Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La reforma constitucional

| 54

Diputados cubanos. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

El próximo 13 de agosto, coincidiendo con un nuevo aniversario del natalicio de Fidel, comenzará una fase decisiva del proceso de reforma constitucional: el examen por todo el pueblo del proyecto de nueva Constitución aprobado el pasado domingo por el voto unánime de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Ciertamente, hay que trabajar por desterrar de nuestra práctica política la unanimidad a ultranza, pero la alcanzada en este caso aparece cargada de importantes contenidos y  mensajes: la de ser resultado de la labor consciente de nuestros diputados profundizando en el estudio del anteproyecto presentado por una comisión de sus iguales presidida por Raúl, que recogió la labor desarrollada durante largo tiempo por numerosos compatriotas conocedores del tema, del debate libre sobre sus contenidos, debate sustantivo salpicado solo por algunas declaraciones de ratificación que se alejaron del propósito fundamental, del interés colectivo de alcanzar el consenso.

Nadie se creyó dueño de la verdad. Fue una construcción colectiva en la diversidad de puntos de vista que devino muestra de cómo los diferentes colectivos laborales, estudiantiles, comunitarios, barriales debemos afrontar ahora el conocimiento, discusión y enriquecimiento del ahora proyecto de nueva Constitución.

La transmisión en vivo de todo el debate, que deberá ser algo cotidiano y ojala siempre en tiempo real, demostró la confianza devuelta por nuestra ANPP al soberano, que eligió a los miembros con su voto.

Sobre la coyuntura de la consulta nacional

El debate de la reforma constitucional y el referendo que la legitimará por el voto soberano del pueblo cubano se producen en una situación nacional e internacional en extremo complicada.

En el orden externo, la presión que ejercen hacia nuestra región los intereses de los poderes nortecéntricos anclados en el mundo político del Estado norteamericano y -con sus particularidades y especificidades- hacia Cuba, fluye por diferentes caminos: el político, el diplomático, el económico, y entre ellos con especial fuerza e intencionalidad en el terreno de los valores, los patrones de conducta, la deformación de las necesidades humanas y su correlato consumista, la desvalorización de nuestra cultura y modo de vida, cumpliendo una función retardataria y anuladora de los procesos emancipatorios y políticos de nuestros pueblos.

No se trata de la simpleza de creer que hay un gigantesco cerebro macabro detrás de cada acción o expresión proveniente del Estado norteamericano, como tampoco de la ingenuidad de suponer que este no ha desarrollado estructuras concertadas de inteligencia, intromisión y manipulación -que incluyen a la ciudadanía de su propio país, sobre la cual ejerce una influencia hegemónica-, encargadas de coordinar sus acciones para consolidar y potenciar su poder.

Como una constante permanece la histórica agresividad de la política del Estado norteamericano, claramente probada en el dilatado bloqueo económico contra Cuba, la creciente amenaza del empleo de la fuerza contra Venezuela, la intromisión deliberada en Nicaragua, el incremento de las bases y avanzadas militares.

Si la sociedad cubana no defiende la cohesión de la nación frente a tan colosales presiones perderemos todos, salvo los pocos que indolentes ante tan catastrófico retroceso puedan beneficiarse de esa derrota.

En el orden interno, es elemental reconocer que la actual es la primera Constitución cubana vigente por más de cuarenta años, que fue discutida en su origen, enriquecida y refrendada por la inmensa mayoría de la ciudadanía, modificada en dos ocasiones con decisivo respaldo popular, válida en sus principios ideológicos y políticos fundacionales del Estado socialista cubano, pero necesitada hoy de una reforma integral que de no realizarse estaría incapacitada de cumplir con su principal función como Ley de leyes, cual es establecer en las nuevas condiciones los fundamentos de la organización política, de la reproducción de los órganos de poder, los deberes y derechos de la ciudadanía, la participación social, el papel del Estado y del Gobierno, las garantías para los ciudadanos.

Los años vividos a partir del Período especial, las transformaciones globales que se han producido en las relaciones internacionales, la desaparición del equilibrio bipolar, el surgimiento de la multipolaridad, los profundos cambios en la cotidianidad de la sociedad cubana, la cual -aun con discretos avances- no logra despegar en el terreno económico, la enfrentan a la urgente necesidad de incrementar las inversiones productivas, mientras persisten trabas tanto en el orden de las leyes y normativas vigentes, la obsolescencia de ciertas estructuras, como por la incapacidad de personas de comprender y asimilar el cambio de situación y de asumir los desafíos y sus responsabilidades. La futura Constitución establecerá un nuevo marco para superar esos obstáculos.

Hay mucha incertidumbre en el mundo y a los países menos desarrollados se les hace más difícil concretar sus metas, pero lejos de ser esto un factor de desaliento que solo conduciría a poner al país en las manos de las transnacionales, constituye un estímulo al pensamiento colectivo sobre los modos de preservar, construir y cuidar la vida, la naturaleza, el medio ambiente, los valores ideo-políticos y culturales, las conquistas de la revolución socialista, en primer lugar el poder político del pueblo trabajador.

La revolución socialista cubana disolvió las bases económicas del sistema capitalista dependiente, disolvió sus instituciones superestructurales, disolvió el grueso de las influencias ideo-educativas contrarias al socialismo y comenzó a construir una sociedad nueva que ha pasado por diferentes modelos siempre en la perspectiva de la igualdad, la equidad y la justicia social. Sin embargo, aun con todos esos esfuerzos por décadas no pudo disolver la psicología del intercambio de equivalentes y hoy estamos compelidos a reconocer el papel de las relaciones mercantiles dentro de una economía mixta, sin lo cual será imposible en las presentes condiciones y por largo tiempo organizar eficientemente el metabolismo socioeconómico de la sociedad cubana.

Se suma a lo anterior la realidad del descreimiento en fórmulas que no ofrezcan resultados prácticos concretos, el lento despegue de la empresa socialista, todo lo cual pone en un punto decisivo el significado de la aprobación del proyecto de reforma constitucional, que debe dar cuenta del espacio adecuado para poder impulsar con el vigor necesario la recuperación de la actividad socioeconómica, a la par que defender las principales conquistas sociales de la Revolución.

Las ventajas estriban en la experiencia acumulada tanto de los éxitos como de los errores, la cultura política de la ciudadanía, la conciencia acerca de la importancia estratégica que para la independencia nacional, nuestra identidad cultural y la soberanía de la nación tiene confirmar la vocación socialista mayoritaria del pueblo cubano, a la vez que dar una muestra al mundo de la cohesión política, de la unidad nacional dentro de la diversidad, del ejercicio democrático que significará la participación social en el debate para enriquecer el proyecto. Su aprobación por el esperado voto mayoritario de la ciudadanía equivaldrá a dar por positivo el balance de toda la experiencia de 60 años de transformación cultural revolucionaria de la sociedad cubana y el respaldo a continuar el proceso de construcción social de orientación socialista.

Con la aprobación de la reforma constitucional estaremos impulsando un proceso de reinstitucionalización de la sociedad, imprescindible para establecer las bases legales de la articulación eficiente de las actividades socioeconómica, organizativa, jurídica normativa e ideológica política, que permita aprovechar el lado positivo de las relaciones mercantiles, a la par que situar los límites necesarios para que el mercado no imponga su jerarquía a la sociedad.

Una gran escuela nacional de constitucionalismo

Cada ciudadano cubano tiene el derecho y el deber cívico de conocer a fondo el anteproyecto que aprobó la Asamblea Nacional del Poder Popular, exponer libremente sus puntos de vista sean o no coincidentes con el texto propuesto, intercambiar opiniones, escuchar y hacerse una visión panorámica propia, proponer los cambios que considere necesarios, explicar sus discrepancias, aclarar sus dudas, todo con la finalidad de forjar y fortalecer en el propio proceso de análisis la cohesión política dentro de la diversidad de puntos de vista.

El momento es ahora, quien deje para después su participación pierde la oportunidad de contribuir a su enriquecimiento y de aprender en este proceso. El propio debate, independientemente de los cambios que como resultado de este se incluyan en el proyecto que irá a referendo, deberá constituir una gran escuela nacional de constitucionalismo.

Los medios de comunicación social del país deberán reflejar la riqueza del debate de la ciudadanía, la diversidad real de criterios que existe en la sociedad cubana, contribuyendo así a enriquecer la subjetividad ciudadana en torno al texto constitucional.

Riqueza, propiedad y símbolos: tres temas controvertidos

En el debate del anteproyecto protagonizado por nuestro Parlamento el tema de la riqueza y de la propiedad fue ampliamente discutido y obviamente será asunto importante en el próximo análisis por toda la ciudadanía. De éste saldrán con toda seguridad enfoques que permitan ver esos complejos temas con mayor claridad y especialmente pulsar en el transcurso de ese examen ciudadano cómo lo que quede finalmente en el texto constitucional que se someterá a referendo puede ser más funcional para la realidad cubana actual y en los próximos años dentro de la perspectiva socialista.

Por ejemplo, si alguien tiene suficientes recursos para ponerlos a disposición de un emprendimiento de capital mixto con el Estado, estará obviamente incrementando su propiedad y su riqueza, por más que lo haría vinculado con la propiedad de todo el pueblo.

Es elemental que en la nueva Constitución debe prevalecer el enfoque más amplio en sus postulados, pero en todos los casos en línea de modo inequívoco con los principios fundamentales de la revolución socialista para evitar que futuras interpretaciones de formulaciones constitucionales laxas terminen alejándose de estos y cabe esperar como resultado del debate nacional más claridad en estos temas.

Tanto en los Lineamientos como en la Conceptualización, documentos igualmente discutidos por el pueblo y aprobados, se establece la prohibición de la concentración de la propiedad y la riqueza en personas naturales o jurídicas no estatales. Estos límites no pasan de ser enunciados por ahora generales, pero imprescindibles, pues tal como dijo una de las diputadas en el debate recordando la relación entre propiedad privada y poder político, no puede hablarse de construcción social de orientación socialista si no hay límites a la propiedad privada y al enriquecimiento y su conversión en propiedad personal, suponiendo que ello no significará un incremento de la influencia individual de quien posee tales posibilidades.

Construir una sociedad de orientación socialista significa mantener a raya los principales resortes del resurgimiento del poder del capitalismo: la propiedad privada y las ganancias. Para ello estarán las leyes, la política fiscal, los instrumentos a disposición del Estado.

Es deber del Estado propiciar el desarrollo armónico de nuestra economía mixta reconociendo la diversidad de formas de propiedad y de organización del trabajo de modo que haya el necesario estímulo a la eficiencia productiva, al ahorro y a la inversión, pero en la relación contradictoria capital-trabajo el Estado socialista soportado por el pueblo trabajador, tiene el deber de estar siempre a favor del trabajo, de modo directo o indirecto, ya que determinadas prioridades en el desarrollo económico pueden demandar temporalmente concesiones al polo capital dentro del marco constitucional, con plena transparencia y dentro del consenso político.

En lo tocante a los símbolos no puede dejarse de tener en cuenta que el propio proceso revolucionario, la transformación cultural política de la sociedad cubana, desterró del mundo simbólico un conjunto de denominaciones propias de la república neocolonial capitalista dependiente tales como: alcalde, concejal, senador, representante, etc., ninguna de las cuales per se, en tanto significantes tienen mayor importancia, pero innecesarias cuando en nuestra práctica política, la más consciente y dilatada de la historia de la nación cubana hemos empleado denominaciones como por ejemplo “delegado”, haciendo homenaje a la herencia martiana, y que de emplear aquellas constituiría una innecesaria ruptura simbólica con la continuidad de la tradición política revolucionaria que no tendría nada de novedoso.

La responsabilidad del partido

A partir del surgimiento del partido y de ponerse al frente de la sociedad cubana, y ser después legitimado ese papel en el referendo constitucional de 1976, ha sido -como sigue siendo hoy- el principal responsable de los aciertos y los errores en el proceso de construcción social de orientación socialista en nuestro país y garante principal de la cohesión política de la nación.

Por tal razón, cuando el pueblo acuda a las urnas a refrendar los cambios constitucionales, se pondrá a prueba el apoyo de la sociedad cubana al papel dirigente del Partido Comunista de Cuba.

La determinación del carácter democrático de un sistema político sobre la base de si hay o no pluripartidismo es una falacia, un falso problema que esquiva lo esencial: la participación social, el pluralismo político y la distribución justa de las riquezas. Es decir, democracia política, diversidad de puntos de vista político, formas racionales y justas de distribución de la riqueza, acceso universal a la salud, a la educación, al deporte, a la cultura, derechos políticos en pie de igualdad, donde el acceso a las posiciones de representación del pueblo no esté determinado por campañas amañadas, por las presiones de intereses corporativos, por el dinero, sino por los probados méritos individuales de los nominados y elegidos por el pueblo.

El PCC -que es la forma histórica en que ha cristalizado en nuestra sociedad el eje cultural-político de la unidad nacional- sigue siendo esencial para un camino propio de construcción social y lo será mientras la propia sociedad cubana lo necesite, mientras deba enfrentar desafíos de la magnitud de los que enfrenta hoy o aún mayores.

Su condición de fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado no significa en modo alguno que el partido queda por encima de la Constitución. El propio mandato constitucional significa que el partido tiene que subordinarse a la Ley fundamental en todo su accionar ideológico y político. Es la Ley fundamental la que habilita al partido en sus responsabilidades políticas como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, la primera de las cuales es la observancia estricta de los preceptos constitucionales.

Ese imperativo le impone en el presente y el futuro la necesidad de mantener una capacidad de renovación que mantenga la eficacia en el desempeño de su cometido sociohistórico, a tono con el propósito de modernización que persigue la reforma constitucional, y de trabajar por el creciente empoderamiento de la sociedad, por la ampliación de su propia democracia y de la democracia en toda la sociedad cubana.

Es poco razonable proyectar a mediano plazo la actividad partidista, sin tener en cuenta los posibles escenarios en los que se encontrará la sociedad cubana como resultado de los cambios en el orden interno y de la situación en nuestro entorno latinoamericano y caribeño e internacional en general. Los años por venir necesitarán un partido más vinculado con la sociedad, en especial con los hombres y mujeres trabajadores manuales e intelectuales y con la juventud estudiantil, que son los sectores más activos y enérgicos, nutrirse de la inteligencia y vitalidad del pueblo, a la par que establecer vínculos de diálogo e interacción sólidos, fluidos y permanentes, basados en el principio explicado por Fidel acerca de que es en el pueblo donde se concentra la mayor sabiduría y es el pueblo el gran maestro de los revolucionarios.

El partido es parte de la sociedad, su papel es velar por estimular el pensamiento, la creatividad, los análisis, ocuparse de mediar positivamente en el constante diálogo nacional, es responsable por  la correcta interpretación del consenso y por elaborar su síntesis, por la orientación de las energías sociales; es el principal garante de la democracia socialista, de la plena participación ciudadana, del poder político del pueblo trabajador; le corresponde promover el ideal socialista y velar por su necesaria renovación a tono con los cambios pautados por el desarrollo de la sociedad.

Lo que legitima y a la vez fortalece el papel dirigente superior del partido es su capacidad para cultivar, articular e interpretar cabalmente el consenso ciudadano, su aplomo y luz larga para escuchar cualquier criterio por contrario, peregrino e impropio que pueda parecer. El partido debe ser siempre la encarnación viva de la democracia socialista.

El PCC es sin duda la entidad política del país que cuenta con la mayor experiencia, organización, disciplina y capacidad para conducir, como establece la Constitución, los destinos de la sociedad y del Estado. Pero hay síntomas que revelan la necesidad de una reflexión acerca del papel del partido en las actuales y futuras condiciones económicas y políticas de la sociedad cubana.

El partido ha sido el principal impulsor y coordinador de los Lineamientos que han comenzado a cambiar la visión de la construcción económica, ha promovido -a través de la conceptualización- una visión más idónea del ideal socialista, ha establecido normas para asegurar un proceso ordenado de sucesión generacional apoyando la promoción a posiciones importantes en la actividad política y gubernamental a nuevos líderes, pero no ha sometido a una rigurosa revisión la práctica del centralismo democrático, no ha balanceado cuánto de democracia y cuánto de centralismo hay en su funcionamiento y los resultados positivos o negativos de su realización en la práctica. Hacerlo redundará sin dudas en su desarrollo y fortalecimiento y con ello el de toda la sociedad.

El día después

Hay todavía un largo camino. La tarea no termina con el referendo, sino que realmente comienza cuando sea aprobada por el voto libre de la ciudadanía la nueva Constitución. En lo inmediato se imponen transformaciones necesarias de actuales leyes y decretos y la eventual aprobación de otros, lo que requerirá también de una activa participación ciudadana. Pero también, y es de elemental honestidad reconocerlo, los cubanos no somos precisamente un ejemplo de educación jurídica. La tarea que tenemos por delante requiere de todos un esfuerzo especial para conocer con el mayor detalle la nueva Constitución y después para pensar nuestra actuación no solo desde una perspectiva ideológica y política, sino también jurídica.

Una vez aprobada deberemos ser sus celosos depositarios y cumplidores, en primer lugar, la ciudadanía en general, los medios de comunicación social, el Estado y sus instituciones, las organizaciones sociales y profesionales, todo el que detenta una responsabilidad social o política, en particular los encargados de velar por la correcta aplicación de las leyes.

(Tomado de Cubaperiodistas)

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lázaro Ernesto Hierro Torres dijo:

    Espero que este proyecto incluya el respeto a la propiedad privada como lo es una vivienda y si una persona emigra por si imites razones no pierda su propiedad aunque esté fuera del país 5 o 10 años.

    • jpuentes dijo:

      Emigrar no es lo mismo que residir. Si usted emigra, yo veo bien que al cabo de varios años usted pierda la propiedad de sus vivienda. Porque la vivienda y la tierra son dos cosas que deberían tener un tratamiento especial por Ley, por su caracter social. Si usted emigra, no la necesita, si usted “reside”, es otra cosa. En cualquier momento la puede necesitar. es mi opinion

    • Ramoncitin dijo:

      Buen punto. No estoy de acuerdo con jpuentes. Si la vivienda es suya, obtenida de forma lícita, con trabajo honrado (sea para el estado o como cuentapropista) o si fue heredada de sus padres etc, no veo razón para que pierda su propiedad porque se vaya a vivir a otro pais. Tenemos que quitarnos de la cabeza esa idea.

      El estado es quien debe ponerse las pilas para producir más viviendas o para facilitar las condiciones para que las personas puedan con su salario acceder a los materiales de construcción para construirla por cuenta propia.

      Estes viviendo en Cuba o fuera de ella a los ojos de la nueva constitución se es cubano y por tanto con los mismos derechos y deberes.

      Otra cosa es que se ponga coto, por el tema social a la cantidad de casas que se pueden tener. Aunque repito si con tu trabajo y sudor honrado te has podido hacer de una casa nadie debería confiscartela porque te vayas a vivir a otra provincia o a otro pais.

      • Alexander dijo:

        Estoy muy de acuerdo con Ramoncitin. Primeramente cuando uno nace en una tierra y crece allí, crece con la cultura, costumbres e ideales de los que viven años allí también. Por tanto, no debería NUNCA nadie quitarle la nacionalidad a uno, a menos que renuncie explicitamente a esa cultura, a esas costumbres y a esos ideales por otros. Esto es lo que se llama Humanidad por derecho de nacer. Como consecuencia, las propiedades que hayas obtenido, por trabajo ganado o HERENCIA de tus padres de propiedades legítimas suyas (incluyo desde una casa, tierra, hasta un alfiler) y deseas residir por un tiempo en otras tierras o emigrar a otro país por cuestiones X, pero SIN RENUNCIAR A TU CUNA, a ser siempre el cubano que eres (como hacen muchísimos en muchos países, que se reúnen para hacer una cubita allá), NO DEBE HABER FUERZA MAYOR QUE LE CONFISQUE O QUITE SUS PROPIEDADES si esta persona se lo DONÓ O HEREDÓ a sus hijos, nietos, parientes, primos u otra persona natural de su tierra natal, que por causas justas la persona considera habersela ganado. Es mi opinión.

  • Eric dijo:

    Gracias Darío. Brillante su artículo, de forma sintética nos convoca con sólidos argumentos a un ejercicio soberano e independiente de democracia popular y participativa.
    Contundente su aseveración de las serias insuficiencias jurídicas que hoy hacen acto de
    presencia en la vida cotidiana; en mi criterio personal, es decisivo el papel del Partido como garante de la UNIDAD nacional y para ello tiene que garantizar de forma imprescindible dos principios esenciales: Una sólida preparación para apreciar la realidad y asumir las decisiones en el momento preciso y el más importante, garantizar la más estrecha y verdadera VINCULACIÓN con todo el Pueblo, con una capacidad de escuchar donde se aplique el principio Martiano “Con todos y para el bien de todos”

    • Pramirez dijo:

      El artículo es una buena síntesis, sin duda alguna. Pero hay un puntos que para mi es bien delicados, por su alcance y como tal me gustaría que se abordaran en un artículo posterior en cubadebate u otro medio de alcance nacional.

      La nueva propuesta en su artículo 10 establece que, y cito: “En la República de Cuba la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado. El pueblo la ejerce directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ellas se derivan, en la forma y según las normas fijadas por la 59. Constitución y las leyes. ”

      Por otro lado el artículo 222 establece que la iniciativa para proponer reformas en la Constitución la tienen y en su inciso e) deja claro que “los ciudadanos, mediante petición dirigida a la Asamblea Nacional del Poder Popular, suscrita ante el Consejo Electoral Nacional, como mínimo por cincuenta mil electores. La ley establece el procedimiento para su solicitud y realización.”

      Hasta aquí todo lo veo muy bien, el artículo 222 acorde con el artículo 10, pero el 224 establece que: “En ningún caso resultan reformables los pronunciamientos sobre la irrevocabilidad del socialismo y el sistema político y social establecidos en el artículo 3, y la prohibición de negociar bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera, tal y como se dispone en el artículo 12. ”

      Lo de negociar con bajo amenaza lo veo también bien porque es la base del derecho internacional y de las relaciones diplomáticas, pero la primera parte me confunde. Si el pueblo es el depositario final de la soberanía y del cual emana todo el poder del estado, si en virtud de ello se reconoce su iniciativa para modificar las leyes del país o su propia constitución, ¿por que se le quita el derecho cambiar el sistema social por otro mas avanzado o que el pueblo considere mejor, llámese como se llame? Aquí francamente la constitución se dispara en el pie. Nada ni nadie debería cortarle la soberanía y el poder al pueblo para elegir el futuro que desee para nuestro país.

      • gerardo dijo:

        Totalmente de acuerdo con Pramirez. Fue el pueblo el que decidió elegir el sistema socialista en un momento histórico mis distinto al que estamos viviendo ahora. Por tanto no importa lo que diga la Carta Magna, ese mismo pueblo puede elegir mantener el sistema o sustituirlo/combinarlo con otro. Si realmente hubiera interés en legitimar el proceso ese artículo y el que establece al PCC Como único partido deberían ser sometido a una consulta poüular separado de los demás.

    • Jorge dijo:

      Estimado Eric y Darío: Coincido en que el artículo es muy bueno e importante.

      Como Darío hace un llamado a expresar las opiniones, quiero trasmitir algunas observaciones: Darío señala que “hay que trabajar por desterrar de nuestra práctica política la unanimidad a ultranza”, de esto ha hablado varias veces el propio Raúl sobre la falsa unanimidad. Pero, en las sesiones de la ANPP hubo intervenciones de los diputados donde era evidente que no estaban de acuerdo con algo y la solución para todo que buscaba el moderador era “lo vamos a pasar a la comisión”. Llegó un momento en que el propio Lazo tuvo que intervenir y decir que todo no se puede pasar a la comisión, si no ¿para qué es el análisis en el pleno de la ANPP?

      Este es un buen ejemplo de ese tabú que existe sobre la unaminidad. ¿Qué pasa si un tema se aprueba en la ANPP por mayoría? No pasa nada, al final la nuestra es una sociedad para la mayoría y es evidente que hay un % que no está de acuerdo con las decisiones, pero la sociedad es estable porque la mayoría lo apoya.

      A partir del llamado que hace Darío, yo creo que hay “desterrar” como él dice, el método de esos moderadores que tratan de no hacer análisis, sino “pasarlo todo a la comisión”, es como evitar una votación que evidentemente no iba a ser unánime.

      Y el otro tema, es imprescindible incrementar los trabajos en todos los medios sobre las transformaciones económicas y estatales que se proponen. Cuando la mayoría de los ciudadanos hablan de la nueva constitución, el 90% no habla de estos cambios, sino de otros (que pueden ser importantes también), pero los que yo menciono son los que nos darán la base del desarrollo económico y político. Y de esos, casi nadie habla. No creo que sea solo enunciarlos, hay que explicarlos, desmenuzarlos en los medios, hacer programas de debate (que es otro tabú) y llevarle a la gente estos cambios, que dicho de otra manera son los que nos darán de comer.

      Gracias Darío por su artículo y a Cubadebate por favorecer el debate.

    • msurd dijo:

      unidad en torno a que!!?? si debemos unirnos bien podría ser respetando nuestras diferencias!! es decir para hablar de UNIDAD nacional 1ro debemos reconcoernos diversos y coincidamos que ello no es cosa facil para los cubanos acostumbrados a que debemos pensar expresarnos de una forma X!!!

      • Jorge dijo:

        Estimado msurd: Unidad dentro de la diversidad. No todos tienen que estar de acuerdo con todo, pero si la mayoría está de acuerdo, en mi opinión hay unidad, porque es la mayoría. Lo que se critica es la falsa unanimidad, que no es lo mismo.

  • Roberto dijo:

    Comulgo con este artículo hay muchos retos por delante, el Partido necesita despojarse de métodos y mentalidades obsoletas para ser el garante de la nueva constitución. Hay que intentar que realmente exista un debate nacional alrededor de la reforma constitucional porque existe una parte nada despreciable de la ciudadanía sobre todo jóvenes que se debaten entre el nihilismo o la engañosa apolitica y la conformidad. Esta nueva constitución debe ser alentadora y propiciar que el desarrollo armónico del país permita que esos miles de jóvenes que hoy emigran o aspiran hacerlo, permanezcan.
    En cuanto a la acumulación de riquezas individuales la constitución debe ser clara y meridiana solo echemos un vistazo a los grandes problemas que enfrenta la revolución bolivariana porque la oposición concentra mucho poder económico o algo tan cotidiano como se endiosan algunos funcionarios en cargos decisorio sintiéndose intocables mientras hacen todo tipo de desmanes para luego trocar su bandera política. En fin hay una obra mayor que aguarda por nosotros.

  • jose carlos dijo:

    Creo que es un reto muy grande, incluso mas grande que el periodo especial, hay aspectos que cambian el modo de pensar del cubano de lo ultimos 60 años y no todos estamos preparados para esos cambios, sobre todo el cambio de la parte cultural de nosotros, hay cosas que el cubano de a pie no entiende aunque se lo expliquen inifinitas veces.

    pero sobre todo, mi criterio debe ser respetado, no quiero que nadie me explique lo que no me entra por los ojos. no es necesario. por cierto me preocupa que en la votacion del referendum no se alcanze el 90 % de la aceptacion del texto y estoy siendo positivo en ese calculo.

    • Arturo Ramos dijo:

      Jose carlos: no comprendo su preocupacion por si el porciento de aprobacion es inferior al 90%. ¿Sabe Ud que por ejemplo al presidente de los EEUU lo eligen alrededor del 20 porciento del patron electoral de ese pais? Y eso que dicho patron es sumamente excluyente.
      Un 70 porciento le daría una legitimidad al nuestro que no tiene ningun otro sistema político en esta tierra.

    • Jorge dijo:

      Estimado José Carlos: Como Usted dijo su opinión, yo quiero decir la mía. Si la Constitución la aprueba la mayoría, es que la mayoría la apoya. No quiero comparar con otros países, donde un 51% se celebra con banderas y fuegos artificiales. Al final, lo que hace falta es que la mayoría entienda los cambios y los aprueben con su voto. Porque nuestra sociedad es estable, porque la mayoría la apoya y este proyecto nos debe permitir avanzar.

  • Gumersindoan Acebo Nerey dijo:

    Excelente articulo. La nueva constitución tiene que insertar al partido en las instituciones democráticamente electas para que en la vida practica de la sociedad sea la fuerza dirigente superior. No puede estar el partido divorciado de las asambleas del poder popular como ocurre hoy que casi ningún primer secretario es delegado de su circunscripción. Los miembros del partido tienen que ser ejemplos y estar en la vanguardia de la sociedad, eso marca la diferencia de nuestra sociedad.
    Por otro lado no estoy de acuerdo con lo que se plantea sobre los cargos de alcalde, concejal, etc. Es cierto que son característicos de sociedades capitalistas pero ellos por si solos son inofensivos. Tenemos para poder construir nuestra sociedad socialista que quitarle las armas y las ideas positivas a nuestros enemigos capitalistas. Además quien dijo que hoy no existen esos cargos y nombramientos en Cuba. Si existen lo que con otros nombres. El presidente de la asamblea municipal del poder popular es hoy el alcalde, el delegado municipal y provincial es el concejal. No tenemos senadores y representantes porque nuestra asamblea nacional es unicameral y tiene diputados. Hay que llamar a cada cosa por su nombre. En eso consiste el cambio de mentalidad del que nos habla Raúl. Los nombres no determinan lo que determina son otras cosas como por ejemplo la forma de elegirlos, el salario que devenguen, el partido al que pertenezcan, a quien rinden cuentas, etc
    Por ejemplo hoy en Cuba en un municipio en la Asamblea Municipal del Poder Popular hay grandes defectos que atentan contra la autonomía municipal y las facultades para resolver problemas. Hoy la asamblea ejerce dualidad de funciones. Es legislativa y a la vez es el gobierno y administra el municipio. Tiene un apéndice distrofico y deformado que ni siquiera tiene bien establecido un jefe que es lo que se conoce como Consejo de la Administración Municipal. Como no están claras las instituciones y sus facultades el resultado es que nadie le hace caso al delegado de circunscripción y nadie atiende los problemas reales del municipio.
    Que diferente fuera si estuvieran las instituciones organizadas y existiera un Consejo Municipal (función legislativa) y en contrapartida un Gobierno Municipal (función administrativa). El Consejo Municipal le exigiría al Gobierno Municipal que rindiera cuenta de su gestión en la solución de los problemas del municipio. Además cada cual se concentraría en ejercer su función y evitaría hacer cosas que no le son propias. Que importa si el jefe de ese gobierno se llama presidente del Gobierno Municipal que es un nombre largo u sencillamente Alcalde que es mas corto. Que bueno fuera que entonces el primer secretario del partido del municipio hubiese sido delegado y lo hubieran electo presidente del Consejo Municipal. Entonces legalmente y en la practica el gobierno estaría subordinado al partido y al legislativo unidos. Eso es la contrapartida institucional que necesitamos. De las diferencias y de la lucha constructiva entre instituciones con funciones diferentes surgen las mejores soluciones a los problemas que es lo que necesitamos. Cambiemos la mentalidad y apoderemonos de las armas del enemigo para construir nuestro socialismo prospero.

    • Tania Rodriguez dijo:

      No se si es mi falta de visión o si sería que no estoy aclimatada a las nuevas ideas que se proponen en el glosario pero realmente no encuentro necesario utilizar nombres tales como intendente u otros que no se ajustan a nuestro sistema y que además reflejan un sistema que no tiene nada que ver con el nuestro,¿por que no llamarlo como hasta ahora?, aunque se delimiten sus funciones, sin embargo por otro lado considero muy oportuno que se le den poderes de decisión.

  • Juanma dijo:

    Para la discusion del proyecto de ley con la poblacion se deberia habilitar un forodebate con la participacion de asambleistas que durara dias para recoger opiniones de la poblacion directamente. Esto no quita que se discuta cara a cara para los que no tienen internet, pero seria una buena herramienta para que foristas den su opinion, que por aca se han visto muchas interesantes. Seria ademas una plataforma ideal para los cubanos de bien que estan fuera.

    • Ruben dijo:

      Hola:
      Lei su comentario muy interesante, solo tengo una duda, cuando usted dice Cubanos de bien a que se refiere, cual es el Concepto de Cubanos de bien, solo para saber.

      Muchas Gracias.

      • Juanma dijo:

        Cualquiera que quiera el bien para Cuba, piense como piense. Todos cuentan….

    • Nelio Rafael Rodriguez Tamayo dijo:

      Siempre lo he dicho tenemos que posibilitar la aparicion de el debate online continuo para proporcionar una ambiente seguro de opiniones y de exponer ideas para enriquecer la sociedad siempre con límites. Lo que acontecerá a partir del 13 de agosto transfiere la idea a lo que estamos acostumbrados es una oportunidad única que incluye todos los cubanos para emprender el curso a un socialismo próspero y sostenible. Concuerdo en la contrucción de una plataforma para ese objetivo para preguntas respuestas etc. Lo unico que sugiero es que nunca pensemos en que la verdad la tenemos en nuestras manos. Para mi la verdad la tenemos todos en la unidad que se evidencia aun más en los grandes pincipios patrióticos heredados por los grandes de nuestra patria. Pero tenemos que reformanos mentalmente para lograr una gran visión de país para nuestros hijos y familias.

    • jpuentes dijo:

      Es correcta la idea. La participación en linea debe ser adoptada. Esto también contribuiría a las opiniones de cubanos residentes en el exterior

  • VICTOR KOZASKI dijo:

    ME GUSTA EL ARTICULO PERO HAY VARIOS TEMAS QUE AGREGAR , YO TRABAJE 14 HORAS AL DIA EN CUBA EN EL MEDIO ORIENTE Y AHORA EN LOS ESTADOS UNIDOS ,, SIEMPRE VIVI BIEN LAS RAZONES FUERON QUE YO TRABAJE E INVERTI PARA UN FUTURO PARA MI RETIRO SABIENDO DE ANTE MANO QUE NO PODRE SEGUIR HACIENDO TODO UNA VIDA EL CUERPO TIENE SU LIMITES YO BUSQUE SIEMPRE TRABAJO HASTA QUE LO ENCONTRE Y DE LA NADA CREE ALGO , PERO LA OPRTUNIDAD ESTABA AYI , EL GOBIERNO CUBANO TIENE QUE CREAR OPORTUNIDADES PARA QUE LAS NUEVAS GENERACIONES PUEDAN CREAR Y DESAROLLARSE , HAY QUE DREAR INCINTIVAS Y AYUDARLOS CON PRESTAMOS A BAJO INTERES , SI HABRAN GENTES QUE VAN A FALLAR EN LOS PAGOS ESO SERA UN 4% PERO EL 96 % TENDRA EXITO EL PUEBLO SE LEVANTA ECONOMICAMENTE CUBA SE LEVANTA ECONOMICAMENTE , , DESPUES DE LA REVOLUCION DE VIETNAM DEMORO CASI 11 ANOS CAMBIAR , EL CONTROL ESTA EN EL GOBIERNO PERO LA ECONOMIA Y EL DESAROLLO MIXTO Y MIRA A DONDE LO LLEVO INCINTIVA A EL CAMPESINADO A LOS PRODUCTORES , SI HAY MILLONARION PERO SON ELLOS LOS QUE LEVANTAN EL STANDAR DE VIDA DE VIETNAM , Y VA PARA MEJOR MIREN A CHINA 1.4 BILLONES DE HABITANTES , SACARON DE LA POBREZA A MAS DE 1,150 BILLONES DE HABITANTES ES UN GRAN DESARROLLO ECONOMICO , NO TENERLE MIEDO AL FUTURO , FIJENCE EN BENGALADESH LOS BANDOS AYUDARON A LAS MUJERES A DESAROLLARSE Y MIRA A DONDE A LLEGADO ELLAS LEVANTARON LA ECONOMIA CON FALLOS Y EQUIVOCACIONES , SIEMPRE HABRA Y LOS BANCOS AYUDARON CON UN PEQUENO INTERES , EL BANCO GANA Y EL PUEBLO GANA , CUBA TIENE UN PUEBLO ADELANTADO Y SIN ANAFABETOS ES UNA GANANCIA MUY GRANDE , AHORA HAY QUE INVERTIR EN ESOS CONOCIMIENTOS , LOS CUBANOS TIENEN CREACIONES , SOLAMENTE HAY QUE AYUDARLOS A INCREMENTARLOS , GRACIAS

  • Rodríguez dijo:

    Gracias excelente artículo , pero pienso que cuba es un país con muchas potencialidades para entender los cambios , yo tengo 50 años y no recuerdo haber estudiado jamás en mis años de estudiante la constitución cubana, cómo si hubiera sido algo intencional , cuando Chávez llegó al poder y significó la constitución venezolana al punto de convertirla en un libro de bolsillo ,entonces comenzé a interesarme por la constitución de mi país , descubrí que era la ley de leyes y que todo debía regirse por ella. Creo que en Cuba ha faltado cultura constitucional , no solo de los ciudadanos ,también de los dirigentes , que en muchas ocasiones pasaban por encima de ella sin el más mínimo respeto.
    Recientemente vi una intervención de un funcionario en los debates que decía que el partido estaba por encima de la constitución , eso es un garrafal desconocimiento constitucional, el los países democráticos donde la asamblea está confirmada por todas las corrientes políticas , ningún partido está por encima de la constitucion.
    Pienso que se están dando pasos que nos acercamos a una sociedad un poco más democrática y me alegro , pero la meta está lejos aún es solo una aproximación , estoy seguro que vendrán otras aproximaciones becesarias.

  • Leandro dijo:

    Siempre sigo los escritos del Dr. Darío, porque me resultan instructivos. Este lo considero muy oportuno; se requieren muchos más de nuestros políticos, periodistas, intelectuales… que lleguen a los diferentes sectores de la población por las más diversas vías y contribuyan a prepararnos para el debate profundo que estamos llamados a realizar. En un corto período de tiempo, en medio de condiciones externas e internas muy complejas, estaremos definiendo el futuro de nuestro país.
    No tengo dudas que uno de los temas más polémicos, sino el más, es el relativo a la propiedad y la riqueza.
    Ciertamente en los Lineamientos se plantea que “En las formas de gestión no estatales no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza en personas jurídicas o naturales, lo que se regulará”. Aspecto que implicó amplio debate en su momento en la ANPP porque a la vez que se dice que no se permite, al final se señala que se regula, lo que indica que se permite en ciertos marcos.
    Por su parte en la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, a mi juicio, se expresa de manera más clara al establecerse que “…es objeto de regulación la concentración de la propiedad y la riqueza material y financiera en personas naturales o jurídicas no estatales, para no permitir que se contraponga a los principios de nuestro socialismo”. Y más adelante se define que: “El ejercicio de los derechos de propiedad privada sobre determinados medios de producción se realiza de acuerdo con lo establecido en el ordenamiento jurídico”; a la vez que se reconoce que:
    “Las personas naturales cubanas pueden constituir los siguientes tipos de negocios:
    1) Pequeños negocios, que se realizan, en lo fundamental, por el trabajador y su familia. Estos no constituyen entidades empresariales ni tienen personalidad jurídica.
    2) Empresas privadas de mediana, pequeña y microescalas según el volumen de la actividad, cantidad de trabajadores y objeto social, que son reconocidas como personas jurídicas.
    Estas empresas realizan actividades autorizadas a mediana o inferior escala que tributan a la estrategia del desarrollo territorial y local, así como a desplegar vínculos productivos entre ellas y con otros actores económicos.
    Determinados medios de propiedad personal pueden ser utilizados como medios de producción en estas actividades.
    El Estado aplica políticas, normativas y regulaciones teniendo en cuenta los límites, espacios de actuación y alcances de las diferentes escalas.
    Se regula la apropiación privada de los resultados del trabajo ajeno y las utilidades en estos negocios, parte de las cuales son captadas por el Presupuesto del Estado mediante tributos, con destino a financiar gastos sociales y otros de carácter público”
    Pienso que este es un importante punto de partida, pues se trata de documentos debatidos con amplios sectores de la sociedad y aprobados por el Partido y por la ANPP.
    Prohibir significa “vedar o impedir el uso o la ejecución de algo”, por tanto considero que no es adecuado plantear que se prohíbe o que no se permite la concentración de la propiedad, pues de hecho habrá concentración. Si se emplea la palabra prohíbe o no se permite, debe quedar claro que es más allá de ciertos límites. Prefiero como está en la Conceptualización: se regulará la concentración de la propiedad… ¿Cuál es el límite? Puedo o no coincidir, pero a mi juicio, en la Conceptualización está: La mediana empresa; pero no cualquier mediana empresa, sino aquellas que realicen actividades autorizadas que tributen a la estrategia del desarrollo territorial y local, así como a desplegar vínculos productivos entre ellas y con otros actores económicos.
    En cuanto a lo simbólico coincido plenamente, aunque las denominaciones aparentemente no tienen mayor importancia, encierran un significado simbólico en una época en que los símbolos se emplean como armas estratégicas, aunque a veces se ignore.
    Coincido en la importancia del papel del Partido, pero creo que el Partido tiene que renovarse para estar a la altura de los tiempos. El Partido tiene la gran virtud de ser el impulsor de la Actualización de nuestro Modelo Económico y Social, mérito histórico que corresponde al VI Congreso. Sin embargo, a mi juicio, en su funcionamiento interno aún predomina la vieja mentalidad en no pocos dirigentes y la Primera Conferencia Nacional no logró contribuciones sustantivas en este sentido. Creo que se necesitan más aportes teóricos sobre la labor y el funcionamiento del Partido, para lograr el Partido de acero al que aspira Raúl.
    Pienso que el estudio del Proyecto cuando se distribuya me permitirá tener un criterio más acabado y el propio debate nacional me ayudará a esclarecerme mejor, pero creo que no es de poca importancia la estructura estatal resultante.
    A mi juicio, cuando ya no tenemos físicamente a Fidel y estamos diseñando una Constitución más allá de Raúl y de la llamada Generación Histórica, debemos diseñar estructuras mediante las cuales predominen las decisiones colegiadas y cada vez puedan ser menos las unipersonales y los órganos colegiados deben representar cada vez más la diversidad de nuestra sociedad.
    Hay criterios de Fidel que pueden servirnos de guía; a saber:
    “Es tremendo el poder que tiene un dirigente cuando goza de la confianza de las masas, cuando confían en su capacidad. Son terribles las consecuencias de un error de los que más autoridad tienen, y eso ha pasado más de una vez en los procesos revolucionarios”.
    “En nuestro país no hay ni siquiera un régimen presidencialista, es una presidencia colegiada, como hay una dirección del Partido colegiada.”
    “Lo que necesitamos no es gente con mucho poder, con excesivo poder; lo que necesitamos es gente con un poder moderado.”
    “Si en el partido al primer secretario lo elige el congreso, después prácticamente responde nada más que ante el congreso, no responde ante el Comité Central”.
    “Tengo la convicción profunda de que lo que necesitan los hombres con grandes responsabilidades en el Gobierno y el Estado en un país socialista y democrático no es exceso de poder, sino un poder limitado, y ese poder tiene que ser limitado por el Partido, en primer lugar, y por las propias instituciones del Estado. Que no se crea un individuo investido de un poder que está por encima de todos los demás y que no tiene que rendirle cuenta absolutamente a nadie.”

    • jpuentes dijo:

      Art. 22 del Anteproyecto: “El Estado regula que no exista concentración de la propiedad en personas naturales o jurídicas no estatales, a fin de preservar los límites compatibles con los valores socialistas de equidad y justicia social.”. Bueno, en cuyo caso, yo diría que la Ley es la que regula, no el Estado. Y obviamente tiene que establecer los límites. Y la Ley en su introducción debe explicar que se entiende por “concentración de la riqueza”. Yo conozco tres formas de entender la concentarción de la riqueza: Concentración de la posición dominante en el mercado, concentración de la Propiedad y Concentración de efectivo. Las tres pueden combinarse y una puede generar cualquiera de las otras dos. Por ejemplo: los estadounidenses entienden como concentración de la riqueza la posición dominante en el mercado, descrito en su Ley Anti-Monopolio. Los alemanes, que son los que poseen mayor concentración de riqueza en toda Europa tiene también su Ley Anti-Trust. Cuba está abogando por el concepto de concentración de la Propiedad, como elemento moderador de la riqueza. Esto es un asunto complejo, porque se trata de hacer una legislación que no dañe el sujeto de Derecho. En mi opinión concentrar riqueza en efectivo, no es malo si pone su dinero a circular en inversiones que generen bienes y servicios al país y así las cosas…. No olvidarse que estamos en Cuba y que nuestro sistema politico en sus bases fundamentales es la socialización de los recursos, pues es una economía socialista, eso es un concepto inalterable. Recomiendo la lectura de trabajos sobre casos emblematicos de concentración de la riqueza en EU y en Europa. Leer en particular para que se entienda el tema por diferentes aristas el caso Microsoft vs EU. El llamadado “juicio del siglo”.

      • joven2018 dijo:

        Las leyes antitrust de Europa y EUA no tienen comparacion con lo que se quiere hacer aqui para evitar la concentracion de riqueza. Aqui consideramos “rico” a alguien que tenga 2 licencias, asi sea por ejemplo, una de informatico y una de traductor que en ninguna de las dos se va a hacer rico, se considera “rico” a quien tiene una casa de alquiler o una cafeteria.

        No estamos hablando de megacorporaciones como Microsoft, estamos hablando de individuos que quieren vivir mejor trabajando honradamente y creando riqueza, puestos de trabajo y oportunidades.

        La actual estructura de una sola licencia y aun mas, de licencias predefinidas y super restringidas limita totalmente la creatividad de nuestros jovenes. Ninguna start-up tecnologica o innovadora en ningun campo puede surgir en Cuba con estas regulaciones.
        Estamos en el siglo XXI, la gente crea cosas nuevas…asi no se puede. Se debe regular lo que no se puede hacer en el sector privado, lo que se puede que se deje a la imaginacion de los que quieren crear.

        Restringir la acumulacion de riqueza o propiedad a los niveles que se pretende solo creara corrupcion.

      • jpuentes dijo:

        joven2018: Es obvio que no es comparable el impacto de la concentración de la riqueza entre paises que tienen larga data de experiencia en este asunto, con Cuba, que hasta hace unos años el Estado dejó de ser el dueño absoluto de la economía nacional. Pero una constitución se pronucia a futuro. Si usted no lo sabe, ya existen en Cuba ingresos personales de mas 100 mil pesos al mes. Basta recordar, que un cubano puede vender una casa en un abrir y cerrar de ojo y al “cash” en casi un cuarto de millon de cuc, un automovil en 25 000 cuc, hay quienes poseen restaruantes de lujo que le proporcionan al mes 8000 cuc, hay quienes rentan hostales y casas con piscina en 1500 cuc al mes, eso representa 18 000 cuc al año. Los nigth club estan llenos, en una gloriosa noche habanera, donde el coctel mas barato cuesta 5 cuc. Yo he visto sacar de un club a personas que han estado sentada en una mesa por consumir SOLO 100 cuc. Los cayos estan llenos de cubanos en el periodo estival, las colas para las piscinas de los hoteles 5 estrellas son de respeto. Los supermercados en un fin de semana parecen que han anuciado ciclón. Hay cubanos que se gastan 5000 cuc sólo para obtener una visa. Y 400 cuc para viajar a Panamá o Mexico cuatro días para traer pacotilla. Al país entra un estimado entre 1000 y 1200 millones de dolares al año, por concepto de remesas, donde la mitad es para el diario de los receptores y la otra mitad para inversiones familiares y personales. Cualquier joven se compra un celular en 200 cuc y con suerte no lo deja botado en Varadero en una noche de juerga. Unos Nike o Adidas en 80 cuc, Giorgo, Polo, Mango, Fariani, tienen a bien facturar una buena cantidad mensualmente, no solo en los bajos del Kimpiski sino en cualuier lugar de esta ciudad. Y para terminar, debo decirle que no son pocos los que obtienen los servicios de todo incluido de HavanaTour y Distal Caribe por 2100 cuc para un viaje de 6 noches en Europa. Amigo mío, salga esta noche, para que vea como corre el dinero en la costa norte de la capital desde el puerto de la Habana hasta Santa Fé. Preguntese usted de donde sale. Y por lo visto ya usted sabe a los niveles que se prentenden restringir (uso sus palabras) la riqueza cuando no ha salido todavía ni la Ley que la define. Joven, es logico que usted piense así, al parecer está poco informado del impacto de la remesas a mediano y largo plazo en la concentración de la riqueza en Cuba y en el mundo.

  • Jose R Oro dijo:

    Dice el autor: “Ciertamente, hay que trabajar por desterrar de nuestra práctica política la unanimidad a ultranza, pero la alcanzada en este caso aparece cargada de importantes contenidos y mensajes…” Por supuesto que es así, la unanimidad es nociva e incluso risible, se convierte a veces en la caricatura de la unidad. Esto se ha expresado insistentemente por todo el pueblo. Pero siempre se encuentra una excepción o circunstancia para que la unanimidad exista o perdure.
    El general de ejército y ex – presidente de Cuba Raúl Castro Ruz lo expresó explícitamente en el Congreso de la UNEAC. “Nuestra unidad es hoy más sólida que nunca, no es fruto de la falsa unanimidad o de la simulación oportunista, la unidad no excluye las discrepancias honestas”. Disertó al respecto el actual Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez “Una unidad que no puede basarse, como nos ha alertado el General de Ejército, en la falsa unanimidad, en la simulación, en consignas y en retórica”. A pesar de lo cual la unanimidad sigue inconmovible, en perfecta salud y campea por sus respetos. ¡Que triste!
    El autor nos comenta que: “hoy estamos compelidos a reconocer el papel de las relaciones mercantiles dentro de una economía mixta, sin lo cual será imposible en las presentes condiciones y por largo tiempo organizar eficientemente el metabolismo socioeconómico de la sociedad cubana”. La relaciones mercantiles existen independientemente de nuestra conciencia, nos guste o no, el mercado es una realidad objetiva, no una concepto intangible y no podemos “estar compelidos a reconocerlo”, lo que no podemos es fantasear con ignorarlo, punto. Pero hay que hacer que este “mercado” sea un “mercado socialista” en el que la riqueza producida sea distribuida por el estado de forma socialista y justa ¡Pero hay que producir primero!. No podemos distribuir lo que no hemos producido de forma directa o hemos exportado y adquirido a cambio.
    Con respecto a la concentración de la propiedad o de la riqueza, creo que hablamos de esto mucho más que de la erradicación de la pobreza y de las carencias, muy comedidamente pienso debiera ser al revés. Ya leí un comentario donde se sugiere que ser propietario de tres camiones es una “concentración de la propiedad”. ¿Cómo podremos ser enemigos de la ganancia? Sin base ganancial la EES no puede existir, ninguna empresa de cualquier tipo puede perdurar sin ganancia, lo demás es una destrucción de valor. Que sea lícita y obtenida del trabajo y no de la explotación, el robo o cualquier forma de corrupción es otra cosa, completamente necesaria.
    Al respecto de los símbolos, los nombres o títulos como “alcalde, concejal, senador, representante, etc.”, carecen de importancia en sí mismos. Un gobernador en una provincia, un intendente (o alcalde) en un municipio, o un diputado (o representante) creo que dan paso a una institucionalización menos efímera que títulos sin bases históricas y en ocasiones copiados de otras culturas. Es que no creo que sean ni siquiera “símbolos”. Lo que si son símbolos, son las representaciones de la patria, el himno, la bandera. Lo que debe ser ilegal es izar banderas extranjeras, o desmeritar los símbolos patrios, o generar falsos símbolos que promuevan el racismo, el elitismo, el culto desmesurado a la riqueza, la desigualdad de género, o la ignorancia de nuestra historia y cultura.
    En este momento crucial de preparación y voto popular por la nueva Constitución, la sinceridad debe primar. Hay tres factores que considero inamovibles: El papel rector del PCC en la sociedad cubana, el carácter socialista de la sociedad y el predominio de la EES en la economía necesariamente mixta, diversa, rápidamente creciente y eficiente, que se mida por su éxito real en mejorar la vida del pueblo.

  • Arturo Menéndez dijo:

    Muy interesantes y responsables el artículo y los comentarios. Creo que todos coincidimos en que entraremos en una etapa decisiva, en la que se necesita una real participación popular, sin formalismos ni apuros, con total libertad para expresar opiniones, preocupaciones, sugerencias, dudas, anhelos… Para ello es importante de que se disponga con tiempo suficiente, para su lectura y relectura, el documento del proyecto, en forma impresa y en formato digital (pdf) descargable. ¿No es posible que las intervenciones de los diputados durante el análisis en la Asamblea Nacional se reproduzcan en este sitio u otros? Me refiero a las que plantearon propuestas, argumentos, aclaraciones… Creo que eso sería de mucha utilidad para la preparación de los ciudadanos para el ejercicio de sus derechos y deberes en esta etapa trascendental.

    • jpuentes dijo:

      A mi me parece que dos meses es poco para el debate. Se trata de una nueva constitución. No es referendo cualquiera

  • Minerva dijo:

    Espero que la constitucion sea a favor del pueblo y no de las grandes esferas , pienso que debemos saber todo minuto a minuto y llevarlo a botacion , hay muchas cosas q deben cambiar , e incluso incluirse en la constitucion , como la edad de la jubilacion , el maltrato animal , las violaciones , a mujeres y niños esos temas son mucho interes pero q exista una ley bien fuerte , y no solo la justicia sino otra cosa que no solo los condene sino q le sirva de leccion a otros , cuando eso suceda dejaran de pasar cosas como esta , ademas hacerlo publico , con el apoyo y acuerdo con el pueblo , La constitucion es para y por el pueblo , que ya bastante nos tienen olvidados.

  • Gerardo Elosegui Fernandez dijo:

    Felicitaciones Dario, muy buen articulo y asimilable para los cubanos de a pie, estoy concordando que todos, absolutamente todos necesitamos elevar nuestra cultura juridica, cuando se apruebe la Constitucion, debemos hacer una edicion de bolsillo para todos los cubanos, pero tambien ejercer una transformacion en los sistemas de estudios de educacion civica y juridica con metodos atrayentes que insiten a la preparacion juridica de toda la poblacion, su articulo muy bueno feleicitaciones y NO DEJARE DE RECORDAR LOS MOMENTOS EN QUE FUI PARTICIPE DEL PROCESO POLITICO QUE HIZO LLEGAR A UD. EL CARNET DE MILITANTE DE LA UJC. EN LA EMPRESA DE CALZADO DE LA HABANA VIEJA DONDE UD. CON SUS AÑOS JUVENILES INICIABA SU CARRERA POLITICA, DOBLEMENTE FELICITACIONES

  • Miguel dijo:

    Esperamos con ansiedad el debate popular, pero si todo depende de una Comisión Constituyente con plenos poderes para decidir que se agrega y que no, tengo poca fe en que dicho debate adicione algo a la nueva Constitución.
    Es imposible construir una sociedad democrática mientras el Partido Comunista esta por encima de la ley. Es necesario regular hasta qué punto es la fuerza dirigente. Hasta qué punto un 1er secretario partidista tiene más responsabilidades que un presidente de la Es necesario que se establezca el sufragio universal directo para todos los cargos de dirección del país, ya sean estatales o partidistas.
    Tal vez el debate con los ciudadanos sirvan para esto.

    • Yordani dijo:

      ciertamente es así… has concretado lo que realmente es necesario e imprecindible para poder avanzar.

    • Sergio dijo:

      Pero ya sabe usted, con lo que dijo AQUEL JURISTAS, ex-decano de la Facultad de Derecho que eveidentemente SABE de Leyaes y ORDEN JURIDICO, que se puede esperar.

      Si eso no queda bien claro, EXPLICITO, en el texto,,,,, seguiremos en las mismas,,, INFELIZMENTE.

      Por otra parte, ha uchos puntos, como dijo MINERVA, que quedan fuera. Hay algo que es sumanente preocupante y es que en relación a las PERSONAS de la tercera EDAD no se legisle en favor de su mejoramiento de vida, dentro de la dura y dificil situación en la cual están inmersos. Cito algunos puntos: No pagar Omnibus para las personas mayores de 60, pagar la mitad del valor del precio en etradas a Teatros, Cines, Museos, etc., etc., etc,,, tener preferencias a la hora de realizar cualquier gestión, digase en Bancos, Hospitales, Notarías, Correos, etc., etc., y así por el estilo. Sobre el Maltrato a los ANIMALES debe estipularse una LEY bien CLARA a los infractores, la Violencia DOMESTICA que es un fenomeno bien PREOCUPANTE, etc., etc., etc.

      Los tipos de PROPIEDAD, etc., etc.,

      Pero repito, LA CONSTITUCION es la LEY SUPREMA, y nadie, absolutamente nadie por grande que sea, debe estar por encima de ella, de lo contrario, pueden quemarla y echarla a la BASURA.

      Saludos,

    • jpuentes dijo:

      El debate será eficaz. Se demostró con los Lineamientos, que mas del 70% fueron cambiados, modificados o insertados, en comparación con los originales emanados de la Asamblea. En cuanto al Partido, concuerdo con usted. El Partido debe ser: “garante” o “protector de la conquistas sociales” o “facilitador” o “promotor de las ideas del socialismo”. Pero no debe tener el psotulado constitucional de ser la fuerza “dirigente”. Estoy de acuerdo con que tengamos un solo partido y que esa sea, con caracter inamovible, la linea de nuestro sistema politico

      • sachiel dijo:

        Y yo concuerdo con usted, jpuentes… lo malo seria no opinar, no interesarse, no leer, no preguntar y seguir viviendo a la bartola algunos, “total si a mi ni me va ni me viene…”, los que se autodenominan apoliticos, los indecisos, los timidos para opinar pero que son fieras hablando mal del prójimo en cualquier parte.

        Ahora es el momento de hablar bien, con argumentos y razones. El debate ya es intenso, en casas, centros de trabajo y las calles, Y TOCA llevarlo a palabra escrita en las reuniones y sus actas.

  • jpuentes dijo:

    “papel dirigente del Partido Comunista de Cuba”: No es lo mismo “dirigente” que “garante”. Yo cambiaría la palabra “dirigente” por “garante” o “protector de la conquistas sociales” o “facilitador” o “promotor de las ideas del socialismo”. Para mí el papel dirigente lo tiene el Estado y el Gobierno en la representación de su Asamblea. No creo que esto cambiaría el sistema politico cubano, que estoy muy de acuerdo que sea inamovible. Yo estoy en contra del pluripartidismo. No es necesario muchos partidos politicos para encauasar una participación ciudadana eficaz. Por otro lado,la Ley debe de exponer qué entienden los cubanos por “acumulación de la riqueza” y después aplicar lo que sea necesario para que esa acumulación no se convierta en un arma contra el desarrollo y fuente de escandalosas desigualdades injustas en su sentido social. Y no al revés. En mucho, estamos acostumbrados a aplicar contravenciones sin antes tener claro en la Ley el concepto cubano de: “acumulación de riquezas”. Estoy de acuerdo que los tiros no deben ir por el efectivo honesto y fruto de las ideas y el trabajo, sino por la destructible especulación de la Propiedad. Algunos países como Alemania, basan sus leyes anti-trust y anti-momopolio en el control de la Propiedad, otros como EU, en la posición dominante en el mercado. Cuba debe estudiar todo las legislaciones posibles con relación a este importante asunto y tomar decisiones claras y eficaces para el entorno cubano.

    • Jose R Oro dijo:

      Muy de acuerdo con usted

  • Reynaldo Garcia dijo:

    Discúlpenme el pesimismo; pero ya teníamos una constitución ¿Y? Todos los días se violaba, por ejemplo: La constitución reconoce como derecho ciudadano el de recibir adecuada respuesta a sus quejas y planteamientos ¡No tengo que andar en el tema…! Hemos visto con demasiada frecuencia como se generan leyes que favorecen al pueblo y después vienen las “iniciativas” de dirigentes, para torpedearla. Un ejemplo de esto es la ley de cooperativas; que se frenó y no se explicó convincentemente porque…; o cuando de forma abrupta se prohibió las proyecciones de cine 3D, sin importar las inversiones y esfuerzos que esos coterráneos habían asumido. O más reciente: la iniciativa de arrendar locales de la gastronomía y los servició ¡Por cuantas violaciones y mala fe no ha atravesado ese proceso! Ejemplos de cómo el “Estado” se contradice en su legislar y actuar hay muchos. Me indigné en sobremanera, cuando sin dar una explicación coherente, se extinguió la CPA destinada a trabajos de contabilidad y finanzas. Me pregunto: ¿Por qué si los trabajadores por cuenta propia ya son una parte considerable del universo productivo de Cuba; tienen tan débil representación en la asamblea y no se tienen en cuenta sus opiniones (como sector) en los procesos legislativos que los afectan? ¿No es acaso esto un pobre ejercicio de democracia? Ojalá me equivoque, pero: ¿se considerará una violación a la constitución un hecho punible? ¿Se podrá juzgar a funcionarios, jueces, fiscales, etc., por violación de la constitución? De lo contrario; sería como hasta ahora, una ley para algunos…

  • jpuentes dijo:

    Todo eso se explicó por los medios. Y van desde la propiedad intelectual hasta las desviaciones del concepto de cooperativa, busque en internet.

  • la cienfueguera dijo:

    Dos meses es muy poco para para el debate. los cubanos ahora es que tenemos un poco de conciencia de la constitucion como comento rodriguez en mis mas de 50 nunca se estudio la constitucion en ninguna escuela con chavez con su librito empezamos a pensar en ella creo el debate y la votacion debe hacerse por articulos no debe hacerse unanime hay cosas que aun no estan claras y con un solo debate no se va a llegar a un convencimiento para votar por todos sus articulos de una sola vez

  • Ricardo dijo:

    SOBRE EL ARTÍCULO 68 DEL PROYECTO DE CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DE CUBA.
    Como inicio de esta reflexión, enfoquemos la siguiente pregunta-¿se puede concebir el matrimonio entre más de dos personas? La sociedad cubana se caracteriza por la conservación de la cultura que encierra patrones definidos por las distintas manifestaciones religiosas, cívicas y morales en consonancia con los valores más representativos de la Sociedad Socialista, donde el matrimonio se erige como la base fundamental de la sociedad. El articulo 68 define al matrimonio como “la unión de dos personas con actitud legal para ello, a fin de hacer vida común”; contrario a la definición etimológica de la palabra “matrimonio”, lo cual lo define como “la unión entre un hombre y una mujer”… desentender esta definición o inclinarla hacia pensamientos modernistas, sin tener en cuenta la historia y los preceptos sociales de la población cubana, puede resultar en muchos aspectos en la desvalorización y discontinuidad de la familia como base fundamental del desarrollo de la sociedad.
    Siendo pragmático, pienso que de igual manera que se presenta que el matrimonio es entre dos personas (sin especificar género), dejando a libre elección con quien se quiere unir en este hecho legal, también se pudiera considerar la formalidad del “matrimonio múltiple”, o sea entre más de una persona, teniendo en cuenta los patrones de comportamiento de la sexualidad en la sociedad cubana. Seguramente los promotores modernistas del matrimonio entre dos personas del mismo sexo, argumenten entre otras tantas razones, que con este tipo de unión puede resolverse el problema de la discriminación o la no aceptación de las personas con inclinación sexual hacia su mismo género y que se defina una unión familiar con derechos y deberes mutuos con bases legales, lo que resultaría muy loable.
    Entonces, por qué no pensar que se puede instituir el matrimonio múltiple en la Constitución cubana? Pienso (sin sarcasmos) que este sería el punto clave para resolver estos comportamientos inclinados a la promiscuidad y al divorcio por incomprensión, por situación económica o simplemente por aburrimiento, que son situaciones marcadas en la sociedad cubana. En este punto, seríamos de los pocos países de América Latina realmente en comenzar una etapa de modernización social en este aspecto.
    Quiero que esta reflexión les lleve a analizar a los parlamentarios y a la población cubana, algunos puntos que han pasado por alto cuando proclaman y dejan a la ambigüedad y la conveniencia algo tan sagrado y de tanta responsabilidad que es el matrimonio.
    Primero: Quién y cómo le explicarán a nuestros pioneros, a nuestros adolescentes y jóvenes este tema que encierra una problemática a nivel psicológico en la sociedad.
    Segundo: Teniendo en cuenta que las relaciones afectivas interpersonales, que en muchos casos terminan en unión matrimonial, comienzan desde las aulas de la secundaria y en algunos casos hasta desde la escuela primaria. ¿Cómo se afrontará el hecho de que su inclinación sexual no se vea influenciado por este particular y nueva forma de concebir la familia?
    Tercero: Una vez formalizado el matrimonio entre personas del mismo género, cómo le explicamos a nuestros hijos e hijas pequeños, nietos y nietas, cuando pasemos por una parada, por un parque o en el autobús y veamos una pareja de hombres o de mujeres, ya no solo tomados de la mano, también en actitudes afectivas que solo deben reservarse para la intimidad. Por supuesto, si alguien ante esta situación osara reprimir la actitud amorosa de una pareja del mismo género, además de ser catalogado como homofóbico podría ser sancionado.
    Vale que nos pongamos a reflexionar sobre este artículo de la Constitución, y si las leyes cubanas determinan positivo esta propuesta, entonces solicito que se analice de igual manera la propuesta del matrimonio múltiple y que el Art. 68 expresara lo siguiente: “la unión de dos o más personas con actitud legal para ello, a fin de hacer vida común”.

  • DMF dijo:

    La gente tiene derecho a ser felíz, sean heterosexuales o no. Eso no me preocupa. Me preocupa que la nueva constitución incluye que se garantizará educación gratis solo hasta concluir el pregrado, lo cual excluye posgrados de todo tipo, creo que eso no se debe aprobar, se limitaría el desarrollo de los que quieren superarse para continuar aportando a su país. Por otro lado no se incluye ningún artículo donde se regule el aporte de todos aquellos cubanos que viven permanentemente en el exterior quienes mantienen su Carnet de Identidad, su libreta de abastecimientos, reciben cualquier tratamiento de salud gratis salido del sudor de los que nos quedamos aquí trabajando y aportando. No tengo la cifra pero deben ser unos cuantos miles quienes trabajan fuera de Cuba, viven fuera de Cuba, pero como conservan su Carnet de Identidad vienen cada un año o cada dos años, se ponen al día con los temas de salud y se regresan sin aportar nada a su pais. De hecho nuestros hijos deben pasar el Servicio Militar y, tal vez me equivoque, pero no conozco ningún caso en esas condiciones que lo haya pasado. Creo en los mismos derechos para todos, pero tambien en los mismos deberes. Opino firmemente que q

    • gerardo dijo:

      Considero que la educación debe ser completamente gratis, incluyendo al postgrado. Esa es una de las mayores conquistas de nuestro sistema polític-social. Si el Estado es incapaz de garantizar un salario decoroso para los profesores, porque Nuestra economía es totalmente improductiva, reo que es injusto que se intente pagar ese salario a cosata de cobrar la educación. Desearía que alguien de las altas esferas dé cuentas de esto.

Se han publicado 54 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Darío Machado Rodríguez

Darío Machado Rodríguez

Licenciado en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Filosóficas. Preside la Cátedra de Periodismo de Investigación y es vicepresidente de la cátedra de Comunicación y Sociedad del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

Vea también