Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

¡Qué fallo!

| 24
Las verdaderas revoluciones son siempre difíciles. Che Guevara sabía algo de eso y decía que, en las verdaderas, se vence o se muere, porque una revolución no es una tranquila, pacífica obra de beneficencia, como cuando las encopetadas damas de la alta sociedad salen a hacerle caridad a los que no tienen justicia.
Una revolución es un vuelco, una ruptura, un abrupto cambio de perspectiva. Es cuando los oprimidos dejan de creer en que los que mandan –los que los oprimen– tienen la verdad de su lado, y piensan que el mundo puede ser diferente de como ha sido hasta entonces.
Pero claro que los opresores no se resignan a abandonar sus posiciones de dominio y luchan a vida o muerte por ellas, aunque aparentemente, los “otros” sean sus connacionales: enseguida se enajenan de la mayoría del pueblo, porque las revoluciones –no los golpes de estado– siempre son obra de la mayoría.
En un respetuoso diálogo con el presidente venezolano aunque no tanto con sí mismo, el cantautor Rubén Blades, hace años uno de los abanderados de la canción social en América Latina, expone su concepto de revolución:
            Para mí, la verdadera revolución social
            es la que entrega mejor calidad de vida a
            todos, la que satisface las necesidades
            de la especie humana, incluida la necesidad
            de ser reconocidos y de llegar al estadio
            de auto-realización, la que entrega oportunidad
            sin esperar servidumbre en cambio.
            Eso, desafortunadamente, no ha ocurrido
            todavía con ninguna revolución[1].
Ni va a ocurrir en ninguna revolución verdadera, Rubén. No era sino la voluntad de mejorar la calidad de vida de la gente lo que inspiró la Reforma Agraria cubana, que entregó parcelas a miles de campesinos sin tierra y, esencial para procurar mejor calidad de vida, fue la alfabetización cubana de 1961, –porque no hay autorrealización sin saber leer– pero enseguida llegaron la invasión de Bahía de Cochinos y el bloqueo económico que es repudiado cada año en la ONU, aunque acaba de cumplir 52.
Me fascina esa idea de que una revolución social “satisface las necesidades de la especie humana”, y claro que eso solo lo hace una revolución cuando se la ve históricamente: no habría democracia ni derechos humanos sin la prédica de los iluministas: sin Voltaire, Montesquieu, Rousseau, pero los que llevaron adelante esas ideas en la práctica social, los que las impusieron como “necesidades de la especie humana” –Danton, Marat, Robespierre , porque las monarquías gobernaban por derecho divino– guillotinaron a la aristocracia francesa que se rebeló contra ellas, la aristocracia que ahogaba en sufrimientos, en miseria los derechos de los sans culottes, acaso los que Evita Perón llamó en su momento “los descamisados” y Martí “los pobres de la tierra”.
El tiempo ha pasado, nos recuerda Blades, pero los derechistas venezolanos llaman “los tierrúos” a esos pobres sin zapatos que ellos explotan en el siglo XXI. Es imposible que una revolución haga felices a los dos grupos, porque la revolución va a dar justicia, y hacer justicia no es una fiesta de cumpleaños.
Es decir que nunca ha habido una revolución social como entiende Blades que debe ser. ¿Será que él no sabe lo que es una revolución social? Según se deduce de lo que escribe, no lo la sido ni la inglesa, ni la francesa, ni la rusa, ni la mexicana, ni mucho menos la cubana que lideró Fidel Castro. Presumo que tampoco la venezolana de hace doscientos años, pese a que Blades escribe de esa Venezuela que ama como “el pueblo de Bolívar”. Y ¿qué hizo el Libertador? ¿Una tranquila y plácida obra de bienestar social? No gritó Patria o Muerte, sino que firmó un decreto de guerra a muerte para los enemigos de la patria, que eran los de la revolución.
Blades no sólo lo proclama ahora en esa respuesta a Maduro, sino que lo cantaba en sus canciones latinoamericanistas: “de una raza unida, la que Bolívar soñó”. Entonces, ¿el intento de realizar el sueño de Bolívar no es el proceso integrador que emprendió Chávez, y que enfrenta a un imperio que nos quiere divididos, sino que únicamente servirá para mover el culo bailando salsa? Y cantar a voz en cuello: “A to’a la gente allá en los Cerritos que hay en Caracas protégela”. A “to’a esa gente” la protegen, además de María Lionza, los médicos de Barrio Adentro, porque esos que gritan y agreden en las calles no se ocuparon jamás de la salud de los venezolanos humildes.
Tal vez fue María Lionza la que los mandó a bajar de los Cerritos, cuando el golpe de estado de abril de 2002, para sitiar el ocupado palacio de Miraflores y exigir el regreso del presidente que habían elegido.  No te dejes confundir, Blades, “busca el fondo y su razón”, y trata de entender las revoluciones de la historia, no las que soñamos para tranquilizarnos.
Para Blades, el programa político del chavismo “obviamente no es aceptado por la mayoría de la población”. Lo que quiere decir que la mayoría que eligió a Maduro, no lo es.  Blades ignora las 18 elecciones ganadas por el chavismo y el casi 60% de votantes que el PSUV obtuvo en las elecciones de diciembre –que la derecha dijo que sería un plebiscito– y declara mayoría a los representantes de la vieja derecha derrocada por Pablo Pueblo, porque ese hombre –nos recordó Neruda–  despierta cada doscientos años, con Bolívar.
Me recuerdo a mí mismo, en los años setenta, en el antiguo apartamento de Silvio Rodríguez, con su puerta negra en la que había golpeado el mundo, descubriendo los primeros trabajos de Rubén Blades con la orquesta de Willy Colón. Nos encantábamos de encontrar una salsa patriótica, “La maleta”, aunque sabíamos que no eran ideas unánimes entre los latinoamericanos. Ninguna idea hondamente renovadora consigue apoyo unánime, al menos cuando aparece: el poder establecido –eso que los norteamericanos llaman stablishment– tiene muchos resortes, muchas maneras de “convencer”, de imponer sus intereses, y sabe que son pocos los que no ceden ante ellos.
Una cosa es cantar y otra vivir lo que se canta, y cantarlo en todas partes. Tengo vivo el recuerdo de ese extraordinario salsero que es Oscar D’Leòn, cantándole, en los años ochenta, a un público cubano que lo adoraba, que llenaba un coliseo de 15 mil localidades para escucharlo y cantar con él. Lo recuerdo feliz, arrojándose al suelo del aeropuerto de La Habana para besar la tierra de la isla al partir y, a las semanas, lo vi abjurando de su viaje a Cuba, cuando los magnates del disco en el Miami contrarrevolucionario, lo acusaron de comunista por cantar en La Habana, y amenazaron con cerrarle todas sus puertas, que eran también las más lucrativas de su realización como artista.
Oscar sabía que esa derecha, esa burguesía –y mucho menos el poder imperial que tenían detrás– no bromeaban: a Benny Moré, que era el mejor cantante de América Latina, la RCA Víctor no le grabó un disco más cuando decidió quedarse a vivir y a cantar en la Cuba revolucionaria.
Todo me lo explico, pero tengo la tristeza de que ya no podré escuchar a Rubén Blades como ese cantor de nuestra América que quiso ser.
(Tomado de Segunda Cita)

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • francisco Diaz dijo:

    Pienso que el señor Ruben Blade se convierte en uno mas de los que cambian la casaca de los principios Ideológicos, por que no mantenerse firme ante esos principios simplemente porque traicionan sus propios principios, pero ademas que recetas esta dando cuando en su pais no las a podido ni siquiera expresar.

  • sule dijo:

    Gracias!! Ya era hora de que alguien le respondiera a Blades. Aunque creo que te quedaste corto, porque no le mencionas en que circunstancias hostiles y brutales de odio enfermizo y lleno de agresiones de todo tipo se ha hecho es obra, no mencionas la falta de escrúpulos de los que no se resignaron a la pérdida de tantois años de latrocinio y enriquecimiento a cuenta de las riquezas del pais. Creo que te faltó mucho por decir, pero de todas formas, gracias. En política, Blades se me parece mucho a Vargas LLosa.

  • María dijo:

    Por qué no respetan las opiniones que no coinciden con la de ustedes? Acaso piensan que todos pensamos iguales ? Siguen con su falacia de burguesía vs proletariado. Las sociedades deben ser basadas en igualdad de oportunidades y no en todo el mundo ser igual. Acaso en la Cuba socialista los gobernantes viven igual que el proletariado al que se refieren ?

    • Amauris Domínguez Meriño dijo:

      ¿…?

    • Guille dijo:

      Cierto. Pero a algunos los mata la intolerancia. Allá ellos.

    • Azul de la Capital dijo:

      Maria a las personas se les enseña el amor a la patria y los principios, Ruben Blades no es un parbulo mira el texto de todas sus canciones son siempre contra el capitalismo brutal,la burguesia que me dices de Chica plastico,Tiburon, Me voy de New York y te puedo nombrar muchas mas no jodas, se es o se es un cambia casacas como ha demostrado ser
      Sdos

  • Antonio Gonzalez dijo:

    Eso en realidad ocurrió con Oscar de Leon, pero tuvo el valor de un tiempo despues decir en la television de Miami, que deseaba volver a Cuba pero no lo hacia porque se moriria de hambre.

    Blades no quiere correr ningun riesgo, a fin de temporada al menos gana un Grammy.

  • Gabo dijo:

    Excelente artículo de opinión. Para hacer una comparacion, gente como Blades toca en lo profundo que pasen a ser tibios, por que quizá, uno espera más de los artistas, pero no.
    O se es caliente o frio, el tibio, dice la biblia de lso cristianos, que será escupido de la boca.

  • Orlando dijo:

    Interesante, en este foro, Cubadebate se responde la opinion de

    Ruben Blades sobre Venezuela

    sin que el lector haya tenido la oportunidad

    de leerla previamente. ?Tendran ustedes la amabilidad de publicarme

    am menos un comentario?

  • firoma dijo:

    Por algo cuando se presentó como candidato a la presidencia de Panamá ni caso le hicieron.

  • plsantos dijo:

    No es la primera vez que Blades se manifiesta en contra de los procesos que en America Latina intentan dar cabida a quienes durante siglos han vivido excluidos, hambrientos, desposeidos y explotados por la burguesía(o es que acaso la burguesía no existe?.
    Hace año que olvidó sus canciones y al parecer ahora vive del canto…
    contra Cuba arremetió y fue Pablito Milanés quien le respondió como debía.
    En realidad Blades no sabe si quiere seguir siendo cantante o regresar a los intentos fallidos converirse en político en un pais, como el suyo, que ha sido víctima de los abusos de los EEUU durante siglos.

  • Tomas dijo:

    Hace mucho tiempo ya que Ruben no es el que era. Se suele ser mas audaz y desenfadado cuando se es joven

  • NRT dijo:

    Maria, el asunto no es que haya que pensar igual. El asunto es pensar bien y para eso hay que informarse correctamente.
    En la epoca de las canciones de Ruben Blades, ser de izquierdas era muy facil, pues las cosas eran muy claras. Ademas, podia utilizarse esas posiciones con fines de popularidad. Obviamente, Ruben Blades es buena persona, esta en contra de las injusticias, pero no esta preparado para la complejidad de estos tiempos, donde si no se comprende lo que es un “golpe de estado suave”, todos los gobiernos progresistas seran convertidos en dictaduras represivas, gracias a la manipulacion de los medios en manos de las oligarquias.
    El articulo esta muy claro.
    No comparto las declaraciones de Ruben Blades, ni la carta que le envio al presidente Nicolas Maduro. Pero tiene derecho a hacerlo, como Maduro tiene derecho a pedirle que se informe.

  • fernando lopez dijo:

    Rubencito, parece mentira que no te des cuenta que es lo que anda detras de todo esto y toda la manipulacion mediatica que se genera. Lo que hacen hoy en Venezuela ya lo estan haciendo hace mucho en Ocrania, mientras alli mueren, culpables o no, quienes fomentaron todo esto, guaran la tranquilidad solo alterada por el sonido de un telefonillo celular – sabes Dios desde donde le han llamado. El calorcito en pleno invierno les protege a estos, a los que azuzan a la gente, a los pueblos a que luchen entre si, y no haya concordia.

    No me extrana la actitud de Ruben, recuerdo una vez una respuetsa que dio Pablo Milanes, en aquel entonces, quizas Pablo no habia cambiado como despues aparentemente ocurrio, en una conferencia de prensa que no se si fue en el Teresa Carreno.

    Este Rubencito que escuchamos y aplaudimos mas de una vez, que le entendimos como hombre pragmatico de izquierda y que no condena para nada desgobiernos y corruptos que se han cebado en su propio pais.

    Rubencito, menos mal que una buena calidad artistica tienes. Sone con tus canciones; El Padre Antoio y su Monaguillo Andres, que dias, verdad?. Pero no es lo mismo estar en las calles peleando por una causa justa. Rubencito que has hecho cuando sabes de que el plan de asesinar a OMar funciono y todo ha estado en silencio?. O que la intervencion del gran Hermano origino muertes de gente del barrio, de ese barrio que tambien mencionas en tus canciones? y que te parece aquella accion de Mirela Moscoso cuando libero a terroristas, para despues irse a MIami a vivir y nunca hablastes de esos criminales sueltos por ahi sin control, cuando pusieron en peligro la vida de tantos estudiantes, de esos parecidos y similares a los que hoy dices palabras y que por supuesto no son todos, sino una parte posiblemente de los que verdaderamente aman a su pais.

    Y que sabes de as verdaderas historias de los Caprilels Rodonski y de los demas. Yo creo que los venezoanos deberian resolver entre si sus problemas y si e vsalor no te da para estar a favor de los que sufren, del indio masacrado, del llanero olvidado, de la gente de abajo entonces callate

  • ernesto perez dijo:

    maria respetar las opiniones no es coincidir con lo que blades dice creo que el articulo de guillermo es muy convincente y demuestra la carga ideologica y el cambio de las posiciones de blades que ya no es el cantor de los humildes y exccluidos de america sino de l;as ganacias y de su posicion economica que ya no es la misma que cuando comenzo a cantar ,Maria por que comparar las diferencias de clases abismales de la sociedad capitalista con la reAlidad cubana por que usted repite los argumentos gastados de los enemigos de cuba no podemos dejar de responderle los dirigentes de cuba no son burgueses ni responden a los interese de la esa clase la revolucion cubana por su historia desmiente en la practica esa afirmacion suya y por ultimo desconocer la lucha de clases es realmente una posicion que demuestra su falta de conocimiento lo que no justifica sus criterios

  • ODALIS SIERRA dijo:

    MARIA en efecto la igualdad de oportunidades es la esencia de la igualdad social por la que se hacen las revoluciones.
    En cuanto a Ruben Blades creen ustedes que alguna vez ha sido revolucionario, no es lo mismo cantar una cancion de contenido popular que hacer una revolucion que beneficie al pueblo, el no ha podido siquiera convencer a su pueblo para ser candidato a presidente porque no se ateve a enfrentar la burguesia de su pais. COMO LE VAMOS A PEDIR QUE SE ENFRENTE AL PODEROSO IMPERIO. Por favor esos son PLASTICOS que quieren flotar en todas las aguas.

  • sule dijo:

    Cuando se es un mediocre, hay que abstenerse de opinar sobre una obra que ni siquiera ayudan a construir. Que deje a Venezuela resolver sus problemas internos, los mejicanos le dirian !!!METICHE!!!

  • Paquita dijo:

    Gracias Guillermo por tu sabia pasión…hubiera querido escribir ese texto. Yo tampoco podré escuchar a Blades como antes

  • Recuerdo dijo:

    Recuerdo lo feliz que fuimos los cubanos con aquellos conciertos de Oscar de León, pidiendo cable en todas las tribunas, nos hizo gozar y que tablazo cuando días posteriores se paseaba por las calles de Miami buscando el mejor detergente para lavarse la boca que había besado la tierra cubana como se puede olvidar eso.

  • alexander dijo:

    A que llamará Blades ¨Calidad de vida¨? Hasta que punto el conoce de revoluciones? Sabrá que los que protestan y patalean en Venezuela no quieren ninguna calidad de vida para sus connacionales? Que lo que quieren es mas dinero para malgastar la vida? Que lo que se ha hecho en Venezuela, gracias al poder económico, es aumentar la calidad de vida de todos los que ni siquiera sabían que cosa es eso? Que Cuba lucha por eso sin recursos naturales abundantes, BLOQUEADA, con errores, con traiciones pero sin desmayar? Que la inmensa mayoría de los cubanos no quieren capitalismo, incluso la mayoría de los ¨disidentes¨ tampoco porque saben que se les acaba el dinerito de Washington? Yo respeto la posición de todos, pero no respeto las opiniones sin fundamentos, el cambio de principios por miedo. Me duele que sea alguien a quien admiré mucho y canté sus canciones. Pero la falta de analisis profundo no es justificación para emitir juicios sobre asuntos tan importantes. No es este servidor desconocido quien opina, es un conocidisimo cantante. Con esa posición traiciona no solo a sus canciones, sino a su pueblo luchador.

  • bernardo dijo:

    El oido politizado no sabe escuchar musica, como no sabe escuchar realmente, pues padece de complacencia auditiva.

  • Nor1 dijo:

    se ven las caras… pero nunca el corazón!

  • ernesto perez dijo:

    AMIGO GUILLERMO, ESA MISMO SENSACIÓN LA SENTI CUANDO VI LA CARTA DE BLADES, MAS DESPUES DE EL GRATO DUO CON CALLE 13, TANTO QUE BUSQUE SU SITIO TRATANDO DE PUBLICAR UN COMENTARIO, PERO INTERESANTE, NO LO PERMITE, DESPUES COMENTANDO CON AMIGOS NOS PERCATAMOS QUE LA VIDA Y SU INCURSION EN LA POLITICA NO REFLEJAN LO MISMO QUE SUS CANCIONES, AH Y DEFIENDE COMO UN SANTO AL DOBE GOLPISTA LEOPOLDO, COMO UN GRAN DEMOCRATA A PROTEGER, EVIDENTEMENTE LA IMAGEN DE PUEBLO DE ESTE CANTANTE ESTA BIEN LEJOS DE SU REALIDAD, SU MALETIN

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Guillermo Rodríguez Rivera

Guillermo Rodríguez Rivera

Escritor cubano nacido en 1943. Su producción incluye poesía, novelas como “El cuarto círculo” (1976, en coautoría con Luis Rogelio Nogueras) y ensayos como “Por el camino de la mar. Los cubanos” (2005).

Vea también