Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Ética de la razón

| 15 |

Dos palabritas claves para toda buena clase de educación sexual: amor y afecto. Foto: truli.com

Los factores ideológicos que hoy producen los peores venenos al ejercicio de los derechos humanos son el prejuicio y la discriminación.

Somos todos hijos de la lotería biológica. Cualquiera de nosotros podría haber nacido en Afganistán, donde la población civil es bombardeada por drones made in USA; o en África, donde los somalíes mueren de hambre; o tal vez en Haití, donde la miseria predomina. Somos apenas un soplo divino en esta breve vida que tenemos. Todo tiene un comienzo, un medio y un final. Todos habremos de morir. Y sin embargo alimentamos preconcepto, discriminación, resentimiento…

Al salir de mis cuatro años en la prisión, muchos me preguntaban si yo alimentaba odio a los torturadores. Respondía que al principio sí, pero luego me curé, al descubrir, no tanto por virtud sino por comodidad que el odio destruye solamente al que odia. El odio es un veneno que se bebe esperando que el otro muera. Gracias a la meditación conseguí armonía en mi interior.

El gran problema es que el sistema consumista y hedonista se impregna en nuestra alma. Cuando veo ciertos programas de televisión o videos, pienso que el movimiento feminista tendrá mucho aún que luchar porque exhiben el ninguneo total de la mujer. Mientras niños y jóvenes vean a la mujer como subalterna al hombre, no habrá comisarias policiales suficientes para combatir la violencia doméstica.

Formo parte del consejo del Instituto Alana que defiende una reivindicación importante: prohibir que cualquier niño o niña trabaje en publicidad (como ya se hace en muchos países capitalistas ricos –aunque en el Brasil no se habla nada de esto-), ni que haya publicidad dirigida al público infantil. Muchas golosinas enferman nuestros niños por contener sustancias químicamente letales. Ya no causa sorpresa cuando suceden distintos tipos de cáncer, obesidad precoz, desórdenes en las funciones endocrinológicas.

Cada vez que visito una escuela hago dos preguntas: ¿Cómo es la clase de educación nutricional? Siempre hay cierto espanto porque en realidad no existen. Los niños comen en la merienda escolar la misma porquería que vende en la calle en los puestos de venta informal. Por eso hay tantos niños con sobrepeso no solo por ingerir mucho azúcar y grasa saturada, sino también por no jugar en las calles y no hacer deporte. Crece el sedentarismo. La generación de la silla se queda sentada frente al celular, a la TV y al Internet.

Seguidamente pregunto cómo es la clase de educación sexual. Los maestros aclaran, pero yo respondo: no, eso que ustedes describen es clase de higiene corporal para prevenir enfermedades por transmisión sexual. En ningún momento utilizaron dos palabritas claves para toda buena clase de educación sexual: amor y afecto.

Hoy, la nueva generación tiene sexo sin preguntar el nombre del otro. Un muchacho que alardeaba de encamarse con muchas muchachas, le dijo a su familia en la mesa del almuerzo: “les guste o no, les comunico que voy a ser padre”. Uno de los hermanos ironizó: “¿Y tienes idea de quién puede ser la madre?” Es una generación que aún no llegó a la margen socrática de la ética. Es por eso que no se levanta para dar el asiento a una persona mayor en el transporte público.

Mi generación que tenía 20 años en la década de los 60, tenía principios éticos basados en la noción de pecado. La religiosidad nos infundía ética. Eso se acabó. ¿Hoy quién conoce un joven de 15 años preocupado con el pecado? Puede haber una excepción. Pero no llegamos aún a la propuesta de Sócrates para quién la ética tiene que estar basada en la razón y no en oráculos divinos.

La ética debería ser una asignatura transversal en todas las escuelas. Es espantoso constatar que hay facultades de medicina en las cuales la ética no figura como asignatura prioritaria. Muchos juzgan que la corrupción se resume en embolsar dinero público. Ignoran que tener como meta el enriquecimiento personal de espalda a los derechos y las necesidades de la comunidad es tan grave como robar. Es reforzar los valores de una sociedad fundada en la competitividad y no en la solidaridad.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis dijo:

    Es espantoso pero es verdad. Aún queda muchísimo por hacer. La ética es algo poco común en nuestros días. Gracias a Frei Beto por su artículo.

    • Omar Gómez barquin dijo:

      Es cierto que no podemos abandonar la esperanza, pero tal y como están las cosas en el mundo tengo la seguridad de que la dictadura de las tecnologías acabarán con la ética y los valores universales

  • Capiro dijo:

    También nuestra sociedad está pasando por esos mismos problemas. La ética y el civismo son materia pendiente en el hogar y la escuela.
    Estamos a tiempo de no convertirnos en uno de esos países donde la ley principal de la sociedad es la de la selva.

  • Rafael Emilio Cervantes Martinez dijo:

    La ética ha de erigirse en una de las armas estratégicas en la lucha por el mejoramiento humano de la humanidad y el enfrentamiento a problemas gravísimos como la corrupción, la violencia en sus múltiples formas, el ecocidio, las discriminaciones y la falta del ejercicio solidario en las relaciones sociales. También es necesario el cambio del Imperio de la lógica irracional y egoísta del capital y de su sangre, el dinero.

  • JMM dijo:

    El aporte de Frei Beto, es toda una clase magistral que debe llamarnos a la reflexión. Ojalá se hablara con sistematicidad sobre ÉTICA, en nuestros medios. También debiéremos hablar en todas las tribunas posibles sobre DECENCIA, tal como lo esta predicando nuestro presidente Días-Canel. Ambos conceptos son básicos para el desarrollo de la sociedad.

  • Ismary dijo:

    Importante y educativo artículo.

  • Isabel-Pinar dijo:

    Buenos días, leer el artículo de Frei Betto, es cómo pasar un curso de superación de 40 horas en una lectura de sólo 20 minutos (con minuciosidad), gracias por existir.

  • Sarahí dijo:

    este articulo está escrito con ética y alma es una razón y un arma para todo revolucionario llevar presente en la lucha .

  • Jorge González dijo:

    <> (José Martí La América, N. Y., 1883 contraportada de una libreta escolar en Cuba)

  • Anita Holguín dijo:

    por los cuentos de mis abuelos y de mi padre, puedo sentir que la ética es algo fundamental en el desarrollo social de un país y económico. en cuba esto se ha perdido en gran manera. nuestras escuelas han perdido en eso.

  • Merlyn dijo:

    Maestro estrella, agradecida de leer su artículo.
    Luchemos todos porque la ética sea ley

  • Lia dijo:

    Hace poco leí en Internet que a un filósofo le preguntaban sobre el valor de un hombre y respondió: Le doy un 1 por la ética, le agrego otro 0 por la inteligencia, otro 0 por su bondad, otro O por la riqueza, y así iba agregando ceros por varias cualidades, pero si al final le falla la ética, este valor se reduce a cero. Sin ética no somos nada.
    El artículo me pareció genial.

  • Nany de Holguín dijo:

    Excelente reflexión del maestro Frei Betto que nos lleva a meditar sobre los problemas que vemos tan a diario en nuestra sociedad que se van haciendo normales a nuestros ojos cuando ni por asomo deberían verse como algo normal. Totalmente de acuerdo, la ética debería institucionalizarse como una asignatura obligatoria desde todas las enseñanzas, o la rescatamos o vamos inevitablemente hacia la incivilización y la barbarie.

  • Ernesto dijo:

    Auque la ética se de como asignatura en las escuelas, si no se comienza a inculcar y cultivar en la casa será muy dificil que se asuma por nuestros niños, la familia es la iniciadora y la principal responsable. En tiempos pasados hubo familias sin instrucción escolar, sin embargo la ética,el respeto, en fin la decencua eran su carta de presentación.

  • Leonardo RCuesta dijo:

    Piensen en esto: “La ética debería ser una asignatura transversal en todas las escuelas. Es espantoso constatar que hay facultades de medicina en las cuales la ética no figura como asignatura prioritaria” y le agregaría en las “escuelas de formación de Cuadros”, de lo contrario para qué hablamos de código de ética de los cuadros del Estado

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Carlos Alberto Libânio Christo. Conocido como Frei Betto. Fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 60 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso. En dos acasiones- en 1985 y en el 2005- fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores. Asesor de movimientos sociales, de las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 50 años. Es el autor del libro "Fidel y la Religión".

Vea también