Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Weinstein como síntoma: memorias de Hollywood

| +

harveyweinstein-1200x600

La única sorpresa con respecto a la exposición del magnate de películas de Hollywood Harvey Weinstein como abusador serial de mujeres, es que alguien se haya sorprendido. Después de todo estamos hablando de una ciudad, una industria y una cultura que no solo producen monstruos sino que se esfuerzan por cultivarlos y adorarlos.

La simpatía por Weinstein es muy escasa entre los miembros de la familia, antiguos amigos, asociados y otros ejecutivos de estudios en Hollywood, sin mencionar a las figuras políticas de alto perfil dentro de la comunidad política liberal de los Estados Unidos cuya “lealtad” y amistad había cultivado durante años mediante prudentes donaciones para sus campañas. Todos ellos han luchado para esconderse, tratando a un hombre que alguna vez veneraron como a un verdadero rey sol hasta alejarse de algo parecido a oscuros desechos radiactivos. Incluso su esposa y su hermano lo han tirado debajo del puente.

Describe una asombrosa y vertiginosa caída en desgracia para un hombre que durante décadas fue tan sinónimo de Hollywood y la industria del cine que se consideró infalible, uno de los pocos ejecutivos del cine con la capacidad de hacer y arruinar carreras con una llamada telefónica.

Pero perdido en lo que ahora se ha convertido en un frenesí condenatorio, hasta el punto de que es difícil escapar a la bocanada del oportunismo por parte de aquellos que han saltado a un carro que ha alcanzado la velocidad de la luz, es que el despreciable abuso de Weinstein sobre las mujeres, lejos de la excepción o de una aberración, ha sido la norma en Tinsel Town.

“Hollywood es un lugar donde te pagarán mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma”, afirmó Marilyn Monroe, ¿y quién puede discutir con una mujer cuya estrella alguna vez brilló más que cualquier otra en ese mundo enrarecido, solo para que cayera bajo el aplastante peso de la brutal explotación que sufrió, alimentando demonios internos que finalmente la destruyeron?

En mi libro del año 2013, Dreams That Die cuento mi propia experiencia de vivir y trabajar en Hollywood entre los años 2000 y 2005. Llegué decidido a emprender una carrera como guionista y pasaría más de tres años durmiendo en el colchón en el piso de un pequeño estudio cerca de Hollywood Boulevard, ganándome la vida como portero de un club nocturno, más que en programas de televisión y películas, incluso en una película en la que yo era el doble de Ben Affleck, trabajando y esperando tomar un descanso en mi propia carrera elegida.

Es la misma existencia vivida por miles de hombres y mujeres jóvenes que llegan a Hollywood de todo Estados Unidos y más allá decididos a “llegar” y ver su sueño hecho realidad. El número de víctimas que se necesita -la pérdida de dignidad que se produce al someterse a los abusos de los que están en lo más alto de la cadena- es imposible de cuantificar adecuadamente, pero si lo hace, debe evitar ahogarse en la cultura de vómito que es la realidad que desmiente la imagen de la fama, el glamur y la riqueza sin trabas comúnmente asociada a esta parte del mundo y a la industria.

Si bien estuve bajo la ingenua creencia de que podría escribir películas que marcarían la diferencia, pronto fui noqueado por el gerente de turno. De su muñeca colgaba un Rolex más grande que el cacharro que solía arrojar fuera de su oficina todas las semanas cuando me decía que mi último guión era “una mierda” y que necesitaba comenzar a escribir películas que no fueran tan “antiamericanas”.

Trabajar en programas de TV y películas como extra proporciona una comprensión de cómo funciona un sistema de castas. En mi tiempo vi extras llorando mientras eran escoltados fuera de la serie de la comedia Friends por los guardias de seguridad por llegar cinco minutos tarde después de tomar tres autobuses para llegar, rogando que se les permitiera quedarse porque necesitaban los miserables cincuenta dólares (la tarifa diaria en ese momento para un extra no sindicalizado) para pagar la renta. Vi extras tan pobres que robaron comida de la camioneta para llevar a casa y fui testigo de los hombres y mujeres que gritaban a los asistentes de producción que tenían poco más de veinte años por pasar por alto las marcas durante una escena.

Y, sí, las legiones de mujeres jóvenes también estaban listas para otros tipos de abuso.

Esto no significa afirmar que no haya personas decentes o personas en puestos de influencia en Hollywood con integridad. Existen. Pero en mi experiencia son superados en número por el otro tipo.

Harvey Weinstein es la punta de un iceberg muy grande cuando se trata de abusos en el negocio de las películas. Es el producto podrido de una cultura podrida dominada por sociópatas, personas a quienes se les otorga un poder sin licencia sobre otros seres humanos, la mayoría desesperados por forjar carreras en este negocio tan brutal e implacable, y por lo tanto víctimas listas para la carnicería espiritual, emocional y psicológica.

Brando lo dijo mejor: “La mayoría de las personas exitosas en Hollywood son fracasados como seres humanos”.

(Tomado de Rebelión)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también