Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Natalidad: a favor y en contra (III)

En este artículo: Cuba, Natalidad, Población
| 32 |
En las tiendas de canastilla, además del módulo para embarazadas, se ofertan algunos artículos por venta libre a precios asequibles, pero otros no son tan baratos. Foto: Martha Vecino Ulloa/Bohemia.

En las tiendas de canastilla, además del módulo para embarazadas, se ofertan algunos artículos por venta libre a precios asequibles, pero otros no son tan baratos. Foto: Martha Vecino Ulloa/Bohemia.

“¿Parir yo?, ni loca”… piensa la estudiante Adelvis Cuesta, de La Habana, mientras se encamina a la Cujae. Por su parte, la villaclareña Elisandra Estrada dice en la tienda La Canastilla que tendrá “dos hijos y punto”; lo acuña con un gesto al aire, uniendo el índice y el pulgar de su diestra. “Mi opinión: si una pare hijos es porque constituyen lo mejor de la vida, pero no es fácil, por razones económicas”, añade la futura mamá.

Con estos y muchos otros criterios populares en cuenta, la revista BOHEMIA realizó dos grupos de discusión, con 10 familias en total, donde participaron 40 personas de distintas edades y sexos.

Se seleccionó para los debates una zona rural y otra citadina, en Villa Clara y La Habana, respectivamente. A estas provincias les caracteriza un notable envejecimiento poblacional, y la capital presenta la tasa de fecundidad más baja del país.

En cuanto al ambiente socioeconómico, en el batey del desactivado Complejo Agro Industrial (CAI) Luis Arcos Bergnes, a 14 kilómetros de Camajuaní, entra solo un transporte colectivo a las 6:00 a.m. y otro a las 5:00 p.m., lo cual dificulta el traslado para las consultas médicas y vacunaciones de los niños; esto también afecta el viaje diario de quienes trabajaron antes en el central y por falta de opciones de empleo han buscado ocupación fuera de la localidad. Círculo infantil no hay, dejó de funcionar.

La zona No.1 de Alamar, elegida para el segundo encuentro, sobre todo por la gran concentración poblacional de la denominada “ciudad dormitorio”, tiene cerrados sus dos círculos infantiles. Y el transporte sigue dándoles dolores de cabeza a los moradores del lugar.

Logros y avances.

Los asistentes se ubican en círculo. La primera pregunta: ¿conocen ustedes las garantías y ayudas del sistema cubano para que las familias tengan hijos?, resulta ampliamente respondida, tanto por las cinco familias de la capital como por las de Villa Clara.

En Alamar, Noemí Cabaleiro (83 años), economista jubilada, resalta: la creación de los círculos infantiles para que las mujeres puedan trabajar y sus pequeños sean atendidos. “Han padecido altas y bajas a lo largo del país, pero se mantienen”, afirma.

“También –continúa Noemí– las leyes favorecen. Primero, las mujeres cuentan con el derecho y los recursos para controlar su fecundidad; además, el Código de Familia establece las obligaciones del padre con sus hijos y en general con sus familiares; en los casos en que la madre trabaja, porque ella gana más dinero, se da la oportunidad a los papás de cuidar a los niños, y el Estado les subsidia. Eso no pasa en ninguna otra parte del mundo.

“Las mamás disponen de un año de licencia retribuida y nuevas variantes de la ley benefician a las trabajadoras, incluido el sector no estatal”, concluye la abuela.

Destaca la villaclareña Rosalí Rodríguez (25 años), oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que en los centros de trabajo se respeta la licencia de maternidad y hay flexibilidad con las madres en el caso de que necesiten tiempo para las atenciones a sus niños; además, las administraciones contribuyen con la tramitación para el otorgamiento de los círculos infantiles.

Taimí Labrada (40 años), licenciada en Enfermería, expone en la capital que el Programa de Atención Materno-Infantil abarca desde las consultas multidisciplinarias para preparar a la pareja en la concepción de un bebé, hasta la psicoprofilaxis durante el embarazo; en los hogares maternos las mujeres con alto riesgo en su gestación son bien atendidas y hay todo un sistema organizado para los casos de partos múltiples.

“Se educa también a la población con cursos de maternidad y paternidad responsable, para que se interprete mejor el compromiso de ambos papás con sus hijos”, puntualiza la enfermera, aunque subraya que a pesar de tantas garantías, ella misma priorizó su trabajo y solo tuvo a su hija Tahira Alejandra, hoy adolescente.

En Villa Clara, Margarita Delgado (67 años), jubilada del sector azucarero, explica la atención esmerada a la madre y al bebé por parte del médico y la enfermera del área de salud. Yaneisi Pérez (32 años), ama de casa, asiente afirmativamente al escuchar a su antecesora. Ella misma recibió esos cuidados tras el parto; antes, la ingresaron por lejanía, para evitar un alumbramiento extrahospitalario y para que su niño naciera sin problemas.

Puntos neurálgicos.

La segunda interrogante de BOHEMIA mueve a muchos en sus asientos: ¿cuáles aspectos hacen más complejo o dificultan el incremento de la natalidad en el país?

En cada grupo de discusión se registra el mayor número de respuestas, 15 personas participan incluso más de una vez. Enumeran: la superación cultural y la participación activa de la mujer en la sociedad, los problemas de vivienda, los escasos ingresos que no solventan los gastos cuando nace un niño, las dificultades con el transporte y la carencia de círculos infantiles.

La auxiliar pedagógica Damarys Maceda (42 años) enfatiza, en Alamar, que a las cubanas la Revolución les ha dado oportunidades de superación y ocupación laboral. Por participar en proyectos profesionales, acceso a cursos y a viajes –incluidas las misiones internacionalistas–, muchas posponen parir.

Quien se casa, casa quiere, destaca el habanero Fernando Arias (59 años) y licenciado en Cultura Física. Amplía que al no existir otra opción para los matrimonios jóvenes que la convivencia con padres o abuelos en un mismo hogar, muchos deciden posponer el momento de la reproducción.

Dagoberto Alfonso (41 años), agente de seguridad, cruza sus brazos y mira molesto hacia el techo. A su familia le ha afectado el cierre del central azucarero villaclareño y considera que a otras personas del lugar también, porque los ingresos salariales se resienten.

Los participantes en los dos grupos de discusión coinciden en que el país, a partir de la actualización del modelo económico, hace esfuerzos por que los mayores resultados productivos sean mejor retribuidos y que se eleve la productividad. Pero ningún salario del sector estatal –e incluso algunos del área no estatal– cubre suficientemente las necesidades de una familia cuando les nace un bebé.

Acota la villaclareña Anisleidys Ruiz (29 años), ama de casa, que las compotas normadas de la bodega no alcanzan y las de venta libre desaparecen de los mercados. Además, los precios de la malanga y el plátano para el puré de los bebitos andan por el cielo.

“Para las embarazadas sobre todo hace falta más tela antiséptica dentro del módulo de canastilla, porque en la calle un culerito de gasa comprado a particulares cuesta cinco pesos, y el pañal de tela antiséptica, que es casi un metro, vale entre 30 y 35. No hay bolsillo para comprarlos. Los niños nos están saliendo muy caros hoy día”, concluye.

Donde más golpea el transporte es en la zona rural. Los del batey del extinto central Luis Arcos Bergnes se quejan de que las madres viajan desde temprano hacia Camajuaní, a vacunar a sus hijos, y a veces pierden el viaje porque les dicen que debe existir un número determinado de pacientes para poder abrir los bulbos de las vacunas. Entonces, esperando la transportación para regresar, pasan horas a la orilla de la carretera con sus niños cargados.

El círculo infantil sigue siendo un problema sin solución desde hace años, tanto en Alamar como en el batey camajuanense. Las familias hacen malabares con sus salarios para poder pagar a cuidadores particulares (hasta 20 CUC al mes), o encomiendan los niños a las abuelas y tías, a veces ellas sin las condiciones de salud, ni conocimientos adecuados para este tipo de atención.

Soluciones por las riendas.

La pregunta de cierre consistió en las propuestas para continuar favoreciendo la natalidad. Algunas respuestas enfilan hacia soluciones estatales: mejorar el transporte y la obtención de materiales para la construcción de viviendas, incrementar en el módulo de canastilla algunas ofertas para las embarazadas que más lo requieran.

Igual, ganan espacio las iniciativas locales para paliar algunas dificultades. En el otrora batey azucarero, plantean aprovechar el potencial de profesionales de la salud existente allí y crear un puesto médico que brinde mayores prestaciones –por ejemplo la vacunación–, lo cual evitaría acudir al poblado más cercano.

En la misma zona rural, aprovechando la figura del cuidador de niños dentro de las opciones de trabajo por cuenta propia, plantean crear una casa dedicada a estas atenciones. El lugar donde se desarrolla la dinámica grupal fue antes el círculo infantil de la comunidad; hoy es un círculo social, donde labora Marielis Santos, una logopeda que se autoelige para el cambio.

Mayelín Díaz Rodríguez, miembro del secretariado provincial de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) en Villa Clara, y Yoryana Jiménez, secretaria general de la misma organización en Camajuaní, respaldan la iniciativa, y explican a Marielis los pasos legales y la vía de adiestramiento.

Los de Alamar fijan sus esperanzas en la rehabilitación de los dos círculos infantiles. Asegura Belkis Martínez, secretaria general de la FMC en el municipio de La Habana del Este, que con el uno por ciento de la contribución tributaria a los ingresos de la comunidad, el gobierno local solucionará la demanda social tan reiterada en las asambleas de la circunscripción.

Estas y otras acciones, si bien no necesariamente elevarán las cifras de la natalidad en Cuba, pueden hacer más llevadera la etapa en que las familias reciben a las cigüeñas.

¿Misión imposible?

Ariana Morales, directora de comercialización del Grupo Empresarial de la Industria Ligera (Gempil), explica que su entidad prioriza la entrega de artículos de uso infantil a entidades como el Ministerio de Educación (círculos infantiles) y el Mincin. Asegura que se cubre la demanda nacional de 140 000 módulos de canastilla anuales.

Sin embargo, hay renglones que no se producen en el país como las sillas higiénicas, los corrales y los andadores y es reducida la elaboración de las cunas, aunque hay una prioridad para los casos sociales.

Informa la entrevistada que en 2016 se intentó incorporar nuevas ofertas, pero no se llegó a concretar ese fin por razones financieras del país.

Asiente ante el comentario de los periodistas sobre la necesidad de que la ropa importada vendida en las tiendas en divisas y las confeccionadas por los trabajadores por cuenta propia, sea más adecuada a las condiciones climáticas del país, pues hoy se ofertan sábanas y conjuntos de vestir de poliéster, perjudicial para la delicada piel de los bebés.

Tiene la palabra el comercio.

El ingeniero Yosvani Pupo Otero, director de ventas minoristas del Ministerio de Comercio Interior (Mincin), reconoce que a diferencia de épocas anteriores cuando el módulo de canastilla contenía más productos, el actual no destaca por sus surtidos, dada la falta de financiamiento. Sin embargo, está asegurado para todas las embarazadas y a precios módicos.

En relación con las cunas, “no podemos cubrir la totalidad de la demanda debido a que sobrepasa la capacidad de la industria. Esta solo nos aporta 50 mil, por lo que tratamos de situarlas donde más falta hacen”, esclarece la especialista de ventas Siuris García.

En cambio, el Mincin garantiza a nivel nacional que a cada hogar donde haya una embarazada o un menor de edad, llegue una cuota de productos alimenticios normados, esencialmente en dietas de leche, cárnicos y viandas; todo subsidiado, resume Vilma Gómez, especialista del grupo de alimentos.

“Como parte de la política en función de la dinámica demográfica del país, existen perspectivas para no solo elevar la calidad de la canastilla, sino además mejorar las provisiones a la red de comercio interior con calzado, vestuario, alimentos para niños, y así rescatar la especialización dirigida a este segmento poblacional que con el tiempo se ha perdido”, subraya Pupo Otero.

LOS GASTOS DEL BEBÉ

Todo bebé cubano recibe un módulo de canastilla de 152 pesos, subsidiado por el Estado. Cada mes tiene derecho a lácteos, compotas y picadillo de res, por cerca de 11,45 pesos. Pero, en las necesidades del primer año de vida, las familias realizan cuantiosos gastos en otras compras, de las cuales solo relacionamos algunas:

  • Alrededor de 500 pesos cuesta una palangana grande. Las chicas están entre 30 y 80 pesos.
  • Las ofertas de sillitas en tiendas son pocas. Las fabrican algunos carpinteros entre 150 y 500 pesos. 
  • Los juguetes son importados. El más simple muñeco de goma pudiera costar en tiendas en divisas un equivalente de 75 pesos, o más.
  • Los pañales desechables, según la talla, cuestan entre 75 y 175 pesos el paquete.
  • De mil a mil 875 pesos, por su valor equivalente en tiendas en divisas. Más barato, si se adquiere de uso.
  • Los conjuntos textiles más baratos oscilan entre 200 y 300 pesos. Un par de zapatos de niño puede ascender a 500 pesos.
  • Las cunas, a 140 pesos, vendida para bebés en áreas montañosas y casos sociales. De distintos precios, si es de uso; y fabricada por carpinteros puede ascender a 3 mil pesos.
  • Las compotas no cubren un mes. Hay que comprar más en divisas a un precio equivalente de 10 pesos por unidad, o adquirirlas de mayor formato (40 pesos la unidad) en otros mercados. A partir de los seis meses, los purés del bebé requieren unas 30 libras de malanga mensuales (entre 210 y 300 pesos, de 7 a 10 pesos la libra).

Fuente: Precios declarados por la Dirección de ventas minoristas del Mincin, trabajadores por cuenta propia, y familias de Villa Clara y La Habana Infografía realizada por DI Ana Ibis González, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

(Tomado de la Revista Bohemia)

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Avileño.cu dijo:

    Los salarios de la mayoría del pueblo cubano están bien lejos del costo que genera un bebe, que bueno que en este artículo se hace referencia con valores monetario de algunas cosas.

  • drr dijo:

    Muy interesante el artículo, sobre todo el desglose final de precios de algunos de los gastos de un bebe, a los cuales se le pueden sumar algunos en medicamentos de esos que no tenemos en nuestras farmacias y sí en las clínicas en cuc como por ejemplo (sepol, fluibrom, aceite de hígado de bacalao) por mencionar algunos. Cierto es que son varios los gastos que generan un bebé, igualmente sigue siendo aún más cierto que ser padre es la mayor dicha que puede tener un ser humano, así adeptandose cada cual a sus posibilidades vale la pena cualqueir sacrificio que traiga consigo.

  • Protesta de Baraguá dijo:

    Y a pesar de la buena atención de salud del estado a la población cubana en sentido general pero específicamente a los bebes es bien sabido que los mejores medicamentos para el catarro por ejemplo están en farmacias en CUC y valen un ojo de la cara. La denominada “Ballena Azul” que es buenísima para prevenir las infecciones catarrales están por los cielos pero nada, es tu bebé y tienes que comprarlo de todas todas.

    • leydys dijo:

      No estoy de acuerdo con lo expresado sobre medicamentos, la salud publica en Cuba es algo de lo que no nos podemos quejar, como todos yo he pasado necesidades en los hospitales, la alimentacion, la higiene, pero los medicamentos y la atencion medica siempre han sido de primera, ademas conozco personalmente dos casos de bebes con cardiopatias severas que fueron atendidas en los mejores hospitales, incluso una de ellas viajo a Alemania donde se le realizo una operacion muy riesgosa, tuvo una estancia de una semana y no pago un solo centavo, los padres son maestros de primaria, personas humildes, la poca natalidad en Cuba se debe a otros factores, vivienda, salario, precios asequibles, y tambien una legislacion obsoleta sobre la manuntencion de los padres en caso de divorcio, pero la atencion medica y la educacion no se pueden medir con esta vara.

  • Alheli dijo:

    Muy bueno y realista el articulo. Me gradue en el año 1999; junto con otras ocho compañeras. De las tres que aun residen en Cuba, una no tuvo hijos. Las otras dos tuvieron que esperar a bien entrados los treinta para tener las condiciones minimas indispensables -vivienda y ayuda familiar del exterior- y poder formar su familia.
    Aqui mismo estamos cumpliendo mision, y tenemos hombres y mujeres de treinta y pico de años, la mayoria de los cuales no ha tenido hijos. Probablemente las mujeres no los tengan, pues tienen un compromiso de estar aqui por tres años como minimo. Es triste reconocerlo, pero ante la presion que ejerce la economia diariamente, la reproduccion esta en el fondo de las prioridades de muchas parejas.
    A los costos de la maternidad hay que sumarle los costos de crianza: un par de zapatos de minima calidad sobrepasan los 500 pesos; y una mochila para los libros, otro tanto. Al niño hay que enviarlo a la escuela con almuerzo y merienda, pues lo que dan en las escuelas generalmente esta incomible y carente por completo de nutrientes. Sumen 10 o 20 pesos diarios mas. Sin contar ropas, zapatos -que a veces son mas caros que los de los adultos. La leche, despues de los siete años, inexplicablemente y al contrario del ron a granel, no se subsidia. Para que hablar de lo que cuesta un paseo, un implemento deportivo, libros, materiales didacticos, el mas sencillo cumpleaños, una pelota o una muñeca… Se descorazona no solo el que no tiene mucha inclinacion a la maternidad sino el que quiere criar bien a sus hijos.

  • Cubano de a pie dijo:

    La baja natalidad en Cuba es un problema social y es algo que incidirá y ya está incidiendo negativamente sobre la economía. Creo que el estado cubano debía crear programas que estimulen a las personas a tener hijos, ayudar a que las parejas se decidan a procrear y garantizarle lo necesario para la crianza, no sólo la atención médica sino también otros aspectos importantes como la vivienda a los que ya tienen varios niños. Un niño necesita recursos para vivir y el poder adquisitivo en nuestro país está muy bajo, por lo que el estado debiera tener una atención especial con aquellas familias que tienen varios hijos. Digo esto porque conozco casos de familias con varios niños pequeños que viven en muy malas condiciones, si no me creen vayan a Caibarien, calle 10 casi esq 17, allí hay una familia con 5 niños que viven hace cinco años en condiciones casi de hacinamiento, en un espacio pequeño sin las condiciones necesarias para la vida y el buen desarrollo de esos niños. La natalidad está baja y Cuba se está volviendo un país envejecido, pero si no cuidamos lo que tenemos y no lo encauzamos correctamente estaremos muy mal. Este no es un asunto sólo de números y estadísticas, es también un asunto de decisiones importantes.

    Viva Cuba y el debate.

  • Roy dijo:

    Muy bueno este articulo,pero no veo que dicen, cuanto cuesta un circulo infantil……….. porque hoy en dia no son gratis…….

  • Albert dijo:

    Tengo una niña preciosa de apenas 5 meses a la cual amo y desde el primer momento se convirtió en lo mas preciado de mi vida. Pero los altos precios y los gastos asociados a un niño son muy superior a mi salario y no soy de los trabajadores que mas bajo salario recibe. Nada que hay que pensar 3 o mas veces tener el segundo ¿Como hacemos para poder frenar el envejecimiento poblacional ? En muchos países del mundo al año suceden mas fallecimiento que nacimiento y cuba no debe de estar exenta de este fenómeno.

  • ROLANDO dijo:

    Muy bueno el articulo, pienso que se debe tener en cuenta en el desglose de precios el coche, la ropa del bebé y algo muy importante la alimentación del bebé, que no es solo malagas y la alimentación de la madre en la gestación, ademas sumenle el ventilador si es verano. Pienso que también deben agregar arreglos en las viviendas para cuando se espera un bebé y muchas de las familias en cuba no poseen una habitación aceptable para tener un hijo.

  • HECHICERO dijo:

    Soy padre de 2 hermosas niñas, la vida me dio esa posibilidad, la primera planifique tenerla la segunda solo aparecio ajajaj, pero es cierto que el salario del cubano no alcanza ni para vivir una persona que trabaja desde que se le vanta a luchar el transporte para llegar al trabajo menos para mantener una familia hasta que no se haga algo al respecto podran favorecer a la mujer con subsidios al hombre al que sea que nadie quiere tener un hijo para tener necesidades y se piensa masm es valida la claración de los precios que pusieron

  • VILLACLAREÑA dijo:

    Todo esta muy bonito y es cierto que esa es la mayor alegria que puede recibir un matrimonio, es cierto que garantizan … esencialmente dietas de leche, cárnicos y viandas; todo subsidiado… donde es eso es cierto que llega la leche en polvo, pero la carne que necesita la embarazada en este periodo que tan necesario es pues es para que el bebe nazca sano y fuerte y que la misma mantenga su hemoglobina como debe estar no se cumple pues lo que estan dando es pollo y ese no sube hemoglobina, ademas eso de que dan cuotas de viandas subsidiadas donde es eso pues no lo he visto nunca, la verdad es que se hace muy dificil la compra de la canastilla antes te daban jueguitos dobles en la canastilla o te daban la posibilidad de comprarlos a un precio modico, pero ahora hay que ir a morir a los particulares y los precios ni hablar

  • figaro dijo:

    Esto mas bien debía de ser una tesis para los “DESISORES”

  • manolito1386 dijo:

    Suerte y Felicitaciones a los que tengan familias con algún tipo de ayuda, acá ay generaciones condenadas donde es una locura tener un hijo, nunca entenderé un país con una taza tan alta de envejecimiento y el estado fajado con las cuentas mientras pasa el tiempo y nos quedamos vacíos, a donde van los millones , porque no mejora la vida de los jóvenes e incentivar nacimientos , estoy de acuerdo ciertas cosas caras pero lo básico para un niño debe estar a mano y no costar lo que uno tiene y lo que tendrá en próximos años , debemos tomar medidas es muy necesario el tema Economía , Casa , Alimentación para los jóvenes, los no tan jóvenes ya vamos perdiendo el juego pero los que vienen detrás deben vivir mejor y tener una vida más digna un hijo no es un Tv Pantalla plana ni un cel. es la necesidad y la continuidad tanto de la familia como de la vida el gobierno debería proyectarse y aflojar todo lo que tenga que ver con ello, en mi caso estoy casado legalmente, a media hacer mi casa, dando bandazos muy decepcionado por tanto que oigo y veo pero el resultado es el mismo y seguimos estancados , me calma algo saber que no soy solo pero me desespera que no se haga nada y las medidas sean insuficientes ………………
    PD: Por cierto, si fuera ministro o algo así y viera esos numeritos del final del texto me diera vergüenza y pena, es un bochorno que el costo de traer una vida sea tan alto, a donde vamos a parar………

    • kikyo dijo:

      Totalmente de acuerdo.
      Si tan solo las autoridades competentes se tomaran un momento para leer las opiniones de la población y se lo restaran al que destinan para inventar trabas, burocratismos y formas de aguarnos la vida, una Cuba mejor sería posible.
      Hoy muchos jóvenes, no es que esperen a superarse para tener hijos, esperan a emigrar para tenerlos en otro país. El Estado debería de ponerse a, al menos intentar, lograr facilitar las condiciones indispensables para el aumento de la natalidad. Mis felicitaciones al Sistema de Salud cubano, ellos ya están haciendo su parte y lo pude comprobar personalmente en la gestación de mi hija y la atención que se le ha dado a la misma desde que nació. Otros organismos deberían de tomar el ejemplo del sector de la salud, de lo contrario nunca revertiremos la situación en la que vivimos.

  • Job69 dijo:

    Más de los mismos problemas, menos de las mismas soluciones.

    • Seraph Oathkeeper dijo:

      De cierto está dicho!!! siempre se muestran los problemas viejos, pero la solución al parecer no ha nacido… quizás en algunos años mejore la natalidad, pero claro primero deben morir los problemas y nacer las soluciones de estos…. eso parece.

  • daya dijo:

    El reportaje está muy bien realizado, sobre todo la parte final. Pero quisiera agregarle al artículo que otros de los problemas que hoy están afectando la natalidad en Cuba es la irresponsabilidad de los padres para con los hijos.
    ¿ Qué madre puede mantener a un hijo con 50 pesos que el padre le da mensual o 100 en el mejor de los casos?

  • Daniela dijo:

    Cada vez que veo un escrito sobre este tema me dan ganas hasta de llorar me siento a mis 33 años y con un niño de 6 años deprimida y reprimida porque si, me gustaria tener otro bebe, pero como, si vivo en un apartamento de 1 cuarto y en estos día donde mi hijo se encuentra de vacaciones debo traerlo a mi trabajo pues no tengo quien me lo cuide las escuelas cierran ya casi en junio y teoricamente no debe de ser asi pero ya te incinuan que te lo lleves por otra parte un trabajador puede descansar 30 dias al año pero en un centro de trabajo donde todos queremos salir no te dejan pues hay otros compañeros que necesitan descansar, si pides una licencia no te la dan pues no es motivo no tener quien te cuide tu hijo entonces uno no piensa ya en los primeros años hay que pensar en el futuro.

  • Gretter Lisset dijo:

    Excelente artículo, sobre todo porque refleja la realidad del por qué no podemos tener más de 1 bebé o 2, en mi caso, aunque es mi anhelo tener otro porque ya tengo uno, jamás estaría al alcance de semejantes necesidades para dicho bebé, señores, es una realidad que las mujeres cubanas no desean embarazarse por la economía, yo no puedo, no me alcanza ni para el que tengo, cuando en un mes me le da una crisis de asma y tengo por obligación que comprarle juguitos en la (shoping) debo hasta 2 meses de mi salario y me quedo con una mano delante y otra detrás, eso es solo un ejemplo.

  • vox (ppCARLITOS) dijo:

    Con todo el horror que provoca la insatisfacción económica a la hora de tener un hijo aún así es una maravilla y un placer tenerlo. A pesar de no tener el techo propio, de que no me alcance el salario, de que tenga que inventar, reinventar, resolver, hacer de tripas corazón, aún así, aún así, cuando se tiene se le quiere y se mantiene tan solo por amor.

    Ahí faltaron más gastos: leche en polvo, la malanga, el pollo, carne de res (Buena para mucho, cara y peligrosa), ropa, más ropa, calzado, más calzado, y muchos más hasta hacerlos medio independientes.

  • Seraph Oathkeeper dijo:

    Otro dato muy triste es que la esterilización es uno de los 5 métodos anticonseptivos más utilizados en este país…. es triste, alarmante y peligroso para la economía de un país donde la esterilización es utilizada como anticonseptivo y como muchos recurren al acto del aborto con el mismo objetivo… ya la tasa de utilización de este método es muy elevada y a veces las esterilizaciones son involuntarias por los riesgos de un aborto…. en fin solo nos queda ser optimistas en cuanto a la mejora aunque la realidad nos muestre lo opuesto…

  • KJI dijo:

    Esta situación de la natalidad forma parte de las preocupaciones del estado y se está ocupando…pero…ya no se piensa igual, métanselo en la cabeza. La responsabilidad de darle hijos a la tierra siempre ha sido una tarea de pobres. Mientras los ricos, los que tenían casas, dinero, salud, etc, tenían uno o dos hijos, los pobres se aparecían con 5, 10, 15…n hijos y ahí estaba la mano de obra barata y segura…Llegó la Revolución, el pueblo se educó en todos los aspectos, aprendió a planificar su familia.
    Si a esto le sumas la emancipación de la mujer (ya no es la sumisa ama de casa), el aumento de los precios de todos los insumos (por el recrudecimiento del bloqueo)
    Cuál es el resultado, la realentización de la natalidad, su detención y por último, su retroceso.
    De momento, el que tenga las condiciones creadas o la decisión, aunque no tenga todas las condiciones, que tenga sus crías que siempre son una bendición de la naturaleza.
    No hay recetas universales para esta situación

  • Olguita dijo:

    Y que me dicen de la falta de vivienda, de los problemas económicos que está atravesando el cubano, quien se atreve a tener un niño, tiene que pensarlo muy bien.

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Caridad Carrobello

Caridad Carrobello

Periodista especializada en temas económicos. Trabaja en la Revista Bohemia y es profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también