Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Nervios

Publicado en: Con Humor
En este artículo: Cuba, Estados Unidos, Humor, Política, Sociedad
| 3

 Foto: Kaloian.

Aunque científicamente los nervios tienen su significado fisiológico, a nivel popular suelen asociarse a estados de ánimo o comportamientos humanos determinados. Así encontramos a los que tienen los “nervios de acero” esos que logran mantener la calma hasta en las situaciones más extremas, sin comedura de uñas, ni sudores en las manos. Son esos tipos que parecen figuras de cera, impasibles en el final del noveno inning, cuando su equipo pierde por una carrera, las bases están llenas con dos out y el bateador de turno presenta conteo de tres y dos.

En el barrio teníamos un cartero: Sellito, el tartamudo y siempre escuché decir a mi madre que le ponía los ¨nervios de punta¨ porque el dichoso hombre acostumbraba a pregonar el texto de los telegramas un poquito antes de entrar en la casa de la gente, imaginen la escena de su voz encasquillada y el destinatario loco por saber la noticia completa, para colmo  tenía  el antecedente de lo ocurrido en casa de María Percances, que vivía en la parte superior de una biplanta y apresuró a Sellito a terminar  cantando el mensaje que él pretendía leer iniciando con un: A TU MA, A TU MA, A TU MA, nada, que el pobre obedeció y la tonadilla que le salió fue bastante tétrica:  QUE A TU MADRE LA CHOCÓ UN CAMIÓN, con musiquita y todo.

Otros suelen decir que están en un ¨puro nervio¨ cuando esperan una noticia importante, cuando los hijos entran a las pruebas de ingreso para la universidad o cuando descubren que el camión de las papas anda por las cercanías del agro y no encuentran la libreta de abastecimiento en el lugar donde se guarda habitualmente.

Existen tareas, deportes y oficios que precisan nervios más afinados, porque allí los errores por apresuramientos o señales temblorosas pueden ser muy costosos. Nunca se me olvida que en el barrio nadie quería de compañero en el dominó a Emicenio la Pestaña, al que le resultaba inevitable un parpadeo nervioso del ojo derecho cuando el juego se podía trancar y tenía amplias posibilidades de ganar la partida.

De los nervios del cuerpo el que más escuché mencionar en mi infancia fue uno que nunca olvido, sobre todo porque su nombre se usaba mal y me ponía a volar la imaginación hasta los confines de la Muralla China, se trataba de Isidora alias La Tuerca, por sus abundantes rosquitas en la barriga, que se lamentaba de permanentes dolores en el ¨nervio asiático¨ cuando se refería a su crónica ciatalgia.

Y aunque el sistema nervioso tiene que ver con toda la biología humana, en Cuba solemos vincular más el asunto a posibles trastornos siquiátricos; miren si es así, que hace dos días hablé con la abuelita de mi primo, una viejita combativa y llena de cubanía; que, refiriéndose a las payasadas políticas del Secretario de Estado yanqui, Mike Pompeo, me dijo: VISTE ESO MIJO, EL POBRE, DEBE ESTAR MALO DE LOS NERVIOS.

(Tomado de La Bicicleta)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • christ dijo:

    Ja Ja

  • yunier dijo:

    muy simpático este artículo con en humor criollo del cubano.

  • RARJ dijo:

    -1-
    Los nervios no son un cuento,
    Son una gran realidad.
    Eso es una enfermedad
    Que lleva su tratamiento.
    Esto es un padecimiento
    Que aparece alguna vez
    Por insomnio o por estrés,
    Puede ser hereditario
    Y también involuntario
    Como la tartamudéz.
    -2-
    Si hablan de alimentación
    O de salario te salta
    El corazón y te falta
    Hasta la respiración.
    Es tanta tu reacción
    Producto del nerviosismo
    Que dejas de ser tu mismo
    Y eso te hace mucho mal
    Por eso es que hay que mirar
    Las cosas con optimismo.
    -3-
    Como el cuento del huraño
    Que viene medio apurado
    Y va a preguntarle a un gago
    Por la dirección del baño.
    El gago de modo extraño
    Y lentamente le fue
    Explicando y como diez
    Minutos se demoró
    Y el huraño lo miró
    Y le dijo: _ Ya pa que _.
    -4-
    En un juego de beisbol
    Cuando el picheo domina
    Le entran unas calambrinas
    Hasta al mejor bateador.
    Muchos filmes de terror
    No se deben ver tampoco.
    Y a Trump que está medio loco
    Retorciendo las palabras
    No hagas caso a lo que habla
    Porque te enfermas del coco.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en educación, narrador y con algo de poesía.

Vea también