Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Hacia una guerra civil: Lo que busca Trump en Venezuela

| 25 |
Varios manifestantes durante una protesta contra el Gobierno de Maduro en Caracas, Venezuela, el 26 de julio de 2017. Foto:Carlos Garcia Rawlin/ Reuters.

Varios manifestantes durante una protesta contra el Gobierno de Maduro en Caracas, Venezuela, el 26 de julio de 2017. Foto:Carlos Garcia Rawlin/ Reuters.

Mientras América Latina celebra el fin del conflicto violento más largo de la región en Colombia, he visto con mucho dolor y decepción como su vecino, y mi otra patria, Venezuela, se acelera rápidamente hacia una guerra civil. Yo viví más de una década en Venezuela, una gran parte de ese tiempo como amiga y asesora informal del presidente Hugo Chávez. Creí firmemente y defendí con fuerza y pasión sus iniciativas para erradicar la pobreza, fortalecer la democracia participativa, redistribuir la inmensa riqueza petrolera de Venezuela y asegurar la salud, la educación y la dignidad de todos los venezolanos. Hoy, muchos de esos programas bandera de Chávez que promovían la justicia social están siendo desdibujados debido a la crisis económica y política que parece seguir en escala incontrolable bajo el gobierno de su sucesor, Nicolás Maduro.

Más de cien venezolanos se han muerto durante meses de protestas anti-gubernamentales, algunos a manos de las fuerzas del estado y otros por los propios manifestantes usando armas letales.  Las manifestaciones son el resultado de varios factores, incluyendo el descontento con la situación económica del país y la falta de productos básicos de consumo, además de la alta inflación y lo que muchos ven como una erosión de las instituciones democráticas y la poca transparencia en la toma de decisiones oficiales. La oposición ni siquiera ha intentado encubrir su objetivo de lograr un “cambio de régimen” y los esfuerzos del Presidente Maduro para dialogar se han encontrado con oídos sordos. Un diálogo entre sordos tampoco puede abrir el camino hacia una resolución pacífica a la crisis en el país. Hasta ahora, ningún lado parece realmente dispuesto a negociar con sinceridad y seriedad para lograr una salida antes de que se convierta en la próxima guerra prolongada en la región.

La convocatoria del Presidente Maduro a una Asamblea Constituyente para reescribir la constitución que fue promovida por el Presidente Hugo Chávez y aprobada por la inmensa mayoría de los venezolanos en 1999 ha sido rechazado con fervor por la oposición y ha causado grandes divisiones dentro del movimiento oficialista. Maduro alega que la Asamblea – previsto para ser electa el 30 de julio – traerá paz a la nación y profundizará los derechos del pueblo y la democracia comunal. Sin embargo, él ha ofrecida razones ambiguas y retóricas para fundamentar esa afirmación, y los críticos de la iniciativa cuestionan como se puede lograr la paz si la oposición rechaza participar en este proceso.

Los críticos acusan al Presidente Maduro de utilizar la Constituyente para prolongarse en el poder, dado a que los propios promotores de la Constituyente han dicho que tendrá un poder supremo sobre todas las otras instituciones y poderes constituidos en el país, particularmente sobre la Asamblea Nacional con su mayoría opositora. Han dicho que podrían hacer leyes y ejecutarlas, y hasta actuar como un supra-sistema judicial. Hasta ahora la Constituyente no tiene una fecha prevista para terminar su trabajo y podría mantenerse activa por un tiempo indefinida.

No obstante, los que apoyan el proceso constituyente lo ven como una oportunidad de ampliar los derechos protegidos por la constitución, incluyendo la formalización de las misiones sociales como derechos constitucionales, y la oportunidad de diversificar la participación de los sectores populares en un diálogo político nacional. Existen sectores en pro y en contra, y aunque está agitando las tensiones, hasta ahora la oposición no ha ofrecido otro escenario más allá de un cambio de gobierno.

Un grupo de manifestantes construye una barricada durante una protesta contra el Gobierno de Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela, el 26 de julio de 2017. Foto: Ueslei Marcelino/ Reuters.

Un grupo de manifestantes construye una barricada durante una protesta contra el Gobierno de Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela, el 26 de julio de 2017. Foto: Ueslei Marcelino/ Reuters.

La cobertura internacional de las protestas anti-gubernamentales ha sido abiertamente sesgada y pro-opositora. Ni siquiera han intentado mostrar la realidad venezolana de forma balanceada. Las únicas voces representadas en los principales medios internacionales son anti-gubernamentales y hasta los mismos reporteros no esconden su postura crítica contra el gobierno de Maduro. Es como si no existieran las millones de personas que siguen creyendo en el proyecto chavista. Los grandes medios internacionales desestiman y censuran este importante sector, invisibilizando e ignorando su existencia.

A cambio, las manifestaciones violentas han sido tratadas como “pacíficas” y “democráticas” en casi todos los medios internacionales. Periódicos de influencia mundial como el New York Times han glamorizado y tratado la imagen de los jóvenes encapuchados con bombas molotov en mano con romanticismo, como si fueran los ‘freedom fighters’ (luchadores por la libertad) del siglo XXI. Si transportáramos esos manifestantes a las calles de Washington con sus armas letales caseras y su discurso golpista, serían inmediatamente calificados como terroristas y la reacción del estado sería sin merced. En Estados Unidos cualquier manifestante que desobedece la ley o intente protestar sin permiso se enfrenta la detención y cargos penales. Si usara armas contra las fuerzas estatales o empleara un discurso violento contra el gobierno o el Presidente, pagaría con muchos años de prisión.

La cobertura manipulada sobre la situación en Venezuela no es nada nuevo y forma parte de una estrategia más amplia de justificar alguna intervención o acción para lograr la instalación de un gobierno favorable a los intereses estadounidenses. Hay que siempre recordar que Venezuela es un país petrolero, y no cualquiera. Tiene tal vez las más grandes reservas petroleras del mundo y está a pocos kilómetros de la frontera estadounidense. Washington considera a los recursos estratégicos de Venezuela como parte de sus intereses, porque están en su zona de influencia y los perciben necesarios para su seguridad nacional.

Desde antes del golpe de estado contra el Presidente Chávez en 2002 los principales medios internacionales han compartido una agenda de “cambio de régimen” en Venezuela y han moldeado la opinión pública internacional para justificarlo.  Y cuando sucedió ese golpe contra Chávez, medios como el New York Times, Washington Post, Wall Street Journal y otros aplaudieron esa grave erosión de la democracia en Venezuela, simplemente porque Chávez era inconveniente para los intereses de Washington. No tenía nada que ver con la protección de la democracia y el orden constitucional.

El interés de Estados Unidos nunca es la protección de los derechos del pueblo, es el control de los recursos estratégicos. Su alianza con el más grande abusador de los derechos humanos en el mundo, Arabia Saudita, es una prueba contundente de eso.

Esto no quiere decir que todo marcha bien dentro de Venezuela porque no es así. Venezuela tiene sus problemas, y son los venezolanos que deberían resolverlos dentro de su marco constitucional. Pero la sistemática manipulación de los sucesos en Venezuela para favorecer a la oposición representa un peligro muy grande para la soberanía y la salud democrática de América Latina.

Ahora Donald Trump se ha metido en la tarima contra Venezuela. Es verdad que el Senador republicano cubano-americano Marco Rubio tiene su oído y está detrás del incremento en agresiones contra el gobierno venezolano, pero no es la única razón. Trump tiene un desprecio total para los latinos y para América Latina. Es una persona racista y xenófoba. Su odio hacia el Presidente Barack Obama no tenía nada que ver con temas políticas ni nada ideológica porque incluso Trump antes era miembro del partido demócrata. Era por su color de piel.

Durante toda su campaña presidencial y ahora como presidente, Trump ha mantenido un discurso totalmente racista y agresiva hacia los latinos. Ha calificado a los mexicanos como “violadores” y “criminales”. Su política anti-migrante está dirigida a los latinos principalmente, y claro, también a los árabes y musulmanes. Ha tomado acciones contra Cuba y se ha rodeado por un equipo sumamente conservador, racista y extremamente empresarial, capitalista de lo más salvaje. Y allí está realmente el interés de Trump en Venezuela. Tal como dijo en un discurso durante la campaña cuando mencionó a Iraq, él hubiese tomado el control completo de todo su petróleo, sin importar la soberanía de los iraquíes. Igual piensa y planifica sobre Venezuela. Sus múltiples reuniones con dirigentes de la oposición venezolana y con empresarios venezolanos le han dado las garantías para las inversiones de Estados Unidos si ellos lleguen al poder.

Un manifestante durante una marcha de protesta contra el Gobierno de Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela, el 26 de julio de 2017. Foto: Carlos Garcia Rawlin / Reuters.

Un manifestante durante una marcha de protesta contra el Gobierno de Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela, el 26 de julio de 2017. Foto: Carlos Garcia Rawlin / Reuters.

Es irónico, porque el gobierno de Maduro ha gastado millones de dólares en el último año en esfuerzos de lobby a través de su empresa petrolera en Estados Unidos, CITGO, para lograr una buena relación con Trump. Y hasta ha sido dispuesto a abrir a Venezuela aún más a las inversiones estadounidenses, logrando hace poco un acuerdo con Horizontal Well Drillers de Oklahoma, una empresa perforadora del petróleo y gas. Pero no ha sido suficiente para Trump, el auto-proclamado maestro del “buen negocio”.

La política de Washington hacia Venezuela fue decidida hace años y es una política definitiva. Tanto como nunca reconocieron a Hugo Chávez como un presidente legítimo, tampoco reconocen ni reconocerán a Maduro. Las múltiples sanciones impuestas contra altos funcionarios del gobierno venezolano muestran que Washington no tiene vuelta atrás en su política hacia Venezuela. Es un hecho. Seguirán fomentando, financiando y apoyando un cambio de régimen.

¿Qué significa esto para Venezuela? Un creciente porcentaje de venezolanos no apoyan las manifestaciones violentas de la oposición que se han vueltos anárquicos y mortales y no tienen ninguna propuesta alternativa para salvar al país de su crisis. La oposición sigue dividida sin un plan coherente para ofrecer a los venezolanos. Ahora, frente a la Constituyente inminente, la oposición está intentando montar un estado paralelo, lo cual tampoco puede ser visto como una opción democrática. Pero hay millones de venezolanos que tampoco apoyan al gobierno de Maduro y quieren un cambio en el país. Más que todo, quieren resolver la situación económica.

Sin duda una salida de esta situación incendiaria tendría que ser negociada, con ambos lados haciendo concesiones. No hay manera de salir del conflicto si todas partes rechazan reconocerse uno al otro. Esto ha sido uno de los principales obstáculos el país ha enfrentado desde que la oposición intentó derrocar a Chávez en 2002.

La oposición tiene que reconocer la legitimidad de la presidencia de Maduro y dejar que termine su mandato en 2019. A cambio, la Asamblea Nacional debería asumir su mandato completo, sin mayores obstáculos y maniobras jurídicas.  Las voces moderadas y críticas merecen ser escuchadas, sin tacharlas de “traidores” u “oportunistas”. Hay también elecciones retrasadas para gobernadores y alcaldes que según la constitución se tienen que realizar. Resulta curioso lo rápido que se pudo organizar la elección de la Constituyente, mientras las elecciones regionales van retardadas desde diciembre 2016 sin ninguna justificación.

Me parece que una negociación que tome en cuenta los derechos de todos de existir y participar en la política del país es una mejor opción que una guerra civil o una intervención extranjera. A Donald Trump no le importa el bienestar de los venezolanos, ni sus derechos. Le importa el petrólero, los negocios y el control estratégico de la región ¿A que la CIA tiene un plan contra el gobierno venezolano? Obvio. Siempre tiene un plan para proteger los intereses estadounidenses, incluso cuando ni siquiera son estadounidenses sino intereses deseados. Ahora depende de los venezolanos para resolver sus diferencias y evitar que intereses externos aprovechen de sus debilidades y vulnerabilidades para tomar control de la situación.

Sería bueno recordar el lema que fue ampliamente promovido al principio del gobierno bolivariano de Hugo Chávez, “Ahora Venezuela es de todos”. Que así sea.

(Tomado de Russia Today)

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cas dijo:

    Comparto en parte el criterio de Golliger, pero no todo, los oidos sordos provienen de la oposicion y la crisis economica es artificial, provocada por la burguesia empresarial dueña de la mayor parte de la economia de los servicios a la poblacion, creando desabastecimiento, acaparamiento de los productos basicos etc, etc La oposicion nunca ha querido negociar, ni lo hara, aunque Maduro lo ha propuesto en multiples ocasiones, la mayoria de los venezolanos esta con Maduro, sobretodo los que nunca han tenido nada que perder, y recordar que la mayoria de los medios de comunicacion estan en manos de opositores, mintiendo y manipulando a la opinion publica. Le recuerdo a Golllinguer que la oposicion en su momento quiso una Constituyente, cuando le era de su conveniencia ¿ porque ahora no ?,vamos, vamos, hay algunas cosas en el articulo que no van a la profundidad de los ” problemas ” en Venezuela. saludos cas.

    • Manuel dijo:

      Primero de verdad me gustaria indicar que me parece bastante realista el articulo, debido a que ve las dos realidades sin tomar un partido como tal, Venezuela son dos realidades, totalmente diferentes, Tiene mucha razon la persona identificada como CAS los que no tienen que perder bien podrian añadirse a los partidarios del gobierno de Maduro, mas los que si tenemos que perder ( en lineas mas concretas la salud ) no podemos hacernos de vista gorda al observar lo que acontece actualmente, lo invito a ir a hospitales, oncologicos, a visitar a personas que necesiten dialisis o las personas que requieren de medicamentos de alto costo como los hemofilicos y los que requieren de medicamentos antiretrovirales, que si bien no sabe, son medicamentos cuya adquisicion y distribucion corresponde exclusivamente al estado Venezolano, lo invito a conocer sus realidades, son personas que tienen para perder sus vidas, y me dira usted que la falta de medicamentos, es culpa de la Derecha golpista y del sabotaje economico? si no existe posibilidad alguna de que esas personas de a pie, la gran mayoria de clase obrera, personas que como usted luchan todos los dias por el bienestar de sus familias, muchos con hijos, nietos, sobrinos, familias enteras que viven la preocupacion de no poder brindarle otra alternativa a quienes se ven afectados por la falta de politicas del gobierno que garantizen que puedan ser atendidos, porque si usted me dijese que los medicamentos son comprados pero por Guarimbas y trancas no son distribuidas, pero ese no es el caso, la deuda que posee Venezuela a multiples organizaciones mundiales por adquisiciones medicas son increiblemente altas, es por ello que no hay medicamentos de este tipo, no le hablo de hipertensivos, ni de pastillas para la gripe, hablo de medicamentos de los cuales depende de la vida de una persona, asi que antes de hacer aceveraciones como las que hace lo invito a conocer no solo su realidad, si no la de muchos otros que viven tal vez hasta a pocos metros de donde usted lo hace, y espero que dios nunca lo ponga en una situacion donde si tenga algo que perder.

  • Alejandro dijo:

    Me gustó mucho el artículo, primero que veo que no está parcializado con una sola parte.

  • Orlandon dijo:

    No lo lei cpmpleto, pero esta entrada es la mas setia de las que hsn piblocado en Cubadebate.

    Copio un parrafo:

    Las manifestaciones son el resultado de varios factores, incluyendo el descontento con la situación económica del país y la falta de productos básicos de consumo, además de la alta inflación y lo que muchos ven como una erosión de las instituciones democráticas y la poca transparencia en la toma de decisiones oficiales. La

  • Hilario Dieguez dijo:

    Que bien, al fin un articulo con mayor objetividad sobre lo que pasa en Venezuela, sin dogmatismo, fanatismo ni talibanismo de izquerda como desgraciadamente caracterizaban muchos de los articulos de opinion de este sitio y que decir de las opiniones de muchos foristas. Buen aporte al equilibrio y honestidad informativa, ojala que no sea el unico de este tipo para el caso de Venezuela y otros temas.

  • rccc dijo:

    La única arista “positiva ¿?” que supuestamente se le podría atribuir al IMPLACABLE BLOQUEO YANKI CONTRA EL PUEBLO CUBANO, es que no hay un solo cubano viviente que no haya sufrido en carne propia, y porte en su ser, sus consecuencias DIRECTAS E INDIRECTAS. Y por consiguiente, estamos todos, toditos, todos, en capacidad de conceptuar, con las palabras de cada cual, el significado de: IMPERIALISMO, GENOCIDIO, HEGEMONISMO, TERGIVERSACIÓN, CHANTAJE, CORRUPCIÓN, SOBORNO, MENTIRAS, TRAICIONES, SIMULADORES, HIIPOCRESÍA, INJUSTICIA, MANIPUALACIÓN. El hermano pueblo vietnamita también, que soportaron el increíble e imperdonable martirio al que lo sometieron implacablemente los mismos que siguen jodiendo a otros pueblos enteros como a los palestinos y saharaui. Más actual los pueblos sirio, libio, afgano, iraquí. Lo saben muy, pero muy bien, hasta los cubanos “flojos de pata” que han terminado rendidos al “sueño americano”, sin que ello equivalga a albergar sentimiento anexionista; y los SIMULADORES de cualquier nacionalidad que otean cualquier ETIQUETA para “meter su cuña de veneno” disfrazada de pensamiento chavista, o peor de ideal revolucionario.
    No hay TRAIDORES buenos, ni malos; son simplemente TRAIDORES y sobre todos, los que su actitud conlleva venderle, al adversario, sus compatriotas que es la peor forma de vender su patria. No hay “oposición moderada”, excepto en la mente y los planes de los “tanques pensantes”, arquitectos de las guerras no convencionales llevadas a cabo y en proceso de implementación para ETIQUTEAR a una figura nociva y funesta que les asegure el éxito ante los ingenuos y ante sus acólitos.
    “GUERRA CIVIL” es otra ETIQUETA del mismo PLAN que los verdaderos revolucionarios tienen que combatir resueltamente contra quien lo esgrima, sea quien sea, porque busca SEMBRAR TEMOR CON EL OBJETIVO ÚLTIMO DE QUEBRAR LAS RESISTENCIAS, Y CUANTO MÁS OPORTUNAMENTE POSICIONADO MEJOR, ES LO QUE PERSIGUEN LOS OPRTUNISTAS.
    Con la disculpa de los creyentes cristianos, desde Judas, nadie debería descartar LA TRAICIÓN Y A LOS TRAIDORES. No debería sorprendernos nunca.

  • Victor Soler dijo:

    Primera vez que leo algo de la escritora Eva Golinger que me deja un sabor poco convincente, como que falta algo…no sé; veo poca profundidad en este análisis, ambigüedad de puntos de vistas en los cuales se deben estar definidos pues son verdades de perogrullos; leo esto y tal parece que Maduro nunca ha llamado al diálogo a la oposición, es cierto que han existido muertos, pero las que han sido por manos de agentes de la guardia nacional o funcionarios del Estado, están detenidos y son los menos, jamás la orden del Gobierno ha sido disparar; las guarimbas las provocan los opositores, el dinero corre y los responsables es la MUD y sus dirigentes. Termino con esta cita inicial de este artículo ¨Creí firmemente y defendí con fuerza y pasión sus iniciativas para erradicar la pobreza, fortalecer la democracia participativa, redistribuir la inmensa riqueza petrolera de Venezuela y asegurar la salud, la educación y la dignidad de todos los venezolanos. Hoy, muchos de esos programas bandera de Chávez que promovían la justicia social están siendo desdibujados debido a la crisis económica y política que parece seguir en escala incontrolable bajo el gobierno de su sucesor, Nicolás Maduro¨. Es decir, ella creyó y defendió ¿ya no?. A Maduro no lo han dejado gobernar; es como si ahora le echáramos la culpa de la guerra en Siria, los cientos de muertes y refugiados a su presidente Bashar al-Ásad. Reconoce la intervención del gobierno yanqui en esto, pero a lo interno faltan razones de peso por las que Venezuela está en esta situación; y la CONSTITUYENTE VA!!!

    • Ernesto dijo:

      la Guardia Nacional Bolivariana que enfrenta a los provocadores por indicación del Presidente Maduro no tiene armas de fuego, eso no pasó en Siria

  • OBSERVADOR dijo:

    La mayor culpa de lo que sucede en Venezuela no es de un Trump ni la cabeza de un guanajo, la mayor culpa es de los mismos venezolanos, tanto del gobierno como de gran parte del pueblo, ambos han fallado, el gobierno por no saber explotar y administrar todas las riquezas naturales del país para evitar la crisis económica que ha llevado al desastre y gran parte del pueblo por portarse como delincuentes violentos para reclamar sus derechos traicionando el legado de Chavez, ahora el mal está hecho y de que manera, el futuro de Venezuela en los próximos meses es gris con pespuntes negros.

  • Revenge dijo:

    Me ha agradado el articulo de la sra Golinger por ser uno de los pocos que en Cubadebate aborda la situacion en Venezuela desde un punto de vista objetivo. Mi unico desacuerdo es que ‘Trump’ no busca nada en Venezuela. Los poderes oligargicos de Venezuela han buscado alianzas con USA desde administraciones anteriores, a fin de retomar el control del pais. El pueblo venezolano, aguijoneado por la escasez y la crisis economica, se ha dejado arrastar a una querella interna contra el chavismo en la que participan como peones. Los origenes de la crisis estan tanto dentro de Venezuela, como fuera de ella. El enemigo yanqui esta recogiendo las armas que chavistas y mudistas estan dejando caer. Por favor, no caigamos en el error paternalista de de que los grandes planes y estrategias solo provienen del llamado primer mundo o las potencias.
    Al igual que la autora, creo que Maduro no ha estado a la altura de las circunstancias, bien exigentes por cierto. En mi opinion, es un presidente 100% leal al legado politico de Chavez pero muy dado a la verbosidad, poco carismatico y me atreveria a decir poco preparado para su cargo en terminos de habilidades de negociacion y conocimientos de economia. El mundo esta revuelto hoy donde quiera, debido al terrorismo, el cambio climatico, la xenofobia, los conflictos armados, y ningun presidente puede desligarse de su responsabilidad con respecto a lo que sucede en su pais por estos u otros problemas. Pero el tampoco es el culpable directo de la situacion de Venezuela: el heredo un modelo socioeconomico concebido por Chavez y sus asesores, que aparentemente funcionaba muy bien mientras se mantuvieron los precios del petroleo en un rango cercano a los 160 us el barril. Pero lo mismo Chavez y sus asesores sabian que esta era una coyuntura no sostenible a largo plazo; y quizas la muerte inesperada y prematura de Chavez impidio una proyeccion mas realista en este sentido.
    Espero que la situacion en Venezuela se resuelva para bien del pueblo venezolano. Saludos.

  • Nelson R Toledo dijo:

    Desafortunada opinion. Le recomiendo leer el articulo de Atilio Boron del 28 de julio del 2017, “La CIA y la contrarrevolucion en Venezuela”. Reescriba y retire las medias verdades.

    • Espartaco dijo:

      Pienso que a la señora Eva Golinger le llegaron al precio, no es ninguna ignorante, es abogada.

  • Pino dijo:

    Sr, Victor Soler a mi me huele mal el articulo de la Golinger , Estado Unidense radicada en Venezuela ,que desconfiado soy ,ella misma dice que defendó y apoyó el proyecto revolucionario de Chaves ,habla en pasado, ya no lo deniende y viene con su articulo en bilingue a confundir .CUIDADO CON LOS NA Y SUS AGENTES SEMBRADOS , en el articulo son mas las criticas a Maduro que el analisis realista de lo que esta pasando, ella no habla nada de las declaraciones del Jefe de la CIA y del propio presidente de EEUU y critica y ve la constityente como una forma de Maduro para prolongar su tiempo en el poder y si fuera asi la revolucion tiene derecho a defenderse ,no confio para nada en esta señorita por venir de donde viene a esa gente ni un tantico asi

  • lcb dijo:

    He leido algunas opiniones que catalogan de objetivo o imparcial el artículo al reconocer que en Venezuela existen sectores descontentos con la gestión gubernamental y por errores y desaciertos cometidos en dicha gestión. En los momentos que se viven en Venezuela este tipo de análisis lo único que hace es debilitar el apoyo que ese pueblo necesita.

    Descontentos los hay y los habrá, diversidad de opiniones igual, errores, dónde no se cometen, reconocerlo no tiene nada de imparcialidad. Puede alguien mencionar un lugar en que no los haya. Pero sería deshonesto culpar al gobierno venezolano por ese descontento si se sabe y reconoce la feroz ofensiva mediática, económica y de todo tipo que desde hace años sufre el gobierno bolivariano y más desonesto aun desconocer los logros sociales y de integración latinoamericana de ese gobierno en esas circunstancias.

    Creo y estoy convecido que el diálogo es la única solución razonable; pero cómo se puede dialogar con quien quiere quitarte por cualquier medio. De todas formas no se puede llegar a compromisos válidos con los que así actuan. Considero que es un desacierto decir que se tachan de traidoras a las voces moderadas y críticas, porque entoces hacen parecer hipócritas los llamados al diálogo por parte del gobierno. Se reconoce que dentro de la oposición hay diferentes sectores y que los hay francamente fascistas y no creo que tildarlos esos sectores de traidores sea un error. El diálogo pude ser beneficioso con los que ahora está en silencio.

    En estos momentos devatir aciertos y desaciertos oculta la cuestión fundamental: la violación de la soberanía del pueblo venezolano, su derecho a decidir su propios destino sin la ingerencia de nadie. Si este pricipio no es defendido con vehemencia por las personas de buena voluntad la especie humana va al caos. Ese es el verdadero apoyo que necesita el pueblo venezolano porque de otra forma perderán la vida muchas personas inocentes si se produce una invasión extranjera que para nada tiene justificación.

  • Jorge dijo:

    Otro regalo, este “balanceado”, de la Golinger a la oposición, uf. El “equilibrio” en la información, otro concepto sumamente manipulado.

  • César Mazola Álvarez dijo:

    Ya lo dijo el Che: “al imperialismo no se le puede confiar ni un tantito”.
    No se puede ser blando con quien es duro, si ellos justifican su acción, durísima, a nombre de su “democracia” hay que jugarle con las mismas cartas a nombre de nuestra y justa democracia. Entre muchos ejemplos de situaciones similares está el guerra civil española que inició la derecha monarquica contra la república que gano en elecciones.

  • Camilo Diaz Román dijo:

    Desde que conocí de la existencia de Eva Golinger, admiré su capacidad de análisis objetivo y profundo. Lamento apreciar ambivalencia en algunos puntos de este artículo. La verdad y la mentira no pueden salir por la misma puerta.
    Opino que la situación de Venezuela está bien claro que es el resultado del mismo plan que derrotó el proceso revolucionario de chile con el golpe a salvador allende. La crisis es inducida y financiada por los planes del gobierno de los EEUU, secundado por lo más miserable de la derecha en el continente.
    En Venezuela hay pluripartidismo, un sistema económico capitalista, predomina la prensa y los medios de comunicación en función del capitalismo. El mayor ´´pecado´´ del proceso iniciado por Chávez es tratar de irradiar políticas sociales a todos los sectores.
    Los procesos de consultas y elecciones han sido por los métodos de las democracias que practica el capitalismo en todas partes, pocos países pueden decir que han aplicado mayor tipo y cantidad de consultas con su pueblo.
    Si no quieren dialogo, pues machete, de todas formas no hay otro camino, ni habrá otra salida, los imperios solo tienen una filosofía, y es someter, esclavizar.

  • Mágico dijo:

    ¡Qué artículo! Estoy bien de acuerdo con la periodista. Es un análisis muy justo, creo yo. Efectivamente hay una manipulación más que descarada por parte de la oposición y la prensa, son unos indignos. Pero hay también un manejo pésimo de la situación por parte del gobierno. Como siempre y en todas partes el único no culpable,el pueblo, es quien paga los platos rotos.

  • Jose R Oro dijo:

    La autora del artículo es una bien conocida defensora del chavismo, ampliamente condecorada por el Gobierno Bolivariano. Los que deseen saber más de ella, les sugiero leer el link
    https://es.wikipedia.org/wiki/Eva_Golinger
    La situación en Venezuela es muy grave, y hay que tener firmeza y enfrentar a la rampante contrarrevolución. Afortunadamente la oposición derechista no ha logrado socavar el apoyo de las FANB o de los sectores humildes de la población.
    Es necesario opinar acerca de qué hacer para salvar la Revolución Bolivariana, más allá de un análisis de la situación, y la autora trata de hacerlo. El dialogo entre venezolanos, sin intervención extranjera alguna, es de forma casi unánimemente aceptada como la principal vía de salir de esta situación y restaurar en todo su vigor la funcionalidad del gobierno electo por ese pueblo fraterno. Pero para llegar allá quizás se precise una demostración de fuerza.
    La autora Eva Golinger nos explica bien que de esta situación no se va a salir por arte de magia, o que la oposición va a ser derrotada de golpe y porrazo.
    1. Hay que tratar de romper la frágil y efímera unidad de las fuerzas de la reacción dentro de Venezuela, tanto a nivel de pequeñas agrupaciones políticas, como de personas influyentes que tengan al menos los principios básicos de dignidad y defensa de la soberanía nacional.
    2. Lo mismo en el plano internacional. Hay que buscar defensores de Venezuela entre hacedores de opinión de la zona gris, que ahora hagan sentir sus posiciones contra la “canalla mediática”, como se vislumbra después del artículo bastante veraz del “Chicago Tribune”. El gobierno de DT, ni modo, siempre va estar contra Venezuela.
    3. Hay que intensificar las relaciones entre el gobierno y empresarios honestos o dispuestos a ser honestos y potenciar las producciones y servicios de la nación. Mejorar el abastecimiento aunque sea temporalmente, para ganar el tiempopara hacerlo permanentemente.
    4. Hay que mostrar un enfrentamiento total a la irracional y atroz criminalidad que existe en las calles de las principales ciudades del país, criminalizar la tenencia de armas fuera de las autorizadas por el gobierno bolivariano, y otras acciones para que la población se sienta más segura. Aprovechar la oportunidad que brinda las elecciones a la Asamblea Constituyente y hacer un serio despliegue de fuerza en el país, aplicar un poco la fuerza. De todas maneras van a decir internacionalmente que se usó la fuerza, se haga o no. Tomo el que tenga armas sin licencia o permiso (incluyendo armas improvisadas, como cocteles molotov y otras) arrestados.
    Es necesario más allá de la justa, necesaria, enumeración y denuncia de las múltiples agresiones que sufre Venezuela, también debatir que entendemos sea lo más importante para fortalecer y hacer invulnerable a la gloriosa Revolución Bolivariana. Por eso creo que hay que escuchar con mucha atención lo que dice Eva Golinger. Las posiciones fanáticas y la rigidez dogmática e irreflexiva pueden hacer mucho más daño que bien en Venezuela.
    Lo más importante a mi juicio es mejorar el abastecimiento de productos básicos a la población, mejorar a como dé lugar el orden público (la gente tiene que ir a trabajar, los niños a la escuela) y recuperar el apoyo de una parte del pueblo que está completamente enajenada e intimidada por el caos y el desabastecimiento. Si hay que usar a las FANB para garantizar que este proceso funcione, pues habrá que hacerlo, para luego es tarde.

  • Enrique Martinez dijo:

    Claro que no es a mí al que tiene que convencer el artículo pero en verdad no me convence. Ni el enfoque ni la posición indefinida. “Me parece que una negociación que tome en cuenta los derechos de todos de existir y participar en la política del país es una mejor opción que una guerra civil o una intervención extranjera”. Menudo dilema tiene Maduro. Sería bueno recordar que en Cuba hubo una guerra en El Escambray y un desembarco en Girón al mismo tiempo. ¿No era eso una guerra civil? ¿Y no hubo que ganarla? Eso harán los venezolanos.

  • Jose R Oro dijo:

    Un ejemplo concreto de pasos importantes que se deben dar en paralelo con enfrentar la acometida contrarrevolucionaria, de los que mencione antes en el punto 3 de mi comentario. Tomado de “Correo del Orinoco”:
    “El Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras firmó un convenio con la empresa Calsa Alimentos, de capital privado, para incrementar la producción de pollos … de la Unidad de Producción Socialista Agropecuaria (UPSA) La Productora, en el estado Portuguesa”
    “A través de esta alianza, suscrita este miércoles en Guanare … la empresa gestionará y ejecutará las inversiones necesarias para de aquí a diciembre elevar la producción a 4 millones de pollitos. Están las instalaciones para hacerlo y estamos trabajando para eso, informó el presidente de Calsa Alimentos, Ángelo Geretti”
    “Explicó que la producción se despachará a pequeños y medianos productores para el engorde, lo cual garantizará la generación mensual de 8 millones de kilos de carne de pollo que irán al mercado de la región centro-occidental del país e incluso de la región central”
    Otro ejemplo:
    “Para garantizar el despacho y la venta de alimentos a precios justos y de forma directa a 574.216 personas, el Gobierno Bolivariano inauguró este miércoles el Centro de Empaquetado de Alimentos CLAP Eulalia Buroz, que se encuentra ubicado en las instalaciones del Centro de Acopio Florentino de la Red Mercal en el municipio Diego Bautista Urbaneja del estado Anzoátegui.
    Más de 294 millones de bolívares, provenientes de la Presidencia de la República y de la Gobernación del estado, fueron los recursos destinados para este proyecto
    Desde este centro de empaquetado se distribuirán los 83.000 combos y cajas que se entregan casa a casa en los sectores populares.
    Seguimos avanzando en la lucha contra la guerra económica y en defensa de la soberanía alimentaria, indicó”
    No es solo consignas, en el mundo real hacen falta acciones concretas para recobrar el apoyo de sectores populares, y estos son pasos bien definidos en esa dirección.
    En paralelo hay que desplegar las FANB y sin un uso exagerado de la fuerza (solo cuando hayan agresiones graves), restablecer el orden publico, porque la gente necesita ir a trabajar o los menores a la escuela.
    Con la ANC y este tipo de acciones la ultraderecha sera derrotada, y sectores menos reaccionarios se van a separar de la oposicion fascista, rompiendo la fragil y efimera “unidad” de la derecha.

  • Fernan dijo:

    Primero que todo: Toma de partido. De un lado el imperialismo con sus lacayos: la inmoral burguesia que durante muchas décadas vivió del negocio de obtener dólares bartaos de la renta petrolera, importar de todo y vender. La diferencia, a su bolsillo. Del otro lado, un pueblo trabajador y humilde , con un gobierno que representa sus intereses y lo ha demostrado con obras durante 18 años. Ciertamente, la revolución chavista y el gobierno de Maduro habrán cometido muchos errores, desde el inicio y sobre todo en medio de un desplome de precios petroleros y una situación internacional adversa. Pero los dos contrarios están bien claros, no caben medias tintas. El Imperio ha bajado el dedo pulgar: la Revolución bolivariana, debe desaparecer, con todos sus aciertos y desaciertos, porque el Imperio lo dicta. Ahora se está de un lado o del otro. No ha faltado la voluntad del gobierno de negociar y una Asamblea Constituyente, con delegados auto – propuestos, votados por la gente y cuyos resultados serán sometidos a referendo es lo más democrático que se puede hacer, en Venezuela, en Cuba, en China y en los USA. Darle la posibilidad de DECIDIR al pueblo. Confiemos que los venezolanos logren detener la guerra imperial y salir adelante.

  • Alicia dijo:

    Eso de que ‘ninguna de las partes esta dispuesta a negociar con sinceridad’ me parece injusto, mal intencionado e incoherente. Maduro llama a la constituyente y lo critican, llama al dialogo y lo atacan, de donde sacan los pobres de la oposición (se nota por la vestimenta) tantas armas? quien se las da? quienes utilizan morteros? quienes que protestan ‘porque pasan hambre’ gastan dinero en mascaras y cascos? quien se las facilita? quien esta utilizando a los pobres para que hagan destrozos? quien esta detrás de todo esto? No aprendemos nada de la historia? cual fue el objetivo de los desabastecimientos de comida en Chile? cual fue la finalidad? crear descontento para justificar una dictadura!!!

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eva Golinger

Eva Golinger

Escritora estadounidense radicada en Venezuela. Es autora de “El código Chávez”.

Vea también