Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Mi primer curso escolar

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Cuba, Curso escolar, Escuela
| 15 |

Ilustración tomada de “La bicicleta”.

Hildelecio Abigail, alias LLoradera, estuvo sollozando ruidosamente cada mañana de los treinta días de septiembre de 1975. Fue la más antológica y magistral perreta en la historia escolar de mi barrio. Se prendía a la falda de su madre como pulga en guataca de perro y solo el necesario y firme tirón de la maestra Susana, permitía que la progenitora abandonara los predios de la escuelita rural. Después el muchacho se calmaba, el llanto se anulaba y al día siguiente la historia se repetía.

Nos iniciábamos todos por esa época en el mundo de las aulas y los maestros, veníamos de una primera infancia campestre, despreocupada y feliz, para enfrentarnos a ese universo nuevo que se llamaba curso escolar.

Algunos ya nos habíamos visto la cara antes en el tumulto de alguna piñata o en los columpios metálicos del parquecito infantil; otros, que eran la mayoría, resultaban extraños y en ciertos casos hasta amenazantes, como Rodolfo el Grande, mucho mayor que los demás e inexplicablemente repitente, por tres ocasiones, del primer grado.

Pero sobre todas las cosas, era un mundo fascinante con olor a lápices nuevos, pegamentos, libretas inmaculadas y atractivos textos de vivos colores. Todo era novedoso y cuando llegó el horario de recreo fue el momento de iniciar el largo y complejo proceso de socialización infantil, primero con la cercanía de los ya conocidos y luego con la creación de nuevos piquetes de acuerdo con diversas afinidades.

Cada cual llevaba su merienda, que por aquellos lares y en aquella época era bastante común, a base de pomitos con jugos naturales o refrescos de siropes y el archiconocido y siempre vilipendiado pan de la bodega (aclaro que entonces el susodicho alimento gozaba aún de un determinado prestigio y algo de grasa). Por lo general comíamos aquello debajo de las frondas de un tamarindo, sin egoísmos ni grandes diferencias en el binomio calidad-precio.

Ninguno de mis coetáneos se quedó fuera de la fiesta, ninguno faltó ese día, ya hacía más de 15 años que en toda Cuba (desde 1959) nadie era excluido de tan significativo acontecimiento. Todos con zapatos, todos uniformados y risueños.

Fueron jornadas felices e inolvidables. Éramos pequeños descubridores conquistando un nuevo mundo. No había destinos trazados, ni flotaba sobre la cabeza de alguien el halo del privilegio o las ventajas de alguna posición social. Desde aquel instante inicial, desde ese Big Bang educativo, sabíamos que se podían conseguir las profesiones más diversas y el futuro no nos preocupaba mucho, confiamos en él y puedo decir que a la mayoría no nos defraudó.

(Tomado de La bicicleta)

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • “LA PINZA QUE APRIETA” dijo:

    Esta historia me ha subido los colores al rostro, es mi propia historia, aunque con 9 años de diferencia (1986), fantástico, GRACIAS CUBADEBATE.

  • Ernesto dijo:

    Me gusto su articulo, me hizo recordar el septiembre del 78, cuando llege a preescolar,,,muchas gracias

  • manuel dijo:

    he regresado al pasado con su comentario. aquellos re refrescos, naranjita,matelva,cola con galletas de dulce o masa real o torticas de merienda, eran otros tiempos. con maestros que de verdad instruían y enseñaban y había un respeto te inculcaban valores .la hija de mi primo. comenzó la secundaria. y ya están pidiendo 10 cup por padre para pintar el aula y 1 cuc por padre para compra un ventilador. las libretas de raya no alcanzaron. en la tienda en MN de 7ma y calzada de bejucal Arroyo naranjo las venden a 7.00 CUP y los cuentapropistas a 8 cup. Nada. cosas de CUBA.

    • DRH dijo:

      Cómo me acuerdo de esas meriendas!!!! Aquellos masarreales, galleticas (casi siempre de chocolate) y el refresco de naranja en las botellitas de cristal!!! Después vino el Período Especial y llevar un pan con aceite a la escuela era todo un lujo… Hoy que soy madre la logística me tiene loca, porque hay que ser mago para “inventar” la merienda y el plato fuerte del almuerzo. Y tanto que nos quejábamos del fish steak (frichistí, como les decía la gente)!!! Creo que me fui del tema… En fin, también recuerdo mi primer curso escolar: 1988 – 1989 y mi maestra se llamaba Nereyda. Ah! y dejé de llorar por las mañanas cuando pasé para 4to grado….

  • Amaury II dijo:

    Muy pintoresca esta anécdota que nos recuerda nuestros inicios escolares, pero como dice la canción como cambian los tiempos Venancio, aunque lo que no ha cambiado es la esencia de la Revolución en una de sus mayores conquistas y es asegurarle educación gratuita y generalizada a todos los niños cubanos.

  • yoli dijo:

    Como cambian los tiempos!!!!

  • dvillegas dijo:

    que tiempos aquellos, que vida mas sana, como noooooo inicie en el 75 mi preescolar y todavia me acuerdo del radio que habia en el aulita para escuchar a mi colchea, jaja si fuera solo eso,,, las laticas de leche en polvo largitas a 40 ctv, las compotas de manzana, mis libros de botanica, historia de cuba, hayyy cuanto de bueno y no teniamos nada, digo nada ni un radio para escuchar musica y ahora si no tienen un celular no van a la escuela, quien lo dice lo sabe. perooo muy bellos tiempos la infancia, es el momento de valorar la vida propia.

  • profesor dijo:

    que lindo , mama me montaba en un caballo entre mi hermana y mi primo mayor que iba de jinete , para que no me tirara y saliera corriendo. En un aula rural con los 6 grados juntos. Llore mucho al principio hasta que me acostumbré. Ya sabia leer cdo llegue a la escuela pues mamá me enseño en la casa. También el olor a lapices, gomas de borrar, libros nuevos. la revolución naciente y los cambios vertiginosos de aquellos tiempos. Nunca olvidaré aquellos dias. felices con muy poco o nada, el campo, la lluvia, los caballos, las vacas, la caña, el trabajo duro de papá………

  • Osvaldo Osmani Tornés Gómez dijo:

    Artículo como este, te traen tantos recuerdos lindos que no volveran,la jabita con la merienda(Pan con mantequilla y refresquito de botellita)nada que ver hoy en día con la lunchera de 20cuc,los hot dog, los refrescos hipercaloricos y toda esa parafernalia que montan los nuevos ricos en Cuba,todos parejitos con su uniforme sus zapaticos brillosos,muy alejados a las zapatillas de marcas,las mochilas con rueditas,los celulares y tables,pa qué contar.

  • Enelran dijo:

    La historia es muy bonita, me recuerda mis años de estudiante por los años 80 los años más felices de mi vida que hoy todavía recuerdo y más en estos tiempos cuando vemos que en nada se parecen.
    El día 6 estuve en la primera reunión de padres que realizo la escuela de mi hija, ella cursa el 8vo grado en una secundaria de mi ciudad Cienfuegos en la cual firmamos un documento sobre los deberes de nuestros hijos en la escuela como son; puntualidad y asistencia, uniforme escolar, cuidado de la base material de estudio, casas de estudios y el más importante el fraude (tema muy polémico hoy en día).
    Cuando hablamos de fraude nos referimos a copiar por otro estudiante una prueba, una pregunta evaluativa, la tarea. También se trata como fraude cuando se filtra un examen, cuando el profesor te pide un regalo o nosotros les damos regalos para que nuestro hijo salga bien en los exámenes.
    Les comento esto porque estoy indignada con las cosas que estoy escuchando en las calles y sé que no es de ahora. ¿Por qué estudiantes que ni tan siquiera les alcanzo el escalafón para un TECNICO MEDIO están cursando estudios en un PRE UNIVERCITARIO?
    Muchos estudiantes con buenos escalafones que no pudieron obtener una capacidad en estos centros educacionales por que dieron muy pocas hoy están cursando estudios en escuelas técnicas. Entonces, de donde salieron esas otras capacidades.
    Este es un tema serio de fraude y no es cometido por un estudiante sino por padres y trabajadores tanto de los centros educacionales como del mismo Centro Provincial de Educación Provincial de mi ciudad. Tema serio creo yo que se debe analizar por la Dirección Nacional de Educación
    Estos estudiantes que no se esforzaron en sus estudios y hoy comparten aula con los que sí lo hicieron con esfuerzo y dedicación están ofendiendo todo este esfuerzo. Entonces que le digo yo a mi niña a la cual le exijo que estudie y se esfuerce para poder lograr su meta y que está viendo esta situación.
    Si esto le sucediera a un hijo de usted, si, usted que está leyendo esto no se sentiría ofendida como lo estoy yo.
    Fidel no lucho para que pasaran cosas como estas pero hasta cuando tenemos que permitirlas

  • Jane dijo:

    Muy bueno el artículo, me hizo recordar mi infancia y mi entrada en pre escolar en el año 68 donde todos los niños ibamos vestidos modestamente a la escuela y aunque teníamos la merienda garantizada porque había refresco de botella y algún dulce, no existía ninguna desigualdad, los maestros mostraban mucho interés por la enseñanza de los niños y eramos pobres pero felices, disfrutabamos a plenitud los materiales escolares que nos daban, teniamos lo indispensable y aprendimos y hasta en la época en que una de mis hijas comenzó el pre escolar todavía no existía esa diferencia al vestir y también había muy buenos maestros. Qué decir de la segunda que aunque nació en pleno período especial y tratamos de que comenzara con lo mejor que tenía porque aunque período especial ya existían sus diferencias y había quien iba a la escuela que parecía que iba para una fiesta, también tuvo buenas maestras y a pesar del bloque al que nos tiene impuesto EEUU, las dos estudiaron, se graduaron y hoy se encuentran trabajando.
    Una de las conquistas de nuestra Revolución es asegurar la educación gratuita a los niños, por eso hay que valorar lo que ella hace por todos nosotros y no desfraudarla.

  • JRM dijo:

    Es un día muy difícil de olvidar y aseguro que ya hace 50 años de ese mi primer día de clases.
    Saben recuerdo el nombre de todos mis maestros desde el pre escolar: Nidya Martín, Anicia Lahera, Paneca, Esperanza Cueto, Modesto Pérez, Bernardo Estrada, Elpidio y Leopoldo. Gracias a todos

  • yo digo dijo:

    yo no soy de tan atras pero igual al principio del 2000 todo era tan puro y maravilloso, yo si un alumno asi sea de primaria no cuenta con una memoria flash USB, telefono inteligente, tablet etc. el profesor lo obliga a presionar a los padres para que lo tengan. Como se le puede exigir a un niño que no conoce de las necesidades de sus padres que haga sus tareas o consulte bibliografia de estudio a traves de estos dispositivos digitales?

    • DRH dijo:

      ¿Puro y maravilloso a principios del 2000? Para nada. Ya en ese entonces la cosa venía echándose a perder… Me gradué del pre en el curso 2001 – 2001 y si te contara los “horrores” que ví…

      • DRH dijo:

        Quise decir 2000 – 2001. Y disculpa si me ves predispuesta. Tal vez yo viví un infierno pero eso no quiere decir que los demás hayan pasado por lo mismo.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también