a la hora de organizar un evento como este.

“Cada Final Regional requiere trabajar durante meses en muchas funciones distintas y realmente sin los voluntarios lograrlo todo sería muy difícil. Ellos tienen presencia en todas las actividades y garantizan que todo funcione como un reloj”, comenta.

Una de las que por estos días no descansa en la UCI es Yenisel Tirado Gutiérrez, segunda directora asistente y una de las encargadas de distribuir el trabajo de los 144 voluntarios de esta Final Regional. Según explica, el ACM se organiza por equipos que no solo se encargan de las actividades propias del programa sino del aseguramiento de cada elemento durante la competencia.

“Hemos incorporado a jóvenes de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas y de la Universidad de Oriente, y ellos trabajan desde la edición pasada para poder replicar nuestros mecanismos en ediciones de la regional en sus instituciones. Otros muchachos también nos acompañan y juegan un papel cardinal en la ambientación de los locales, el avituallamiento y la atención a las delegaciones”, cuenta.

En estas jornadas de estrés, Yenicel no tiene muchas horas a su favor. “Todo depende de ti, porque más allá del evento, estamos hablando del resultado de Cuba en una competición de alto estándar a nivel internacional”, confiesa.

“El recurso más valioso en este tipo de lides es el tiempo, y en función de eso nos organizamos. Aquí cada detalle puede marcar la diferencia.  ACM no es un día, ni una semana, estamos hablando de meses de preparación previa que se conjugan con otros eventos menores como los encuentros territoriales, nacionales, así como los talleres de verano”.

En la sala de competencia el trabajo de voluntario toma forma. Foto: Javiel Fernández.

Junto a ella,  otro de los más experimentados en estas citas es Manuel Reina Aguilera, graduado en la Universidad de las Ciencias Informáticas y una figura habitual en cada una de las fases de los concursos de programación. Con siete años de experiencia como voluntario, quizás como pocos pueda hablar de cuánto han crecido estos torneos desde su primera edición en 2009.

“Al inicio apenas éramos cincuenta voluntarios, pero hoy ya pasamos con amplitud de los cien. Eso muestra la importancia de nuestro trabajo no solo entre los concursantes, sino el interés de otras personas por formar parte del staff de los eventos”, comenta.

Cuestionado sobre las motivaciones de los voluntarios, Manuel asegura que ellos también viven cada competencia al límite. Según dice, todas las funciones son importantes y aunque el trabajo es agotador, al final pueden ver el fruto de tanto esfuerzo.

“Estamos con los concursantes prácticamente desde muy temprano hasta que se van a la cama. En cada parte del programa de actividades tenemos un protagonismo y aunque cada uno se enfoca en una función específica al final somos otro equipo más. Cada vez que una selección clasifica a una Final Mundial significa un orgullo para los voluntarios, porque les pudimos crear todas las condiciones para ese resultado”, agrega.

En un evento donde el color de los pulóveres identifica la función de los participantes, el marrón de los voluntarios destaca en cada actividad. Se les ve de guías de las delegaciones, en las atenciones a la hora del almuerzo o la cena, en las áreas de competencia instalando cables y computadoras, con los globos, las medallas, los carteles. A veces parece que no tienen hora para despertar y conocen poco la sensación del cansancio.

Así lo siente Ángel Luis González Martínez, otro de los voluntarios con experiencia en lograr casi la perfección organizativa de estas competencias. Mientras detiene el ritmo y deja a un lado un grupo de papeles y pegatinas, le cuenta a Cubadebate cómo desde hace días la Final Regional ocupa todo su tiempo.

“Las personas lo ven todo preparado hasta el más mínimo detalle, pero eso implica muchas horas de esfuerzo. Uno trabaja desde lo aparentemente menos importante, como el acomodo de los manteles para que queden simétricos, hasta la instalación de todos los sistemas informáticos y de redes para garantizar el funcionamiento y el enlace de la sede cubana con otras de la región”, explica.

En cada uno de sus diálogos, estos muchachos mencionan siempre un nombre, el del Ing. Dovier Antonio Ripoll Méndez, Director de la Sede Cubana y uno de los máximos impulsores del movimiento de voluntarios.

Para Yenisel Tirado, Dovier “es el tipo de personas que inspiran y lo entregan todo por lo que creen. De todos nosotros es el que menos duerme en estos días, y se pasa meses antes de la competencia organizándolo todo. Nosotros aprendemos  muchísimo de él, porque es de las personas que no abundan por su sencillez y su entrega. Es el alma del ACM-ICPC Caribe”.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • frankr dijo:

    Felicidades a esos héroes anónimos! He tenido la oportunidad de trabajar como voluntario en varias ediciones y puedo asegurar que de verdad todo el trabajo que realizan es imprescindible para el desempeño exitoso de cada aspecto del evento y de la competencia en particular. Estos eventos son muy disfrutados por todos.

  • felicidades dijo:

    Felicidades a todos los compañeros organizadores que hacen posible este sueño de muchos, y que sea posible con la calidad requerida

    Extender las felicidades a todos los participantes, que le dedican mucho tiempo al estudio de la programación y de los algoritmos. Y también las felicidades a la familia y a las universidades por el apoyo y exhortación a qué sean mejores estudiantes.

  • Cecilia dijo:

    Soy testigo de toda la labor que se realiza durante toda la competencia, que lleva mucho tiempo de preparación pero se trata de un concurso que consta de muchas etapas pero el día que se ve todo el esfuerzo es el día de la competencia final. Tuve la oportunidad de trabajar en algunas de las ediciones y para el que no está dentro del equipo puede pensar que una tarea es insignificante pero el éxito de la regional está en que todos los detalles son importantes, y es precisamente por eso es: que una de las cosas que más extraño de la UCI es esa. Un abrazo para todos los colegas que están en el staf y que como siempre este será un año de éxito.

  • Wilfredo MB dijo:

    Se han empeñado en no publicarme, por favor, yo solo insisto en saber qué significan tantas siglas….

    • frankr dijo:

      ICPC = International Collegiate Programming Contest y ACM = Association for Computing Machinery . Saludos

  • Viking0 dijo:

    Muchas felicidades colegas, siento gran orgullo de mis compañeros, lets go niurkita.

  • Guille dijo:

    Reconocemos el buen trabajo de los voluntarios y organizadores aquellos que disfrutamos el resultado de tanto esfuerzo, gracias!!!

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oscar Figueredo Reinaldo

Oscar Figueredo Reinaldo

Graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana en el año 2015.Periodista del programa televisivo Mesa Redonda y del sitio web Cubadebate. En Twitter: @OscarFigueredoR

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Graduado de Periodismo en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas en el año 2016. Periodista de Telecubanacán.

Vea también