Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

Los transgénicos y los Premios Nobel

| 63
El arroz dorado, que aporta precursores de vitamina A allí donde es escasa, no se cultiva todavía debido a la oposición del grupo ecologista Green Peace.

El arroz dorado, que aporta precursores de vitamina A allí donde es escasa, no se cultiva todavía debido a la oposición del grupo ecologista Greenpeace.

La vida es intrínseca a la diversidad, como se ha comentado. La información necesaria para que un organismo vivo exista está sometida a variaciones de generación en generación. Si no fuera así, solo hubiera ocurrido algún fenómeno químico parecido a la vida en la historia de nuestro planeta, probablemente en repetidas oportunidades y sin mayores consecuencias. Nadie hubiera existido para estudiarlo y publicarlo.

La diversidad originada en las variaciones de esa información que llamamos “genética” se almacena en una supermolécula presente en todas las entidades vivas, y siempre diferente para cada una. Heredó un nombre tan ajeno al decir común como el de “ácido desoxiribonucléico”, reflejo de sus primeras reacciones químicas encontradas. Afortunadamente se le conoce ahora por sus más simples siglas: ADN, y está muy lejos de parecerse mucho a un ácido común, como puede ser el de una batería de plomo.

Sus variaciones originadas en errores de duplicación, o en fenómenos fortuitos de cualquier índole, han conducido a la existencia de una inmensa gama de diferenciaciones y a la viabilidad de la vida como fenómeno natural. Por eso un tigre se diferencia de una ceiba, o de una mosca. Todos son organismos vivos, pero esas variaciones genéticas los han ido diferenciando desde los primeros que aparecieron hace unos 3500 millones de años, de generación en generación. Su evolución hacia la diversidad ha tenido la guía de que se reproduzcan mejor los que más se adaptan a las circunstancias externas a las que se someten durante su existencia. Esa es la ley de la selección natural, propuesta por Darwin desde la segunda mitad del siglo XIX.

Hace mucho que homo sapiens ha intervenido en esa selección de especies para su conveniencia. Sin darnos mucha cuenta, creamos a los perros a partir de adoptar a los lobos que se alimentaban de las sobras que les dábamos en la selva. Así los lobos que perdieron el hábito de cazar para comer, y sus descendencias, quedaron como nuestros grandes amigos dependientes en lugar de enemigos contendientes. Todavía no se han diferenciado demasiado los perros de los lobos, porque somos una especie muy joven en este planeta y los empezamos a seleccionar artificialmente no hace tanto tiempo.

El arroz enano “Calrose 76” de los EEUU se logró con rayos gamma. Se estima que el 15 % del arroz producido en el mundo y el 50 % del frijol de soya son mutantes.

El arroz enano “Calrose 76” de los EEUU se logró con rayos gamma. Se estima que el 15 % del arroz producido en el mundo y el 50 % del frijol de soya son mutantes.

Con las plantas y los animales hemos hecho de todo para crear mutaciones que nos favorezcan. Hasta hemos irradiado semillas con ondas electromagnéticas de alta energía o las hemos sometido a tratamientos químicos para provocar cambios en el ADN al azar. Después se han sembrado y se han adoptado aquéllas que han podido supervivir y mostrado características diferentes y útiles por mutaciones o variaciones viables. Esta es la llamada “cría de mutaciones”. El arroz enano “Calrose 76” de los EEUU se logró con rayos gamma. Se estima que el 15 % del arroz producido en el mundo y el 50 % del frijol de soya son mutantes.

Desde que mucho más recientemente aprendimos a trabajar directamente con el ADN usando un herramental bioquímico que nos permite poner y quitar información en esas moléculas, mucho se ha avanzado para bien de la humanidad. También ha avanzado la llamada bioética para cuidar de que no nos destruyamos como especie al manipularnos demasiado y tan profundamente. Por ejemplo, hoy en día se logran muy bien estudiadas especies de plantas que producen cosechas excelentes de granos. Han permitido alimentar a muchos millones de seres humanos, que de otra forma no hubieran existido o muerto de hambre por escasez de alimentos. La revolución de las cosechas de alimentos transgénicos ha significado tanto para el bienestar de la humanidad como la de los fertilizantes artificiales a principios del siglo XX.

Sin embargo, muchas personas honestas y algunas organizaciones ambientalistas la han emprendido contra los llamados alimentos transgénicos por algunas razones. Se argumenta mucho, y muchas veces de forma atractiva, contra la artificialidad de tales productos en su concepción, aunque sin dudas están ausentes de componente artificial alguno. Abundar en los pro y los contra es imposible en este espacio, y mucho más en un campo que despierta pasiones a veces descontroladas. El pasado 27 de junio fue acuchillado hasta morir en la Ciudad de México un químico de la UNAM por parte de un grupo que esgrime estar luchando por la vida salvaje. Consideraron que esa persona estaba contribuyendo a destruir la naturaleza.

110 premios Nobel de muy diversas especialidades acaban de emitir un comunicado dirigido a las personas y organizaciones contrarias a los cultivos transgénicos. Uno de sus párrafos expresa:

“Los organismos científicos y reguladores de todo el mundo han concluido de manera repetida y consistente que los cultivos y alimentos mejorados mediante la biotecnología son tan seguros, si no más seguros, que los derivados de cualquier otro método de producción. Nunca ha habido un solo caso confirmado de un efecto negativo derivado de su consumo sobre la salud de los seres humanos o de los animales. Se ha mostrado en repetidas ocasiones que son menos perjudiciales para el medio ambiente y una gran ayuda para la biodiversidad global.”

Terminan expresando: “La oposición basada en la emoción y el dogma en contradicción con los datos debe ser detenida. ¿Cuántas personas pobres en el mundo deben morir antes de considerar esto un “crimen contra la humanidad”?”

Algunas de las razones que se han esgrimido contra los transgénicos son de tipo político. Ciertas transnacionales son importantes promotoras de estos cultivos por sus beneficios comerciales. Se puede tener la opinión que corresponda con respecto a la acción negativa de algunas entidades. Sin embargo, la verdad científica puede ser esgrimida tanto por una organización monopolista y exclusivista como por un laboratorio biofarmacéutico revolucionario, propiedad del pueblo. La inocuidad y los beneficios humanitarios de los productos de la biotecnología debida y científicamente probados no dependen de sus dueños.

En contexto

En el año 2000, un artículo publicado en la revista ‘Science’ explicaba la biotecnología detrás del arroz dorado. Se trataba de una variedad modificada genéticamente para sintetizar los precursores del betacaroteno, necesario para sintetizar vitamina A. El desarrollo era obra del Instituto Federal Suizo de Tecnología, y la idea era que se pudiese cultivar en aquellos países en los que, por culpa de la dieta, las personas no tienen un aporte suficiente de este precursor y por tanto padecen una deficiencia de vitamina A, que lleva asociada problemas de vista e incluso ceguera.

Hace unos días, 110 premios Nobeles publicaban una carta abierta en la que acusaban a la ONG Greenpeace de manipular los riesgos, beneficios e impactos de los cultivos transgénicos, entre ellos el arroz dorado. 16 años después de su primera publicación, y 9 años después de la aparición de su segunda variedad, que produce 23 veces más betacaroteno que el original, ninguna de las dos está disponible para el consumo humano. Y eso a pesar de que sus dos principales creadores renunciaron a la patente para que pudiese ser utilizado en misiones humanitarias.

Se han publicado 63 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo A. Rincón Mejía dijo:

    Las semillas transgénicas producidas por Monsanto, BASF, DuPont y demás transnacionales NO pretenden resolver ningún problema alimentario como alegan, sino controlar la producción y comercialización de los alimentos de manera terrible para países como India y México, que por milenios crearon gran diversidad de cultivos que esas empresas quieren desplazar con patentes. Este NO es un asunto de “ciencia y tecnología” sino de ÉTICA. Son bien conocidos los “grandes” científicos deshonestos que han negado el cambio climático, la nocividad del plomo, el asbesto, los reactores nucleares “pacíficos”. Ahora estos premios Nobel tristemente se exhiben como sirvientes del gran capital de transnacionales. ¡No son los primeros, ojalá fuesen los últimos!

    • Nicolas dijo:

      Regala un pescado a un hambriento y mañana morirá rezando por otro pescado, regala un anzuelo, enseñadle a pescar y no tendrá hambre jamas.
      Solamente mediante la ciencia y la tecnología aplicada se resuelven los grandes problemas de la humanidad, lo demás es tan ilusorio y estéril como los sacrificios humanos de los primitivo aztecas en espera de que los dioses los premiaran con mejores cosechas de maíz.

      • Marco DL dijo:

        No leiste o digeriste el comentario de Eduardo, el no habla de que la ciencia o tecnologia sea un mal para la humanidad, el dice que, el problema es la patente de las semillas y por lo tanto la monopolizacion de la produccion y comercializacion por parte de unas cuantas agroquimicas corporativas (Monsanto, Dow, BASF, Bayer, Syngenta y DuPont denominados como los Seis Grandes. “Regala un pescado a un hambriento y mañana morirá rezando por otro pescado, regala un anzuelo, enseñadle a pescar y no tendrá hambre jamas”, ese probervio no se puede aplicar siempre a todos los pobres o hambrientos que existen alrededor del mundo, hay que leer un poco mas de historia principalmente de latinoamerica y africa, para darse cuenta que a esos hambrientos y pobres, nunca les han regalado un pescado o les han enseñado a pescar al contrario les han robado y saqueado casi todos sus medios para ser autosuficientes durante los ultimos 500 años.

      • Arturo Lopez dijo:

        Y yo estoy de acuerdo con usted Nicolas!

    • AHV dijo:

      No debía quien habla de ética asegurar que más de 100 premios nobel, de ellos más de 40 en medicina, son sirvientes del gran capital de las transnacionales por defender esta tecnología. Coincido en que las grandes transnacionales se han beneficiado con creces de los trasngénicos, pero eso no debía llevarnos a negar el impacto que estos OGM han tenido en la producción de granos. De hecho ha sido una de las tecnologías de más rápida generalización en el area agrícola a nivel mundial, sin embargo en Cuba aún no se promueve.
      Nuestro país ha generado transgénicos propios, adaptados a variedades registradas en Cuba y que en ambientes controlados se han ensayado con buenos resultados. Contrario a lo que pudiera suponerse, Cuba cuenta con el marco regulatorio y en pleno funcionamiento para la aprobación y uso de los transgénicos y los que promovemos su uso nos sentimos responsables de la tecnología y explicaríamos las dudas en cualquier marco que se busque para ello.
      Los transgénicos no son una tecnología para ser usada en la agricultura familiar, sino en sistemas productivos altamente tecnificados que sacarían provecho de las ventajas que ofrecen. Las malas hierbas y las plagas los campesinos la pueden controlar en pequeñas áreas, pero en cultivos a escalas de cientos y miles de hectáreas, donde la siembra, el riego, y la cosecha es mecanizada, las semillas transgénicas muestran sus ventajas con respecto a las convencionales. Esta no es la única, pero si pudiera ser una más de las vías que el país debería usar para dejar de importar casi 700 millones de USD en maíz y soya según datos del 2014 de la Oficina Nacional de Estadisticas, donde sin dudas una parte pudiera ser de origen transgénico.

      • Antonio dijo:

        Es claro, el articulo se refiere a lo legitimo y apropiado de la teconologia, lo referido a la propiedad y su explotacion es el eterno problema de la justicia social. Por ahora.

    • Espartaco dijo:

      “Antes de ser hombres de ciencia, deberíamos ser hombres” , A. Einstein. Su comentario me gusta mucho, al igual que el de Alejandro -más abajo-, el cual tiene un enlace que es lectura obligada.

  • Alejandro dijo:

    El mito del arroz dorado

    El caso de los cultivos con supuestos beneficios nutricionales agregados por transgenia, como el del “arroz dorado” o arroz con pro-vitamina A, adolece del mismo tipo de fallas. Se trata de una investigación costosa, financiada con inversiones público-privadas, con múltiples problemas. Implica todos los riesgos de los transgénicos que ya mencionamos, y suma otros por el tipo de manipulación que se hace, diferente de las que ya existen en el mercado.

    El primer tipo de arroz con beta-caroteno (GR1) que se anunció en el año 2000, desarrollado por Ingo Potrykus y Peter Beyer del Instituto Suizo de Tecnología, fue un accidente. Los investigadores buscaban otro resultado con ingeniería genética en arroz, pero “para su sorpresa” según ellos mismos declararon, se produjo un precursor de beta-caroteno. Esto ya de por sí debería haber sido una llamada de atención a esos investigadores de que su trabajo no tenía en cuenta muchas variables de la complejidad del proceso. Por el contrario, lo dieron a conocer como si fuera un gran éxito, pese a que para obtener la mínima cantidad diaria de vitamina A que necesita un niño, debía comer varios kilogramos de ese arroz diariamente. Posteriormente, estos investigadores licenciaron la investigación a la multinacional Syngenta, que a su vez en 2004 donó la licencia a la plataforma Golden Rice Humanitarian Board, a la cual se integró la Fundación Syngenta; sin embargo la empresa retuvo los derechos comerciales. En el año 2005, Syngenta anunció un nuevo evento transgénico del llamado arroz dorado (Paine, Shipton, Chaggar, S. et al., 2005) que tendría mayor contenido de pro-vitamina A (GR2). Sin embargo, tampoco en este caso está demostrado que la pro-vitamina sea estable en ese arroz, ya que una vez cosechado y en el proceso normal de almacenaje, se oxida fácilmente, disminuyendo al 10% el contenido de pro-vitamina A declarado.

    Después de 20 años y muchos millones dólares invertidos en esta investigación, según el Instituto Internacional de Investigación en Arroz, el “arroz dorado” está aún lejos de su comercialización. Esto se debe a las dificultades que implica tratar de crear una ruta bioquímica totalmente nueva a través de ingeniería genética (IRRI, 2013). En efecto, el arroz dorado no es una operación de transgenia como las que ya existen, sino que se trata de manipular un paso metabólico, lo cual implica complejidades, incertidumbres y riesgos adicionales a los que ya se conocen sobre los otros transgénicos. No hay seguridad de que los constructos genéticos sean estables o que el paso metabólico sintético no actúe de forma diferente de cuando crece en la planta, o que afecte otras rutas metabólicas con consecuencias impredecibles para las plantas, el ambiente y los que lo consuman. De hecho estos ejemplos ya han sucedido en experimentos de laboratorio. (Greenpeace, 2013). Ademas, podría aumentar o disminuir el contenido de beta-caroteno y promover otros precursores simultáneamente, con consecuencias que pueden ser graves para la salud humana. Existen evidencias científicas de que el proceso desde beta-caroteno a vitamina A también puede generar componentes dañinos a la salud humana si ocurre en altas cantidades (Schubert, 2008). Este tipo de componentes secundarios pueden bloquear señalamientos celulares importantes para los organismos (Eroglu, Hruszkewycz, Dela Sena et al., 2012). Los resultados metabólicos de este tipo de ingeniería genética están escasamente comprendidos. Como si fuera poco, la forma cómo este tipo de beta-caroteno del arroz dorado sería procesado en el cuerpo humano y qué componentes secundarios podría producir, a diferencia de lo que sucede con el beta-caroteno natural, son completamente desconocidos.

    En suma, además de los problemas ya demostrados con los transgénicos de uso común (el cultivo insecticida Bt y los cultivos resistentes al glifosato), existen serios problemas potenciales a la salud relacionados con el control de los niveles de ácido retinoico y otros retinoides del proceso. El beta-caroteno se transforma en retinal en presencia de la enzima oxigenasa, pero se reduce a retinol, más conocido como vitamina A. Sin embargo, el retinal también se oxida, formando ácido retinoico, que en altas cantidades se convierte en un potente teratógeno. (Hansen, 2014).

    El arroz es componente esencial de la dieta cotidiana de Asia y de una gran parte de la humanidad, por lo que estos riesgos son graves e innecesarios. Además sería un arroz que se pretende introducir justamente en su centro de origen. Si así se hiciera, inevitablemente ocurriría contaminación transgénica del arroz campesino, lo cual tendría impactos tanto sobre las semillas nativas, como en los derechos de los agricultores y en la salud de los campesinos que lo consumieran. Pese a que el arroz no tiene polinización abierta, hay muchas vías de contaminación en almacenaje, trasiego y transporte. Estudios en China ya han encontrado contaminación transgénica del arroz silvestre y parientes. (Canadian Biotechnology Action Network, 2014)

    El proyecto del arroz dorado transgénico ha consumido más de 100 millones de dólares de instituciones y “filantropía”, entre otros de la Fundación Bill y Melinda Gates y varias instituciones nacionales e internacionales de ayuda al desarrollo, dinero con el cual se podría haber atendido de forma sustentable y sin alta tecnología, la deficiencia de vitamina A en muchos de los países donde existe.

    Por ejemplo, la vitamina A existe en diferentes hierbas que acompañan los cultivos, que son de consumo común entre campesinos que cultivan arroz. Si el arroz se produce en plantaciones uniformes industriales y con agroquímicos, ese tipo de hierbas que contienen muchos más nutrientes que solamente una vitamina, desaparecen. Es decir, la supuesta “solución” crea nuevos problemas. Es lo mismo con el caso del maíz transgénico cultivado en el área Mesoamericana. Además, se puede obtener la dosis de vitamina A necesaria diversificando cultivos y con diferentes frutas y vegetales cuya siembra esté adecuada a cada lugar, situación que puede ser resuelta por campesinos sin caer en la dependencia, sea del mercado o de programas públicos que cambian según los cambios de políticas gubernamentales. Sin embargo, inducir la dependencia quizá sea una intención de las transnacionales con este proyecto, ya que su finalidad como empresas no es la caridad.

    El amaranto, la espinaca, la col y muchos otros vegetales comunes en la cocina asiática tienen, como mínimo, más de cinco veces el contenido de beta-caroteno que tendría el arroz dorado en una porción normal de alimento. (Shiva, 2014).

    Véase Porqué los cultivos transgénicos son una amenaza a los campesinos, la soberanía alimentaria, la salud y la biodiversidad en el planeta,
    Ana María Primavesi, et al.
    en: America Latina en Movimiento, http://www.alainet.org/es/active/76040

    • Ileana dijo:

      Alejandro Me encanta su comentario bien informado, es muy esclarecedor.

    • Alfredo Caro Maldonado dijo:

      Excelente comentario. Me podría pasar la referencia de Hansen, 1014?
      Me vendría muy bien para seguir trabajando el tema. Hice un vídeo dando mi opinión y he recibido muchas críticas que merecen ser contestadas: https://youtu.be/z42FcuCGO9Q
      Por otro lado, me parece mal que cubadebate acuse explícitamente a Greenpeace de que no se cultive el arroz amarillo, es absurdo.
      Muchas gracias

  • Ramon Licea dijo:

    Eso demuestra que todos los estremos son malos. Por aplicarsela a las transnacionales del imperio sin antes comprobar el daño a ciencia cierta, unos cuantos han pasado hambre.

  • Valery Suárez dijo:

    Saludos! Buen artículo sobre un tema poco conocido, no solo en Cuba sino en muchos países de nuestro planeta. Hace unos meses pude leer un artículo que explicaba como los alimentos modificados pueden cambiar a mediano y largo plazo el funcionamiento del organismo humano(no para bien). Resultó interesante leer que no siempre se brinda toda la verdad sobre este tema. El conocimiento humano se limita en muchos campos científicos, incluso sufre variaciones radicales en aquellos en los que en algún momento gozó del mal llamado dominio científico. Sería bueno conocer las argumentaciones de los que conocen esta materia en Cuba y no están de acuerdo con las mencionadas modificaciones en los alimentos.

    • Gilliath dijo:

      Pues de lo especialistas que conozco mi amigo, ninguno alega que son dañinos, ni a corto ni a largo plazo. Realmente sus posiciones me convencieron, lástima que no pueda reproducirlas en este momento .

  • felito dijo:

    Quisiera volver a ver un programa de Pasaje a los Desconocido sobre este tema y que Taladrid invite a personas con criterios diferentes.
    Yo, personalmente, estoy a favor de los alimentos transgénicos desde que Taladrid se embarró de yogurt.
    Saludos.

  • Juan dijo:

    ¿Por qué no siembran arroz dorado en Cuba?

  • waldo dijo:

    Gracias por escribir un articulo tan objetivo y con base cientifica, fuera de otras influencias que deforman la verdad ,y retrazan el desarrollo

  • Ramón Lores Pérez dijo:

    ?Y que dicen los científicos cubanos? Tomense su tiempo por favor y comenten, que no sabemos que entra por el puerto, ahora que compramos arroz y pollo a mejores precios.

  • ROGES dijo:

    Ante los transgenicos debemos tener los mismos cuidados que con la energia atomica ,debemos tener en cuenta que la ciencia debe ir junto con la Etica ,es decri la Bioetica que es la Etica del siglo XXI.La energia atomica ,la manipulacion genetica en humanos,la creacion de quimeras a partir de experimentacion humana mustran que la ciencia no es el alquimista del siglo XV jugando a colocar un Homunculo en una botella,asuntos como el pre embrion y sus trascendentales dilemas eticos toman vigencia y necesidad de definiciones.Coincido plenamente con el profesor Montero que no hay nada intrinsecamente perverso en la ciencia si no la academia SCIENTIAM del Vaticano no convocaria 29 cientifi cos entre ellos 9 premios Nobel para discutir la Muerte Cerebral ,ninguno de ellos vinculado a la Iglesia.Mi unica preocupacion es que asi como los seres vivos dependemos los unos de otros lo que hagamos sobre especies mal llamadas inferiores pero tan vitales como nosotros nos afecta globalmente y decididamente la sabiduria esta en conocer y respetar los limites sin reducir el pensamiento ni cortar los campos de relacion o los campos de juegos de la ciencia.Me gustaria que precisara su criterio sobre los limites de la experimentacion genetica y concuerdo que no valoramos a Tesla por los millones invertidos sino por el resultado final.Como bioeticista nacional la opinion de un valioso cientifico nuestro la considero de suma importancia y referencia Gracias Roges

  • gallo dijo:

    He leído su articulo y me inquieta lo que pueda haber detrás. Como bien Ud. dice las variaciones genéticas y las diferenciaciones a que han dado lugar en TODO LO VIVO, es lo que hoy llamamos EVOLUCIÓN, ha durado ya 3500 millones de años según nuestros humanos cálculos, algo que da mareo imaginar solo por su duración, pero es prudente sopesar y comparar ese dato a la hora de defender los transgenicos, que en esencia y a mi modo de ver, pretenden acortar vertiginosamente ese largo y tortuoso proceso en el que de forma natural HAN QUEDADO EN EL CAMINO LOS MENOS ADAPTADOS y sobrevivido, por que no tenerlo en cuenta también, LOS MAS AFORTUNADOS, pero repito, de forma natural, sin grandes saltos , que es lo que ahora se pretende hacer entre otras cosas con el consumo y producción de transgenicos. Es a esos saltos en poco tiempo, para los que LO VIVO, no esta preparado aun porque impera la casualidad aun en lo subjetivo y es como un salto suicida a lo desconocido y en nombre de no se que, porque al menos lo ignoto es tentador pero se mantiene controlado y rebosado de precauciones cuando la vida esta en juego, sobre todo en la esfera de lo subjetivo, tan susceptible de manipulaciones interesadas, con las cuales históricamente nos avasallan y conducen los poderosos en forma de miedos, guerras o epidemias y considero aventurado, cuando no criminal apoyar sin elementos ese experimento selectivo e inconsulto al que curiosamente somos sometidos ESENCIALMENTE los desfavorecidos de este mundo, regido por el DIOS DINERO, donde la verdad sobre el tema y sobre todo, sus implicaciones, por mas que se quiera, esta lejos aun de estar establecida. Quisiera solamente para tomar partido en el tema con cordura, que se presente el estado en que se encuentran actualmente los estudios realizados sobre ALERGIAS y FALLAS DE ÓRGANOS, tanto en animales como en humanos asociado a transgenicos, así como las especies en peligro de extinción por tal causa con una evaluación de las consecuencias de su posible extinción en lo vivo y lo no vivo; y si hay registro de los efectos observados a largo plazo (por generaciones) en la capacidad reproductiva de las distintas especies que hoy existen luego de la liberación al medio ambiente de transgenicos… Creo que no existen esos estudios y si existen se tergiversan, silencian o guardan muy bien por los interesados en que esto no se sepa, sin participación popular ni referéndum. No se debe descuidar algo que pudiera parecer fuera de contexto: la existencia de investigaciones llevadas a cabo por poderosos privados con la intención de lograr otras formas de vida o controlar y hacer dependientes las existentes, que de vez en cuando salen a la luz pública y desparecen, como para tomar temperatura, así como los intentos de poblar otros planetas… cosas que parecen de ciencia ficción pero existen. Cuba por las características de su pueblo, que es muy confiado, seria la gran debutante en esto y no precisamente por el camino correcto. El que desee comenzar a ampliar sobre transgenicos, visite la pagina http://gallo.cubava.cu/13-transgenicos/ donde no esta todo, pero hay cosas importantes que conocer sobre ellos y estoy dispuesto a compartirlas e intercambiar con todos sin restricciones.

  • Alcide dijo:

    Todo lo que se haga para bien de la humanidad, para el bien de todos, es válido. Los dogmatismos hacen mucho daño.

  • Lory dijo:

    Al fin un paso de avance para el entendimiento y la comprensión por parte de nuestro pueblo. No podemos, si queremos llegar a crearle a la población un juicio justo y objetivo, seguirnos haciendo eco de lo que dice Telesur y todo el bombardeo antitransgénico .
    Es necesario q el pueblo entienda que la tecnología no es malévola, al contrario, malos son los mecanismos y la forma de utilización de esta tecnología por parte de los monopolios.

  • yopi dijo:

    Los transgénicos sí son dañinos!!!

  • Gilliath dijo:

    Muy bueno, muy bueno el artículo la verdad. EN toda mi vida he escuchado alegatos de un extremo y de otro de las posiciones en torno a los transgénicos. Personalmente he estado a favor de ellos por los motivos aquí expuestos. Pero sabes, don dinero, en estos casos de la mano de las grandes corporaciones de alimentos “naturales”, desde un inicio solo han hecho campaña en contra de los transgénicos y muchas veces enmascaran los resultados de investigaciones tratando de manipular a las personas como estúpidos.

  • Vater dijo:

    Excelente comentario Montero. Pone las cosas en contexto y en su lugar. En esto como en muchas otras cosas del mundo hay que ver siempre en perspectiva y evitar excesos. Si, hay que denunciar las prácticas monopólicas de las transnacionales y no caer en sus trampas, pero también hay que evitar los excesos de organizaciones ultraecologistas que nos apartan, más mediante el miedo que por evidencia científica, del uso de especies productivas y seguras. Lo que llama mi atención es el hecho de que, desde hace algún tiempo venían apareciendo en nuestra prensa artículos de un encendido tono anti-transgénicos (recuerdo una declaración en ese sentido de la Fundación Antonio Núñez Jiménez), lo que parecía representar casi una posición oficial en torno a estos productos. Ya veo que no es así, o al menos se intenta ahora un equilibrio informativo en este sensible tema.

  • Joseito dijo:

    Cuba debia hacer un estudio independiente y ver las ventajas del arroz dorado y sembrarlo porque 110 Premios Nobel no pueden estar equivocados.

  • Tin marin dijo:

    Me parece quer nos hemos dogmatizado entorno al caracter comercial y la proveniencia o no de ciertas empresas que mas por la ganancia que por los veneficios, han levantado la bandera de que los transgenicos son la salvación. Pero la verdad es que yo pienso que si, + alimentos +nutritivos + resistentes +produccion. Pero es un producto que puede engañar cuando se pierde el sentido de su creacion, debemos proteger la Biodiversidad y a las especies, no fomentar unas en detrimento de otras menos favorecidas. Ademas el uso de transgenicos como elemento sofocador de la economia creo que esta mal, y los mejicanos son victimas de esta crisis, por ejemplo con el maiz. Mexico paso de ser un pais independiente alimentariamente con mas de 5 variedades de mais a cultivar solo los transgenicos que le vende las transnacioneles norteamericanas. por supuesto que la agricultura se ahoga.

  • hungry dijo:

    Millones de dólares se destinan anualmente para modificar genéticamente un determinado producto agrícola para darle solución al hambre en el mundo, pero muy pocos productos llegan a las manos de aquellos que realmente necesitan el preciado alimento, pudiéndose invertir en todos estos años trancurridos esos mismos millones en alimentos no modificados genéticamente reduciéndose los efectos estocásticos de los productos transgénicos y dándole solución por lo menos a una parte del problema del hambre en el mundo.

    • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

      Estoy de acuerdo con usted hungry, pero quizás eso sea un imposible en este mundo, tengo un gran amigo que es una excelente persona, dueño de una compañía que abastece más del 70 % del pollo que se consume en un país de centro América, es de origen Menonita, en su casa no se consume pollo de su propia compañía ni del mercado, solo el que cría su madre en el patio de la casa con maíz y alimentos naturales, el pienso que le aportan a la dieta de los pollos cada vez tienen más hormonas para acelerar su crecimiento, el mercado y la competencia los obliga. Necesitamos los logros científicos para producir alimentos, es obligatorio, pero con orden político y ético.

  • developer dijo:

    El Dr. LUIS A. MONTERO CABRERA está aportando desde hace un tiempo los post más interesantes de cubadebate, debían publicarlo también en el granma y otros medios. saludos a todos

  • tostaaa dijo:

    Si ahorita nos vemos comiendo gelatina con sabor a carne puerco y natilla con sabor papas fritas …

    • JCMG dijo:

      ahorita?….ya no sé…

Se han publicado 63 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

Es Doctor en Ciencias Químicas y miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Preside la Sociedad Cubana de Química y el Consejo Científico de la Universidad de La Habana.

Vea también