Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Jóvenes que quieren cambiar el mundo

| 4 |

Resulta muy estimulante contemplar a tantos jóvenes que se sumergen en la marea de estos núcleos de la cultura de la resistencia. Foto: El vuelo del gato.

Tuve la oportunidad de participar hace unos días en tres festivales de la izquierda europea: Avante (en Lisboa), L´Humanité (en París) y ManiFiesta (en Ostende, Bélgica), organizados por los Partidos Comunistas de Portugal y Francia y el Partido del Trabajo de Bélgica. Fueron eventos realmente multitudinarios, donde reinó una atmósfera muy particular que combinaba banderas multicolores, rostros del Che y de otros muchos símbolos de todas las utopías posibles, música, afiches, artesanía, diálogos, charlas, debates.

Cuba estaba presente en casi todos los stands, con sus héroes, con imágenes de La Habana y de la cotidianidad del país, con los barbudos que bajaron de la Sierra trayendo el mensaje más fuerte y resistente de emancipación del siglo XX y del XXI, con su ejemplo moral.

Lo que más me impresionó fue la presencia masiva de adolescentes y jóvenes, que iban a divertirse, sin ninguna duda, a bailar, a disfrutar de las presentaciones artísticas; pero iban al propio tiempo a participar en foros políticos, a enterarse de lo que los medios les ocultan, a preguntar, a tomar partido, a pensar que otro mundo es efectivamente posible.

En medio de la incesante campaña anticomunista, del discurso engañoso de una ultraderecha fascistoide, racista, xenófoba, de la influencia aplastante de la industria hegemónica del entretenimiento y de redes sociales que replican hasta el cansancio los mensajes banales, del empeño del sistema por idiotizar a las nuevas generaciones, resulta muy estimulante contemplar a tantos jóvenes que se sumergen en la marea de estos núcleos de la cultura de la resistencia.

(Tomado de El vuelo del gato)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • FranciscoB dijo:

    Los jóvenes siempre serán el futuro seguro de la humanidad, considero que los que toman conciencia de la necesidad de ser protagonistas son más numéricamente y cualitativamente superiores a los que no lo hacen.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Reflexiono sobre este asunto estratégico Ministro, porque usted siempre será el ministro. Al asomarnos al futuro de la sociedad, lo hacemos siempre en una búsqueda de lo nuevo, y lo nuevo es propio de los jóvenes, premisa fundamental para mantenernos siempre jóvenes, nuevos y frescos. El socialismo es la innovación más importante de la izquierda en lo social, ahí está lo nuevo, ese proceso continuo e infinito de innovación y perfeccionamiento en lo social llamado socialismo, es un proceso solo propio de jóvenes en cada época, guiados por supuesto por los sabios, no dirigidos o administrados por los sabios, GUIADOS.
    Partiendo de la cultura del concepto, la sabiduría es la sumatoria de reunir; talento, conocimiento y experiencia, esos tres atributos juntos hacen el caldo la sabiduría, pero ese proceso exige necesariamente tiempo de construcción, un proceso que deja atrás contradictoriamente la energía de la juventud con que se inicia todo, que después de lograda, esa sabiduría solo tiene un enemigo, uno mismo, en una edad ya no tan joven donde nuestras propias emociones son protagonistas, en ocasiones mal auto gestionadas, como sucede con el ego en especial, un parte de agua de emociones que arruina o salva al sabio en ese punto cumbre de la vida. Una epidemia de ego-profesional que nubla la visión e involuntariamente frena el proceso dialectico, natural, responsable de los más viejos, de mirar revolucionariamente lo generacional, liberando y soltando a los jóvenes para que expresen a tiempo toda su creatividad, el combustible fundamental para el cambio, para superarnos constantemente como sociedad.
    Si aceptamos que nadie te enseña a vivir, excepto la vida, como nadie te enseña a gobernar realmente tu propio barco excepto el propio mar sobre el que navegas. Entenderíamos que ningún libro, discurso sustituye tu propia vivencia, solo la complementa, ahí es donde apreciaríamos el papel de guía de los sabios en la comunidad, como brújula que sirve en ese proceso en vivo de anticiparnos y sortear los posibles obstáculos en esa travesía, no sustituyendo o frenando al joven. Es un proceso de contradicción en ocasiones estresante para un viejo, de lucha contra sus propios sueños que debe aceptar aplazar para dar riendas sueltas a nuevos, vigorosos y frescos sueños. Para eso es imprescindible un pensamiento empático, una disciplina empática, pensar con empatía generacional, facilitando el proceso de relevo natural dentro del socialismo como un sistema, sin miedos. Una cultura que no tenemos. La ignorancia da mucha tranquilidad. Cuanto más entiende uno de algo, emergen más claros los defectos, errores y riesgos que nos rodean, por lo que se sufre más. Cuando vas adquiriendo mayores conocimientos y experiencia, más consciente eres de todo lo que hay que mejorar, de todo lo que queda por hacer, de que nadie tiene nada bajo control por completo. Cuando joven asumía que los jefes eran jefes y estaban ahí porque eran los más preparados y tenían todo bajo control, pero con los conocimientos y la experiencia nos percatamos de todo lo contrario. Un proceso donde transcurre el tiempo, donde nos ponemos viejos, y aunque ganamos en sabiduría individual, entendiendo con claridad la problemática, ya para nosotros es tarde, perdimos en energía, en audacia, y agresividad propia de la juventud, poniendo en riesgo la vitalidad del proyecto social de todos.
    Ajustarnos más a la contemporaneidad tecnológica, e innovando en el concepto; sabiduría como un sinónimo de aprendizaje, logrando simultanear ese proceso en el tiempo optimo del joven sin perder su fuerza y empuje tan necesaria, un proceso que conceptualmente exige más audacia por parte de los viejos, que de los propios jóvenes, un deber generacional revolucionario, de ceder el campo de batalla en el momento óptimo, ahora, mucho antes a esos jóvenes, mucho antes del momento que la generación que nos antecedió hizo con la nuestra, porque los tiempos también son diferentes, las tecnologías nos hacen más dinámicos, nos exigen más juventud. Soltar al joven más temprano para que asuma su nuevo rol en la dirección de la sociedad buscando por esa vía que acumule esa sabiduría necesaria sin perder la energía de la juventud, un proceso más temprano de aprendizaje en su propio escenario. El socialismo es innovador por concepto, como lo son las revoluciones, Martí, Mella y Fidel muy jóvenes lo demostraron, solo cambiando conceptos y motivando fuertemente a los jóvenes al asignarle las nuevas e importantes responsabilidades, seguro cosecharemos los grandes frutos. La escuela de Fidel, rodeado siempre de jóvenes está vigente.

  • RODOLFO VALDES dijo:

    cREO QUE ES NECESARIO,UTILIZAR LOS MISMOS MEDIOS DE PROPAGANDA QUE ELLOS UTILIZAN Y TRASMITIR LAS IDEAS DE ESOS JOVENES, EN TAREAS CONCRETAR. CREAR UN GRUPO,QUE CENTRALMENTE TRANFIERAS LAS IDEAS POSITIVAS DE JOVENES DE OTROS CONTINENTES,PARA QUE SE APLIQUEN.

    CUALQUIERA YA TIENE UN TELEFONO O UNA COMPUTADORA.

    HACER CALENDARIO DE PROTESTAS Y APLICACIONES DE TAREAS INMEDIATAS.
    QUE CADA ORGANIZACION,CONFORMEN UN BOLETIN QUINCENAL DE SUS RESULTADOS. LAS REDES TODOS AQUELLOS CONFUNDIDOS SE APARTARAN.
    SENALAR A LOS GRANDES EMPRESARIOS INCUMPLIDORES

  • Rgp dijo:

    "La juventud es la etapa más importante y lo mejor solo puede esperarse de ella. Pero no se nace joven, hay que adquirir la juventud y sin un ideal no se adquiere."
    José Ingenieros

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel Prieto Jiménez

Abel Prieto Jiménez

Reconocido intelectual cubano. Fue Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y en dos ocasiones Ministro de Cultura. Actualmente dirige la Oficina del Programa Martiano y es el Presidente de la Sociedad Cultural "José Martí".Autor de numerosos cuentos y novelas como "El vuelo del gato" (1991). Diputado a la Asamblea Nacional.

Vea también