Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

¿Se acabó el querer?

| 9

Desde cristalinos hasta enigmáticos pueden ser los disímiles motivos de inspiración de compositores musicales, capaces de haber dejado huella indeleble en la selectiva memoria popular, al punto de que muchos se apropian de sus letras para sintetizar personales sentimientos y experiencias felices o desdichadas. También para ir más allá de lo individual y pintar con certeros trazos bastante ilustrativos de lo que acontece en la sociedad.

Entre nuestros imperecederos autores, a Juan Formell se le ha considerado repetidas veces, con toda justeza, uno de los grandes cronistas sociales en clásicas piezas concebidas para disfrutarlas bailando. Pero, de vuelta al sosiego, por lo general algunas de las frases escuchadas se instalan en nuestra conciencia, inclusive para tratar de explicar lo inexplicable en nuestro derredor.

Por ejemplo, si usted –un “medio tiempo” o con años acumulados– sale con una pierna renca a la búsqueda de un transporte para una gestión inevitable y se lanza a pedir una “botella”, acaso el eventual conductor del vehículo al que hizo señas ni siquiera lo mire y opte mejor por una despampanante jovencita a quien le sobrarán, sin fallo alguno, dispuestos transportistas.

Al fin logra treparse en un autobús repleto, donde robustos mozalbetes le observan con indiferencia y, en vez de cederle acomodo, lo dejan bamboleándose a diestra y siniestra en el incómodo pasillo, en obligado compás reguetonero.

Con toda probabilidad en la oficina de trámites que fuera su destino, le desatiendan y luego de un peloteo burocrático “no apto para mayores”, consigue que alguien le grite que sus documentos se perdieron y sale de allí agriado en otro azaroso itinerario a la inversa, para enterarse de que en el edificio multifamiliar en el que reside un egoísta fresco se instaló en la azotea un tanque descomunal que dejó al resto de los vecinos sin agua, o de que falta en la farmacia el medicamento que no puede faltarle, aunque alguien en la calle lo vende a un precio no apto para chequera de jubilado.

Entonces, si se le suman otros contratiempos de la cotidianidad que todos conocemos de sobra, lo que me dispensa de relacionarlo, se termina evocando a Formell en aquella visionaria queja suya de que “nadie quiere a nadie, se acabó el querer”.

Pero no se debe ser tan fatalista si proteger la salud cerebrovascular interesa, porque también hay días en que la vida parece sonreírle a cada paso cuando un conocido le saluda con sincero afecto, le ceden el asiento que sus condiciones físicas menos favorables merecen, lo atienden con cariño en el centro médico al que acude y la enfermera del turno le dice palabras dulces, y en la casa los vecinos se enteran de que anda “matungo”, le tocan a la puerta para saber cómo se siente y se ofrecen “para lo que sea”, o te llaman del centro de trabajo con idéntica disposición. Y si para rematar la jornada alguien recuerda que le toca a su barrio el concierto de Silvio Rodríguez y su carga de amor, ¡Albricias!

Confieso que cuando tanta dicha se experimenta me siento a punto de pellizcarme, y felizmente termino creyéndomelo, que todavía se hace ostensible de qué materia fuimos hechos los cubanos en su espontánea manera de querer y solidarizarse, a pesar de cuánto se ha retrocedido en estos aspectos al compás de los cambios económicos, sociales y culturales de las últimas décadas, y la mira demasiado puesta en la billetera repleta.

Entre los que ven el vaso medio vacío o el vaso medio lleno, me cuento entre estos últimos, entre quienes se empeñan en seguir a Martí en su irreductible creencia en el mejoramiento humano.

Mas con esos deseos no basta, hay que inculcarlo y forjarlo desde la infancia, en la familia, la escuela, la comunidad. Hay que salir a pelear el buen querer y además gozar de lo lindo con los Van Van de Formell.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • rogelito dijo:

    este articulo toca un tema al que hay que prestarle mucha atencion, se estan perdiendo valores y cualidades importantes en el actuar del cubano de hoy, y esto no le hace bien a nuestra sociedad.
    quiero compartir un articulo de cubasi.cu, que muestra este tema y da mucho que decir,
    http://www.cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/66996-%C2%BFser-decente-no-esta-de-moda?

    • robertoartemisa dijo:

      los valores sociales comienzan a aprenderse en el hogar,la familia es la que debe comenzar a inculcar esos valores y afianzanlos en las nuevas generaciones,nosotros somos los responsables principales de este circo en el que se ha con vertido la educación de las nuevas generaciones.la escuela educa,pero los hijos son nuestros,no de la escuela.la celula fundamental de la sociedad es la familia,ahí es donde está el pollo del arroz con pollo.

      • Sergio dijo:

        TOTALMENTE de acuerdo

  • Rigoberto Suarez dijo:

    Esta perdida palpable de valores está provocada por muchos factores de orden económico independientemente de la educación que se les da a nuestros hijos desde la cuna. Creo que nos ha hecho mucho daño el igualitarismo y creer que nos los merecemos todo porque otros tienen lo que uno no. Realmente vamos pero muy mal. Solo tienes que salir a la calle y vivirla para saber que nos estamos destruyendo sin que nadie ni nada nos empuje al abismo.

  • Tamakun dijo:

    ¿Y de donde han salido los anti-valores que este artículo critica sino de nuestras propias familias que sobrevivian en los barrios marginales y que ahora, gracias a los derechos de gente que la Revolucion les ha dado, porque antes no tenian ese derecho, se han desparramado por todos los lugares, sin que hayan sido antes re-educadas para vivir en sociedad?, Si a esta falta de educacion preventiva de esa gente se une la desidia de las autoridades que deben reprimir las conductas antisociales, porque no hay otra forma ya de contenerlas, tenemos los resultados que ahora sufrimos. Los errores hay que reconocerlos y asumirlos, no son de otros, son nuestros.

    • Habanerita dijo:

      Tamakun MUY DE ACUERDO CONTIGO, creo que lo que has planteado es los 2/4 traseros y la pechuga del pollo del arroz con pollo de este gran problema. Así mismo es me recuerdo que mi abuelita decía que la educación no se aprende en las escuelas, si no en la casa y me ponía el ejemplo de los guajiros antes del 1959, eran analfabetos o casi, con solo en pocos casos un 2do.grado primario y eran educadísimos en sus modales, respetuosos, caballerosos y tremendisimas buenas personas, nobles, serviciales y cariñosos. Y eso quien se lo enseño si no su familia?? s lamentable que ya la perdida de valores sociales ha llegado a un punto de no retorno, a mi criterio.

  • unoquequiere dijo:

    Estimado Hugo, no se acabó el querer, tal vez queden pocos que quieren…

  • ENRIQUE dijo:

    EFECTIVAMENTE, DESDE HACE RATO SE PLANTEA EL TEMA DE LA PERDIDA DE VALORES, PERO ¿SE HA DEBATIDO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACION QUE HACER PARA SU SOLUCION? ADEMAS DE CRONISTAS, NECESITAMOS QUE TODOS APORTEN. EN MI OPINION SOLO HAY UNA FORMA: CONTROL Y EXIGENCIA POR EL CUMPLIMIENTO DE LO LEGISLADO Y DE PASO REVISAR LA LEGISLACION PORQUE ES POSIBLE QUE Y PARA CITAR UN EJEMPLO QUE UNA MULTA POR ESCANDALO PUBLICO TENGA HOY UN IMPORTE BASTANTE BAJO.

    OTRO TEMA; SE MENCIONA LA FALTA DE MEDICAMENTOS, LA QUE TIENE DOS POSIBLES CAUSAS: INSUFICIENTE PRODUCCION POR LA CARENCIA DE RECURSOS EN EL PAIS PARA LA COMPRA DE LAS MATERIAS PRIMAS NECESARIAS Y LA ESPECULACIÓN Y EL MERCADO NEGRO, AHORA, ME PREGUNTO QUE MEDIDAS SE TOMARAN PARA PROTEGER AL CIUDADANO QUE NO PUEDE COMPRAR SU MEDICAMENTO PARA LA PRESION ¨POR LA IZQUIERDA¨ ¿SE INCREMENTARAN LAS INSPECCIONES A LAS FARMACIAS?¿SE EFECTUARAN POR MUESTRA VERIFICACIONES A LOS TARJETONES DE LOS CIUDADANOS PARA COMPROBAR QUE EFECTIVAMENTE SE ADQUIRIO EL MEDICAMENTO?¿SE ESTABLECERA EN LA FARMACIA POR INDICACION DE LA DIRECCION PROVINCIAL DE SALUD QUE EL PRIMER DIA DE LA VENTA DE MEDICAMENTOS ES SOLO PARA LOS QUE NO PUDIERON ADQUIRIRLO EL MES ANTERIOR? CREO QUE ESTE ES UN TEMA QUE POR SU TRASCENDENCIA Y SENSIBILIDAD, DEBE ANALIZARSE EN LA ASAMBLEA PROVINCIAL DEL PODER POPULAR.

    CREO QUE ES UN TEMA PARA LA ASAMBLEA PROVINCIA

  • MSc.María Cardoso Cárdenas dijo:

    Buen artículo, para mí espectacular, se habla de pérdida de valores , pero desde cúando se han perdido, todos lo sabemos, qué hacemos cada uno en su espacio, en su micromundo,yo diría se siguen deteriorando, en mínima cuantía sí existen personas con valores humanos en toda su dimensión, este tema es agotado, a veces los que deben reflejar valores no lo hacen, hablo a diferentes niveles, comunidad, institución , familia, he aquí el elemento primordial, por donde debe comenzar la formación de valores, en muchas ocasiones cuando Usted observa pérdida de valores, tienes que traspolarse a sus antecedentes( la familia ), si no conocen del tema , qué van a hacer, es una cadena de saberes aprendidos y transmitidos, los cuales resultan reflejos donde quiera que se encuentre el individuo, ayer escuché por parte de un padre menos mal que llegó el 4 de septiembre, claro la responsabilidad es para la escuela, esos padres solo compran recursos materiales , para tener entretenidos , controlados los hijos, y la comunicación nula para la formación de valores, intencionan el apego por los bienes materiales, esos son los hijos que viven eternamentes infelices, por carecer de espiritualidad, por sus padres, tienen que buscar el afecto en otras personas que sean capaces de brindar lo que carecen, estaba en la parada paró un chofer muy atento,paró y con mucha amabilidad se llevó a todas las personas que estaban en la parada y le servía su ruta, interactúo también con personas maravillosas profesionalmente y humanamente, sigo insistiendo que la falta de valores se puede evitar con un buen TRABAJO PREVENTIVO por parte de la familia, institución y comunidad, por eso es un problema que se puede resolver a tiempo , pero multifactorialmente, necesitamos muchas Carmelas como la protagónica de la historia de la película Conducta, no hay mucha gente con ese talento, quien escribe es profesora llevo aproximadamente 25 años trabajndo con adolescentes, qué no podré saber de elllos , lo he aprendido…

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también