Actualización del modelo socialista cubano  »

| 118
cuenta-propia-labor-matanzas-sindicalizados-vendedor-alimetos-280416

La inoperancia de las instituciones encargadas de controlar este proceso, al “dejar hacer” cosas que a toda vista no están nada bien –como desconocer que varias cafeterías, restaurantes y hostales pertenecen a una misma persona, y que desde el exterior llegan los financiamientos y los recursos–, es, a mi entender, la razón principal de los males actuales del trabajo por cuenta propia en Cuba.

Especiales, Sociedad  »

| 108 |
Una joven quinceañera celebra su aniversario en Punta Brava, Cuba. Foto: Ramón Espinosa/ AP. Foto: @RevelEstudioQuincesCuba/ Facebook. En "las fotos de los 15" se resalta la belleza de las adolescentes, quienes eligen escenarios y temas en dependencia de sus gustos. Foto: @KarlaSmith/ Facebook.

No pocas familias cubanas gastan altas sumas de dinero en festejos de salón, alquileres de instalaciones, autos, estudios fotográficos y vestuarios, comidas, bebidas para muchas personas, y hasta el contrato de grupos musicales para el momento. A pesar de que la sociedad cubana defiende valores como la sencillez y la modestia, se adentró en algunos sujetos el falso concepto de la celebración, abocado hacia la fastuosidad y la ostentación.

Noticias, Sociedad  »

| 32 |
En las tiendas de canastilla, además del módulo para embarazadas, se ofertan algunos artículos por venta libre a precios asequibles, pero otros no son tan baratos. Foto: Martha Vecino Ulloa/Bohemia.

“¿Parir yo?, ni loca”… piensa la estudiante Adelvis Cuesta, de La Habana, mientras se encamina a la Cujae. Por su parte, la villaclareña Elisandra Estrada dice en la tienda La Canastilla que tendrá “dos hijos y punto”; lo acuña con un gesto al aire, uniendo el índice y el pulgar de su diestra. “Mi opinión: si una pare hijos es porque constituyen lo mejor de la vida, pero no es fácil, por razones económicas”, añade la futura mamá.

Especiales, Sociedad  »

| 102 |
Foto: Martha Vecino Ulloa

A los 15 años, Rosmeri Aguilar abandonó el estudio para estar en línea con la moda, las fiestas, las amistades… Acabó por entregar su candor a un dulcero-panadero que la superaba en edad y, como por ley, llegó a su puerta una responsabilidad seria: la maternidad. Hoy Rosmeri tiene 17 años, y su hija Alejandra, dos. Tuvo que dejar moda, fiestas, amistades, para emplearse a fondo en la rutina doméstica y el cuidado de la niña.