Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

¿Qué papel desempeña el periodismo en la construcción de una creíble hegemonía de la ideología revolucionaria?

| 44

¿Qué es lo más importante en una sociedad moderna e interconectada: la prevalencia de un amplio sistema de propiedad pública de los medios o la confianza de los destinatarios? ¿El tipo de propiedad de los medios garantiza de por sí la tan disputada credibilidad? Estas, como otras, están entre las preguntas que debemos hacernos en la Cuba que inició el camino hacia la actualización de su modelo de socialismo.

O tal vez debería formularse de otra manera la interrogante: ¿Garantiza el monopolio de la propiedad pública de los medios, el de la credibilidad, el de las influencias, el de la autoridad?

El grado de exposición pública e información existentes en la actualidad requiere que el discurso, para ser efectivo, se legitime a sí mismo ante la opinión pública.

El Doctor en Ciencias de la Comunicación Julio García Luis sostenía que, desde luego, hay monopolios sobre el discurso mediático, grandes monopolios, parte de una grotesca tiranía, con diferentes escalas, locales, regionales, mundial; pero estos subsisten por su aparente porosidad, por su capacidad para mimetizarse, por su fingida independencia del poder real. Lo difícil, por el contrario, sería hoy un monopolio de pretensiones herméticas como los ya conocidos.

Agregaba que la ideología, realizada o no por medio del discurso, es lo que permite percibir el mundo —con cristales deformantes o con nitidez—; es lo que permite organizar el poder y el ejercicio de la hegemonía, y es lo que da la capacidad de control sobre los factores de la sociedad.

En el caso cubano, afirmaba, ese control no puede sustentarse en el engaño, en la manipulación de símbolos, sino en la adecuada información, interpretación, persuasión y convencimiento de la gran mayoría protagónica, en definitiva, del público.

Las redes sociales, el periodismo ciudadano, entre otros fenómenos, están cambiando radicalmente las formas tradicionales en las que se conformaba la llamada opinión pública y los consensos.

Así que otras preguntas que debemos hacernos son ¿cómo se construyen los consensos en la sociedad de la información en la que nos adentramos inexorablemente?, ¿qué papel desempeña el periodismo en la construcción de una auténtica y creíble hegemonía de la ideología revolucionaria? ¿Cómo los sistemas de comunicación pueden apropiarse de las nuevas herramientas para avanzar hacia formas más democráticas y participativas? ¿Cómo garantizar mayor autoridad y ascendencia ante los públicos, que tienden a atomizarse?

Lo cierto es que el sistema de comunicación pública de Cuba está desafiado por replantearse su autoridad ante los públicos, en base a lo único que la garantiza: la credibilidad; algo solo posible no solo con un cambio en el modelo de prensa, sino de todo el modelo comunicacional de la sociedad, y con una concepción verdaderamente revolucionaria que ubique a la prensa como parte de las formas de control popular.

Las indagaciones de los últimos años demuestran que esa endeblez estructural tiene diversas dimensiones, y por lo tanto de lo que se trata en la nueva coyuntura es de plantearse un cambio estructural, como quedó fundamentado en el último congreso de la Unión de Periodistas y en sucesivos encuentros profesionales y políticos.

Para superar esas tendencias tenemos, además de profesionales capacitados, la fortaleza de una tradición periodística y revolucionaria sedimentada por la más honda vocación de servicio, heredada de los fundadores de la nación, entre ellos el padre Félix Varela, quien al abordar la función y el alcance del periodismo apuntó: “Yo renuncio al placer de ser aplaudido por la satisfacción de ser útil a la patria”. Su genial y fiel seguidor José Martí consideraba que la prensa debía ser el can guardador de la casa patria: “Debe desobedecer los apetitos del bien personal, y atender imparcialmente al bien público”.

Ese legado debería servir también para los acostumbrados a la apología, los silencios y torceduras que nunca faltaron en el complejo camino de la construcción del socialismo.

Hay razones básicas para considerar la inviabilidad de que continuemos con el modelo de periodismo de dependencia institucional y de reafirmación que como regla prevaleció hasta hoy, y crezcamos hacia otro de confrontación de las mejores ideas revolucionarias.

El periodismo verticalista y de reafirmación, si bien permitió fraguar los grandes consensos que demandó el país frente a la agresividad de los Gobiernos norteamericanos, y a estructurar un modelo de sociedad para unas condiciones históricas muy concretas, distorsionó las funciones de contrapeso y equilibrio de los medios, que ocurrió a la par de la de otras estructuras de confrontación democrática del país.

Esto ocurre cuando la Revolución actualiza su modelo económico, como el primer paso hacia graduales transformaciones, sobre las cuales, como ya hacemos —no sin dificultades e incomprensiones—, nos corresponde la responsabilidad histórica de ayudar a crear los necesarios consensos políticos y la vigilancia profesional, para evitar que se distorsionen sus alcances.

No podemos ignorar que la Revolución está a punto de adentrarse en su más dura prueba de fuego: el relevo de la generación histórica, mientras los medios cubanos cedemos gradual, aunque inexorablemente, el monopolio de las influencias, como resultado del auge de las nuevas tecnologías.

En este reajuste la prensa pública cubana debe tener el camino expedito para apoyar el debate cívico y el contragolpe revolucionario.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 44 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Julio Cesar Garrido Alvarez dijo:

    …creo,que el periodismo desempeña un papel esencial en la hegemonia de determinadas ideas …y es que la historia de la humanidad es la historia de las ideas.Son las ideas las doctrinas y las teorias las que guian la accion del hombre,determinan los fines ultimos que este persigue y la eleccion de los medios que emplea para alcanzar tales fines…lo que sucede, es, que en todos los tiempos,los amigos sinceros de la libertad han sido escasos,y sus triunfos,obra de minorias…¿que ideas debemos o podemos confrontar?,¿depende de nosotros o de otros?…no existe la credibilidad publica,por el contrario existen credibilidades individuales o personales,lo que es correcto para mi,puede no ser correcto para el otro,y mas en el caso de la transmision de informacion…

    • Rogelio dijo:

      ¿La historia de la humanidad es la historia de las ideas? Ingenuo yo, que creía que eso era un idealismo, y que la historia de la humanidad era la de las luchas de clases.

      • Sissi dijo:

        Pero las luchas e clases se establecen a partir de las ideas…

  • Arturo Ramos dijo:

    ¿El tipo de propiedad de los medios garantiza de por sí la tan disputada credibilidad? Pienso que de por sí no la garantiza, pero lo que si es ciencia constituida es que los grandes medios en manos privadas se ponen al servicio de las élites. Así de simple.
    En nuestro escenario los pequeños y medianos medios privados que se opongan al proyecto de una Cuba soberana y con justicia social serán inyectados con financiamiento de gringolandia y serán amplificados. Se prostituirán algunos.
    Otra cosa es que nuestros medios públicos sean cada vez mas eficaces.
    Esa es una tremenda necesidad.

    • Lector dijo:

      Usted no ha leído bien, el autor expresa claramente:
      “Hay razones básicas para considerar la inviabilidad de que continuemos con el modelo de periodismo de dependencia institucional y de reafirmación que como regla prevaleció hasta hoy, y crezcamos hacia otro de confrontación de las mejores ideas revolucionarias.”
      Se trata de un periodismo acorde a los tiempos ACTUALES y a los nuevos paradigmas de comunicación.

      • la mulatisima dijo:

        ¿prevaleció? O sea, ya no prevalece… Y cuál es el que prevalece ahora?
        Porque a diario lo que leo en la prensa es más de lo mismo…

    • Eduardo González S. dijo:

      Arturo Ramos: Muy cierto lo dicho por usted. Hay que preguntarse también ¿tiene que existir el periodismo chatarra? No debiera existir, pero en Cuba aparece “a pululu”. Sobre todo en el periodismo de entrevista. Las preguntas más abundantes son las del cliché en las ya se conoce lo que dirá el entrevistado. “¿Cuánto le habría costado esta operación de su hijo en un pais capitalista?”; ¿Cómo te sientes ahora que ganaste medalla de oro?”; “¿Qué significa para usted ser elegido para…?”; “¿Cómo ves al equipo?”. Ese periodismo no lo necesita nadie, la manipulación es evidente. Y nuestros jóvenes son alérgicos a sentirse manipulados porque son más cultos y preparados que nosotros cuando fuimos muchachos. No digo que todo nuestro periodismo es así. No me pierdo ningún trabajo de Julio Acanda, o de la Televisión Serrana, de Cristina Escobar, los escritos del Profesor Toledo Sande y muchos ejemplos más. Pero hay que buscar y obtener calidad. Solo así podrá tratarse el tema más espinoso y que reporte como mínimo una enseñanza. Esto marca también las costillas de muchas editoriales que sacan libros sobre el internacionalismo cubano en Angola describiendo una guerra idílica que no existió y publicando toda verdad con una condición: que sea simpática. La guerra de simpática no tiene nada. Además, idealizar la guerra es falsearla lo cual ya lleva un nombre más feo: mentir. Y nuestros jóvenes no se merecen esto. Ya está pasando.

      • sachiel dijo:

        ¿Guerra idilica, Eduardo? ¿En que libros, y de qué autores cubanos? Citemelos, por favor, y expongame alguna de esas anecdotas “idilicas”, sino es mucho pedirle…

  • jpuentes dijo:

    La pregunta debería ser: Que entendemos, los cubanos, por propiedad pública de los medios?. El papel de los medios y el consumo de esos servicios informativos, tiene por naturaleza un caracter constructivista. La credebilidad debe estar respalda por la cultura. Por la cultura tanto del editor, como del articulista. El periodismo en Cuba goza de una reputación, entre el publico cubano, de veraz. Pero es criticado por omisiones y en ocasiones, por simplista. Todo periodismo oficialista o no, está sujeto a politicas pre-establecidas de sus respectivos editores. Mientras defendamos la idea de la participación a traves de las TICs y tengamos ejemplos, como CUBADEBATE, entonces estaremos dando pasos hacia la socialización de la cultura, que es en definitiva, la misión mas gloriosa que deberían tener los medios. Mienstras mejores informados estemos, mejores propuestas de participación ciudadana. Los medios vanguardistas como este, son los que tienen en su haber la misión del continuismo. Pero siempre desde el prisma de la cultura. El periodismo es una ciencia. Y Cuba todavía está lejos de hacer ciencia del periodismo. Los arraigos del secretismo son todavía un bloqueo a la cultura. Producto, al fin, deberían estudiar audiencias de consumo, reinventarse continuamente y no desaprovechar las bondades de las TICs. La titulación, las referencias, la intromisión e introducción de elementos no profesionales, la censura por parte de individuos no preparados, culturalemente, para esa tarea, la protección de las fuentes, la legalidad en cuanto a los derechos, son cuestiones importantes que debe atender el gremio. No importa si los medios son privados o no. Lo que importan es que sean honestos y cultos.

  • jpuentes dijo:

    Privados o no, estos deben responder a los intereses de los editores, de la localidad, del estado, de una nación. Y deben proteger ante todo la cultura de los ciudadanos. Pero para ello los productores de información entonces, deben ser, cada día, mas cultos.

  • Ulises II dijo:

    Interesante análisis el de Ricardo Ronquillo. Es muy útil para el periodismo cubano que sus propios agentes piensen así. Considero también que el periodismo no puede estar al margen de la realidad social o detrás de esta. Nuestro periodismo (el cubano) debe jugar un papel mucho más activo que el que está desempeñando hoy, no basta con que reflexione, es necesario que enseñe a reflexionar y esto se logra cuando logre develar a los “consumidores” las múltiples aristas de los fenómenos. La prensa escrita no puede ser “cartelera” o noticiero donde la gente encuentre lo que en casi cualquier otro medio puede hallar. ¿Qué pasó con los espacios de debate que existieron en nuestra prensa? Bohemia, por ejemplo, hace muchos años era el espacio en el que la intelectualidad cubana discutía la realidad política y social de la Cuba prerrevolucionaria, desde posturas confluyentes o no, pero siempre propiciando la discusión y la reflexión. En la televisión se destacan periodistas muy jóvenes que están representando no solo un cambio generacional; sino una transformación en el contenido y las formas de hacer periodismo, pero con viejos formatos, sus potencialidades son limitadas por los esquemas tradicionales cubanos que no acabamos de superar para poder concretar las transformaciones a las que nos llama el perfeccionamiento de nuestro modelo. El decir de la prensa (en cualquier sociedad) muchas veces no es la opinión pública, es la opinión de la prensa y ese divorcio es mortal para la conciencia política y la identidad nacional.

    • sachiel dijo:

      Plantea el autor, y es el sentir de muchos no periodistas (simples lectores…) “Lo cierto es que el sistema de comunicación pública de Cuba está desafiado por replantearse su autoridad ante los públicos, en base a lo único que la garantiza: la credibilidad; algo solo posible no solo con un cambio en el modelo de prensa, sino de todo el modelo comunicacional de la sociedad, y con una concepción verdaderamente revolucionaria que ubique a la prensa como parte de las formas de control popular.” Credibilidad damos a todo lo que no comprobamos y solamente nos limitamos a oir, asentir o disentir, según nuestra formación, educación y vocación.

      Y yo le preguntaria, en base a un segundo articulo quizas: ¿Cual seria ese cambio en el modelo de Prensa, y cual en el modelo comunicacional de nuestra sociedad, que idea tiene para ello, en fin, qué?

      ¿Cómo se ubica a la prensa (el famoso cuarto poder) como parte de las formas de control popular? ¿Alguien me puede explicar cuales son las formas de control popular que se conocen en Cuba?

  • Lázaro dijo:

    Muy buena reflexión para generar un buen debate, sobre todo de periodistas e intelectuales, espero leer muchas más opiniones, hasta ahora solo dos comentarios.

    • sachiel dijo:

      Bueno, pues ya vamos por 40, diga usted algo tambien sobre eso…

  • MPH dijo:

    tema peliagudo. Ninguna prensa es imparcial, tanto si es privada, responde al interés del dueño, como si es pública, o sea, estatal, responde a los intereses del estado. En cuba el estado, el gobierno y el partido, como máximo poder eregido, hasta el presente es dirigido por una misma persona. la prensa responderá a los intereses que defiende ese estado, partido y gobierno. No hablo de mentir, también se puede no decir, ignorar, mirar para otro lado o ser triunfalista, paternalista, tolerante, apologista. La imparcialidad no está a nuestro alcance, siempre responderá a alguien o a algo.

  • Orestes Oviedo dijo:

    EL cambio que requiere la prensa esta definido por el ESTUDio y cumplimiento de la misión asignada por LENIN , el Apóstol, a los medios. Además, cumplir con la orientación del PRIMER SECRETARIO DEL PCC EN EL IV CONGRESO DE LA UPEC en 1980

    Para la PRENSA SOCIALISTA el ejercicio de LA CRITICA no es transitorio, esporádico, discontinuo. LA CRITICA tiene que ser el ESTILO DE LA PRENSA, o mejor aun, su modo de ser. LA PRENSA SOCIALISTA DEBE SER CRITICA POR ESENCIA. pag 107

    Necesitamos un periodismo que sea MAS PROFUNDO en todas las apreciaciones, mas certero en la divulgación, que no solo REFLEJE PASIVAMENTE LAS REALIDADES de nuestra sociedad, sino que sea un REFLEJO ACTIVO que procure y APORTE SOLUCIONES. pag 107

    LA CRÍTICA entre nosotros constituye UN DEBER POLITICO Y UNA RESPONSABILIDAD SOCIAL. ES LEGITIMA Y PROFUNDA cuando se ejerce de modo RIGUROSO Y COMPROMETIDO, es decir, justo y equilibrado, oportuno, optimista, y sobre todo, fraternal; tiene además que ser PROFUNDA y por ello responde, en cada caso tanto EL PERIODISTA COMO EL DIRECTOR que, en ultima instancia, la aprueba pag 108

    También tener presente LA ADVERTENCIA del Comandante Ernesto CHE GUEVARA en el articulo EL SOCIALISMO Y EL HOMBRE EN CUBA

    Nuestra tarea consiste que la generación actual, dislocada por sus conflictos, se pervierta y pervierta a las nuevas. No debemos crear ASALARIADOS DÓCILES AL PENSAMIENTO OFICIAL, NI “BECARIOS” que vivan al AMPARO DEL PRESUPUESTO, ejerciendo una LIBERTAD ENTRE COMILLAS.

    Estudiar el libro REVOLUCIÓN, SOCIALISMO, PERIODISMO La prensa y los periodistas cubanos ante el siglo XXI del HEREJE Doctor en Ciencias de la Comunicación Julio García: HEREJÍA es decir la VERDAD DESNUDA Y DESCARNADA . y muy especialmente los planteamientos siguiente:

    …. Un MODELO DE PRENSA que no se legitime en LO PROFESIONAL no podrá tampoco en perspectiva LEGITIMAR POLÍTICA Y ÉTICAMENTE AL SISTEMA SOCIAL, y lo conducirá a UNA RUPTURA. O dicho a la inversa: Un sistema político socialista QUE NO GENERE UN SISTEMA DE PRENSA LEGÍTIMO, a la larga NO PODRÁ A SU VEZ SER LEGITIMADO por este y se enfrentara a UN PELIGRO DE CRISIS. PAG 38

    Se trata, en esencia, de pasar de un PERIODISMO ADJETIVO A UN PERIODISMO SUSTANTIVO. Persuadir con ARGUMENTOS, DATOS Y HECHOS CONCRETOS, y en todo caso dejar que las personas saquen sus PROPIAS CONCLUSIONES de lo que leen u observan. Pag 123

    La gente por una vía u otra recibe la versión de los hechos que ocurren. Si GUARDAMOS SILENCIO ANTE UN ACONTECIMIENTO y dejamos de dar nuestra versión, entregamos en realidad ESE VACIO en BANDEJA DE PLATA AL ENEMIGO: él lo llenara entonces con su propia versión. Si nos DEMORAMOS en dar la versión nuestra, la versión enemiga TOMARA LA DELANTERA y nos pondrá a la DEFENSIVA.. Mientras MÁS DESFAVORABLE pueda ser para Cuba un hecho, MAS RÁPIDAMENTE debemos informar. Por otro lado, una cosa es informar y otra distinta opinar. pag 124

    NOSOTROS LOS PERIODISTAS concebimos la prensa como un instrumento de DIALOGO SOCIAL ENTRE EL PUEBLO Y LAS INSTITUCIONES que abra un espacio sensible a la VOZ de la gente y sus problemas reales, y comunique, divulgue, investigue, critique, proponga opine y advierta, como REPRESENTANTE DE LA OPINIÓN PUBLICA y como constructora cotidiana del consenso revolucionario en que se sustenta el poder en nuestra sociedad pag 134

    Tener un sistema de RETROALIMENTACIÓN DE LA POBLACIÓN mucho mas eficiente, rápido y completo. Sabemos muy poco. Lo que tenemos hoy es realmente PRIMITIVO. Un sistema de INVESTIGACIÓN DE LA COMUNICACIÓN no puede estar SUBORDINADO al mismo que puede ser CRITICADO.

    … el país necesita una LEY DE PRENSA. Si los medios son nuestro, estamos en la OBLIGACIÓN todos – desde la dirección del país hasta los periodistas – de elaborar esa LEGISLACIÓN. No es ponernos una camisa de fuerza, sino sentar LAS PAUTAS INSTITUCIONALES DE LOS MEDIOS. La ventaja sería definir la misión. El país necesita eso Pag 148

    De manera que el primer ideal que parece configurarse como consenso de este estudio es el lograr una MAYOR COHERENCIA entre el FUNCIONAMIENTO DE LA PRENSA y las distintas formas de COMUNICACIÓN Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN EL CONOCIMIENTO, DEBATE Y DECISIÓN DE LOS ASUNTOS DE INTERÉS PÚBLICO.

    En primer lugar una prensa que DIALOGUE CON EL PUEBLO, NO QUE TRASMITA AL PUEBLO. Que se PREALIMENTE, y que no se limite a RETROALIMENTARSE como hace con fines totalmente instrumentales LA PRENSA BURGUESA. Una prensa bajo el CONTROL POPULAR pero con una alta autorregulación a partir de PRINCIPIOS ETICOS, FILOSOFICOS, POLITICOS Y PROFESIONALES…. Pag 164

    En esos textos y los de otros autores contemporáneos están las herramientas para QUE LOS MEDIOS AYUDEN AL GOBIERNO EN LA SOLUCION DE LOS PROBLEMAS QUE AFECTAN AL CIUDADNO DE A PIÉ y construyan UN CONSENSO a favor de la construcción del socialismo cubano prospero y sostenible

    Saludos cordiales,

    OViedo

  • molinero dijo:

    es necesaria una ley de prensa,las redes sociales siguen atacando al preceso revolucionario.

    • jpuentes dijo:

      qué pusieras tú, en esa una Ley de prensa????

  • Delio G. Orozco González dijo:

    Compatriotas:

    La prensa, so pena de sucumbir a los intereses de sus poseedores, debe ser siempre pública si en verdad quiere cumplir el cometido de servicio ciudadano y ello, porque son mayoría los menos afortunados que integran el cuerpo cívico en las estructuras urbanas modernas donde se libran terribles batallas por el poder y la vida. Ahora bien, en el caso cubano, si la prensa verdaderamente pretende asumir el papel de veedor y guardián del bienestar público, habrá de parecerse al país y ello pasa, antes que todo, por liberarla del lastre que representa la regencia cohersitiva que sobre ella ejercen las estructuras de poder político. Claro, no ha de abandonarse por descuido lo que luego habrá de reconquistarse a gran costo, pero una Ley de Prensa que establezca las formas, vías y modos en que habrán de realizar su trabajo los periodistas cubanos al servicio del país, se me antoja el modo más coherente de canalizar el sentir popular, el ejercicio constante en la búsqueda colectiva de la verdad, el esfuerzo por el análisis serio, la apuesta por el debate sincero, la participación grupal en la propuesta de la solución oportuna y el ofrecimiento del consejo pertinente; sería también un modo efectivo de convertirla en Cuarto Poder; en tanto, nadie duda que la información lo sea. Se estará dando asimismo un gran salto para despojarla del estigma de “medio de propaganda” y “convertirla en medio de comunicación”.

    Y esta encrucijada, que forma parte de los tantos caminos que hoy se entrecruzan en el destino de Cuba, me remonta al 9 de mayo de 1895 en La Mejorana cuando Maceo quería una Junta de Generales para dirigir la guerra y Martí, apostando por una solución equilibrada, sostenía rudo: “El ejército libre, y el país como país, con toda su dignidad representado”. Esta circunstancia, aplicada al caso de la prensa cubana de hoy, nos la devolvería cumpliendo una trinidad: 1.-libre de trabas administrativas y políticas para cumplir su deber, 2.-siempre pública y 3.-al servicio de la nación.

  • Abel Rodriguez leiva "El Polo" dijo:

    Querido y admirado Ricardo Ronquillo, le agradezco saque usted a la palestra tan complicado tema, que necesita de esmerada atención y transformación por lo que representa. Habla usted de estructura, yo en mi modesta opinión considero que el problema está en la forma, donde no encontramos el camino correcto, a pasar de ir camino a 10 años de perfeccionamiento, entiéndase VII y VIII Congreso del PCC, Conferencia Nacional del PCC, lineamientos, objetivos, Ejes Estratégicos de Desarrollo, aperturas, en fin, todo un camino que apunta al perfeccionamiento de una Revolución más prospera y sostenible. Como bien define usted, la esencia del problema radica en la confiabilidad, que a mi modo de ver se fundamenta en valorar o tener presente con profundidad e inmediatez, los problemas que afectan en todos los órdenes a nuestro pueblo, sus opiniones, valoraciones y sugerencias, en este camino, no basta preocuparse, sino que sobre todas las cosas hay que ocuparse, en ese papel el periodismo moderno y comprometido no puede flaquear, y mucho menos cansarse, no podemos pedir al periodismo usurpar el papel de los decisores y funcionarios del gobierno en las diferentes instancias, su misión es informar, denunciar, criticar, aclarar, reconocer, aglutinar con sólidos y convincentes elementos, haciéndolo claro está con sencillez, precaución, profesionalidad, sentido de causa y compromiso revolucionario. Hoy se nos pide un cambio de mentalidad y sabemos lo difícil que ello resulta, lo cierto es que crecimos pensando que discrepar, o no estar de acuerdo con determinada medida o putos de vistas oficialistas, era hacerle en juego al enemigo, y aun hoy cuando nuestro General de Ejército nos pide polemizar y discrepar desde posiciones revolucionarias, hay que estar dispuesto a pagar, malos entendidos, revanchismos prepotentes, caserías de brujas, traspiés profesionales, inhabilitaciones, falta de idoneidad, problemas ideológicos, entre muchos otros improperios, a los que tampoco el periodismo escapa, creo que al respecto cualquier buen patriota y revolucionario tiene una historia que contar. Pero para no irnos del complejo tema de análisis, le puedo asegurar que hoy el periodismo cubano, está lejos de reflejar los problemas y el propio debate social que tiene lugar en nuestra sociedad, y solo un pequeño detalle le puede ilustrar tal afirmación, el programa “Vivir del cuento” de cada lunes, donde desde la perspectiva humorística, se tocan temas en los que la prensa no incursiona, estando a flor de piel en nuestra sociedad, este programa es gustado y seguido por la gente, no solo por su excelente factura humorística, sino también porque refleja sus problemas y preocupaciones, lo que lo hace confiable. Hora es ya de que la fuente de la noticia no sea quien decida si podemos indagar, publicar o criticar, es inadmisible que sea mayor la preocupación por divulgar un hecho, que la propia existencia y daño que genera el mismo. En mi querida Villa Clara, he visto con beneplácito resurgir un periodismo que sin estar exento de los problemas antes abordados, en la medida que se ha acercado al pueblo, a sus problemas y preocupaciones ha sido más creíble, lo que lo ha convertido entonces en necesario, y el hecho de ser necesario, lo ha dotado de prestigio y confiabilidad y finalmente, gozar de prestigio y confianza, le ha permitido ser efectivo en su papel persuasivo, educativo, reflexivo y esclarecedor, hablo de periodistas como Jesus Álvarez López, Abel Falcón, Arturo Chang, Luis Orlando Pantoja, Francisnet Díaz, Osvaldo Rojas, Ilma Cáceres entre otros.
    A propósito de este tema, no sé si es casualidad, pero talentosos jóvenes periodistas de nuestros país, por citar dos ejemplos de medios nacionales, Cristina y Oliver Zamora, son especialistas en temas internacionales, donde con el “catalejo” del Dúo Buena Fé, se puede decir todo o casi todo, donde todo se despeja desde la Internet, el estudio meditador desde una zona de confort, rodeado de medios alternativos de comunicación e informática, donde casi todos los criterios van en una misma dirección, y sin embargo no optan por temas nacionales, donde a mi modesto modo de ver se necesitaría más talento, consagración y disposición a buscarse problemas, que significan discutir, gravar, editar, esperar, caminar, discrepar, dormir fuera de casa, interactuar con las partes, profundizar en temas escabrosos, coger botella, asumir riesgos de todo tipo, en fin, no demerito el periodismo que también ilumina desde la perspectiva internacional, pero sinceramente lo creo más cómodo. Es por eso que veo mucho merito en el trabajo que realizan periodistas como Lázaro Alonso, Talía Gléz, Boris Fuente y José A Hdéz.
    Finalmente creo, que en el mundo en el que vivimos, globalizado, donde el dominio de la información es la máxima expresión de poder, donde las campañas mediáticas logran asombrosos resultados, como invadir Iraq con el apoyo de más del 50% del pueblo norteamericano partiendo del engaño piadoso de existencias de armas químicas, cuando se pretende aislar y asfixiar a Venezuela con diabólicas mentiras y manipulaciones, cuando en el país de la soñada democracia, se elige un presidente desequilibrado, loco, carente de la más elemental cultura política y desconocedor de la geopolítica mundial, cuando los tanques pensantes del imperio apuntan a nuestra digna Patria Socialista, con todas las armas, esencialmente la subversiva, pretendiendo arrebatarnos nuestra cultura e identidad y luego arrancarnos las libertades conquistadas, una vez desaparecida la dirección histórica de la Revolución, ante tal propósito, le corresponde al periodismo un papel esencial, esclareciendo, informando, desenmascarando, combatiendo y motivando, con objetividad y veracidad meridiana, para continuar por el camino correcto, por eso creo también que es escudo y espada de de nuestra Revolución. Muchas son las deficiencias que nos quedan por resolver, pero de lo que debemos estar todos claros, es que a la Revolución le sobran verdades, realidades y argumentos, para sin imposiciones, llevarnos por un camino de justicia, bienestar y equidad social. Potenciemos el diálogo, la discusión abierta y sincera, apostemos al trabjo en equipo y tengamos el oído pegado a nuestro pueblo, para juntos decir ¡Sí se puede!.
    Creo que el periodista debe practicar el pluriempleo, por un lado el periodismo en sí, y del otro, aprovechando el calificativo del profesor Calviño, el “piensapropismo”. Una herramienta que no debería faltar al trabajo periodístico en estos tiempos, es el seguimiento informativo, es decir, ante la denuncia de un problema, su seguimiento hasta superarlo, de lo contrario, estaríamos haciendo permanentemente catarsis y se perdería la efectividad periodista y el descredito ante el pueblo, lo que cabe en la expresión popular “total, todo sigue igual y nada se resuelve”. Entendamos todos, la idea martiana, de que cumpliendo cada uno con la parte del deber que nos corresponde, es la única manera de ser invencibles.

  • jpuentes dijo:

    En mi comentario anterior hablé de las capacidades y competencias culturales e intelectuales de los que hacen pediodismo. Esta es otra arista del asunto: Qué necesitan los periodistas para hacer bien su trabajo, en Cuba?. Qué desean y a qué aspiran?. Nunca he conversado con un periodista estos temas. Una vez le pregunté al profesor Guillermo Cabrera de por qué no había visto su columna, ultimamente, y me dijo, que “los jefes no quieren buscarse problemas”. Las líneas editoriales a veces son un muro de contención para la creatividad y la iniciativa. Y las líneas editoriales nuestras (al menos las mas populares), son muy parecidas. Hoy CUBADEBATE, que debe tener un presupuesto decoroso, para mantener esos servidores con esa diversidad de información, de busqueda, de participación en línea y de retribución a articulistas no profesionales, donde se ve que se está haciendo ciencia en el periodismo, porque eso, en buena lid, es minería de datos, se ha popularizado tanto que ha opacado al trabajo en linea de las demas editoriales. Un modelo de negocio, en línea????. Pues sí. Un modelo de negocio que debe ser cuidadosamente atentido y bien administrado, por personas preparadas e instruidas. Vean como los jóvenes tienen un servicio de titulares en sus celulares. Y eso han de hacer las demas editoriales: SERVICIOS. Se autofinancian y tienen un nuevo camino para la creatividad profesional y el incentivismo. Que hace falta dinero, es verdad. Pero también hacen falta editores capaces de contribuir a la diversidad informativa, sin perder una de sus esencias: la inmediatez. Ganar la batalla idelogica, es también ser los primeros en divulgar y promulgar. La proactividad es un asunto de profesionales incentivados y comprometidos con sus lineas editoriales.

  • jpuentes dijo:

    La invisibilidad de otros medios, es producto también de politicas poco cultas. Si usted invisibiliza un medio o una editorial, eso tiene varias lecturas y todas pasan por el insulto a la cultura y a la inteligencia de los pueblos. Cuba ha cuidado mucho su cultura y ha tenido un costo muy grande para mantener a su pueblo instruido. No ofendamos ese sacrificio, que ha sido el sacrificio de todos los cubanos. Privados o no, han de mantenerse al tanto de los deseos y las necesidades de la gente. Audencias poco instruidas o no, la batalla ideologica, no solo ha cambiando de plataforma, sino que está obligando a un cambio de mentalidad, tanto a productores como consumidores. Si la batalla es en Internet, tenemos que pelear en Internet.

  • Julio dijo:

    Muy interesantes todos estos comentarios y además muy oportunos, es preciso arrancar la doble moral de todas nuestras estructuras sociales, eso nos hace más daño que bien.
    La revolución cubana ha preparado varias generaciones de cubanos cultos, bien preparados políticamente, que no necesariamente es estar de acuerdo con todo, sino trabajar honestamente para entre todos, tener un mejor país donde prevalezca como hasta hoy su sentido más humanista.
    CUBADEBATE se viste de lujo hoy, publicando estos comentarios,donde al analizar sus contenidos vemos inevitablemente el futuro de lo será nuestra prensa que hoy está muy lejos de soltar el catalejo.

  • la mulatísima dijo:

    La prensa cubana necesita, a todas luces, de ser replanteada… pero sobre nuevas bases. Ojalá pudiera atreverme siquiera a recomendar cuál podría ser, pero no tengo ni idea. Lo cierto es que ya hace demasiado tiempo que la prensa va por un camino y la vida por otro… y eso debe cambiar.
    Me harta oir desde que amanece hasta que me acuesto, cada día, las mismas noticias, palabras más, palabras menos, en todos los medios… incluidos los digitales. Es como el chiste de que un medio te da la noticia, y el otro te lo explica… pero ni siquiera… todos explican lo mismo.
    Se ha puesto de moda también, que un periodista de un proceso vasto, amplio y complejo, escoge un pequeño detalle y de ese se agarra para la mal llamada “crítica” … que no es tal, porque es tan unilateral, que pierde de vista el conjunto.
    Y para qué hablar de los artículos que a cada rato aparecen en algunos medios, que lejos de hacer bien, lo que consiguen es un estado de opinión totalmente desfavorable, guarecidos bajo el paraguas de la “libre información”.
    Si, necesariamente, el periodismo tiene que cambiar… y sin que aparezcan “sesudos” a hacernos preguntas al público que ni ellos mismos saben lo que quiere decir, y mucho menos cómo responderlas. Y no se trata de subestimar al público, que no es el caso, sino de poner los pies en la tierra, la cabeza en los hombros, y la vista… allá, bien lejos, en el horizonte… en la utopía…para poder seguir avanzando… cada día…

    • jpuentes dijo:

      Un medio, que debe ser “replanteado” es el periodico Trabajadores, que habla mas de todo que de los trabajadores. Y ese “todo” es una réplica de los demas. Es un periodico con poaca iniciativa y pocos servicios utiles.

      • sachiel dijo:

        No tan asi, Jpuentes… lo leo digitalmente a diario, es cierto que puede crecer en articulos del quehacer laboral cotidiano y en su sección de respuestas en temas laborales, pero no debe deslindarse tampoco del acontecer noticioso nacional e internacional. Creo que si se ha expandiodo con relacion a unos ñaos atras.

  • sobrio dijo:

    Muy bueno el articulo y que debe poner a reflexionar a mas de uno que posea el PODER REAL de modificar o cambiar lo que debe ser cambiado como escribio nuestro invicto Comandante en Jefe en su propia definicion de Revolucion.
    Los medios nuestros son bastante criticados y pocas veces aplaudidos por ese gran publico que es el pueblo. Avido de enterarse y de ser escuchado en los propios terminos en que se desarrolla su dinamica cotidiana. Por ejemplo cosas tan simples como el precio real de determinado producto en las tiendas pasa a ser casi secreto de estado cuando usted llega a diferentes lugares y su cotizacion no es la misma sin embargo pasa casi invisiblemente el problema entre nosotros por su poca cobertura mediatica. Pero si fuera un problema entre parlamentarios en Cataluña UHFFF ….te enteras hasta la saciedad de la situacion y el porque. Entonces?

  • sachiel dijo:

    Corremos siempre el riesgo de degradarnos al estilo perestroika-glasnost , entiendanme, si cada cual cree que su expresión es la correcta por enciam de las otras, y se llegue a la denigración de valores y de toda la sociedad que cultivamos.

    • Lourdes dijo:

      Degradarnos al estilo perestroika-glasnot, dijo ud.?
      Muy bien! Entonces vayamos de regreso a las trincheras de siempre y repitamos como papagayos las mismas consignas, mientras la vida y la realidad van por un lado…………y nosotros por el otro.
      Su comentario es el peor que he leido sobre este tema. Saludos.

      • sachiel dijo:

        Me imaginaba que alguien iba a responder semejante cosa, le cito, y no es el criterio socialista, sino el dela Wiki que muchos alaban:

        La Perestroika (en ruso “reestructuración”) es conocida como la reforma económica destinada a desarrollar una nueva estructura de la economía interna de la Unión Soviética, y fue llevada a la práctica en todo el territorio de la Unión Soviética por Mijaíl Gorbachov, un mes después de que tomara el poder. La visión que Mijaíl Gorbachov tenía para el futuro era, fundamentalmente, reorganizar el sistema socialista para poder conservarlo.

        Dentro de sus planes de cambio estaba que la sociedad soviética pudiera transformarse para que estuviera lista y pudiera contribuir a la creación de un nuevo sistema económico dentro del socialismo, en la Unión Soviética. Este proceso estuvo lleno de conversiones hacia la democracia en la política y en los miembros del Kremlin, trayendo consigo una enorme cantidad de consecuencias en la economía y en la sociedad, que culminaron finalmente en el fin de la era de Gorbachov y en la disolución de la URSS.

        Prometía grandes cosas para los ciudadanos, pero los dirigentes de entonces optaron por subir los sueldos a diversas categorías de ocupados. Esta decisión provocó la escasez y la necesidad de subvención, lo que empeoró su situación y la del tesoro público. El elemento más destructivo fue la Ley de Empresa, pues anulaba todo control sobre los recursos, de modo que se redujo la inversión. La desmembración de la URSS en pequeñas repúblicas, la creación de bancos propios y la concesión de créditos ilimitados provocaron inflación y la escasez total, el interés por el dinero llegó a ser mínimo. Hacia el final del mandato de Gorbachov, la Perestroika empezó a recibir críticas, tanto por los que pensaban que las reformas se aplicaban demasiado lentamente como por los comunistas, que temían que éstas destruyeran el sistema socialista y llevaran a la decadencia del país, como efectivamente sucedió.

        Para inicios de la década de 1990, la URSS se encontraba sumida en una profunda crisis económica sin precedentes, puesto que no existía a la fecha una teoría o metodología académica de cómo un estado de economía planificada centralmente, pasa a convertirse en una economía de mercado libre. Se dislocó completamente todo el complejo entramado industrial y agrícola de la URSS, el país virtualmente se paralizó, la inflación se disparó y las condiciones de pobreza (prácticamente inexistentes de la URSS) se propagaron al 90 % de la población al punto que la misma URSS desapareció como estado y como superpotencia mundial del periodo de la Guerra fría.

    • jpuentes dijo:

      Creame sachiel, que la perestroika-glasnost fué un proceso que se ejecutó en una región especifica, propiciada por cuestiones historicas y socioculturales especificas y en un momento especifico. Para nada podría repetirse en Cuba. Este es un pueblo bien instruido y merece una diversidad de opiniones vasta y extendida. Su comentario en nada es vinculante con las necesidades culturales, que ya de por sí son bastantes exigentes, por el cuidado que tuvo la Revolución y la enseñanza en Cuba, que tiene y EXIGE tu pueblo.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Jpuentes. Tengo que expresarle de la forma mas clara mi admiracion por sus comentarios. Estoy en mora por no haberlo hecho antes. La tarea es defender y seguir construyendo el socialismo en Cuba, con lo cual usted esta claramente comprometido. El socialismo es superior, y va a triunfar con la ayuda de millones que estan comprometidos a hacerla cada dia mas superior aun, tanto economica, social como espiritualmente. Le envio un fuerte abrazo cubano

    • jpuentes dijo:

      EL asunto es mas complejo de lo que usted menciona aquí sobre el tema. Le recomiendo: “EL socialismo traicionado”, “El derrumbre del socialismo en europa”, “La caida de la URSS, una visión desde cuba”, “Mi verdad”, entre otras…No es sólo la wiki. Usted debe tener un pensamiento mas abaracador y holistico del asunto. Y nunca, oigame bien: nunca descontextualizarlo.Es mi consejo

      • sachiel dijo:

        Fijese si es complejo, jpuentes, que los estados de opinión sobre eso, ruedan por todas partes, y de personas que no escriben ni comentan en CUBADEBATE, ni en ninguna red social, quizas por no tener (o no querer tener) acceso, que considero son más mayoria que los que aqui lo hacemos. Y los que lo hacen , ya usted ve cómo lo hacen, para nada desconceptualizar, hablamos y hablamos del problema, pero no de las soluciones reales y potables o de efectos y resultados de lo ya aplicado.

        A ver, hablo de la Wiki porque me da mucha gracia ver como se manipulan articulos enteros y se dan versiones al gusto, y porque como dijera el Ché, estoy usando las armas melladas del capitalismo, que podrán estar melladas, pero duelen tambien cuando tocan en ciertas llagas…..

  • MPH dijo:

    Es un axioma, cuando hablamos de este o de otro tema, los encartonados, responden con consignas, todo el mundo sabe lo que se ha dicho en todos los medios, escenarios, congresos etc., que la prensa debe ser veraz, objetiva, crítica, oportuna, informativa, culta, arriesgada, defensora de los intereses más nobles y……., pero a la hora de la verdad poco de eso pasa. Vean aquí mismo, cuántas cosas se dicen por algunos, puras consignas, verdades obvias, pero por desgracia incumplible. Y es verdad que se necesita de una ley de prensa, donde todos los actores tengan obligaciones,, deberes responsabilidades ante los ciudadanos del país. La transparencia debe ser plasmada, así como el derecho de todos a ase informados de verdad, y la obligación de dar informaciones, hasta ahora es muy confortable a para todos los dirigentes, empresarios, gobierno el estado de la prensa, dicen lo que desean o no dicen nada, se niegan, ocultan y no pasa nada. y todos tenemos ese gran derecho a ser informados. Por otro lado hya que diversificar las fuentes informativas, así como los medios informativos, que no sea, como se ve, el corte y pega, con leer uno basta. además dinámica, adelantarse a lo que pueda ocurrir y dar seguimiento. Y sobre todo dejar de ser tan didáctica, ideolizante y directiva.

    • jpuentes dijo:

      Qué articulo concreto usted pondría en esa Ley de Prensa?

  • Jose R Oro dijo:

    Tremendo articulo del eminente periodista cubano Ricardo Ronquillo. Un tema de extrema importancia, actualidad y largo aliento: ¿Puede el monopolio de la información generar credibilidad? ¿Tiene algo de cierto el concepto atribuido a Joseph Goebbels de que “una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad? ¿Es ético aceptar que “el fin justifica los medios”?
    Hay que comenzar por los fundamentos. La forma más brutal del capitalismo, el fascismo no solo manipula la verdad, sino que pretende negar la capacidad humana de discernirla y considera enemigos a la instrucción y el conocimiento: “Cuando oigo la palabra cultura, le quito el seguro a mi Browning” dijo Hanns Johst, dramaturgo alemán nazi, frase repetida por el general falangista José Millán-Astray.
    La sociedad moderna requiere de conocimientos y cultura, por lo tanto la vasta capacidad mediática del capitalismo contemporáneo necesita sofisticar, hacer más cercano a la verdad y mas subliminal las mentiras y “posverdades” una forma mediáticamente elaborada y expresada de la mentira. Y hay que estar preparados para enfrentar ese nuevo y más peligroso nivel de retos.
    El importante artículo que nos ocupa, se titula con una pregunta esencial: ¿Qué papel desempeña el periodismo en la construcción de una creíble hegemonía de la ideología revolucionaria? La respuesta es simple a mi juicio, el periodismo revolucionario para ser “creíble” (la palabra más importante del documento) debe decir “la verdad”, el pueblo cubano esta súper-bien preparado para ello. Decirlo todo, sin omisiones, sin eufemismos, no hay que decir “desvío de recursos” cuando muchas veces hay que mencionar simplemente “robo”, por poner un ejemplo frecuente. ¡Abajo los tabúes! ¡Abajo la “muela” pobre y repetitiva!
    El 16 de enero de 1605 con la publicación de Don Quijote de la Mancha, aparecieron en castellano algunas frases que ya tan tempranamente tocaban el tema: “La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre nada sobre la mentira como el aceite sobre el agua”
    es una de ellas.
    No menos importante es el aceptar distintos puntos de vista, muy ampliamente, sin por supuesto tomar en cuenta los de quienes pretender vulnerar la soberanía o los principios de Cuba y el socialismo, porque como dijera Edmund Burke (1729-1797): «Hay un límite en que la tolerancia deja de ser virtud».

  • sachiel dijo:

    Siguiendo mi respuesta a Lourdes: La glásnost (En ruso ‘apertura’, ‘transparencia’ o ‘franqueza’) se conoce como una política que se llevó a cabo a la par que la perestroika por el líder del momento Mijaíl Gorbachov, desde 1985 hasta 1991. En comparación con la perestroika que se ocupaba de la reestructuración económica de la Unión Soviética, la glásnost se concentraba en liberalizar el sistema político. En esta se estipulaban libertades para que los medios de comunicación tuvieran mayor confianza para criticar al gobierno.

    Gorbachov también autorizó la liberación de presos y libertad de información —políticos para la oposición interna y externa— y la emigración de algunos manifestantes contrarios al sistema. El objetivo más expreso de la glásnost era crear un debate interno entre los ciudadanos soviéticos, y alentar una actitud positiva y entusiasmo hacia las reformas que se encaraban.

    Sin embargo, esta política de apertura se volvió en contra de Gorbachov al incrementarse los problemas económicos y sociales por efecto de las mismas reformas y al incrementarse la crítica de la población soviética contra la dirección política del PCUS. Durante la glásnost se dieron a conocer al público, entre otras cosas, detalles sobre la violenta represión política de la época estalinista que hasta entonces permanecían reservados por cuestiones de Estado.

    La relajación del control gubernamental causó que el Partido Comunista perdiera influjo sobre los medios de comunicación. Pronto los medios masivos comenzaron a mostrar ante el público soviético serios problemas sociales y económicos que el Kremlin había negado o minimizado históricamente, tales como la deficiente calidad de las viviendas, los problemas de abastecimiento de alimentos, el alcoholismo o la contaminación ambiental, lo cual aumentó paulatinamente el nivel y cantidad de críticas hechas por la población soviética hacia sus autoridades, lo cual era una situación desconocida hasta entonces.

    La meta de Gorbachov con la glásnost era en parte ejercer presión sobre los conservadores del Partido Comunista que se oponían a la perestroika. En agosto de 1991 la «línea dura» del Partido realizó un fallido golpe de Estado contra Gorbachov buscando revertir su plan de reformas, que consideraban una simple maniobra para volver al capitalismo y destruir al Estado socialista. Al fracasar dicha revuelta aumentó considerablemente la impopularidad de los líderes conservadores que habían apoyado el golpe contra Gorbachov, siendo que como reacción los elementos más derechistas del PCUS asumieron el mando en medio de la acelerada descomposición del aparato político soviético.” Fin de las citas. Se la sirvieron en bandeja de plata.

    Agreguele siempre a todo esto, el financiamiento externo dirigido precisamente a socavar con mentiras, medias mentiras y verdades crudas (según la interpretación de cada cual) el sistema politico, receta que siempre se ha aplicado a cualquier gobierno progresista contrario a los intereses capitalistas e imperiales mundiales.

    Y aqui hay quien muerde criticando, hay quien señala errores desconociendo los propios, hay quien propone soluciones externas sin nunca haber disparado un chicharo, y quien tergiversa todo, sin saber a ciencia cierta de donde lo oyo o cómo lo interpretó.

    • Pioneer dijo:

      Muy bien expresado por Ud. sachiel y por la wiki, son siempre como todos elementos discutibles (Le recomiendo siempre en la propia wiki ir a la pestaña donde se discute el artículo en cuestión además de otras fuentes claro) porque nuca se tiene la verdad absoluta y mucho menos sobre sistemas complejos pero la medula de la diatriba es, ¿Qué hacer?, no es una opción seguir como estamos, eso esta mas que claro, ¿Entonces?

    • Jose R Oro dijo:

      Volvemos al punto de que “el fin justifica los medios”. En opinión de Sachiel “La relajación del control gubernamental causó que el Partido Comunista perdiera influjo sobre los medios de comunicación”. ¿Perdiera “influjo”? No, eso es falso, influjo es una cosa y control absoluto es otra. Uno puede tener todo el “influjo” del mundo y no ser creíble, que nadie confíe lo que dicen los medios.
      Hay que defender el socialismo y el papel rector del PCC en la sociedad. Pero eso no se logra haciendo a todo el mundo pobre u ocultando la verdad, sino todo lo contrario demostrando la superioridad del sistema, lo que es perfectamente posible e incluso lo normal. Para decir la verdad no hay que perder ningún “influjo”, este se pierde cuando la verdad no se dice o se omite. Quisiera comentar que el excelente articulo de Ricardo Ronquillo no es acerca de influjo o control, sino de ¡credibilidad!
      Hay enemigos y muchos, quienes pretender vulnerar la soberanía o los principios de Cuba y el socialismo, para ellos no debe haber espacios, ni en Internet ni de ningun medio, porque repitiendo la cita que hice arriba de Edmund Burke (1729-1797): «Hay un límite en que la tolerancia deja de ser virtud».
      Las personas que temen al desarrollo económico y a que existan formas creíbles de expresión, de hecho no confían en el socialismo. Para el socialismo la pobreza es mucho más peligrosa que la riqueza, y el secretismo mucho más dañino que la transparencia. La pérdida del “influjo” en los 80s en la URSS fue no por exceso de transparencia, sino por permitir esta desordenadamente y “post mortem”, cuando se ya había perdido la credibilidad. En ese momento, cuando los órganos oficiales de prensa decían la verdad, la gente desconfiaba de que fuera cierto, porque destruir la confianza es mucho mas simple y rápido que crearla.

      • sachiel dijo:

        Mi muy estimado y fraterno Oro, usted, con sus últimas lineas, dió en el clavo total de lo que estamos debatiendo. ¿Porqué las personas creen más en lo malo, que en lo bueno? Las frases “lo dijeron por el GRANMA”, “lo vi en el Noticiero”, “lo oi en Radio Rebelde”, por citar tres buenos ejemplos, son muestras de credibilidad en nuestra prensa cubana-socialista.

        Entonces, ¿porqué dar credibilidad insensata a la teoria del rumor, a la bola, al chisme y al chiste desvergonzado? Cuando alguien dice. “ponle el cuño, que lo vi por la antena (o por la internet, etc…) muchos abren la boca, pero no para enfrentar eso, sino para denostar a nuestra prensa por estar “atras del palo”, por “no informar a tiempo”, “eso ya lo sabia todo el mundo y ahora es que lo vienen a decir”, etc.

        Yo creo, que la participación ciudadana en la construcción de noticias, su divulgación y su esparcimiento, puede ser fomentada, y regulada tambien.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy de acuerdo con usted mi estimado y fraterno sachiel

Se han publicado 44 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también