Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

El precio de un momento

| 12
Bandera cubana ondea en Washington, en la sede de la Embajada de Cuba en Estados Unidos. Foto: Ismael Francisco.

Bandera cubana ondea en Washington, en la sede de la Embajada de Cuba en Estados Unidos. Foto: Ismael Francisco.

Por Aidana Alonso Regalado

20 de julio de 2015. Horas antes del mediodía en ceremonia solemne, se iza la bandera cubana en la que será a partir de hoy, la sede de la Embajada cubana en Washington, es un hecho no sólo histórico sino también inolvidable.

Pero no son los años que llevan ambos países en el camino del desencuentro lo que hacen de este momento uno especial. Sino aquellos que demuestran lo que pueden lograr la perseverancia, la resistencia de un pueblo y su unidad bajo el liderazgo de una dirección patriótica. No se puede evitar la emoción y sin quererlo vienen a nosotros momentos de la historia de la revolución cubana que reviven la frase de Martí, “La libertad cuesta muy cara, y es necesario o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”

Sin dudas el pueblo cubano ha pagado por esa libertad un alto precio. En “buen cubano” diríamos que izar la bandera cubana en Washington, está cargado de simbolismo porque ha costado sangre, sudor y lágrimas. Sobre todo mucha sangre inocente. Sangre derramada desde los primeros años de la revolución producto de gran número de actos terroristas contra el pueblo de Cuba, dentro y fuera de sus costas e incluso enfrentando la agresión imperialista de Playa Girón y soportando una Base Naval ilegal en nuestro territorio.

Hoy, al escuchar el discurso digno y firme de nuestro canciller Bruno Rodríguez, sentimos un patriótico orgullo. A quienes no conocen la historia de luchas del pueblo cubano puede parecerle increíble que este “chispazo de tierra en el mar”, fuera capaz de soportar todos los embates del Imperio más poderoso que jamás existió y finalmente lograra sentarse en la mesa de negociaciones con los Estados Unidos de igual a igual. Sin embargo, no hay nada de místico en ello.

La soberanía nacional y la independencia de Cuba aunque tienen un alto precio, no están en venta aunque los Estados Unidos hicieron y hacen todo cuanto está a su alcance para comprarla. Claro que para los gobiernos norteamericanos hubiera sido una gran victoria que Cuba claudicara cuando supeditaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas al cese de la ayuda internacionalista cubana a la revolución nicaragüense, o a la ayuda cubana en África, o al apoyo de Cuba a las guerrillas revolucionarias contra las dictaduras latinoamericanas. Incluso apostaron a la claudicación de la revolución al cercar con un bloqueo cada vez más férreo al pueblo cubano una vez desintegrado el campo socialista.

Todas las aristas de la Política Internacional sufrieron la manipulación norteamericana en su “no relación” con Cuba. Los Estados Unidos usaron cada tema como arma contra la revolución cubana. Acusaciones relacionadas con el narcotráfico, la inclusión de Cuba en la lista de Estados que auspician el terrorismo, repulsivas acusaciones relacionadas con el tema de los Derechos Humanos e incluso el tema migratorio han sido tergiversados sin descanso con el único objetivo de aislar a la revolución cubana y justificar las agresiones contra ella.

Muchos sacrificios le han costado al pueblo cubano todos los años de un bloqueo mil veces injusto e inhumano que aún hoy está intacto. Por otro lado, las contradicciones antagónicas existentes entre los dos sistemas, aseguran que Cuba tendrá que soportar los nuevos y variados embates del impero para los cuales Estados Unidos destina cuantiosos recursos. Como anunciara el Canciller Bruno, vendrán nuevos desafíos pero estamos preparados. No claudicamos antes y no lo haremos ahora.

A los ojos de algunos puede parecer extraña tanta necedad, pero el pueblo cubano escogió este camino. Su unidad, guiado por el ejemplo de las figuras legendarias de Fidel y Raúl, ha convertido cada revés en victoria para finalmente llegar al día de hoy en el que podemos exhibir incontables ejemplos de patriotismo, solidaridad y resistencia a las adversidades, que son la base de nuestros principios revolucionarios y la base de nuestra diplomacia de la dignidad. Esa que nuestros médicos reparten por el mundo al combatir enfermedades y desesperanza.

Hoy recordamos y agradecemos el apoyo de muchos gobiernos de América Latina y el mundo a la revolución cubana al oponerse al aislamiento de Cuba con solidaridad. Hoy recordamos al Comandante Hugo Chávez. Recordamos a quienes como él vieron en Cuba un ejemplo de valentía y resistencia y lo siguieron hasta las últimas consecuencias.

En momentos de tal solemnidad pensamos en nuestros padres, en aquellas emotivas Marchas del Pueblo Combatiente de las cuales nos hicieron parte, en las marchas por el regreso de Elián y de los 5 Héroes, plenas de antiimperialismo y reafirmación revolucionaria. Hoy sin dudas podemos celebrar el restablecimiento de las relaciones con los Estados Unidos, porque lo hicimos en pleno ejercicio de nuestra soberanía, como prueba rotunda de que “Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”*

Referencia a una frase del Grupo Buena Fe en su canción PI 3,14

*Frase de José Martí recordada con frecuencia por el Comandante Fidel Castro Ruz.

La autora es: Msc. en Relaciones Políticas Internacionales. Profesora del Instituto Superior de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García”.

Galería de imágenes del Restablecimiento de Relaciones Cuba-EEUU

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Estimada Aidana Alonso Regalado. Leí su artículo con el mayor cuidado, y me uno de la manera más entusiasta a su alabanza al pueblo cubano, quien es el incuestionable y reconocido héroe de ese momento histórico que usted tuvo el privilegio de presenciar. Sin embargo, y compartiendo por entero su emoción, considero que el escrito que nos ocupa tiene dos limitaciones que a mi juicio merecen atención.
    La primera, se refiere a omitir el papel jugado por, entre otros, la solidaridad de América Latina y el Caribe (y claro otros países, sobre todo en la ONU), de personalidades como (sin orden de importancia o prioridad) el Papa Francisco, varios Secretarios Generales de la ONU, Presidentes de los EE.UU como James Carter, William Clinton y señaladamente Barack Obama, varios Primeros Ministros de Canadá y otras naciones y así una lista muy considerable de organizaciones y personalidades. No se menciona que los EE.UU. de hoy son muy diferentes de cómo era ese país a inicios de la década de los ’60, que el pueblo estadounidense es más culto, más consciente y socialmente activo. El pueblo cubano es excepcionalmente sacrificado, sabio y tenaz, un ejemplo de modestia y generosidad. Sin el más infinitesimal menoscabo del protagonismo del pueblo cubano, todo ello no hubiera sido suficiente, sin el apoyo de las organizaciones y personas que menciono y de muchos más.
    La segunda, es de índole metodológica y de racionalidad. Cuando usted escribe “Por otro lado, las contradicciones antagónicas existentes entre los dos sistemas, aseguran que Cuba tendrá que soportar los nuevos y variados embates del impero (sic)…” no me resulta evidente a que usted se refiere, mas allá del carácter nostálgico de la frase. Las contradicciones antagónicas son por su propia naturaleza irresolubles y solo se extinguen con la desaparición de una de las partes (sistemas, países, etc.). ¿Sugiere usted que Cuba y los EE.UU. no pueden vivir en paz y prosperar de consuno manteniendo sus diferencias y diversidad? ¿Como por ejemplo lo hacen Vietnam y EE.UU.? ¿Acaso han perdido (o menoscabado) los vietnamitas su soberanía, conquistada con la sangre de millones en titánica lucha contra Francia, Japón, EE.UU. (y sus títeres y aliados) y China y sus títeres de Pol Pot? Creo que todo lo contrario, hoy Vietnam es más soberano que nunca, porque además se puede mantener de sí mismo y no necesita ayuda económica de nadie.
    Este gran esfuerzo del gobierno cubano en las negociaciones con los EE.UU., no es un ejercicio trivial, ni una meta conceptualmente imposible e inalcanzable. Estoy convencido de que con igual disciplina y teson Cuba podra convivir con los EE.UU. manteniendo las diferencias y la diversidad entre ambos paises.
    No le debe quedar a nadie la menor duda de que existirá una miríada de retos que Cuba deberá enfrentar. Y que muchos de ellos serán complejos y difíciles. Cuba tiene relaciones buenas (o excelentes) diplomáticas y de todo tipo con más de 160 países, la aplastante mayoría de los cuales son netamente capitalistas o sea con el sistema que usted pone a Cuba en “contradicciones antagónicas”. Como estoy convencido usted conoce, la Asamblea General de las Naciones Unidas, desde 1992 hasta la fecha ha votado de manera aplastante contra el injusto y cruel Embargo. Me atrevo a recordarle que casi la totalidad de esos países que han votado por Cuba son capitalistas.
    Considero de todo corazón, que el dogma y el maniqueísmo no llenarán el plato de las familias cubanas. El pueblo cubano, valiente, altamente educado, disciplinado y trabajador está preparado para los retos que vengan, apoya incondicionalmente al Estado Socialista y al papel rector del Partido en la sociedad.

    • Ofelia Rodríguez dijo:

      Amigo, lea de nuevo.
      Primero la solidaridad internacional se menciona y agradece en el artículo.”Hoy recordamos y agradecemos el apoyo de muchos gobiernos de América Latina y el mundo a la revolución cubana al oponerse al aislamiento de Cuba con solidaridad. Hoy recordamos al Comandante Hugo Chávez. Recordamos a quienes como él vieron en Cuba un ejemplo de valentía y resistencia y lo siguieron hasta las últimas consecuencias.”
      Imagino que agradecer a cada uno de los que apoyaron o ayudaron a que esto pasara sería imposible.
      Por otro lado, entiendo que como explica la autora, las contradicciones antagónicas no impiden la relación entre ambos gobiernos sino que obligan a Cuba a prepararse para nuevos desafíos. Imaginar otra cosa sería ingenuo. Le invito a leer el artículo publicado por la Pupila Insomne “Nuevo programa de USAID: 37,5 millones para transición y elecciones” en el cual se denuncia que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) está buscando contratistas para llevar a cabo un programa de $ 37,5 millones destinado a impulsar el apoyo a las elecciones y las transiciones políticas y que propuestas dirigidas a Cuba son elegibles para el programa.

      Considero que esto no es más que una evidente manifestación de esas contradicciones que sí, son irresolubles y sí, sólo van a desaparecer si lo hacen una de sus partes.
      Contradicciones relacionadas, por ejemplo, con conceptos y temas como el de los Derechos Humanos, la Soberanía Nacional, la libre determinación de los pueblos, etc
      Sin embargo, esto no impide que basando su relación en la solución (sigo con el concepto) de las contradicciones No Antagónicas , ambos gobiernos puedan, como Cuba ha venido proponiendo durante muchos años, cooperar en temas de interés mutuo como la lucha contra el narcotráfico internacional, la trata de personas, la conservación de la naturaleza, la lucha contra los desastres naturales, etc.
      Por otro lado, parece que usted no entendió bien el artículo porque por ningún lado dice que Cuba vaya a perder su soberanía por restablecer las relaciones con los EEUU sino todo lo contrario.
      En fin, querido amigo, estas son mis consideraciones. Saludos.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimada Ofelia. Muchas gracias, y le reciproco la amistad con mucho gusto. Me gusta sobremanera su concepto de se trabaje fuerte en aquellas cosas que nos unen, para el bien común. No solo en las que han sido propuestas por Cuba, sino en general todo lo que sea beneficioso para ambos países y que contribuya a mejorar las relaciones bilaterales entre las partes. No comparto su opinión acerca de que las diferencias sean irreconciliables, con toda franqueza, pero la respeto a plenitud. De nuevo acepto con orgullo el titulo de amigo que usted me ofrece, y le extiendo “mi mano franca”. No me queda ni una pizca de duda de que nuestro interés común de una Cuba socialista (con el Partido como fuerza rectora de la sociedad), próspera y soberana es más fuerte que todo lo demás.

    • cas dijo:

      Todo lo que brilla no es ORO, comparto el articulo en toda su magnitud, las criticas “constructivas” del sr ORO no las entiendo, estan a medio camino, y me parece que poseen un mensaje subliminal, la historia, que no se puede desconocer,de las relaciones cuba-usa nos indican que no se puede tener absoluta confianza hasta que la practica no nos demuestre lo contrario, nos dieron con el garrote y no lograron alcanzar la fruta madura, ahora nos tiran la zanahoria,y si no la mordemos, a su manera y de acuerdo a sus intereses, no dudaran en volver al garrote, no sea ingenuo sr. mio, y no compare lo que pasa en latinoamerica con africa, asia etc, etc, son dos contextos diferentes con dos historias diferentes e intereses diferentes, saludos cas.

  • Silvia dijo:

    Profética frase de Fidel: la historia me absolverá ! Cuba : ejemplo de líder y de pueblo.

  • Tomás Junco González dijo:

    Que tranquilidad y seguridad sentimos los cubanos al reconocer que cuba cambia pero manteniendo los principios que la han hecho gigante durante toda su historia,el restablecimiento de las relaciones con los Estados Unidos es una demostración de la capacidad de Fidel y de Raúl y de la decisión de mantener la moral revolucionaria que nos identifica

  • RCA dijo:

    Tomas coincido plenamente contigo, pero solamente vere el cambio positivo cuando el salario aumente y los juvilados dejen de vender mani para sobrevivir porque es imposible que con un salario minimo de 225 mn se pueda vivir en nuestra cuba linda

    • cas dijo:

      RCA, somos un pais pobre, en el capitalismo, ese sistema que al parecer defiende, mis padres eran analfabetos y pobres, pasaron hambre y no tenian ni medicos ni maestros para sanarles las heridas del cuerpo y de la mente, saludos cas.

    • YO dijo:

      En todos los lugares hay gentes que culpan a la sociedad de sus limitaciones personales, ponte a trabajar y deja de mezclar las cosas, quejica…

  • vicente dijo:

    NO se puede olvidar el pasado, ni la sangre derramada de nuestros martires, ni la de los heroes de ayer y hoy. Hay que defender la Revolución, no porque nos de la gana, sino por su justeza, porque es el fruto del patriotismo, la solidaridad y la resistencia de todo un pueblo, representa no solo bienestar, representa dignidad, verguenza, soberanía y el orgullo de ser cubano.

  • Miriam Ruiz Garcia dijo:

    Por siempre CUBA SOCIALISTA e INTERNACIONALISTA, por siempre FIDEL Y RAÚL, que nadie se equivoque

    Hasta la victoria siempre

  • fabiana dijo:

    bello articulo!!! disfrute mucho de su lectura y me encanto la referencia a la cancion de buena fe,saludos

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también