Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Todo lo que sé es que yo no soy marxista

| 56 |

marxHoy el mundo, sí, el mundo celebra el cumpleaños 196 de Carlos Marx. Lejos de abandonar las bibliotecas actualmente El capital, su obra cumbre, sigue siendo texto de consulta obligado.
Del libro Moro, el gran aguafiestas, de Paquita Armas Fonseca, texto con una edición en Pueblo y Educación para el acceso a sus páginas de los estudiantes de la enseñanza media en adelante, ofrecemos este capítulo.

TODO LO QUE SÉ ES QUE YO NO SOY MARXISTA

Si ha existido un hombre que ha despertado pasiones contrapuestas, ese es Carlos Marx. Con un carácter indomable, polemista brillante, orador carismático,
atractivo para cualquier ser pensante, El Prometeo de Tréveris devino Dios de la verdad para una gran parte de los seres humanos, o el Diablo Rojo, para otra. No fue —ni es— un Dios o un Diablo. El mismo sería el primero en exigir —de poder hacerlo— que su vida y obra estuvieran situadas en el escalón más alto del planeta: en el de un hombre con sus virtudes y sus defectos.

Lenin afirmó alguna vez que el marxismo es exacto porque es dialéctico. La frase es un ejemplo clásico de contradicción aparente y, sin embargo, es en sí misma de una coherencia admirable: la exactitud de la dialéctica radica en la propia dialéctica, sujeta a cambios, evoluciones y a un desarrollo perpetuo.

Pero, en detrimento de El Moro, no todos sus estudiosos se llaman —ni son— Lenin.

Plagiado, incomprendido, tergiversado, dividido en el Marx joven y el Marx viejo, en el siglo XX, aún en vida comenzó a percibir las malas interpretaciones que se hacían de su teoría. Con un grado de cólera comprensible —se trataba nada menos que de sus yernos— el 11 de noviembre de 1882 le escribía a Engels: “¡Que se vayan al diablo Longuet, el último proudhoniano,(1) y Lafargue, el último bakunista!”(2)

A Pablo Lafargue, el 27 de octubre de 1890, Engels le enviaba una carta en la que comentaba el arribismo que existía en el partido socialdemócrata alemán:
Ha habido revueltas de estudiantes, literatos y otros jóvenes burgueses desclasados se han lanzado al partido, han llegado a tiempo para ocupar la
mayoría de los puestos de redactores en los nuevos periódicos que pululan y, como de costumbre, consideran la universidad burguesa como una escuela de Saint Cyr socialista que les da derecho de entrar en las filas del partido con el título de oficial, si no de general. Estos señores practican todos el marxismo, pero de la especie que se conoce en Francia desde hace diez años, y del que Marx decía: “Todo lo que sé es que yo no soy marxista”. Y probablemente diría de estos señores lo que Heine decía de sus imitadores: “Sembré dragones y coseché pulgas”.

Ni como estilo literario, ni en el papel de padre, ni en el de amigo, ni siquiera con sus enemigos Carlos Marx intentó imponer sus criterios. Podía ser mordaz o directo, dulce o cáustico, mas no utilizaba el manido —y dañino— método de que si lo digo yo, es así.

En su Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel, definió: El arma de la crítica no puede, evidentemente, reemplazar la crítica por las armas, la fuerza material debe ser subvertida por la fuerza material; pero la teoría también deviene fuerza material en cuanto penetra en las masas. La teoría es capaz de penetrar las masas cuando ella hace demostraciones ad hominen (3) y hace demostraciones ad hominen cuando deviene radical. Ser radical es tomar
las cosas por la raíz. Y la raíz, para el hombre, es el hombre mismo.

¿No se equivocó Marx nunca en sus apreciaciones? Sí, y en más de una oportunidad, tanto con personas como con las expectativas de movimientos sociales. Después del fracaso de las revoluciones de 1848, él y Engels aseguraban que un nuevo estallido conmocionaría a Europa. La Liga de los Comunistas se escindió, la reacción estaba nuevamente en pleno uso de sus poderes. Los colosos sostienen este intercambio:

A mí me agrada mucho este aislamiento público ––le escribía Marx a Engels el 11 de febrero de 1851–– en que nos encontramos ahora tú y yo. Se ajusta totalmente a nuestra posición y a nuestros principios. Eso de andarse haciendo concesiones mutuas, de tener que aguantar por cortesía todas las mediocridades y de compartir ante el público con todos estos asnos el ridículo que echan sobre
el partido, se ha acabado.

La respuesta no tardó más de 48 horas:
Por fin volvemos a tener ––por vez primera, desde hace mucho tiempo–– ocasión de demostrar que nosotros no necesitamos de popularidad ni del apoyo de ningún partido de ningún país, y que nuestra posición está por entero al margen de todas esas miserias. En adelante, sólo seremos responsables de nosotros mismos(…) Por lo demás, en el fondo no tenemos grandes razones para lamentarnos de que esos petits grands hommes (4) nos huyan; pues, ¿no nos hemos pasado tanto y tantos años aparentando que Fulano y Mengano eran de nuestro partido cuando en realidad no teníamos partido alguno, y gente a quienes tratábamos como si fuesen del nuestro, oficialmente al menos ignoraban hasta los primeros rudimentos de nuestros trabajos?

El destino de los revolucionarios verdaderos es ese: soledad, incomprensiones, y en tanto seres humanos, sufrir en ocasiones de un escepticismo lacerante. Cuando sostienen este diálogo, Europa languidecía tranquila, y para ellos la revolución se demoraba más de lo previsto.

Las aguas comienzan un vaivén premonitorio: en 1856 estalla la Guerra de Crimea; en el año 1857 una nueva crisis económica internacional; en ese propio año el pueblo hindú se rebela contra Inglaterra; en el 1859 se produce la guerra de Francia e Italia contra Austria; en el 1865 empieza la guerra civil en Estados
Unidos; en 1864 se subleva el reino de Polonia contra la dominación zarista y Prusia y Austria rompen hostilidades contra Dinamarca.

El toque de a degüello llama a los gigantes. No se resisten. Jinetes briosos de la historia desean cabalgar de nuevo: el 28 de septiembre de 1864, en Londres,se celebra la Asamblea Constituyente de la Asociación Obrera Internacional —La Primera Internacional. Marx, iluso, pretendió trabajar entre bastidores. Pronto, junto a Engels, pasó a ser el vórtice de la organización.

Aglutinaron en torno al partido lo más valioso de los movimientos revolucionarios. Escribieron textos trascendentes, sostuvieron polémicas, extensas e intensas, contra los que pretendían desvirtuar las funciones de La Internacional. En 1871, al calor de la Comuna de París, el partido multinacional desempeña su papel: primero, de apoyo a los comuneros, luego brindándoles refugio.

Dos de los defensores de la capital gala, Frankel y Varlin, le escriben a Marx solicitándole orientación.

En su respuesta —13 de mayo— se cuida del tono, es comedido y cauto, él sabe que no debe dejar el más mínimo sabor a tutelaje:
He hablado con el portador. ¿No sería conveniente poner en lugar seguro los papeles, que tanto pueden comprometer a los canallas de Versalles?
Nunca está de más tomar todas las precauciones. Me escriben de Burdeos que en las últimas elecciones municipales salieron elegidos cuatro de la Internacional.
En provincias empieza a sentirse inquietud. Desgraciadamente, su acción está localizada y tiene carácter pacífico. Llevo escritas varios cientos de cartas abogando por la causa de ustedes a todos los rincones del mundo con que tenemos relaciones. Por lo demás, la clase obrera ha mostrado
desde el primer momento sus entusiasmos por la Comuna. Hasta los periódicos burgueses de Inglaterra han depuesto su actitud resueltamente hostil que adoptaron al principio. De vez en cuando,he conseguido deslizar en sus columnas un artículo favorable. A mí me parece que la Comuna desperdicia mucho tiempo en pequeñeces y disputas personales. Se ve que andan por medio más manos que las de los obreros. Pero todo esto no tendría la menor importancia, si consiguieran ustedes ganar el tiempo perdido.

El fracaso de la Comuna derivó hacia un nuevo auge de la reacción. El 6 de septiembre de 1873 los delegados a la Internacional, reunidos en La Haya,
deciden trasladar la sede de la organización hacia Nueva York. Marx y Engels sabían que en aquellas condiciones ya no tenía razón de existir. Ambos se
retiraron a sus trabajos científicos, esta vez, en el caso de Marx, para siempre.

En 1860, en una carta a Freiligrath, había expresado:
Bien es verdad que las tempestades remueven el fango, que ningún partido revolucionario huele a agua de rosas, que, en cierto momento se acopia
toda clase de desechos, Aut, aut (5). Por lo demás, cuando se piensa en los gigantescos esfuerzos dirigidos contra nosotros por todo el mundo oficial
que, para perdernos, no se contenta con rozar el código penal, sino que lo enmaraña completamente; cuando se piensa en las calumnias esparcidas por la “democracia de la imbecilidad”,que nunca ha podido perdonar a nuestro partido
el tener más inteligencia y carácter que ella; cuando se conoce la historia contemporánea de todos los demás partidos, y cuando, en fin, uno se pregunta
qué se podrá realmente reprochar al partido entero (y no son las infamias de un Vogt o de un Tellering, que se pueden refutar ante los tribunales), se llegará a la conclusión de que el partido, en este siglo XIX, se distingue por su limpieza
(…)He expresado mi opinión y espero que la compartas en lo esencial. He intentado también disipar el malentendido sobre el “partido”; como si por este término se entendiera una Liga desaparecida desde hace ocho años o una redacción de periódico disuelta hace doce años. Por partido, yo entendía el partido en el gran sentido histórico de la palabra.

1 Seguidores de las concepciones de Pierre José Proudhon (1809-1865). En filosofía Proudhon fueron
idealistas y eclécticos; vulgarizó la dialéctica hegeliana, convirtiéndola en un burdo esquema.
Enfocaban la historia de la sociedad humana como lucha de ideas. A la obra de Proudhon, La filosofía
de la miseria, Marx respondió con su texto polémico La miseria de la filosofía (1847).
2 Seguidores de Bakunin. Se caracterizaban –si eran consecuentes– por alinearse con el anarquismo,
corriente socio-política, pequeño-burguesa, que mantiene una actitud hostil hacia todo poder y
3 En latín: hacia los sentimientos

4 En francés: “pequeños grandes hombres”.

5 Del latín: Y bien, y bian

Se han publicado 56 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alexis Polémico dijo:

    ¡Ni yo tampoco!

    • Yolimar dijo:

      Alexis polémico: Te voy a responder como lo hizo un día Hugo Chávez: “Águila no caza moscas”. !Animal! hasta las universidades capitalistas (las más importantes) estudian las obras de Marx para buscar respuesta a las situaciones complejas que se dan en esos paises y las encuentran por ejemplo en “El Capital”. ¿Pero qué sabrás tu de eso?, si como dijo Chavez “Aguila no caza moscas”, ni gusarapos tampoco

      • Fernando dijo:

        Soy sociólogo capitalista en España, y desde luego Marx es un Gigante, el más. Su obra es inabarcable. Estudié alemán para conocer su obra, pero ni la RDA pudo en 40 años sacar las obras completas de Marx, se quedaron en el intento.
        En el capitalismo sólo se encuentran a Marx un defecto y es haberse posicionado al lado de los pobres siendo el número uno en todo, es filósofo más sabio de todos los tiempos.

  • La Ricona dijo:

    Paquita:
    Si fuese un comentario de béisbol, se llenaría tu artículo de comentarios; si tuviera cargada de frases contra “Victor Mesa” superaría con creces a los artículos escritos por Michel Contreras. Este es de Marx, ¿cuanto escribirán ? no lo sé, unos por desconocimientos, otros por no compartirlo; sin embargo, yo lo encuentro muy bueno y me alegra que volvamos a las raíces de la verdadera izquierda. Frei Beto escribió no hace mucho un artículo sobre la derechización de la izquierda actual en nuestro continente. Felicidades !!!!

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Yo sí soy marxista, Paquita, y me duelen como agravio personal todas las porquerías que se han hecho en su nombre.
    “Ser radical es tomar las cosas por la raíz. Y la raíz, para el hombre, es el hombre mismo”.

    • Sergio dijo:

      Lo cual no quiere decir “TIRAR EL SOFA POR LA VENTANA”, y sabe muy bien a lo que me refiero.

      Saludos,

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    O texto de Paquita Armas Fonseca, publicado, com a devida propriedade, na data do natalício de Karl Marx, desprovido de qualquer viés academicista, não pretensioso nem vulgar, revela, frente a uma existência de dimensões universais, aspectos biográficos e teóricos reveladores, instigantes, singulares da visão e prática que marcaram a militância político-intelectual de Marx e Engels. A autora, felizmente, não envereda por ‘desvios’, muito menos busca ‘interpretações insólitas’ ( na essência, via de regra, redundâncias revisionistas, ou ‘renegadas’, como bradava o grande Lênin ). Sobre Marx, por fim, com Engels: “Seu nome perdurará através dos tempos e, com ele, sua obra”.

  • marta dijo:

    Que graciosa, ” El mundo celebra el cumpleaños de Marx” revisa toda la prensa digital internacional a ver si ves esa noticia

    • mono-escorpiona dijo:

      Conversemos con aproximados:
      Más de la mitad del mundo no debe de tener acceso a la prensa digital internacional, más de la mitad del mundo debe de padecer analfabetismo digital, posiblemente más de la mitad del mundo no sepa leer ni escribir en su idioma o en alguna lengua franca. Y con seguridad, más de la mitad de la prensa digital tampoco está en manos de esas personas.
      Es sin dudas una necesidad la celebración a Marx.

      • JJorge dijo:

        NO ENTIENDO POR QUE TANTA PREOCUPACIÓN POR EL MARXISMO Y SU SITUACIÓN ACTUAL, SEÑORES SI MARX NO ERA MARXISTA, PORQUE PREOCUPARSE TANTO CARAJO!

  • Diego. dijo:

    Gran figura universal para todos los tiempos.

  • cubano de cuba dijo:

    muy lindo el marxismo … seria ideal para los seres humanos perfectos … pero el bicho humano tiene sus defectos … somos egoistas … vagos … acomodados … ect
    y hasta ahora el hombre nuevo solo es posible con la barriga llena, despues de un baño con agua caliente y en una habitacion con aire acondicionado.

    • Efrain dijo:

      Tu comentario está totalmente embarazado de pesimismo, el mismo marxismo da a entender que para “liberar” al hombre es necesario primero liberarlo del “reino de la necesidad”, en lo que sí te doy la razón es en que, como lo señaló Mao Tse Tung, el cambio del ser humano se tiene completar con una “revolución cultural” porque la que transforma estructuras económicas no cambia automáticamente a las personas. Imposible no apoyar la Revolución Cubana.

    • Roberto Dante Di Benedetto dijo:

      – La Mirada Distorsionada Ignora La Pata Metafísica

      roberto dante – Lanús, Argentina

      Hay oportunidades donde un prejuicio puede transformarse en una interpretación psicodélica del objeto observado. superpoblado de calificativos que defenestran al gobierno cubano , y de acusaciones sobre corrupciones de los Bolivarianos, acumuladas como una lista de supermercado. No se presenta una sola prueba ni investigaciones que las sostengan. Sólo exhibe una intencionalidad desmesurada muy lejana de todo pensamiento crítico.

      Reconozco que en este punto se nos presentan problemas sobre los alcances para abordar la construcción de un objeto de conocimiento:
      ¿Es suficiente la herramienta del pensamiento crítico que se nutre de la ambigüedad del lenguaje?

      Esta interrogación genera múltiples hipótesis entre los que creen que se puede abordar un objeto de conocimiento y alcanzar la verdad objetiva. Así les va…
      Creen que avanzamos en una línea recta hacia el conocimiento del fenómeno social que constituyen las palabras expresadas en cualquier medio comunicacional. Descartes nos felicitaría por alcanzar ideas “claras” y “distintas”; pero, Kant nos alertaría sobre el peligro de los diferentes lentes que se encuentran entre el sujeto que observa y aquello que es observado.

      Estas mínimas reflexiones no pretenden justificar ni aprobar nada. Solo explicitar que, como estableció el físico Niels Bohr hace añares, que toda observación depende “del punto de vista del observador”. Conclusión a la que llegó luego de probar, experimentalmente, que la luz podía presentar una dualidad onda-partícula simultánea.

      Sé que para las izquierdas europeizadas es difícil pensar una revolución sin la aplicación de un encuadre marxista que aplique los métodos del materialismo científico para crear las condiciones que posibiliten estadios revolucionarios en América.
      Pero, una cosa, no niega la otra.

      Leer “Cien Años de Soledad”, de García Márquez es una muy buena introducción a las vivencias Indoamericanas. El pensamiento científico y las vivencias míticas conviven en un contexto desmesurado que abarca lo natural, el imaginario popular y la perseverancia para mantener culturas milenarias que tuvieron que soportar ríos de sangre creados por el militarismo colonial y la cruz que bendecía sus crímenes.

      PD: para cubano de cuba con mi respeto.-

    • vicente dijo:

      Desgraciadamente tienes razón pq existen personas con su misma filosofía, pero un mundo mejor es posible a pesar de los enanos y mediocres de ideas.

  • Homero dijo:

    Tengo fe (cosa que no es exclusiva de las religiones) en que el marxismo, o una forma actualizada de este, triunfará al final. Probablemente yo no lo vea y, como decía mi abuelo, no es el fin del desarrollo humano, pero sí un avance significativo.

  • malcom x dijo:

    administrador pregunto por que no me llegan los resumenes via mail que llevaba recibiendo desde que se crearon en este sitio al que visito diariamente, saludos

  • Joseph dijo:

    Uno de los objetivos del Marxismo es ese:alcanzar condiciones materiales óptimas para la vida; pero no se estanca ahí, puesto que esas son condiciones, pero para un crecimiento espiritual del hombre que le permita eliminar esos vicios.No somos perfectos, pero querer srelo es el primer paso para llegar a esas características.No deseo que mi opinión abarque los clásicos del Marxismo, puesto que no los conozco a fondo. Sólo decir que nuestro respeto hacia él debe ser tan eterno como consciente. El ser humano no debe reaccionar automáticamente como lo hizo Alexis Polémico. Mi padre lo hizo igual. Yo aprendí de su error y sigo comparando las prpociciones de Marx con los hechos que hoy ocurren. Hasta ahora he descubierto que lo más cercano a la juticia conocido por mí son sus ideas y no el capitalismo del siglo XXI, que es más moderno, pero sólo en sus métodos de esparcir la miseria en el mundo.

  • Marcelo dijo:

    Yo también soy marxista: es obvio que él no lo fuera al tratarse de él mismo pero sí sostendría que era comunista y junto a Engels crean un pensamiento con cuerpo ideológico, económico y político-social mientras sus contemporáneos no hacían más que escribir sobre asuntos filosóficos al mejor estilo pequeño-burgués, pero sin concretar porque carecían de su genio y de su capacidad de vislumbrar una sociedad posible y realizable. La gran genialidad del marxismo es que, aparte de diseccionar la sociedad capitalista en la fase que le tocó vivir, fue capaz de crear un modelo se sociedad para las gentes comunes y normales de su época, de la clase obrera y el proletariado. Se trata de construir una sociedad habitable, desconocemos hasta que punto de calidad, por gentes imperfectas educadas en la miseria del idealismo capitalista a través del legado generacional de lo mejor que como seres humanos tenemos y que, con el paso del tiempo, irá siendo menos impuro a medida que se va quedando atrás, en la historia, la vieja sociedad de la que se ha partido. Discrepo absolutamente de quien piensa que el marxismo es para “gentes perfectas”. Eso es no entender absolutamente nada de cual es su esencia y donde radica la genialidad, el talento y el pensamiento de Marx y Engels: en presentar al mundo algo posible y realizable.

  • eber dijo:

    el marxismo es perfecto tan perfecto que el hombre no puede con el

  • Santiago dijo:

    Bueno lo escrito por Paquita esta un poco largo, no lo leí completo,pero no entiendo de porque el titulo, o es que tu no eres marxista?

  • @lin@ dijo:

    Interesante el articulo, debe seguir siendo necesario el estudio del Marxismo, lastima que tal vez no existan marxista que sientan y sepan como enseñarle a las nuevas y no tan nuevas generaciones.
    Como dice una frase que repite una presentadora de la televisión en su programa: ” el conocimiento es la virtud y solo si se sabe se puede conocer el bien?.Vale!?…..

  • Alejandro Torres dijo:

    El último de los fisiocratas y el primero de los clásicos…

    El análisis que llevo a cabo de la sociedad, de su proceso histórico, sus condiciones económicas y las formaciones es invaluable.

    El marxismo esta mas vigente que nunca, y se pondra más de moda cada vez y a medida que vaya transcurriendo el tiempo, puesto que la sociedad tiende al cambio, se agotan los patrones de acumulación, se dejan de estimular fuerzas productivas y relaciones sociales de producción… se da un cambio RADICAL, en la manera en que los hombres producen las mercancias que haran de satisfacer sus necesidades.

    VIVA EL MARXISMO, que pronostica el SOCIALISMO, y hacia alla vamos.

  • Iván del Sur dijo:

    Una de las cosas mas increibles de la historia de lo que se conoció como Movimiento Comunista Internacional, era que se podía ser perfectamente un marxista critico de mucho de lo que ocurría en los socialismo reales. Yo creo que Marx aporto elementos que superaron por mucho la comprensión de la mayoría de sus seguidores, por mas sinceros, dedicados y heroicos que fuéramos o somos. Las verdades de Marx prevalecen y por ello seguirá siendo ese fantasma que no solo recorre Europa.

  • Sergio dijo:

    Yo, particularmente creo, que el pensamiento MARXISTA se “prsotituyó” mucho durante todos estos años. Se le atribuyeron muchas cosas las cuales fueron agregadas “por muchas personas interesadas”.

    En la escuela, hasta la universidad, la asignatura era un BATIDO de PLOMO, además aquel MANUAL de KONSTANTINOV y la metodología usada, era un purgante con LIMON.

    Ya después de “mayorcito”, ante todo el panorama que se vivía, y se vive, me dió por leer las obras directamente, como un Hobby, no las leí todas, pero en aquellas que profundicé, me di cuenta de “cuantas cosas erradas” nos dijeron en aquellas torturantes clases.

    Increiblemente, pues lo he comporbado, en muchas de las universidades del mundo, donde se imparte el MARXISMO como opción, se imparte sin DGOMA ni estereotipo, viendo lo positivo y lo negativo, los riesgos, las consecuancias,,, cualidades inherentes a cualquier teoría, por muy AVANZADA que sea.

    En las grandes UNIVERSIDADES del mundo, EL CAPITAL es lectura obligada para aquellos que estudian cuestiones economicas, pues es “un tratado de crítica de la economía política, y no un tratado de economía política crítica”,,,,que parece lo mismo pero no es igual y esto fue uno de los GRANDES ERRORES que se ha cometido en la interpretación de la obra de MARX.

    En fin, hay que seguir prfoundizando, siempre con un sentido CRITICO, pues es una teroría valiosa, la cual, como dije, la HAN PROSITUIDO BASTANTE, infelizmente.

    Saludos,

    • Ismaelillo dijo:

      El marxismo que nos enseñaron en la Universidad con el nombre de Marxismo-Leninismo, era un dogma desarrollado por Stalin y no representaba las ideas fundamentales desarrolladas por Carlos Marx y Federico Engels en sus obras, notas y correspondencia.
      Paquita nos muestra parte del verdadero Marx con citas de sus escritos, sin interpretaciones que lo desvirtúen. La felicito por su trabajo.
      Marx fue ante todo un verdadero revolucionario, un científico de la política y de la economía, un mentor de la clase obrera, un filósofo materialista y dialéctico, un historiador de la evolución de la sociedad humana, un descubridor de las leyes que rigen el desarrollo de la humanidad: la lucha de clases como motor de la historia humana, un profeta del futuro de la humanidad.
      Marx ha sido tergiversado, su nombre se ha utilizado para justificar dictaduras terribles que explotaron a los trabajadores supuestamente en aras de su liberación y de la construcción del socialismo. Pero su obra permanece incólume y guiará a la clase obrera hacia su definitiva liberación, hacia un verdadero socialismo, participativo y democrático.

  • Isabel Córdoba dijo:

    Para la ciencias sociales Marx es un pilar de ciencia. No se puede obviar el estudio de las ciencias humanísticas y sociales sin Marx.

    • Fernando dijo:

      Desde la universidad burguesa en España debo decir que Marx es quien realmente hizo científico el estudio de la sociedad porque la sociolgía burguesa no nos sirve más que para servir a la burguesía en su afán de perpetuarse eternamente.
      Amamos a Marx porque no llegamos a él. Ójala alguna vez tengamos socialismo y así hacer verdadera ciencia.

      • Idalia dijo:

        La burguesa en España, adopto un programa político entre 1808-1814, que tiene sus fundamenta sobre los postulados marxista. En la Constitución de Cádiz en 1812, se reafirma el carácter de esta burguesía incipiente.
        Analizo a la burguesía desde sus cimientos hasta la base de su estructura y la definió tan magistralmente que la tomo como eje de sus investigaciones

  • Lenin Solano dijo:

    El más grande hombre, el más genial, de todos los tiempos!!.

  • w dijo:

    Al Administrador del sitio: Ya no me llega el resumen de noticias, pense que era por causa del servidor de mi Centro de trabajo pero veo que hay otros con la misma dificultad, los informaticos me propusieron darme de baja en el sitio y volver a subcribirme y no logro ejecutar estas opciones. Agradezco cualquier ayuda al respecto

Se han publicado 56 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también