Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Científicos: Ni dioses ni diablos, seres humanos

| 60

ConCiencia, una serie de Rudy Mora. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Cuando veo la serie ConCiencia, y luego leo algunos comentarios en Facebook o en otros sitios, me refuerzo en la convicción que tengo de que mi libro Moro, el gran aguafiestas, si hubiera salido antes del desplome del muro de Berlín, habría sido un texto muy polémico.

Mi acercamiento al “hombre de ciencia” Carlos Marx, así se autodefinió, tuvo una intención: desacralizar la imagen de un brillante científico que para parte de los terrícolas era un Dios, y para otra un Diablo. Creo que lo logré y 28 años después de su publicación primigenia algún que otro joven me pregunta por “mi querido”.

Sin llegar a esos límites de homologar con el señor de Galilea y Lucifer,  sólo de hablar de hombres y mujeres de ciencia se piensa en seres inmaculados, de hablar pausado, que nunca padecen de flatulencia, diarrea, impotencia o sarpullido. Nada más lejos de la realidad: SON SERES HUMANOS y como tales aman, trabajan, crean, y también pueden odiar, ser débiles, escalar por vías poco éticas,  a la par que juntos, realizan descubrimientos que mañana le pueden salvar la vida a usted que me lee.

Quizás porque pienso de esa manera y conozco a ConCiencia y sus intenciones antes de ser proyecto, defiendo una serie que con una profesionalidad impecable en fotografía, efectos especiales, puesta en escena, luces…, y todo lo que lleva un buen audiovisual, nos pone cada sábado en nuestra casa la historia ( o mejor las historias) de profesionales que en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), pueden trabajar 18 horas seguidas, llorar por no conseguir el resultado que esperaban en una investigación, pero también hacer cola para comprar papas, tener una tupición fluvial total en su casa o… enamorarse de la “linda” científica que usa al jefe para sus planes.

Lidia Inés Novoa, Doctora en Ciencias Biológicas desde 1987, graduada de Bioquímica de la Facultad de Biología de la  Universidad de la Habana en  1981, fecha en la que fue llamada a incorporarse en un trabajo que estaba comenzando en Cuba, la biotecnología, con 37 años  en esa rama desarrollada en nuestro país a instancias de Fidel, es la asesora que me  contó del proceso  creativo del guion:

“Hay aspectos muy arduos como asesora: a la hora de construir los guiones, cuando a veces lo que a nosotros (como científicos) nos parecían conflictos muy interesantes. Luego Rudy (Mora) nos decía que no era suficiente o de la forma que decíamos no era atractivo para el que público no conocedor de la ciencia, y ahí era cuando se enredaba todo. Teníamos entonces que rompernos la cabeza buscando otras soluciones posibles sin desvirtuar los aspectos científicos para arribar a lo que era necesario para que los mensajes llegaran a toda la población. Con la guía de Rudy y con su  imaginación al final después de muchas horas de trabajo se lograba. Otro aspecto que al menos desde mi punto de vista fue difícil como asesora, es que tenía que estar siempre vigilante y asegurarme de todo lo dicho y actuado, aunque se incluyera algo de ficción, no se introdujera algún error desde el punto de vista científico ni regulatorio.”

Rudy antes me había dicho “creé un taller de ideas integrado por profesionales muy jóvenes y otros de mucha  experiencia que abarcaban casi todas las especialidades, guiados por la Dra. Lidia Inés Novoa, científica de gran trayectoria y prestigio, pertenecientes todos al CIGB. Durante ocho meses dividí el trabajo en dos etapas simultáneas,  conversábamos y escuchaba sus anécdotas, chistes y experiencias de las que fui extrayendo ideas al azar en las muchas horas de grabación permitiéndome crear hilos temáticos, y casi de inmediato les pedía debatir sobre temas específicos, aclarándome poco a poco el camino hacia las posibles historias en la misma medida que recibía información. Fue un ejercicio casi artesanal de vinculación de dos mundos, para ellos, determinados aspectos resultaban intranscendentes por la propia cotidianidad de su labor, para mi resultaba muy interesante  tratando de que descubrieran lo que yo sentía necesario encontrar y mostrar.”

Y  me  subrayó: “Me propuse realizar 10 capítulos de 57 min de duración, pero por extensión de la primera historia se convirtieron en 11. A partir de un accidente laborar, muchos de los personajes centrales se enrolan en el acontecimiento y sus historias surgen desde  que concluye el incidente, por tal motivo dicho suceso es el punto de partida de todos los capítulos. La estructura dramática se sustenta en la narración en paralelo de esas 10 historias y la interrelación entre ellas. Son capítulos monotemáticos pero guardan relación.”

Esperé a que se trasmitiera el tercer capítulo, (mucho mejor en mi opinión que los dos primeros) para hilvanar estas líneas. De entrada, Carlos Gonzalvo me impactó con ese personaje aleccionador, que en nada tiene que ver con su popular Mente pollo (también bueno). Creo que más directores se deberían arriesgarse con Gonzalvo para papeles dramáticos.

El capítulo, un canto a la vida desde la muerte, es el mejor ejemplo de lo que decía Lidia Inés: tenían que buscar conflictos dados en y desde la ciencia, pero insertos en la vida de seres humanos que son sencillamente eso: personas.

Los magos de ese producto de calidad que recibimos cada sábado por Cubavisión son : guión y dirección, Rudy; dirección de fotografía,  Alexander Escobar; sonido, Velia Díaz; edición, Octavio Crespo; música, Juan Carlos Rivero; dirección de arte, Miguel Ángel Tur; 1era asistente de dirección,  Enma Robaina, posproducción de sonido, Glenda Martínez; efectos digitales,  Remachestudios,  Víctor López y posproducción de imagen, OLIMPUSAT. Del diseño de maquillaje y peluquería se encargó Karen Gómez, y la maquillista fue Grisel, con la producción de RTV Comercial, empresa de la Televisión Cubana

La serie cuenta con las actuaciones de Isabel Santos, Nancy González, Amarilis Núñez, Yailene Sierra, Blanca Rosa Blanco, Osvaldo Doimeadiós, Carlos Luís González, Carlos Gonzalvo, Aramís Delgado, Manuel Porto, Jorge Treto, Nieves Riovalles, Bárbaro Marín, Enrique Bueno, Ariana Alvares, Yailin Copola, Yuni Bolaños, Ariadna Núñez, Hilario Peña, entre otros intérpretes. Participan de manera especial Alden Knight, Diana Rosa Suarez, Nilda Collado, Alfredo Martínez, Yadier Fernández, Edith Massola y dos actores extranjeros, un norteamericano,  Jimmy Jean Louis y un actor mexicano, Roberto Medina, también radicado en los EU.

Pero, además algunos científicos intervienen como actores y actrices, hasta Lidia Inés, una “vaca sagrada” de la biotecnología al decir de una de mis amigas,  que “actúa” en el capítulo siete, momento en el que Isabel Santos ofrece una magistral clase de actuación, y  en el que hubo escenas filmadas más de una vez para lograr ese acto de convencer al televidente, que es tan difícil.

De los dos primeros capítulos destacar ¡cuándo no! a Doimeadiós, bien siempre  pero especialmente cuando se “traga” a Amarilis Núñez, que en ningún momento (ni cuando la hija estaba presa) deja de ser “la linda científica”. Los demás actores y actrices en  su papel, como casi siempre logra Rudy con los elencos que trabaja.

¿Qué decir del director? Rudy Mora nació bajo el signo de la polémica.  Sucedió con La otra cara, Doble juego, luego con Diana, con los filmes Y sin embargo y  Leontina y hasta con sus videos clip. Con un lenguaje  entre el cinematográfico y el televisivo, es un  autor polémico y… audaz, valiente, que toma un tema por los cuernos como debe ser, y lo convierte en un producto audiovisual que por lo menos da motivo para el comentario.

Sé que tengo ventaja sobre Usted que me lee: de los capítulos que faltan he visto dos, el cinco (¡jóvenes profesionales no se lo pierdan!) y el siete, una lección de buenas actuaciones, con un magnífico ejemplo de un tema que se trata permanentemente en los Medios de Comunicación, pero que en esa historia, sino se aprieta el cinturón…  usted llorará.

Nancy González en Conciencia. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Conciencia, una serie de Rudy Mora. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Nancy González y Osvaldo Doimeadiós en Conciencia. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Carlos Gonzalvo en Conciencia. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Conciencia, una serie de Rudy Mora. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Nieves Riovalles en Conciencia. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Conciencia, una serie de Rudy Mora. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Amarilis Núñez en Conciencia. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

Amarilis Núñez y Doime en ConCiencia. Foto: Portal de la Televisión Cubana.

(Tomado del Portal de la Televisión Cubana)

Se han publicado 60 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Arlen dijo:

    Buen material el que se nos presenta, pero no me llega Doimeadiós en un personaje tan serio.

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    Interesante serie.Coincido con usted Paquita.La sigo por Youtube pero,desafortunadamente,no la encuentro en sitios oficiales de nuestra tv,sitios que sí tienen Pasaje a lo desconocido,La pupila asombrada,Noticiero Cultural,Vivir del cuento (Pánfilo y más).Favor tener en cuenta.Gracias.

  • alex dijo:

    Doimeadios es un monstruo en el humosr y mucho mas mosntruo en lo dramatico. Es un super artista muy completo. La serie es de lo mejor que se ha hecho en Cuba, desde su contenido hasta lo visual.

  • RAFAEL MATANZAS dijo:

    En lo particular no me gusta el serial Es verdad que los hombres de ciencias ni son dioses ni son diablos pero en lo que han puesto no creo que en ese mundo de tan alto nivel cientifico existan tanta intriga evidia y maldad vamos a ver cuando avance xq solo hacer ciencia no lo hacen buenos le falta la parte humanista y sentimental del ser humano

    • resus dijo:

      Se ve que no estas en ese mundo, ya te lo dice la periodista, no son dioses ni diablos, solo seres humanos, hay chisme, hay intriga, infidelidades, oportunismo en fin amigo, solo seres humanos con sus luces y sombras.

    • Firefly dijo:

      Como dijo resus, se nota que no está usted en ese mundo. ¿Le suena el término ¨Depredación científica¨?

  • SOFÍA dijo:

    El problema fundamental nio es la serie en si misma, el sábado por la noche es momento de alejarse de los problemas laborales, a los que una inmensa mayoría de los cubanos nos enfrentamos en nuestro cotidiano hacer.

  • MN dijo:

    He visto los capítulos que han televisado me parece buena la actuación y la fotografía pero en lo que discrepo y me parece que no es solo en estos capítulos es el grado de “violencia” en las relaciones interpersonales, en la primera historia que abarca dos capítulos el salidero fue casi el personaje más importante y apenas nos enteramos de cuál era el tema de investigación tan importante que se estaba debatiesendo a que enfermedad o problema estaba dirigido, se vió ahi demasiada bajeza en el comportamiento de los investigadores, tanto en el plano personal en la vivienda como en el científico, trabajo, publicación participación en eventos.

    • Maykel Rosales Olivera dijo:

      Ahí, solo se refleja la realidad actual entre muchos profesionales…

    • diana dijo:

      Amigo MN, esa es la vida, hay de todo en la viña del señor. Desde la humanísima investigadora que deja lo que está haciendo para atender a la madre confundida hasta la rispidez con la que se tratan los investigadores cuando de su nombre, prestigio, factor de impacto(el orden en el que apareces en el listado de autores sí importa) se trata.
      Es así

  • LER dijo:

    La serie está muy bien facturada y llega al espectador. Solo el sonido tiene algunos problemas cuando el ruido ambiental no deja oir algunos parlamentos importantes. Muy buenas actuaciones en general. No creo que nadie se “trague” a nadie. En el polo científico también hay personas que “ni cuando la hija estaba presa deja de ser “la linda científica”. Las historias, atractivas y realmente interesantes. La forma de contarlas… El cine y la televisión de autor tienen sus defensores, pero pienso que las series deben, sin dejar de ser inteligentes y con buena factura, intentar llegar a todos los públicos, tanto al que descifra los símbolos, como al que se duerme si le mueven mucho la pantalla y esta serie esta más cerca de lograrlo que las últimas obras del director.

  • ignacio dijo:

    Muchas gracias Paquita, excelente artículo y muy oportuno. A raíz de los comentarios publicados en este sitio sobre un trabajo que analiza el financiamiento de la ciencia en Cuba y sus avatares se suscitaron opiniones encontradas.Solo un detalle creo le falta a la serie: quizás si se indicara con subtítulos en algunas de las escenas el proceso que está transcurriendo en ese momento ayudaría a los no familiarizados con estos temas a comprender mejor de que trata el tema. Por lo demás se logra el objetivo de la serie: mostrar a esas personas tal como son con virtudes y defectos dedicadas a salvar vidas y nuestra economía. Con resultados que de una forma u otra han beneficiado, y no exagero, a todas las familias cubanas y que sin embargo eso no le importa ni a los boteros, ni al vendedor de viandas o carnes a la hora de cobrarle a un trabajador de esa esfera.

  • victor dijo:

    Coincido con usted redactora, los científicos tienen sus luces y sus sombras como cualquier persona. Y el humorista y actor Carlos Gonzalvo da para más, si lo utilizan bien como en este programa, da buenos dramatizados .También Osvaldo Doimeadios es tronco de autor, lo que pasa que muchos ya lo tienen diseñado como humorista y les cuesta ver lo bien que trabaja ,porque el papel que hizo en la otra guerra fue excelente.

    • Andy CIGB dijo:

      El premio flaco… fue otro filme donde Gonzalvo se destaca por su actuación dramática.

  • Agua por todas partes dijo:

    mmm.. me gustó la actuación de Carlos Gonzalvo… muy creible su interpretación del moribundo..

  • Rodo dijo:

    Si uds se fijaron bien en todos los capítulos de las series televisivas “Tras la Huella”, o “Día y Noche”, se cuidaba mucho el no poner abiertamente el nombre de la empresa, el ministerio o el organismo implicado en un hecho de corrupción, indisciplina marcada, o de violaciones de conductas o negligencia de funcionarios de alto nivel.

    Sin embargo, me sorprendió gratamente que en la telenovela “Zoológico”, abiertamente se planteara ¿no sé si fue ficción mezclado con realidad?, una gran cantidad de problemas de todo tipo de nuestro emblemático Zoológico Nacional de Boyeros.

    Hoy ocurre valientemente lo mismo con esta serie, ¿por qué digo que valientemente?, pues bien nos hacen ver conflictos internos entre no pocos científicos de una de nuestros centros de investigación insigne enmarcados en poner por delante sus aspiraciones materiales y personales (viajes al exterior pisoteando y/o haciendo trampas a un colega, unión de investigaciones para que sean mejor aceptadas en otros eventos científicos, NO PORQUE SEA MEJOR PARA EL DESARROLLO Y PUESTAS EN PRACTICA DE LA MISMA, traspiés científicos que tienen como base problemas personales).

    No sé si estos aspectos tratados asi de esta manera harán o no pensar a quienes adquieren estos productos si se encuentran o no delante de un colectivo de VERDADEROS PROFESIONALES DE LA CIENCIA, o a un grupo de VERDADEROS PROFESIONALES, acompañados de una serie de oportunistas, sí, sé que el articulo plantea en su título SERES HUMANOS, pero ¿a estos son a los seres humanos que aspiramos?

    • coco dijo:

      Precisamente qué se va a mostrar si no es la realidad que existe en cualquier parte.
      Acaso porque sean trabajadores de un universo tan poco tratado en programas de entretenimiento crees que no existen esas personas? Se puede ser un profesional de mucho nivel cultural pero con falta de valores morales como cualquiera , los conozco que tienen varias Maestrías o son Doctores en especialidades de mucha responsabilidad que no tienen un ápice de educación formal, no responden ni siquiera los buenos días y no son capaces de dar las gracias ante un acto de cortesía que se tenga con ellos, solo por poner un ejemplo sencillo.

    • Anibal del Prado dijo:

      Esos son los seres humanos QUE SON, con independencia de que si a ellos aspiramos o no, poner en la trama un personaje ideal, que quizas no existe o abunda poco, considero que hace dicha trama y personaje menos creible. Considero que el diseño de los personajes esta bien logrado y las tramas son interesantes.

  • Rosy dijo:

    La serie perfecta , la direccion perfecta, los asesores perfectos, pero es imperfecto poner esto un sabado por la noche, casi tuve pesadillas, tendremos que decirle adios a la revista musical los sabados en la noche, el sabado es para relajar , y yo me vi sufriendo, gracias por publicarme

    • Lia dijo:

      Hay opciones, cambiar el canal es una de ellas

  • coco dijo:

    Es una serie espectacular, han mostrado a los científicos como seres de carne y hueso, con situaciones y sentimientos que logran la identificación como personas que son y que tal vez por el mundo profesional en que se desenvuelven en ocasiones los idealizamos y parecen ser personalidades que están fuera de la realidad. Me han gustado mucho los capítulos espero que la calidad sea así hasta el final y que nos deje un buen sabor al ver que se pueden hacer muy buenos programas con argumentos bien fundamentados. Felicidades a todo el elenco actoral y técnico.

  • Adela dijo:

    Ciertamente es buena la serie y cada sábado estaremos ahí puntuales para verla, buenas actuaciones, buena dirección, etc, etc, pero creo que hasta ahora no hemos podido percatarnos realmente de ese propósito que nos han anunciado ya bastante de conocer el mundo de esos científicos abnegados, sacrificados, que entregan todo en beneficio de los demás. Hasta ahora lo que hemos visto han sido más bien las mezquindades que también ocurren, lo sabemos, pero sin un buen equilibrio de la otra parte, esa que supuestamente es lo que quiere resaltar la serie. En el último capítulo, por ejemplo, salvo la explicación de la científica a la mamá del paciente moribundo sobre el experimento que se realiza con la vacuna para el cáncer de pulmón (que ni siquiera se menciona con ese nombre, hay que deducirlo) y a descubrir por qué la técnica que tuvo el accidente no pudo entrar antes a la universidad, los conflictos que trata -y muy bien por cierto- no son los de los científicos de ese excelente centro. Esperemos que en esos próximos capítulos que nos comenta Paquita podamos ver mucho más sobre estos hombres y mujeres que silenciosamente hacen tanto por nuestro país y otras partes del mundo. Hay algo que quisiera señalar y son los créditos, hechos con una letra tan pequeña y en un contraste que no favorece que los televidentes podamos leer lo que dicen. Por lo demás ahí seguiré firme cada sábado y al final ya sabremosw.

    • Maida dijo:

      La asesora dice que en el guion se vigiló que “no se introdujera algún error desde el punto de vista científico ni regulatorio”, pero lla escena del “accidente” con ácidos en el primer capítulo es muy absurda…hasta en las casas se sabe que esas sustancias se guardan a nivel del piso…

    • Maida dijo:

      La asesora dice que en el guion se vigiló que “no se introdujera algún error desde el punto de vista científico ni regulatorio”, pero la escena del “accidente” con ácidos en el primer capítulo es muy absurda…hasta en las casas se sabe que esas sustancias se guardan a nivel del piso…

      • Lidia Inés dijo:

        Hola Maida. Con relación al accidente, si te fijas en el desenlace del mismo el directivo le dice q por eso hay q revisar, conocer y cumplir las normas y planes de riesgo para evitar los accidentes. Porque esta claro que siempre que ocurren accidentes es por violacion de normas y el objetivo que eso persigue es justamente mostrar lo que puede ocurrir y por que!?? Evidenciando que son áreas de riesgos y que es muy importante cumplir con lo establecido. Muchas gracias. Besos

  • niurka dijo:

    La serie PUDO SER mucho más interesante, todos sabemos que el ser humano es un matiz de virtudes y defectos, en este caso podría haberse mostrado lo mejor del hombre, en medio del deterioro de valores. El mundo de las ciencias es poco conocido para nuestro público y las tantas pericias para saltar y desarrollarse, pudo ser una tesis mejor mostrada. Solo pienso en los debates que se originan en mi hogar donde el tema es la mezquindad entre profesionales, las trampas y los problemas sociales que no hemos podido resolver. Lo demás, buenas actuaciones y mejor fue la idea de tratar estos temas, saliendo de otros que, a mi juicio, no aportan casi NADA.

  • MAU dijo:

    Paquita , bueno tu comentario pero para entenderte no es necesario que uses frases vulgares…eso de ´´tragar´´, por ejemplo , está bien para un léxico callejero , pero no para una critica y mucho menos si de arte se trata.
    sobran las razones de tu análisis pero los cubanos, por muy ´´ignorantes´´ q seamos entendemos bien el español. Innecesarias las siguientes expresiones¨:

    1. que nunca padecen de flatulencia, diarrea, impotencia o sarpullido
    2. hasta Lidia Inés, una “vaca sagrada” de la biotecnología
    3. Doimeadiós, bien siempre pero especialmente cuando se “traga” a Amarilis Núñez,

    Vamos Paquita, que si por un lado queremos que los cubanos hablemos bien tenemos q empezar x la prensa.
    ¿que crees de eso acere?

    • XLRG dijo:

      Es verdad que los cubanos podemos ser muy ignorantes, pero usted parece ser

    • XLRG dijo:

      MAU – Mi primer comentario no salió completo, y no lo voy a reescribir. En eso de cubanos “ignorantes”, si tomamos como medida su comentario usted destaca, porque yo personalmente no veo nada de vulgar ni de callejero

  • Liván dijo:

    Excelente la idea de este programa, yo, a diferencia de lo opinado por algún internauta, prefiero no centrarme en la instalación de la ciencia que se tomó de referencia porque a todas luces las situaciones descritas están en todos los centros de ese tipo, en las universidades, hospitales… en todos sin distinción.
    La obra está muy lejos de ser perfecta, sencillamente porque es una obra humana y eso es lo que la hace mejor. En lo personal me han gustado mucho las dos ocasiones en las que las malas acciones han tenido consecuencias inmediatas en el mismo capítulo, una de ellas las descrita en el primer capítulo cuando el artesano se negó a escuchar y atender a su vecino y luego se vio parado frente a este en la oficina porque era el cuadro que podía resolver su situación particular como comerciante y la segunda, la del maestro representado por Carlos Gonzalvo, magistralmente, quien no dejó entrar a la estudiante a un examen importantísimo de su vida y luego, la vida dio sus vueltas… Esas cosas nos suceden a todos.
    Pero por sobretodas las cosas celebro que se exponga una de las facetas de la desaparecida pirámide social en Cuba, en la cual los científicos están sobreviviendo y un sector de la población, al cual refiero sin ánimos de denigrar, pero que en honor a la verdad hacen muchísimo menos que cada uno de esos científicos, vive la dulce vida.
    Me gustaría proponer que otra parte de estas series la dediquen a dibujar la realidad de los administradores de cafeterías estatales que comienzan a trabajar con un solo par de zapatos y una camisita y a los seis meses ya pasean en autos particulares, tienen tres casas, cuatro queridas y hasta dos o tres empleados, pudiera sugerir hasta el nombre “Conciencia II o El país de las “maravillas””.
    En cuanto a Rudi Mora, solo puedo presentar mis respetos. No perdamos de vista que aqui, cuando dices las verdades que algunos no quieren oir, eres polémico, complicado, atrevido… cualquier cosa, menos lo que realmente eres, un amante de la verdad y una persona que reconoce en la crítica sana, como mero ejercicio del criterio, una oportunidad para mejorar lo que hacemos, un revolucionario comprometido, pero comprometido en el mejor de los sentidos. Por eso felicito a Rudy Mora y espero que en el futuro pululen los trabajos televisivos con esas peculiaridades.

  • Observadora dijo:

    Felicitaciones al electo de actores y su director Rudy, gracias por volver a ver a Nancy a Blanca Rosa, siento alivio y digo caramba esas si son actrices, a Ariana,Amarilys, en fin todos, felicitaciones a todos los trabajadores del CIGB, esa es su obra ese es su resultado, la defino como una obra humana, con comportamientos humanos, pero nos gusta que nos engañen y no nos muestren nuestras miserias humanas, eso es lo que puede chocarle a algunos.

  • yariel dijo:

    honestamente, de lo peor que he visto en la TVC, mi modesta opinión.

    • Anibal del Prado dijo:

      Yariel, con el debido respeto a tu opinion, yo considero que DE LO PEOR que se ha pasado por la TV es “AL FIN, QUE MAL!”, que diga..”EN FIN, EL MAR” y esta propuesta de Conciencia le lleva una ventaja de 10000 años – luz a aquel bodrio!!! Creo que la mayoria de la poblacion no va a coincidir contigo, pero bueno…es tu opinion y tu derecho a expresarla…

  • MF dijo:

    Paquita, como comente anteriormente, el serial refleja extremos del comportamiento humano, más en este mundo de hombres y mujeres de ciencia, donde es real que existan los mismos problemas que en toda la sociedad cubana, pero no tan ruines como los que están presentando entre personas que deben tener una gran sensibilidad humana, que es lo que se quiere demostrar también con esta serie, todo hasta ahora es sucio, se mueven por intereses ruines (como las compañeras que viven en el mismo edificio, pared con pared y no se entienden para reparar un salidero, ni la justicia, ni vivienda pudieron hacer que estos vecinos y compañeras de trabajo pudieran ponerse de acuerdo, solo se logró la reparación cuando el esposo de una necesito que el esposo de la otra le resolviera un local para su trabajo por cuenta propia). Sobre el ultimo capitulo, estoy muy de acuerdo en la gran actuación realizada en el personaje con cáncer, ¿pero eso era necesario?, transmitir todo ese sufrimiento de una persona agonizando sin tener en cuenta cuantos televidentes pudieran estar pasando o hayan pasado por esa situación con familiares, para que se realizó esa escena si ya la ciencia no podía hacer nada, recrear al otro paciente si fue positivo, el sí pudo ser salvado con las pruebas realizadas. Otro punto duro, son los jefes de esos científicos, están tan corrompidos como los propios especialistas, aceptan y participan en cosas sucias, en fin, no creo que esos sean nuestros científicos, y mucho menos aquellos que luchan por construir medicamentos para ayudar a pueblo y al mundo a que tengan una mejor calidad de vida.

    • Anibal del Prado dijo:

      O sea, MF, Ud. propone que la telenovela hubiese sido mejor si fuera “rosita fresita”?

      • MF dijo:

        No Anibal… no precisamente rosita fresita, pero el cubano nunca fue tan miserable en su actual, menos las personas que se dedican a crear para hacer el bien social… no creo en el bien total, pero no veo en nuestros científicos tanta miseria humana…

      • Sergio dijo:

        MF

        Yo lo viví por dentro en otro centro, y casi todo es así. Es un mundo MUY HIPOCRITA, y de “quitate tú” pa´ponerme YO.

        Si me dejasen, te escribiría un LARGO COMENTARIO, por 12 años estuve metido dentro de ese “mundillo”, en la “POMA”, como dicen mi barrio,

        Saluidos,

Se han publicado 60 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con Cubadebate y otros medios digitales como La Jiribilla, CubaSi y el Portal de la Televisión Cubana. Fue directora de El Caimán Barbudo.

Vea también