Inicio » Cultura  »

Ochosi entre los yorubas

Publicado en: NosOtros
En este artículo: Antropología, Cuba, Cultura, Ochosi, Religión
21 enero 2010 | 11

ochosiEl oricha mayor Ochosi, hijo de Yemayá y guerrero poderoso, es el dios de la caza y de la cárcel. Dueño del arco, la flecha y la cacería en “los montes de la vida”, es un experto explorador y un rastreador insuperable. Cazador inveterado, hábil pescador, clarividente adivino y hechicero, protege al fugitivo y alimenta al hambriento. Conocedor de todos los pájaros, su  predilecto es el loro, al que mima; diestro en el manejo de todos los palos, bejucos, árboles, plantas y hojas, mantiene una estrecha relación con médicos y sanadores.

Las ceremonias dedicadas a Ochosi suelen hacerse en la mañana, al aire libre, pues su casa es el monte y ama la libertad; aunque, según religiosos de respetable criterio, también tiene la cárcel por morada. Curtido por el sol y el viento, viste un gorro de piel de tigre o leopardo y lleva sobre su espalda un carcaj de idéntico material. Sus atributos y herramientas son tres arcos, tres flechas largas y tres cortas, tres lanzas, un machete, cuatro escudos, dos perros, dos pulseras de metal retorcido, instrumentos relativos a la caza y piezas alegóricas, como tarros de venado y trofeos de cacería. Dicen unos dicen que sus tonos son el lila oscuro, el verde y el negro, en tanto otros aseguran que son suyos el color ámbar y el azul oscuro. Su número es el tres y habla en el Diloggún por el dos.

Las ofrendas que se le hacen -legumbres, yuca, pescado, chivo, gallo, codorniz, tabaco en todas sus modalidades: seco, verde o en flor-  han de colocarse sobre una mesa cubierta por un mantel de color azul y coral, adornada con pieles de animales.

En los wemileres, Ochosi baila con Ochún. Cuando posee a uno de sus hijos, su danza es muy rica y elástica, y representa los movimientos del cazador.

Sincretizado en la religión católica con San Norberto, cuando se piensa en Ochosi es imposible dejar de evocar la rica mitología universal en la que los dioses de la caza tienen invariablemente un lugar estable y bien conquistado: Artemisa entre los griegos, Diana entre los romanos, Artume entre los etruscos, Ochosi entre los yorubas y los cubanos.

La falta de Ochosi

Cuenta Ana María que, cierta vez, Olofi andaba en busca de su pájaro predilecto, el extraño y maravilloso chambergue. Quien lo encontrara sería premiado con la mano de su hija. Ochosi, el más hábil de los cazadores, hizo presa de él y, con sumo cuidado, lo guardó en un saco junto a otras aves que llevaría como regalo adicional a la hija del soberano.

Una vez ante Olofi, le entregó el saco, pero ¡ay! cuando el Supremo lo abrió, descubrió que el chambergue había desaparecido.

Ochosi no salía de su estupor, pues tenía la plena seguridad de haber guardado el ave maravillosa en el saco. El dios montó en có1era y decidió castigar al culpable. Trepó a la montaña y allí puso en tensión su arco infalible. La flecha cruzó el aire y se perdió de vista. Yemayá, que estaba en el mercado haciendo unas compras, fue atravesada por ella.

“Después de eso -concluye Ana María-, a Ochosi nunca lo abandona un terrible sentimiento de culpa”.

Berta nos ofrece una versión un tanto diferente y más prolija de este mismo patakí que relata “la falta irreparable de Ochosi”. Según narra, Ochosi era un cazador infatigable, pero su vida era dura, muy dura. No tenía un techo donde guarecerse, ni ratos de ocio y disfrute. Obligado por la necesidad, acudió a Olofi y éste prometió ayudarlo:

- Te daré una casa y llevarás una vida más placentera, pero, en pago, habrás de hacer ebó (un sacrificio) y traerme ciento una palomas (o codornices, duda Bárbara).

Olofi cumplió su palabra y Ochosi, diestro entre diestros, reunió las palomas. Una por una fue contándolas y colocándolas dentro de un saco.

Su madre, que había estado observando sus trajines, aprovechó una ausencia suya para satisfacer su curiosidad. Abrió el saco y, sin atinar a cerrarlo a tiempo, dejó escapar una de las palomas. La recuperó en breve pero, en el momento de guardarla, hizo aparición Ochosi; y ella, confundida, escondió el ave entre sus senos.

Ochosi se dirigió con el saco a palacio. Al abrirlo Olofi y contar las palomas, reparó en que faltaba una.

-¡Me has engañado!- le dijo indignado- ¡No has cumplido tu palabra!

Aturdido, Ochosi intentó defenderse, pero nada pudo hacer. Fue precisamente en ese momento que exclamó:

- Lanzaré al aire una flecha, y si hay justicia en el mundo, esa flecha atravesará a quien robó la paloma.

Así hizo y se retiró.

Al llegar a casa, encontró a su madre tendida en el suelo. La flecha había atravesado la blusa, la paloma y su corazón.

A Ochosi le quedó un gran remordimiento para toda su vida.

“Yemayá es la madre de Ochosi -acota Berta-, de eso no hay dudas. Pero no puedo asegurar que, en este patakí, sea precisamente ella su madre.”

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ernesto Prieto dijo:

    Ochosi es uno de los guerreros de la santería, su presentación sin los otros tres guerreros no es comprensible. El patakí presentado es una muestra de que la voluntad divina entre los yorubas es una fuerza extraordinaria.

  • Paquita dijo:

    Ahora es que veo esto, pensé que no había salido. Me alegra que a Ochosi se le dé el lugar que le corresponde, que no es reconocido siempre.

  • ERIC DIAZ dijo:

    TIENEN MUY BUENA PROYECCIÒN Y OJALA NO SE PIERDA EL SENTIDO CON EL TIEMPO PARA NO SEDERLE TERRENO ENTRE LA IGNORANCIA Y LA NECESIDAD DE MUCHOS A OPORTUNISTAS QUE ATROPELLAN LA ESENCIA DE ESTA RELIGIÒN QUE NO ES OTRA QUE LA HUMULDAD Y LA SENCILLES. POR FAVOR SERIA BUENO TENER LA DISPONIBILIDAD DE UN BUEN DICIONARIO POR EJEMPLO DE MARTINEZ FURE

  • Ana Ester dijo:

    YO TAMBIÉN PENSÉ QUE NO HABÍAN PUBLICADO A NOSOSTROS. CREÍ QUE OCHOSI TENÍA QUE VER CON LA CURANDERÍA TAMBIÉN. TAL VEZ ALGUIEN ME PUEDA ACLARAR. LA VERDAD ES QUE A MI ME HAN DICHO QUE TODOS LOS ORICHAS TIENEN QUE VER CON LAS CURACIONES, POR ESO SON ORICHAS Y SON SANTOS.

  • Gabriel de Acosta dijo:

    Hola:
    Se debe decir de Ochosi todo lo bueno, Ochosi es un santo guerrero que habla en el dilogún por el 2 Eyioko. Ahora bien, Ochosi sin Inle no es Ochosi y por eso los iniciados en este Orishá deben coronarse sosteniendo a Inle en las manos, por un pacto hecho previamente, Ochosi también habla por 75 Oddí Ché que fue donde se supone deviene el pacto entre estas deidades Ochosi-Inle.
    Ochosi es un hombre justo y es la misma justicia personificada, señalo además que el mero hecho de hacerle un aofrenda (addimú) no quiere decir que nos libre de lo mal hecho, si asesinamos o cometemos falta grave, no nos queda más que pedir a Ochosi la ayuda y fortaleza necesaria para enfrentar la ley y pagar por nuestro delito.
    He valorado el comentario y me complace que se dedique un espacio a la cultura. Además del Diccionario de Martínez Furé, se pueden citar los txtos de Lidya Cabrera, mi abbure y maestra Natalia Bolívar Aróstegui en su libro “Los Orishas en Cuba”, los textos del desaparecido Nicolás Valentín Angarica “Manual del Orihaté”, así como muchos documentos del Dr. José Roque de la Nuez hijo de Obbatalá y que Ibbaé. Si se habla de Ochosi hay que hablar de Ozain, Elleguá, Oggún e Inle.
    En regla de palo Ochosi se asocia con “Cabo Ronda”, “Lufo Kuyu” y “Watariamba”.
    A ochosi también se le pone Iruke (Cola de caballo) con el mango forrado de caracoles y cuentas lila, azul y ámbar.
    Creo que se pasó también el decir que el animal preferido de Ochosi es el Agbani (venado) y tiene su forma específica de elaborar.
    Yemayá es madre de Ochosi, pero no es el nombre de Ochosi el que cambia, sino el de Yemayá que en este caso es Yemayá Ibú Iña, es una Yemayá avariciosa y arrogante, es madre de todos los Ochosi y en este avatar también de Inle, los Ararás la nombran como Menaní o Meñañi o Meñani.
    Espero sirva mi modesta constribución para arrojar luz a este gesto tan bonito que han hecho

    Gabriel de Acosta.
    Pintor muralista
    Escritor
    Investigador sobre África
    Especialista en Neonatólogía
    Orihaté y Miembro de la Asosiación Yorua de Cuba
    e-mail: csamon@infomed.sld.cu

  • Norberto Alvarez dijo:

    Ana Ester, sí yo también creo que los orichas todos tienen alguna capacidad para ayudar con la salud aunque sus características particulares vayan por caminos diferentes. Los mayores dicen que los santos están para ayudar en todas las situaciones de la vida de las personas. Por ahí creo que va lo que usted dice.
    también busco aclaración.

  • Norberto Alvarez dijo:

    De todas maneras estoy de acuerdo con ellos cumplen diferentes funciones en el panteón, pues para que se cubran todos los reclamos de los humanos la diversidad tiene que existir. Eso creo es aparte. este punto quisiera me lo aclararan por favor.

  • Evaristo dijo:

    Hay orichas que constituyen todo un misterio. Ochosi es uno de ellos. Es un oricha desarrollado, no es la naturaleza, sino las fuerzas sociales. Es cazador, no simple trueno o centella. Algún día habrá que profundizar en él.

  • Miguel fonseca dijo:

    Oshosi u Oshossi (Ochosi) es un Osha del grupo de Orisha Oddé, comúnmente llamados Los Guerreros. Este grupo lo conforman Eleguá, Oggún, Oshosi y Osun. Es uno de los primero Orishas y Osha que recibe cualquier individuo. Orisha cazador por excelencia. Se relaciona con la cárcel, la justicia y con los perseguidos. Es el pensamiento que es capaz de trasladarse a cualquier sitio o a cualquier tiempo y capturar o coger algo. Está simbolizado por las armas a partir del arco y la flecha y está relacionado especialmente con Oggún. Se le considera mago y brujo. Su nombre proviene del Yoruba Osóssí (Osó: brujo Sísé: hacer trabajo Sí: para), literalmente “El que trabaja con brujería”. Fue rey de Ketu. Oshosi vive con Oggun, salvo que se reciba como Orisha Olorí, es decir que se asiente o se separa de Oggun cuando recibe la mano de caracoles y su eleke por Itá. Dueño del monte y de la caza, su otá (piedra) se recoge allí.

    El número de Ochosi es el 3 y sus múltiplos. Su color es el azul y sus collares se confeccionan de cuentas azul y coral alternadas o en otros casos de 7 azules y 7 amarillas. En el sincretismo se compara con San Norberto (6 de Junio). Se saluda ¡Oshosi Odde Mata !

    Familia de Oshosi.
    ________________________________________
    En Nigeria se le considera hijo de Oduduwa (Oddua). En Cuba a Ochosi lo sitúan como hijo de Obbatala y Yemú o Yembó. Esposo de Oshun con quien tuvo a Logun Ede.

    Diloggún en Oshosi.
    ________________________________________
    Oshosi habla por Ellioko (2).

    Objetos de poder de Oshosi.
    ________________________________________
    Los objetos de poder de Oshosi son un arco, una flecha y una jaula.

    Herramientas de Oshosi.
    ________________________________________

    El receptáculo de Oshosi es un freidor, sus atributos son las lanzas, flechas, arcos, trampas, rifle, dos perros de metal, un saco de piel de animal, un sombrero de piel, pólvora, atributos de pesca, trofeos de caza, tarros de venado, un tridente en forma de flecha grande, tres acofá, un espejito, un maja, espada, machete, cuchillo, una paloma, un pájaro, etc.

    Ofrendas a Oshosi.
    ________________________________________
    A Ochosi se le ofrenda alpiste, mijo, ñame, aguardiente, anís, tabaco, pájaros cazados, mandioca (yuca) y legumbres. Se le inmolan chivos, gallos, codorniz, pollo, venado, paloma, gallinas de guinea, jutías, etc. Algunos de sus ewes son la caña santa, pata de gallina, adormidera, romerillo, siempreviva, anamú, albahaca, rompesaragüey, atiponlá, peregún, peonía, verdolaga, aguacate, guayaba, Ceiba, álamo, algarrobo, almácigo, maravilla, pendejera, higuereta, galán de noche, ciruela, etc.

    Trajes de Oshosi.
    ________________________________________
    Oshosi se viste en una combinación de Elegguá y Oggún. Los colores son lila o púrpura claro. Su gorro y el bolso sobre su hombro están hechos de piel de tigre. Oshosi siempre lleva un arco y una flecha.

    Bailes de Oshosi.
    ________________________________________
    Cuando Oshosi baja, la persona baila siempre simulando estar disparando una flecha con un arco.

    Coronar Oshosi. Kari-Osha.
    ________________________________________
    Para coronar Oshosi debe haber recibido antes a los Orishas guerreros. Luego durante la coronación se deben recibir los siguientes Oshas y Orishas. Oshosi, Elegguá, Oggún, Obbatalá, Oke, Yemayá, Shangó, Ogué, Oshún y Oyá.

  • Miguel fonseca dijo:

    Oshosi u Oshossi (Ochosi) es un Osha del grupo de Orisha Oddé, comúnmente llamados Los Guerreros. Este grupo lo conforman Eleguá, Oggún, Oshosi y Osun. Es uno de los primero Orishas y Osha que recibe cualquier individuo. Orisha cazador por excelencia. Se relaciona con la cárcel, la justicia y con los perseguidos. Es el pensamiento que es capaz de trasladarse a cualquier sitio o a cualquier tiempo y capturar o coger algo. Está simbolizado por las armas a partir del arco y la flecha y está relacionado especialmente con Oggún. Se le considera mago y brujo. Su nombre proviene del Yoruba Osóssí (Osó: brujo Sísé: hacer trabajo Sí: para), literalmente “El que trabaja con brujería”. Fue rey de Ketu. Oshosi vive con Oggun, salvo que se reciba como Orisha Olorí, es decir que se asiente o se separa de Oggun cuando recibe la mano de caracoles y su eleke por Itá. Dueño del monte y de la caza, su otá (piedra) se recoge allí.

    El número de Ochosi es el 3 y sus múltiplos. Su color es el azul y sus collares se confeccionan de cuentas azul y coral alternadas o en otros casos de 7 azules y 7 amarillas. En el sincretismo se compara con San Norberto (6 de Junio). Se saluda ¡Oshosi Odde Mata !

  • DEYA dijo:

    BUENAS NECESITO SABES DE UN LIBRO QUE SU AUTOR ES ANDRES OSHOSI X FAVORRRRR SIP ALQUIEN SABES DE ESTES AUTOR XFAVOR DECIRME

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también