Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Inversión Extranjera en Cuba: Amenazas de la lentitud

| 81
Zona Especial de Desarrollo Mariel. Foto tomada del sitio oficial.

Zona Especial de Desarrollo Mariel. Foto tomada del sitio oficial.

El capital extranjero entra a Cuba con una cachaza que contradice las urgencias de nuestra economía. Contradice incluso la voluntad política expresa de asumir esas inversiones no como transfusión de socorro médico, sino como pulmón, componente lógico del modelo económico en desarrollo.

En un gesto concreto, el Parlamento convocó en abril del 2014 a una sesión extraordinaria, a fin de aprobar una Ley de Inversión Extranjera que respondía a una postura política novedosa en Cuba. La reacción posterior, sin embargo, no ha revelado todo el dinamismo que podía esperarse de aquella prisa legislativa y que le urge a la economía cubana para tomar impulso. La intención aparece con más nitidez en la letra –legislación, política afín y documentos del VI Congreso del Partido– que en el desempeño de estos años.

Aunque se han firmado inversiones foráneas prometedoras en ámbitos como el energético, el turismo y la minería, el monto del capital pactado todavía es bajo. En el Plan Nacional de la Economía del presente año las compañías extranjeras apenas asumen un 6,5 % de toda la actividad inversionista prevista, ligeramente superior a 7 mil 800 millones de dólares, a juzgar por datos preliminares informados por el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas, al cierre del primer semestre.

Las firmas extranjeras habrán financiado, en tal caso, unos 510 millones de dólares de inversión este año, monto aún muy alejado del ideal de 2 mil millones o 2 mil 500 millones estimado por el gobierno como participación foránea necesaria para que la economía cubana crezca a un buen paso.

La experiencia de otros países indica, además, que cualquier sueño de desarrollo necesita de inversiones equivalentes al 20 % del producto interno bruto (PIB) o más, entre las nacionales y las extranjeras. En Cuba esa tasa todavía oscila en torno al 10 % del PIB.

Cabrisas envío una señal alentadora en julio pasado cuando informó a los diputados que en los primeros seis meses del 2017 el gobierno dio luz verde a 11 nuevos proyectos de inversión extranjera directa y a reinversiones en otros dos negocios en marcha. El financiamiento total acordado para su ejecución en los próximos años pasa de 1 mil 346 millones de dólares. Similar cantidad había pactado el país con empresas foráneas en los dos años y medio previos, desde que entró en vigor la Ley 118 de Inversión Extranjera. Aunque ganan velocidad, todavía los capitales externos entran con lentitud.

¿Por qué no despegan con saldo más tangible? Entre los obstáculos, el bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba amenaza con adquirir cualidad casi eterna, a juzgar por el retroceso que imprime el presidente Donald Trump a la normalización de relaciones entre ambos países. Desconocer los costos del bloqueo sería ingenuo, si no hipócrita, como dijo una vez el expresidente ecuatoriano y economista Rafael Correa. Pero los negocios con firmas extranjeras alcanzaron en Cuba una clara expansión a fines de los años 90, con récord de empresas mixtas y contratos de inversión en el 2002, cuando la persecución financiera y comercial de EE.UU. era igual de sañuda que en el presente. Por más que sean costosas, existen maneras de sortear las trampas y tropelías de Washington.

Igual o más atención merecen otros obstáculos, internos, que dilatan los trámites de cualquier inversión. A pesar de disposiciones legales para reducir los plazos de negociación, persisten enredos burocráticos que se entrelazan con deformaciones del entorno bancario y financiero nacional, como la nociva dualidad monetaria y cambiaria; pueden retardar las gestiones y desmotivar no solo a los empresarios extranjeros. Las empresas cubanas muchas veces carecen de conocimiento, entrenamiento y motivación suficiente para enredarse en asuntos que pueden implicar más responsabilidad que beneficio inmediato para la organización empresarial y sus trabajadores.

Las facilidades tributarias a los inversores, otras iniciativas proactivas como la Zona Especial de Desarrollo Mariel, y la creación de condiciones logísticas y de infraestructura, confirman el compromiso cubano con esta alternativa y prometen atenuar el efecto de los bloqueos externos e internos.

Dudas, temores al fantasma del mercado y sordas resistencias internas se adivinan en la dilatación de las negociaciones y en trabas a los empresarios extranjeros para contratar personal y servicios cubanos. La “mentalidad obsoleta llena de prejuicios contra la inversión foránea”, criticada por el General de Ejército Raúl Castro, perderá calado a medida que las inversiones foráneas confirmen su mérito como sostén clave –no mero complemento– de sectores fundamentales para el desarrollo.

La senda socialista que algunos temieran perder por la alianza con capital extranjero corre riesgo real de fracaso si Cuba no construye, y administra soberanamente, vías para un desarrollo económico que otorgue puntal a los valores morales y de justicia social que le son inherentes al sistema. Sin prosperidad, el socialismo será siempre una utopía.

Se han publicado 81 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rogelio dijo:

    Estoy plenamente de acuerdo; para muchos la inversióin extranjera es un tabú. No acabamos de entender que necesitamos financiamiento, tecnología y mercado para poder avanzar y que lo podemos obtener sin sacrificar nuestra soberanía.

    En mi opinión hay muchas trabas y excesivos niveles de aprobación para lograr una inversión extranjera. Hay que confiar más en nuestros empresarios y en el MINCEX que es el rector de esta actividad, si queremos avanzar.

    • David Rx dijo:

      Rogelio… muy de acuedo contigo y con el artículo!!!

      Y aunque suene reiterativo lo mas, fastidiao es que lo saben todos los que tienen oa posibilidad de cambiarlo.

      – la lentitud en los tramites
      – la burocracia de la burocracia
      – la doble moneda
      – limitaciones y trabas para importaciones
      – precios exorbitantes a muchos productos
      – escasez de muchos otros productos basicos
      – puntualmente; el tema venta de carros

      Pudiera seguir la lista….

      Ah!!! No son inventos mios. Son comentarios muy cercanos de inversionistas que todavía estan en cuba.

      Saludos a todos

      • jpuentes dijo:

        quien dijo que el cambio de moneda y la burocracia es facil cambiar o modificar…?????!!!!!

    • real10 dijo:

      ¿Esta lentitud no será conveniente?, ¿hasta el bloqueo no será conveniente?, es tan lento el proceso y vemos tanto abandono y desinterés económico que hasta da para pensar en esa absurda posibilidad, porque existen muchísimas opciones de mejorar aun con el bloqueo y no se ve el interés gubernamental.

      • ojo dijo:

        A quien se le ocurre que puede haber agilidad con lo que tenga q ver con la inversión extranjera, si con las cosas propias internas del país, hay tanta morosidad, tanto burocratismo y tanta poca gana de las cosas fluyan. a mi juicio la habana esta diseñada para que no avance por lo menos en materia de ejecución de obras estatales, todo es una violación, así no hay un dirigente que pueda tomar una decisión sin el miedo de q al otro día lo pueda liberar del cargo en el mejor de los casos. en otras provincias veo q hay mas autonomía para ello, aquí todo el mundo manda pero nadie quiere asumir la responsabilidad y a quienes si lo hacen, si les sale bien le quitan el merito y si les sale mal pues los votan, esto me recuerda al programa televisivo pánfilo. cuando lo pusieron a sustituir a Facundo como delegado. muy valida esa reflexión, ojala y Ariel terrero algún dia hiciera un reportaje sobre porque la habana no mejora sus infraestructuras, y el resto de las provincias si. se que seria un tema muy polémico. por ejemplo cada villa de este país cuando esta próxima a su aniversario lo difunde en la tv y por todos los medios y hacen cosas increíbles, y en la habana próximamente cumpliremos 500 años y apenas se habla del tema, es como si eso solo fuera una fanfarria y no un gran acontecimiento.

  • Jose R Oro dijo:

    Excelente y brillante articulo del gran periodista Ariel Terrero y me parece muy sensato y brillante el comentario de Rogelio. El hecho real es que esta necesaria inversión extranjera se realiza con mucha lentitud y reluctancia. El autor ha expresado con una claras cifras la situación, pero lo cierto es que con respecto a la inversión extranjera “del dicho al hecho hay un buen trecho”. El presidente de Cuba Raúl Castro Ruz ha expresado claramente que “no hay que temer un regreso del Capitalismo” simplemente la Constitución no lo permite. Pero honestamente, pienso que no es al Capitalismo, creo que lo que prima es otro tipo de temor, la fobia a tomar decisiones (o mejor que las tomen otros)
    Quienes en Cuba no quieren cambios que permitan las inversiones extranjeras en la cuantía que la economía nacional requiere y por consiguiente el desarrollo acelerado de una sociedad socialista próspera, sostenible y humana, están de hecho intentando crear un “fin de la historia” a su manera, no menos falaz que el de Fukuyama, la misma música con diferente letra. Héctor y el Hermano (comentando otro artículo) afirma que este tiene que ser un “ágil y dinámico proceso de cambios, sin detenernos, sin paradas, en un constante e infinito de perfeccionamiento donde la sociedad es protagonista”. No puedo estar más de acuerdo, no puede ser verbal solamente, decirlo y después no implementarlo en la realidad, los que pretendan evitar los imprescindibles cambios o hacerlos tan lento y complicadamente que al final sean “cambios que no cambien nada”, deben entender que no hay fin de la historia, y que a quienes pretendan acabar con la historia, la historia les pasará la cuenta.
    Hay que agilizar de inmediato el proceso de inversión extranjera y de crecimiento económico general del país. Facta non verba

    • Preocupao dijo:

      Oro, pero de verdad usted se creyó eso de que en Cuba no regresará el capitalismo por un par de renglones que le añadieron a la Constitución?? Por favor, que no estamos hablando de las Leyes de Newton. Eso de que el socialismo es irreversible dígaselo a Gennady Ziuganov… Hasta el mismo Fidel reconoció lo falaz de ese determinismo.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Preocupao, la Constitución existe para respetarla. y hacerla efectiva. Lo que pasa en la realidad es que el país esta descapitalizado y es necesario crear una desarrollo de la producción que permita tener lo que la sociedad socialista debe distribuir al pueblo. Eso no se logra con Beria, Yezhov, Yagoda y otros como ellos. Se obtiene con inteligencia, dedicación y recursos (no solo financieros, sino también tecnológicos, gerenciales, mercados para vender nuestros productos) que hay que obtener de los inversionistas. El inmovilismo y el temerle más a la riqueza que a la pobreza, es una fórmula ya demostrada para el suicidio.

    • María dijo:

      Saludos Oro, llegué tarde la debate pero ahí va:
      La “mentalidad obsoleta llena de prejuicios contra la inversión foránea”, criticada por el General de Ejército Raúl Castro, que se menciona en el artículo, tuvo sus orígenes no muy mal infundados por cierto, en las miras con las que el capital extranjero llega a nuestros países del tercer mundo, casi nunca para compartir ganancias equitativamente y sí de mucho para ¨jodernos siempre que puedan¨. Solo del campo socialista, y luego de países amigos con líneas de gobiernos progresistas han surgido negocios de beneficios compartidos y cómo ud sabe, hasta negocios de buena voluntad para nuestro desarrollo. ¿Significa eso que no podemos abrirnos a la inversión extranjera?. No, me atrevo a decir que cuando Raúl es enérgico para que se destierre esta concepción, lo hace porque sabe que es necesario e ineludible, para mí está clarísimo que en este Mundo en que vivimos y dado nuestros escasos recursos naturales no tenemos otras opciones, pero hay que hacerlo con cautela, de ahí que en este entramado de mecanismos aflore el enemigo de la ¨lentitud innecesaria¨. Yo creo que hay dos tipo de lentitud, la que se aviene al principio: sin prisa pero sin pausa, que es la lentitud reflexiva y necesaria, que indica andar con cautela, estudio de lo que se va a hacer, conocimiento de causa y a la vez ,avance, porque se es sistemático en trabajar con miras al objetivo final. Eso lleva dedicación, entrega y trabajo, lleva buscar gentes inteligentes, creativas y emprendedoras, pero también revolucionarias y conscientes de los riesgos para poder sortearlos. Cada vez que participio de escenarios donde están nuestros hermanos latinoamericanos que encabezan movimientos de lucha contra el capital extranjero en sus países siempre está latente el mismo tema: le temen. Y cómo no va a ser!!si sus gobiernos no miden las consecuencias para sus pueblos, tienen una amarga experiencia. La otra lentitud es la lentitud irreflexiva e innecesaria, esa que tiene que ver con los prejuicios, y que como dicen algunos foristas es más propia de ¨los cuida puestos¨ y de los incapaces y poco preparados para lo que les han puesto por delante: una necesidad impostergable para nuestro desarrollo en el actual contexto internacional
      Considero que a estos últimos, les viene muy bien leer este artículo de Terrero.

      • Jose R Oro dijo:

        Muchos saludos estimada María. Muy bueno su comentario, nada debe ser hecho de una manera improvisada, no cabe duda. No menos claro para mi resulta el hecho que usted comenta de que el mundo de los negocios está lleno de tiburones, etc. Su comentario es válido y muy bueno, como de costumbre en usted. Un fuerte abrazo cubano

  • Laura dijo:

    Estoy de acuerdo con usted Rogelio, si de verdad vamos a abrirnos al mundo, debemos confiar un poco más en nosotros mismos y dar facilidades para que fluya la misma, la misma ley de por sí impone la dilación cuando el proceso de aprobación excede los 6 meses, eso es demasiado.. se pierde la celeridad, la oportunidad y muchas cosas más

  • Miguel M dijo:

    No avanza el asunto de las inversiones extranjeras. Y ya ni se si alguna vez alcanzaremos la velocidad necesaria en este tema. A veces me da la impresion de que en realidad no queremos tales inversiones. Son tantas las trabas visibles e invisibles, tangibles o no, materiales o sicologicas …. objetivas y subjetivas como estamos aburridos de decir….
    A veces parece que el problema esta en las cabezas de muchos de los que a diferentes niveles aprueban, aceleran o frenan el proceso.
    Como es posible que si estamos conscientes de la necesidad IMPERIOSA de la inversion extranjera al mismo tiempo le pongamos tantas trabas. Y no podemos culpar a la lentitid de un parlamento dominado por la oposicion. no tenemos oposicion y parlamento solo durante unos cuantos dias anuales y de hecho aprueban todo lo que les llega del Consejo de Estado ….
    Como es que se mantienen todas esas trabas? Quien las crea o las mantiene? Seran los mismos que, en diferentes momentos, han obstaculizado la entrega de tierras en usufructo, la concesion de licencias para el trabajo por cuenta propia o la creacion de cooperativas….?
    Creo que si hubiera verdadera unanimidad en el reconocimiento de la necesidad de la inversion extranjera ya esas trabas se habrian resuelto.
    Posiblemente demore detectar y desactivar a cada uno de esos “opositores” de la actualizacion economica que el pais pretende desarrollar, convencerlos de que el socialismo desarrollado es mejor que el comunismo primitivo…. aunque parezca mentira si hay muchos que prefieren el comunismo primitivo.

  • Andrews dijo:

    Si es “Ley de Inversión Extranjera” y para los extranjeros que resuelvan ese problema y los asuntos trabados los extranjeros. Que le puede interesar al empresariado cubano meterse en ese rollo y hasta ser cuestionado y enredarse por corrupción o tratos con extrajeros, no autorizado. Ese es un tema para ser tratado por extrajeros y los que tienen la facultad para autorizar cosas dentro de Cuba. Gracias

  • Rey dijo:

    “Sin prosperidad, el socialismo será siempre una utopía”. Valientes palabras todo el talento joven que queda en este pais debe ser atraido a la posibilidad de que nuestro pais puede ser prospero, pero el PCC debe dar el ejemplo y seguir eliminando disposiciones obsoletas para estos tiempos que existen en muchos ministerios o dar una respuesta de por que no se puede hacer algo como la eliminación de l doble moneda por citar un ejemplo complejo, es un criterio de un joven que ve con lentitud muchas medidas obsoletas que nos desgastan la vida cotidiana. No soñemos mas con la caída del bloqueo vivamos y muramos intentando hacer con lo poco que hay mejores cosas..

    • raiko dijo:

      tu comentario viene como anillo al dedo sobretodo tus ultimas palabras de no soñar con la eliminacion del bloqueo y cambiar y abrirnos mas para levantar nuestra economia. De lo contrario ese socialismo prospero y sostenible será una utopia. Estamos contra reloj.

  • palma dijo:

    Hay que arriesgar quien no se arriesga no toma champan
    No solo traen dinero sino tecnología disciplina laboral
    Pero exigir en Cuba a un trabajador que cumpla con rapidez y efectividad se toma como abuzo laboral. A las paladares se le suelen llamar a los dueños de esclavista y de inhumanos .sin embargo han demostrado que saben sacar un negocio y que son rentable cosa que el estado no puede hacer con su jornada laboral de 8 horas y su falta de exigencia a todos los niveles donde su confort laborar alimenta su des-comfort financiero Hay que cambiar , Sin prosperidad, el socialismo será siempre una utopía.

  • Revenge dijo:

    Estoy de acuerdo con Ariel. El mecanismo de aprobacion y materializacion de un proyecto con una empresa extranjera es demasiado largo. Hay desconocimiento de los standards internacionales de la gestion de contratos. La infraestructura del pais, sobre todo en el area de la informatizacion, no ofrece seguridad ni soporte operacional para los inversores, y perjudica la fluidez en las comunicaciones. La multiciplidad de la tasa de cambio del CUC no inspira confianza ni proyecta una imagen de transparencia. El personal de una empresa que se constituye en mixta no recibe beneficios tangibles. La forma en que se hace marketing a veces se parece mas a la lectura de un pliego de condiciones, que a un discurso dirigido a entusiasmar y motivar a que alguien te entregue su dinero. Hay mucho en que mejorar pero los resultados de este año demuestran que se puede, aunque haya bloqueo.

  • casacubaessen dijo:

    Muy buen escrito estimado Terrero en Cuba aun se le teme al extranjero como inversionista , muchas trabas o como decimos nosotros papeleo sin fin,claro que el Gobierno debe ver con quien hace negocios o quien entra en casa,pero para muchos Inversionistas es Cuba un pano negro , sobre todo aqui en Alemania donde vivo hace ya 35 abriles , yo mismo he participado en 3 FIHAV y sobre todo cuando hay un cubano involucrado vienen las trabas automaticamente, en Cuba no saben difenrenciar con quien vienen hacer bien y quien no,mi propia experiencia ha sido por una parte positiva hasta cierto momento cuando altos cuadros se involucran y ven que hay cubano por medio,no les interesa si la idea es buena o no prejuicios de antemano estropean las buenas intenciones, actualmente hay muchos cubanos que desean invertir en Cuba pero el mero hecho de ser cubano ya es una traba mas,lastima que aun pensamientos arcaicos predominen el ambito comercial,muchos puestos de trabajo para muchas familias hubiesen sido posibles si algunas personas dejasen sus rencores politicos aun lado y se den a la tarea de darles al pueblo trabajo y nuevas oportunidades laborales,el mejor ejemplo de esto es Viet Nam que actualmente la nacion asiatica con mas perspectivas economicas es,creo lo que tambien frena al Inversionista es que el mismo no pueda escojer con quien trabaja y pagarle al trabajador directamente como en el resto del Mundo, tambien el problema de las dos monedas es un rompe cabezas para los inversionistas,muchas firmas Alemanas tienen interes en Cuba pero cuando leen las condiciones de trabajo siempre se les cae las alas como decimos nosotros,hay mucho camino por andar, deberian estudiar por que el Socialismo perdio la batalla en Europa el estancamiento de la economia, la falta de perspectiva para las nuevas generaciones fueron puntos claves ,hoy en dia existen autos que viajan solos y Cuba aun no es capaz de venderle a la poblacion autos de bajo costo a un precio modico, sin inversion no hay futuro en Cuba, en Cuba son actualmente cerca de 11,5 millones de habitantes solo en inversiones directas en la agricultura y la construccion darian de comer a cerca de 5 millones de cubanos y seria un gran paso hacia una Cuba mejor.

  • Charles Romeo dijo:

    Como exportar importando

    “La imaginación al poder”
    Lema de los estudiantes franceses en mayo de1968

    Cuando se anunció la nueva ley que regula las inversiones extranjeras en Cuba se explicó que la introducción de capital extranjero en su economía era imperativo para pasar de un crecimiento económico anual del orden del 2% a un 5 o 5,5 %. Cuba no podía elevar su tasa de inversión anual a menos de que redujera el ya bastante deprimido nivel de consumo individual de su población. Pero además, toda vez que las importaciones del país alcanzan el 40% de su PIB, ello implica que invertir requiere la capacidad para importar los elementos que posibilitan las inversiones, en particular las modernas tecnologías productivas. Por consiguiente, en adición a la imposibilidad política de reducir el nivel del consumo de su población, Cuba debe lograr además la disponibilidad de las divisas necesarias para ello y que solo pueden provenir de sus exportaciones, de créditos externos y de inversores extranjeros. Así y todo, si bien el desarrollo prioritario de sus exportaciones es la condición principal para lograr un más alto ritmo de crecimiento económico y debe ser el eje principal de su desarrollo económico, se ha decidido abrir la economía nacional al capital extranjero.
    ¿Es posible combinar la inversión extranjera con el fomento de sus exportaciones no tradicionales? ¡Esa es la cuestión explorar!
    A los efectos de coadyuvar a que se cumpla esa condición económica principal, se requiere crear condiciones que atraigan a los inversores en adición a la legislación correspondiente. Una de ellas es que el aparato estatal haga suya en la práctica diaria de su trabajo la voluntad política expresada por el Gobierno de Cuba de enajenar parte de la propiedad de la economía cubana derivada de futuras inversiones extranjeras, por ser una exigencia nacional que pasa por encima de consideraciones nacionalistas y del hecho que de esa manera el capital extranjero explotara en su beneficio a una parte de la fuerza de trabajo nacional, ambas consideraciones que se han identificado durante toda la vigencia de la Revolución Cubana como contrarias a los intereses nacionales al ser antagónicas con sus principios económicos sostenidos hasta el presente. Sin ánimo de copiar experiencias ajenas, no está de más recordar al respecto la famosa frase de Deng Xiaoping que dice “Que importa el color del gato. Lo que importa es que cace ratones”, y el hecho de que en China es el Partido Comunista Chino, que representa a 1300 millones de chinos de muchas etnias diferentes, el que manda por sobre todos los “gatos” de diferentes colores.
    Importar implica dos aspectos importantes simultáneos, la necesidad de la importación y el momento para cuando se la necesita.
    Se trata de adquirir un bien o un servicio necesario para resolver una determinada situación en el país.
    Pero se trata también el hacerlo en un determinado momento, cuando esa importación debe resolver el problema del cual es la solución. Si es un repuesto para un camión, es necesario lo ante posible toda vez que los retardos implican la imposibilidad de utilizarlo hasta tanto no se disponga del repuesto necesario. Por tanto, ganar tiempo es ganar la producción que se obtiene por haber anticipado su llegada con respecto a una fecha posterior.
    La idea que se propone es como ayudar a exportar más mediante una fórmula de pago de las importaciones para que lleguen a tiempo al pais. Básicamente consiste en proponer a los abastecedores externos el pago en pesos convertible de una fracción del valor de las importaciones al tipo de cambio fijado por el Banco Central de Cuba, que sus poseedores podrán mantener y negociar dentro del sistema monetario cubano, creando un mercado financiero a través del cual esos pesos convertibles serán ofertados a potenciales inversionistas y empresas que operen en Cuba para su libre cambio por divisas internacionales, eventualmente a una fracción del valor de cambio oficial que será determinada en la practica.
    Obviamente, de aceptarse esta proposición, ante el probable descuento con que deberán venderse los pesos convertibles, los vendedores de productos y servicios a Cuba recargaran sus precios nominales de venta en una proporción que compense el descuento esperado con que deberán venderlos.
    Por su parte, los inversionistas potenciales y otras empresas extranjeras tendrán como interés hacerse de fondos en pesos convertibles por debajo del tipo de cambio oficial, que inevitablemente deberán emplear al establecerse y operar en Cuba, reduciendo de esa manera el monto de sus gastos en el país.
    ¿Cuál es el balance final?
    A) Cuba pagara precios de importación más altos, en vez de aceptar de manera encubierta en los precios de compra un financiamiento externo de esas operaciones que alcanza hasta el 20% anual, como sucede hoy en día.
    B) Pero pagara una proporción del valor importado con moneda nacional y no con divisas convertibles, con lo cual finalmente impone el pago de una parte de las importaciones en bienes y servicios cubanos cuando esos pesos convertibles sean gastados en Cuba, lo que equivale a su “exportación”.
    La conversión por los exportadores a Cuba de sus pesos convertibles por divisas convertibles en el mercado financiero que se forme, representa la futura compra más barata de bienes y servicios por los inversionistas según sea el descuento con que compren los pesos convertibles. Pero ello equivale a una exportación que no se habría hecho de no mediar esta solución.
    El costo real para Cuba será el recargo aceptado en el precio de compra de las importaciones pero que tendrá por contraparte el monto del total del pago que se haga en moneda nacional.
    Para todo exportador individual a Cuba este país representa un mercado significativo toda vez que la centralización del comercio exterior conlleva compras para un mercado constituido por toda la economía nacional. Cuba podrá ser una economía pequeña pero sus compras centralizadas representan grandes compras de un gran cliente para las empresas vendedoras. Ese es un gran atractivo comercial. Por consiguiente, toda propuesta de pago que proponga Cuba será examinada con atención por sus suministradores quienes además, muy probablemente investigaran que empresas han considerado invertir en Cuba u operan en el país, para hacerles la propuesta de venta de los pesos convertibles de los que eventualmente dispondrían.

  • michael vazquez dijo:

    Es cierto que sin prosperidad no hay desarrollo de una sociedad socialista pero tambien es cierto que los logros alcanzados por el socialismo cubano hasta hoy no han sido alcanzados por ningun otro país del Terecer mundo y algunos ni siquiera por los del primer mundo.

  • cadillac dijo:

    el camino para un desarrollo pleno de la inversion extranjera en nuestro pais esta llenod e trabas, por ejemplo esta oracion del articulo ¨y en trabas a los empresarios extranjeros para contratar personal y servicios cubanos.¨…es alusion a la famosa empresa empleadora que es la que contrata a los obreros cubanos con la que nadie o muy pocos estan de acuerdo; otro tanto es el tiempo para ser aprobada una inversion…de 6 meses a 1 año -segun lei cierta vez por aca-, tiempo suficiente para que los inversionistas se enfrien por asi decirlo y otro pais se los ¨robe¨, la doble moneda, la burocracia y a veces inversiones que son desaprobadas increiblemente, como por ejemplo la del tractor Oggún que se iba a fabricar aca en Cuba que segun tengo entendido no fue aprobada algo que iba a ser de tremenda utilidad a los agricultores cubanos.
    o se cambia la forma de pensar y actuar o vamos a estar contentos y haciendo fiesta cuando venga alguien a invertir en una fabrica de aviones…de papel.

  • E.T. dijo:

    Me ha gustado este articulo, toca las cosas con alguna claridad pero creo que soslaya 2 temas que a mi juicio influyen mucho: Uno es el miedo que nos han inculcado a ejecutar un acto que luego sea considerado ilegal, delictivo, etc que haga perder el puesto al cuadro que lo ejecute, se ha creado una estructura de control interno que mas parece una organización persecutoria que un mecanismo del estado, pero que al final ha demostrado que no da resultados porque diariamente se siguen detectando casos de malversaciones, corrupción, etc. En ese mecanismo hay algo que no funciona bien. El otro aspecto es la herencia de odiar o temer a todo lo que huela a independencia económica, aferrarnos a ideas y conceptos arcaicos, de cuando la guerra fría, no hemos analizado lo que estan haciendo paises como Viet Nam y queremos mantener aun el papel de defensores a ultranza de posiciones de museo. Si no resolvemos esos problemas nos va a ser muy dificil desarrollarnos y como bien dice el autor “Sin prosperidad, el socialismo será siempre una utopía.” Ahora solo me queda rogar para que Cubadebate me publique.

  • alexelruso dijo:

    Pienso que la actitud que asumen cuadros y dirigentes que se mantienen con una mentalidad antigua son los principales causantes de la lentitud con el tema de la inversion extranjera, y pienso que ante una situacion tan compleja que tenemos economicamente no podemos seguir criticando solamente, llego el momento de cambiar cuadros, de sustituir dirigentes de mentalidad antigua, el que no este capacitado para reailzar los cambios que necesita Cuba debe ser sustituido por jovenes emprendedores y con deseos de hacer, no se puede seguir pensando y actuando como hace 20 o 30 años. No es posible que el presidente del consejos de estado y de ministros hable frente a Cuba y al mundo entero de la necesidad de atraer capital extranjero y todos los presentes en el congreso lo aplaudan y sean esos mismo que aplaudieron los que despues frenen las inversiones en este Pais y pongan trabas y busquen dificultades para impedir la inversion extranjera, esos cuadros son mas peligrosos que Donald Trump.

  • librepensador dijo:

    Ariel Terrero, ya extrañaba sus tan acertados artículos. Incluso aquellos espacios en el noticiario matutino donde hablaba de economía cubana. Veo que una vez más no me defrauda, sigue usted con la mira bien calibrada. Está claro que hay trabas en el proceso de aprobación de los proyectos de inversión extranjera. Pero creo que dentro de las posibilidades se debiera exponer con más detalle quienes son los responsables específicos de esa demora, ya que están trabajando con dinero público, el público debe saber que no hacen para que el dinero fluya y entre. Sigua así, espero que ningún individuo carente de visión decida cerrarle el espacio a sus artículos tan claramente expositivos de la realidad económica cubana. Gracias

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Suscribo este artículo en su totalidad, especialmente el último párrafo, y agrego que una de las principales trabas internas y en mi opinión una de las más dañinas, es la nefasta tercerización ejercida por las entidades empleadoras.

    Déjese que los inversionistas contraten directamente a sus empleados, que pacten libremente con ellos los salarios a percibir, acordes con la práctica internacional, y cóbreseles a ambos los impuestos correspondientes, acordes también con esa práctica internacional. Ya verán como aumenta el ingreso de capitales con esa sola medida. La tercerización laboral es mal vista en el mundo entero y los cubanos no somos menos ni más que el resto de los terrícolas.

    Saludos.

    • MoneyTool dijo:

      Exacto, esas empleadoras constituyen como una intromision formal en la gestion del inversor (costumbre que proviene del trato al empresariado cubano).

      No acabamos de entender el papel del salario y el estimulo material en la produccion, ahi esta la esencia de todo. Las diferencias van a existir siempre en la sociedad, pero hay que saber gestionarlas. Una empleadora que se apropia del salario pagado por el inversor extranjero es una forma muy primitiva de gestionar el asunto.

      Al final todo es una cuestion de gestion y administracion de recursos, y esta asignatura la llevamos a mundial año tras año.

      Ahora esta de moda incluso alentar proyectos de inversion extranjera de escaso aporte a la economia solo para fomentar las estadisticas triunfalistas mas que para contribuir al desarrollo del pais. He escuchado de casos de inversiones en esferas de bajo componente tecnologico y que dejan mucho dinero, cosas que bien pueden hacerse en Cuba con recursos propios (bien administrados), pero se las quieren dar al de afuera solo para inflar un globo.

  • leoricardo dijo:

    Completamente de acuerdo, pero nos falta profesionalidad, otra cosa importante el tema de respetar los contratos, nacionalmente los contratos entre empresas son una burla, pero en la economia mundial este es un tema de primer orden, nos falta dinamismo, mas que el bloqueo externo, ariel, el interno nos afecta mas, y el tema esta en que tenemnos la solucion a nuestro alcance, en el externo, no estamos entre las variables que influyen en su direccion, vease el caso de la inversion extranjera que asumio vietnam luego de la guerra, ponga este ejemplo, terrero, y comparelo con el nuestro, es increible como vietnam confio en la inversion extranjera, y miren donde estan ellos hoy, realmente nuestros dirigentes de hoy tienen una mentalidad que contrasta mucho con la que se necesita a dia de hoy economicamente hablando, no se diga socialismo, sino cualquier sistema sociopolitico, sino tiene una base economica fuerte, no puede darse continuidad a nada, saludos.

  • José Enrique Fundora Hernández. dijo:

    Este articulo debiéramos publicarlo en Granma. Aquellos que tienen una mentalidad absoleta y llena de prejuicios contra la inversión foránea debieran ser ubicado y sustituidos de inmediato. El daño directo se lo hacen al pueblo porque el pueblo confia en la Revolución y el Socialismo. Fidel expresó en una ocasion que el “Socialismo es la filosofia del ejemplo. Continuar dilatando la inversion extranjera con trabas y prejuicios pospone de forma permanente nuestro proyecto próspero y sostenible. Es un crimen politico permitir que algunos se empeñen en mostrar al socialismo como una utopía cuando Fidel y Raúl han demostrado que “Si se puede” y que un mundo mejor es posible dentro y fuera de Cuba.

    • Elio Antonio dijo:

      Hola:-)

      “Aquellos que tienen una mentalidad absoleta y llena de prejuicios contra la inversión foránea debieran ser ubicado y sustituidos de inmediato” ¿Sí, pero por quién?

      Saludos;-)

      • R3 dijo:

        ELIO ANTONIO:creo que si pueden ser sustituidos por jovenes que ademas de tener una mente mas limpia de obstaculos y trabas,pero que a la vez obtengan su beneficio propio para que no caigan en desvios,malverzaciones y niveles de corrupcion.imagimese si en paises mas desarrollados, funcionarios mejor remunerados se cae en estas cosas,como en este pais colmado de necesidades,no van a suceder estas cosas….

  • jose antonio dijo:

    dejar atras las mentes obsoletas q no van a llevar a ningun lado,y alejar temores y miedos q lo q llevaran sera al fracaso y el estancamiento economico,q ya no es poco,habrir la mente a las tecnologias y la inversion,sin perder los valores revolucionarios y el orden,hay q avanzar y de una ves echar a andar la economia y el bienestar de nuestro pueblo q bastante a pasado ya.

  • Darién dijo:

    Necesitamos como empresarios ser más novedosos, actuar sin miedo, arriesgarse, ser intrépidos, estudiar los procesos y fenómenos, ser creativos, sacar las experiencias positivas foráneas y aplicarlas en nuestro patio, combinar la base teórica con la práctica y nuestras cacarterísticas propias y sobre todo, eliminar las trabas, desplazar a las personas con pensamientos burocráticos, rigidas y de poca visión que ocupan roles de dirección en el sistema empresarial cubano y esforzarnos en desarrollar nuestro país. Mientras más fuerte hagamos nuestra Economía, más sólido, perpetuo e indestructible será nuestro Socialismo.

Se han publicado 81 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ariel Terrero

Ariel Terrero

Periodista cubano, especializado en temas económico. Director del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”.

Vea también