Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

¿Qué le espera al estadounidense en 2011?

En este artículo: Barack Obama, Desempleo, Estados Unidos
| 6

Néstor García Iturbe

obama-state-of-the-unionSin pretender hacer un pronóstico infalible y que a la vez cubra la variada gama de problemas que afronta Estados Unidos, voy a mencionar algunos de estos y dar criterio de lo que pudiera esperar el pueblo estadounidense en este año 2011.

Considero que un indicador importante es el del desempleo, que oficialmente se ha estado publicando se encuentra en el 9,4 por ciento.  Esta cifra es engañosa, pues el 9,4 es el resultado de una fórmula aplicada donde se excluyen de los desempleados “que no están buscando empleo”.

Todo desempleado está buscando empleo, salvo que sea uno de los dueños de las grandes corporaciones, que nunca ha trabajado y vive de los réditos que le proporcionan sus inversiones. Según la fórmula estadounidense cuando una persona recibe el último cheque de subsidio de desempleo, si no ha encontrado empleo, sale de la cuenta de los desempleados.  Por eso muchas veces el por ciento de desempleados disminuye.

Se plantea que en a fines del 2010 existían en Estados Unidos  25 millones de desempleados y subempleados.  Según las estadísticas del propio gobierno, la fuerza laboral, incluyendo los desempleados totaliza un poco más de 165 millones de personas. Todo esto arroja el 15 por ciento de desempleados, no el 9,4 por ciento.

Este nivel de desempleo es el que tiene a uno de cada siete estadounidenses, cerca de 44 millones de personas, viviendo por debajo de la línea de pobreza.

Cuando se mencionan los 44 millones de personas, debe analizarse cuántos de esos son de la raza blanca, aproximadamente 10 millones y cuántos son de la raza negra y otras,  unos 34 millones. Las esperanzas de estar por encima de la línea de pobreza se reparten en una proporción distinta, con mayores posibilidades para los de la raza blanca.

Un número considerable de consorcios estadounidenses están fomentando puestos de trabajo en países que cuentan con una mano de obra especializada y barata, al menos más barata que la mano de obra estadounidense, una de las más caras del mundo.

Otros, siguen apostando a que el dólar continúe bajando en el mercado internacional de cambio de monedas, para que los compradores de productos estadounidenses se estimulen y compren más, sin embargo el gobierno de Obama ya lo ha planteado varias veces, quiere un dólar fuerte.

Otro de los aspectos en que trabajó la actual administración es en el congelamiento de los salarios de los empleados públicos, lo que los hará sufrir de la inflación y otros males que afectan los ingresos individuales de las familias.  A eso debemos agregar el propósito de lograr una disminución en el presupuesto de defensa.

Ambas medidas conspiran a favor del desempleo.  Menos dinero que gastar por parte de los empleados públicos es menos que se requiere producir y la disminución del presupuesto de defensa también afecta el trabajo de los que laboran en la industria armamentista y al afectarse  o perder su trabajo, también comprarán menos.

En estas circunstancias Obama se apresta a iniciar su campaña por la reelección presidencial, como si nada de esto estuviera sucediendo.

Un politólogo estadounidense, profesor de la American University, me decía que el día de las elecciones la gente se metía la mano en el bolsillo y, de acuerdo a lo que encontrara, votaba por el que estaba en la presidencia o por el contrario.

Las bases de apoyo que Obama tuvo en las elecciones anteriores, ahora están pensando distinto, pues ninguna de las promesas de “cambio” las ha cumplido  y por lo regular ahora se encuentran en una posición peor a cuando el Premio Nobel de la Paz asumió la presidencia.

Ahora el desempleo y la miseria es mucho mayor entre los negros y los latinos, no se ha resuelto el problema de los indocumentados, los “gay” se han dado cuenta de que no pueden contar con Obama, los ecologistas todavía piensan en que no se priorizó adecuadamente la solución del derrame que causó en el Golfo de México la British Petrolean, la ley de salud ni se parece a lo prometido y es posible que próximamente se regrese al sistema anterior, los cientos de miles que han perdido sus casas a manos de los bancos hubieran preferido que los 700,000 millones se hubieran utilizado en el beneficio de los ciudadanos, no de la entidades que los están expoliando.

El equipo de Obama continúa aplicando la Doctrina Bush en las relaciones internacionales, quizás porque no hay otra doctrina, e independientemente de que sea un demócrata o un republicano el que se encuentre en la Casa Blanca la política exterior se manejará como dijo aquel famoso ejecutivo “lo que es bueno para la General Motors, es bueno para Estados Unidos”.

Los que pensábamos (me incluyo en esto) que el haber dejado llegar a Obama a la Casa Blanca era parte de la estrategia para limpiar la imagen internacional de Estados Unidos, nos equivocamos.  La imagen ahora es peor y como a cada rato yo señalo en algunas noticias (ESTOS MUERTOS NO SON DE BUSH, SON DE OBAMA).

La política guerrerista continúa, como también lo hacen la intromisión en los asuntos internos de otros países, los asesinados de “sospechosos”, las acciones para derrocar gobiernos, las presiones internacionales, las listas negras del Departamento de Estado, la actividad de la CIA, la DIA, la USAID, el NED, el apañamiento a los terroristas y todos los mecanismos que siempre ha utilizado Estados Unidos para hacer valer su papel de gendarme en la arena internacional. En resumen NO HAY CAMBIO.

¡Y Obama está preocupado por las elecciones del 2012!  Como si todos estos asuntos no representan suficiente preocupación.

Vamos a ver qué dice el martes 25 en el discurso sobre El Estado de la Nación.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco A. Dominguez dijo:

    Me gustaría aclarar que el concepto “los dueños de las grandes corporaciones, que nunca ha trabajado y vive de los réditos que le proporcionan sus inversiones” es una simplificación excesiva del capitalismo norteamericano, y que lleva a ideas erróneas, sobre todo a una audiencia como la cubana que vive alejada de estas cosas. “Dueños de las grandes corporaciones” existían en el siglo XIX y al principio del siglo XX, y contrario, a lo que dice el autor, sí trabajaban, especialmente en Estados Unidos. Baste como ejemplo estas palabras de Bertrand Russell de su ensayo “Elogio a la ociosidad”: «…En Norteamérica, los hombres suelen trabajar largas horas, aun cuando ya estén bien situados; estos hombres, naturalmente, se indignan ante la idea del tiempo libre de los asalariados, excepto bajo la forma del inflexible castigo del paro; en realidad, les disgusta el ocio aun para sus hijos. Y, lo que es bastante extraño, mientras desean que sus hijos trabajen tanto que no les quede tiempo para civilizarse, no les importa que sus mujeres y sus hijas no tengan ningún trabajo en absoluto… »

    Ha avanzado mucho el capitalismo desde entonces. En esencia se ha eliminado ese concepto de “dueños de las grandes corporaciones”, al ser la mayoría de estas cotizadas en bolsa, y por ende públicas, en las cuales cualquier persona con suficiente dinero para inventir en sus acciones se convierte en “dueño” y recibe rédito, además de voto. Por ejemplo, una acción de Walmart hoy cuesta $55.73. Cualquier muchacho que en lugar de gastarse más de $150 en unos zapatos de jugar baloncesto por ser de tal o mas cual marca, los ahorre y los invierta en Walmart, le saca rédito a su inversión, si el valor de las acciones suben. Por supuesto que hay dueños y dueños, según el número de acciones de las que se tengan control y quien tenga el control, en lo cual juega un papel primordial la cantidad de dinero con la que se parta. A veces un número grande de acciones van a parar a manos de otra institución, como un banco, o es mantenido bajo el poder de los fundadores o los herederos de los fundadores, la mayoría de los cuales trabajan, excepto algunas excepciones de “playboys” y “niños bien” a la Paris Hilton. El control real, sin embargo, en el capitalismo moderno recae normalmente en los ejecutivos de las companías, que no solo se compensan con grandísimos salarios, bonos extremados, sino con enormes paquetes de acciones -con el único inconveniente que tienen que trabajar en serio, para que las acciones se sigan cotizando a la alza, lo cual solo se puede conseguir si a la compañía le va bien- y con opciones de salidas, en caso que todo se vaya abajo y pierdan el trabajo, pues saben que los accionistas tienen el poder, llegado el momento, de echarlos. En todo caso, ese concepto de “nunca han trabajado” no sé de dónde lo saca el autor porque desde Bill Gates, que es el hombre más rico de Estados Unidos ha trabajado, en lo suyo, en llevar adelante a su compañía.

    Empobrece la información cuando las noticias y los análisis se hacen de una forma carente de objetividad. Es posible que el mismo autor haya trabajado menos, o lo mismo, que la mayoría de ejecutivos y ricachones que viven del capitalismo, si a trabajar le llamamos “doblar el lomo” y “embarrarse las manos”. Conocemos también muchos políticos que jamás han trabajado, excepto para salir en una fotografía, y al contrario que muchos capitalistas, y al igual que muchos capitalistas, han llevado a sus países al borde de la bancarrota. En fin, que para ajustarse a la realidad el autor podía haber escrito: “Todo desempleado está buscando empleo, salvo que sea uno de los dueños reales de las grandes corporaciones, que se las ha ingeniado y aprovechado del sistema, mediante el trabajo malintencionado, para vivir de los réditos que le proporcionan sus inversiones, y los arreglos pertinentes cuando sus compañías se van a la bancarrota y ellos salen completamente ilesos.”

    Francisco A. Dominguez
    dominguezfranciscoa@yahoo.com
    Los Angeles, California

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    El problema del desempleo en Estados Unidos y en el resto del mundo es como toda estadística movida por los hombres. Se acerca a la realidad pero no es la realidad.
    De cualquier manera 9,4% es una cifra preocupante para un país desarrollado que “fabrica” el dólar a su antojo como a su antojo hace cualquier cosa.
    La “soga se partirá por lo más débil” y serán los más desposeídos los que incrementarán las filas de la hambruna y la depauperación que deambula por las calles de las grandes ciudades buscando el mendrugo de pan en cualquier rincón del Mundo.
    Y hablando de pan me recuerdo en Luanda como día tras día teníamos una fila de mendigos pidiéndonos un pedacito de pan.
    Hoy (para no ser categórico), casi ningún gobierno del mundo ha podido resolver este mal, porque se trata de un problema que tiene que ver también con la genética del hombre y hay muchas personas que nacen y crecen desamparados por alguna discapacidad física y mental.
    Serian grandes los gobiernos que se ocuparan de este problema en toda su magnitud y para eso hace falta dinero y una gran voluntad política.
    Ayer y Hoy en los Estados Unidos el presupuesto de la guerra alcanzaría y sobraría para tener el país mas hermoso del planeta, pero ningún gobernante hace gobierno, lo que si no queda la menor duda que todos hacen dinero y darían la vida por reelegirse o perpetuarse en el poder.
    ES NUESTRO MUNDO Y DE EL NOS VAMOS COMO LLEGAMOS

  • Celso Aurelio Brizuela (Chester) dijo:

    Adhiero a las reflexiones de Francisco Domínguez.
    Una de las falacias del neoliberalismo es “la iniciativa individual”, y una corporación es propiedad de anónimos accionistas, cuyas responsabilidades se diluyen homeopáticamente en el número bruto.
    Ahors las “estrellas” son los “executive managers” y quienes cortan la torta. ¿Los trabajadores? son apenas sesclavos de una gleba neofeudal… que carecen de derechos adquiridos.
    Obama, es apenas el mascarón de proa de la nave pirata; ajeno al rumbo de ésta y cuyos timoneles son: el CFR, la “Trilateral” y el nunca bien ponderado Club Biderberg.
    Quien suponga que los EE.UU. son una democracia popular estás más confundidos que ciego en tiroteo cruzado.
    Es apenas un estado manejado por las corporaciones: es decir, fascismo puro y duro.

    Chester el lobo estepario

  • Omar dijo:

    Vivir para ver, así que el que existan en EEUU desempleados y gente que no es dueño o accionista de una corporación tiene que ver conque en ves de gastar en unas zapatillas no gasta en una acción, vea es interesante, bueno caballeros a irse para EEUU que el trabajo es más fácil de lo que pensé.

  • Osmani dijo:

    Que le espera al cubano para el 2011?
    Quien estará peor?
    El estadounidense del primer mundo o el cunano del tercer mundo para no decir el octavo,

  • Manuel dijo:

    Espero y deseo para el pueblo estadounidense el mismo bienestar y progreso que ellos han aportado a Iraq y Afganistan.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también