Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Se fue Fidel

En este artículo: Cuba, Fidel Castro Ruz
| 15
Fidel en las honras fúnebres de las víctimas de la explosión del Vapor "La Coubre". Foto: Alberto Korda.

Fidel en las honras fúnebres de las víctimas de la explosión del Vapor “La Coubre”. Foto: Alberto Korda.

Abandono La Habana pocas horas después de que se ha hecho pública la noticia de la muerte de Fidel Castro. Con los cubanos que converso encuentro una mezcla conocida, la he visto en Buenos Aires, cuando centenares de argentinos desfilaron ante el cadáver de Kirchner, o en la televisión venezolana a la muerte de Hugo Chávez. La muerte del caudillo produce una sensación de desconcierto a la que seguirá una extraña nostalgia. En el avión hacia México fracaso en ordenar mis breves recuerdos personales y fracaso aún más tratando de hacer un balance político; son demasiadas cosas, el personaje ocupó durante demasiados años el centro del escenario y no con apariciones menores. Gracias a él, la pequeña isla de Cuba fue el centro del planeta muchas veces.

Son muchos Fideles, muchos momentos. ¿Cuál de ellos? ¿Todos?

El comandante poco menos que genial de la ofensiva final a medidos del 58, cuando diseña el cerco sobre Santiago y la ofensiva del Che en Las Villas, el tipo que con una docena de hombres en la Sierra Maestra declaró derrotada la dictadura. El gran estratega de la guerra de guerrillas, el sorprendente político que arma el frente único contra Batista y lo aísla hasta derrotarlo. El joven abogado, un encantador de serpientes, que es capaz de convencer a todos, amigos y enemigos, de que va en serio y que seduce al Che. El heredero de Julio Antonio Mella y Tony Guiteras que en pleno periodo de la guerra fría y la “coexistencia pacífica” es capaz de mantener durante años el apoyo a las guerras de liberación en América Latina.

¿Cuál de esos primeros? O me quedo con mi propio enfado burlón cuando lo veo en televisión anunciando que iba a dejar de fumar y arrojando el puro al suelo.

No puedo evitar fascinarme ante el Fidel encabronado con Jrushchov, tratando de que la crisis de los cohetes no deje a Cuba en medio de un conflicto que puede volverse nuclear, mientras en las calles se grita “Nikita, mariquita, lo que se da no se quita”.

Recuerdo cómo discutía el par de veces que estuvimos conversando. Fidel entonces medía 1.91 y traía gorrita de visera, yo no llego al 1.68 y el comandante me echaba el cuerpo encima hacia adelante para apoyar sus argumentos y era un discutidor potente, escuchaba pero no cedía. Hablábamos de la apertura que había en esos momentos en la prensa cubana y cómo debería ampliarse, yo sostenía la teoría del queso gruyere, donde por secretismo, o por censura autoprotectora, dejes un agujero, tus enemigos lo llenarán. Fidel defendía la teoría de un proceso, que podía ser rápido. El debate se quedaría en el aire porque la crisis soviética dejaría a la isla sin papel. Y caería sobre los cubanos el terrible “periodo especial”. Y algún día me gustaría ver la dimensión del fenómeno y cómo Fidel trató de enfrentarlo.

Pero me gustarían tantas cosas. ¿Saber qué opinaba sobre mi biografía del Che, porque cuando un periodista francés a la salida de la Feria del Libro de La Habana se lo preguntó, el comandante le dio como se dice en México “el avión” y le dijo que lo que sí había leído eran mis novelas policiacas, aunque yo sabía que ya se lo había leído. Y me gustaría explorar al personaje, el Fidel derrotado tras el fracaso de la zafra de los 10 millones que nunca fueron y la trampa del monocultivo.

Y mucho me gustaría meterme en la historia interior de la decisión de lanzar a la pequeña isla con todo en la defensa de Angola, en lo que probablemente sea la saga político militar más compleja que se ha producido en el siglo XX, desde el desembarco de Díaz Argüelles y un puñado de hombres (en agosto de 1975) hasta la batalla de Cuito Cuanavale a fines de 1987 y principios de 88, tantos años más tarde. El haber parado la ofensiva de los blindados sudafricanos y logrado la independencia de Namibia y como efecto de rebote el final del apartheid en Sudáfrica.

Y no me molesta la longitud de sus discursos, como el de la Segunda Declaración de La Habana, respondiendo a la gangsteril expulsión de Cuba de la OEA, del que nadie me ha podido precisar cuánto duró, pero admiro esa lección de heterodoxia política, que se plantea como parte de un gigantesco trabajo político de educación de multitudes.

Y me quedan las ganas de averiguar más sobre el misterioso “número 1” de cuya vida privada se sabe tan poco, que se desconoce dónde duerme, que aparece, desaparece y reaparece por la isla. ¿Y podría ser diferente? Porque hay documentados más de 200 intentos de atentado contra él en esos años, desde la combinación entre la CIA y la mafia para hacerle envenenar sus puros, hasta hacerle llegar un helado de Copelia con arsénico, hasta atiborrar de ántrax las aletas con las que de vez en cuando hizo pesca submarina.

Fidel se ha ido y yo, como un cubano más, voy pasando de esa primera sensación de desconcierto a una suave nostalgia por ese personaje que marcó a tantos de nosotros en ese siglo XX que se aleja a velocidades inesperadas.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Bertila Marín Martínez dijo:

    Fidel se fue físicamente, pero su ejemplo permanecerá en todos los hombres de bien para toda la vida. HastaSiempreComandante. Siento una gran gratitud por la oportunidad que me dio de superarme y de vivir en una patria libre.

  • yanet dijo:

    Hoy vivo en una Cuba triste, no hay otra noticia, nuestro Comandante ha muerto, y yo digo que no, no murió, sigue vivo en cada cubano, sigue de pie, marchando al lado de su pueblo, no ha muerto Fidel, el vivirá por siempre, el está con nosotros, no lloremos, vivamos como el nos enseñó.

  • Armando Alba dijo:

    Dejemos una luz encendida…porque él va a volver.

  • yahilín Hernández Méndez dijo:

    Hoy me invade una inmensa tristeza por la muerte de nuestro Comandante Fidel Castro pero tenga la certeza de que solo emprenderá su viaje hacia la eternidad, !!Adelante Comandante!! vaya confiado, la obra de la Revolución continuará, seguiremos fieles y firmes a sus ideales como usted nos enseñó no habrá furza en el mundo que acabe con la FUERZA DE SUS IDEAS

  • Marcelina dijo:

    Quien dice que se fu Fidel, El es y será nuestro Gulliver en el país de los Fidelistas
    “Hasta la Victoria Siempre”

  • marlen gutierrez estévez dijo:

    NUESTRO INVICTO COMANDANTE ESTÁ POR SIEMPRE.
    TODO Y CUANTO SE HA TRANSMITIDO POR LA TELEVISIÓN CUBANA, NOS HA BRINDADO LA POSIBILIDAD DE REVIVIR TODA LA INMENSA OBRA REALIZADA POR ÉL.
    EL AGRADECIMIENTO HACIA QUIEN NOS DIO Y DEDICÓ TANTO, QUIEN NO ESCATIMÓ SUEÑO, NI CANSACIO, CUANDO HABIA QUE REVISAR ALGUN DETALLE QUE FUERA PARA BIEN Y BENEFICIO DE SU PUEBLO, QUE SIEMPRE ESTUVO EN PRIMERA FILA CUANDO SE TRATÓ DE ALGÚN DESAFIO A NUESTRA SOBERANIA, COMO LO DIJERA EN UNO DE SUS TANTOS DISCURSOS, DONDE EMPLAZÓ AL ENTONCES PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS … QUE ESTARIAN A KILOMETROS UNO DEL OTRO, PUES ÉL ESTARIA AL FRENTE DE SU PUEBLO …
    HOY MAS QUE NUNCA ME ENORGULLEZCO POR SER CUBANA Y ASÍ MISMO DE HABER TENIDO LA INMENSA OPORTUNIDAD DE HABER SIDO LIDEREADA Y GUIADA POR QUIEN FUERA EL MAYOR Y MEJOR ESTADISTA DE TODO EL MUNDO DEL PASADO SIGLO, DEL ACTUAL.
    SIENTO MUCHO DOLOR, SÍ, PERO EL SABERLO ETERNO, ME RECORFORTA Y MUCHO MAS, EL TENER LA COMPLETA CERTEZA DE QUIENES LO ODIARON Y JUZGARON, AYER, HOY Y SIEMPRE, ANTE SU MORAL Y ESBELTA FIGURA, BAJAN SU CABEZA.

    HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

  • Candela dijo:

    ¿Y está usted tan seguro de su ida? Yo diría que más que irse se ha redimensionado para brotar multiplicado con el mismo fervor de sus ideas pero con más juventud. Diría que, simplemente, supo escoger el momento de salir para entrar renovado -como hace 60 años hizo en el Granma- al combate de estos nuevos tiempos que auguran desafíos más complejos. ¡Y qué manera magistral de perderse un rato para en la confusión de su ausencia derrumbar mascaradas! Si alguien dudaba de lo que podíamos esperar del imperio, ahí lo tienen en Trump.
    Una vez más, Fidel ha puesto en claro las posiciones enemigas y nos ha demostrado a nosotros mismos quiénes somos. El silencio de estos días en las calles y casas de toda Cuba es respeto compartido, unidad, patriotismo y fuerza sin distinción generacional y hasta geográfica.
    Con semejantes armas y tamaño escudo moral, solo nos queda vencer una y mil veces más, vencer.
    No lo dude ni un instante, Tabío: Fidel no se fue, está multiplicado en nosotros y nos espera invicto para seguirnos guiando con sus ideas en los nuevos campos de batalla.

  • Lic. Tania Maturell Pérez dijo:

    Se viven días tristes, más no son traumáticos, porque el soñador de una América Unida supo prepararnos incluso para su partida física y aunque las lágrimas llenen nuestros ojos y la tristeza embargue nuestros corazones, su pensamiento, sus ideas, sus enseñanzas inundan la vida de cientos y cientos de cubanos que acompañamos su partida. Aún recuerdo aquel día en que en el Estadio Latinoamericano tuve la oportunidad de abrazarlo y darle un beso. Es algo que nunca se olvida y que me acompañará junto a la sabia que sembró en mí desde el triunfo de la Revolución. Estoy segura que seguiremos su ejemplo.
    Me considero afortunada de haber nacido con la Revolución y ser fruto de ella. De ser, a mis 48 años, una profesional graduada gracias a uno de los programas que impulsó el Comandante (La Municipalización de la Enseñanza), de ser parte del glorioso Partido Comunista de Cuba y desde esta trinchera haber brindado y continuar brindando mi aporte desde mi puesto laboral cumplimentando con hechos y acciones todos los principios revolucionarios que se refrendan en el Concepto de Revolución.
    Al Eterno Comandante en Jefe, nunca un adiós, un Hasta Siempre. Su ejemplo se multiplicará en los miles de cubanos que siguen sus ideas y sus lecciones de vida.
    Vivirá siempre en mi corazón como en el de todos los cubanos que hoy lloramos su partida pero que a la vez le damos las gracias por habernos guiado en nuestro viaje.
    Mi compromiso será el diario cumplimiento del deber. Trasmitir a mis estudiantes actuales y futuros pertenecientes al enorme ejército de batas blancas las enseñanzas de este gran hombre del siglo.
    Hasta siempre comandante, continuaremos tu ejemplo.

  • moviluncus dijo:

    Sí Fidel se fue fisiscamente, pero su pensamiento, su obra sigue entre nosotros, no nos sentimos desamparados ya que nos enseñó a no temer al enemigo por muy grande que sea, en los Estados Unidos estupidamente celebran la muerte de un gigante que no pudieron nunca asesinar, de que democracia nos hablan, donde el negro puede ser asesinado por la simple sospecha de ser un ladrón,donde las mujeres ganan menos que los hombres, donde los latinos son sospechosos de ser narcotraficantes, donde un próximo presidente es tan burro que no acaba de entender que los cubanos sí somos libres desde que Fidel y nuestro proceso revolucionario derrocó al asesino de Batista, Paco los cubanos somos fidelistas, socialistas, martianos, lloramos la pérdida física de un padre, de un hermano, pero estamos claros que nunca traicionaremos su fidelidad a Cuba y a todos los cubanos, que muchos no son militantes del partido ni del G2 como dicen los enemigos de la revolución cubana pero son fieles a la obra que nos hermanó a todos, Viva Fidel, él no se ha ido está presente en cada noño, en cada hombre y mujer, en cada anciano.

  • rccc dijo:

    Pienso que como a mí me sucedió alguna vez a lo largo de mis 67 años, creo que Ud. ha escrito algo que realmente no siente, quizás por la premura en dejarnos sus primeras impresiones, porque Fidel no se fue, sencillamente porque nadie lo dejaría ir, incluyéndolo a Ud. El vive en nosotros y vivirá en nuestros descendientes por la eternidad. Como es uno de esos seres imprescindibles, no se podrá soslayar nunca, ni en ningún momento. Mostrar incoherencia en medio de sensaciones abrumadoras de tristeza y de nostalgia por extrañamiento, se justifica; pasado el tiempo constataremos que nuestras vidas están indisolublemente ligadas a Fidel.
    Otro punto discordante con su escrito es la aseveración que hace respecto a la zafra del 70. Quizás Ud. no está considerando que esa fue otra más de “las zafras del pueblo”; un calificativo exclusivo de Cuba Socialista, que no tiene ni tendrá, parangón en nuestro planeta. Que no fue de ningún modo “el fracaso” por el hecho de no haberse alcanzado la cifra propuesta que un pueblo entero se volcó con denuedo y esfuerzos a asegurar desde tres años antes, aunque lográramos la mayor producción de azúcar de todos los tiempos. Fidel entonces era el guía y con su luz larga compulsó a un pueblo entero a tal propósito. Eso es lo suficientemente valioso y exitoso como para que se diferencie mucho y bien distante de lo que significa una derrota. Fue el pueblo de Cuba quien no logró lo que anhelábamos hacer, con nuestro comandante en jefe al frente, como siempre.
    Yo admiro sus trabajos, publicados por Telesur, por eso me pareció prudente hacerle estos comentarios. También porque Ud. dice sencillamente: Fidel, como lo identificamos los fidelistas.

  • juan carlos corcho vergara dijo:

    Fidel no puede irse ,Fidel no puede morir, Fidel tiene que vivir infinita y profundamente en cada uno de los cubanos, es la única alternativa que tenemos los cubanos para salvarnos como país, en la individualidad de cada precepto de su concepto de revolución y en la integralidad dialéctica en su conjunto, debemos encontrar la guía para el diario bregar, Fidel y la generación del centenario, en el cincuenta y tres, no permitieron que Martí muriera, hoy nos toca a nosotros no permitir que el parta, hoy es nuestro Moncada, hoy es nuestro propio juicio donde la historia nos deberá absolver.

  • Ramón Noa Vázquez dijo:

    Paco, ahora tienes una obligación: Escribir una biografía, como solo tú las sabes escribir, de Fidel. (Me quedé con las ganas de leer su Autobiografía)

  • Marta dijo:

    Lo siento mucho, está muy equivocado. FIDEL NO SE FUE. FIDEL VIVE

  • Celin, Arleen Buergo Reyes dijo:

    Para Fidel:
    Fidel eres un lucero de la patria que ilumina Cuba entera y mis sueños de esperanza.
    El dia que desaparecistes los yanquis festejaron, pero vinieron los jovenes a defenderte a ti y a al patria.
    !El pueblo lloro y lloro a homenajearte duro nueve dias y cambio la programacion para hablar de ti todo el dia!
    Yo te juro Fidel que aunque otros no lo hagan a ti te recordare aunque me cueste la vida.
    Celin, Arleen Buergo Reyes , alumna de 8 años de tercer grado de la escuela primaria Rene Fraga Moreno, Matanzas

  • Taran dijo:

    Me gustario que Paco Ignacio hiciera una serie Uno de los nuestros dedicada a Fidel, varios capitulos, como los de Che, o una biografia, gracias.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paco Ignacio Taibo II

Paco Ignacio Taibo II

Escritor, periodista y activista sindical mexicano. Desde 2012 se desempeña como secretario de Arte y Cultura del Comité Ejecutivo Nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Vea también