Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Lucky Luciano en persona

| 22

Lucky Luciano. Foto: ABC.

El gobierno norteamericano presionaba, pero el presidente Ramón Grau San Martín no cedía. Tendría al fin que hacerlo cuando Washington dispuso la suspensión de los embarques de drogas de uso medicinal hacia Cuba, con lo que se privaría a la Isla de importantes medicamentos. Entonces Charlie Lucky Luciano, el zar del hampa, fue internado en la Estación Cuarentenaria de Tiscornia y se le formó expediente de expulsión. Hacía seis meses que vivía en La Habana.

Culminaba así el proceso iniciado desde que autoridades estadounidenses detectaron la presencia del capo de todos los capos en la capital cubana. Aunque no es improbable que funcionarios de la Oficina de Narcóticos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos hubiesen seguido sus pasos desde Italia, Luciano cometió descuidos inadmisibles en un hombre de su posición. Entusiasmado con una joven norteamericana a la que conoció aquí de manera casual y que se volatizaría luego como el humo, se exhibió con ella lugares públicos y fue fotografiado. Esas fotografías sellaron su suerte.

Lucky Luciano en La Habana. Foto: ABC.

Antes de salir de Italia dejó creada una extensa organización para pasar narcóticos por Cuba con destino a EE.UU. Se sentía seguro en la Isla, donde contaba con amigos y había gente muy poderosa interesada en que permaneciera en el país. El senador Paco Prío, hermano del Primer Ministro, estaba entre sus íntimos, como también lo estaban Pablo Suárez Aróstegui, esposo de una de las sobrinas del Presidente, e Indalecio Pertierra, dueño del hipódromo y del cabaret Montmartre. Grau, por otra parte, era renuente a expulsarlo. Alegaba el mandatario que Luciano, llegado a Cuba con pasaporte legal y visa expedida por el consulado cubano en Roma, tenía sus papeles en regla y llevaba en La Habana una vida apacible. No hay argumento legal, seguía aduciendo Grau San Martín, que lo obligue a salir del país si sigue comportándose de una manera tan digna. Estados Unidos, sin embargo, no cejaba en su empeño. Si no expulsaba a Charlie Lucky Luciano, Washington cortaría todo embarque legítimo de narcóticos y la Isla quedaría sometida a un embargo de medicamentos.

Mientras el premier Carlos Prío maniobraba en secreto para que el gobierno saliera lo mejor parado posible ante la injerencia extraña, políticos de todos los partidos y tendencias, reunidos en la casa de Neno Pertierra, buscaban una solución airosa al problema. Desde su exilio dorado de Daytona Beach, el ex presidente Batista dejaba saber su opinión. Recomendaba que Luciano se trasladara a Venezuela donde su antiguo ayudante, el comandante Jaime Mariné, regenteaba el hotel más importante de Caracas, propiedad de Batista y del propio Mariné. La otra sugerencia del mayoral de Kuquine era audaz, pero totalmente absurda e irrealizable. Si Estados Unidos suspende la venta de medicamentos a Cuba, decía Batista, Cuba suspende la venta de azúcar a Estados Unidos. Luciano, que tenía a Batista como un hombre con los pies bien puestos en la tierra, esta idea pareció demasiado peregrina. Sabía que el gobierno de Grau no se compraría una bronca como esa ni tenía pantalones para ello. Se resignó a que lo expulsaran de Cuba.

Ya para entonces los jefes de las familias mafiosas se habían dado cita, entre el 22 y el 26 de diciembre de 1946 en el Hotel Nacional de Cuba, para discutir, convocados por Luciano, sobre esferas de influencias, problemas territoriales, tráfico de drogas y la apertura del imperio de Las Vegas. Fue un intento de Luciano por recuperar su hegemonía torpedeada por las ambiciones de Vito Genovese y las traiciones de Buggy Siegel. La prensa cubana no publicó una sola línea sobre esta reunión. Ni nadie ajeno a ella pudo alojarse ni usar de los servicios del hotel en esos días.

Llegó así el 23 de febrero de 1947. Mientras almorzaba en un lujoso restaurante habanero, un agente de la Secreta pidió de favor a Luciano que lo acompañara. No había acusación contra él. Solo aquella orden de repatriarlo a Italia que Washington obligaba al gobierno de Grau a ejecutar. Ya internado en Tiscornia, Luciano expresó a Lansky, su lugarteniente, la preocupación por sus hombres que quedaban en la Isla. Pero ninguno fue molestado, se reanudó el flujo de medicamentos desde Estados Unidos, y el tráfico de drogas siguió su curso indetenible, ahora bajo el control de Lansky, que resultó a la postre el máximo beneficiado con la expulsión de Luciano.

El senador Eduardo Chibás denunció por sus nombres a los principales asociados cubanos del jefe mafioso, y la denuncia provocó un sonado incidente en el Senado cuando, durante el receso de una sesión, Paco Prío lo agredió físicamente al tiempo que gritaba: “Esto te lo manda Lucky Luciano”. Agresión que en otro receso ripostó Chibás y fue el preámbulo de un duelo a espada entre los dos parlamentarios.

El 29 de marzo de 1947, Charlie Lucky Luciano embarcaba hacia Italia, en un camarote de lujo, a bordo del barco turco Bakir. Paco Prío no resistió la tentación y acudió al puerto a despedirse de su amigo.

Lucky Luciano. Foto: La Voz de Galicia.

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aroldo dijo:

    Excelente, qué grato es leer los relatos de Ciro.

  • Andy CIGB dijo:

    La verdad que La Habana de entonces era “una tacita de oro”. Indignante moral la de aquellos días.

  • Miguel dijo:

    Interesante historia. Al pareceser toda la familia de Grau estaba involucrada pero el presidente se queria mantener limpio pero le resultaba dificil

  • denis dijo:

    Interesante artículo. gracias por compartir.

  • Ernesto dijo:

    Excelente artículo, me encanta lo que escribe ahora tengo entendido que estas estructuras tenían cierto nivel de penetración a las organizaciones progresistas en la habana entiendase Directorio, PSP y hasta el Ortodxo sé que debe saber del tema. Escriba de esto pues hay muchas versiones, bueno si lo dejan.
    Un abrazo y gracias

    • ATILA dijo:

      ¿De que Directorio hablas? Me parece que no sabes los tres momentos en que existío un Directorio en la historia de Cuba. En el segundo gobierno de Grau no había.

  • yovanis blanco rodríguez dijo:

    Muy interesante estos trabajos de Ciro. ojalá se sigan publicando para conocer más sobre nuestro pasado y en especial de esos mafiosos que vivieron en nuestro país y poco se escribe al respecto. Gracias

  • José Anibal dijo:

    Historias como estas deberían enseñarse en las escuelas

  • social dijo:

    Gracias Ciro, muy interesante el artículo.

  • Rosina dijo:

    este Indalecio Pertierra es familia de Jose Pertierra el abogado??? me cae la duda

  • Mimi dijo:

    Simplemente colosal Ciro, como siempre: ¡fabuloso!

  • Amaury II dijo:

    Gracias profe, ojala sus crónicas se hagan mas habituales, para seguir elevando nuestra cultura y conocimiento de la época pre revolucionaria, muy elocuentes como siempre, muchos saludos para usted.

  • jpuentes dijo:

    E. Cirules, sugiere, en su libro “El Imperio de la Habana”, que Lansky pudo haber colaborado para la expulsión de su jefe. Solo lo sugiere. Y no es una sugerencia descabellada, puesto que el hombrecillo que merodeaba el Riviera y Duville, era un tipo muy astuto y el móvil era quedarse al frente del negocio. Recordad que fué el hombre que sugirió el asesinato de “Bugsy”, por lo del Flamingo. Que aunque eran muy amigos de la pillerías de la infancia y en la cultura italiana el concepto de “amigo” es “familia”, puede que Cirules estuviera errado. No obstante, es algo a tener en cuenta.

  • El Incisivo dijo:

    Ciro, en su programa del Canal Habana, en una ocasión hablo del duelo entre Eduardo Chibás y Paco Prío. Dijo que se realizó en el Capitolio y que Chibás salió herido, aunque no de gravedad.

  • ERG dijo:

    me interesa lo del duelo a espada entre chivás y paco prío. por favor ciro si pudiera abundar…

  • Armando Enrique dijo:

    Interesante artículo que podemos vincular a la propuesta de constitución en el tema de la extradición que no aparece. Párrafo 66 dónde debe definirse igualmente si el estado ofrece asilos políticos.

    • jpuentes dijo:

      El estado cubano ofrece asilo politico. No a la extradicción. Los delitos en cuba se juzgan en Cuba con las leyes cubanas. Exepción casos interpol y terrorismo internacional, cuyo delito no haga en territorio cubano.

  • mariaab dijo:

    quisiera saber que fue de la mujer que tenia lanski aqui en cuba llamada carmen, alguien debe de saber una sobrina una nieta alguien que si la conocio yo creo que ya no hay que temer por su vida han pasado muchisimos años y esos mafiosos estan muertos.

    • PepeM dijo:

      Lei en alguna parte que Lansky la mando a buscar con destino USA. lo unico que se es que vivia en Prado y trabajo en la tienda El Encanto.

  • Leandro dijo:

    Una tarea para el profesor Bianchi, que simpre de manera muy amena nos lleva por interesantes pasajes pocos conocidos de nuestra historia:
    La Carretera Central es una de las obras más significativas de Gerardo Machado. Machado nació en Manajanabo. La carretera Central pasa muy cerca de Manajanabo, pero no directamente por Manajanabo. ¿Se conoce alguna relación directa que vincule a Machado con ese hecho?

  • Andrés dijo:

    Muy bien Ciro.

  • Ing.Luis Enrique Fuentes Salas dijo:

    Charlie ” Lucky ” Luciano, el zar del hampa,entro a Cuba desde Venezuela por el Aeropuerto Internacional ” Ignacio Agramonte ” del Camagüey al descender del avion de Avianca en la pista lo esperaban Meyer Lansky y German Alvarez – Fuentes,en sendos Lincoln Special negros, posteriormente y despues de los saludos de rigor se dirigieron a la linda ciudad de Camagüey. Este episodio me lo contaron mis tios (Fuentes, Febles y el Niño chofer de uno de lo imponentes Autos, ademas de Delmonte Ponce de León superintendente de Cubana de Aviación y Aerovias Q en esa epoca…)

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también