Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Julius Fucík, cuando la pluma no tiembla

| 5

Julius Fucík.

Los golpes y las torturas del fascismo eran ráfagas en su cuerpo, pero cuando el corazón late por los demás, más que en uno mismo, es difícil despegar los labios. Nunca dijo ni una palabra a la Gestapo, aunque trataron de hacerlo añicos para que delatara a sus compañeros de lucha antifascista en Checoslovaquia.

En la prisión de Pankrác, la celda 267 vio los últimos días de Julius Fucík, un periodista de hierro a quien llegaron a anticiparle su acta de defunción. Pero el redactor de Rudé Právo (Derecho Rojo, órgano del Partido Comunista de Checoslovaquia) era un hombre terco. No moría. Tenía adentro, tal vez, la fuerza que le propinaba todo un pueblo segado por los nazis. Exhibía –según el médico de la cárcel– “naturaleza de caballo”.

Lo habían detenido en abril de 1942 y fue ejecutado el 8 de septiembre de 1943 en Berlín. En homenaje a su obra y a la resistencia que solo los hombres de temple saben tener hasta el último respiro, esta fecha representa, también, el Día Internacional del Periodista. El fascismo dejó que Fucík solo viviera 40 años; había nacido en Praga, a comienzos del siglo XX, el 23 de febrero de 1903.

El mes del amor lo vio llorar por primera vez y, para siempre, le entregó ese sentimiento que él tuvo por la libertad, por los suyos y por su pareja, Gusta
Fucíková. Ella no estuvo a su lado aquel año de dolores que Fucík soportó en la cárcel, pero no hace falta la presencia física para sentir, de cerca, a un ser amado. El olor, la voz y la mirada de su Gustina lo acompañaban.

“Durante años ella fue mi primer lector y crítico, me era difícil escribir sin sentir sobre mí su cariñosa mirada; durante años hemos participado, uno al lado del otro, en frecuentes luchas y durante años hemos vagado, cogidos de la mano, por los lugares preferidos. Hemos conocido muchas dificultades y hemos vivido muchas y grandes alegrías, porque nosotros éramos ricos, ricos como son los pobres”.

Así escribió Fucík en una de las hojas que, sacadas de Pankrác, luego conformarían su última obra: Reportaje al pie de la horca. No sabía aún la fecha de su muerte, aunque con bastante precisión la pronosticaba. Estaba consciente de que no tardaría en llegar.

Faltaba poco más de tres meses para su ejecución cuando, sin perder jamás la pasión por su esposa y los cantos dedicados a ella desde la celda 267, le hablaba en un papel: “Pueden quitarnos la vida, ¿verdad Gustina? Pero nunca nuestro honor y nuestro amor (…) ¿Cuándo se realizará lo que ansiamos, aquello por lo que hemos hecho tantos esfuerzos y por lo que ahora vamos a morir? Sin embargo, aunque muertos, viviremos en un pequeño rincón de vuestra felicidad, porque por esa felicidad hemos dado nuestra vida. Y eso nos da alegría, aunque la despedida sea triste”.

“No nos permitieron ni decirnos adiós, ni darnos un abrazo, ni estrecharnos la mano (…) Tú sabes, Gustina, y yo también lo sé, que no nos volveremos a ver más. Pero aun así, yo te oigo gritando desde lejos: “Hasta la vista, querido”. ¡Hasta la vista, Gustina mía!”.

Y fue verdad. Nunca más se vieron. Ella logró sobrevivir en un campo de concentración a una de las más desgarradoras torturas: la de no tener
noticias de él. Y pudo confirmar después –al publicar el libro de su esposo, escrito en prisión– que la adoración por ella le daba fuerzas cuando su cuerpo dolía de impotencia.

Fucík no bajó la cabeza jamás. Nunca puso las rodillas en el suelo ante un guardia servidor del fascismo que apagaba su vida y sus ansias de libertad. Sabía que no tendría oportunidad de escribir mucho más, aunque su muerte no sería el fin de la batalla: “El deber humano no termina con esta lucha y ser hombre exigirá, también en el futuro, un corazón heroico, hasta que los hombres sean completamente hombres”.

El periodista checo bregó por la liberación definitiva de su patria, con palabras –mediante un periodismo que le sirvió de esperanza hasta sus horas finales de vida– y con acciones clandestinas. El coraje estuvo, en todo momento, unido a su nombre.

“Ahora la cuenta es solo de meses y pronto será de días. Pero precisamente serán esos los más crueles. Siempre pensé cuán triste sería ser el último soldado que en el último segundo de la guerra lo alcanzara la última bala en el corazón. Pero alguien tiene que ser el último. Y si supiera que puedo serlo yo, ahora mismo iría”.

Ese sigue siendo Julius Fucík, un periodista que, pese a las torturas de los nazis que hicieron a muchos perder la fe, tenía sueños y los creía realizables por otros cuando se lograra la dignidad de los hombres; un reportero, como él se definía, de “agitación y propaganda”, con olfato periodístico. Sabía algo y así lo escribió: “El obrero es mortal; el trabajo es eterno”. Verdad que sí, indestructible Fucík.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Hay etapas en la vida de algunos hombres que son como leyendas, y la vida de Fucik después de su arresto fué así. Cuánta fé hay que tener en el ideal que se defiende para soportar todo lo que él soportó sin traicionar, sabiendo que no había esperanzas de sobrevivir si no delataba a sus compañeros. Y cuántos más han tenido que pasar por ese terrible via crucis.

    Faltó aquí la última frase de su Reportaje al pié de la horca: “Hombres, os he amado, estad alertas”: Un testamento y una advertencia contra los horrores que pueden lograr el odio y la manipulación de la mente de las personas.

  • Edward dijo:

    Tremendo Julius Fucík, los hombre así deben ser admirados siempre y más aún cuando pasan a la inmortalidad. Vivirás siempre, indestructible Fucík.

  • Andrés dijo:

    Después del derrumbe del socialismo en Europa del Este, y en la antigua Checoslovaquia, los cambios políticos acaecidos motivaron a unos cuantos a poner en tela de juicio la heroicidad de Fucik. Para ello se alegó que algunos pasajes del libro habían sido eliminados con el objetivo de mostrar una imagen impoluta de este gran hombre y luchador antifascista..

    Se trataba del 2% del escrito, el cual fue reincorporado en el libro. En 1995 se publicó el libro completo. En él se muestra que Julius Fucik sucumbió a las terribles torturas, pero solo dio información falsa a sus captores, lo cual en realidad permitió salvar la vida de innumerables luchadores clandestinos de la resistencia checa.

    El libro, más allá de las veleidades ideológicas, es un monumento al coraje y a lo sagrado de los principios. Y aunque los cambios políticos han querido que Julius Fucik pierda su estatus de héroe intocable en su país natal, su conducta, humana y honorable después de todo, ha sobrevivido el escrutinio ideológico de los que han querido borrar las razones por las cuales el socialismo se convirtió en una opción para mucha gente en aquellos lugares.

  • Randy Perdomo Garcia dijo:

    Me ha permitido darle un abrazo, y acudir al recuerdo de la primera oportunidad que tuve el conocimiento y lectura de este hombre. Vida y presencia, sin el abandono de recordar, es muy oportuno en momentos presentes volver al periodista J. Fucik.

  • Ate dijo:

    Me ha hecho recordar que fue Reportaje al pie de la Horca uno de los primeros libros que leí en mi adolescencia. En un día en que celebramos el 60 aniversario de Radio Rebelde, ejemplos de periodistas como J. Fucík, enorgullece a quienes desde esa profesión trabajan por un mundo mejor. Gracias Andy por divulgar parte de su vida y obra.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andy Jorge Blanco

Andy Jorge Blanco

Cárdenas, 1996. Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana. Presentador de “Nexos”, el Canal de la Universidad de La Habana. Ha sido premiado en el Concurso Nacional de Periodismo Universitario “Manolito Carbonell”.

Vea también