Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Bielorrusia, los entresijos

| 35 |

Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, ejerce su derecho al voto. Foto: Sputnik.

Dos caminos emergen ante Bielorrusia, sumergida en un conflicto de ecuaciones sospechosas. Tienen probabilidades de triunfo aquellos deseosos de emigrar hacia un capitalismo más agresivo. En proporciones difíciles de medir, tampoco se descarta la prevalencia de quienes desean mantener un modelo de desarrollo que aportó en los últimos 25 años, estabilidad y avances económicos palpables a escala de nación o de los más comunes bolsillos.

Tras su independencia en los 90, Belarús, bajo mandato de Alexander Lukachenko, mantuvo casi intactos varios mecanismos organizativos y estructuras de importancia de la etapa soviética. Entre las principales, está mantener bajo conducción del estado los principales activos nacionales. La gratuidad de servicios básicos fue parte de los factores predominantes, en contraste con la pérdida de tan estimables ejercicios, en repúblicas colindantes.

El esquema transitado no careció de espacios para la actividad privada. Solo se mantuvo la preeminencia de las estatales. Esa praxis no impidió crecimientos de cierta importancia (entre el 6% y sobre el 10%) durante bastante tiempo. Luego no se trata de una sociedad con altas tasas de desempleo, en la miseria, o desprotegidas, ni carente de atenciones político-sociales.

Pero fue un escenario siempre sometido  presiones externas. Occidente procurando influir o cambiar la experiencia bielorrusa -a veces con relativo éxito, al menos aparente- y sectores internos inconformes apoyando ese empuje exterior o empeñados en cambiar una política por su contraria. No lo dicen con claridad aún, pero desearían un modelo socioeconómico contrapuesto, de corte neoliberal por ejemplo, con la consabida venta de industrias y otros recursos al mejor postor, sobre todo extranjeros.

¿Cómo se explica la masividad de las protestas actuales?  La administración Lukachenko mantuvo niveles de desenvolvimiento general apropiados para la población, pero se le achaca haber descuidado el fenómeno Covid-19. La elevada cifra de contagiados y sus efectos en todos los órdenes, particularmente en la economía, permiten que muchos se sumen a una tendencia que, en lo fundamental, no comparten.

Como en procesos parecidos, hay gente que sabe muy bien qué desea y otros algo confusos y los suficientemente disgustados como para no percatarse del empleo de símbolos como las banderas ¿de dónde habrán sacado tantas en tan corto tiempo? que se están utilizando en las manifestaciones actuales. Las mismas usadas por las fuerzas hostiles a la revolución bolchevique, retomadas después por quienes apoyaron a los nazis durante la invasión hitleriana.

Pandemia y crisis económica reúne combustible suficiente para alterar sensibilidades y  el orden, máxime si la impaciencia es alimentada con factores ideológicos furtivos, pero de experimentado uso. La falta de imaginación para procurar o esconder actos impugnables hace que se parezcan tanto los hechos pasados y actuales como para dudar de su veracidad. El drama bielorruso es, de momento, la última peripecia de una hipotética sublevación popular por la “libertad”. Pero  se parece tanto al golpe en Bolivia, que repugna. Sería más dable creer en la autenticidad de las protestas postelectorales ocurridas en Bielorrusia si no fueran tan semejantes a sus antecesoras en el espacio postsoviético. Dígase Georgia o Ucrania antes de esta.

Sin duda, en cualquier país no toda la población concuerda con su gobierno. El presidente bielorruso admitió en un mitin con obreros fabriles que conoce la existencia de personas insatisfechas y se compromete a resolver aquello en lo cual se ha fallado. “¿Quieren un cambio? ¡¿Qué, vamos a cambiar?! ¿Quieren reformas? Díganme cuáles, ¡empezaremos mañana!, formuló Lukachenko en uno de los encuentros con trabajadores. Siempre habrá inconformes, oponentes, o, como parece ser el caso, fuerzas empeñadas en apoderarse de la jefatura del país basados en intereses o voluntades propias o al servicio de ajenos. Las dos posibilidades, parece, van unidas y conjuradas con la normal etapa que se vive en el mundo.

Por el modo en que se expresan varios componentes  de fuera o dentro, uno de los grandes objetivos alojados en los actuales sucesos, sería el plan de crear un cordón sanitario entre el Báltico y el Mar Negro. Es decir, un blindaje para países occidentales que tendrían una avanzada en su favor con el corredor de Suwalki, franja de territorio (96 Km.) en las inmediaciones de Lituania y Polonia.

¿Qué significa ese espacio geográfico? Ante todo, es de gran valor estratégico por tratarse de la única vía de comunicación terrestre entre los países bálticos y el resto de Europa. Un punto toca Kaliningrado, enclave en los límites más occidentales de Rusia y una de las razones para la movilización del ejército bielorruso hacia esa área y, como se aprecia, en una u otra medida, coacciona a Minsk y por extensión a Moscú.

“Bajo pretexto de una mítica amenaza rusa, la OTAN está aumentando su presencia en Europa del Este y militarizando la región del mar Negro, e intensificando sus actividades de reconocimiento a lo largo de las fronteras rusas”. El criterio pertenece al el experto militar estadounidense Lyle J. Goldstein cuando advirtió sobre el peligro de una confrontación militar entre EE.UU. y Rusia, particularmente en torno al mar Negro, sobre el cual sobrevuelan cazas de combate y aviones espías del Pentágono, con indeseable e injustificada frecuencia.

La denuncia  de Lukachenko sobre el peso y el apoyo externo del conflicto no es una simple evasiva ni manía persecutoria.  De acuerdo con los manuales de Gene Sharp, teórico norteamericano  de cuyas instrucciones se sirvieron las llamadas revolución de colores, y algunas primaveras árabes, establece el uso de esferas organizadas de la sociedad (estudiantiles, laborales, religiosas) para desafiar la autoridad del gobierno que se desea derrocar.

Un recurso, entre los más interpuestos, es poner en tela de juicio un resultado electoral y valerse de ese subterfugio para crear un estado de ánimo colectivo al cual los más interesados arrastran a inconformes desprevenidos o díscolos involucrados. El precepto se usó en varios momentos e intensidad (Yugoslavia, Georgia, Ucrania) y tiene dos expresiones recientes en Latinoamérica de imposible olvido. La conspiración contra Evo Morales con infundadas acusaciones de plagio en los comicios, sin pruebas, pero con apoyo externo evidentísimo. La falsedad se corroboró por organismos internaciones, pero ya tarde.

De forma similar se actuó con Venezuela (se pretende repetir otro tanto allí con las legislativas de diciembre)  pero con la peculiaridad de –ante el fracaso de anteriores ardides - haber echado mano de un presidente espurio reconocido con excesiva velocidad por norteamericanos y europeos. Nada causal que los complotados en Bielorrusia insten a que se haga como entonces,  entregándole un poder  paralelo a Svetlana Tajinovskaya, la oponente electoral, radicada en Lituania,  apenas desatado el destructor órdago en su país. Ni ella ni quienes la secundan pueden ocultar los antecedentes  pro occidentales que les tipifican. Es de suponer entonces que no estamos ante patriotismo o pasión por la democracia. Los citados eventos y sus cultores, por supuesto, no son idénticos en cada caso. Solo se parecen demasiado.

Algunos politólogos y críticos habituales de Lukashenko, le acusan de coquetear con el gobierno norteamericano al cual denuncia ahora como instigador esencial de los actuales acontecimientos. “Estados Unidos lo planea y lo dirige todo y los europeos le siguen el juego”, planteó en un contacto  con trabajadores de una cooperativa agrícola. En la última etapa el secretario de estado Mike Pompeo visitó Minsk ofertando todo el petróleo que necesite Belarus y una posible rebaja de sanciones. El clásico divide y vencerás, en ese caso empleado para alejar a Rusia  de Minsk, antes de que se ejecute una alianza integradora de ambos sujeta a estudio.

No son los únicos antecedentes destacados de antemano. Las autoridades rusas alertaron sobre el empeño manifiesto para sacar a Bielorrusia de los pactos y asociaciones vinculados al desarrollo o la seguridad regional. Sería un objetivo más para la desestabilización en marcha e ingrediente añadido en busca de nutrir concepto como el de la “amenaza rusa”, recurso tras el cual se esconde el despliegue de contingentes armados y vehículos de combate de la OTAN en naciones bálticas fronterizas, para,  como dijera el canciller ruso, Serguei Lavrov, mantener en constante alerta y desgaste a Rusia, con provocaciones y amenazas, freno para su destacada proyección internacional.

Ante los actuales sucesos, Vladimir Putin advirtió lo improcedente de las intromisiones extranjeras en Bielorrusia y la presión contra el presidente de ese país tomando de excusa las elecciones del 8 de agosto. En conversaciones telefónicas con Enmanuel Macron y Ángela Merkel  ha dicho a los jefes de estado francés y de Alemania que “es inadmisible cualquier intento de injerencia” tendente a una “mayor agudización de la crisis”.

Entre Moscú y Minsk existe un acuerdo militar de defensa mutua.  Que Moscú sea un objetivo nada secundario, es creíble, se evidencia en el cerco ofensivo montado en torno a las fronteras de la Federación hace años, convirtiendo en miembros de la OTAN a antiguos afilados al Pacto de Varsovia, y llevando hasta los límites del territorio ruso bases norteamericanas de diverso linaje militar.

Ese comprometido ángulo del asunto  tiene que ver con el despliegue misiles de mediano alcance en Alemania, Polonia y Rumanía por parte de EE.UU. y el propósito de hacer lo mismo en suelo de Ucrania, cuando, encima, se decidió el traslado de una importante cantidad de efectivos norteamericanos desde las bases germanas hacia las polacas, donde la administración ultraconservadora en el poder, mantiene hostilidad permanente nada oculta, hacia Rusia y la misma Bielorrusia.

Nadie sabe dónde desembocará este conflicto generosamente alimentado por ajenos. Hasta el momento, ninguno de los procesos provenientes de experimentos anteriores logró descollar como ejemplo inverso al mal que se dijo conjurar. Luego al pairo se queda el grave dilema.

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose A.Garcia dijo:

    Elsa hay dos cosas que no entiendo: 1- Porqué Lukashenko fue a pedirle petróleo a los yanquis. Tanto que tiene Rusia. 2- Como decir que fue fraude unas elecciones que ganó Lukashenko con el 80%?

  • Fernando Perdomo dijo:

    Como siempre el análisis de Elsa Claro expone y explica los hechos de forma certera y comprensible, en tanto se trata de un escenario complejo. Solo aclarar que Angela Merkel no es la Jefa de Estado de Alemania, sino su jefa de gobierno.

  • AlejandroJCG dijo:

    El imperialismo USA y de Europa jamas han renunciado a ocupar Rusia para disponer de sus enormes recursos energeticos y naturales de todo tipo. Frustrados en el intento de tomar Krimea y derrotar a Al Assad para tomar posesion de Siria y cerrar la base rusa en Tartus, la OTAN pretende ahora amenazar a Rusia desde Belarus. Es ese el verdadero objetivo del imperialismo, se aprovecha de dificultades internas de Belarus para desestabilizar su gobierno y sus relaciones con Rusia. Las mismas dificultades (aun mayores) tienen USA, Francia, Alemania donde como consecuencia de Covid19 Han muerto cientos y decenas de miles de personas, sus economias Han registrado nivekes de desempleo y caida de PIB records para Este siglo, la poblacion muestra su descontento y rechazo a la gestion de gobierno Los cuales desviar su atencion a Las elecciones de Belarus.

  • Jose R Oro dijo:

    Me parece un muy buen artículo de la destacada intelectual cubana Elsa Claro. Para mí es evidente que esta crisis está organizada y sustentada económicamente desde el extranjero, con el mismo guion que se usó en Ucrania y en el Cáucaso. El uso de las banderas del poder blanco y de los colaboradores con los nazis es muy doloroso, por no decir asqueante. ¡Divide y vencerás! Y que aislar a Rusia, incrementar los peligros estratégicos contra ella y obligarla a tener mayores gastos militares para su defensa de hecho debilitando su crecimiento económico y social, es uno de los criminales objetivos de esta nueva agresión imperialista, que dudas pueden caber. Creo que Rusia debe apoyar a Lukashenko en este momento de crisis. A diferencia de Bolivia, Lukashenko controla las fuerzas armadas y de seguridad, lo que es críticamente importante.
    Algo sin embargo quiero comentar. Los resultados de las elecciones fueron: el presidente Alexander Lukashenko obtuvo un 80,23 por ciento, mientras la principal candidata opositora, Svetlana Tijanovskaya (que de tranquila, apacible o silenciosa no tiene un pelo), obtuvo un pobrísimo 9,9 puntos porcentuales. ¿Dónde está el 80% que votó por Lukashenko? Para poner una comparación, la nueva Constitución de Cuba, con un apoyo aplastante del pueblo fue ratificada por el 73,3% del padrón electoral.
    No puedo concebir como un candidato recibe un 80.23% de los votos y acto seguido se producen manifestaciones cuantiosas, que evidentemente estaban programadas y con una gran logística de antemano por los Estados Unidos y la OTAN, en especial Polonia y Lituania. ¿Dónde están los partidarios de Lukashenko?
    Esta pregunta salta a la vista y no creo que se discute en el artículo, que estas manifestaciones se producen no como en Bolivia en una votación que ganó muy legítimamente el gran Evo Morales, pero por un margen relativamente estrecho y sin alcanzar una mayoría de mas del 50%. ¡Se ganó por un 80.23% en Belarus! La población bielorrusa no es ultranacionalista ni anti -rusa como en Ucrania o el Cáucaso. No es solo que haya una conspiración y una desestabilización por parte de los Estados Unidos y la OTAN, sino el que se haya producido una respuesta popular masiva a favor de esa conspiración enemiga. ¿Por qué?
    En Cuba han existido muchísimas, muchísisimas mas agresiones, Radio y TV Martí, financiamiento durante décadas y décadas de variopintos grupos contrarrevolucionarios, brutal terrorismo, Avionetas de seudo Hermanos a un falso Rescate, un Bloqueo salvaje y criminal que es en realidad una despiadada guerra económica. Pero nadie ha salido (me refiero en gran orden de magnitud) a la calle con símbolos enemigos.
    Denunciemos la conspiración imperialista contra el hermano pueblo bielorruso, últimamente dirigida contra Rusia y que puede desencadenar un guerra mundial, porque Rusia no va a permitir a la OTAN instalada a media hora de Smolensk y a cinco horas de Moscú en un Lada, ni poner en peligro la Región de Kaliningrado, que es un supremamente importante eslabón de la defensa de Rusia.
    Pero analicemos la totalidad de los problemas no solo una parte de ellos, aunque sea la mas importante.
    ¡Manos fuera de Belarus! ¡Apoyemos al legítimo gobierno de Lukashenko!

    • Jpuentes dijo:

      En efecto, nadie ha podido explicar por qué el 80%

    • Leandro dijo:

      Estimado Oro, comparto sus criterios. Considero un buen artículo el de Elsa Claro, pero hay cosas que no quedan claras porque al aparecer ni ella las tiene claras. Si los resultados electorales confirman un 80% de apoyo a Lukashenko, en una elecciones en que participó más del 80% de los algo más de 6,8 millones de ciudadanos registrados, cómo es posible que resulten “difíciles de medir” las proporciones de bielorrusos que “desean mantener un modelo de desarrollo que aportó en los últimos 25 años …”
      Pienso que Bielorrusia es un factor de suma importancia para la Seguridad Nacional de Rusia, la que si en última instancia se ve obligada, hará uso del acuerdo militar de defensa mutua para impedir la instauración allí de un gobierno hostil a sus intereses.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy estimado Leandro, tiene usted completa razón. Si en los aciagos dias de finales de junio de 1941, el grupo de ejercitos Centro en vez de cruzar el Bug frente a la heroica fortaleza de Brest, hubiera partido de las fronteras orientales de Bielorusia, ya habiendo cruzado incluso el Dnieper por Vitievsk, hubieran tenido 750 kms de ventaja inicial, el equivalente a salir el 22 de junio del lugar al que llegaron solo el 14 de julio. No hablemos de la tecnologia de hoy, del papel de territorio bielorruso con respecto a la region de Kaliningrado, en fin, Rusia va a defender a Belarus totalmente, sin falta y ademas avalado por la alianza entre ambos estados.
        Hay una realidad, el pueblo bielorruso apoya a su gobierno orientado a convivir con Rusia, no es el caso de Ucrania, de los paises bálticos o del Cáucaso, pero es correcto que no todo puede ser solo una conspiración, que la hay, pero hay tambien otros factores en juego que no se deben ignorar. El pueblo debe apoyar a Lukashenko en estas gravisimas circunstancias, pero despues hay que meditar mucho acerca de que cosas ademas de la indudable desestabilizacion occidental encabezada por los Estados Unidos, han coincidido o han sido aprovechadas por los enemigos de la paz y de Belarus. Muchos saludos!

    • Sofía95 dijo:

      No me caben dudas, estimado Oro, de que usted conoció antes la zona y también sus entresijos. Como decía mi abuela, "ha dado en el clavo". Coincido con su percepción de que hay una conjura muy bien diseñada contra Belarús como escalón previo a un enfrentamiento con Rusia y que debe ser denunciado. Pero el porqué de lo que tanto tiempo se preparó sin que funcionara, pudo hoy poner en riesgo la estabilidad de esta nación, son elementos a desentrañar de esa compleja madeja.
      Según percibo, Belarús ha sido el único país de la ex URSS que logró salvar las virtudes sociales del modelo soviético, actualizando con éxito su modelo económico; pero también arrastró errores en el terreno político e institucional de aquel modelo que hoy le están pasando factura, como la falta de mecanismos funcionales para un diálogo efectivo con las masas, burocratización en las instituciones que impiden dar solución ágil a los problemas y falta de liderazgo en las organizaciones de masas. De otra manera no se podría explicar la tardanza en reaccionar ante la minoría activa que realiza las protestas. También los falsos conceptos de unanimidad y la excesiva centralización del poder. No por casualidad el ataque es contra Lukashenko, en el sobreentendido occidental de que quitando al líder, pueden lograr inclinar la balanza a su favor, "ucranizar" a Belarús y acercar la OTAN a las fronteras de Rusia, objetivo oculto y real de esta dolorosa historia.
      Respecto a las elecciones, hay una serie de elementos que me ha llamado poderosamente la atención: si de verdad la oposición hubiera ganado en las urnas, ¿por qué desataron la violencia sin esperar la información oficial? ¿Por qué los principales instigadores de esos actos violentos fueron personas de otros países vecinos y delincuentes pagados y, sin embargo, la prensa occidental no hace mención a ello? ¿Por qué en las manifestaciones no hay un rostro opositor? Lo que sí me queda claro es que la violencia pagada y que Occidente calla de esos primeros tres días contra las fuerzas del orden, desató una reacción en los centros de detención que la población tal vez no imaginó, y eso podría estar pesando en el descontento de hoy, aún cuando la actuación posterior fue bien distinta. La provocación funcionó. Hay que estar siempre alertas y adelantarse en el pensamiento a las acciones de quienes tienen el objetivo de destruir. Una vez más: "trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras"- y no es que se renuncie definitivamente a las últimas.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy estimada Sofía95 . Muchos y cordiales saludos. Se llama usted igual que mi nieta de 16 meses que vive en New Hampshire y que ya come tamales y malanga (hace muchos meses) etc... Por supuesto hay un complot contra Belarus, como usted correctamente observa todo lo indica asi, es evidente el deseo suicida de Trump y unos pocos lideres de la OTAN de destruir a Rusia, lo cual no es posible sin acabar con la humanidad. Hay que poner franqueza en juego. Estoy seguro que Lukashenko gano las elecciones limpiamente, no se si las cifras de 80.23% y de 9.9% de la Tijanosvskaya, sean exacatas. Hay que trabajar muy abiertamente con el pueblo. Pero que estas manifestaciones son un intento de maniobra golpista de los Estados Unidos y de la OTAN, para mi no hay dudas. Mi punto es no omitir nada, no escribir solo la parte que nios gusta, sino todo.
        Un fuerte abrazo!

    • Marco T. dijo:

      Jose R. García coincido con usted y el intento del golpe de estado en contra del Presidente Lukashenko es la misma operación mudus operandi para tratar de imponer a un títere como sucedió en Ucrania. Los Estados Unidos tienen una política de primer ataque nuclear y el objetivo es desplegar misiles de mediano alcance con ojivas nucleares en Polonia y Ucrania. El Presidente Vladimir Putin debe tomar decisiones muy importantes para evitar una tercera guerra mundial. Quieren las riquezas de Rusia, porqué son muy abundantes y es muy probable el uso de las armas nucleares de baja intensidad. El gobierno ruso tarde o temprano va a dar un ultimátum a la OTAN.

  • oslaida dijo:

    Ojalá la administración de Lukashenko pueda manejar esa situación sin que suceda lo mismo que en Ucrania o Bolivia. Si no es así, los mismos que hoy participan en las protestas confundidos, lo van a lamentar mañana cuando pierdan las conquistas de hoy.

    • Jose R Oro dijo:

      Asi mismo es, estimada Oslaida! Pero un intento violento tipo Ucrania de tomar el poder por los enemigos de Lukashenko, puede llevar a un conflicto directo entre la OTAN y Rusia, que no lo va a permitir. En ambos casos Ucrania y Bolivia, las fuerzas armadas y los organos de seguridad estaban penetrados por el enemigo, pero en Belarus Lukashenko controla una amplia mayoria y los mandos de unas potentes y bien organizadas fuerzas armadas. Muchos saludos!

  • Amaya dijo:

    Lukashenko no va a permitir ni va a claudicar, espero Rusia tampoco lo permita, mano dura e intransigencia, tal y como lo ha hcho ejemplarmente Venezuela contra los lacayos traidores y los enemigos externos liderados po el mayor enemigo de los pueblos el imperio de Estados Unidos de America

  • Raul Guerra dijo:

    Ahora las elecciones se ganan al reves, el 10% de votos le gana al 80%..
    Si hago una abstracción con experiencia, pues he sido presidente de colegio electoral imagino un reguero de votos sobre las mesas, rompiendo boletas y poniendo nuevas con el voto cambiado para alcanzar el 80%, o sea, casi todas las boletas, los bolsillos llenos de boletas que cambian para salir a votarlas lejos, imagino además una microcomputadora en cada colegio tecleando los ajustes de partes anteiores, imagino cientos de micros en las zonas y territorios, e imagino miles haciéndolo a nivel nacional o a Bil Gate jakeando resultados.
    Señores imperialistas y prensa de derecha, uds pueden engañar en ocasiones, pero ya no es lo que pretenden, ya nos creen además de incultos nos creen estúpidos.
    Por demás, la autoproclamada se va del país "sabiéndose ganadora" y desde ahí como para encontrar la pared de apoyo que no tiene dentro, grita y patalea.
    Señores se acabo la democracia, ahí que ser de derecha obligado, pues bien, desactivemos la ONU y vamos a fajarnos todos unos contra otros y estoy seguro somos mayoría los progresistas.
    Le ronca el mango, lo que hay que ver.
    El caso Boliviano fue un ensayo y ahora al ver que paso la fase clínica de manera satisfactoria, van a la vacuna mundial. Jjjjjjjj

    • Jpuentes dijo:

      Sé que es una metafora, pero Bill Gates ni hackea ni implanta chips. Bastante dinero que dá a los programas de salud. Es el segundo proveedor de efectivo a la OMS

      • ELSA CLARO dijo:

        JPUENTES
        Es cierto, prefiero que sean los foristas quienes den su opinión, sea sobre el artículo o con respecto a los temas que van surgiendo con las opiniones de cada cual. Pero respondo a su petición y al mismo tiempo al estimado José Oro, u otros con inquietudes similares. Seré escueta: en Minsk y otras ciudades sí se registran manifestaciones en favor de Lukachenko , o, si se prefiere, del estilo administrativo-político adoptado por él. Pero el reflejo mediático sobre esos apoyos es pobre, porque forman parte del esquema de ataque. Aciertan quienes señalan que tiene el soporte de las fuerzas armadas. Eso también lo falsean o silencian, como ocultan el criterio de grandes sectores que, digamos el campesinado, no aceptarían privatizaciones ni oligarcas, aunque haya dentro de la burocracia industrial algunos inclinados a saltar hacia ese status, siguiendo el ejemplo de lo ocurrido en los restantes este-europeos o en la misma Rusia. Si los adeptos no son cuantificables por completo, tampoco los detractores que tan insolentemente se presentan en fotos agigantadas donde sobresalen esas banderas que, como pregunto ¿de dónde salieron tan rápido, tan nuevecitas, tan oprobiosas? ¿Estaban preparadas de antemano, como las propias movilizaciones? Testigos presenciales afirman que antes de darse los resultados de la votación ya habían salido a la calle esos ciudadanos que, desde luego, no representan a toda la sociedad por mal que lo hayan hecho Lukachenko y los suyos. Por demás, y a reserva de comprobar reacciones ciudadanas posteriores, no podemos perder el foco del asunto: las intenciones foráneas y su accionar contra Rusia usando de puente a Belarus, un bocado apetecible por sí misma, dada su importante base industrial estatizada, es decir, privatizable y sus ventajas geoestratégicas actuales o históricas apetencias en la región. Hay mucho a lo cual referirse, pero concluyo estas incompletas aclaraciones, repitiendo: quienes impulsan esos sucesos, no lo hacen por patriotismo ni por pasión por la democracia

      • Jpuentes dijo:

        Gracias por su comentario, profesora. Justo estaba leyendo un articulo en RT que decia que 100 mil estaban en las calles en contra del mandatario electo cuando estaba mirando un reporte en la tv tambien de RT que decia lo contrario. Dos dias ya hablaban de los 100 mil en contra. Rectificaron? No era un articulo de opinion.

      • Leandro dijo:

        Estimada Elsa, creo que su aclaración es muy oportuna. Recientemente, en un análisis que hacía el distinguido analista y cubadebatiente José Oro sobre el proceso electoral en los EE.UU. y en el cual salió a relucir la situación bielorrusa yo escribía: “Hoy vivimos en un mundo en que la “verdad” es la que nos hacen ver los poderosos, es el mundo de las post-verdad en que nos pretenden hacer ver fraude donde no lo hay y donde nos muestran manifestaciones que pueden ser muy grandes si responden a sus intereses y silenciadas si se oponen a sus intereses. No olvidemos un ejemplo cercano de nuestro hemisferio: Bolivia.”
        No obstante, las manifestaciones en Minsk y otras ciudades en favor de Lukashenko - pese a los silencios de los medios- al parecer no reflejan ese más del 80% que votó a su favor. Pareciera que muchos que pudiesen haber votado por Lukashenko no han salido en defensa de ese voto. Al parecer la oposición estaba mejor organizada y preparada para enfrentar a Lukashenko, que los partidarios del sistema político-económico representado por Lukashenko para defenderlo.
        Coincido plenamente en que “quienes impulsan esos sucesos, no lo hacen por patriotismo ni por pasión por la democracia”, pero creo que ya es hora de que los verdaderos patriotas y demócratas aprendamos a defender la patria y la democracia de manera más enérgica, sin permitir que nos roben la iniciativa. El factor externo juega un papel sumamente importante, pero siempre el interno será el decisivo. No olvidemos las palabras de Fidel en la Universidad de La Habana: “Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos; nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra.”
        Espero que los bielorrusos reaccionen antes que por ellos tenga que actuar Rusia para impedir que Bielorrusia quede subordinada a los intereses de Occidente.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy de acuerdo con Leandro. A mi tampoco me cabe duda del complot imperialista contra Belarus, lo escrito varias veces en distintos foros. En Bolivia el gran Evo Morales ganó por un margen relativamente estrecho (no alcanzo el 50%) y por razones que escapan a mi imaginación, despues de mucho tiempo en el poder no tenia una razonable nivel de control de las fuerzas armadas. En Belarus ocurre que la victoria de Lukashenko fue de 80.23% contra cerca del 10% de su oponente principal. Ademas el presidente tiene un control sustancial de las fuerzas armadas y del aparato de seguridad. Tiene el apoyo total de Rusia.
        Para muchas personas en el mundo que ven estos procesos con cierto nivel de simplicidad, todo ello pone en duda de que ese voto del 80.23% a favor de Lukashenko sea genuino. Yo creo que si lo es, pero tienen que existir otros factores que ameritan discusión y entendimiento. Aunque es evidente la intención de medrar brutalmente contra Belarus y Rusia, no alcanza con decir que ese factor lo sea todo. Con un 80% del voto popular y el control de unas poderosas y bien organizadas fuerzas militares y de orden interior, esas manifestaciones debian haber durado horas.
        Mis mejores deseos de que Belarus no sucumba a la agresion a que se ve sometida! Mas aun estoy completamente convencido que asi sera!

    • elsoldadosovietico dijo:

      Si BielorRUSIA tuviera armas nucleares no jugarian con fuego... Ademas el OSO RUSO VIGILA y no quiere inventos cerca de sus fronteras miren como se las jugo en UKRANIA...

      • Pepe Ramirez dijo:

        Algunos observadores internacionales aluden a la inestabilidad de Belarus en occidente y a la inestabilidad en Jabarovsk en oriente de Rusia como un síntoma premonitorio del cerco sobre Rusia. Hay hasta quienes celebran "el proceso" diciendo "de Belarus hasta Jabarovsk" indicando propósitos ocultos de armar una "revolución de color" antiPutin en Rusia, para seguir intentando debilitar o desintegrar la Federación de Rusia, como ocurrió a la URSS. Por cierto, en tal caso las armas nucleares no ayudaron y no ayudarán: son inútiles ante olas sociales...sí más peligrosas si se salen de control y caen en manos inadecuadas.

  • William R Soler Tueto dijo:

    Esta historia se repite.Personalmente fue testigo en el año 1990 cuando en Bielorusia florecieron los mal llamados FRENTES POPULARES que no fueron mas que herramientas utilizadas para eliminar el distema socialista en Bielorusia.Estudie cinco años en Minsk Bielorusia y espero wue ahora como en el año 1990 el pueblo Bieloruso no se deje arrebatat sus conquistas sociales.FUETZA BIELORUSIA.

  • Luis Enrique Araujo dijo:

    Por desgracia,las personas no quieren imformarse,hace tanto tiempo esta ocurriendo lo mismo que no se entiende como la inmensa mayoria se deje arrastrar por unos pocos que solo buscan su veneficio personal.Hay tantas experiencias de este tema que no es posible que las personas en un mundo globalizado vea que los mismos pretestos sos argumidos por la misma elite dominante con el imperialismo a la cabeza.Desde que cayo el campo socialista y se desmantelo la URSS se a llevado el mismo libreto a cada pais que quieren someter.DEBEMOS BUSCAR LOS MEDIOS PARA SEGUIR INFORMANDO Y PONERNOS A LA OFENSIVA,YA ES MOMENTO DE EMPESAR EL ATAQUE DE LA INFORMACION POR TODAS LAS VIAS POSIBLES.ESTAMOS SIENDO MUY PACIVOS Y POR ESO ESTAMOS A LA DEFENSIVA.

  • guillermo ramirez dijo:

    LO triste del caso es que la marea de malagradecidos crece alimentada generosamente con los dolares del tio Sam,pero acontece que todos los sistemas que tratan de construir una sociedad con base de equidad ,al dar tanto y de todo GRATIS,acostumbra a muchos,de esos malagradecidos , a ser parasitarios. Ningun gobierno, dbe dar tanto gratuitamente sin swer retribuido con trabajo eficiente.
    Los pueblos,como los niños, deben saber que TODO tiene una retribucion,al recibir algo.

  • Llegando al punto dijo:

    Da asco ver la postura del Gobierno de los Estados Unidos.

    Detrás de cada conflicto ahí están esos buitres.

    Es una gran pena ver como muchos paises les sirven los apoyan de una u otra forma.

    ¿De que civilización estamos hablando a esta altura del Campeonato..?

  • javicuarxi dijo:

    Nada, no hay que ser alarmista si Lukashenko ganó con casi el 80% hace apenas unos días, entonces nada pasará

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Las costuras torpes del tejido salen a la vista. Unas elecciones ganadas con el 80 % de apoyo no vale para los sembradores de campos minados en los países que se proponen conquistar, ni la mayoría en Venezuela con más de 6 millones de votos, es más legítimo uno que no obtuvo ninguno, y en Bolivia es repugnante el proceder con el atropello a la libre determinación del pueblo con un golpe de Estado burdo. Tuvo un general el cinismo por éstos días en ése país que había que dictar un documento especial para que el Ejército saliera en apoyo a la policía, tal documento no hizo falta cuando ambos cuerpos se sumaron al golpe de Estado, falta total de decoro. ¿Y se pretende naturalizar la presencia militar norteamericana en todo el mundo? ¡Vuelos provocadores contra Rusia en el mar Negro! ¿No tienen fronteras los intereses y la llamada seguridad nacional de los Estados Unidos de América? Estamos hablando de casi diez mil kilómetros de distancia de su territorio y a sólo decenas del Ruso. ¿Qué pasaría si Rusia hace igual proceder en las cercanías de cualquiera de las fronteras norteamericanas? Utilizan además a la OTAN como presión directa a una cada vez menor distancia. El irresponsable proceder de éste bloque imperialista liderado por los EUA pone en grave peligro la paz mundial y éso debemos denunciarlo, es un peligro inminente. Las formas uniformadas y sincronizadas de surgir protestas en determinados países apunta claramente a directores de orquesta fuera de fronteras con planes subversivos bien concebidos y financiados. Las protestas espontáneas no organizadas terminan, cuando son tales, generalmente en el campo de disipación incluso cuando son legítimas, veamos el M15, ,los chalecos amarillos y muchas otras protestas populares en todo el mundo. Sin organización previa no hay triunfo posible, si no ya hubieran obtenido victoria muchas causas obreras y campesinas, de marginados y ecologistas y otras tantas que tienen banderas claras de lucha. En cambio, la contrarrevolución del llamado golpe suave promovida por el gran capital no repara en principios éticos ni respeto al derecho internacional. Es una exportación pura y dura de la contrarrevolución, de la reacción. Y siempre encontrará mercenarios internos e ignorantes políticos que no logran identificar de qué lado están sus intereses, que los lleven a cabo. Por eso como decía de forma brillante el Che, al imperialismo ni tantico así, nada. Y así será mientras exista el imperialismo, como firmamos junto a Fidel en el Juramento de Baraguá.

  • Martina dijo:

    Muy buen artículo.
    Por supuesto que Bielorrusia es el escenario de nuevos movimientos de piezas claves en el tablero de la geopolítica mundial. En función de los intereses de Occidente se manipula a los pueblos hasta el punto de venderles una falsa posición de solidaridad respecto a sus problemas y conflictos. Pero otro de los errores de Lukashenko fue haber reprimido las protestas de forma muy violenta en los primeros días, con lo cual ganó en detractores.

  • N_Entiendo dijo:

    No entiendo porque tanto Apoyo en las Urnas según las Elecciones para Lukachenco y tanta Oposición en las Calles..Como se entiende ESO??

  • Jpuentes dijo:

    Profesora sé que no es costumbre suya hacer comentarios en sus artículos, pero quisiera me respondiera: por qué, entonces, un 80% de aprobaciòn?.

  • nany dijo:

    Muy buen comentario, como nos tiene acostumbrados la periodista Elsa Claro ,especialista en temas internacionales.

  • Cesar dijo:

    Lukashenko a hecho mucho por ese pais que tiene estandares sociales similares a los de la extinta URSS.Ademas Bielorrusia es un pais con economia donde existe la propiedad privada pero los principales industrias de la economia son estatales.Ahora hay cosas que no entiendo y otras que las concibo como un error.La primera no entiendo como ganar con 80% y sin embargo esas mega manifestaciones.Yo creo que Lukashenko ganaria de cualquier forma pero la duda es ese margen.Tambien Lukashenko no hizo ni un solo miting de su campaña presidencial dando entender que no lo necesitaba y que daba por sentado su victoria.Eso hizo que mucha de la gente que votara por el saliera a las calles en su contra despues.Su gestion ha sido buena sin duda pero una persona que no es lider, tan poco carismatica como el y que muchisimas veces roza el despotismo debe preocuparse por comunicarse directamente con su pueblo y mas preciso su base electoral que es en definitiva quien lo elige.Y es verdad tambien que coqueteo con Pompeo y prometio comprarles el gas cuando sabe perfectamente que en este contexto es sacarles ronchas a Rusua que es en definitiva quien le saca siempre las castañas del fuego.

  • escepticismo dijo:

    Parece que la propia articulista duda del resultado de las elecciones y por supuesto nadie que haya ganado legitimamente con un 80% de votos se debe preocupar por manifestaciones de parte de quienes votaron en su contra. La masividad de las manifestaciones es la mejor prueba de que algo sucio se hizo y la manipulacion de los votos se da por descontado. Como en Bolivia, el afan de perpeturarse en el poder trae estos lodos y cualquier buena gestion que se haya realizado se ve anulada por ese aferramiento al poder. Se la sirven en bandeja de plata a la oposición. No se como terminará esta situacion en Bielorrusia, pero en Bolivia el MAS cometio y sigue cometiendo errores garrafales que solo la division de la oposición puede evitar una debacle. Realmente decepciona seguir leyendo en articulos que cuando hay manifestaciones en paises de gobiernos de izquierda, la mano imperial siempre es la que lo promueve y cuando eso sucede en gobiernos de derecha, solo son los pueblos las que las organizan y financian. Para niños de primaria.

    • David dijo:

      Y para ti...

  • Leticia Machado de Aragon dijo:

    No me explico como puede haber ganado con el 80% de los votos. Los foristas acaso no tienen acceso a la internet. No han visto las gigantescas manifestaciones en Minsk. No digo que sean la mayoria, pero cierto es que esas elecciones no dieron resultados correctos, ademas cada vez que un opositor es acusado de delitos comunes tal y como ha hecho Rusia y porque no mencionar el nombre Putin, entonces algo no esta claro. Ahora mismo otro opositor ruso ha sido envenenado y ha tenido que ir a Alemania para tratamiento, y esos envenanamientos son siempre con material radioactivo asio que las p[osibiliadades de superviviencia son pocas.

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también