Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

El gorrión

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Cuba, Humor, Sociedad
| 36

Hemos bautizado con ese simpático nombre a las punzantes apariciones de la añoranza”. Foto tomada de La Mente es Maravillosa.

Durante mi primera Escuela al Campo, trepado sobre la parte alta de una litera y con la escasa luz de un candil, vi como el gordito Aramis – alias “Mantequita” – irumpía en un callado sollozo, azotado por las inclemencias de “EL GORRIÓN”, sufría una crisis melancólica, mientras la emoción del llanto le impedía masticar los turrones de coco que la madre le acomodó en el fondo de su maletica de madera asegurada con un candado de tubos.

Sucede que hemos bautizado con ese simpático nombre a las punzantes apariciones de la añoranza y en el caso de este adiposo compañero de albergue, el asunto se convirtió en una verdadera bandada del citado pajarito, porque desde aquel día no hubo forma de espantarlo cuando acudía, cada noche, atormentando al muchacho.

“Echar de menos” es un estado de ánimo que aplasta como una roca; una sensación de la cual nadie escapa a lo largo de la vida. El picoteo del gorrión lo sienten lo mismo los que se van que los que se quedan. Su revoloteo sobre las cabezas angustiadas suele aparecer con más frecuencia en momentos de soledad, en la caída de las tardes o en la quietud de las noches lejanas.

Es como un hechizo o una maldición, el ave puede hacerse presente en cualquier instante atraída por el alpiste delicioso de los recuerdos: una canción, un olor, una vieja foto, un plato, la fecha de un aniversario, son motivos más que suficientes para percibir la presencia gorrionera. La diversidad del pajarillo es asombrosa y se pueden identificar desde el Gorrión Cupido hasta el Gorrión Fronteras.

Mucho se ha pensado en cuanto los remedios ideales para espantar ese bichito, fumigarlo o más bien fumigarse con alcohol es de los más comunes, pero resulta que el animalejo se hace más resistente y más notorio en presencia de la ¨curda¨; irse de parranda se ha intentado con cierto éxito, pero siempre aparece alguna melodía o un paisajito que nos recuerda a los lejanos. Cuando el mal gorrionero es por motivos amorosos tiene consecuencias mayores, es alto consumidor de sados en los celulares y de dinerito para pasajes.

Ahora que tantos cubanos andan por el mundo, el ave de marras cobra mayor notoriedad, porque fuera de la patria el Gorrión se vuelve más fuerte, se te aferra como una plaga voraz y no te abandona más hasta que por la ventanilla del avión que regresa, se divisan los penachos de las palmas y el azul deslumbrante del cielo.

(Tomado de La Bicicleta)

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco dijo:

    Asi mismo compadre.esa es mi sensación.

  • Ive dijo:

    El gorrión que se experimenta por no estar en Cuba fue magistralmente captado por la La Charanga Habanera al popularizar el estribillo “Cuba se extraña”; es un sentimiento de desolación, de estar fuera de lugar y se presenta en forma nostalgia por el olor a mar, por el calor, el bullicio, los gritos de las personas que llaman al barbero del 4to piso del edificio donde vivo y hasta por las guaguas, las colas, las guasas, las burlas las carcajadas, etc, etc muchas veces te lleva a preguntar ¿Qué hago tan lejos de Cuba?. Que tire la primera piedra aquel que estando fuera del caimán no haya sido visitado por este pajarito.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    ¡Oigame, de ese gorrión no hay quién escape!!!!!
    Parafraseando al poeta rumano Zakharia Stancu cuando describe la felicidad, ese pájaro se te posa en el hombro izquierdo, arriba del corazón, a cualquier hora y en cualquier lugar, lo mismo en un castillo que en una cueva. Más, si intentas agarrarlo, alza tranquilamente el vuelo y se te mantiene lejos del alcance de las manos, pero visible.
    No hay “machango” ni bravucona que soporte ese canto. No confesarlo, se convierte en doble pesadilla.

  • Jose dijo:

    Le llamarán “gorrión”, pero en realidad depresión es su nombre, es una enfermedad severa y debe ser tratada por especialistas.

    • yanet dijo:

      creo q no hace referencia a ese estado, si no a ese recuerdo agridulce, que puede sacarte lagrimas, pero con una mezcla de la satisfaccion de un recuerdo q causa placer,que se ansía tener y el dolor de no poder experimentarlo en esos momentos.la depresion severa no se parece en nada a lo que se describe aqui, lo tomo mejor como una anoranza que te hace valorar lo que viviste, las experiencias que dejaste atras y quisieras repetir.

  • grissel dijo:

    Asi mismo es, quien me diga a mi q nunca ha sentido el gorrion fuera de su gente fuera de su barrio, es un GRAN MENTIROSO!!!!!,y mas cdo se estas fuera de Cuba en cualquier lugar ese animalito le entra a todo el mundo, a mi me ha pasado,

  • TAMARA dijo:

    Pues cuanta razón tiene éste texto. Así me visitó ese pajarillo cuanto estuve lejos de mi Cuba. Paradógicamente la ausencia de color en el cielo y el mar, me hacian recordar ese azul hermoso en nuestra patria. Las calles, la gente, TODO se hace ageno y hacía que ese gorrión se posara en mi hombro. Tiene razón de él nadie escapa.

  • Briceida ARCAZ dijo:

    Cierto, creo que no hay nadie que escape a ese sentimiento !!

  • Arlen dijo:

    Excelente este articulo me ha encantado, tomo un tema poco abordado por otros.
    Hugo muy bonito tu comentario, lo guardaré para siempre.
    Escuchen la cancion de los Orishas, que es un reflejo de este tema Cuba Isla Bella.

  • Fernando P dijo:

    Si alguien quiere conocer bien a ese pajarito que le pregunte a un internacionalista cubano que estuvo en Angola o en Ethiopia. En aquellos años, no había celulares, no existía el correo electrónico y cuando cada 15 ó 20 días llegaba la valija con la correspondecía el artero animalito capturaba a todos por igual: tomar una carta y buscar un lugarcito apartado eran sinónimos, ver caras perdidas y lágrimas corriendo eran acciones hermanas. Por lo general las actividades del día, impedían que el pajarito se apoderara de uno, pero él solo se estaba alimentando y creciendo, a las 9 de la noche cuando por la radio se escuchaba: “Esta é a Rádio Nacional de Angola….”, “This is the National Radio of Angola, broadcasting from…..” o una voz cubana “Esta es Radio Nacional de Angola, trasmitiendo desde Luanda…..”, al aparente gorioncito, ya convertido en un águila aparecía, te tomaba por los hombros con sus garras, te elevaba por los cielos y te dejaba caer en un vacío infinito. Hoy ese gorrión nos acompaña, pero la causa no es Cuba y los amigos y familiares que en esos momentos estaban lejos, hoy es por Angola y los cientos de hermanos, no por parte de madre o de padre, si no por parte de GORRION que nacieron en aquellos años.

    • Anibal del Prado dijo:

      Tienes mucha razon, Fernando. Yo estuve en ambos lugares, en Angola, poco tiempo, pero en Etiopia estuve 10 meses y a mi y a mis compañeros a cada rato se nos posaba el gorrion. Alla en Etiopia teniamos una emisora que se llamaba “Radio Tatek”, ellos tenin un spot en el que se oia el piar de los gorriones, entonces la voz del locutor “No dejes que se posen!” y con la misma se oia un cañonazo y el locutor “caele a cañonazos cuando se posen”…y lo de las cartas, muy cierto, los dias en que llegaba la valija, la gente le hacia posta a los compañeros del correo y si en algun envio alguien no recibia cartas…gorrion seguro!!!!!

    • DRH dijo:

      Tienes razón y lo peor es que “el gorrión” se te posa cuando menos lo esperas. Mi papá estuvo en Angola del ´76 al ´79 y nunca le gustó la Orquesta Aragón. Pero qué nostalgia le entraba cuando escuchaba sus canciones!

  • LIUDA dijo:

    Como bien dice el articulo somos más cada día los cubanos que andamos por el mundo y somos más los que añoramos estar en esa tierra que nos vio nacer. La añoranza es tan grande que nubla tus ojos en cualquier momento cuando un sonido o un simple olor te recuerda a los tuyos…. Decididamente yo también tengo oxidado el corazón, me hace falta CUBA!!!

  • carlosvaradero dijo:

    En desacuerdo con Ive, cuando habla del tema “magistralmente captado” nada menos que por la charanga habanera, creo que el ejemplo no es nada elocuente, pero bueno…si nos vamos al asunto me voy más por el decir del poeta rumano del que habla Hugo Andrés.
    Todos, creo a todos se nos ha posado encima alguna vez el fatal “gorrión”.
    Pero como dice un refrán: “No hay tristeza eterna, como no hay nostalgia incurable” y es cuando el “gorrión” echa a volar y volvemos a recuperarnos de esas melancolías y nostalgias…por suerte!!

  • Eduardo González S. dijo:

    Me pregunto qué le habría pasado al gordito Aramís de haber enfrentado al plumífero en una misión internacionalista. Si estaba así en una escuela al campo, fue porque sus padres no lo prepararon bien y lo estuvieron criando con leche prestada del vecino. La vida tiene pruebas muy duras, a veces crueles, pero a ningún joven debe cogerlos desprevenidos. Y esa es una responsabilidad de sus mayores que crían a su descendencia “como hijos de papá” que los incapacitan para el aguante y el sacrificio.

    • Lorena dijo:

      No seas tan malo con el pobre muchacho, los hombres tienen sentimientos, aman, extrañan y son blanco también de la tristeza y del gorrión. No hay nada de malo en que se se escapen unas cuantas lagrimillas. Además, yo que estuve becada igual me lo senti, porque siempre fui una niña que estuvo demasiado apegada a mamá y a abuela y al tenerlas lejos las extrañe como nunca.

      • Eduardo González S. dijo:

        No lo soy, Lorena. Sus padres sí lo fueron.

      • daya dijo:

        Buenas tardes, lorena estoy de acuerdo contigo, la nostalgia de estar lejos de un ser muy querido para eso nadie esta preparado, y es malisimo yo lo estoy experimentando hace alrededor de casi 3 años y aun no me acostumbro a estar tan lejos de mi niña, nada supera eso ni las buenas amistades, ni las buenas compañias, nada, es bien dificil yo puedo dar fe de ello, pero nada adelante la vida nos pone duras pruebas.

      • JRM dijo:

        Gracias Lorena por defender a los hombres que también hemos sentido gorrión. Y que por suerte no hemos temido a expresarlo con lágrimas.
        A mi me ayudaba a cuidarme más, cuando por el cumplimiento del deber visité otras tierras del mundo.

    • Maritere dijo:

      Jaja hacia rato que no escuchaba esa frase “criado con leche pedida”, yo la utilizo mucho para calificar a los enfermizos, quejosos, pusilánimes, hasta para los que tienen escasas neuronas me sirve

    • Nicoa dijo:

      Debes haber tenido una infancia bien triste Eduardo. Pobre… fueron años bien dificiles para ti me imagino……

      • Eduardo González S. dijo:

        No fue triste. Pero seis meses de alfabetización, tres años en el plan de becas, treinta meses en la URSS, tres misiones en Angola, todo eso lo soporté y creo que mis viejos me prepararon para todo. Cosa que les agradezco. Duele ver cómo hubo habido padres que consiguían certificados médicos para que sus nenes o nenas no tuvieran que participar en las Escuelas en el Campo con lo que los preparaban para quebrarse a la primera dificultad en la vida. Los jóvenes han de conocer también lo que les toca de sacrificio y de sudor.

  • tyrion dijo:

    un escrito muy bonito y perpicaz, apenas comienzas a leer vas sintiendo que te estan caracterizando, de seguro le pasa a todo el que lo lee…es como dijera un neurolinguista brasileño “los humanos somos como los peces cuando nos sacan del agua es que nos damos cuenta que necesitamos oxigeno” cuantos de nosotros decidimos a diario en los pensmientos a donde quisieramos ir, a donde quiesieramos vivir, a donde quisieramos trabajar y nunca nos percatamos que el pajarito esta pendiente para posarse en cuanto tenemos esos planes a manos..es como dice el escrito “es un estado de ánimo que aplasta como una roca”…..es la gran verdad…en fin muy lindo el articulo y las opiniones que estan hasta ahora…

  • Guille dijo:

    No creo que el gorrión pueda considerarse depresión.Gorrión es recordar con mucho placer, tristeza en ocasiones, a momentos, personas y lugares que son insustituibles en nuestra memoria. Por ejemplo em mi experiencia personal me ha servido para comprender hasta qué punto se quieren a hechos y personas significativas en nuestra vida y me ha ayudado a solidificar mi concepto de patria y de cubanía. Es mi crieterio

  • José Ferrer dijo:

    Gracias Juan Miguel por dibujarnos tan excelentemente ese “amiguito”…
    A mí, por ejemplo, allá por 1979, una tarde tristísima, en Angola, se me posó e inspiró una canción, cuyo texto reza:

    Al fin llegó el gorrión trayéndome tus cosas y mi casa; ¡Nuestra casa!;
    Y tú, con mi futuro; ¡Nuestro hermoso futuro!;
    Futuro de ojos negros;
    ¡Futuro!…
    Al fin llegó el gorrión…
    Ya pienso en el regreso; mi llegada y tu beso…
    Y el: ¡cómo te he extrañado!…
    Y el: ¿qué estabas haciendo?…
    Ya pienso en la respuesta: ¡Cantando!…
    Al fin ¡llegó el gorrión!….
    Ya no estoy sólo…

  • Raysa Lucía Ricardo Guibert dijo:

    Leer este hermoso texto, fuera de nuestra Cuba, es llamar al gorrión, que se posa convertido en águila y extrae sonrisas, hermosos recuerdos, deseos de reencuentros y cuántas añoranzas más…bañadas de lágrimas y emoción…
    Muchas gracias.

  • Néstor dijo:

    El gorrión es un animalito bastante impredecible… se posa cuando uno menos lo espera.

    Cuando llegué a Venezuela de misión, ibamos de lo más contentos en el avión, bajamos igual de contentos, formamos con tremenda algarabía en el lobby de Rampa 4, pusieron el himno larguísimo de Venezuela y luego retumbó de golpe el nuestro a todo lo que daban los bafles… cuando se acabó, ahí mismo llegó el gorrión y se posó en el hombro de todos sin excepción y cada uno cargó con él como pudo.

    Las lágrimas se me salieron sin que pudiera evitarlo y solo pararon cuando un colega que llegó conmigo se me acercó y con los ojos aguados e hinchados y me dijo: “Oye, deja la mariconería esa y sube para el albergue que dicen que el agua aquí la ponen una hora na’ ma y hay que bañarse rápido”

  • Maritere dijo:

    También se siente gorrión por los que no están, aunque uno sepa que están bien los extraña a morir.
    Me voy por el tema de Orisha “Cuba Isla bella”, dicen los que la escuchan fuera de Cuba que se les estremece todo

    • Ramon dijo:

      Ay compadre…. ese tema de Orisha no te trae el gorrion, sino la manada entera….

  • Eduardo Esteban dijo:

    Es un sentimiento humano muy antiguo, arraigado en todo aquél que sale de su entorno, de su país, los gallegos emigrados en cuba le llamaban morriña, los portugeses, saudades, en los últimos años tantos cubanos lo hemos experimentado, todos los que cumplimos misiones internacionalistas y los que han emigrado hacia diferentes partes del mundo buscando mejoras económicas. Recuerdo una noche del año 1979 estando en Luanda, nos dieron una actividad cultural y nada menos que con La Orqueta de Enrique Jorrin y Tito Gómez, que como cierre nos canto, esa joya músical llena de cubania que es Vereda Tropical, amigos les confieso que esa noche no dormi, el gorrión se poso en mi litera hasta el amanecer que emprendio vuelo para darme espacio a mis tareas cotidianas,

  • Circe dijo:

    Yo hoy tengo tremendo gorrión. acá en Holguín amaneció nublado.
    Creo que el autor del artículo es de mi pueblo. Yo me llamo Dasmilia y soy de Báguano.
    no sé si el q escarbe es el Nene?.
    será?

    • Miguel dijo:

      Adivinaste jajajaj, un abrazo

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también